10 preguntas que no se le hicieron a EPN

Anoche el Presidente Enrique Peña Nieto sostuvo una reunión con 300 jóvenes. Las y los jóvenes le expresaron varias de sus inquietudes y cuestionaron al mandatario sobre los resultados hasta el momento de su gobierno. Quiero destacar que esto es un formato nuevo de plática en México, mientras que en otros países existe desde hace décadas, aún así debe de reconocerse la entrada que le da Peña Nieto a este formato.

Pero hubo una serie de preguntas que no se hicieron, probablemente por qué no se permitieron o tal vez a nadie del público se le ocurrió, por lo tanto estas son para mí, las 10 preguntas que se debieron de haber hecho a Peña Nieto el día de ayer:

1. Tras ver la brevedad con la que recibió a Donald Trump, ¿cuándo tiene planeado juntarse con las familias de los desaparecidos en México, Guardería ABC y Nochixtlán?

2. ¿Cómo pudo calificar de éxito el arresto de Joaquín “El Chapo” Guzmán, si en realidad este se escapó de una cárcel del Estado Mexicano?

3. ¿Cuáles son sus relaciones con Juan Hinojosa, dueño de Grupo Higa? ¿No cree que hay un conflicto de interés desde que era Gobernador del Estado de México?

4. ¿No cree que fue irresponsable haber nombrado usted a alguien (Virgilio Andrade), para que investigará a su Secretario de Hacienda, a su esposa y a usted? ¿No mancha las investigaciones?

5. ¿Qué opina usted de la crisis de derechos humanos que tenemos en México? ¿No cree que sea preocupante que la CNDH haya determinado que los 43 muertos en Tanhuato, fueron asesinatos extraoficiales?

6. ¿Qué opina de los gobernadores Javier Duarte, César Duarte, Roberto Borge y el ex gobernador Rodrigo Medina, personajes que usted definió cómo el “nuevo PRI”?

7. ¿Por qué si, Alfredo Castillo, ha tenido tantos fracasos en diferentes puestos gubernamentales, lo mantiene? ¿Tiene algún compromiso con él por ser del Estado de México?

8. ¿Qué opina que la fracción parlamentaria de su partido, el PRI, haya mandado a segundo grado sus reformas para permitir el matrimonio igualitario y adopción de parejas del mismo sexo?

9. ¿Por qué no le aclaro al candidato republicano, Donald Trump, qué México no pagará el muro fronterizo, frente a las cámaras de los medios internacionales y del candidato?

10. ¿Cómo cree que vaya a ser recordado en la historia de México?

¿Qué opinan? ¿Ustedes preguntarían algo diferente?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Pan y circo: Cómo se manipula a las masas

Bien se sabe de los artilugios que en la antigüedad empleaban o aprovechaban los gobiernos para mantener controlada a la población; casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente (dicho de otra forma, los asuntos políticos). La trascendencia de dichas maniobras ha sido tal, que en la época moderna han podido observarse estas mismas en nuestro país.

Ahora bien, cabe resaltar que, si bien los elementos repetitivos e hiperbólicos de tales recursos empleados por algunos medios de comunicación, logran aumentar considerablemente las posibilidades de distanciar (más de lo que ya esta) al mexicano de los asuntos públicos de la nación, estos no deben encuadrarse de forma absoluta en las infames “cortinas de humo”, o más recientemente “cajas chinas”.

Hay que ser realistas: no siempre es el gobierno el responsable de utilizar estos mismos recursos para el cometido mencionado anteriormente, si no que en diversas ocasiones aquellos llegan a ser el producto de tener unos medios con una ínfima calidad que han visto en programas y noticias que no cultivan el intelecto, la forma perfecta de mantener sus niveles de rating.

… casos que se remontan a la antigua Roma, donde se incurría al entretenimiento a través de peleas entre gladiadores, muestran claramente lo ancestral que resulta utilizar al elemento previo, y a los respectivos empleadores del mismo, para conservar a los ciudadanos ocupados y alejados de los asuntos que les conciernen directamente…

NO OBSTANTE, esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Asimismo, ejemplos no muy distantes del presente sobran; de los casos actuales, cabe mencionar a aquel famoso “romance”, entre el nuevamente capturado Joaquín “El chapo” Guzmán, y Kate del Castillo, el cual ocupó semanas al aire de los noticieros de las televisoras principales, y dentro de aquellas semanas, una conversación filtrada de whatssapp donde incluso se contaba con intérpretes que dramáticamente leían cada uno de los supuestos mensajes enviados por parte de la “aparente pareja”.

Definitivamente, tal dramatización de los supuestos hechos no solo resulta en una pérdida de espacio informativo que pudo ser ocupado en asuntos de mayor relevancia, sino que también insultan y degradan la inteligencia del mexicano. Tristemente, el mencionado caso no es el primero que se presencia. Es, igualmente destacable el suceso ocurrido hace un par de años, que ganó los reflectores mediáticos por más de un mes: el caso Paulette.

…esto no quiere decir que los servidores públicos no tomen ventaja, por ejemplo, de la programación pobre y repetitiva en los canales principales de la televisión, para así poder realizar libremente sus prácticas habituales consistentes en engañar a los votantes, traicionarlos y saquear las arcas de la nación.

Tocando el tema asiduamente por los presentadores de noticias en horarios estelares, dicho suceso despertaba diversas preguntas: Siendo México, un país catalogado como uno donde se violan constantemente los derechos humanos, donde hay un considerable número de desaparecidos y de fallecidos producto del narcotráfico ¿Por qué hubo tanto empeño, por parte de los noticieros, en un solo caso, siendo que hay miles de ellos en todo el país? ¿Por qué no se le dedicó (y se le dedica) la misma cobertura a los demás aún desaparecidos de México?

Tales interrogantes, aunadas a la incapacidad del gobierno para responder de manera fehaciente y efectiva a los problemas que encara la nación, así como la todavía pobre y vergonzosa programación que se aprecia por parte de las principales televisoras, nos dejan clara una cosa: o exigimos y luchamos por tener el gobierno que merecemos, o continuamos en este círculo vicioso, hasta que este llegue a las generaciones venideras.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Rumbo a un “sexenio perdido”?

Ya han pasado 4 años desde aquel día en el que, luego de dos sexenios donde el Partido Acción Nacional se mantuvo en el poder ejecutivo, el Partido Revolucionario Institucional volvió a los pinos; para algunos, esto significó el regreso del autoritarismo y del estado de censura apreciable en décadas anteriores, para otros tal retorno simbolizó, la llegada de un PRI “renovado”, el cual podría brindar mejores resultados y contribuiría a “limpiar” la imagen que dicha agrupación había construido a lo largo del tiempo. Ahora bien, encontrándonos a dos años de cumplirse el sexenio del ejecutivo Enrique Peña Nieto, uno no puede evitar preguntarse: ¿Qué se ha ganado y que se ha perdido durante estos casi seis años de gobierno?

…pareciera ser que actualmente contamos con un gobierno que elude las propias leyes que dice defender, y en su lugar, da paso a una serie de acciones arbitrarias basadas en el beneficio individual y no en el bien común, mucho menos en los principios que posee la sociedad en su conjunto.

Entre lo que pudiera considerarse como aspectos de carácter positivo del casi sexenio de EPN, pudiera destacarse la captura de figuras prominentes que desde tiempo atrás los gobiernos previos habían intentado procesar, tanto de la esfera política como del crimen organizado. Entre ellos se pueden mencionar la líder sindical Elba Esther Gordillo, así como la lograda detención “doble” (hasta la fecha) de Joaquín Guzmán, alias “El Chapo”.

Ahora bien, en cuanto a los aspectos negativos que se han apreciado a lo largo de esta administración, se encuentra la clara y abierta complicidad entre ciertos sectores empresariales y el mandatario, Peña Nieto. Para ahondar en tal tópico, basta con ver la estrecha relación entre la empresa Grupo HIGA y el gobierno federal: desde el escabroso asunto de la casa blanca, así como el asunto del excesivamente caro avión presidencial hasta la actualidad con la situación en la comunidad de Xochicuautla, en la cual, policías federales junto con empleados de la empresa previamente mencionada, desalojaron a los habitantes de dicha comunidad con el fin de proceder a la demolición de tales hogares para iniciar la construcción de una carretera; a lo anterior se suma el hecho de que, además de atropellarse totalmente el respeto hacia los asentamientos de las agrupaciones de pueblos originarios, se atropella el derecho constitucional de amparo que cada mexicano posee: los habitantes de Xochicuautla habían obtenido la suspensión definitiva de la construcción de la mencionada carretera, el cual aseguraba la interrupción de la obra hasta haber finalizado el juicio de amparo.

Sumando la poca, si no es que nula, eficiencia de las “reformas estructurales” tan difundidas en su momento, e igualmente, el aumento de la violencia a lo largo del país y los abusos de autoridad, el gobierno de EPN pareciera encaminar al país a lo que podría denominarse, un sexenio perdido.

Por esto mismo, pareciera ser que actualmente contamos con un gobierno que elude las propias leyes que dice defender, y en su lugar, da paso a una serie de acciones arbitrarias basadas en el beneficio individual y no en el bien común, mucho menos en los principios que posee la sociedad en su conjunto. Sumando la poca, si no es que nula, eficiencia de las “reformas estructurales” tan difundidas en su momento, e igualmente, el aumento de la violencia a lo largo del país y los abusos de autoridad, el gobierno de EPN pareciera encaminar al país a lo que podría denominarse, un sexenio perdido. Se entiende como sexenio perdido a aquellas administraciones públicas, no solo ineficientes en los resultados y rendición de cuentas, sino también regresivas en lo que se refiere al avance de los derechos humanos y vinculación con la sociedad.

Considero que, a lo largo de estos cuatro años de gobierno, no solo no se ha avanzado, sino que se ha retrocedido en la mayoría de los ámbitos fundamentales: derechos, transparencia, desigualdad, unidad. Si no exigimos y dejamos claro que, en una democracia el pueblo decide su destino y el gobierno contribuye a la realización del mismo, (y no al revés) en unos años, además de contar a las nuevas generaciones como la nación pasó seis años de retrocesos y nulos avances, vamos a presenciar cómo pasa lo mismo con el gobierno de ese momento.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Un Estado más poderoso

Paulette no fue asesinada, murió al pie de su cama y nadie se percató de que estuvo ahí atorada durante varios días. La muerte de Ernestina Ascencio Rosario no fue consecuencia de haber sido violada y golpeada por los militares sino de una gastritis crónica. En 2001,“El Chapo” escapó dentro de un carrito de lavandería.

Las versiones oficiales mexicanas suelen generar escepticismo.

El video de Florence Cassez siendo arrestada junto a una banda de secuestradores resultó ser un montaje filmado un día después de su captura. Osvaldo Aguilar Martínez no murió después de un enfrentamiento a balazos en la calle sino que miembros de la Policía Federal ingresaron a su domicilio y lo asesinaron.

El proceder de las autoridades mexicanas no es precisamente de fiar.

Los anteriores son, tristemente, muy pocos ejemplos del deficiente sistema de justicia de nuestro país y de la escasa credibilidad de la que goza. Algunos olvidan que ese es el mismo sistema al que hoy le exigen ser más enérgico y no perder el tiempo en los derechos de los criminales ni en “tecnicismos” como el debido proceso.

El sistema judicial exige una depuración desde hace décadas, profesionalización de los cuerpos de investigación para dejar atrás los “tehuacanazos” y las torpezas que finalmente son las que “dejan libres” a los presuntos criminales…

Yo reconozco que el descontento social ante las recientes determinaciones del poder judicial local es perfectamente entendible. Nuestro país ocupa el segundo lugar mundial en impunidad de acuerdo al Índice Global de Impunidad México (UDALP) mientras que Nuevo León es uno de los 13 estados de la república que más la sufre.

Sin embargo, contrario a lo expresado por algunas personas e incluso editorialistas, yo creo firmemente que la solución no está en solicitar medidas justicieras que impliquen reducir los derechos de los gobernados y aumentar el poder de las autoridades.

Y es que tanto la constitución como las leyes deben ser entendidas precisamente como un límite al poder. Idea que proviene desde la Magna Carta de 1215 firmada después de que unos barones apresaran a Juan I para exigirle el respeto de ciertos derechos , creando así el más antiguo documento que inicia en el mundo el proceso de formación de las constituciones y el más importante precedente de limitación al poder absoluto.

El poder absoluto no es deseable y mucho menos para un sistema con un historial como el nuestro. Me parece también que los medios de comunicación han sido torpes y omisos al informar a la comunidad. Por ejemplo, la semana pasada, un presunto ladrón fue vinculado a proceso sin prisión preventiva y sujeto a medidas cautelares que implican no acercarse a la casa donde fue sorprendido y presentarse cada semana al juzgado para firmar. Esto de ninguna manera implica que haya sido exonerado sino que se encuentra en espera de sentencia.

Todo esto en concordancia con el artículo 19 constitucional. Sin embrago, la información difundida es que ha quedado libre por “tecnicismos”, expresión que se ha repetido recientemente sobre todo en relación al debido proceso.

… si se malentiende la problemática y se buscan reducir los derechos de los gobernados, se colectarán aplausos en el corto plazo pero se habrá retrocedido de forman deprimente y nos aproximaremos peligrosamente a vivir bajo un Estado despótico.

Seamos claros: el debido proceso no es un simple “tecnicismo”, una laguna o un pretexto para liberar a quien no debería ser liberado. Mucho menos consiste en un mimo o una sobreprotección a los presuntos criminales.

El debido proceso, en muy resumidas cuentas, pretende otorgar tanto al indiciado como a la sociedad, la certeza de que se cuentan con suficientes elementos para procesar a alguien y, si así corresponde, condenarle.

¿Cómo habría de considerarse garantizada la seguridad de la sociedad si no se tiene certeza de que los condenados son, en efecto, los verdaderos culpables de los actos que les han sido imputados?, ¿De qué nos serviría que los presenten responsables si no se consta que lo son?, ¿Qué límites encontraría el Estado para procesar a quien se le antoje si no tuviese que circunscribirse a ciertas normas y principios?

La fundación RENACE, hace casi una década publicó un documental llamado “El Túnel” en dónde de forma muy deprimente se evidenciaban las constantes injusticias cometidas a personas que terminaron en prisión. Falta de pruebas, negativa de acceso a abogados, torturas, cárcel a personas por el simple hecho de ser indígenas con el objetivo de que los policías cobren cuotas de efectividad e incluso condenas sin juicio previo, son sólo algunos de los horrores que se denuncian.

Reducir los derechos en todo caso sólo agravaría nuestros problemas y empoderaría a un Estado que ha demostrado ser deficiente en la administración de justicia a pesar de, supuestamente, encontrarse obligado a someterse a la ley.

¿Cómo habría de considerarse garantizada la seguridad de la sociedad si no se tiene certeza de que los condenados son, en efecto, los verdaderos culpables de los actos que les han sido imputados?, ¿De qué nos serviría que los presenten responsables si no se consta que lo son?…

El sistema judicial exige una depuración desde hace décadas, profesionalización de los cuerpos de investigación para dejar atrás los “tehuacanazos” y las torpezas que finalmente son las que “dejan libres” a los presuntos criminales; transparencia en los procesos que no dé pie a que exista corrupción que permita a culpables sobornar o a inocentes terminar presos, en resumidas cuentas, un trabajo arduo que no será breve ni sencillo y ese es precisamente el mayor riesgo: si se malentiende la problemática y se buscan reducir los derechos de los gobernados, se colectarán aplausos en el corto plazo pero se habrá retrocedido de forman deprimente y nos aproximaremos peligrosamente a vivir bajo un Estado despótico.

Nunca olvidemos que el problema no son nuestros derechos sino la ineptitud e ineficacia del Estado.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Guerra contra el Alcohol y sus Lecciones

“Daña las células del cuerpo, especialmente las del cerebro,” “causa pobreza y criminalidad,” “frena el progreso,” “disminuye la esperanza de vida un 11%,” “causa inmoralidad,” “reduce la eficiencia de los trabajadores.” [1] No, no estamos hablando de las drogas. Todas estas consignas fueron utilizadas a principios del siglo XX durante la campaña contra el alcohol en Estados Unidos, y que logró su cometido en enero de 1920 con la Ley Volstead. Esta ley declaraba el consumo de cualquier bebida con más de .05% de alcohol ilegal.

La Profesora Lisa McGirr, narra en su recuento [2] como en contra de toda expectativa, la Prohibición no logró frenar el consumo del alcohol en ningun momento. El precio del alcohol subió en el mercado, enriqueciendo a las organizaciones criminales que decidían sumarse al negocio, mientras que la gente más pobre optaba por fabricar una versión casera o moonshine. Las mafias se volvieron tan poderosas que llegaron a entablar relación con miembros de la policía y el gobierno. Aunque el consumo era generalizado, los arrestos solo afectaron a las clases vulnerables, y no a la gente blanca de clase media y alta. La violencia en las calles aumentó por conflictos territoriales entre mafias y se romantizaron las figuras de sus jefes, como Al Capone. ¿Suena familiar?

No es extraño notar el paralelismo que existe entre la guerra contra el alcohol y la guerra contra las drogas. México ha experimentado los mismos problemas; el negocio de las drogas ha beneficiado a decenas de cárteles y la corrupción nos define culturalmente a nivel mundial. Los enfrentamientos entre cárteles enemigos, sumados a los que se dan contra la policía y el ejército, han normalizado una atmósfera de violencia en las calles. La sociedad también ha romantizado figuras como la del Señor de los Cielos y El Chapo a través de música y series de televisión. La diferencia entre ambas guerras es que ya hemos aceptado que la del alcohol fue un fracaso.

¡Sorpresa! En 2014, la droga ilícita más consumida no ocasionó ninguna muerte en EU – la marihuana [6]; un estudio reciente reveló que el uso excesivo de esta droga solo afecta la memoria de corto plazo [7].

Actualmente el consumo regulado de alcohol es algo que se ve normal. Pero, ¿Por qué no es lo mismo con las drogas? La lógica nos diría que debe ser porque son más peligrosas que el alcohol, pero la realidad es que la bebida sigue siendo una importante causa de mortalidad. En EU se estima que cada año 88,000 muertes están relacionadas con su consumo [3]. En México a diario se encuentran notas sobre accidentes de auto ocasionados por conductores intoxicados, y no es raro conocer gente que padece de alcoholismo. A pesar de esto, resulta impensable su prohibición, y se opta por fomentar un consumo responsable.

Aún más letal que el alcohol, es el consumo de tabaco; otro vicio legal que cobra 480,000 vidas al año en EU [4] y 130 al día en México [5]. ¡Sorpresa! En 2014, la droga ilícita más consumida no ocasionó ninguna muerte en EU – la marihuana [6]; un estudio reciente reveló que el uso excesivo de esta droga solo afecta la memoria de corto plazo [7]. Ese mismo año 17,465 decesos fueron ligados al consumo de cocaína y heroína [8], números que siguen siendo inferiores a las muertes ocasionadas por el alcohol, el tabaco y la violencia derivada de la misma guerra contra las drogas.

México ha experimentado los mismos problemas; el negocio de las drogas ha beneficiado a decenas de cárteles y la corrupción nos define culturalmente a nivel mundial.

Vendría siendo hora de cambiar la estrategia y optar por hacer de éste un tema de salud pública y no de seguridad. Rubén Aguilar V. y Jorge G. Castañeda argumentan que “una legalización de facto permitiría suprimir parte de la criminalidad vinculada al narco; cobrar impuestos; reducir las impurezas y el carácter tóxico al máximo; además de facilitar el tratamiento a quienes sean adictos, para desintoxicarse si así lo desean” [9].

Cada vez más personas apoyan la legalización de -por lo menos- la marihuana, por ejemplo José Mujica y Bernie Sanders. Otros, como Felipe Calderón, sostienen que esta no sería la solución para eliminar la violencia, ya que el principal problema es la existencia del crimen organizado en sí [10]. Y es cierto, en especial considerando que tienen otras fuentes de ingreso, y éstas van desde secuestros, extorsiones y piratería, hasta la venta ilegal de crudo y hierro. Esto quiere decir que aunque el tráfico de drogas deje de ser rentable, la desaparición de las organizaciones criminales no está garantizada.

Habría que mirar más a fondo entonces, ¿Cuáles son las problemáticas sociales que empujan a la gente a la criminalidad y la violencia? La falta de oportunidad en educación y trabajo, la marginalidad en la que viven tantas comunidades, el racismo evidente que sufre la población indígena, entre muchas otras… Está claro que para resolver el problema se deben atender varias cuestiones, de las cuales revalorar la ilegalidad de las drogas es solo una. Pero la experiencia dicta que estas cuestiones tienen menos que ver con armas y más que ver con una sociedad igualitaria.

[1] “Anti-Saloon League Collection,” Westerville Public Library, http://www.westervillelibrary.org/antisaloon.

[2] Lisa McGirr, The War on Alcohol: Prohibition and the Rise of the American State, (W.W. Norton & Company, 2016).

[3] “Facts about alcohol,” National Council on Alcoholism and Drug Dependence, julio 25, 2015, https://www.ncadd.org/about-addiction/alcohol/facts-about-alcohol.

[4] “Tobacco related mortality,” Center for Disease Control and Prevention, agosto 18,2015, http://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/health_effects/tobacco_related
_mortality/.

[5] “En México mueren 130 personas a diario por consumo de tabaco,” El Financiero, mayo 30, 2015, http://www.elfinanciero.com.mx/nacional/en-mexico-mueren-130-personas-a-diario-por-consumo-de-tabaco.html.

[6] Kim Bellware, “Here’s How Many People Fatally Overdosed on Marijuana Last Year,” The Huffington Post, diciembre 28, 2015, http://www.huffingtonpost.com/entry/marijuana-deaths-2014_us_56816417e4b06fa68880a217.

[7] Christopher Ingraham, “What happens when you get stoned every single day for five years,” The Washington Post, febrero 1, 2016, https://www.washingtonpost.com/news/wonk/wp/2016/02/01/what-happens-when-you-get-stoned-every-single-day-for-five-years/.

[8] Bellware, “Here’s How Many People Fatally Overdosed on Marijuana Last Year.”

[9] Rubén Aguilar V. & Jorge G. Castañeda, El Narco: La Guerra Fallida, (Punto de Lectura, 2009), p. 118.

[10] Montserrat Mauleón, “Legalización de mariguana no acabará con la violencia: Calderón,” Milenio, marzo 07, 2014, http://www.milenio.com/politica/legalizacion_de_la_mariguana-Felipe_Calderon-Tec_de_Monterrey_campus_Guadalajara_0_257974748.html.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Fuga Pactada? Lo que sabía la Segob

The Guardian es uno de los diarios más serios de Reino Unido y del mundo. De hecho, cuando yo realicé mi trabajo de tesis en el 2014, mucha de la información la saqué de este importante diario. Periodistas, expertos y gobernantes de todo el mundo leen este periódico, por lo tanto, cuando The Guardian saca una historia y entrevista con la hija mayor de Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera, es muy difícil que haya error alguno y hayan falsificado información como algunos medios lo han hecho saber.

El trato, como lo afirma Rosa Isela Guzmán Ortiz, entre el famoso narcotraficante y el gobierno de México puede sonar como pura ficción y algo salido de las páginas web de conspiraciones. Pero tras una investigación, pude encontrar con información de la reconocida revista Proceso e información de Mexicoleaks, que este trato o contubernio entre la Secretaria de Gobernación (Segob) y Guzmán Loera pudo haber existido o por lo menos Segob hizo ojos sordos a la información que se le proporcionaba sobre el recluso.

Los focos rojos estaban ahí

Agentes de la Policía Federal dentro del Penal del Altiplano y que eran los principales responsables del cuidado de “el Chapo” advirtieron de una posible fuga del narcotraficante en distintos reportes que enviaron a través de la División de Inteligencia, pero todo parece indicar que esta información se “perdió” durante el proceso de análisis y entrega de la misma al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

A finales del 2014 reportes de la misma Policía Federal advertían que Guzmán Loera planeaba y tenía la intención de fugarse del Altiplano, claro con ayuda de funcionarios dentro y fuera del penal. ¿Cómo iba a lograr esta fuga? Conociendo al derecho y al revés los planos del Altiplano.

El primer intento de conseguir estos importantes mapas y croquis del reclusorio federal de alta seguridad fueron el 14 de marzo de 2014. Pues al penal ingresaron José Rodolfo Ordoñez Arce, quien es ex funcionario de prisiones en el Distrito Federal y Miguel Ángel Razo Quevedo, ambos visitaron el penal con la intención de instalar un sistema de monitoreo georefenciado, pues ellos son representantes de la compañía Systemtech. Ellos mismos solicitaron los croquis del Altiplano.

Systemtech Sistemas Tecnológicos S.A. de C.V., según información de Proceso, es una compañía registrada y autorizada para vender seguridad privada al gobierno mexicano. Cabe mencionar que la empresa no esta alejada de contubernio, pues uno de los comisarios de la empresa es Samuel Fridman Goldberg, mexicano que aparece en una lista de personas que ocultaron dinero en Suiza. Esta información lo dice el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación.

Guzmán y su contacto con el exterior

Joaquín “el Chapo” Guzmán tuvo buen contacto con el exterior, tan buen contacto que pudo operar su negocio y hacer importantes alianzas dentro del penal con el fin de proteger su vida. Sus principales ayudantes para lograr esto fueron sus dos abogados, Andrés Granado Flores y Oscar Manuel Gómez Núñez. Sus mensajeros eran los abogados y su pareja Emma Modesta Coronel Aispuro, misma que el día de ayer a través de una carta al periódico Reforma, negó que Isela Guzmán sea hija de “el Chapo”.

Según policías federales que eran los custodios de Joaquín Guzmán, el líder del Cartel de Sinaloa, mantuvo durante sus meses dentro de la prisión un perfil bajo y muy negociador, pues el mismo sabía que su vida corría peligro dentro del penal, donde líderes y miembros de la competencia también estaban recluidos.

El senador del Partido de la Revolución Democrática, Alejandro Encinas, dio a conocer en octubre del 2015 que Guzmán Loera recibió durante su reclusión en el Altiplano 294 visitas, de las cuales 272 fueron de sus abogados, 68 de familiares y 46 conyugales, es decir que de los 477 días que estuvo recluido 386 días tuvo algún tipo de contacto con gente en el exterior, un 80% de su tiempo dentro del penal.

La víspera de la fuga

Granados Flores, abogado de “el Chapo” fue el que logró conseguir, a través de contactos dentro de la Segob, imágenes, croquis y planos del penal. También negoció algunos beneficios para su cliente, de los cuales no se especifican. Según dicen agentes federales que pudieron escuchar conversaciones entre el abogado y “el Chapo”, que Granados Flores hacia mucha referencia a un amigo suyo que estaba en una posición más fuerte que Celina Osegura Parra, coordinadora de los penales federales del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS).

Granados Flores fue detenido, pero no se pudo proceder penalmente en su contra por falta de evidencia, por lo tanto fue liberado con prontitud.

La fuga y detenciones

Como sabes Joaquín “el Chapo” Guzmán Loera se fugo del Penal de Alta Seguridad del Altiplano el 12 de julio del 2015. La fuga represento uno de los golpes políticos más profundos al gobierno Peñista. Pero la fuga involucró a un miembro activo del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pues el famoso helicóptero en el que “el Chapo” se fugó tras viajar por un túnel era piloteado por Héctor Ramón Takashima Valenzuela. Takashima Valenzuela sale en la página web de miembros registrados y activos del PRI, y él mismo fue procesado por la Procuraduría General de la República por su involucramiento en la evasión de “el Chapo”.

Tras la fuga, 12 elementos de la Policía Federal fueron acusados como culpables, pero lo curioso es que nadie de las posiciones importantes de seguridad, fuera de Celina Osegura Parra, fueron procesados penalmente. Los que se “salvaron” de ser acusados como culpables son el titular de la OADPRS, Ignacio Hernández Mora y el jefe de la División de Inteligencia, Ramón Eduardo Pequeño García, quien era el principal responsable del cuidado y vigilancia de “el Chapo”. Ni tampoco, en su momento se le hizo algún tipo de cuestionamiento a Miguel Ángel Osorio Chong.

Conclusiones

Con la nueva información que dio a conocer The Guardian, es difícil dejar pasar por alto esta información que fue publicada ya hace unos meses. Es increíble pensar que probablemente las declaraciones de Isela Guzmán Ortiz sean reales y haya habido algún tipo de pacto entre el narcotraficante y el gobierno mexicano.

Los reportes estaban ahí, los focos rojos, las visitas y las influencias y aún así ni el titular de la Segob hizo algo para evitar una posible fuga, la cual afecto gravemente al gobierno de Enrique Peña Nieto. Lo que levanta más sospechas es que estemos hablando que el piloto que transportó a Guzmán Loera después de la fuga es miembro activo del PRI.

Es muy probable que tanto la Procuraduría General de la República y Presidencia vaya a negar en los próximos días y en las próximas horas las declaraciones de la hija de “el Chapo”, pero repito: toda esta información no puede ser ignorada y levanta muchas sospechas en contra del gobierno y de esa fuga en un caluroso día del mes de julio.

Con información de:

Proceso (Jorge Carrasco)
Mexicoleaks

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

EL SEÑOR DE LOS CIELOS: EL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

A principios del siglo XX, se promulgaron las primeras leyes prohibicionistas de la marihuana en 1920 y de la amapola en 1926, dando así lugar a la figura del “traficante”.

Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

Muchos conciben el negocio del narcotráfico como una relación inherente a la política, puesto que esta última ha sido clave en el proceso histórico del avance y la profundidad con la que el narco se ha metido en los tejidos sociales de nuestro país. Además, esta cultura se ha propagado con agrado en la esencia de la sociedad mexicana que consume narcocorridos, historias mitad ficción y mitad realidad en donde los narcos suelen figurar a un súper héroe o incluso juguetes para niños. Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

El gobierno federal reporta 6 mil 670 millones 533 mil 926 dólares, más de 11 mil armas aseguradas y más de 13 mil vehículos terrestres incautados.

Las instituciones de la República han logrado detener a 23 criminales del más alto nivel, pertenecientes a los 5 principales cárteles que operan en nuestro país:

• Cartel de Sinaloa (Joaquín “El Chapo” Guzmán, por el que se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos o 5 millones de dólares)
• Cártel de Juárez (Vicente Carrillo Fuentes)
• Cártel del Golfo (Osiel Cárdenas Guillén)
• Brazo armado Los Zetas; un ejército con 600 o 700 miembros
• Cártel de los Beltrán Leyva (Arturo Beltrán Leyva)
• Cártel de Tijuana (Fernando Sánchez Arellano)

Algunos Estados han sido declarados tierra del narco tales como Chihuahua o Sinaloa, donde el poder absoluto se encuentra en manos del narcotráfico. Muchos financian campañas políticas a fin de asegurar el control total de la región.

Los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido.

Aun así, los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido. El narco no se ataca con medidas prohibicionistas, guerra entre carteles y militares o negociando entre la clase política y los traficantes.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”. Ahora sí, que venga el debate por la legalización de la marihuana, una persona educada no necesita que nadie le prohíba consumir lo que sabe que termina haciendo daño. ¿O usted qué cree?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El paradigma de la Extradición: la solución ante la ineficiencia de las instituciones mexicanas

En últimos días, México ha acaparado los reflectores en las noticias internacionales a razón de la detención de un importante capo del narcotráfico, no sólo a nivel nacional, sino internacional: Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo Guzmán”.

A raíz de la incapacidad que ha mostrado el Estado mexicano, se ha retomado el tema de la extradición de este capo a los Estados Unidos. Sin embargo, y a pesar de los antecedentes que se tienen, hasta el día de hoy no ha sido posible.

Hay que recordar que Guzmán Loera fue recapturado el pasado 8 de enero del presente año. A raíz de la incapacidad que ha mostrado el Estado mexicano, se ha retomado el tema de la extradición de este capo a los Estados Unidos. Sin embargo, y a pesar de los antecedentes que se tienen, hasta el día de hoy no ha sido posible.

A pesar de que el gobierno de los Estados Unidos sí solicitó formalmente la extradición de Guzmán Loera (el 25 de Junio de 2015, los Estados Unidos realizaron la petición a través de una nota diplomática, cuando Guzmán Loera se había fugado de la prisión de máxima seguridad el Altiplano el día 11 de Julio del mismo año) esta no ha sido satisfactoria.

Pero, ¿qué es en sí y que implica la extradición? Si bien el inicio del tratado de extradición de México y Estados Unidos se remonta a 1978, cuando ambos países firmaron con la intención y el deseo de crear justicia y de generar entre los dos una cooperación más estrecha en la lucha contra la delincuencia, las primeras extradiciones que se realizaron fueron hasta el año de 1995.

En este documento, señala que la extradición debe darse cuando:

Art. 1.- Las partes contratantes se comprometen a entregarse mutuamente, mientras exista una detención referente al tratado internacional, a las personas respecto de las cuales las autoridades ya hayan comenzado un procedimiento penal o que hayan sido declaradas responsables de un delito o que sean reclamadas por dichas autoridades para el cumplimiento de una condena de privación de libertad impuesta judicialmente, por un delito cometido dentro del territorio de la Parte requirente.

Art. 2.- Si el delito fue cometido fuera del territorio de la Parte interesada, la Parte requerida concederá la extradición si:

a) Sus leyes establecen el castigo de dicho delito cometido en circunstancias similares.
b) La persona reclamada es nacional de la Parte requirente, y esta tiene jurisdicción de acuerdo con sus leyes para juzgar dicha persona.

Dentro de este artículo se menciona que la persona también será calificada a la extradición si:

a) Por reconocimiento de cometer un delito; la asociación para prepararlo y ejecutarlo; o la participación.

Solo se concederá la extradición si se determina que las pruebas son suficientes.

Por otra parte se menciona en el tratado, en el apartado de pruebas necesarias, que solo se concederá la extradición si se determina que las pruebas son suficientes, conforme a las leyes de la Parte requerida, bien para justificar el enjuiciamiento del demandado si el delito del cual se le acusa hubiese sido cometido en ese lugar, para probar que es la persona condenada por los tribunales de la Parte requirente.

Además, en el tratado se menciona que cuando el delito por el cual se solicita la extradición sea bajo la pena de muerte conforme a las leyes del país que lo requiera (en este caso, Estados Unidos) y las leyes de la país requerido no permitan tal pena para ese delito, la extradición podrá ser rehusada, a menos que la Parte requirente provea las seguridades que la Parte requerida estime suficientes de que no se impondrá la pena de Muerte de que, si es impuesta, no será ejecutada.

En este apartado del tratado de extradición, el abogado de Guzmán Loera alias “El Chapo”, se beneficia al no mandar al capo a una prisión en Estados Unidos por el hecho de que en algunos de los estados cuentan con la pena de muerte puede abogar para que cumpla su condena solo en México.

Por qué recordemos que una de las principales razones de por qué México no efectúa la extradición es que, en la Constitución Mexicana, primero es el Derecho a la Vida por encima de todo.

Por qué recordemos que una de las principales razones de por qué México no efectúa la extradición es que, en la Constitución Mexicana, primero es el Derecho a la Vida por encima de todo.

¿Cómo se realiza la solicitud de extradición? Esta deberá estar a cargo de la Secretaria de Relaciones Exteriores por la vía diplomática; añadiendo que se necesita una copia certificada de la orden de aprehensión librada por un juez u otro funcionario judicial, en este caso de Estados Unidos, además de las pruebas que justificarían la aprehensión y enjuiciamiento del reclamado en caso de que el delito se hubiera cometido allí.

Ahora que se sabe un poco más sobre la extradición y cómo trabajan las partes, México ya ha realizado diversas extradiciones, entre ellas la de Edgar Valdez Villarreal (a) “Barbie” y a otros 12 capos por el delito de narcotráfico.

Los abogados que llevan el caso de “El Chapo Guzmán” han consolidado seis amparos contra la extradición, también advierten que primero se tendrá que emitir un juicio en México antes de que lo hagan en Estados Unidos.

Uno de los pros y contras que tiene la extradición del Chapo:

Pro: se hace justicia, porque también está siendo requerido por la justicia de Estados Unidos. Será encarcelando en cárcel de máxima seguridad, lo que “garantiza” que no se fugaría de nuevo. Es parte de los tratados binacionales. Señal de cooperación y voluntad entre ambos países.

Contra: La justicia mexicana no es suficiente, es ineficiente. No se confía en las instituciones o en el estado mexicano. Una tercera fuga podría resultar en gran golpe políticamente. El que no se extradite, manda una señal de que las instituciones mexicanas son sólidas aunque se puede interpretar que exista un miedo de las autoridades mexicanas al mandar al Capo más buscado del mundo a Estados Unidos y con esto solo empeoraría la situación.

Ahora solo se necesita esperar que se dicte sentencia y que todo resulte favorable para las autoridades mexicanas ya que con esto se tendría la aceptación de la sociedad, medios internacionales, comunidad internacional, etc.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

CAPTURAS EMBLEMÁTICAS: AL RESCATE DE EPN

Hace apenas unos días se informaba que el capo más buscado en el mundo había sido recapturado bajo un operativo de la Marina en conjunto con otras instancias de seguridad. El anuncio llegaba con bombo y platillo, tal era la euforia de la noticia que nuestro presidente decidió anunciarlo vía Twitter antes que hacerlo por los medios correspondientes. El encabezado de la noticia llevaba consigo el lema “Misión cumplida”, que a mi parecer fue una decisión errónea por los asesores del presidente.

¿Misión cumplida? Me atrevo a decir que si encuestáramos a los mexicanos sobre si consideran que, con la recaptura de Guzmán Loera, el presidente había “cumplido” con su objetivo de gestión la gran mayoría respondería que no.

¿Misión cumplida? Me atrevo a decir que si encuestáramos a los mexicanos sobre si consideran que, con la recaptura de Guzmán Loera, el presidente había “cumplido” con su objetivo de gestión la gran mayoría respondería que no. De hecho, considero que es una de las cuestiones que al ciudadano común le causa morbo más que seguridad.

En el transcurso de los días el debate entre si era o no una caja china como mandada a hacer en la dictadura perfecta; los críticos del gobierno aseguraban que era otra más de las novelas del gobierno federal, los defensores del sistema aplaudían y felicitaban honrosos la recaptura y los “intelectuales” cortaban cabezas por doquier en contra de los primeros a fin de validar la verdad, cuando en realidad no le pertenece a nadie.

El capo más peligroso caía en medio de una incertidumbre total entre los ciudadanos por la caída del dólar (cuestión que no es culpa del gobierno directamente), por la histórica baja de la mezcla mexicana, recientes homicidios de funcionarios municipales y estatales y el petróleo cayendo.

No creo en que todo es caja china o cortina de humo, pero sí creo en lo que Daniel Rodríguez Andonie señala en una entrevista que le hicieron The New York Times: capturas emblemáticas.

Personalmente escuché opiniones de expertos en materia de inteligencia, seguridad nacional, economía y análisis político. No creo en que todo es caja china o cortina de humo, pero sí creo en lo que Daniel Rodríguez Andonie señala en una entrevista que le hicieron The New York Times: capturas emblemáticas.

En vísperas de elecciones en Estados vitales del país y muchos de ellos bastiones del partido al que simpatiza nuestro presidente está de más decir que el trabajo del gobierno federal puede terminar por acabar o impulsar las elecciones estatales. Además, las alianzas que el PAN y PRD han formalizado para darle una fuerte oposición al PRI, aunado a la poca credibilidad que hasta antes de la recaptura de Guzmán Loera gozaba Enrique Peña Nieto, resultaban ideal para hacer valer dicha captura emblemática.

Para ser todavía más claros, las capturas emblemáticas no suponen que los actos de legitimidad hacia tal persona o gobierno sean “armados” o “negociados” previamente pero sí proponen que todos los esfuerzos del presidente fueran encaminados a recuperar una figura claramente perdida.

Dentro de la indudable labor de la Marina y las instituciones que colaboraron para la recaptura del capo, yo me quedo con la siguiente pregunta: ¿Atrapando al Chapo tendremos un país más seguro? Difiero.

Dentro de la indudable labor de la Marina y las instituciones que colaboraron para la recaptura del capo, yo me quedo con la siguiente pregunta: ¿Atrapando al Chapo tendremos un país más seguro? Difiero.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

El Chapo, el surrealismo y otras inquietudes

“El Chapo” antes de su segunda captura y fuga ya se había convertido en algo más que en un simple personaje del hampa. En la prensa comparaban su poderío crematístico con el de los grandes empresarios de los negocios lícitos y; una (¿gran?) parte de mexicanos, lo enaltecían al nivel de un héroe del pueblo, una leyenda viva, como una especie tergiversada de Robin Hood de los narcóticos que otorgaba dádivas a sus paisanos con dinero ilícito.

Sabíamos, como cualquier otro narcotraficante, que “El Chapo” maniobraba sus negocios ilícitos desde la seguridad de su escondrijo y que era el capo de unos de los cárteles más longevos y poderosos de México; pero poco conocíamos de la personalidad y vida privada de este hombre enigmático; solo esas historias urbanas de que iba a restaurantes y pagaba al final la comida a todos los comensales, o de sus paseos despreocupados por las calles de alguna metrópoli sin que alguna autoridad se le atreviera a aprehenderle. Que eran chismes de boca en boca y solo eso, y que a los más escépticos nos parecían esas historias más que patrañas, idolatrías, hipérboles de pláticas de café o de borrachera. Una leyenda más como la de “El Chupacabras” y “La Llorona”.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria.

Su última fuga exaltó en la población aún más esa idolatría, y a los escépticos nos dio un atisbo de su astucia y su poder de persuasión pecuniaria. El Chapo era capaz de franquear cualquier barrera que se le presentara para conseguir su libertad y de utilizar subterfugios para persuadir con grandes fajos de billetes a los celadores. Sin duda, el Gobierno Federal subestimó su astucia y poderío, y eso nos hizo pensar en que tal vez sí fuera ese hombre un mítico, intocable, impasible.

A seis meses de haber besado la libertad por segunda ocasión, la noticia de su tercera aprehensión inundó los periódicos mundiales. El legendario señor del narco de Sinaloa al fin había caído. Tal vez había cometido un craso error de logística como en sus capturas pasadas. Pero más que eso, su tercera recaptura desembocaba en un melodrama inverosímil, surrealista, que se dividió en opiniones maniqueas sobre su función en la sociedad. Digno de una película noventera de Hollywood con Jean-Claude Van Damme como protagonista, con todo y sus clichés y su Deus ex machina.

Con cada nueva información que se publicaba, ésta iba acompañada de un incrédulo “Oh my God!”, seguido por el escrutinio de la fuente para cerciorarse de no haber caído en uno de esos sitios de sátira. Con los videos de la entrevista y los mensajes con la actriz mexicana, lo conocimos de forma más íntima, humana, capaz de odiar y amar, y que sobre todo era capaz de cometer los más flagrantes errores por sentimentalismos e ínfulas. El capo mítico, intocable e impasible se había reducido a un ser humano ordinario que el azar y la coyuntura nacional lo hicieron proliferar en uno de los negocios más violentos.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable.

La manera en que se logró capturar a “El Chapo”, con el asalto de un comando de elite de la marina mexicana a la casa en donde se ocultaba, para seguir con la persecución por las alcantarillas y terminar en la ventura de dos policías federales que patrullaban en la carretera, la veremos encarnada en un alud de películas y series que aparecerán en los próximos años. Ensalzadas con el romántico desenlace de la actriz mexicana y la polémica entrevista del actor galardonado con dos Oscar.

Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

“El Chapo” cometió sus errores y ahora nos toca a nosotros no cometer los nuestros. Un error sería guardar por él un sentimiento entrañable. Las recientes entrevistas y ola de películas, series y libros que se vienen de la vida del capo podrían, a algunos de nosotros, suscitar simpatías por él. Hollywood convertirá la vida del capo en una historia romántica y aventurera, escondiendo las atrocidades que el mercado negro de las drogas (por la prohibición) ha causado en el país. Un narcotraficante no debe de ser símbolo de humildad, valentía ni altruismo, aun si éste regalara toda su fortuna a los pobres, ese fin nunca justificará el medio sangriento y caótico con lo que lo consiguen.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”