Pemex pide ‘chance’ a contratistas para pagarles el 2021

Comparte este artículo:

La deuda que cuenta Petróleos Mexicanos hoy es de casi 105 mil millones de dólares y se ha convertido en la empresa más endeudada entre las petroleras del mundo. Y cada día la aumenta más. 

Trasciende que Pemex, está preguntando a algunos de sus contratistas si pueden esperar hasta el próximo año para recibir el dinero que se les debe ahora, esto de acuerdo a diversas fuentes, quienes pidieron no ser identificadas y fueron consultadas por El Financiero.

La empresa, de acuerdo a estas fuentes, ha contactado a por lo menos tres contratistas a los que se les ha pedido aplazar el pago de alrededor de 115 millones de dólares, pero el monto adeudado a la compañía en toda la cadena de suministro puede rondar los miles de millones de dólares.

La mecánica habitual consiste en que los contratistas ingresan sus facturas en el sitio web de Pemex y reciben un número de confirmación y un tiempo estimado de pago. El número de factura, conocido como “Copade“, ya no se emite en algunos casos, de acuerdo a estas personas.

A pesar de que se ha buscado a directivos de la empresa para emitir comentarios al respecto, no se ha encontrado respuesta aún.

De acuerdo con Wilbur Matthews, fundador de Vaquero Global Investment, que cotiza bonos de Pemex, la extensión de pagos pendientes con los proveedores es un desarrollo preocupante dadas las circunstancias y las dificultades que de por sí enfrenta la petrolera.

Si Pemex se niega a darle un número de factura, no se convierte en pagadero a Pemex y no se convierte en una cuenta por cobrar a la empresa, por lo que es como contabilizar el limbo“, dijo Matthews en una entrevista telefónica con El Financiero. “Pero la realidad es que Pemex les debe este dinero. Eso significa es que Pemex tiene una enorme carga de deuda adicional“.

Se resalta que durante el mes de abril los bonos de Pemex fueron rebajados a basura por Moody’s, y este año se ha visto obligada a recortar al menos 1, 800 millones de su presupuesto de exploración. 

La industria petrolera en México ha visto miles de personas perder su trabajo debido a la suspensión de contratos, que representan el 95% de la producción en el país. Se espera que más despidos mientras las compañías de servicios petroleros esperan más información sobre el reinicio de contratos.

Matthews concluye que “A 40 dólares el barril, las cosas tienen que funcionar perfectamente, y Pemex no funciona perfectamente (…) no sé que compañía irá a corte, donde el juez dice que Pemex tiene que pagar lo que debe, pero algo malo va a suceder“.

Con información de El Financiero

Déficit de optimismo

Comparte este artículo:

A pesar de que la administración actual trata de ser optimista frente a la desaceleración económica que se ha observado en el país desde el primer trimestre del 2019, las tres grandes calificadoras no han compartido ese sentimiento de próxima recuperación que caracteriza a la cuarta transformación. Moody’s recortó por primera vez nuestra deuda a largo plazo, dejándonos en el grado medio inferior de inversión. S&P nos dejó a un escalón de distancia de estar en grado especulativo y Fitch en menos de un año nos bajó del techo al piso del último grado de inversión. 

Esta incertidumbre sobre la capacidad de financiación de la deuda nace a partir de una serie de proyectos de los cuales no se prevé un retorno a corto ni mediano plazo, contrastando son sus enormes costos de construcción. Dígase el Tren Maya, el cual está envuelto en controversia por el impacto negativo que puede significar a comunidades indígenas del sureste mexicano así como las implicaciones ambientales sobre el ecosistema por donde pasará el tren. Por otro lado se tiene a la refinería Dos Bocas, la cual pretende salvar a PEMEX ignorando las repetidas ocasiones en las cuales se ha señalado que la inversión de la petrolera debería ir enfocada a la exploración y extracción, no a la refinación. Por último tenemos el cuento de nunca acabar de Santa Lucía, con costos que cual águila en vuelo no dejan de subir por los cada vez peores estorbos en el proyecto, como los fósiles encontrados en la zona de construcción o el cerro que estorba las rutas de aproximación.

Todos estos “faraónicos” derroches (como diría nuestro presidente) dieron como resultado un incremento en la fragilidad de nuestras cuentas públicas y una tendencia recesiva en el crecimiento trimestral del Producto Interno Bruto, por lo que el gobierno optó por gastar la mayor parte del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) ya que este fondo para eso existe, para tomar medidas contra cíclicas, sin embargo no se tenían proyectados tantos trimestres consecutivos a la baja. Al perder casi todo el dinero que se tenía guardado en el FEIP, nos encontramos más a la deriva de las presiones que la actual coyuntura económica presente sobre nosotros. 

Debido a que no se tiene previsto un incremento en el FEIP ya que este solo crece en momentos de superávit fiscal, lo cual no pasará en ningún momento cercano, ahora se está buscando poder incrementar el gasto gubernamental como política fiscal expansiva a través de préstamos por parte del Banco Mundial y el manejo de activos de los Afores, sin embargo este último entra en conflicto con especialistas quienes consideran peligroso que el Estado tenga toda la concentración de los fondos de retiro, pues podría colapsar a dicho mercado si no se administran de manera adecuada. 

El Banco de México por su parte, ha tomado agresivas pero necesarias políticas monetarias expansivas, tales como los 5 recortes consecutivos que ha habido en el año en la tasa de interés interbancaria, acelerando la tendencia expansiva que se traía desde 2018. Por otro lado, en lo que va del 2020 se ha visto un incremento de alrededor de 500 mil millones de pesos en el agregado monetario M1, el más líquido de nuestro banco central y que concentra los billetes, monedas y depósitos de exigibilidad inmediata, esto para incrementar la propensión marginal a consumir y que crezca la cantidad de insumos y bienes que conforman el flujo circular de la economía. 

Estas medidas han logrado funcionar como un enorme contrapeso a las cuestionables medidas que se están tomando por parte del gobierno de México y a pesar de que se ha incrementado la masa monetaria, no se han observado presiones inflacionarias de gran relevancia por la caída en el consumo que presentó la actual pandemia, por lo tanto considero que por parte de decisiones de política monetaria, aún se puede tener un enfoque optimista por lo que nos espera.

Endeudarse hoy es perjudicar el futuro de las siguientes generaciones

Comparte este artículo:

La crisis de 2008 fue sistemática y se desarrolló primero en el sector financiero, esta misma colapso debido a una burbuja en el sector inmobiliario en Estados Unidos, a esta crisis se le conoció como la crisis de las hipotecas subprime. Después de los hechos del 11 de Septiembre del 2001 la reserva federal de los Estados Unidos (FED) mantuvo su tasa de interés al 1% al momento de esta decisión era muy barato pedir prestado dinero lo cual los llevó a un exceso de gasto en donde todo se dirigió a la compra de vivienda. El problema fue que sin ingresos y con una morosidad muy alta. La FED aumentó su tasa hasta un 5% lo cual ocasionó que la oferta de vivienda fuera mayor a la demanda lo cual produjo la burbuja. En fin eso fue el 2008 y la crisis que explotó. 

Actualmente estamos enfrentando una crisis que dio inicios con factores externos el 7 de marzo con la guerra petrolera entre Arabia Saudita y Rusia. Esta guerra provocó el Lunes 9 de marzo un desplome en todas las bolsas del mundo. El 26 de marzo Standard & Poor’s (S&P) junto con las demás calificadoras como Fitch Ratings y Moody’s bajaron la calificación de México para el grado de inversión, la baja calificación emitida por estas instituciones de prestigio provocó una fuga de capitales, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera informó que durante esta nueva crisis han salido más de 95,000 mdd. 

Dentro de una economía cuando hay una reducción de un factor de producción, en este caso la mano de obra se afecta la capacidad de producir bienes y servicios y se elevará directamente costo de las empresas debido a la escasez de trabajadores. El hecho de que se está viviendo un desempleo cíclico es alarmante, lo único que podemos esperar tanto como trabajadores y consumidores es llegar a una expansión dentro del ciclo económico, la expansión hará que reduzca el fenómeno del desempleo cíclico y poder esperar un aumento en el ingreso. 

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) el martes dio a conocer que durante abril, se perdieron más de medio millón de trabajos. El problema actual del COVID-19 no está controlado, el riesgo para reabrir la economía es demasiado elevado. Mucha gente dependía de su trabajo  y hoy su futuro está en manos del gobierno. Nuestro vecino ha implementado una Renta Básica Universal la cual sin duda ayudará directamente a la economía de las familias Estadounidenses, este plan ayuda a todos sin importar si se es empleado o desempleado, esto con un fin de cubrir las necesidades básicas y disminuir las necesidades económicas. 

¿Es necesario en nuestro país una Renta Básica Universal? 

Sin duda el dar una Renta Básica Universal a la gente en nuestro país tendría grandes desventajas, como por ejemplo, gente que no la necesita la recibiría y sobre todo que será un gran incentivo para no trabajar. Aqui en Mexico ya existe un programa similar: Jovenes Construyendo el Futuro. 

Quizás nuestros programas sociales no están dirigidos a quienes de verdad lo necesitamos. Nuestro gobierno se siguen endeudando y la inversión extranjera sigue corriendo de nosotros. La crisis del 2020 va a acabar no solo con nosotros mismos sino que también con nuestro país. 

Pandemia de coronavirus provocaría recesión, advierte Moody’s

Comparte este artículo:

La calificadora Moody’s advirtió que si el coronavirus se vuelve una pandemia provocaría una recesión global.

La evolución del virus que se detectó por primera vez a finales de diciembre en una ciudad de China, es crucial en el impacto económico porque afectaría el Producto Interno Bruto (PIB) del mundo durante 2020 en 2.4%, detalló la calificadora.

Por otro lado, la proyección de Moody’s es que la economía de China se contraería durante el primer trimestre del año en curso y el crecimiento del país se reduciría de 6.4% a 5.4%.

En cuanto a la economía estadounidense, su crecimiento sería sólo de 1.3% para el periodo de enero a marzo de 2020 si el coronavirus evoluciona a pandemia, lo que representa una disminución de 0.6%, mientras que el crecimiento global alcanzaría el 1.7%.

El análisis de la calificadores indica que los viajes de negocios y el turismo en China prácticamente están detenido porque las aerolíneas no quieren viajar al país, mientras las líneas de crucero cancelan sus itinerarios en Asia y el Pacífico.

Moody’s da visto bueno a plan de infraestructura

Comparte este artículo:

Un analista mencionó que, después de que el gobierno federal presentara un plan ambicioso de infraestructura con inversión privada por 859,000 millones de pesos, Moody’s (la agencia estadounidense) opinó que esto es algo positivo para el país y que esto podría impulsar el débil crecimiento económico. La primera fase del plan consiste en que la industria privada ejecute 147 proyectos en los sectores de transporte, turismo y telecomunicaciones, entre los años 2020 y 2024.

El Instituo Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) ha informado este lunes 25 de noviembre que la economía mexicana creció 0.0% durante el tercer trimestre de 2019 (al ser comparado con el trimestre anterior), e incluso algunos economistas opinan que el país está en una recesión técnica.

“De acuerdo con Moody’s, si el plan de infraestructura se implementa rápida y efectivamente y mejora la percepción negativa de la inversión, podría impulsar el crecimiento económico. No obstante, añade que es “difícil” que estas inversiones incidan en su proyección de crecimiento del país. Es muy poco probable que la agencia calificadora Moody’s actualice su perspectiva crediticia para México hasta mediados del próximo año, dado que necesita más información sobre previsiones para 2021.”

 

(Con información de Economía Hoy.mx)

Moodys recorta previsión de crecimiento para México

Comparte este artículo:

La agencia internacional de calificación, Moody’s realizó este lunes, un recorte a sus previsiones de crecimiento del PIB real para México. Bajo para 2019 de 0.5 a un 0.2 por ciento y para 2020 bajo de 1.5 a un 1.3 por ciento,

La inversión en particular ha sido duramente golpeada, mostrando grandes contracciones sucesivas año tras año” y, como resultado, “hemos reducido nuestras previsiones de crecimiento”, declaró en un comunicado Moody’s. 

El recorte se debe a “una desaceleración significativa en el consumo privado y la inversión”

La agencia señaló que la inversión puede estabilizarse para 2020, ya que el sector privado se está acostumbrado al nuevo entorno. 

También Moody’s añadió que espera “una ligera recuperación de la inversión pública y el consumo del Gobierno”, ya que la curva de aprendizaje de la administración “se aplana y el gasto general está en línea con el presupuesto”.

En agosto 29 la firma de medición de riesgos anunciaba la rebaja de su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto a 0.5% para este año, desde un 1.2% como resultado de la “imprevisibilidad de políticas”. 

Apenas el pasado viernes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su estimado de crecimiento de este año para México a 0.4 %, desde un 0.9 % previsto en julio pasado.

 

 

(Con información de la Jornada)

Se lanza AMLO en contra de las calificadoras

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó en contra de las calificadoras Moody’s y Fitch Ratings, después de que estas bajaran la nota de México.

El mandatario criticó la metodología de las calificadores, la cual aseguró, es la misma que se usa desde hace tres décadas y no considera la corrupción.

“Respetamos esa opinión, pero seguimos sosteniendo que vamos bien, y que, con todo respeto, la falla que tienen las calificadoras y los expertos en materia financiera es que aplican la misma metodología de hace más de tres décadas, esa es la metodología que se utilizó durante el periodo neoliberal, que no tomaba en cuenta la variable corrupción. Por eso, sus pronósticos no resultan y no van a tener éxito, pero a las pruebas me remito”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Por otro lado, el político tabasqueño, reiteró en que la economía crecerá este año al 2% y al terminar su sexenio cumplirá con su compromiso de un crecimiento global de 4%.

El día de ayer, Fitch Rating degradó la calificación de la deuda soberana de México de “BBB+” a “BBB”, lo que significa que hay menos confianza en la capacidad del País para solventar sus deudas, por su parte, Moody’s, cambió la perspectiva de la calificación de deuda del País de estable a negativa y confirmó la nota en A3.

Moody’s y Fitch dan otro duro golpe a México

Comparte este artículo:

La agencia calificadora Moody’s bajó la perspectiva de la deuda soberana de México de “estable” a “negativa”, lo que representa un deterioro a pesar de que la calificación del país permanezca en el nivel A3.

De igual forma, Fitch Ratings bajó la nota a ‘BBB’ desde ‘BBB+’, y colocó al país en perspectiva estable, pero también es un criterio negativo para el país.

Lo anterior derivó en una caída del peso frente al dólar que sufrió una apreciación de 1.08 por ciento a los 19.79 pesos por dólar, después de que el Banco de México había cerrado las operaciones del martes en 19.5170 unidades.

En el caso de Moody’s, cambiar la perspectiva a negativa de las calificaciones A3 de México fue motivada por “el debilitamiento del marco de política en dos aspectos clave, con potenciales implicaciones negativas para el crecimiento y la deuda”.

“(En primer lugar) las políticas que ahora son menos predecibles están afectando negativamente la confianza de los inversionistas y las perspectivas económicas de mediano plazo. Segundo, menor crecimiento económico, aunado a cambios en la política energética y al papel que juega Pemex, introducen riesgos para la perspectiva fiscal de mediano plazo, a pesar del compromiso del gobierno con mantener una política fiscal prudente en el corto plazo”, señaló la agencia.

Por su parte, Fitch refiere que la baja de calificación soberana de México refleja una combinación del incremento del riesgo para las finanzas públicas que representa el cada vez más deteriorado perfil crediticio de Pemex además de pronósticos de crecimiento cada vez más débil, lo cual es exacerbado por amenazas externas de tensiones comerciales, algo de incertidumbre en la política doméstica y restricciones fiscales.

Los ajustes se dan en un contexto de negociaciones entre México y Estados Unidos para llegar a un acuerdo sobre los aranceles a productos mexicanos que pretende imponer la Administración de Donald Trump, medida que, de no detenerse, entraría en vigor el 10 de junio.

Dará Moody´s beneficio de la duda a AMLO

Comparte este artículo:

Aseguró Moody´s que le dará el beneficio de la duda al actual Gobierno federal sobre las acciones que lleva a cabo en PEMEX, por lo que afirmó que en el primer semestre no hará cambios a la calificación crediticia de la petrolera.

Nymia Almeida, vicepresidenta Senior de Moody´s dijo que durante ese tiempo PEMEX deberá demostrar rentabilidad, que se duplicará la inversión en exploración y producción, así como también en otras acciones para mejorar resultados.

“Queremos darle el beneficio porgue este Gobierno viene con un mandato muy fuerte en reducción de gastos, en costos, y eso es justo lo que necesita la empresa. Si no le ha alcanzado el dinero para invertir, para estabilizar la producción, es porque ha gastado más de lo que debería en proyectos que en otras partes del mundo cuestan más barato”, aseguró.

Almedia recordó que la calificación actual de PEMEX por parte de Moody´s es de BAA3 con perspectiva estable, y que de no entregar resultados positivos, será mas difícil, pero no se hará ninguna acción hasta ver el primer semestre.

 

 

Moody’s advierte que el fin del TLCAN provocaría recesión en México y un dólar a 27 pesos

Comparte este artículo:

A pesar de que analistas e instituciones prevén que durante las siguientes rondas de renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) se lograrán grandes avances, Moody’s ha planteado escenarios conflictivos en donde el dólar podría alcanzar los 27 pesos este año, y podría bajar a 24 en 2019, esto en caso de que no se llegue a un acuerdo y finalice el tratado.

En este escenario Moody’s plantea el fin del TLCAN y Estados Unidos impone selectivamente aranceles mucho más altos por las normas de la nación más favorecida de la Organización Mundial del Comercio (OMC), además de introducir barreras no arancelarias al comercio que producirían una recesión en México.

En conferencia de prensa Jaime Reusch, analista soberano de Moody’s México, indicó que ese es un escenario muy poco probable, pero decidieron plantearlo porque aún persisten riesgos.

Indicó que conforme van avanzando las negociaciones ellos prevén que el TLCAN 2.O será un acuerdo exitoso.

En lo que se refiere a la inflación, en el peor de los escenarios planteado por la firma calificadora ésta podría alcanzar una inflación del 7 por ciento al cierre de 2018.

Moody’s advirtió que prolongar la discusión para buscar un acuerdo después de abril podría elevar la incertidumbre sobre la posición de México en el acuerdo ya que la incertidumbre y volatilidad podría potenciarse al combinarse con el proceso electoral que se efectuará en julio.