Cuauhtémoc Cárdenas no ve a Morena como el partido de izquierda de México

Comparte este artículo:

Cuauhtémoc Cárdenas, excandidato a la Presidencia de México, aseguró que no ve en Morena, el partido del presidente AMLO a la izquierda de México, al tiempo que consideró que tampoco hay algún político importante en ella.

No conozco cuáles son las propuestas de Morena para elevar el crecimiento económico o para hacerlo sostenido y a largo plazo… Hay muchas izquierdas. Es muy difícil decir quién está en la izquierda y quién no. No veo una izquierda organizada en este momento, ni a ningún político importante ubicado en lo que yo llamaría izquierda”, declaró Cárdenas en entrevista para El País.

El también fundador del PRD hizo referencia a que López Obrador se declare cardenista; señaló que hasta el momento no ve a nadie al mismo nivel que los personajes que aparecen en el emblema del Gobierno de México: Miguel Hidalgo, José María Morelos, Benito Juárez y Lázaro Cárdenas, su padre.

Agregó que para él el cardenismo sería una lucha permanente por el rescate, ampliación y ejercicio efectivo de la soberanía del país, por la elevación de los niveles de vida de la gente, por una política internacional que buscase la equidad en las relaciones.

Luego de un viaje por España, Cárdenas declaró que de lo ocurrido de 500 años o más no se le puede “echar la culpa a nadie“, esto tras la insistencia del tabasqueño para que aquel país pida disculpas por la Conquista.

 

 

 

(Con información de Político)

#ContraPortada: “¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador?”

Comparte este artículo:

Hace poco más de tres décadas apareció en escena un joven genuinamente preocupado por los más pobres, una especie de justiciero social protector de los indígenas y una persona que, por sobre todas las cosas, se mostraba incorruptible.

Aquel joven vivió ascensos meteóricos como figura de la izquierda mexicana desde 1988 como candidato por el Frente Democrático Nacional, partido que también postularía a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como candidato a la presidencia de México.

Su historia es digna de destacar desde el primer escándalo en donde él mismo alude-con pruebas sólidas, que le robaron la gubernatura de Tabasco, hasta el 2006 donde se proclamó presidente legítimo luego de afirmar que el candidato del PAN le había ‘robado’ la presidencia de México.

En todo momento las derrotas lejos de sepultarlo lo convirtieron en el opositor más importante del sistema, en el político más popular de México y, no es cosa menor, en el hombre más querido por los más de 60 millones de pobres que [sobre] viven en este país.

Su recorrido puede ser presumido en récord como el hombre que le ha dado la vuelta al territorio nacional en innumerables ocasiones recogiendo-al menos ese es el sentido- las necesidades y encomiendas de los que no pertenecen a los privilegios de la clase opulenta.

El 23 de Noviembre de 1991 emprendió un recorrido de protesta que se convertiría en el segundo más largo de la historia política de México con un recorrido de más de mil cien kilómetros desde Tabasco hasta el entonces Distrito Federal, reclamándole al gobierno de Carlos Salinas [a quien considera uno de los artífices de la mafia del poder] la falta de democracia en los procesos electorales de su Estado.

Su trayectoria de protesta incluye el bloqueo de 59 pozos petroleros que se convirtieron en amenaza a la seguridad nacional, la batalla contra el rescate bancario, la austeridad republicana y la famosa frase del “voto por voto, casilla por casilla”; sus desencuentros con los empresarios más poderosos de México, las disputas con Fox al que llamó “chachalaca” y las acusaciones de monopolio contra Televisa.

Todo lo anterior logró colocar a Andrés Manuel López Obrador como el fenómeno que sacaría del gobierno a la fórmula más poderosa de la política y el sistema mexicano: el PRIAN.

Su triunfó fue tan contundente que ambos partidos quedaron tan lejos donde ni sumando sus votos alcanzaban al líder de la izquierda. López Obrador llegó con la mayoría en el Congreso de la Unión, con un gran número de diputados locales, alcaldes, gobernadores y con el poder absoluto de hacer lo que se le antoje.

Muchos esperaban con grandes expectativas las reformas y transformaciones que vendrían de su mano y de la 4T, se creía que llegarían menos detalles imperiales y un resurgimiento absoluto de la vida en democracia.

Todo lo contrario, al presidente se le ve resentido, vengativo y caprichoso. No acepta un “no” por respuesta, no le gusta la crítica y descalifica toda postura de la oposición. Un presidente que no impulsa procesos democráticos al interior de su partido, donde permite la entrada de impresentables en las filas de MORENA y se queda callado ante la imposición de una de las suyas en la CNDH que vive del respeto y la esencia de su autonomía.

No se ve gobernando al justiciero social, al hombre inquebrantable y a la persona capaz de entender la importancia de la libertad de expresión en un país donde, sin estar en guerra, se matan periodistas con total impunidad.

Dicen que el poder corrompe, envenena y deforma… cuestión que parece padecer Andrés, el joven que luchaba por lo que hoy al parecer ha olvidado.

¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador? Solo él tiene la respuesta.

¿La venganza no es su fuerte?

Comparte este artículo:

AMLO ha creado y mantenido varios mitos acerca de su persona, entre otros  que la venganza no es su fuerte. La detención de Carlos Ahumada parece demostrar lo contrario. 

Carlos Ahumada, personaje de fama dudosa a principio de los años 2000, envuelto en numerosos escándalos de sobornos y de corrupción  fue detenido en Buenos Aires de dónde es originario y dónde reside desde el año 2007, por una presunta defraudación fiscal de un millón 472 mil 236 pesos, una pecata minuta entre tantos defraudadores fiscales que se encuentran en México.  

La FGR solicitó el inicio de su proceso de extradición, justo cuando su ex compañera sentimental, Rosario Robles, quien sustituyó a Cuauhtémoc Cárdenas en el ex Distrito Federal en el año 2000, fue encarcelada en México, por decisión de un juez vengativo. La coincidencia de estos dos eventos  es una evidencia que la justicia en los tiempos de la cuarta transformación es sujeta a los eventos de hace más de 15 años. Si no es venganza, por lo menos demuestra una memoria selectiva bastante persistente. 

Sin juzgar la presunta culpabilidad de los dos personajes, para los cuales nadie llorará, aún en Argentina, resulta curioso que estos individuos vayan a coincidir en las manos de la justicia mexicana, por deleite evidente de una serie de políticos cercanos a AMLO cuya sed de venganza se ha visto satisfecha gracias al fiscal  federal “autónomo”, cuidadosamente seleccionado por el presidente de la República. 

Estos actos de “procuración de justicia” le dan más fuerza a lo que escribió Luís Rubio este domingo en su editorial semanal: “…México va corriendo hacía un pasado incierto, irreproducible y ciertamente indeseable…” Esta venganza esta destinada a saldar algunas cuentas pendientes de este pasado incierto.. y ciertamente indeseable. ¡Pobre México!  

Noroña se opone a extensión de mandato en Baja California

Comparte este artículo:

A pesar de que Jaime Bonilla, el gobernador del estado de Baja California, está en la misma fuerza política que el diputado Gerardo Fernández Noroña, Noroña expresó su inconformidad y descontento con la decisión tomada por el Congreso bajacaliforniano de ampliar el periodo de gubernatura de 2 años a 5 años. Noroña utilizó la plataforma de Twitter para dar a conocer que comparte el opinión de Cuahtémoc Cárdenas en contra de la decisión de los legisladores de Baja California, diciendo que es “de dudosa legalidad”.

 

(Con información de La Otra Opinión)

AMLO y Rosario

Comparte este artículo:

Ya se cumplió la mitad del periodo de transición y finalmente, cayeron las máscaras. Al igual que en Nuevo León, el combate a la corrupción resultó ser sólo un pretexto. Solamente esto. Y aquí en Nuevo León cayeron un millón de electores. A nivel nacional, cayeron 30 millones. 

Resulta que todo el discurso de veinte años de AMLO contra la mafia del poder era porque quería ser el nuevo jefe de la mafia. Logró su propósito y ya en su nueva investidura de jefe de la mafia, acuerda perdones y culpabilidades. Ahora, resulta que Rosario Robles, su antigua promotora a la gubernatura del DF, cuando Cuauhtémoc Cárdenas le encargó el despacho para dedicarse por tercera vez a buscar la presidencia de la República, no es más que un “chivo expiatorio” que los “jefes de los jefes” manipularon a su antojo y que la pobrecita no es más que una ejecutante de tercer nivel. 

¿Alguna alusión a que va a perseguir los “jefes de jefes”? ¡No! Porque ya pactó con ellos, y entre mafiosos se tienen que respetar las reglas de la mafia, que durante tantos años denunció. Siendo ahora el nuevo jefe mafioso, se debe de respetar a los que le permitieron ocupar el lugar. Las leyes de la mafia son muy duras y no hay perdón para los traidores.  

Repitió su insulto a sus electores: “nosotros no vamos a perseguir a nadie”. “¿Y es un circo esto de Rosario (Robles), los desvíos?” “Sí, porque no fueron al fondo. Nunca cuestionaron a los responsables, a los jefes del saqueo desde tiempo atrás. Llevan 30 años saqueando el País, ….” Hizo algún planteamiento para cuestionar a los responsables, a los jefes del saqueo?  ¡No! porque en su nueva calidad de jefe de la mafia, tendrá que asumir la simulación que tanto denunció. “Agarrando que al Gobernador de no sé qué Estado, que la Secretaría de no sé qué, que el presidente municipal, y los jefes de jefes gozando de impunidad y sin perder siquiera su respetabilidad. Ya basta de esa simulación”. 

Con su negación de otorgar autonomía a un Fiscal Independiente, en su calidad de nuevo jefe de la mafia, decidirá quien es jefe de jefes, y quien no merece perdón. Todo cambió para que no cambiará nada. México se acerca cada vez más al precipicio. La corrupción solamente cambió de dueño.  

Revisar contratos y acabar con la corrupción, ofrece AMLO a Cárdenas

Comparte este artículo:

La oferta de Andrés Manuel López Obrador es una: se revisarán los contratos en Pemex y CFE, con el compromiso de acabar con la corrupción y con todo aquello “que perjudique el interés nacional”.

Así es como el candidato presidencial respondió ante la condición de apoyo expuesta por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que afirma votará por quien eche abajo la Reforma Energética.

Al concluir un mitin en la delegación Tlalpan, López Obrador fue cauteloso con el tema que ayer puso sobre la mesa el ex candidato presidencial, fundador del PRD y figura relevante en las izquierdas institucionales, Cuauhtémoc Cárdenas, quien ofreció su apoyo electoral a quien revierta las reformas a los artículos 25, 27 y 28 constitucionales.

“Yo voy a revisar los contratos que se han firmado, y todo aquello que perjudique el interés nacional se va a anular, se va a cancelar y lo vamos a hacer, también lo aclaro, por la vía legal”, dijo López Obrador.

También consideró que la reimpresión de las boletas electorales es algo “absurdo, es algo irracional, completamente; no es posible que se hagan de nuevo las boletas porque se pone en riesgo la elección“.

En cuanto al caso de Nestora Salgado, Andrés Manuel López dijo que seguirá como candidata; “claro que sí, si no está impedida legalmente”, puntualizó.

#HojaDeRuta: “Gobiernos de coalición y la Iniciativa Galileos”

Comparte este artículo:

La foto en sí misma ya es nota: Manlio Fabio Beltrones, Gustavo Madero y Miguel Ángel Mancera se miran sonrientes. Símbolos del PRI, PAN y PRD en creciente cercanía. Hasta hace unos cuantos años, el sistema político mexicano era multipartidista, pero con la clara distinción de tener tres partidos mayoritarios y una serie de partidos pequeños, que podían ir desde la bisagra hasta intentos genuinos de socialdemocracia, pasando por los tradicionales satélites. Las cosas han cambiado.

El PAN falló en su oportunidad histórica de encabezar la alternancia, desmantelar las estructuras añejas, desterrar el autoritarismo y consolidar la transición democrática. Además, se vio terriblemente desgastado por el sexenio calderonista y la violencia desatada, que aún hoy genera intensa polarización.

El PRD se ha venido resquebrajando tras años de fratricidio y escándalos, debilitándose fuertemente en la capital del país -su máximo bastión histórico-, al grado de estar en fuerte riesgo de perder la jefatura de la Ciudad que mantiene desde hace 20 años, cuando en 1997 se realizaron por primera vez elecciones y resultó ganador Cuauhtémoc Cárdenas.

El PRI (al que muchos cometieron el grave error estratégico de dar por muerto tras la derrota del 2000) regresó por sus fueros en 2012, y tras 18 meses de ánimo reformista, cayó en un profundo bache provocado por el regreso de la violencia al proscenio y escándalos de corrupción del presidente y su primer círculo, que han resultado en un rechazo nunca antes visto para un mandatario en México.

Las que fueran las tres principales fuerzas políticas del país hace unos cuantos calendarios, hoy se encuentran en serio predicamento. Obedeciendo a su razón de ser como partidos, que es conseguir y conservar el poder, las circunstancias han encendido su instinto de conservación, llevándoles a construir puntos de encuentro.

La plataforma donde se ha cristalizado el encuentro de los personajes referidos al inicio de estas líneas es la Iniciativa Galileos, misma que desde el año pasado fue impulsada por la corriente perredista que se escindió de “Los Chuchos”, y que encabezan Guadalupe Acosta Naranjo y Fernando Belaunzarán. Es en los Diálogos Galileos donde han coincidido personajes de los tres partidos, junto con intelectuales como José Woldenberg,  y desde donde se han debatido ideas como la segunda vuelta electoral, la fragmentación del voto en México y los gobiernos de coalición.

En este último tema pueden encontrarse claves del acercamiento, pues surgido del Pacto por México, a partir de 2014 se estableció en la constitución la facultad del presidente de establecer un gobierno de coalición con los partidos representados en el congreso. Sería una nueva forma de construir mayorías legislativas, de integrar el gabinete federal y presentar un programa común de gobierno.

En principio se antoja interesante, pues sería un primer paso en transformar el modelo presidencial. Sin embargo, preocupa que la motivación no sean las circunstancias históricas ni un ánimo renovador de las reglas del juego, sino el debilitamiento común y la fortaleza competitiva de AMLO como candidato presidencial mejor posicionado.

“A mí no me preocupa si gana el PRI, el PAN o si gana Andrés Manuel; lo que me preocupa es la gobernabilidad”, dijo Manlio el lunes en el Foro Galileo. Pero omitió que a todos ellos, como fuerzas políticas, lo que primero les interesa, es sobrevivir.

Solicitan la renuncia de consejeros del INE, los tachan de vendidos

Comparte este artículo:

El movimiento “Ahora exigió la renuncia de los consejeros electorales del Instituto Nacional Electoral (INE) por no garantizar la imparcialidad, además de la realización de nuevas elecciones en el Estado de México y Coahuila.

Emilio Álvarez Icaza, quien encabeza el movimiento, señaló en conferencia que las autoridades del órgano electoral son incapaces de garantizar la realización de elecciones libres y equitativas en 2018, en donde se elegirá un nuevo presidente, se renovará el Congreso y elegirán gobernadores.

Alfredo Figueroa dijo que ante los desvíos de recursos el INE ha preferido callar, pues si sus integrantes tuvieran la calidad moral para criticarlos se habría al menos pronunciado en contra de la intervención de Peña Nieto en la elección del Edomex.

Por su parte, la académica Denise Dresser señaló que es grave que el INE falle “de manera sistemática” en la fiscalización de los partidos; que a éstos no les importe violar muchas veces la ley y acumular multas pues las pagan con prerrogativas y el INE no tomará otras acciones para sancionarlos.

Por último, Cuauhtémoc Cárdenas añadió que se debe resolver el problema en el INE antes de las elecciones de 2018 para garantizar que será una elección legal y legítima.

Va PAN por Gobierno de Coalición en el 2018

Comparte este artículo:

El presidente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya, aseguró que un Frente Amplio Opositor para el 2018 ayudaría a crear un gobierno de coalición entre fuerzas políticas y sociedad civil.

El dirigente nacional dijo que el objetivo del Frente no es solamente sacar al PRI de Los Pinos, sino que va más allá, y lo que busca es crear un proyecto programático que genere condiciones objetivas para la prosperidad, el desarrollo y el bienestar de todos los mexicanos.

Por otro lado critico a los que tratan de desprestigiar el Frente, esto después de que el sábado los ex perredistas Cuauhtémoc Cárdenas, Alejandro Encinas y el Alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, aseguraran que no iban a apoyar alianzas que privilegiaran intereses personales.

Por último, Anaya lamento que el marco legal no permitira la creación de la segunda vuelta antes de las elecciones presidenciales del próximo año. El queretano aseguro que la segunda vuelta ayudaría a que el siguiente Presidente de México llegará a Los Pinos con el respaldo de la mayoría de los mexicanos.

#ElNidoDelGavilán: “El momento de la izquierda”

Comparte este artículo:

El miércoles pasado, en su columna aquí en Altavoz, Waldo Fernández hablaba del reposicionamiento de la izquierda y su agenda. Nos hablaba de los orígenes del PRD y sobre algunos temas en la agenda actual y pasada del partido como lo es el matrimonio igualitario.

Pertinente es el que, en el Estado de México, Juan Zepeda haya revitalizado al partido en un momento de crisis. Sin embargo, lo realizado por Juan Zepeda denota el enorme pesimismo que se tiene del partido, se festeja un tercer lugar venciendo al PAN subestimando de inicio el potencial del partido.

La izquierda mexicana en los últimos años ha tenido un auge como en los 80s con Heberto Castillo, Cuauhtémoc Cárdenas y otros que volvieron a poner a la izquierda en el plano político y no solo como grupos contestatarios. En gran medida hay que reconocerle a Andrés Manuel esta situación que sin duda alguna pone en la cabeza del votante la opción de “izquierda” en plural o singular dependiendo el enfoque.

Ayer el mismo diputado Fernández nos hablaba de la posibilidad de gobiernos de coalición en México y sus pros y contra. Aquí es donde entra el momento que vive ahora la izquierda mexicana.

En una tradicional confrontación interna y externa de la misma es ahora el momento de sentarse y unirse como en aquel 2006 en un frente común que busque ganar los comicios como una sola fuerza.

En el PRD hay grupos como los Galileos que no tendrán problemas en analizar una alianza con otros partidos, porque saben que hay momentos donde las ganancias políticas no solo se resuelven el día de la elección o en el Congreso sino en la previa a una gran elección.

Es entonces, una buena oportunidad para que Movimiento Ciudadano le entre a una propuesta en conjunto con el PRD, es más, voy a ir aún más lejos, hay panistas muy destacados que tienen las calificaciones para entrar en esta alianza algo sui generis. Un ejemplo es Javier Corral, gobernador de Chihuahua.

MORENA y el PT por razones ideológicas e históricas no van a acceder a este frente común, sin embargo, ellos han tomado una decisión que se probará en 2018 como sabia o no.

Obviamente, el PRD tiene muchos grupos, algunos de ellos antagónicos entre sí y será difícil conciliar una alianza de las magnitudes que planteo. Sin embargo, el momento está ahí, lo demostró Nayarit y las alcaldías de Veracruz. El PAN también sabe de sus limitantes y sabemos que hay grupos que apoyan estas alianzas.

No se trata de romper con la agenda de la izquierda, no se trata de vender la ideología en aras de un pragmatismo, pero 2018 es un buen momento para que la izquierda mexicana madure a un nivel de discusión menos arcaico y más actual al siglo XXI. Es difícil pensar en una cuarta fuerza que combata al PRI, PAN y MORENA-PT en 2018, sin embargo, si la propuesta es verdaderamente sólida y que abarque intereses y demandas de más grupos de forma innovadora, el resultado será mejor de lo que fue un Juan Zepeda en el Estado de México.

Lo dicho, dicho está.