El claroscuro europeo: la derecha

Comparte este artículo:

El resurgimiento de la derecha y el retorno de los partidos de extrema derecha a la palestra sigue extendiéndose por Europa. En Grecia, el pasado fin de semana, Nueva Democracia, logró quitar del cargo al progresista Alexis Tsipras y hacerse del gobierno, lo que para el país podría supone tener una relación mucho más cómoda con el FMI, el Eurogrupo o la Alemania de Merkel. Sin embargo, tener como líder al conservador Kyriakos Mitsotakis implica tener un ministro cuyos familiares y allegados son famosos porque han vivido de la política por muchos años y siempre están rodeados de empresarios.

La confianza que dieron los europeos a las formaciones de izquierda parece ser que no cumplieron con las expectativas, pues poco a poco el electorado acude cada vez más a las urnas para castigarlos o de plano no van a votar. Sí, hay casos donde la izquierda sigue liderando el gobierno (España) y otros donde la alternativa al neofascismo apenas se impone (Francia), pero eso no quita que haya otros donde la presencia de partidos de derecha sea endémica (Alemania, Países Bajos, Polonia).

¿Por qué los europeos están regresando a las formaciones de derecha y quitan el voto de confianza a la izquierda? Porque encuentran en los conservadores y nacionalistas la esperanza de volver “al modelo de antes”; el deseo de vivir como en tiempo previo a la crisis y sentir como si no hubiera pasado nada. En términos económicos (que es por lo que realmente se mueven muchos asuntos políticos), tradicionalmente se asocia a la derecha con crecimiento. Pero claro, lo importante es leer las letras chiquitas y darse cuenta de que la macroeconomía no significa que la riqueza siga siendo acumulada entre algunos. De hecho, es completamente al revés.

Aunque en el horizonte se ve una época de vacas (muy) flacas para la izquierda, hay tres temas que, de ser utilizados de manera estratégica, pueden mantenerla vigente y quitar el foco del tropiezo en la gestión de la crisis: la reivindicación de los derechos de la mujer, el movimiento LGBT y la preocupación por el cambio climático. Los tres son cada vez más visibles y, por más obvio que parezca, la afinidad entre los seguidores de estos movimientos y las formaciones de izquierda tiene un origen en particular: todos ellos han compartido la trinchera ir en contra del statu quo y, por ende, se encuentran muy alejados de las formaciones políticas que defienden los valores tradicionales. ¿Les parecería congruente que, por ejemplo, el PAN aquí en México hablara de impuestos al carbón o al uso de combustibles fósiles? Pongo este ejemplo porque del tema de la familia, la mujer y la diversidad sexual no hace falta hablar para establecer mi punto.

Pero ¿es posible que las formaciones políticas puedan hacer suyas estas causas? A pesar de que siempre han existido partidos animalistas o verdes (no, el que tenemos en México no cuenta, de verdad), las otras dos causas mencionadas no suelen estar encasilladas en una única formación política. Un ejemplo podría ser el del partido progresista español “Podemos”. El más que guiño de hacerse con el electorado feminista en las pasadas elecciones -renombrando a su partido como “Unidas Podemos”- no es que le haya salido bien que digamos: el voto de la izquierda se concentró en el socialismo español (PSOE) y están prácticamente fuera de los cargos importantes del gobierno.

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”, decía Antonio Gramsci, filósofo marxista, cuando hablaba sobre los cambios y la crisis. Y sí, los viejos monstruos de la intolerancia y la represión están resurgiendo, pero quienes son los primeros en combatirlos no pudieron ganar la batalla y ven en sus raíces el único refugio a los problemas. Vaya, en español, “más vale malo conocido que bueno por conocer”. ¿Será? Ojalá que no.

#ElNidoDelGavilán: “El uniforme neutro: El machismo en falda”

Comparte este artículo:

En los pasados días, Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la capital de la República, en un evento con el secretario de Educación federal, Esteban Moctezuma, presentó la idea de tener un uniforme neutro en las escuelas de la Ciudad, buscando una igualdad de género entre niñas y niños.

Sostuvo: “Quedaron atrás las épocas en donde las niñas tenían que traer falda y los niños pantalón, eso ya pasó a la historia, ahora los niños pueden traer falda si quieren y las niñas pantalón, si quieren”.

Desafortunadamente, la noticia hizo eco en el recalcitrante machismo de la sociedad mexicana. En lugar de reportar la nota tal y como Sheinbaum lo sostuvo, la gran parte de los medios sacaron el encabezado “Los niños podrán usar falda en las escuelas de la CDMX”, que en parte era verdad, pero que la real intención era denostar la idea de Sheinbaum insinuando la injerencia de la “ideología de género” en la decisión.

Peor aún, algunas voces acusaron a la Jefa de Gobierno de querer volver homosexuales a los niños… Tan machista es nuestra sociedad, que no solo tergiversaron el mensaje, aprovecharon para mandar un mensaje de odio a todo lo que pudiera estar vinculada a la comunidad LGBT -que ni estaba metida en la discusión, demostraron lo torcida que tienen la mente por pensar que una falda hace cambiar la preferencia sexual de alguien y lo más importante, se olvidaron que el grupo favorecido de la medida eran las niñas.

De este modo, no solo volvieron a invisibilizar a las niñas en su derecho de usar más prendas en las escuelas, sino que el machismo centró el caso en los niños… Es más importante que un niño NO use falda a que la niña no use falda.

Para rematar, salió la SEP a retractarse, a dar mensajes contradictorios y olvidarse de la falda en niños, agravando la situación pues deja en la ambigüedad el tema y se doblega ante la prensa conservadora.

Más allá de que si un niño va o no con falda a una escuela, esta polémica nos recordó el machismo recalcitrante en la sociedad y a los melancólicos de los roles de género.

Lo dicho, dicho está.

“Es intelectualmente corrupto abogar por enseñar menos cosas”: Entrevista a Ophelia Pastrana

Comparte este artículo:

La primera vez que conocí el nombre de Ophelia Pastrana fue cuando supe mediante un tweet que fue desinvitada del evento TEDxUDEM para que la Universidad de Monterrey no estuviera ligada a controversias. Esto obviamente llamó mi atención, ya que al ser la universidad a la que pertenezco, no me pareció en lo absoluto. Claro que, hubo un comunicado después del tweet previamente mencionado por parte de la UDEM, que parecía más como control de daños.

 

La primera vez que vi a Ophelia fue durante la Marcha Por la Diversidad LGBT en Monterrey, el 1 de junio de 2019. Siendo esta mi primera marcha, estaba emocionada y a la vez nerviosa, sin saber qué esperar. Faltando 15 minutos para arrancar la marcha, por fin la presentaron: Ophelia Pastrana, mariscala de la marcha de la diversidad. Dio un pequeño discurso de bienvenida, y procedió a tomarse fotos con algunos de los asistentes a la marcha.

 

Por un momento olvidé que yo, además de ser asistente a la marcha, iba en mi rol de reportera. Llegué un poco tarde al lado de Ophelia, pero al llegar, la abracé y pregunté cómo estaba. Después de entablar una pequeña conversación cordial, le expliqué que era reportera de Altavoz Mx, y que me encantaría tener una pequeña entrevista con ella acerca de temas actuales del país. Me explicó que estaba un poco corta de tiempo, pero con mucho gusto escribió su número de Whatsapp en mi celular para ponerme en contacto con ella.

 

Acordamos tras la marcha que sería una entrevista no convencional; una entrevista online. Así, podría ajustarse a su agenda, probablemente muy saturada. A continuación, una transcripción de todos estos mensajes y notas de voz:

 

Ophelia Pastrana: Te voy a ir respondiendo pregunta por pregunta para que te quede un audio por aparte. Disculpa la demora, mi llegar a la Ciudad de México estuvo un poco atropellada. Pero ya estoy organizada y soy tuya, entonces vamos con tus preguntas, un audio por pregunta.

 

Roby Portilla: Se me hace muy interesante cómo pasaste de ser física a activista. ¿Podrías explicarme un poco ese cambio? ¿De dónde vino, el porqué…?

 

OP: Bueno, ahí te va. Tiene que ver con mi carrera laboral. De hecho, arranquemos por acá; yo no me considero activista. Yo sé que así me presentan en muchos lugares, agradezco mucho, lo considero un galardón, aún así yo prefiero dejarle esa medalla de activista a la gente que está ahorita llevando las leyes a dónde hay que llevarlas y diciéndole a la gente de gobierno cómo es, de frente. ¿Me explico? Yo soy comunicadora. Yo trabajo en el rubro de la comunicación, soy influencer también, soy youtuber y comediante. Entonces yo prefiero decir que soy megáfono de activistas, ¿sabes? Me gusta dejarle ese espacio de activista a los activistas. (risas) Y si bien podemos argumentar que una persona visible es una forma de activismo, pues sí, sí lo es. Prefiero de verdad celebrarle el activismo a quién lo hace.

 

Entonces, ¿cómo acabó Ophelia siendo comunicadora? Yo soy youtuber porque llevé agencias de comunicación digital, porque originalmente yo vendía servicios de programación para empresas. Yo hacía sus websites. Por hacer sus websites, pues yo veía que se quedaban vacíos, entonces un día les dije a estas empresas: “oigan, ¿y si me dejan venderles el servicio de que sus websites siempre tengan contenido?” Entonces comencé a contratar gente, comencé a escribir para los websites y a enfocarme en lo que debía de alimentar el website, ¿sabes? Una cosa es programarlo, pero me daba rabia que quedaban ahí vacíos y que nunca los usaban. Un día se convirtió de solamente escribir los websites a que solamente me contrataran el servicio de contenido. Y después el servicio de contenido se volvió en no sólo texto, sino en audio y video. Entonces comencé a contratar gente para el audio y video. Entonces una cosa llevó a la otra y comencé a ser yo haciendo ese audio y video. O sea ese momento que me senté frente a la cámara y dije “a ver, yo presento este show” pues creo que puedo decir “se acabó todo ahí.

 

Entonces yo me volví youtuber. Y ha sido una carrera espectacular, porque de ahí entonces me enfoqué en ser una buena persona para la cámara y eso me llevó a estudiar y aprender de comedia, entonces ahora soy comediante. Pero entonces luego la comedia me llevó al teatro, entonces ahora estoy en teatro (risas). ¿Ya ves por dónde va todo esto?

 

Y entonces en últimas, mi activismo es porque he estado en lugares donde hay gente muy famosa, muy conocida. Lo que presentan como mi activismo, los que dicen “es que esta Ophelia es activista” es porque me la paso todo el día hablando del tema LGBT, pero porque me da mucha rabia que existe gente muy famosa que no dice que es LGBT. Perdón, ¿eso qué? ¿A costa de qué, o sea qué ganan, me explico? Porque los grandes artistas cuando salen del closet, sabes los Ricky Martin del mundo, la neta siguen vendiendo. No es como que “oh no, ya que salió del closet nadie sabe quienes son.” Al revés, salir del closet hasta los hace más famosos porque tienen mucha prensa. Entonces me muero de la rabia que exista gente súper conocida, haciendo contenido de la música y las artes y no digan que son gay cuando todo mundo ya sabe. Y también por eso me enfoco mucho en la visibilización.

 

RP: Fuiste considerada por Forbes como una de las 100 mujeres más poderosas de México. ¿Eso ha influido en la manera que utilizas tu plataforma en redes sociales?

 

OP: De hecho, pues, dos años fui de la lista Forbes de las 100 mujeres, luego el año pasado también estuve en la lista de la BBC que se llama BBC 100, eso también, tremendo galardón. Luego también este año fui Mary Claire Role Model, eso también pasó, y en Monterrey ahora fui la mariscala (risas).

 

Nada de esto cambia nada, para mi son herramientas para visibilizar la comunidad, la gente y el mundo LGBT. Yo acepto estos galardones porque la verdad es que sí se siente muy bonito, pero del otro lado, siempre y sin falla, hago lo posible para llevar la conversación hacia el tema LGBT. Es más un tema de “que bueno que le estén dando este galardón a una persona trans, porque les voy a decir algo: la gente , no lo saben, pero estamos en todos lados.” ¿Me explico? Y entonces aprovecho más bien para usar esto, para que a nadie le digan “por ser trans no vas a salir adelante” o que a nadie le digan “la gente LGBT se queda sin carrera,” cosa que me han dicho. Como que sales del closet y entonces ya te corren. Es de “no mames guey, al revés.” Aquí estoy yo siendo una persona abiertamente LGBT sin problemas para ser quien soy. Y celebrada. ¿Sabes? Entonces, prefiero usar esos galardones para eso, que para engrandecer quien es Ophelia. Entonces la comunicación no ha cambiado nada, más que ahora yo tengo herramientas para compartirle a la gente para que cada quien pueda decir “no, es que sí se puede.” Yo creo que me gusta más eso, de las menciones de los galardones de mi vida (risas).

 

RP: ¿Qué opinas acerca de la recién aprobada reforma educativa, que incluye ideología de género dentro de su programa?

 

OP: Pues es parte del porqué yo soy una persona visiblemente LGBT. Si lo mío se hubiera enseñado en el colegio, en la prepa, en la secu, otra historia hubiera sido para mí. Yo salí “del clóset” a los 28, eso para los estándares de hoy es anciana (risas). ¡Hay gente que está saliendo del clóset a los 6! Y a los 6 ya no sé si es “salir del clóset” o si sólamente están anunciando algo. Porque no tienen nada de escondido, ¿sabes? Es que el clóset implica  que tú estás escondiendo algo.

 

Como sea, el punto es, yo creo que el motivo por el cual todo el mundo está hablando del tema LGBT, las películas, ¡tú!, los periódicos y noticieros, las series de tele, porque de repente todo mundo está hablando de esto, es porque esto no se enseña en las escuelas. Si en las escuelas les dejaran saber a los niños cómo es la vida LGBT te lo juro que uno o dos se calma. Además para rematar, los niños no tienen estos prejuicios, son los adultos. Entonces el problema es que al no incluir temas de género creciendo, pues estás enseñando a discriminar, por medio de que hay tantos adultos que traen esa educación porque a ellos no se les enseñó.

 

Y luego, he aprendido también yo que con el tiempo, todo el mundo, bueno la gran mayoría de la gente, lo que tiene es un problema de baja exposición. Es como… la gente no es naturalmente homofóbica tampoco. Excepto quizás algunos tres o cuatro. Se les enseña también a ser así. Entonces me parece espectacular que se incluyan temas de género y perspectivas de género.

 

Porque es que voy a decir algo acá acerca del mal llamado “ideología de género” y es que se considera que las ideologías están mal. O sea aparte el tema es que que se dice “es que ustedes están enseñando ideologías,” no? Lo opuesto a la ideología de género, lo que propone, no quiero decir… lo que propone la gente que está en contra de la ideología de género, no es la naturalidad, como dicen ellos. ¿Sabes? Por que dicen “¿por qué no les enseñan la biología?” No, lo que están proponiendo ellos es la teología de género.

 

Porque son las mismas personas que regañan y dicen: “ustedes quieren cambiar los roles e imponer roles a los niños,” y luego se voltean con sus niños y les dicen “Carlos, deja de jugar con muñecas. Perdón pero ese es un rol. Y es que están asumiendo que justo la gente tiene que actuar de cierto modo y pues no, de hecho eso es impositivo. Tan impositivo es que ya estás naciendo que tus papás van y te perforan las orejas. Nos culpan a las personas en la comunidad LGBT de querer modificar los cuerpos de las personas trans, “ustedes quieren ir en contra.” Perdón pero ustedes son los que le están circuncidando los genitales a sus niños (risas) recién nacidos. ¿Quién está modificando? ¿Quién está haciendo cosas de modos impositivos?

 

Entonces en eso, enseñar más no puede hacer daño. No puede hacer daño, te lo juro. Yo no entiendo cómo se les ocurre no enseñar algo que sucede tanto en la humanidad. Porque, es como andar por ahí de repente diciendo “vamos a enseñar de todo menos que los hombres van al baño,” no sé (risas). “Vamos a enseñar acerca de México, menos de la existencia de Nuevo León y Tlaxcala. ¿Por  qué? Pues porque no, la ideología de estados.” No sé, ¿me explico? (risas)

 

Y volviendo al tema de ideología, justo, me da mucha rabia que lo propongan como negativo. Porque las ideologías son inventos del ser humano para el bien. ¿Sabes? O para nuestro desarrollo. O para nuestra formación. Las leyes son una ideología, no son naturales. No, lo que pasa es que para ellos no son negativas porque las leyes, pues técnicamente las deja Dios. ¿Me explico? Entonces las consideran tan naturales como las plantas, pero el problema es que sabemos muy bien que en un estado laico todas las leyes son ideológicas. Así que, ¿de cuándo acá el género no puede ser ideológico también? Y puedo seguir hablando de esto por mucho tiempo, pero bueno.

 

El caso es, me parece espectacular que se levanten estos temas, porque en última, no educarlos es violencia. Y encima de eso, el mero motivo que nosotros como medios de comunicación estemos enfocados y dedicados a hablar todo el santo día de ideología de género y los temas LGBT, es porque no se enseña en las escuelas. ¿Sabes? Dónde se deberían de enseñar las cosas. Entonces nosotros en los noticieros diciendo “a ver, la L quiere decir lesbiana, la G quiere decir gay, la B quiere decir…” ¿sabes? ¡Cosas que son de escuela! ¿Me explico? (risas)

 

Ojalá las enseñen más a los niños chiquitos, porque en últimas, de nuevo, más información, más educación es mejor que menos. Abogar por menos educación es un poco corrupto, desde lo intelectual es intelectualmente corrupto abogar por enseñar menos cosas.

 

RP: ¿Crees que sea necesaria la inclusión de la ideología de género dentro de los programas escolares?

 

OP: Pero por supuesto, por supuesto. Mira digamos que… vamos a hacer un supuesto. Digamos que hace 10 años no había tanto motivo, porque no se hablaba tanto de los temas LGBT. ¿Pero ahora que se está hablando tanto? ¿Sabes? Ahora que hay temas LGBT en tantos lugares, hay gente abiertamente LGBT en tantas esquinas, no enseñarlo es como no enseñar lo que es un celular. Pues sí, los celulares no se enseñaron en los ochentas, ¿no? Tú ibas y nadie sabía lo que era un celular en el colegio en los ochentas, pero hoy en día no enseñar lo que es un celular y el wifi… pues ya está acá. Entonces por supuesto que hay que educar y enseñar. Es que, de nuevo y lo voy a volver a repetir. Evitar enseñar un tema, sólo porque a alguien le incomoda, me parece intelectualmente corrupto.

 

RP: ¿Qué piensas acerca de los grupos opositores, como el Frente Nacional por la Familia, que están en contra de la ideología de género, la homosexualidad y la comunidad LGBT en general, el aborto, etc.?

 

OP: Suelo hablar de ellos como los grupos antiderechos, como el Frente Nacional que están en contra de la ideología de género. De hecho he sido eje de sus ataques mediáticos. Con Familia en particular se burló mucho de mí públicamente y publicó una imagen con mi foto, sin ni siquiera pedir permiso ni nada, literal un ataque personal cuando me rechazaron una invitación para ir a la UdeM. Entonces, pues nada. He tenido varios acercamientos.

 

Siento que son tantito cobardes en sus enfrentamientos, porque los he invitado a dialogar varias veces y nunca se aparecen. Cuando estaban hablando con su (inaudible) naranja, yo les dije que quería un tiempo con el señor Dabdoub, y lo único que hicieron fue publicar una imagen en sus redes sociales burlándose de mí. Entonces entre “vamos a dialogar” y burlándose de mí, yo creo que hay una larga brecha. Peor bueno, el caso. ¿Qué opino acerca de ellos? Primero que todo, están dando unas muy fuertes patadas de ahogado, porque están tratando de cambiar algo que es muy complejo de dar para atrás, ¿sabes? ¡Y lo están haciendo para proteger a un grupo! A un grupo de gente muy específico que en última no representa la población.

 

La verdad es que ellos, según representan a la mayoría de la población mexicana, pero me queda claro que no es verdad. Y sus modos son groseros y agresivos. Lo que más me salta de ellos, y lo han dicho en su comunicación, es que ellos no están abogando por la familia natural. Ellos están abogando por la ley de Dios. Hace nada, justo en las redes sociales de Con Familia, publicaron un video acerca de cómo la gente LGBT atenta contra… no sé, explican sus motivos, es un pequeño manifiesto, de hecho. El porqué la gente LGBT atenta contra la familia natural y por qué importa. Y uno de los motivos que dan en es justo porque dicen que las ideologías de género atentan contra la ley de Dios. Así. Y muestran una biblia durante ese momento y dicen que el orden natural son las leyes de las cosas que no cree este país. Estamos viviendo en un país laico, ¿me explico?

 

A fin de cuentas no sólo es el tema de la familia, yo creo que se agarraron de ahí porque es lo más visible pero quieren imponer una ley que es teológica, ¿sabes? Y entonces eso, yo creo que es un esfuerzo vacío. Este país tiene fundación en su desarrollo histórico sobre la separación del estado y la iglesia. Pero como sea, de todos modos sabiendo eso, es muy evidente también que sus métodos son tantito corruptos desde lo intelectual. Nuevamente. Porque, sabes, la misión del conservador es (inaudible), ellos quieren preservar lo especial infinito. Y está bien, yo no quiero que los seres humanos desaparezcan. Pero ellos se sienten amenazados por la comunidad LGBT. Y eso es miope. Porque ellos insisten que si se permite el matrimonio gay, ahora todos los matrimonios van a ser gay. ¿Quién les dijo eso? ¿Quién dijo eso?

 

Si existe la masculinidad frágil, pues también existe la religión frágil. Nadie los está obligando a ellos a casarse con hombres si son hombres, o a casarse con mujeres si son mujeres. Es sólo que se permita, aparte, también se va a permitir la heterosexualidad. Es que la comunidad LGBT no ataca contra la comunidad heterosexual. ¡Es más, hay mucha gente heterosexual en la comunidad LGBT! Yo soy una mujer trans, si mi novio resulta ser un hombre trans, ahora somos una pareja heterosexual, ¿me explico? Y ambas personas en esta relación, mi novio y yo, somos trans. Y ya.

 

Entonces, en eso, me parece miope, mal informado, y además agresivo sin necesitarlo. Y si además, el problema fuera que la gente LGBT atenta contra la reproducción, porque es lo que dicen, si la amenaza es que nosotros vamos a acabar con el sistema de reproducción del ser humano, ¿pues también dónde están las marchas en contra del divorcio, dónde están las marchas en contra de la gente que ya se han casado, ya pasaron dos años y todavía no han dado a luz a ningún bebé? Oye, pues no sé, te tienes que reproducir, ¿no?

 

O sea, de todas las posibles amenazas a la reproducción, solamente se agarraron contra una. Entonces es muy conveniente porque como es un grupo marginalizado que ha sufrido mucha violencia, entonces respondemos. Respondemos y les estamos dando luz. Entonces lo que yo pienso es que están atacando a la gente LGBT para promocionarse, porque ellos solitos saben que su causa no tiene la suficiente visibilidad posible, no tienen el peso suficiente, su causa es tan vacía que solita no se mantiene a flote. Entonces nos tienen que usar a nosotros para promocionarse. Y por consecuencia se la pasan golpeándonos desde la agresión, y bulleándonos para que nosotros hablemos de ellos. ¿Sabes?

 

Como que he llegado a pensar que es la realidad de su caso. Porque en últimas, la misión no es eliminar a la comunidad LGBT, la misión de esta gente es imponer un estado que no sea laico. Y eso es algo que yo creo no se comenta lo suficiente, sólo se habla de las familias, pero la verdad es que ellos están acá, pues por fines cristianos, ¿sabes? (risas).

 

Es más, por fines de su religión para imponer su religión. Y vivimos en un acuerdo de país que no está hecho para eso. Porque la gente no es enteramente como ellos. Hay que creer en la diversidad. La diversidad es sana, hasta para la genética (risas), hablando de reproducción.

 

Me rebaza, que su misión sea bullear a la gente LGBT para conseguir promoción para que luego, argumentar que el país necesita de más iglesias. ¿Sabes? (risas). Está muy roto todo ese cuento. Y me rompe que para rematar, todo esto se haga con fines de evitar el diálogo. Es como, son tan vacíos a la hora de acercarse a la gente LGBT, que me da un poco de dolor de estómago que esto se permita. Porque además, parte de su mera retórica, impulsa la violencia, y estamos viviendo en el peor país de Latinoamérica, quizás que no del mundo, para ser una persona trans, por ejemplo. Estamos viviendo en uno de los países donde más se agrede a la comunidad LGBT, del mundo.

 

No solo es torpe, es violento, es agresivo y sin necesitarlo. Porque, yo no estoy aquí para desaparecer a la gente de la religión. La diversidad no existe sin personas de la religión. Pero pues ellos juran que si se permite el matrimonio gay, ellos van a tener que casarse con hombres cuando nadie dijo eso. Pero pues ahí van, ¿no? A asustar a la gente con los temas de la diversidad.

 

RP: La alternativa a la ideología de género propuesta por estos grupos es que sean educados por sus padres. ¿Crees que sea esta una solución efectiva para la desinformación acerca de la ideología de género?

 

OP: Pues mira, hay un motivo por el cual existen escuelas (risas), y es porque educar a la gente en casa evidentemente lleva a desinformación. Sin mencionar que, a ver, el derecho a la educación es algo que debe proponer el estado. Perdón pero, es algo de nuestra democracia, nuestro sistema de vida. Vivir en un país que abogue por que cada quien se auto eduque, yo creo que es una propuesta que atenta contra el Estado. Y que atenta contra un bonito modo de organizarnos para vivir, ser y existir. En últimas, la educación no debe de ser algo de casa, ¿me explico? Y bien que la recibimos en casa, y tenemos el internet y nos sentimos muy poderosos en esta época pero en últimas, para eso tenemos un Estado y para eso pagamos impuestos, y para eso trabajamos para ser una sociedad.

 

Porque aún así, digamos que por algún motivo es buena idea educar a todo mundo en casa por sus propios caminos. Digamos que nos vamos a volver personas bien derechistas de “¡vamos a achicar este gobierno!” y todos carguen de su propia vida y su propia cuenta y adiós tener sistemas de sociedad y compartidos. Aún así, educar a todo mundo en casa no socializa. Entonces aún así sigue siendo rota la propuesta. Porque parte de la vivencia escolar es que tú te topes con diversas propuestas de vida que no son la tuya.

 

Así que, siento yo que abogar por que la gente se eduque en casa, pues crea distancia y diferencias. Crea división y crea odio, y no enseña a convivir. Vivimos en una sociedad heterogénea que tiene gente de todos lados, porque la diversidad no es solo gente gay. La diversidad es gente de color, gente indígena, la diversidad es mujeres, gente que no creció como tú, que no habla como tú y no se viste y presenta como tú. Eso también hay que enseñarlo. Así que enseñar en casa será una opción para quien quiere enseñar poco. Pero no son siquiera una persona de bajo nivel de educación. No.

 

Parece chiste. Es como si yo educara a mis niños en casa pero no les mencionara ni matemáticas ni física, ni música, ni historia, porque son en contra de mis creencias. Pero yo creo que eso es violento contra el niño o contra la niña. Teniendo toda esta información, toda esta educación y toda esta exposición de mundo, limitar acceso a información a una persona, que está creciendo, es violento. Entonces, pues me parece que, si bien entiendo, que estos padres quieren que los niños no estén expuestos a la comunidad LGBT, el motivo me parece también muy roto. Porque lo que están diciendo es que “si a mis niños les hablan de la gente gay, se van a volver gay.” (risas) Y es que, creo que eso quiere decir que de entrada, no tienen idea de cómo funciona nada de esto. Segundo, es muy probable que sí tengan hijos que son gay. Entonces, de cierto modo esto es como no enseñar que tienes un cerebro, ¿sabes? Es como, ¿cómo niegas que hay algo de la vida? Es como no enseñar que hay perros y gatos, de repente van a ver un perro o un gato y no van a saber qué es. Es como evitar el acceso a la información que es fuerte. Y no se debería permitir en general.

 

Pero bueno, asumamos que sí se permite. En estos días de la época de… en estos días con tanto acceso al internet, con tantos modos de socializar por fuera del colegio y demás, me parece que aún así no van a poder. Imagínate tú no enseñarle a un niño a hacer algo que puede encontrar en YouTube en 10 minutos. Pues, va a tener preguntas. Y para eso es que tenemos un sistema de educación, ¿no? Atentan contra tantas cosas la propuesta de la gente del Frente Nacional por la Familia, que me asombra que los medios se colgaron sólamente de hablar de la gente gay. Porque ve la propuesta que están haciendo. Están diciendo “queremos un estado que obedezca las leyes de Dios y no las leyes ideológicas.” Porque no sólo es el tema de género. Ellos quieren que la Biblia sea la guía de vida. Y entonces, y de paso nomás por dejarlo dicho, busca los videos de Con Familia, en su último video, el señor Dabdoub presentando esta propuesta específicamente, diciendo que todo el tema de la ideología atenta contra el orden natural de las leyes de Dios.

 

Entonces, esos grupos quieren imponer un sistema que no es laico, que sigue las leyes de Dios, y que además, para rematar, sea impositivo para toda la gente. Seas o no religioso. Entonces yo tengo una pregunta, ¿quién está imponiendo? ¿Me explico? Y juran que por exponer a la gente a algo de información, entonces se van a volver eso. Y eso yo creo que es religión frágil, ¿sabes? Eso yo creo que es, no sé, un modo muy miope de ver cómo se maneja la información.

 

Si a un niño le enseñan qué es que alguien sea gay, pues entonces debería ser tema de los padres, más bien saber platicar, discutir e informar alrededor, ¿sabes? Yo soy del fiel creer que ni un niño debería de ser un niño religioso, ese cuento de bautizar a los niños sin preguntarles, llevarlos a que hagan la primera comunión, o si no, no se pueden graduar del colegio, es ser impositivo, violento y agresivo porque hay mucha gente que realmente no cree en esto. Lo siento, no lo creo, no lo vivo, y aún así, los llevan en contra de sus pensares.

 

Y quizás por eso los grupos de anti derechos son tan agresivos con esto. Ellos juran que nosotros les queremos imponer cosas porque en eso admiten, indirectamente, que ellos saben que nos están imponiendo cosas acá, ¿sabes? Si no estuvieran siendo impositivos con la gente que no es religiosa, entonces no sentirían, no se sentirían como… has de cuenta que el tigre cree que las rayas… ¿cómo es? Son de su nivel, ¿sabes? Se me fue ese dicho, pero yo sé que cuento con tu imaginación (risas). Ese cuento de que ellos juran que todos son como ellos, entonces, ellos juran que les vamos a imponer una vida gay, están realmente confesando que saben que nos están imponiendo a nosotros algo. Y eso vale la pena analizar.

 

Siento yo que cómo sea, digamos que aún que si se salen con la suya, su solución no es efectiva, porque en la era del internet, al menos de que críen a estos niños sin celulares, sin acceso a internet, sin acceso a la comunicación y sin llevarlos a ningún lugar de la ciudad, básicamente, entonces pues sí. Puede que no vean a alguien gay. Parece chiste, de pasada que los críen sin electricidad… (risas). Yo creo que es de todos modos inevitable, educar a los niños sin presentarles que existe algo que se llama el mundo LGBT. No van a poder ser personas de la sociedad si no consideran que hay diversidad. Es como si de repente yo dijera “¿sabes qué? Enseñar que hay gente que viene de otras naciones, ¡Uy no! Eso me parece que va en contra.” Entonces, ¿cómo haces para educar a alguien y decirle que Japón, EEUU, Alemania, no existen? ¡Un día van a enterarse que sí existen! ¿Y entonces ahora qué?

 

RP: ¡Muchísimas gracias! Creo que eres una gran mujer, súper admirable con puntos muy interesantes.

 

El resto de nuestra conversación de WhatsApp trata de diferentes puntos de vista, videos, contactos y demás, para fundamentar más este tema de la diversidad e ideología de género. Me gustaría considerar ahora a Ophelia como una nueva amiga, quien me dejó claro que siempre estaría dispuesta a dialogar conmigo acerca de estos temas. Le agradezco muchísimo por su tiempo y dedicación a esta entrevista, y espero tener un nuevo diálogo con ella pronto. 

Aprueban matrimonio igualitario en San Luis Potosí

Comparte este artículo:

Se modifica el Código Familiar para establecer el matrimonio como la unión entre dos personas sin importar su orientación sexual. 

El congreso de San Luis Potosí aprobó por mayoría el día de ayer, el matrimonio igualitario en el estado, con 14 votos a favor, 12 en contra y 1 abstención.

Este dictamen, promovido por la Comisión de Derechos Humanos del estado, modifica la ley que consideraba el matrimonio como una institución jurídica entre un hombre y una mujer, aceptando a las uniones de parejas del mismo sexo sin necesidad de amparos. 

Durante el debate a decidir y antes de la votación, Pedro Carrizales, mejor conocido como “El Mijis”, recordó a los legisladores que su trabajo es representar al pueblo y no sus intereses personales. Recordó también la necesidad de representar el grupo LGBT.

“Les quiero hablar con el corazón. Debemos cambiar nuestra conciencia social, legislemos con respeto a los derechos humanos, estamos en un momento histórico porque esta es la generación que ama con libertad. Hasta la victoria siempre”. dijo.

“El Mijis” alentó a sus compañeros a poner de lado sus creencias personales y legislar poniendo de lado las creencias y moral de las personas, ya que “no nos afecta que personas del mismo sexo se casen, venimos a representarlos, no a representarnos basado en lo que individualmente creemos.”

El dictamen aprobado la mañana de ayer reforma el artículo 15, 105 en su párrafo primero y el 133 del código familiar de San Luis Potosí para establecer el matrimonio como una unión de dos personas sin importar su sexo, y asegurar los mismos derechos para toda la población. 

Fueron los diputados locales de Morena, PT, PVEM y PRD quienes votaron a favor y en conjunto aprobaron el matrimonio igualitario. El PRI y el PAN votaron en contra de la iniciativa.

Con San Luis Potosí, ya son 18 los estados mexicanos que aprueban la unión entre dos personas. 

 

(Con información de SDP Noticias)

#HojaDeRuta: “Elecciones en EEUU: un nuevo tablero”

Comparte este artículo:

Las elecciones de medio término en Estados Unidos estaban siendo observadas por el mundo entero, y por México en particular, pues sus resultados tendrán impacto directo sobre la presidencia y agenda de Donald Trump.

En general, se considera que las elecciones de medio término suelen tener un elemento de referéndum hacia el presidente en turno, pues la ciudadanía decide si aumenta, mantiene o retira el apoyo legislativo a su administración.

A continuación, cinco consideraciones sobre los resultados.

– Fue una victoria demócrata, y por tanto, un golpe a la administración Trump. El partido azul recuperó el control de la cámara baja (House of Representatives), lo cual significará un claro freno al actual presidente, además de aumentar la presión para intensificar investigaciones existentes y abrir nuevas. Como lo habían señalado las encuestadoras serias, el Senado fue retenido por los republicanos, pero en el ámbito de las gubernaturas también avanzaron los demócratas, quienes ganaron 7 nuevos estados, mientras que el partido del presidente perdió 6.

– Hubo un crecimiento general de la votación demócrata, incluso en distritos donde ganaron los republicanos. En 317 distritos se dio una mayor votación demócrata respecto a 2016, y en promedio nacional la votación para este partido creció 10 puntos. Esto puede leerse como síntoma de inconformidad hacia la administración de Trump, además de un fortalecimiento de su oposición para pelear la presidencia en 2020. Sin embargo, la llamada “ola azul” de los demócratas fue de menor intensidad que la lograda en 2006. Este excelente gráfico del New York Times explica los datos anteriores: https://www.nytimes.com/interactive/2018/11/07/us/politics/how-democrats-took-the-house.html

– La división entre lo urbano y lo rural se mantiene. La fortaleza de los demócratas se concentra en los grandes centros urbanos, mientras que los votantes de poblaciones pequeñas tienden a votar republicano. Esto configura un país cuya división ideológica, que es cada vez más profunda, también tiene una clara expresión territorial. El apoyo urbano fue factor decisivo para que el partido de oposición lograra recuperar el control de la cámara baja. 

– El discurso cargado de odio y discriminación de parte de Donald Trump generó nuevos liderazgos progresistas que reflejan diversidad. Por primera vez habrá al menos 100 mujeres en la cámara baja, entre ellas, latinas, afroamericanas, musulmanas, indígenas y LGBT. Justamente, en esta elección ganaron más personas abiertamente LGBT que nunca, por ejemplo Jared Polis, que será el primer gobernador abiertamente gay y dirigirá el estado de Colorado.

– Los republicanos tendrán que evaluar si la base de Trump será suficiente para competir en 2020. Hacia adentro del partido en el poder existen tensiones respecto al mensaje compartido, pues mientras había voces que advertían los peligros de seguir polarizando, Trump insistió en las semanas previas a la elección con azuzar a través del tema de la caravana migrante, con alusiones racistas y discriminatorias. El aumento generalizado en votación demócrata podría poner en jaque la estrategia de mantener la lealtad de la base, sobre todo si votantes moderados que apoyaron a Trump en 2016 se han desencantado al no compartir sus posturas radicales, y prefirieron apoyar a los demócratas.

De esta manera, Trump enfrentará la segunda mitad de su mandato con un escenario más adverso, ya que ha sufrido el desgaste de gobernar, alienado a votantes moderados y sobre todo, tendrá una oposición que ha recuperado los dientes a través de la cámara baja. Ha perdido el terreno alto para negociar. Un nuevo tablero se dibuja, y con esta realidad comenzará el gobierno de AMLO y de su canciller, Marcelo Ebrard.

#HojaDeRuta: “Lo “vintage” de las ideologías”

Comparte este artículo:

Hablar de ideología suena anticuado, trasnochado, y, en el mejor de los casos: “vintage”, aquello a lo que se tiene aprecio -admiración, incluso- en el presente, pero es intrínsecamente perteneciente al pasado. Yo no estoy tan seguro. El jueves, el congreso de Nuevo León se vanaglorió de aprobar una reforma al Código Civil para prohibir el matrimonio infantil. Más que aplaudir la reforma, habría que reflexionar cómo era posible que tal aberración siguiera existiendo.

Pero hay otro tema relacionado al matrimonio que está pendiente debatir en el estado: el de personas del mismo sexo. Ahí sí, los mariachis callaron. En estos tiempos en que se cree (o se quiere hacer creer) que la ideología es cosa del pasado, pareciera que las fuerzas políticas tradicionales tienen muy presente que prefieren congelar el asunto, a correr el riesgo de “ofender” a los votantes conservadores.

En las relaciones sociales la ideología es similar al viento: aunque no la veamos, está presente, y hay momentos en que se hace sentir. En política, pocas técnicas tan efectivas como el cansancio: dejar que el tiempo pase, que los temas se enfríen ¿de qué otra manera podría explicarse el dilatar un derecho que la Suprema Corte ha reconocido? La lógica es sencilla: esperar hasta que pueda venderse como inevitable mandato judicial para no asumir el costo político, y qué mejor que esto suceda cuando hayan pasado las elecciones. Ahí está la vergonzante respuesta de Margarita Zavala ante una pareja de mujeres lesbianas, con hijos, que le solicitan definir su postura para dar certeza jurídica a la comunidad LGBT.

La precandidata independiente se sobresalta ante la presencia del ojo negro de la cámara de un móvil, y sus reacciones resultan una delicia tragicómica: -“¿Estás grabando eso? No, no, apaga eso, que esto es distinto…Yo creo que el matrimonio es hombre y mujer, lo demás habrá que revisarlo -Nuestras familias ya existen ¿qué vas a revisar? -“¿Alguien quiere tomarse una foto?”.

Otro caso muy distinto, pero que también revela trasfondo ideológico, es el del transporte público. Nos es más fácil pensar que en esta ciudad debe haber 5 millones de coches, generando embotellamientos interminables que recuerden a “La autopista del sur” de Cortázar, a contemplar la posibilidad de tener una empresa pública que lo reordene de fondo ¿Qué otro criterio, sino el axioma de que lo privado es mejor que lo público, permitiría sostener un modelo tan ineficiente y caduco como el existente? ¿Por qué nadie pone el grito en el cielo si es evidente que los empresarios del transporte lucran con la disminución de la calidad de vida de la población con menos recursos? ¿Por qué la negativa a cambiar de paradigma, si prácticamente todos los casos de éxito internacionales en la materia tienen como elemento fundamental ser una empresa pública, donde la prioridad es mover a las personas, no hacer negocio? Aquí hay otro fenómeno interesante: descafeinar la ideología.

¿El transporte público en Nuevo León sigue siendo público? Por supuesto, los privados meramente tienen concesionado prestar al servicio. Ah, vaya, entonces el sagrado principio se mantiene incólume, como momia cuya sangre caliente hace mucho se evaporó. La distracción, la ignorancia y vaciar de contenido son algunas de las tácticas para evitar el conflicto ideológico, pero así como el viento no desaparece por decreto, tampoco lo hace la ideología. Ahora que nos acechan las boletas electorales, bien haríamos en pensar en qué creemos y por qué. Como escribió el poeta francés Paul Valéry: “Se levanta el viento. Debemos tratar de vivir”.

#EspacioWiki: “Wikipolítica NL y la 17 Marcha por la Diversidad”

Comparte este artículo:

1978 debería ser un año relevante –tal vez más que relevante– para la comunidad LGBT+ de México. Debería ser recordado como el año en que se tomaron las calles para celebrar la disidencia sexual y protestar la represión que el estado –en ese momento, el PRI— ejercía sobre las comunidades LGBT+. Sin embargo, la pantomima del mercado internacional y del capitalismo rosa, en su infinita búsqueda por los cuerpos y agendas capitalizables, parecen haber tenido más fuerza sobre la memoria; han pasado la escoba sobre la tierra y en el aire sólo quedó algo del polvo.

¿Marchar?

El pasado sábado 17 de junio, en punto de la seis de la tarde, se llevó a cabo la 17 Marcha por La Diversidad en Monterrey, NL. Wikipolítica NL no asistió como contingente, aunque sus integrantes sí fueron cada quien por su cuenta. ¿Por qué?, ¿por qué no asistir a la 17 Marcha por La Diversidad cuando, en teoría, celebra la dignidad y los derechos fundamentales de las comunidades LGBT+ en NL? Para poder responder a esta pregunta hay que considerar tres elementos importantes: la comercialización de la marcha, el discurso y la inclusión, y la propia agenda LGBT+ de Wikipolítica NL.  

Comercialización de la marcha, o cómo el arcoíris se ha vuelto una estrategia comercial

Cuando lxs compañeros del FHAR, Oikabeth y Grupo Lambda tomaron las calles de la Ciudad de México en el ’78, tenían en claro que esa sería una movilización política alejada del capital privado y sus intereses por comercializar los cuerpos disidentes. La organización de la 17 Marcha por La Diversidad, sin embargo, apuntaba a un discurso distinto, uno aterrizado en la explotación económica del evento.

De antros a tiendas; servicios de transporte y frituras, se aprovechó la oportunidad de generar capital a base de uno de los símbolos más importantes de la visualización LGBT+ en la ciudad. Es certero el decir que el mercado internacional neoliberal, empujado por la globalización, se ha permeado en el día a día en México. Sin embargo, es necesario hacer un ejercicio crítico sobre el papel que está tomando el mismo sobre la realidad LGBT+ en el estado. Premiando la creación de cuerpxs “deseadxs”, a-políticos, que eviten una educación problematizadora y radical; castigando a lxs cuerpxs que no se alineen a la comercialización corpórea.

Ante un escenario en donde el capitalismo neoliberal se adhiere a la comunidad LGBT+, explotando sus cuerpxs y empujando al establecimiento de normas de consumo, Wikipolítica NL no puede cegarse ni enmudecer a un ejercicio de juicio crítico. No puede, ni debe, no cuestionar la uber-comercialización de un símbolo que inició en México apartado del mercado internacional y su tendencia totalizadora.

Discurso e inclusión: las agendas que sí entraron y las que ya no cupieron.

Paulo Freire (1970) en Pedagogía del Oprimido, presenta un modelo de aprendizaje basado en la reeducación y deconstrucción, que nace del “nostroxs” y no del “yo”, un modelo que toma en consideración cada una de las realidades que circunnavegan los espacios sociales actuales. La organización de la 17 Marcha por la Diversidad, sin embargo, no tomó en cuenta la búsqueda de un “nosotrxs” en lugar de la promoción del “yo”.

Hablar del “nosotrxs” LGBT+ en NL no es solo presentar agendas universitarias de un sector social acomodado y con tendencias institucionales. Ante un símbolo como lo es la Marcha, se necesita asegurar la representación de agendas y vivencias populares, radicales y problematizadoras. ¿Qué pasa con la representación LGBT+ migrante en el estado, con las agendas y representación de lxs adultxs mayores trans en el estado, con las representaciones y agendas de quienes viven en los conos del estado? La marcha tendría que ser casa de todxs, sin importar la condición migratoria , de edad o estrato socioeconómico.

El llamado de Wikipolítica NL es el de celebrar la diversidad en su totalidad, en especial dentro de las mismas comunidades LGBT+ del estado. Solo en esta inclusión completa de las comunidades y vivencias LGBT+ se puede evitar el seguir silenciado a aquellas personas que históricamente se les ha prohibido hablar, cuestionar y confrontar. Solo así, se puede evitar caer en el juego que Freire (1970) señala, cuando lxs oprimidxs encuentran comodidad imitando a quienes antiguamente lxs oprimían y comenzando a oprimir con quienes antes eran violentadxs.

La agenda LGBT+ de Wikipolítica NL

Levantar una bandera por el hecho de levantarla, sin conocimiento, sin crítica y conciencia popular –esa que nace de las bellas bases– es un ejercicio de apropiación. Es el tomar, por mandato divino, una lucha y querer participar en nombre de una causa desconocida. Wikipolitica NL se abstuvo de marchar ante la carencia de una agenda de trabajo que tomase en cuenta las realidades populares LGBT+ del estado. Iría en contra de la propia constitución de la plataforma y entraría en el mismo juego en el que está el mercado internacional, ahora llamado incluyente, en el que se explotan identidades para un proyecto personal.

No es una cuestión de oportunidad, es la defensa y visibilización de los derechos humanos. Sería una falta de respeto para quienes han dado sus vidas en esta lucha el tomar como propio un símbolo sin una postura establecida, invisibilizando así a comunidades que siguen resistiendo contra un sistema homogeneizador que insiste en la persecución de su existencia.

Wikipolítica NL hace un llamado al ejercicio de la autocrítica, al análisis de nuestra situación como integrantes de las comunidades LGBT+ sobre el involucramiento del mercado internacional, la falta de genuina representación y la digna búsqueda del “nosotrxs” en este mundo que demanda la exaltación del “yo”. Solo así podemos asegurarnos el construir una casa en la que quepamos todxs.

-No seremos libres hasta que todxs seamos genuinamente libres- (Frente Homosexual de Acción Revolucionaria)

Beauty and the Queer

Comparte este artículo:

A inicios de este mes, casi sin querer (o tal vez con toda la intención), el director de la nueva película “La Bella y la Bestia”, Bill Condon, habló un poco de Lefou -el compinche de Gastón– y halagó la destreza del actor Josh Gad para representar la homosexualidad del personaje con mucha sutileza, y declaró que Disney tendría en la película su primer y exclusivo “momento gay”. Y obviamente se armó un alboroto.

Muchos grupos cristianos llamaron a boicotear el estreno de la película, su estreno se canceló en Malasia, y en Rusia se le impuso una clasificación para mayores de 16 años. Disney se rehusó a cortar la escena, que es de apenas tres segundos, para obtener un beneficio económico y los actores de la película han defendido la película resaltando el mensaje de inclusión y amor de la historia.

En las redes sociales de iglesias y grupos religiosos que compartieron la nota de esta escena, me alegró ver muchísimos comentarios de personas hartas de la persecución a la comunidad LGBT; muchos de ellos pidiendo que sus esfuerzos se enfocaran en otras cosas y no en esta cacería de brujas.

Pero no faltó el comentario homofóbico y otros tantos de decepción “porque arruinaron un clásico”. Muy seguramente porque desconocen que el clásico animado desde siempre ha tenido una bella dedicatoria para la comunidad LGBT, sutil pero que siempre ha estado ahí:

La Bella y la Bestia, el clásico “ultrajado”, se estrenó en noviembre de 1991. Su productor ejecutivo fue el gran Howard Ashman, el genio que salvó la división de animación de Disney en 1986 cuando fue invitado a formar parte de la empresa y aceptó escribir las canciones de La Sirenita, proyecto que, de fracasar bien podría haber sido el último de Disney.

Con La Sirenita, Ashman cambió las reglas para siempre. A partir de él, Disney entendería de manera diferente la forma de usar la música y las canciones. Con su experiencia e historia en el teatro musical (y de la mano de Alan Menken como compositor de la música de sus letras), le enseñó a Disney a hacer de una canción parte de la narrativa y no sólo un accesorio.




La Sirenita ganó dos Oscares, dos Golden Globes y dos Grammys, y así Ashman recibiría la encomienda de hacer posible un proyecto que el mismísimo Walt no pudo hacer posible en 1930 y en 1950 porque sin duda, tenía que ser un musical: La Bella y la Bestia.

Pero Howard Ashamn para ese entonces ya estaba perdiendo la batalla contra el SIDA… Pudo ocultar su enfermedad durante la última etapa de producción de La Sirenita, pero para hacer La Bella y la Bestia una realidad, la empresa y su mano derecha Alan Menken tenían que saberlo.

Se hizo lo necesario para que Ashman pudiera quedarse con el proyecto y su lucha contra la enfermedad tuvo una gran influencia en la narrativa y las canciones de la película. Bestia sufre de una maldición que ha cambiado su cuerpo y que lo ha obligado a la reclusión; una maldición que hace casi imposible que alguien lo ame.




Su maldición no sólo lo afectó a él, también a quienes lo rodean -fue idea de Ashman que el hechizo afectara a sus sirvientes, que eran la única familia que tenía-, y un pueblo entero motivado por el miedo y el desconocimiento marcha para matarlo porque “vendrá por sus hijos” y porque “hay que salvar nuestro pueblo y nuestras vidas”. Hoy podríamos pensar que es una exageración, que esas referencias simplemente eran parte del cuento. Pero no, Ashman modificó muchas cosas de la historia original y si escuchas sus letras pensando en la batalla que estaba librando, encuentran un nuevo sentido.

Disney siempre ha ayudado a establecer roles y estereotipos de género que hasta hace muy poco comenzaron a revalorar. No fue hasta el 2005 que Disney (Pixar) hizo la película de Valiente, donde la princesa Mérida es la verdadera heroína de la historia y no necesita de un príncipe que la rescate. Nada más le tomó 68 años a Disney contar un final así.

Este cuento de Bella y Bestia que tanto queremos tiene mensajes que deberían hacernos reflexionar y fruncir el ceño.  Primero conocemos a Bella como una mujer inteligente, valiente y que no está pensando sólo en el matrimonio, pero termina con el príncipe violento que la tenía secuestrada… Como verán, tres segundos de diversidad no le caen nada mal al cuento.

La deuda de Disney con la inclusión y la diversidad sigue siendo enorme, y aunque muchas de sus películas tienen sutiles elementos subversivos, poco a poco tendrán que dejar de ser mensajes que tienes que leer entre líneas o escudriñar para encontrarlos. Pronto Disney tendrá que salir de closet.

La nueva adaptación de Bella y Bestia es una película hermosa, alegre y conmovedora que se desprende fielmente de un clásico que es considerada por los realizadores de la película como “la historia personal de Howard Ashman”, un hombre homosexual que murió por complicaciones del SIDA pero que durante sus últimos años de lucha contra la enfermedad pudo darle a una sirena su voz y a una bestia su alma.

La dedicatoria en la película animada lee: To our friend Howard, who gave a mermaid her voice and a beast his soul, we will be forever grateful.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Les quedó grande el término “defensores de la familia”: Carta abierta al Frente Nacional x la Familia

Comparte este artículo:

Ya han pasado siete meses desde que el ejecutivo Enrique Peña Nieto, presentó ante el Congreso de la Unión su iniciativa de ley con el fin de reformar la Carta Magna; a través de dicha reforma se pretendía reconocer legalmente las uniones entre personas del mismo sexo (en otras palabras, reconocer el matrimonio igualitario), y con ello brindar los mismos derechos y obligaciones que poseen los mexicanos que viven es dicho estado civil.

Como se era de esperarse, las protestas por parte de los sectores más conservadores no se hicieron esperar, e instantáneamente surgió una agrupación bajo el estandarte de la “defensa de la familia”. Con la denominación de Frente Nacional por la Familia, los integrantes de dicho frente realizaron diversas acciones para frenar la iniciativa del presidente, con ayuda de diversos lemas como “no te metas con mis hijos”, “en defensa de la familia natural”, entre otros.

Ahora bien, luego de las marchas realizadas por todo el país, luego de la generación del pánico moral como herramienta para conseguir adeptos, el pasado noviembre la iniciativa de ley propuesta por EPN finalmente fue rechazada en la comisión de derechos humanos del poder legislativo. Más que la desilusión de la comunidad LGBT, más que la euforia del sector fundamentalista al alcanzar su objetivo, queda por preguntarse a uno mismo como espectador ¿Dónde están los defensores de la familia? ¿Dónde quedaron aquellos activistas que se daban golpes de pecho y juraban proteger tal institución?

Pues bien, lo que comentaban varios activistas LGBT parece haber sido cierto: los defensores por la familia no eran más que aquello que denunciaban: un lobby; un grupo de cabildeo el cual, al cumplir su objetivo desaparecerían tan rápido como surgieron. ¿Era de esperarse lo anterior? Para los que no formaban parte, definitivamente ¿Se debería de olvidar este lobby por parte de la población? Considero, que más que olvidarse, se debería hablar directamente, tanto a los que militaban directamente, como a los que simpatizaban con ellos y su eslogan de protectores de la familia. Esto, por medio de una carta abierta, donde (vaya la redundancia) se diga abiertamente, a los dirigentes nacionales y locales, así como a los militantes: ustedes no son defensores de la familia, sino que al contrario, les queda grande ese nombre.

¿Por qué no lo son? Primero, porque alguien que defiende la familia, no solo se preocupa por las familias “naturales”, sino que vela por cada familia de nuestra nación, incluyendo las homoparentales.

Segundo, la persona que se autonombra defensor de la familia, no concibe como problema principal una iniciativa donde se reconozca legalmente la unión de dos personas, sino que aprecia las distintas problemáticas que, hoy en día, perjudican a las familias mexicanas más que cualquier propuesta en torno al matrimonio igualitario. La pobreza, la violencia, la falta de educación de calidad, el abuso infantil, todos estos problemas, afectan realmente a las familias de México; la violencia y la pobreza extrema quitan muchísimas vidas; el abuso infantil realmente destruye la estructura familiar y condena a los niños a una vida de traumas; ni se diga de la falta de educación la cual condena a un gran número de personas a un trabajo poco remunerado y a una vida llena de dificultades. ¿Dónde está el supuesto frente luchando y plantándole cara a todos estos problemas? ¿Dónde ha quedado ese fervor? Porque parece que se ha disperso en el momento de ver materializada la eliminación de la iniciativa del ejecutivo.

Podrán haber diversas posturas, todas respetables, y entre ellas está la mía: aquel que no está dispuesto a encarar todos los problemas que afectan a las familias del país, y en lugar de ello, se retira fugazmente al apreciar que se cumplió un objetivo, no merece llamarse defensor de la familia. En todo caso son defensores de los valores tradicionales, pero jamás de la familia, no con esa tibieza.

Ha pasado un mes desde que desechada la iniciativa en torno al matrimonio igualitario, y varios siguen a la espera de ver a los “defensores de la familia”, iniciar la batalla contra los demás problemas que afectan a la institución que estuvo antes del surgimiento del estado. Creo que se quedarán esperando, pues el autonombrado frente, no habrá sido más que un lobby que buscaba desechar una iniciativa, nada más.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

LA PARADOJA DE LA TOLERANCIA

Comparte este artículo:

Más que un insulto, se trató de una mirada condescendiente que mezcló pobreza, raza, e ignorancia. En una cena en casa, uno de los invitados se refirió despectivamente hacia los africanos. El comentario no duró cinco segundos, pero fue suficiente para que decidiera, en ese momento, que esa persona no volvería, pues no abalaría ni aprobaría, ni siendo ni dejando ser, el racismo en cualquiera de sus formas.

La decisión la tomé allá por 2002, y me hizo descubrir lo que luego llamé la “Paradoja de la Tolerancia”: la mejor forma de contribuir a la construcción de un mundo más tolerante, es denunciando pública y enérgicamente a los intolerantes, entre ellos, por supuesto, a los racistas.

Que no se malentienda: mi lucha es por un mundo más tolerante, y si existiera otra forma de contribuir activamente a ese ideal, la promovería. Hoy, retomo este tema en el contexto de la discusión sobre la familia diversa en México, y lo hago en dos partes: primero recuerdo algunos de los hechos que han acontecido recientemente al respecto; luego, golpeo en el Talón de Aquiles del movimiento.  

Los hechos

El 17 de mayo de 2016, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, propuso una iniciativa federal conocida como de “matrimonio sin discriminación”. La misma busca modificar el primer párrafo del artículo 4 de la constitución, para garantizar que cualquier persona mayor de 18 años, residente en México, pueda casarse sin ser discriminada por cuestiones étnicas, de género, de discapacidad, por su condición social, su salud, su religión, o sus preferencias sexuales, entre otros.

También propuso un decreto para reformar el Código Civil Federal para asegurar el “matrimonio igualitario”. Algo de Pink Washing Político – estrategia marketing que consiste en mostrarse gay-friendly para ganar simpatía ante la opinión pública y desviar así la atención sobre otros problemas – hay en las iniciativas, pero igual, existen criterios jurídicos que obligan al gobierno a moverse en esa dirección.

 Por un lado, es innegable que existe discriminación entre los gays residentes en los estados en donde sí se reconoce el matrimonio igualitario (Campeche, Chihuahua, Coahuila de Zaragoza, Ciudad de México, Colima, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Morelos, Nayarit, y Quintana Roo), y en los que no.

México es una federación, y cada Estado posee un código civil que regula la cuestión del matrimonio. Pero el acceso a los derechos no puede ni debe variar en función del Estado de residencia. ¿Qué sucede con las parejas legalmente casadas en un Estado que se mudan a uno en donde su matrimonio no es válido?

Por el otro, la Resolución de Jurisprudencia 43 2015 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (12/06/2015) señala que no es idóneo, en términos constitucionales, defender que la finalidad del matrimonio es la procreación.

Es entonces imposible vincular los requisitos del mismo a las preferencias sexuales, pues se excluyen injustificadamente del acceso al matrimonio (con ello se discrimina) a los gays. En los principios de igualdad ante la ley de las que se inspiran las sociedades modernas, la discriminación basada en la orientación sexual está prohibida.

Por lo tanto, ningún juez en México, incluso en un Estado en donde no se permite el matrimonio igualitario, puede negar ese derecho. En ambos casos, la acción del gobierno federal es pertinente y necesaria, y la misma deberá ser discutida en el congreso mexicano en un futuro cercano.

Ahora bien, a fines de agosto de 2016, la “Coordinadora Nacional Pro Familia” anunció que el movimiento mexicano contra el matrimonio gay, aglutinaba 250,000 firmas. Se advierte que la inclusión de la “ideología” de género en la educación de los niños y adolescentes, y la inclusión de México en la lista de países que desean promover esa “ideología” a nivel mundial, genera problemas.

Marcial Padilla, Director de la Asociación Conciencia y Participación, señaló que “la ideología de género es una forma de oponerse a la biología, donde el género de una persona se describe como un hombre o una mujer, sin embargo, con la nueva ideología se establece que los seres humanos son una entidad psíquica y pensante”.

Indica el movimiento que la sociedad debe saber que el gobierno federal planea entregar a niños en adopción a parejas del mismo sexo, incorporar el divorcio exprés, eliminar los exámenes prenupciales, y permitir el cambio legal de sexo a cualquier ciudadano.

Los que defendieron las manifestaciones adujeron que no se trataba de una actitud homofóbica, sino que defendían el derecho de los padres a educar a sus hijos y a incidir sobre el contenido de los libros de texto educativos. Al fin y al cabo, México es una democracia; el respeto a la diversidad, que tanto defienden los gays, debe ser una actitud que va en ambas direcciones, pues existe libertad de pensamiento.  

El pensamiento

Antes de continuar, desearía aclarar que “género” no es una ideología, sino un campo de estudios interdisciplinario académico-científico, compuesto por diversas corrientes teóricas, en donde se incluye, en efecto, estudios LGBT y, a veces, la sexualidad, pero en donde también se desarrollan estudios feministas y sobre masculinidad. No se necesita un PhD. para saber esto: esta definición viene de Wikipedia y la obtuve googleando “teoría de género”.

Existe, además, una serie de resoluciones internacionales y de documentos para proteger a la comunidad LGBT, porque se le vulneran una serie de derechos humanos, entre los que se encuentra, precisamente, la discriminación en relación al acceso de servicios básicos como la vivienda y la asistencia sanitaria. Cualquier intento del Gobierno Federal por cambiar el artículo cuarto de la constitución, para adecuarlo a las normas internacionales en la materia, no es mera coincidencia, como se verá más adelante.

A nivel internacional, se acepta hoy que la orientación sexual forma parte de la dignidad de la persona. De hecho, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos indica que se trata de una parte fundamental de la vida privada de las personas, y la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha sostenido que la misma forma también parte del concepto de libertad y del derecho de auto-determinación individual.

Los Principios de Yogyakarta (Indonesia, 2007), que buscan facilitar la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género, indican, en su principio # 24, que “toda persona tiene el derecho a formar una familia, con independencia de su orientación sexual o identidad de género, y responsabiliza al Estado para crear el contexto normativo que lo permita.

El derecho a la igualdad y a la no discriminación están consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, en la Carta de Naciones Unidas, y en los tratados internacionales en la materia.

Es decir, sabíamos que la tierra es redonda y que somos nosotros los que damos la vuelta alrededor del sol. Ahora, nos enteramos que existen diversas configuraciones familiares, que existen derechos internacionales (que México, por cierto, ha firmado), y que los Estados deben actuar para proteger.  

Claro, con un poco de perspicacia, se podría señalar que el famoso artículo 4 no aborda la cuestión del “matrimonio”, y aunque sí hace referencia a la “familia”, en ningún lado se indica que el mismo debe ser obligatoriamente entre hombre y mujer. Entonces, si se desean defender los derechos de los heterosexuales, habría que cambiar la constitución para que restrinja claramente este derecho. El asunto, precisamente, es que no se puede restringir el acceso a la familia. Sería inconstitucional.

También se podría señalar que al ser el matrimonio un concepto religioso, se debería poder preservar la integridad de la institución. Es decir, la unión entre personas del mismo sexo podría llamarse “Unión Civil” o cualquier otra analogía. Al fin y al cabo, si se pide respeto: ¿Por qué no darlo? ¿Y qué más da si se le cambia el nombre con tal que elimine la discriminación?

Ahora bien, el susodicho artículo 4 indica que todos tienen derecho, además de la salud, a un medio ambiente sano, al agua potable, a la cultura, a vivienda digna y decorosa, y a una alimentación sana, a decidir sobre el número y ritmo de los hijos. Confiere también al Estado la labor de cumplir con el principio de interés superior de la niñez (los derechos de los niños pasan primero). Y este es el meollo del asunto. No es una cuestión religiosa: es una cuestión de educación.  

Como el matrimonio está a la base de la familia, la cual es el entorno de la niñez, entonces si se desea proteger la infancia, se debe evitar que las uniones entre personas del mismo sexo sean consideradas “familia”, para lo cual se debe impedir el matrimonio igualitario. Como los mismos manifestantes lo dicen, no se trata de discriminar a parejas gays, sino de proteger el derecho de los padres a educar a sus hijos.

Claro, no hay discriminación, solo preocupación: no vaya a ser que “se les pegue” esa “condición”, que se “vayan a confundir” por tener ese tipo de “modelos”, o que vayan a ser víctima de acoso en las escuelas (porque claro, la sociedad va a continuar siendo igual de intolerante). Pero no es discriminación. Y aquí es en donde el argumento cae por su propio peso.

Este movimiento lo que intenta es preservar el “derecho” de esos padres para educar a sus hijos de forma tal que no sean gays. O a evitar que haya “mal suertudos”, infantes dados en adopción, que podrían caer en ambientes gays. Tal vez no todos lo ven así, pero sospecho que muchos sí adhieren implícitamente a esta idea.

En el momento en que se defiende la idea que los gays no nacen, sino que se hacen, se asumen posturas homofóbicas en donde sí se discrimina. Un homosexual, no es, digamos, como un gordo, el cual, en la gran mayoría de los casos, no nace, sino que se hace (excepción hecha a casos de tiroides o de metabolismos lentos).

Un gay nace y, si se le respeta su derecho de auto-determinación y a su privacidad, vivirá su vida gay, bien gay, aunque haya sido educado en un ambiente heterosexual. Lo contrario también es cierto: así como lo heterosexual no es contagioso, lo homosexual tampoco lo es.  

Conclusión: me declaro en contra de la ideología de la gordura

Quisiera yo que esta columna fuera una pérdida de tiempo, que no sirviera para nada. Pero no es así. Todavía falta mucha educación, aunque la paradoja de la intolerancia no nos deja mucho espacio para caminar hacia atrás. Señalo que me declaro en contra del matrimonio entre las personas obesas. No es natural tener sobrepeso. La ciencia es clara sobre cuál es el índice de grasa corporal “normal” y saludable.

Además, y sin tomar en cuenta el “bullying” al que pueden ser expuestos en las escuelas los niños de condición redonda, todos sabemos que por comer chatarra se contraen enfermedades crónicas incurables, como la diabetes. ¿No castiga así “Dios” la gula? El objetivo primero de la alimentación es nuestra supervivencia.

 

 

Comamos entonces sencillito, en las proporciones recomendadas. Y no nos hagamos de la vista gorda: en varias partes de la Biblia se intuye que la gordura es pecado. Para muestra varios ejemplos: bebedores y comelones empobrecerán; el hijo glotón es vergüenza de su padre; no debemos permitir que nuestros apetitos nos controlen; y la habilidad de decir “no”, el “auto-dominio”, es uno de los frutos del Espíritu.

¿Quién ha visto a un Jesús regordete? Nadie, porque nuestro Cristo es flaco. Así lo quiso nuestro Señor. Y como él también quiere que seamos a su imagen y semejanza, entonces todos debemos ser delgados. Imagínese la degeneración de un mundo en donde infantes, inocentes criaturas, se contagien de la gordura de sus padres.

La paradoja de la intolerancia me lleva hoy a ponerle un alto a los eufemismos, y a llamar las cosas como son. Tolerar la homofobia escondida detrás de la defensa de la “diversidad del pensamiento” es dar un paso atrás. La “ideología de género” que tanto incomoda, es la misma que censura la ablación de clítoris (por razones culturales o religiosas) en Asia y África.

Comencemos a defender los relativismos culturales, y perderemos entonces los avances universales que hemos alcanzando durante el siglo XX, y que diferencian el mundo moderno de otras etapas de la historia humana. Hoy, debemos denunciar la intolerancia para parar su progreso. Por cierto, se me olvidaba aclarar: no soy “gordofóbico”: no tengo nada en contra de los gorditos.

De hecho, tengo varios amigos y amigas con ese estilo de vida (o “condición”). Los quiero mucho, (no los promuevo, pero) los tolero e, incluso, los respeto. ¿O ahora resulta que no puedo ejercer mi “derecho humano” a no estar de acuerdo con la “ideología” de la gordura?    

Fernando A. Chinchilla
Ciudad de México, octubre de 2016

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”