#ElNidoDelGavilán: “MORENA: Mercenarios al grito de guerra”

Un partido político entre muchas cosas se distingue por sus ideologías, sus líderes, su agenda pública y estilo disciplinario.

MORENA es un partido carismático bajo la figura de un líder, el cual como fundador y dueño dicta sobre lo que hay que hacerse y cómo.

Algunos analistas en medios de comunicación han enfatizado la falta de liderazgos que lleven a MORENA a buen puerto en diversos estados. MORENA y su política cuasi bíblica de brazos abiertos está llenando sus filas de verdaderos mercenarios.

Ex militantes de [inserte partido] están presentes por toda la república. El caso más importante es Ricardo Monreal, exgobernador priista.

MORENA no tiene movimientos juveniles ni escuelas formativas, la estrategia ha sido totalmente invasiva y expansionista, esto es un riesgo para la estabilidad futura del partido.

El partido no puede navegar con una bandera ambigua, el riesgo se presenta en que el factor AMLO es determinante en cada elección. ¿Por qué es un riesgo? Porque ni AMLO es eterno ni es correcto tener al caudillismo como hilo conductor.

En el norte del país, ¿Cuál es un líder prominente del partido? Fuera del papel de la maestra Delfina en el Estado de México y Cuitláhuac García en Veracruz ¿Quién está con MORENA en los demás estados?

El pensar que la Ciudad de México y estados periféricos son el único mercado electoral posible es cerrarse.

Una posible oferta del maestro Anaya para unir el Partido del Trabajo en 2018 fue posiblemente su influencia en el norte principalmente en Nuevo León, Durango y Chihuahua.

Imagine en una mesa a Miguel Barbosa, Pablo Gómez, Alberto Anaya, Ricardo Monreal, Bartlett, Muñoz Ledo y Fernández Noroña sentados con AMLO en la cabecera… Confrontación pura.

MORENA no tiene la percha del Peronismo argentino para perdurar hasta nuestros días bajo cierta figura. Hace mucho que MORENA debió trabajar en cimientos para el futuro. El partido tiene el empuje, el envión motivacional para hacer un papel realmente valioso en 2018. Ahora que si ganan, la van a tener más difícil que cualquier gobernador PAN-PRD que ha tenido que dar concesiones al por mayor y su poder de maniobra ha sido raquítico. Sin embargo si AMLO pierde, el partido habrá de morir por su composición mercenaria, desunida, descoordinada y solo bajo el amparo de una cabeza. Tal cual. 2018 puede ser tan fuerte para el partidismo nacional como la ruptura del Cartel de Golfo y Los Zetas para el narco.

Lo dicho, dicho está.

¡Vamos tesoro, no te juntes con esa chusma!

Al puro estilo Doña Florinda, MORENA convenció al PT y a sus militantes a no negociar con el resto de la izquierda rompiendo relaciones con la chusma del PRD y sus tribus de cara al 2018.

Andrés Manuel en un compromiso ideológico con su gente y su causa terminó cualquier posibilidad de alianza del PRD. Si bien es cierto, el movimiento es congruente con cierta ideología y discurso, el haber roto con el partido es poco estratégico y por supuesto, esto le afectará de cara al 2018.

La estrategia es inadecuada porque hay sectores del PRD que estaban a favor de la unión con MORENA y dividir el voto de la izquierda es afectarse a sí mismo como partido.

Lo interesante de este cisma en la izquierda mexicana es que MORENA, el partido que proclama una renovación en la honestidad del país y con un compromiso latente y directo de acabar de tajo con la corrupción se echa en los brazos del Partido del Trabajo.

¿Alguien sabe cuántas propiedades tiene el Maestro Anaya? En este espacio hace algunos meses se escribió sobre la figura oscura que representa don Alberto. Es así entonces, como Anaya, el único héroe de esta película asegura el registro por un par de años más a costa del “punch” de Morena.

Es verdaderamente incongruente que Morena acepte al PT y no al PRD acusándolos de mercenarios. Sin embargo, son gajes de la política.

Las consecuencias de esta decisión pueden ser desastrosas nuevamente para la izquierda en sus aspiraciones a la presidencia, con esto le da camino libre al PAN y al PRD para una eventual alianza, una mezcla casi anti natura en sus inicios pero que poco a poco se han perdido el asco a pesar de tener agendas totalmente opuestas.

En la izquierda falta que Movimiento Ciudadano se defina, pero también fueron llamados “mercenarios” por AMLO, con lo que la alianza MORENA-PT probablemente ya no tendrá más cambios.

Con esto hay muchos ganadores y un solo perdedor, Andrés Manuel. Sin embargo, si en julio próximo se alza con la victoria, nos callará a más de uno que no creemos en que dividir a la izquierda es lo mejor.

Con esta decisión, en mi humilde opinión, MORENA sentenció su derrota en 2018, pero nada está dicho. El veterano comandante de la izquierda Alberto Anaya solo sonríe al leer esto… supongo.

Lo dicho, dicho está.

En el 2017, la democracia nos costará más

En los recientes meses el tema del presupuesto asignado a los partidos políticos ha estado en la boca de muchos líderes de opinión, representantes y ciudadanos. Yo mismo en este mismo espacio he hablado sobre el tema y propuesto que sea eliminado en su totalidad.

Hasta el momento las cosas no han cambiado. A pesar de que el diputado federal, Agustín Basave y el legislador local de Jalisco, Pedro Kumamoto, han hecho dos propuestas diferentes para reducir el gasto en partidos políticos.




Este año electoral habrá un gasto de $29,525 mdp. Esta cifra no incluye las aportaciones privadas ni financiamiento ilegal que los partidos no reportan. Simplemente el costo para las elecciones de cuatro entidades siendo estas, Nayarit, Estado de México, Coahuila y Veracruz, será de $4,028 mdp. En promedio los ciudadanos de estos estados estarán pagando $203.00 pesos. Nayarit tiene el costo más alto por habitante, puesto que es de $222.00 pesos.

Mientras tanto, en otros rubros también el gasto es excesivo. En el caso de las 28 entidades que no tienen elecciones este año, se les ha asignado 7 mil millones de pesos. También se dio un presupuesto de 18 mil millones de pesos a todo el sistema electoral mexicano.

Por otro lado, $1,383 mdp van a ser asignados a partidos políticos. El PRI es el que más dinero recibirá $369.90 millones, le sigue el PAN con $264.76 millones de pesos y luego Morena, con $171.94 millones de pesos.

Los montos son exorbitantes. Con el dinero que se invierte en mantener a partidos políticos, se podrían hacer mejores escuelas, o mejorar el sistema de salud pública (algo muy necesario en nuestro país). Hasta hoy en día existen dos propuestas, atoradas en la Cámara de Diputados, que buscan precisamente reducir el presupuesto de los partidos políticos.

La primera de ellas es la del Diputado Federal Agustín Basave, del PRD. Su propuesta es conocida como “Voto Blanco” y consiste en que los electores que no están conformes con ningún candidato, puedan en lugar de anular su voto, algo que no tiene efecto jurídico, voten en blanco, y esto se traduzca en un verdadero castigo a los partidos, puesto que se les reduciría el presupuesto que se les asigna.




Otra propuesta para reducir el presupuesto de los partidos, es la del legislador local de Jalisco, Pedro Kumamoto. Su propuesta llamada en redes sociales como #SinVotoNoHayDinero, es muy parecida a la de Basave. Kumamoto propone que el presupuesto de los partidos sea proporcional a los votos válidos, es decir, si hay votos nulos, estos puedan afectar la cantidad de dinero que reciben los partidos políticos.

Ambas propuestas son buenas, el problema es el sistema. Hasta el momento las iniciativas de ley están atoradas en la Cámara de Diputados, ya que existe obviamente una falta de interés por parte de los partidos políticos de reducirse el presupuesto.

Como lo he dicho en varias ocasiones, los partidos en muchos casos son negocios familiares. Uno tan solo tiene que voltear a ver al PT con Alberto Anaya y el Partido Verde Ecologista de México, con la familia González. En ambos casos llevan años viviendo a costas de los impuestos de los mexicanos y con tan solo tener el 2% de los votos, logran seguir con vida y recibiendo dinero.

Por último, las propuestas de ley de Basave y Kumamoto, ayudan a incrementarla participación en las elecciones, ya que los ciudadanos y las ciudadanas podrán castigar, literalmente, a los partidos políticos, mismo que llevará a que en el futuro haya mejores candidatos y mejores propuestas.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Dimes y Diretes: “El sucio secreto del PT y Medina”

Antes de comenzar a contarles cual es el sucio secreto que mantienen el Partido del Trabajo y Rodrigo Medina ,quiero dejar algo en claro, estoy a favor de apoyar la educación para la juventud de nuestro país, es necesaria y una de las maneras en las cuales podemos prevenir el delito. Dejando eso ya en claro les cuento: Rodrigo Medina le dio 60 MILLONES de pesos al PARTIDO DEL TRABAJO.

¿Cómo esta la cosa? Dos días antes de dejar su puesto Rodrigo “Golden Boy” Medina le donó 60 millones pesos a la Universidad de Nuevo León “Emiliano Zapata” A.C. institución de la cual es rector el dirigente nacional del PT, Alberto Anaya, y en donde muchos funcionarios y ex funcionarios públicos que militan en el partido son miembro de consejo. Sin contar que el logotipo de la universidad tiene la estrella amarilla y el fondo rojo que caracterizan al Partido del Trabajo desde su fundación en 1990.

Dos días antes de dejar su puesto Rodrigo “Golden Boy” Medina le donó 60 millones pesos a la Universidad de Nuevo León “Emiliano Zapata” A.C. institución de la cual es rector el dirigente nacional del PT, Alberto Anaya

La donación no es solamente excesiva, es también ilegal, debido a que las donaciones estatales a cualquier institución educativa pueden ser exclusivamente dadas a Asociaciones de Beneficencia Pública (A.B.P.) y una a alguna Asociación Civil (A.C.) que es lo que representa la Universidad de Nuevo León “Emiliano Zapata”.

Es muy importante indicar que la institución sí concede becas a sus alumnos, pero al mismo tiempo lucra con ellos ya que si es el caso tienen que pagar inscripción y colegiatura, por eso mismo según la ley no se le puede dar donaciones estatales, como fue en este caso.

En Nuevo León existen instituciones educativas dadas de alta como A.B.P, es decir, que ciertamente es ilegal lo que hizo Medina; la pregunta ahora es ¿A dónde fue el dinero?…

Los 60 millones fueron donados el 2 de octubre del año pasado, es decir dos días antes que nuestro “ex gober” se fugará para la Ciudad de México en busca de un hueso político en la administración de Enrique “el Copetón” Peña Nieto.

En Nuevo León existen instituciones educativas dadas de alta como A.B.P, es decir, que ciertamente es ilegal lo que hizo Medina; la pregunta ahora es ¿A dónde fue el dinero? Pues poco podemos dudar de que este se fue a los bolsillos de Alberto Anaya, alguien que como Medina, saben que es un vividor del erario público. No podemos dejar abajo la posibilidad que al ex candidato a la gubernatura, Asael Sepúlveda Martínez, también se haya quedado con una parte, pues el es secretario general de la Universidad.

Por si no sabían el PT es un aliado no oficial del PRI en el Congreso Local, esto no ha sido solamente durante esta legislatura, lleva varias legislaturas que es así, de seguro entonces nuestro “ex gober” les andaba pagando los favorcitos que le hizo el PT durante sus 6 años de gobierno, ¿Oye Pato Zambrano, apocó no sabías de la suciedad del partido que te lanzó para la alcaldía de Monterrey?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Anaya en el país de las maravillas

Hace días, Alberto Anaya, el presidente nacional del Partido del Trabajo, anunció el posible mantenimiento del registro como partido político nacional al conseguir los votos necesarios (3% de la votación nacional) al impugnarse los comicios de Aguascalientes y llamarse al voto nuevamente. A decir verdad, no sé que tan bueno o que tal malo sea para nuestra democracia mexicana tener un partido que durante el paso de los años se ha valido de cualquier estrategia con tal de sobrevivir.

El Partido del Trabajo encarna todas esas ideas de la izquierda de los 50s que nunca ha evolucionado políticamente ni mentalmente, un nacionalismo muy retorcido y un populismo que raya en lo absurdo en la mayoría de sus postulados.

El Partido del Trabajo encarna todas esas ideas de la izquierda de los 50s que nunca ha evolucionado políticamente ni mentalmente, un nacionalismo muy retorcido y un populismo que raya en lo absurdo en la mayoría de sus postulados.

Creado a partir de movimientos sociales en diferentes partes del país, es específicamente en el barrio de Tierra y Libertad en las faldas del cerro del Topo Chico en Monterrey donde tiene su bastión. El PT se ha cimentado ahí debido al enmarañado tejido social de esa zona. Es irónico, pero Tierra y Libertad le debe mucho al PT; les pavimentó calles, inventó los CENDIS —que son guarderías para madres trabajadoras—, ha creado parques, centros de salud, escuelas y hasta una universidad, la Emiliano Zapata.

Es irónico, pero Tierra y Libertad le debe mucho al PT; les pavimentó calles, inventó los CENDIS —que son guarderías para madres trabajadoras—, ha creado parques, centros de salud, escuelas y hasta una universidad, la Emiliano Zapata.

Desafortunadamente, el PT no ha hecho para mejorar la imagen de la izquierda mexicana. En su sitio web, han lanzado vivas al régimen norcoreano como al partido Syriza de Grecia, lo gracioso es que ni en Corea del Norte ni en Grecia ni ningún partido socialista o social demócrata lo reconoce como “simpatizante” ni siquiera la Internacional Socialista los considera miembros… a diferencia del PRI y el PRD.

Es increíble lo rentable que ha sido el PT para Alberto Anaya que, desde 1994 hasta la fecha —en forma casi ininterrumpida—, ha sido Senador o Diputado Federal. La estructura del partido se ha mantenido casi en la misma forma desde 1994 y por medio de coaliciones han ganado algunas gubernaturas como la de Oaxaca o Michoacán.

Movimiento Ciudadano ha dado muestra de la renovación partidista y del cambio de paradigmas con respecto a las tendencias nacionales.

Este 2015, al Partido del Trabajo le llegó una alarma, la alarma de lo que puede ser el último tren del auto-denominado verdadero partido de izquierda en México. Movimiento Ciudadano ha dado muestra de la renovación partidista y del cambio de paradigmas con respecto a las tendencias nacionales.

Si hay que comer tierra, lo harán; si hay que poner a artistas del momento como candidatos, lo harán; si hay que colgarse de cualquier asunto nacionalista, lo harán.

Por el bien de la izquierda, el PT tiene que renovarse, pero por el bien del PT no importa la forma ni la manera. Si hay que comer tierra, lo harán; si hay que poner a artistas del momento como candidatos, lo harán; si hay que colgarse de cualquier asunto nacionalista, lo harán. El PT ha representado lo más charro y rancio del sistema actuando como comparsa de todos los partidos y no dudarán en hacerlo de nuevo.

Sin embargo, dudo que el PT se renueve, siquiera cambie o evolucione. Alberto Anaya, ese hombre que transformó el agua en 300 millones de pesos del presupuesto, que caminó en el desierto 40 días y 40 noches rogando que no le quitaran su registro, el “comunista” íntimo amigo de los hermanos Salinas, mercader de la política y traidor de la izquierda mexicana, seguirá operando como negocio personal el Partido del Trabajo S.A de C.V hasta que la vida dicte sentencia.

Foto fuente: http://alternativo.mx/wp-content/uploads/2014/07/alberto-anaya-PT.jpg

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”