¿Cómo se atreven?: Greta Thunberg

Comparte este artículo:

Mucho se ha comentado esta semana sobre la intervención de Greta Thunberg en la Cumbre de Acción Climática de las Naciones Unidas. Justo después de su discurso, las críticas se acentuaron y los elogios se vieron diluidos entre tanto cuestionamiento. ¿A qué se debe este cambio?

La activista Greta Thunberg cuenta con una serie de premios y reconocimientos de entre los cuales figura incluso un doctorado honoris causa. Thunberg, que comenzó sus protestas en favor de la acción contra el cambio climático hace un año frente a su escuela, se volvió todavía más famosa al aceptar la invitación de las Naciones Unidas para participar en la Cumbre de 2019, realizando un viaje transatlántico en velero y que tardó dos semanas. 

A su llegada en EEUU fue recibida con mucho cariño y ha atendido a los medios de comunicación en múltiples ocasiones e incluso fue a un talkshow al más puro estilo de las celebridades. En sus intervenciones siempre anteponía la causa y agradecía a todos los participantes. En la protesta global del pasado viernes 20 de septiembre, Thunberg se planteó no hablar en público y trató de pasar desapercibida, lo que obviamente resultó imposible. 

Si hasta ahora había sabido mantener su imagen distanciada de las críticas, ¿por qué pareciera ser como si hubiera más gente que cuestiona su legitimidad como activista? Por un descuido en su comunicación y una negligencia de los medios.

Al inicio de su discurso, alude a situaciones netamente personales que contrasta con todo lo que venía haciendo. Y peor aún: tuvo la mala fortuna de que este fuera el clip que los medios decidieron hacer viral. “No debería estar aquí. Debería estar en la escuela al otro lado del océano […] (los políticos) se robaron mis sueños y mi niñez con sus palabras vacías”.

Mi generación (millennials) y los centennials creemos en el activismo. Creemos en las causas justas y en que nuestras acciones tienen un impacto multiplicador, lo cual es muy positivo, por supuesto, pero también nos gusta la gratificación y el reconocimiento.

Algunos de los movimientos sociales y revoluciones más importantes del siglo XX tuvieron a un único líder a la cabeza: Gandhi, Martin Luther King, Fidel Castro. Desde la imagen del líder se desprendía todo el movimiento. Al líder no se le cuestionaba nada, se le mitificaba y sólo se le seguía. Todo esto suena muy “viejo” y la modernidad y el siglo XXI no son así. ¿Quién es la líder del movimiento #MeToo? ¿Quién lidera la defensa de los derechos de la comunidad LGBT? ¿Y qué hay de los derechos de los animales y el veganismo? Todo colectivos, todo grupos; ninguno con liderazgos unipersonales.

Quienes (muy pobremente, cabe recalcar) critican a Thunberg, lo hacen aludiendo a que tiene privilegios por ser una chica blanca, originaria de un país desarrollado e hija de artistas bohemios. Intentan minimizar sus logros mostrando una imagen de ella en un tren comiendo alimentos empacados en plástico o llamándola “un producto del ecocapitalismo y las corporaciones” que “amenaza la diversidad e invisibiliza las acciones de los verdaderos activistas”.

¿Y si nos olvidamos de lo personal y regresamos a lo verdaderamente importante? La lucha contra el cambio climático es un tema que gracias a ella se instalando en las agendas de los partidos políticos a nivel mundial. Qué más da si es sueca, japonesa o mexicana. Qué más da si tiene 16, 30 o 50 años. Yo prefiero verla como alguien que inspira a millones, que mueve la consciencia del mundo y que demuestra que el activismo transversal.

“La gente está sufriendo. La gente está muriendo. Ecosistemas completos están colapsando. Estamos al comienzo de una extinción masiva y de lo único que pueden hablar es del dinero y cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!”. Esto es lo que hay que escuchar.

Anuncia Ebrard inversión de 100 millones de dólares en Centroamérica

Comparte este artículo:

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, confirma que el gobierno mexicano otorgará 100 millones de dólares con el propósito de financiar el programa Sembrando Vida, el cual proveerá recursos a los países centroamericanos de El Salvador, Guatemala y Honduras. Los recursos provendrán del Fondo Yucatán, y de acuerdo a datos de la Cancillería, el fondo tiene un presupuesto de 2,000 millones de pesos. Además, el Fondo Yucatán está destinado para inversiones en Centroamérica.

 

Para responder la duda de muchos de por qué este dinero no está siendo implementado en México, Ebrard dice: “Se dirá, ‘¿por qué se destinan recursos si en México hay tantas necesidades?’. Bueno, déjenme aclararles, se utilizan los recursos previstos en el Fondo Yucatán, aprobados por el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) por todas las fuerzas políticas. (…) Entonces, ¿qué vamos a hacer?, lo vamos a ejercer, lo vamos implementar. De qué nos sirve tener el Fondo ahí, si lo que tenemos es una emergencia, una urgencia.” 

 

De estos 100 millones de dólares, 30 millones irán para El Salvador en la siguiente semana, y se llevaran a cabo reuniones con 19 países para decidir de qué manera habrá una ampliación de un plan de desarrollo para Centroamérica. Además de los países que participarán en esto como España y Alemania, también se cuenta con la participación de agencias como las Naciones Unidas (y dentro de ésta Unicef).

 

(Con información de Expansión Política)

#Kleroterion: “¡La despresurización del sistema!”

Comparte este artículo:

Existe una palabra que estoy seguro en cada población, municipio o en cualquier parte del país conocen. Me refiero a “cárcel” y por supuesto, lo primero que nos viene a la cabeza es cárceles llenas, motines, readaptación inexistente, escuelas del crimen, homicidios, mala higiene, etc. Por lo que es importante hacer una reflexión del sistema penitenciario en nuestro país.

Para empezar debemos entender que este sistema es un componente de la Seguridad Pública y se organiza por una serie de instituciones, que como meta principal, buscan la reinserción social, en este caso, de las personas que son internadas.

En primer lugar, debemos saber que en el país hay 210,991 personas presas, de las cuales el 26.2 porciento ya habían sido recluidos y el 73.9 porciento era la primera vez y no contaban con antecedentes penales de acuerdo al INEGI. Asimismo, dichos reos fueron encarcelados por diversos delitos como robo en sus diversas modalidades, violencia familiar, posesión de drogas, secuestro, portación ilegal de armas, violación, lesiones, homicidios, lesiones, daño en propiedad, entre otros, y aproximadamente la mitad de los reos tienen entre 28 a 34 años.

Ahora bien, es muy importante señalar que las prisiones en el país, ni siquiera cumplen con la normatividad internacional conocida como “Reglas Mándela”, o Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos adoptadas por las Naciones Unidas en 1955 y que tienen como principios fundamentales:

1) Que el sistema penitenciario no deberá agravar los sufrimientos que implican la privación de la libertad y el despojo del derecho a la autodeterminación de las personas detenidas;

2) Que todos los reclusos deben ser tratados con el respeto que merecen su dignidad y su valor intrínseco en cuanto seres humanos;

3) Nadie será sometido a tortura ni a tratos crueles, inhumanos o degradantes;

4) Se tendrán en cuenta las necesidades individuales de los reclusos, en particular las de las categorías más vulnerables en el contexto penitenciario;

5) Se deberán reducir al mínimo las diferencias entre la vida en prisión y la vida en libertad;

6) Las medidas privativas de libertad tienen por objetivo proteger a la sociedad contra el delito y reducir la reincidencia y,

7) Los objetivos sólo pueden lograrse si se ofrece a las personas presas educación, salud, formación profesional y trabajo, así como otras formas de asistencia apropiadas que brinden herramientas para lograr su reinserción en la sociedad tras su puesta en libertad.

Es así que desgraciadamente nos damos cuenta que estas reglas en muchas cárceles mexicanas o en su totalidad, están muy distantes, sabemos que México las adoptó, pero en estricto sentido el sistema penitenciario al parecer no las aplica, ya que nos damos cuenta que los presos están en una situación de riesgo permanente, aparte de que constantemente son violados sus derechos humanos, para empezar en las condiciones de hacinamiento en las que se encuentran.

De acuerdo al Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios del INEGI, existen 267 centros penitenciarios estatales y municipales, donde más de la mitad tiene sobrecupo, además de que al menos 10 sobrepasan su número entre 300 y 600 por ciento, ¡sí, 600 por ciento!, lo que sin duda, nos hace ver que el primer problema para llevar a cabo la verdadera reinserción o readaptación social es el sobrecupo. Por ejemplo, hay espacios que son para un reo y habitan hasta seis internos, y en otros análisis se han verificado celdas para 4 personas, en donde hay más de 20 internos.

En la mayoría de los penales de los estados con sobrepoblación, otro problema es que están mezclados reos locales con federales, pero curiosamente en más de 15 centros penitenciarios federales no están ocupados en su totalidad y por supuesto, no internan reos estatales, por lo que de acuerdo a datos oficiales por el Gobierno Federal, en México hay más de 34 mil presos en condiciones de hacinamiento.

Es entonces, que el problema de sobrepoblación es uno de los factores principales que ponen en riesgo al reo y deteriora cualquier condición de readaptación y reinserción social, lo anterior, expuesto por la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Pero, ¿qué conlleva el hacinamiento?, para empezar, en el 54 por ciento de las cárceles en México, los internos toman el control a través de la violencia sobre el resto, además de que es demostrado por estudios de la CNDH que la mayoría de las cárceles que sufren de sobrepoblación tienen graves carencias, como la falta de higiene, la clasificación entre sentenciados y procesados no tienen actividades laborales, capacitación, recreación, la alimentación no es adecuada y suficiente, por supuesto las condiciones para dormir son casi nulas, además de que son notorias las ausencias del personal de custodia, lo que provoca que no haya prevención de incidentes de violencia, entre ellos los motines, homicidios, fugas o riñas, por otro lado también hay deficiencias para los programas de desintoxicación y prevención de adicciones.

Estamos convencidos que los tres ordenes de Gobierno deben tener entre sus actividades principales la transformación del sistema penitenciario en México, para que las cárceles no sigan siendo escuelas del crimen, llenas de corrupción, drogas, armas, delitos, por lo que es primordial para poder empezar a corregir estas problemáticas y tener avances en una real readaptación social, empezar a despresurizar los centros penitenciarios.

En mi estado Nuevo León, se tiene una población penitenciaria de 7070 presos, los cuales 2990 son del Penal de Topo Chico, 1787 de Apodaca, 1903 de Cadereyta, 366 del Centro Único para Mujeres y 24 adolescentes.

Por lo anterior, fue que el estado con la ayuda del Gobierno Federal, hizo lo correspondiente, ya que en pasados días se trasladaron con total éxito a más de 500 reos de alta peligrosidad del penal de Topo Chico, Apodaca y Cadereyta, con destino a diversos penales, lo que sin duda, nos coloca entre una de las acciones más exitosas del país por lo que conlleva tal situación.

Cabe mencionar, que todos los operativos fueron supervisados por integrantes de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, especialistas en sistemas penitenciarios, así como 1600 elementos estatales, federales y militares. El traslado se hizo vía terrestre por medio de autobuses, pero en el caso del traslado de internas que fueron dirigidas al Penal de Morelos, fue por vía aérea.

Concluyo diciendo que con estas acciones estamos seguros que se logrará un vuelco en el sistema penitenciario del estado, al despresurizar estos tres penales, evitaremos futuros problemas como motines, delitos, riñas, etc., además de tener controlados en su totalidad a todos y cada uno de los reos, buscando lograr el motivo por el cual fueron hechos estos centros, la readaptación y reinserción social; por lo que este mega operativo entre los gobiernos federal y estatal, es sin duda una muestra de que estamos en la misma sintonía, que compartimos la necesidad que uno de los problemas que acontece en México es la mala readaptación social y debemos empezar por fortalecer todo el proceso penal y el sistema penitenciario, convencidos que con esto no se cambia el sistema de la noche a la mañana, pero es un gran comienzo, ya que sabemos que al despresurizar los penales, comienza “la despresurización del sistema”.

Diputados aprueban en lo general la creación de la Guardia Nacional, con 362 votos a favor

Comparte este artículo:

En medio de acusaciones y rechazo de los partidos de oposición, el pleno de Cámara de Diputados aprobó en lo general, con 362 votos a favor119 en contra, el dictamen que crea la Guardia Nacional.

En la votación 4 legisladores se abstuvieron, en total votaron 485 legisladores. La discusión en el pleno sigue, pues hay al menos 42 reservas al dictamen.

La propuesta de reforma señala que este nuevo cuerpo de seguridad tendrá un mando civil en su administración, pero militar en su organización y disciplina. También señala que colaborará con las entidades, se fortalecerán las policías locales y se harán evaluaciones a sus elementos.

Diputados de oposición pidieron una moción suspensiva, pues consideraron que el dictamen presentado ignoraba las aportaciones de los ciudadanos en las audiencias públicas, y porque no se cumplió con todos los procedimientos legislativos para presentarla, sin embargo fue rechazada.

El diputado Marco Antonio Gómez señaló que el Partido Verde votaría a favor del dictamen, pues no militariza al país, ya que el Ejército está en las calles desde el 2006. En cambio, la reforma constitucional da un marco legal a la actuación castrense.

Los diputados del PRD señalaron que la creación de la Guardia Nacional pues consideraron que pone en riesgo los derechos humanos de la población al mantenerse bajo un mando militar.

Por Movimiento Ciudadano, se pronunció en contra del dictamen la diputada Adriana Gabriela Ortiz, quien calificó de “irracional” la intención de agilizar el proceso legislativo, pues se ignoraron las posiciones de expertos y que pese a las modificaciones realizadas en comisiones, se perpetúa el esquema militarista.

El panista Jorge Romero del PAN se pronunció contra militar la seguridad pública, pues dijo, los militares serán las víctimas de esta nueva estrategia. Recordó a los diputados de Morena que por 12 años criticaron la presencia del ejército en las calles.

En tanto, diputados del PT y el PES manifestaron su apoyo a favor del dictamen, pues ayudará al fortalecimiento de las policías municipales y la colaboración en todos los niveles.

El PRI también se pronunció a favor de la creación de la Guardia. El priista Rubén Moreira señaló que México vive uno de los momentos más violentos de la historia y que la democracia está en riesgo en muchos estados.

Añadió que en el dictamen que se discute este miércoles contiene las peticiones del PRI.

Mario Delgado, líder de la bancada de Morena, defendió que las audiencias no fueron una simulación y que la Guardia Nacional es una nueva institución policial que ayudará a enfrentar de inmediato a la crisis de seguridad.

Dijo que esta es una respuesta diferente e innovadora y que “los errores del pasado no pueden inmovilizarnos hacia el futuro”.

Aseguró que se pidió a Naciones Unidas que colaboren en la formación de Derechos Humanos de los elementos de la Guardia. y añadió que ésta no se usará para reprimir manifestaciones ni protestas sociales.

“Terminemos la estrategia fallida y démonos una oportunidad para la paz”, dijo Delgado.

EE.UU. se retira del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Comparte este artículo:

La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, anunció el martes que Estados Unidos se retira del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, acusando al organismo de parcialidad contra Israel, aliado de EE.UU., y de no responsabilizar a quienes cometen abusos contra los derechos humanos.

La medida, que la administración Trump ha amenazado durante meses, se produjo un día después de que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos criticara la separación de los niños de sus padres en la frontera entre Estados Unidos y México calificándola de “desmedida”.

Hablando desde el Departamento de Estado, donde se le unió el secretario de Estado Mike Pompeo, Haley defendió la medida para retirarse del Consejo, diciendo que los llamamientos de Estados Unidos a la reforma no fueron escuchados.

“Los que abusan de los derechos humanos continúan en el consejo y son elegidos para estar en él”, dijo Haley, que enumeró las quejas de EE.UU. con el organismo. “Los regímenes más inhumanos del mundo continúan escapando a su escrutinio, y el consejo continúa politizando el uso de chivos expiatorios de países con antecedentes positivos de derechos humanos en un intento de distraer a los abusadores en sus filas”.

Gobierno responde a informe de ONU sobre Ayotzinapa

Comparte este artículo:

En un comunicado, el Gobierno de México señala que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) omitió en su reporte, presentado hoy, “información relevante” que consta en los expedientes del caso, donde se explica que las pruebas periciales obtenidas se hicieron siguiendo “los más altos estándares”.

La investigación de Naciones Unidas, basada en análisis forenses y entrevistas con personas implicadas -detenidos, testigos y autoridades-, concluye que hay evidencias de que 34 personas fueron torturadas.

En el escrito, el Gobierno mexicano dijo hoy estar preocupado “de manera especial” porque el informe “arroja conclusiones sobre situaciones que son actualmente objeto de investigación, o que se encuentran bajo análisis del poder judicial”.

Explicó que el informe se “limita a abordar cuestiones” que ya fueron resaltadas anteriormente por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “cuyas recomendaciones están siendo atendidas por las autoridades competentes”.

Según el comunicado, en varias reuniones con esta oficina de las Naciones Unidas, el Gobierno de México compartió “consideraciones y puntualizaciones importantes” sobre el contenido del reporte, tanto por su “metodología” como por los “vacíos de información” que contiene.

El Gobierno aseveró que varios casos han sido analizados y sometidos bajo el Protocolo de Estambul, que no ha acreditado “la comisión de tales actos (de tortura), salvo en algunos casos excepcionales, de los que ya se ha informado públicamente”.

El Gobierno “reafirma su determinación por esclarecer plenamente el caso”, concluyó.

Además, el Ejecutivo atiende el mecanismo de seguimiento al caso, y la investigación del mismo constituye un “esfuerzo sin precedentes”.

El representante de la ONU-DH en México, Jan Jarab, dijo que en las investigaciones de las denuncias por tortura “la respuesta del Estado se ha centrado principalmente en la práctica de Protocolos de Estambul“, con “tan solo dos dictámenes positivos” confirmando la existencia de este delito.

No obstante, Jarab recordó que tanto instituciones internacionales como el relator especial sobre la tortura Juan Méndez han expresado sus preocupaciones por “la forma incorrecta de utilización del Protocolo de Estambul” en el país, empleado “como instrumento único”.

Realmente, este ha de ser utilizado en el contexto de “otras pruebas y fuentes”, por lo que “un resultado negativo no significa necesariamente la ausencia de tortura”.

Según la versión oficial, en la noche del 26 de septiembre de 2014 policías corruptos arrestaron en Iguala a los estudiantes y los entregaron a miembros del cártel Guerreros Unidos, que los asesinaron e incineraron sus restos en un vertedero de basura.

Pero padres y organismos internacionales denunciaron irregularidades en las pesquisas y pidieron que se abrieran nuevas líneas de investigación.

Derecho a la Ciudad

Comparte este artículo:

“Hacer el retrato de una ciudad es el trabajo de una vida y ninguna foto es suficiente, porque la ciudad está cambiando siempre. Todo lo que hay en la ciudad es parte de su historia: su cuerpo físico de ladrillo, piedra, acero, vidrio, madera, como su sangre vital de hombres y mujeres que viven y respiran. Las calles, los paisajes, la tragedia, la comedia, la pobreza, la riqueza.” (Berenice Abbott, 1989).

La forma en que han crecido las ciudades en el mundo, ha modificado la manera en que se produce la vida y todo lo que ello implica. Lamentablemente, no podemos esconder que se ha sacrificado la calidad de vida de las personas dentro de las ciudades por esta forma de construir ciudad. En 2011, la ONU anunció que habíamos alcanzamos la cifra de más de 7 mil milles de habitantes en el mundo y como consecuencia de ello, se estima que más de 828 millones de personas estén subsistiendo en barrios marginales carentes de servicios básicos como vivienda digna, agua, electricidad, salud, educación, empleo formal, entre otros servicios básicos. Lo más preocupante, es que se proyecta que el número de personas siga creciendo conforme pasen las décadas. Además, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) señala que en las próximas décadas, el crecimiento poblacional en zonas urbanas se incrementará en las regiones de África, Asia y América Latina, lo que podría convertirse en un problema mayor debido a las condiciones actuales de estas regiones. Además, en 2010 se registró que más del 80% de los habitantes ya vivía en ciudades en Latinoamérica, y se proyecta que para el año 2050, la cifra aumente a el 90% si estas dinámicas de hacer ciudad se mantienen igual.

Es fundamental para todos aquellos que están tomando decisiones en torno al desarrollo urbano de las ciudades, que la población deje de ser más que un simple número. Para hacer ciudad, es indispensable contemplar las funciones de la sociedad, los servicios que le brinda se les brinda, las actividades que realizan y entender como ellas se relacionan con el contexto urbano.  Este comportamiento en Latinoamérica y a nivel mundial ha prendido los focos de organismos de la sociedad civil como Hábitat International Coalition (HIC) que, en conjunto de profesionistas interdisciplinarios, han presionado a gobiernos locales y a la misma Organización de las Naciones Unidas (ONU), para que decreten derechos humanos emergentes enfocado en el “Derecho a la Ciudad”.

Ampliar las acciones y políticas en materia del Derecho a la Ciudad nos permitirá concretar soluciones de desarrollo sustentable a los problemas que tienen que enfrentar día con día las personas al vivir en una ciudad. Además, identificar mejoras en las políticas públicas ya existentes permitirán a cualquier región del mundo, explotar sustentablemente sus recursos para crear modelos en donde la equidad social se vuelva un factor fundamental y que sus economías puedan convertirse en economías sanas y saludables. Lewin (1964) afirma que, “es necesario considerar al individuo y el medio ambiente como una entidad única e inseparable” pues “así como el sujeto actúa sobre el medio ambiente, el medio ambiente también está en grado de afectar a la persona de manera profunda”, y un estado que no proteja a sus habitantes, será una sociedad que no proteja su economía, su seguridad y el medio ambiente con el que convive. Estamos aún a tiempo de revertir estos problemas y el Derecho a la Ciudad es una pieza clave para lograrlo.

Refugiados: ¿Legal o ilegal?

Comparte este artículo:

Un tema que definitivamente ha venido tomando importancia en los últimos años a nivel mundial es el tema de los refugiados. Esta semana, la Suprema Corte de los Estados Unidos de Norteamérica autorizó al Presidente Donald Trump de aplicar más partes de su veto migratorio, en especial los relacionados con prohibir el ingreso de los refugiados. Este fallo de la suprema corte viene a contrarrestar un fallo que dio la semana pasada el juez distrital Derrick Watson donde ordenaba al gobierno permitir la entrada de refugiados provenientes de países como Siria y varias naciones en conflicto. Aún así el fallo de la suprema corte excluye del veto a los refugiados con familiares cercanos en Estados Unidos quienes siguen reteniendo su derecho de ingreso a esa nación.

Primero, es importante definir el concepto de refugiado. Según la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país; o que careciendo de nacionalidad y hallándose, a consecuencia de tales acontecimientos fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual, no pueda o, a causa de dichos temores no quiera regresar a él”. No debe confundirse el concepto con el de migrante o inmigrante ya que estos tienen más motivos para desplazarse (estudios, trabajo, salud, etc) y no son forzados a hacerlo.

Históricamente hablando México no ha sido ajeno al tema, durante la Revolución Española se dio asilo a miles de españoles que huían del gobierno de Francisco Franco y años después durante la Segunda Guerra Mundial, México dio asilo a miles de judíos y perseguidos políticos del régimen nazi provenientes de distintos países de Europa, inclusive Gilberto Bosques quien es considerado el Oskar Schindler mexicano salvó a más de 30,000 personas al darles pasaportes para escapar a México durante su estancia en la Francia controlada por los nazis. En la década de los 80s durante los conflictos armados en Guatemala, México dio asilo a más de 45 mil guatemaltecos que vinieron a refugiarse principalmente en el centro y sur del país.

Según la agencia de la ONU para los refugiados (UNHCR – ACNUR) en 2016 se rompió un nuevo record para tiempos de paz en cuanto a personas desplazadas con 65.6 millones de refugiados a nivel mundial. En 2015 Alemania sola recibió 722,400 solicitudes de asilo principalmente de sirios e iraquíes, Canadá en 2016 acogió a 46,700 refugiados y Estados Unidos admitió a 96,900 refugiados durante el último año de Obama. Las solicitudes de asilo de Guatemala, El Salvador y Honduras a México y Estados Unidos han aumentado 27 veces con respecto a 2012 con 545,296 solicitudes pendientes.

Los países tienen derecho a regirse por si mismos como parte se su soberanía pero prácticamente todos son integrantes de las Naciones Unidas y reconocen varias convenciones sobre derechos humanos donde las más básicas incluyen el tema de los refugiados que ante un peligro inminente deberían de ser protegidos por el país receptor. Creo que es importante que cada nación tenga bien definido su marco legal para distinguir entre inmigrante y refugiado y buscar que a ambos se les de un trato digno séase para regresarlos a su país de origen o de no ser posible en el caso de los refugiados de darles asilo o auxiliarlo para que continúen su viaje aunque esto pueda traer consecuencias políticas con otros países receptores.

México: el país donde nada pasa

Comparte este artículo:

El 21 de diciembre de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 65/209 declaró el 30 de agosto como el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

Para la Asamblea General en su resolución 47/133, son víctimas de desaparición forzada, las personas que sean arrestadas, detenidas o trasladadas contra su voluntad, o que estas resulten privadas de su libertad de alguna otra manera por agentes estatales, por grupos organizados o por particulares que actúan en nombre del Gobierno, ya sea con su apoyo directo o indirecto, autorización o asentimiento, y que después se niegan a revelar la suerte o el paradero de estas personas o niegan reconocer que están privadas de la libertad.

Las desapariciones forzadas comenzaron siendo una práctica común de las dictaduras militares con el propósito de infundir terror en la sociedad y como método de represión política. En la actualidad se considera un problema mundial, es decir no solamente le afecta a una región o país; es una enfermedad que la padecen o padecieron países, entre los que se encuentran Siria, Egipto, España, Guatemala, Colombia, Chile, Argentina, Camerún, Ruanda y muchos más.

En nuestro país ha sido una realidad constante, una práctica por parte de las autoridades que se fue haciendo más frecuente, hasta el punto de convertirse en costumbre. Si eres sospechoso de estar involucrado en actividades políticas, sociales, o delictivas, método de solución es la desaparición.

La CIDH señaló en su último informe, que México atraviesa una preocupante crisis de derechos humanos, existe una brecha abismal entre el marco jurídico y su situación social. Mencionó que en los años de la guerra sucia, las autoridades gubernamentales, utilizaban la desaparición forzada para reprimir a los activistas políticos y en la actualidad se extendió a cualquier persona.

De acuerdo al Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas para el año del 2015 se reportaban 26.789 no localizadas. La Secretaría de Gobernación determinó que el número eran de 16, 000 y la CNDH estableció que hasta el momento no existe certeza ni cifras claras, o estadísticas claras de personas desaparecidas.

El Estado mexicano solo ha demostrado su incapacidad para realizar investigaciones concretas, sancionar, y garantizar justicia a las víctimas y sus familiares. En vez de realizar y activar mecanismos efectivos para realizar búsquedas serias, imparciales y expeditas a las víctimas, el gobierno se ha enfocado en intentar “desmentir” a todos los organismos protectores de derechos humanos, internacionales como nacionales.

Cuando el relator para la tortura de la ONU Juan Méndez, manifestó que en México la tortura es una práctica generalizada, la SRE solo se limitó a contestar: “eso es incongruente, esto no corresponde con la realidad”.

En la última recomendación que emitió la CNDH respecto a las graves violaciones a derechos humanos ocurridas el 22 de mayo de 2015 en Tanhuato, Michoacán respecto a las 22 ejecuciones extrajudiciales, casos de tortura y manipulación de evidencia, el comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, señaló de “radical” el informe, estableció que los policías se encontraban actuando en legítima defensa. Respuestas como estas ocurren cada vez que alguien cuestiona a la autoridad, vivimos en un país donde cuestionar y pedir justicia se traduce en exageraciones por parte de la sociedad.

Para el gobierno mexicano, aquí nada pasa. ¿Desapariciones? No, ¿tortura? No es generalizada, ¿muertes extrajudiciales? No existe el tipo penal. Desconocer y justificarse ha sido el único método de solución para la autoridad. ¿Hasta cuándo tanta impunidad?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

ES ELLA

Comparte este artículo:





Lo he pensado tantas veces. Desde hace algunos meses en los que Donald Trump tenía las mismas posibilidades que yo de ser doctor- yo no soy capaz ni de ver sangre- hasta convertirse en un candidato serio y peligroso rumbo a la presidencia de los Estados Unidos.

Debo confesar que, después de la derrota con Barack Obama, no pensé que Hillary Clinton repensará la posibilidad de contender de nuevo por la silla presidencial de mayor poder en el mundo.

En mi estancia en Nueva York el año pasado, tuve la oportunidad de visitar varias veces la sede de las Naciones Unidas. Dentro del recinto se respiran verdaderos esfuerzos por impulsar las relaciones entre países, por encontrar soluciones a los grandes problemas del mundo y sobre todo por mantener la paz, no como la ausencia de guerra, sino como la capacidad de ser ciudadano del mundo sin distinguir razas, colores de piel, estatus social, preferencias sexuales o religiosas.

Caminando por las calles de Nueva York- bajo la magnitud de sus edificios y la multiculturalidad que lo distingue- entendí que un candidato que pretendía construir muros y disfrazar su nacionalismo extremo por violencia no era en lo absoluto parte de la esencia del ciudadano estadounidense.

Desde ese momento comencé a seguir la propuesta de Hillary Clinton. Una persona que, a sabiendas de lo que representa para una mujer ser candidata a la presidencia, tomó el reto con la mayor entereza posible. Quisiera decir que es la antítesis del candidato showman que incita violencia y repudio, pero sería ofender a una mujer que lo tiene todo menos ser radicalista.

Hillary Rodham Clinton, la mujer que transmite elocuencia.

La sencillez de su personalidad y la elegancia para ofrecer sus discursos. La mujer preparada para hacer historia y lograr comandar a un país urgido de empleo. La política con convicciones de hierro y estrategia coercitiva en las reformas migratorias.




La madre de familia sensible y amorosa, la esposa fiel y tenaz. Hillary resulta la opción, así sin más, la opción.

Por todos los motivos anteriores, por las continuas guerras e invasiones, por la demagogia radical del oponente y porque ser presidente es cosa muy seria, votar por Hillary Clinton debería ser hasta un acto de lógica y un llamado de paz.

Los estadounidenses tienen la oportunidad de entregar los problemas de su país a una persona seria, preparada y con valores; o repetir el morboso episodio del Reino Unido que, abusando del nacionalismo extremo, votó en favor del brexit bajo la nula consciencia del impacto negativo que éste tendría en su economía, educación y calidad de vida.

Votar no es emitir una opinión escrita basada en la sensación de odio que me produzcan los musulmanes, latinos o cualquier otra raza. Votar es elegir el futuro que quiero para mis hijos, mis padres, vecinos, amigos y sobre todo para mi propio destino. ¿En manos de quién dejarías a tus hijos?, es ella, solo ella.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”