El poderío del crimen organizado y la incapacidad del Estado en materia de seguridad

Comparte este artículo:

Los hechos ocurridos el 17 de octubre en Culiacán marcan un hito en la guerra contra el crimen organizado. La falta de planeación y de coordinación -un síntoma de este gobierno-, así como la subestimación de la capacidad de respuesta del cártel de Sinaloa, causó la rendición de los elementos de la Guardia Nacional y la liberación del hijo de Joaquín el “Chapo” Guzmán. 

Si bien la culpa la tiene el gobierno federal -el titular de la Secretaría de Seguridad Pública debería renunciar-, la demostración de la debilidad del Estado mexicano es simplemente la manifestación explícita de un problema de antaño. 

No debería sorprendernos la incapacidad de las instituciones militares para hacerle frente al crimen organizado. Desde la década de los setenta el gobierno federal, por corrupción o negligencia, permitió el empoderamiento de estos grupos criminales.

El poderío desplegado por el crimen organizado no fue espontáneo. La creencia que antes del jueves México se encontraba libre de la sumisión del narcotráfico es infundada. La existencia de un Estado fallido surge cuando el gobierno de Felipe Calderón no pudo contener el estrepitoso repunte de la violencia que él mismo desató. 

Ante ello, tampoco debe de sorprender la capacidad de reacción del crimen organizado. En unas horas el cártel de Sinaloa logró rodear a los elementos de la Guardia Nacional cuando estos llevaron a Ovidio a la Fiscalía del estado. En una operación bien organizada lo que contrasta con la empleada por el gobierno-, el cártel bloqueó los canales de acceso a Culiacán, incluso tomaron el aeropuerto para evitar cualquier apoyo. 

De esa manera, la decisión de liberar a Ovidio no fue opcional. Es un hecho que, ante el despliegue de los miembros del cártel, el hijo del “Chapo” Guzmán no iba a salir de Culiacán. Lo único que el gobierno tenía que decidir era si retiraba a los elementos de la Guardia Nacional vivos o muertos, así como en evitar o no muertes colaterales.  

Empero, no se debe confundir la inevitable decisión de dejar libre a Ovidio con una muestra de pragmatismo y humanismo que el presidente quiere hacer entender. El desenlace de la liberación es causa directa de una lamentable planeación por parte del gabinete de seguridad. 

La versión -ha habido seis distintas- basada en que los elementos de la Guardia Nacional actuaron precipitadamente y por cuenta propia no exime a los titulares de la Sedena y la SSP. La falta de coordinación y actuación por cuenta propia del operativo es igual de grave a que si éste recibió ordenes desde la Presidencia y Sedena. 

En cualquiera de los dos casos, este acontecimiento será igual de transcendental que la muerte del agente de la DEA Enrique Camarena o el derribamiento de un helicóptero por parte del Cartel de Jalisco Nueva Generación. Sin embargo, éste puede tener peores consecuencias a largo plazo. Este suceso mandó una señal a otros grupos criminales que es posible chantajear al Estado y obligarlo a liberar a cualquier criminal. 

Por último, preocupa la poca autocrítica del gobierno, así como la terquedad del presidente de afirmar que la estrategia en materia de seguridad no ha fallado y que continuará bajo el mismo esquema. Es lamentable la falta de reconocimiento de las equivocaciones y el desinterés por cambiar lo que no está funcionando. 

López Obrador criticó, con razón, la estrategia de enfrentamiento directo de los sexenios de Calderón y Peña Nieto; sin embargo, la suya no se ha transformado en ese sentido. Como señala el Dr. Edgardo Buscaglia, esta administración debe de construir una estrategia que se oriente a mermar la estructura misma del crimen organizado. Si tomamos al cártel de Sinaloa como una empresa transnacional con presencia en más de ochenta países, vinculado financiera y operativamente a nivel global, buscar cortar sus flujos financieros y el suministro de armas es fundamental para desmantelarla. 

El enfrentamiento directo no va a conseguir resultados positivos, ya se vio en los dos sexenios anteriores, solamente traerá más muerte a un país que vive uno de sus peores momentos en términos de violencia de su historia reciente. 

Descarta AMLO que haya fracaso

Comparte este artículo:

“Se me hace una exageración decir que ha fracasado nuestra estrategia de seguridad”, dice el presidente Andrés Manuel López Obrador tras lo ocurrido el día de ayer, 17 de octubre, en Culiacán, Sinaloa. Esto contradice lo que dijo Alfonso Durazo, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), ya que AMLO justifica que la captura del hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Ovidio Guzmán, fue con fines de cumplir una orden de aprehensión con fines de extradición, la cual emitió un juez federal. Un periodista le preguntó al Presidente si esto había sido solicitado por Donald Trump, el presidente estadounidense, y López Obrador no contestó.

Durante esta conferencia de prensa matutina, se le cuestionó a AMLO acerca de su estrategia para combatir la violencia e inseguridad, y que si por esto consideraba esto mismo un fracaso, ya que las masacres seguían ocurriendo. López Obrador contestó diciendo que ese sólo era el punto de vista de sus adversarios y opositores, como la prensa “conservadora”.  Su respuesta fue, “Vamos muy bien en nuestra estrategia porque se están atendiendo las causas que originaron la violencia, pero está muy difícil que Reforma acepté que vamos bien porque es un periódico de la oposición, un periódico conservador”. (…) “Cómo va usted a comparar el gobierno de Felipe Calderón u otros gobierno donde la política que se siguió fue una política de exterminio, se declaró la guerra. Periódicos como Reforma apoyaron esta estrategia, la convalidaron. Nosotros no vamos a continuar con lo mismo”.

Para concluir, dijo que los enfrentamientos entre integrantes del Cártel de Sinaloa y las Fuerzas Federales de Culiacán sí fueron un hecho lamentable, pero que considera una exageración el decir que su estrategia falló. “(…) de ninguna manera, se me hace una exageración decir que ha fracasado nuestra estrategia. Eso quisieran nuestros conservadores se frotan las manos”.

 

(Con información de Aristegui Noticias)

¿Quién es Ovidio “El Ratón” Guzmán?

Comparte este artículo:

Este ha sido un nombre muy sonado en las últimas horas después de darse a conocer su captura y posterior liberación por parte de las fuerzas armadas mexicanas. Las autoridades aseguran que el hijo de “El Chapo” Guzmán fue acusado en Estados Unidos por cargos de asociación delictuosa relacionados con drogas ilícitas.

El perfil

Ovidio Guzmán López, “El Ratón“, es hijo del matrimonio de Joaquín “El Chapo” Guzmán con su segunda esposa, Griselda López Pérez. Con ella tuvo otros tres hijos: Grisella Guadalupe, Joaquín y Édgar Guzmán. Nacido el 29 de marzo de 1990 en Culiacán, Sinaloa.

El periódico Reforma asegura que, Ovidio, junto con su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar, alias “El Chapito”, ha reclamado el liderazgo del Cártel de Sinaloa desde que su padre Joaquín “El Chapo” Guzmán luego de que fue detenido el 8 de enero de 2016 y posteriormente extraditado a los Estados Unidos.

Las autoridades mexicanas y americanas han tenido en la mira a este personajes desde hace ya más de una década, que es el tiempo que presunta y supuestamente lleva operando en el tráfico de drogas. Se asegura que Iván Archivaldo y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, otros de los hijos de “El Chapo”, han figurado más en las labores del Cártel de Sinaloa, siendo que Ovidio ha mantenido un bajo perfil. No fue hasta el 8 de mayo del 2012 que los Estados Unidos colocaron por primera vez a Ovidio Guzmán como uno de los operadores activos del Cartel de Sinaloa.

Las acusaciones

El Departamento de Justicia estadounidense asegura que Ovidio tiene acusaciones en el país por cargos de asociación delictuosa relacionados con drogas ilícitas desde febrero pasado.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos junto con los fiscales, alegan que desde el 2008 y hasta el 2018, los hermanos se asociaron para distribuir cocaína, metanfetaminas y marihuana en Estados Unidos provenientes de México y de otras partes del mundo.

Una semana después de haber presentado la condena contra Joaquín Guzmán en la Corte federal de Nueva York, el Departamento de Justicia estadounidense anunció que se presentaba una nueva acusación, ahora en contra de “El Ratón”. El expediente emitido por el Departamento, solicita la extradición del joven hijo del capo del Cártel de Sinaloa, siendo que el documento es el siguiente:

Así lo confirmó también el jefe del Buró del Washington Post en México, que a través de su cuenta de Twitter publicó que tenían conocimiento desde el mismo día jueves que el objetivo era extraditarlo.

Con información de Aristegui Noticias y de The Washington Post

Emma Coronel niega que se vaya a divorciar del “Chapo”

Comparte este artículo:

Emma Coronel, esposa del reconocido narcotraficante y ex líder del cártel de Sinaloa, Joaquín “el Chapo” Guzmán, aseguró que no se va a divorciar del capo ahora que pasara el resto de su vida en prisión, respondiendo “no será tan fácil que se deshaga de mi”.

En una instastory en su cuenta en la red social Instagram, uno de sus seguidores la cuestión sobre por este tema:

“Ahora que tu esposo esta en donde está, ¿te vas a divorciar de él?”, preguntó el usuario.

Ante esta pregunta Coronel respondió: “no se va a deshacer de mi tan fácil”, por lo que rechazó alguna intención para divorciarse del “Chapo”.

El pasado 17 de julio, un juez federal de Estados Unidos sentenció a cadena perpetua a Guzmán Loera, luego de ser encontrado culpable de crimen organizado, uso de arma de fuego, conspiración para blanquear dinero, distribución de droga, entre otras.

La despedida del “Capo del siglo”. ¿Qué lecciones deja?

Comparte este artículo:

La mañana del miércoles un Juez Federal de Estados Unidos le dictó sentencia de cadena perpetua y 30 años de prisión a Joaquín “el Chapo” Guzmán, líder del Cartel de Sinaloa y acusado de por lo menos 10 cargos de los cuales fue declarado culpable (Narcotráfico, crimen organizado, posesión de armas, lavado de dinero, entre otros.)

Así culminaron 2 años y medio de este proceso desde que fue extraditado a Estados Unidos aquel 19 de enero de 2017, fecha desde la cual, se podía predecir que el desenlace de esta historia fuera el resultado que vimos el día de ayer. El “Chapo” será trasladado a la prisión de máxima seguridad ADX Florence, ubicada en Colorado, mejor conocido como “Alcatraz de las Rocosas” donde pasará los últimos días de su vida – por lo menos hasta que las condiciones de vida a las que será sometido afecten a su ya delicada salud y naturalmente fallezca -.

Sus nuevos compañeros, de los más peligrosos del mundo: Ted Kaczynski, alias “Unabomber”, Zacarias Moussaoui, conspirador de los atentados del 11 de septiembre, Terry Nichols, que perpetró el atentado con bomba de 1995 en Oklahoma, Dzhokhar Tsarnaev, que puso una bomba en el maratón de Boston y Ramzi Yousef, uno de los participantes en el atentado de 1993 contra el World Trade Center de Nueva York, entre otros asesinos seriales. Además, habrá de reecontrarse con dos mexicanos y ex rivales de su organización criminal: Osiel Cárdenas Guillen (del cártel del golfo) y Francisco Javier Arellano Félix (cártel de Tijuana).

A mi juicio, son varias las lecciones que este caso nos deja, mas allá de lo mediático que este pueda ser; las enlisto a continuación.

La primera, que cuando la Agencia Antidrogas – por sus siglas en inglés “DEA” (Drug Enforcement Administration) – y el Departamento de Justicia de Estados Unidos arman un expediente, difícilmente fallan; lo cual, no podemos decir lo mismo del sistema justicia mexicano y sus amplias deficiencias – sobra citar casos – por lo cual, nos apunta los retos institucionales que tenemos para poder juzgar en nuestro suelo a los mexicanos que delinquen y romper las redes de corrupción que impiden que existan las condiciones para ello, sin necesidad de extraditarlos para poder garantizar la impartición de justicia.

La segunda, que el desmantelamiento de los carteles de la droga sigue intacto, y el cártel de Sinaloa sigue operando a pesar de que su líder fue encarcelado y a las disputas internas provocadas por ese suceso; sigue siendo negocio, y la violencia y las drogas siguen en la ruta de ascenso. Por lo cual cabe resaltar lo que Alejandro Hope – analista experto en Seguridad – el día de ayer apuntaba en su columna del Universal: “La pacificación del país no pasa, o no pasa solo por la captura y encarcelamiento de uno o mil capos”.

El crimen organizado está ya tan institucionalizado y con intereses internacionales que difícilmente alteras ese negocio con la captura de un líder, así se llame Joaquín “el Chapo” Guzmán.

La tercera, que la dureza de las penas y las prisiones de Estados Unidos son – en muchos casos – inhumanas y con un profundo irrespeto a los Derechos Humanos. Estoy de acuerdo en el sentir de muchos de que “el Chapo” Guzmán fue responsable directa o indirectamente por acciones u omisiones del sufrimiento de muchas familias, y que el peso de la ley debe caer sobre el responsable del cártel. Sin embargo, existen condiciones humanas básicas para vivir una vida con el mínimo de respeto y dignidad; que a mi parecer, va mas allá del delito que hayas cometido o no. Me queda claro que el argumento de la reinserción a la sociedad de un personaje como el, no cabe aquí, pero el garantizar el estricto respeto a los derechos humanos debe ser indispensable en las prisiones no solo de Estados Unidos, si no también de México, lo cual por cierto, es una asignatura pendiente.

Y hago mucho hincapié en este tercer punto, pues es de todos conocido que la prisión de máxima seguridad de Colorado, la “ADX Florence”, tiene a los presos aislados evitando así la interacción entre ellos; no escuchan absolutamente nada al exterior de su espacio de 4 metros cuadrados, es decir, una extrema limitación de sus sentidos (no escuchar, no ver y no sentir lo suficiente); no existe un comedor, únicamente les entregan la comida por una rendija; estás 23 horas del día en tu celda y solamente 1 hora en un patio al exterior sin compañía alguna. Todo lo anterior bajo una estrategia de castigo muy poderosa: la soledad; que para efectos prácticos, es una tortura por el resto de su vida, donde quienes ya tenían algún tipo de trastorno mental, empeoran, y quienes llegan sin alguno, lo adquieren.

Falta ver qué información pueda este personaje todavía otorgar – en el supuesto de que quiera hablar, o en su caso, que lo dejen hablar – que permita el desmantelamiento de redes de complicidad, narcotráfico y lavado de dinero, incluso dentro del Gobierno de Estados Unidos, pues es de llamar la atención que no se mencione a ningún cómplice del país vecino, pero si exhiban a gobiernos mexicano.

Abogado del “Chapo” prepara denuncia contra EPN

Comparte este artículo:

El representante legal en México de Joaquín Guzmán Loera “el Chapo”, José Luis González informó que presentará una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República (FGR) por los supuestos sobornos que el expresidente Enrique Peña Nieto recibió ñor parte del Guzmán Loera y del Cártel de Sinaloa.

González dio a conocer en entrevista con Azucena Uresti, en Radio Fórmula, que en total serán dos denuncias en contra del exmandatario.

La primera, retomará el reclamo sobre las supuestas irregularidades en el proceso de extradición del “Chapo” y contempla a otros miembros del gabinete de Enrique Peña Nieto. La segunda, recuperará los testimonios vertidos en el juicio de Guzmán Loera en Estados Unidos que señalan la entrega de sobornos para garantizar protección a las operaciones del Cártel de Sinaloa.

“Yo tengo pruebas sobre la implicación de Peña Nieto en casos de corrupción, hay videos de personas cercanas a él donde relatan cómo se le entregó el dinero en cajas de huevo. Tenemos el número de placas de los camiones y camionetas en donde se llevó el dinero que fue entregado por parte de la gente de ‘El Chapo'”, dijo el abogado en entrevista.

El abogado del narcotraficante detalló, que la denuncia por sobornos se concretarán cuanto recupere pardee las pruebas exhibidas en el juicio en Estados Unidos, por lo que viajara en las próximas semanas al vecino país del norte. Advirtió que, en total, serían más de mil 800 millones de dólares los recibidos y que el reparto llegó a empresarios y exgobernadores, entre otros.

Alcatraz de las Rocosas, la temible prisión que espera al ‘Chapo’

Comparte este artículo:

Un jurado de Nueva York declaró este martes culpable de todos los cargos al Chapo Guzmán, uno de los capos del narcotráfico más famosos del mundo, tras un juicio descomunal en el cual el gobierno estadounidense presentó demoledoras pruebas contra el ex jefe del Cartel de Sinaloa.

Tras un juicio de tres meses y 35 horas de deliberaciones a lo largo de seis días, el jurado halló que Joaquín “Chapo” Guzmán, de 61 años y considerado el mayor narcotraficante del planeta tras la muerte del colombiano Pablo Escobar, es culpable de los 10 delitos de narcotráfico, posesión de armas y lavado de dinero de los que fue acusado.

El juez Brian Cogan fijó su sentencia para el 25 de junio, pero el jurado lo halló culpables de crímenes graves que la ley estadounidense establece se castigan con cadena perpetua obligatoria.

En los próximos días el Chapo será probablemente trasladado a una cárcel de Colorado, ADX Florence, conocida como la “Alcatraz de las Montañas Rocosas” y considerada la prisión más segura de Estados Unidos.

Su condena es un gran triunfo para el gobierno estadounidense, que nunca consiguió extraditar y juzgar a Escobar, el ex jefe del cártel de Medellín que murió en una operación policial en 1993.

Sin embargo, pese a la captura y condena del Chapo, el Cártel de Sinaloa sigue en pie, su coacusado Ismael “Mayo” Zambada continúa prófugo y la violencia del narcotráfico no ceja en México, que tuvo un récord de 33.341 homicidios dolosos el año pasado.

En Estados Unidos, donde el consumo de opiáceos se ha convertido en una epidemia, las muertes por sobredosis de drogas siguen subiendo y alcanzaron un promedio de 197 al día en 2017.

Asegura “Chapo” que no dará declaraciones en su juicio

Comparte este artículo:

Joaquín “El Chapo” Guzmán dijo el lunes al juez que preside su juicio en la corte federal de Brooklyn que no testificará.

Tras ser consultado por el juez Brian Cogan, el narcotraficante mexicano se levantó de su silla y declaró que no hablará en el proceso judicial.

“He hablado con mis abogados y me voy a reservar”, fueron sus palabras.

“¿Reservar?”, le preguntó Cogan, sin entender.

“Sí, este, yo no voy a…”, aclaró Guzmán antes de que su intérprete terminara la frase diciendo “testificar“.

Guzmán anunció su decisión en el día 35 del juicio justo después de que la Fiscalía anunciara que terminó de presentar pruebas y llamar a testigos.

En total, la Fiscalía ha llamado a 56 testigos, trece de los cuales fueron socios o colaboraron de alguna forma con Guzmán.

Un abogado de “El Chapo”, Jeffrey Lichtman, dijo que tan sólo planea llamar a dos testigos el martes. Se trata de dos agentes de la agencia antidrogas estadounidense que entrevistaron al ex socio de Guzmán, Alex Cifuentes, quien testificó en el juicio. Lichtman planea presentar contradicciones en el testimonio de Cifuentes, quien vivió con Guzmán en la sierra sinaloense.

Cogan dijo que el miércoles se darán los argumentos de cierre de la fiscalía y que el jueves planea escuchar los de los abogados. Es posible que entonces las deliberaciones del jurado arranquen el viernes.

Cuando Guzmán habló, el juez Cogan le preguntó si él entendía que era decisión suya la de testificar o no. Guzmán respondió que sí.

“Ellos (mis abogados) ya me asesoraron y estoy de acuerdo”, señaló.

El lunes acabó su testimonio un ex guardaespaldas, ex secretario y ex piloto de Guzmán llamado Isaías Valdez. También habló un funcionario del Departamento de Defensa estadounidense, quien explicó fotografías y videos que muestran el túnel por el cual escapó de la cárcel Guzmán en 2015.

“El Chapo”, uno de los narcotraficantes más conocidos que existen y ex líder del Cártel de Sinaloa, se ha declarado inocente de supuestamente acumular una fortuna multimillonaria a través del tráfico de toneladas de cocaína y otras drogas desde México a Estados Unidos. De ser encontrado culpable enfrentaría una posible sentencia a cadena perpetua.

 

FGR revisará declaración de ‘El Licenciado’ sobre asesinato de Javier Valdez

Comparte este artículo:

El titular de la Fiscalía General de la República (FGR), Alejandro Gertz, precisó que indagarán los señalamientos que se hicieron sobre el asesinato del periodista Javier Valdez en el juicio contra Joaquíin “El Chapo” Guzmán en Brooklyn, Nueva York.

“Vamos a conocer exactamente lo que haya dicho, vamos a pedir una transcripción y si ésta es válida para obtener algún tipo de presunción lo haríamos, pero nosotros nos basamos en nuestras propias fuentes”, aseguró Gertz Manero.

Al testificar en una corte estadounidense, Dámaso López “El Licenciado” aseguró que fueron los hijos de “El Chapo” los que ordenaron el asesinato del fundador de Ríodoce el pasado 15 de mayo de 2017 en Culiacán, Sinaloa.

En tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional sobre las declaraciones vertidas por López Nuñez en el juicio contra el líder del Cártel de Sinaloa.

“Le vamos a pedir a la Secretaría de Gobernación, a Alejandro Encinas, que nos presente un informe y mañana hablamos de este tema de Javier, el asesinato de Javier, y la investigación y la búsqueda de responsables y castigar a autores materiales e intelectuales de este crimen a este periodista de Sinaloa“, expresó López Obrador.

‘El Lic’: “Hijos del ‘Chapo’ mataron a Javier Valdez por desobedecer amenazas”

Comparte este artículo:

Dámaso López Núñez alias ‘El licenciado’ , uno de los principales lugartenientes de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, negó este miércoles cualquier responsabilidad en la muerte del periodista mexicano Javier Valdez, de la que había sido acusado, y culpó a los hijos del capo de su asesinato, por la “ética profesional” del reportero.

Durante el interrogatorio de la defensa ante la Corte Federal de Brooklyn (Nueva York), López rechazó las acusaciones que lo relacionaban con la muerte del fundador del periódico “Río Doce” y aseguró que su deceso respondía a una disputa personal entre López y su hijo, Minilik, y los hijos de El Chapo, Iván y Alfredo.

López asumió que fueron los hijos del narcotraficante mexicano quienes ordenaron la muerte porque Valdez -“reconocido y prestigioso periodista de Sinaloa“- decidió seguir adelante con la publicación de una entrevista con él, en la que criticaba abiertamente a los vástagos de su jefe, con quienes estaba en guerra.

La entrevista venía a ser una respuesta a un artículo anterior, ordenado por Iván y Alfredo, según López, en el que se criticaba con dureza a Minilik, definiéndolo como “patético, bueno para nada y aspirante a narcotraficante”.

En respuesta, López, que estaba preso en esos momentos, concedió una entrevista al periodista, donde detallaba una emboscada que supuestamente Dámaso había hecho a los hijos del “Chapo” y a Ismael “Mayo” Zambada, colíder del Cartel de Sinaloa, que supuestamente terminó herido.

Los hijos de El Chapo se enteraron de esto y llamaron a la casa editorial para forzar la publicación de una pieza crítica con Dámaso López y su hijo.

Sin embargo, el periodista, siguiendo su “ética profesional”, decidió seguir adelante con la publicación, lo que según el testigo habría supuesto su asesinato.

“Nunca lo conocí personalmente y no tuve nada que ver con su asesinato”, afirmó quien fuera la mano derecha del capo, que también declaró que tanto su hijo como él son “inocentes” de la muerte del reportero, puesto que ambos estaban presos, pero que no vio “quién apretó el gatillo”.

Dámaso López negó haber matado a nadie personalmente, sino que sólo mandó las órdenes de asesinato de algunos de los antiguos sicarios de El “Chapo”, como “Barbarino” o “Negro”.

“No es mi costumbre (matar a nadie)”, dijo, aunque sí ordenó matar a algunos adversarios: “eso se dio en algunos casos”.

“He hecho cosas malas”, reconoció, para después continuar con que todo fue por órdenes de su patrón, “El Chapo”, a quien aseguró querer: “Hemos tenido muchos años juntos y en mí ha nacido un afecto muy especial”.

El abogado del “Chapo”, Eduardo Balarezo, también inquirió al testigo acerca de un supuesto soborno de 100 millones de dólares a un político mexicano, en clara referencia al presunto pago que habría recibido del narco el expresidente Enrique Peña Nieto. López negó conocer el asunto.

El interrogatorio de la defensa continuará la mañana de este jueves, después de que hoy López incriminara a la esposa de su expatrón, Emma Coronel, en la organización de la operación para liberar al capo de la cárcel en 2015.