Pese a crisis mundial, AMLO reitera que país crecerá 6% al final de su sexenio

Comparte este artículo:

Este lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que aunque ya traba en la elaboración de un Índice Alternativo para medir el Bienestar, que incluirá la felicidad, se mantiene la meta de crecimiento económico de 6% al final de su sexenio.

Dijo que tendrá el indicador del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) pero también otro sobre los niveles de bienestar del pueblo.

“No quiere decir si hay crecimiento hay bienestar, eso está probado que no siempre es así, crecer es que se acumule riqueza, pero no implica que esa riqueza se distribuya con equidad, con justicia. Por eso necesitamos medidas de otra manera (…) el bienestar material y del alma”, dijo López Obrador en #LaMañanera.

El mandatario puso como ejemplo que en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari hubo crecimiento, pero fue cuando se registró en el país la mayor desigualdad económica y social.

Además, el político tabasqueño, recordó la frase de una canción de protesta que decía “no te dejes engañar cuando te hablen de progreso, porque tú quedas flaco y ellos aumentan de peso”.

En cuanto al nuevo índice, dijo que ya está integrando un equipo multidisciplinario para su elaboración.

Bienestar, ¿de la 4T o de México?

Comparte este artículo:

Dejemos de medir el PIB y enfoquémonos en el bienestar, dice nuestro presidente López Obrador. Convenientemente llega el cambio de paradigma después de más de un año y medio de decisiones económicas e inversiones fallidas.

No sólo se ha realizado una política de austeridad pésimamente implementada, se han violado contratos en repetidas ocasiones afectando la inversión nacional y extranjera. Se insiste en proyectos prioritarios que son obsoletos y perjudiciales para el medio ambiente. Y aunado a todo esto, no hay apoyo real a Micro y Pequeñas empresas en la pandemia a pesar de ser el 99% de nuestra economía formal y dar trabajo al 52.5% de la Población Económicamente Activa. Justo en el 1er trimestre del año cuando se contrae 1.6% el PIB es cuando llega el Bienestar a México.

La palabra de moda en la 4T es bienestar, Secretaría del Bienestar, tarjetas del bienestar, economía del bienestar, políticas que busquen el bienestar, tandas para el bienestar, entre otras tantas políticas, conceptos e ideas. Sobre esta línea se quiere construir la nueva medición del desarrollo de México.

Bienestar es aquel estado de una persona en donde sus condiciones físicas y mentales le producen un sentimiento de satisfacción y tranquilidad. El bienestar que buscamos lo podemos relacionar con nuestras necesidades, primero aquellas básicas para vivir, como seguridad, alimentación, salud y vivienda. Posteriormente hay que tomar en cuenta aquellas necesidades de autorrealización como individuos, tal como justicia, equidad, educación, trabajo, derechos políticos y sociales, entre otros.

López Obrador hoy sale a decir que se está trabajando en el desarrollo de un indicador del bienestar que considere igualdad social, felicidad, crecimiento, y al parecer otros temas que aún no toma en cuenta el Ejecutivo. Además menciona que es un trabajo que vamos a aportar al mundo ya que se medirán otros países con el nuevo indicador mexicano.

Lo que llama la atención es la clara separación de su indicador con todas las mediciones que actualmente existen y tienen años siendo registradas. Para darnos una idea de la cantidad de mediciones, a continuación menciono las que más destacan y son utilizadas a nivel internacional: el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, la Iniciativa para una Vida Mejor (Better Life Index) de la OCDE, el Índice de Calidad de Vida de The Economist Intelligence Unit, los Indicadores de Desarrollo Global del Banco Mundial, el Índice de Progreso Real, el Índice de Desarrollo Económico Sostenible, e incluso se tiene el World Happiness Report diseñado por la ONU.

Además de todas las mediciones internacionales aquí en México contamos con el CONEVAL, organismo autónomo que desde 2004 mide la pobreza, el bienestar y el desarrollo en México. Este organismo ha sido reconocido a nivel mundial por su transparencia, innovación y calidad de información recopilada a través de los años para una mejor toma de decisiones. En su momento fue clave al repensar la medición de la pobreza, y se pasó de una medición puramente de ingreso a una multidimensional, donde justamente se consideran los rubros ya mencionados de bienestar. Gracias a estas mediciones a nivel nacional e internacional podemos identificar el avance que se ha logrado en la reducción de pobreza alimentaria y pobreza extrema en las últimas décadas, algo que se puede perder por la falta de apoyo económico en la pandemia.

Indicadores, índices, mediciones, datos, organismos e instituciones sobran, y aún así la 4T quiere diseñar su propio indicador. Y es justo en este momento donde se pierde el valor real del objetivo de bienestar. En lugar de diseñar algo nuevo, ¿no sería mejor tomar en cuenta lo ya existente? Si tenemos a uno de los mejores organismos de medición de la pobreza y desarrollo ¿no es más conveniente apoyarnos de los expertos y lo que ya tenemos para construir algo mejor?

En definitiva contamos con la información y los especialistas para cambiar nuestro paradigma económico. El bienestar nos da un mejor entendimiento de nuestra realidad y del desarrollo que debemos buscar como sociedad e individuos. Enfocarnos en las necesidades básicas y de autorrealización de todos los mexicanos es más importante que conocer si estamos produciendo más o menos.

Pero si se quiere lograr este cambio es necesario un esfuerzo colectivo de sociedad, empresarios y gobierno, se debe de trascender el ámbito político de dimes y diretes para ver los beneficios que se puede dar a la mayoría de los mexicanos. Es necesario que López y la 4T dejen su bandera política y vean que el bienestar no es su creación ni su idea, es lo que nos va a llevar a juntos construir un mejor país.

Para más información de la lucha contra la pobreza en México escuchar capítulo de “Pobreza y Crecimiento Económico” de Kristian con K en Spotify.

Alerta JP Morgan que PIB de México caería 40% en el segundo semestre

Comparte este artículo:

JP Morgan (JPM) estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) de México podría caer 40% o más en términos anualizados en el segundo trimestre del año.

Esa previsión equivale a una caída de 8.77% en la medición que usualmente da a conoce el INEGI en el segundo trimestre con relación al previo.

A detalle, JPM indicó que el sector de la producción industrial podría caer 42% a tasa anualizada en el segundo trimestre, mientras que el sector servicios se colapsaría un 47.5%.

La institución financiera señaló que realizar pronósticos es una actividad riesgosa, pero que, de hecho, sus proyecciones podría ser conservadoras.

“En todo caso, pensamos que nuestros modelos probablemente subestiman la caída que se pueda dar en las actividades en México”.

Faltando una semana para que se conozcan datos relevantes del comercio de bienes para abril, la correduría alertó que los resultados serían terribles.

“Esperamos que los datos de comercio sean muy débiles. Las exportaciones manufactureras y las importaciones de materias primas podrían caer 46.5 por ciento por mientras que las importaciones no petroleras y de bienes de capital se desplomarían 55 y 70 por ciento respectivamente”.

(Con información de Grupo Reforma)

AMLO anuncia que trabaja en una fórmula para medir el bienestar; sustituye al PIB

Comparte este artículo:

El Presidente Andrés Manuel López Obrador comentó esta mañana que trabaja en una porpuesta para medir el bienestar, el cual sustituirá al PIB y dijo estar dispuesto a presentarla ante la CEPAL.

Estoy trabajando sobre un nuevo índice para medir el bienestar, un índice alternativo al llamado Producto Interno Bruto, que va a medir sí el crecimiento, pero también el bienestar y grados de desigualdad social“, explicó en la conferencia matutina.

Para dicha labor, a la que, dicho sea de paso, agregará la medición de “la felicidad”, convocará a cronometristas, matemáticos, psicólogos, economistas, sociólogos, y otros especialistas.

Se le preguntó si, “¿También convocaría a la Cepal?“.

A lo que respondió: “Sí, también, para que hagamos algo nuevo, yo voy a hacer el planteamiento del problema y voy a plantear la hipótesis, y vamos a desarrollar algo nuevo e importante“.

Así mismo, aseguró que su propuesta no les va a gustar a los tecnócratas; “pero ya ven que si no les gusta a ellos a lo mejor es mejor para nosotros“. Por lo que a modo de conclusión, insistió en que para él, el crecimiento no sirve si va acompañado de desigualdad, “no es crecer por crecer, tiene que haber crecimiento con austeridad, honestidad, bienestar, cultura, y felicidad“.

Con información de La Razón

Coparmex prevé 1.3 millones de desempleados en junio.

Comparte este artículo:

La falta de apoyos del Gobierno federal de acuerdo con la crisis que generó la pandemia por el Covid-19, provocará que en junio se alcance el número de 1.3 millones de personas desempleadas, por lo que la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió a las autoridades federales sumarse a “salario solidario”.

Considerando que de marzo a abril cerraron 19 mil 667 empresas, aunque se abrieron en ese mismo periodo 12 mil 978.

El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, dijo que “si se mantiene la tendencia que han observado las empresas y el país, si no hay un elemento nuevo, si o si llegaremos al 1.3 millones, no habrá resultados distintos haciendo las cosas iguales”.

A cada minuto se pierden 8 empleos, por lo que se lanzó un llamado al gobierno: “Ahórrate el desempleo, rompe la alcancía” porque la solución la tiene el gobierno si subsidiara una parte de los salarios de 19.9 millones de trabajadores formales, afiliados ante el Seguro Social.

Con ello, señaló, el costo máximo que tendría que incurrir el gobierno para implementar esta medida es de 1.2% del PIB, si se considera un gasto mensual de 95 mil 183 millones de pesos durante tres meses.

La propuesta es que el gobierno subsidie hasta el 50% de los salarios y la empresa el otro 50% de los 13 millones 497 mil trabajadores que ganen de 1 a 3 salarios mínimos; y dar subsidios menores a los 5 millones 340 mil empleados que ganen de 4 a 10 más salarios mínimos y que incluso los de más de 10 salarios deberán de aceptar una reducción temporal, de manera que el gobierno y la empresa otorguen cierto porcentaje.

La analista económica de Coparmex, Mylene Cano, dijo que el escenario es que se pierdan entre 1 y 1.5 millones de empleos, aunque se podría agravar más la situación. Sin embargo, aún no se sabe si en mayo será más fuerte el impacto en el empleo.

 

 

 

 

(Con información de El Universal)

Crecimiento o Desarrollo

Comparte este artículo:

Durante las últimas semanas hemos presenciado un debate intenso entre la 4T y sus detractores. La actual pandemia nos ha llevado a analizar el sistema económico global. Esto aunado a un férreo rechazo de López Obrador a dar crédito a la medición de la producción y crecimiento, el Producto Interno Bruto o PIB. 

México inicia el 2020 con una contracción del casi 2% del PIB en el primer trimestre del año. A esto hay que sumarle que en los últimos meses se ha tenido un estancamiento económico, donde prácticamente no hay cambio en el PIB de nuestro país y no estamos creciendo. Con números en mano salen expertos diciendo que AMLO nos está llevando al precipicio, y sus promesas de 3%, 4%, ó hasta 5% no se darán al menos en sus primeros tres años de gobierno. Mientras que desde la otra esquina escuchamos a la 4T pregonar que el crecimiento no es de importancia, sino hay que buscar el bienestar. Ante esta situación de blancos y negros es preciso detenernos un momento y analizar qué pasa y qué es mejor. 

Para entender estos argumentos hay que remontarnos a la creación y uso del PIB como indicador económico. Posterior a la crisis de 1929 el Presidente Hoover estaba buscando como levantar la economía, razón por la cual invitó a un brillante y joven profesor ruso, Simon Kuznets, con el fin de explicar al Congreso que la recuperación estaba a la vuelta de la esquina. En los siguientes años Kuznets diseñó el PIB a fin de considerar cuánto se podría producir para incentivar la economía. Es así como el PIB se convirtió en el indicador de referencia económica a nivel global, donde básicamente se plasman los bienes y servicios producidos en un periodo de tiempo determinado. 

A pesar de las advertencias de Kuznets de no incluir a ciertas industrias como la militar, publicidad y el sector financiero, no se hizo nada al respecto y el PIB terminó considerándolas para tener mejores cifras. Para darnos una idea de las consecuencias en Gran Bretaña el sector bancario era menos de 1% del PIB en 1950, pero para 2008 en plena crisis financiera su porción ya era de 9%. Esto gracias a un mayor involucramiento durante los 70s con el fin de hacer más “productiva” la optimización del dinero y sus rendimientos, los cuales por décadas se han quedado en los bolsillos de unos cuantos. 

Esta medición de la “realidad” económica ha llevado a casos ilógicos de registrar dónde se encuentra la riqueza. Como ejemplo podemos tener un árbol en un parque público que a pesar de dar sombra, dar frutos, ser filtro de contaminación y reducir el calor ambiental no tiene aportación alguna al PIB, pero si talamos ese árbol y de ahí hacemos lápices entonces ya se registraría la producción y el crecimiento económico. 

Es así como el día de hoy consideramos que lo que producimos, independientemente de su utilidad y fin, es más importante que lo que tenemos y no registramos. No hay medición de la riqueza social generada por los parques, educación, salud, entre otras tantos rubros que son esenciales para una sociedad. Pero sí hay medición de la “utilidad” generada por un asesor financiero moviendo dinero en su computadora intercambiando acciones o derivados multiplicando esa “riqueza”. 

Hoy la pandemia nos lleva a repensar el sistema económico que queremos diseñar a futuro. No es viable continuar con los mismos indicadores y muchos países lo saben y están tomando cartas en el asunto. Nueva Zelanda, Escocia, India, Sudáfrica y muchos otros están optando por nuevos indicadores que midan la realidad social y el bienestar de sus ciudadanos. 

No podemos irnos al extremo de desestimar por completo la producción del país pero hay que preguntarnos, ¿de qué sirve hacer lápices si nos vamos a quedar sin árboles? De qué sirven 100 bancos que sólo estén “optimizando” el uso del dinero si de ahí no se redistribuye nada para el bienestar de la sociedad? De qué sirve seguir utilizando como referencia única el PIB si la pobreza, desigualdad, mala educación y pésima salud sigue siendo el yugo en México? ¿Y tú qué consideras más importante?

Para más información de temas actuales escucha mi podcast en Spotify “Kristian con K”.

Presenta Nuevo León plan de reactivación económica

Comparte este artículo:

El secretario de Economía y Trabajo, Roberto Russildi, presentó el plan de reactivación económica para el estado de Nuevo León, acompañado por el secretario de Salud, Manuel de la O.

Russildi informó que este miércoles la entidad termino con la fase crítica de la pandemia por el COVID-19 y que el proceso para la reactivación iniciará oficialmente el 18 de mayo.

“La medida de la reactivación económica es un balance entre la atención médica y la economía, mientras tengamos las camas de cuidados intensivos necesarias y los decesos se mantengan al mínimo posible, tendremos que blancor la caída del PIB que se refleja en pérdida de empleados y en inseguridad”, indicó el funcionario.

El plan esta confirmados por 4 fases, mismas que tendrían una duración de entre 2 y 4 semanas cada una.

La Fase 0, de preparación, inició el día de ayer y culminará el próximo 27 de mayo y se espera que el 50% del PIB sea activado en esas dos semanas. La Fase 1, iniciará el 28 de mayo y terminara el 25 de junio o antes, dependiendo  del avance de la pandemia; la segunda fase igual se contempla que dura entre 2 a 4 semanas e inicie tentativamente el 12 de junio, mientras que la Fase 3, la última, se contempla comenzarla el 27 de junio y dure hasta el 22 de agosto, para ese momento el 100% del PIB estará activo.

El titular de Economía y Trabajo estatal, destacó que Nuevo León ha sido reconocido por mantener controlado el número de contagios y decesos a causa de este virus.

Por otro lado, señaló que para que las empresas comiencen a operar de nuevo deben de cumplir los parámetros de sana distancia, lavado de manos, uso de gel antibacterial así como cumplir con las normas establecidas para evitar contagios de COVID-19.

El funcionario advirtió que si no se cumplen las medidas sanitarias se corre el riesgo de retroceder con el avance de la reactivación económica en el Estado.

“Si recaemos en las medidas de seguridad y sanidad vamos a contagiarnos de nuevo y sería retroceder, si cumplimos con lo que se dice, de 6 a 8 semanas se puede reactivar la economía, si no no se irá a 14 a 16 semanas por no cumplir las indicaciones que se establece”, dijo.

Estás conmigo o estás contra mí

Comparte este artículo:

“Lo cierto es que estás a favor de la transformación o estás a favor del régimen de corrupción y privilegios” expresó nuestro presidente en función de su eterno discurso sobre la lucha contra la “mafia del poder” donde el principal combatiente contra esta es su gabinete, su partido y todos los simpatizantes de la cuarta transformación. El problema aquí es que dicho argumento cae dentro de un falso dilema. López Obrador trata de anteponer ante nosotros un mal uso del principio del tercero exclusivo (principium tertii exclusi), haciendo parecer que las únicas variables existentes son estar a favor de su transformación o estar a favor de la corrupción.

Esta lógica no fue creada por AMLO, varios líderes en el pasado han utilizado la misma para dar mayor credibilidad a sus políticas. George W. Bush decía “O estás con nosotros o estás con los terroristas” y Lenin expresaba “Cada hombre debe elegir entre nuestro lado o el otro lado”. Pero ¿por qué deben nuestras creencias recaer en todo lo que dicta un solo hombre? Esta es una forma que de manera imperativa trata de hacer pensar a la población que el camino que toma el líder es el único camino correcto, y el no creer en el automáticamente te hace parte del movimiento malvado que está en su contra, pero el caso no es así.

Si estar a favor de la transformación y estar a favor de la corrupción fueran pensamientos mutuamente excluyentes y colectivamente exhaustivos, se negaría la total existencia de las personas apartidistas, de las personas que apoyan parcialmente las políticas de la 4T, de las personas que repudian al gobierno actual pero que también lo hicieron con las administraciones anteriores o de las personas que apoyan fervientemente a Morena, pero cometen prácticas corruptas. 

Claro que son innegables y vergonzosos los cientos de escándalos de corrupción que se vivieron durante las administraciones previas a la actual. Miles de millones de pesos desaparecidos, dudosas jornadas de elección, desvíos de recursos, entre otras cosas que solo perjudicaban al país. Pero yendo en contra de la lógica de AMLO, es posible reconocer eso y al mismo tiempo reconocer que la actual “lucha contra la corrupción” ha sido altamente cuestionable. Se han quemado fortunas obtenidas de los contribuyentes en proyectos que no representan un rendimiento a corto ni mediano plazo, dando como resultado un crecimiento nulo del Producto Interno Bruto y de el Indicador Global de la Actividad Económica, así como una importante caída en la Inversión Fija Bruta, y por si fuera poco deciden sacarle todo el jugo al Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios, comprometiendo más nuestra ya frágil economía que no se ve lo suficientemente preparada para poder aplicar las correctas medidas contra cíclicas ante la actual coyuntura económica.

Es un hecho que cada vez más personas entran dentro de ese grupo que cuestionaron a los gobiernos pasados durante sus mandatos, y que también le demandan a este un mejor uso de los recursos públicos y respuestas ante escándalos de corrupción. Considero que, a fin de cuentas, esa es nuestra obligación como ciudadanos: demandar siempre a quienes nos estén representando cuentas claras y objetivos que nos beneficien tanto económica como socialmente, pues los representantes que tenemos por algo están ahí y deben trabajar en función de toda la población, y no solo de quienes sean sus simpatizantes.

AMLO dice que afortunadamente el PIB no cayó más

Comparte este artículo:

Luego de que el Inegi dio a conocer una caída de 1.6% trimestral en el PIB mexicano, el presidente dijo que afortunadamente la baja no fue mayor, pese a algunos pronósticos.

Algunos pronosticaron que iba a ser mayor la caída y afortunadamente no fue así, 1.6 con relación al trimestre anterior, es decir, octubre, noviembre, diciembre del año pasado, 1.6“, comentó.

En el mismo sentido, el mandatario comentó que el siguiente semestre será más difícil debido a la pandemia, pero aseguró que se cuenta con una estrategia para reactivar la economía. “Les había hablado de la recaudación en los cuatro meses de este año, hasta abril, un cuatrimestre, estamos arriba en recaudación en términos reales. Entonces no es cantar victoria porque viene lo más difícil, el trimestre mayo-junio- julio también si se prolonga agosto-septiembre-octubre, pero tenemos una estrategia, ya decidimos no recurrir a deuda“.

Comentó que más de 20 mil pequeños empresarios ya comenzaron a recibir créditos y se prevé que los apoyos lleguen a 80 mil empresarios al finalizar la semana.

Posteriormente mostró una gráfica sobre la caída del PIB en sexenios anteriores. “Claro, todavía no estamos recibiendo todos los efectos de la crisis, pero no nos agarra con déficit, por eso estoy optimista y siento que vamos a lograr salir adelante“, concluyó.

Con información de El Norte

 

Sufre PIB mayor caída desde el 2009, se contrajo 2.4%

Comparte este artículo:

Hoy el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer la estimación oportuna del Producto Interno Bruto para el primer trimestre del año 2020, durante dicho periodo, de acuerdo a las cifras, se sufrió una contracción de 2.4%, con datos desestacionalizados, en comparación con el mismo periodo del 2019.

Esta caída es la mayor desde la contracción registrada en el tercer trimestre del 2009, cuando los efectos de la crisis financiera global hicieron que la economía mexicana se desplomara 5%.  

La estimación oportuna se da en medio de la pandemia de coronavirus, la cual llegó a México el pasado 28 de febrero, mientras que en marzo el gobierno federal tomó medidas de distanciamiento social y confinamiento, con lo cual las empresas no esenciales tuvieron que cerrar sus negocios temporalmente.

Para el segundo trimestre, cabe resaltar, analistas esperan que la caída del PIB sea aún mayor, debido a las medidas del gobierno para combatir la pandemia -las cuales se extendieron hasta el 30 de mayo-, mientras tanto, se espera que para el cierre del año, la contracción se aun mayor que aquella del 2009.

El Inegi informó que las actividades secundarias (industria) mostraron una tasa negativa de 3.8% anual, mientras que el sector terciario (servicios)  se contrajo 1.4%. Estos dos sectores son los que más se han visto afectados por las medidas para mitigar el contagio del virus.

Las únicas actividades que registraron crecimiento son las primarias, con un avance de 1.2%, en comparación con el mismo trimestre del año pasado.

Hablando de la comparación con el trimestre previo, el PIB mexicano se contrajo 1.6%, el cual es su quinto trimestre en terreno negativo.

Se recuerda que esta es una estimación oportuna y el dato definitivo se publicará el 26 de mayo.

Con información de El Economista