Venezuela: Semana Santa en la calle

En días pasados, el presidente estrella Nicolás Maduro tomó la decisión de despojar de sus competencias a la Asamblea Nacional, con mayoría de oposición, por estar en “desacato”, según determinó el máximo líder. El organismo encargado de asumir las competencias de la Asamblea sería el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), pero no en su totalidad, pues la mayor parte de las decisiones serían tomadas por el mismo presidente bajo un poder habilitante con facultades penales, militares, económicas, sociales, políticas y civiles. No soy especialista en el tema, pero ante la vista de cualquier ser pensante, esto es un Golpe de Estado indirecto.

Ante tal medida, la oposición venezolana convocó a días enteros de manifestaciones pronunciándose en contra de ésta y el resto de las medidas impuestas por Maduro a lo largo de los años. Y es que la escasez de alimentos y la inseguridad han impactado en toda clase social y a todo habitante de Venezuela. Si se interesan un poco más en el tema, existe un infinito número de vídeos que muestran a la gente haciendo colas de más de 8 horas para comprar un kilo de arroz o buscando comida en las bolsas de basura porque la situación no les permite más.

Como respuesta, brillante como el gobierno, el ejército y la policía bolivariana salió a la calle a “controlar” las protestas y mantener el orden; respuesta que terminó en una fuerte represión con bombas lacrimógenas (incluso lanzadas desde helicópteros), chorros de agua e incluso la muerte de dos jóvenes menores de 25 años por impactos de bala salidas de las pistolas de nuestros “protectores”.

          Foto: @donaldobarros

Lo cierto es que, ante cada nuevo abuso, cada nueva medida dictatorial, cada nueva noticia de represión brutal, los venezolanos llegamos a pensar que ahora sí hay una salida y ahora sí se espera un cambio; la inhabilitación por 15 años de Henrique Capriles y el encarcelamiento de Leopoldo López es sólo una señal más de que el gobierno está encerrado entre el miedo y la desesperación. Y su único consuelo es ir corriendo a pedir ayuda al grupo de países vendidos que llaman ALBA.

No dejen de ver a Venezuela como un ejemplo donde las democracias pueden enfermarse gravemente de corrupción y malos gobiernos y donde puede que la manifestación y represión del pueblo sea el único medio para demostrar la inestabilidad que sufre un país.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

 

Sin la acción directa de los jóvenes, no habrá cambio de gobierno

Nuestra gente se encuentra hastiada del gobierno actual y de las políticas que se han implementado en los últimos años, tendientes a debilitar cada vez más el estado social, y procurar el bienestar de unos cuantos en detrimento de la mayoría de la población.

Sucesos como la casa blanca de EPN, el avión presidencial, la estrategia de llevar a Trump (aun candidato republicano en ese momento) a dialogar con el ejecutivo por parte de Luis Videgaray, la caída y regreso del mismo, los Duartes, así como el gasolinazo, son los que han hecho entender a una buena parte de los mexicanos que, no se puede tolerar ni un día más este gobierno que tiene el cinismo y el hambre de poder por estandarte.

Actualmente, miles salen a las calles a manifestarse, ya no solo en contra del aumento desmesurado de los hidrocarburos, sino en contra de aquellos funcionarios públicos que han estado gobernando tan solo para ellos mismos.

Por medio de diversas consignas, el pueblo deja claro a la cleptocracia en el poder, que se ha unido en una sola voz para hacer valerse como ente del cual dimana la soberanía, y así iniciar un proceso de renovación política.

No obstante, cabría preguntarse, de forma bastante válida ¿cómo se pretende cambiar el sistema que rigió durante décadas nuestro país? ¿Cómo mantener la unidad popular después de lograr los objetivos inmediatos, como el dar reversa al “gasolina”?




Si bien no es fácil resolver las cuestiones planteadas, sería imprescindible apreciar lo siguiente como uno de los pilares para la reconstrucción de la política: el rol de la población joven dentro del proceso de reivindicación y reconstrucción de la política.

Y es que, debemos ser realistas: sin una participación activa y directa de parte de los jóvenes, la consolidación de un gobierno que merecemos no llegará a materializarse.

Si bien es cierto que, en las revoluciones (y más aún, en las de carácter no violento, como la que se moldea poco a poco en nuestro país), es necesaria la sabiduría de los más grandes, de aquellos que han experimentado con anterioridad luchas de liberación, resulta aún más importante contar con la disposición de la energía de los más jóvenes; los cuales tendrán en sus manos la responsabilidad de devolver el rumbo a un país que estuvo secuestrado por la clase política durante un largo tiempo.




Y ojo, que al mencionarse como factor vital la participación de los jóvenes, esto debe entenderse como lo que hoy en día se está presenciando: como el hecho de participar y organizarse de formas que trascienden el voto; pues no hay mayor mal que concebir la democracia y la voluntad popular, como un simple voto depositado en una urna cada tres años.

Al contrario, la democracia y el ejercicio de la soberanía, implica un ejercicio diario materializado en acciones y en organización por parte de quien es el protagonista en lo que respecta al futuro de la nación: el pueblo.

Cuando nos quede claro este enorme poder, y a su vez deber, que poseemos como pueblo, y nos quede claro a la juventud, el hecho de que somos un elemento imprescindible para concebir la revolución del país y la consolidación de un gobierno y democracia popular, habrá llegado el día en que veremos un nuevo amanecer. Habrá llegado el día de un verano que sustituya a este invierno que ha durado décadas.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

CNTE: Enemigo Público

El miércoles pasado hubo otra marcha de maestros en el centro de Monterrey. Cerca de las 18:00 las calles aledañas a la macroplaza fueron cerradas y cientos de policías fueron desplegados para mantener el orden público. Naturalmente el caos vial se acrecentó en cuestión de minutos y el enojo de los automovilistas hizo lo propio.

Al escuchar sobre estas movilizaciones apurado salí de la oficina (ubicada en el centro) para asistir a mis clases de maestría y por unos cuantos minutos estuve cerca de quedar atrapado entre las calles del centro y en consecuencia faltar a clases.

Afortunadamente lo logré. Pero qué ironía que por culpa de los bloqueos y manifestaciones de los “maestros” no iba a poder llegar a la universidad, ¿no?

Es tiempo de usar la fuerza pública sin inhibiciones ni remordimientos. Cuando el diálogo no es suficiente, cuando no se entienden razones, cuando el inconforme adopta una actitud violenta y salvaje para expresar o defender sus ideas, el siguiente paso para poder garantizar el bien general de la población es la fuerza pública. Estas personas deben ser tratadas como los criminales que son.

No podemos seguir permitiendo que gente como ésta violente nuestro entorno. Para los pseudo activistas que su argumento contra lo anterior será que “el gobierno opresor violenta nuestro derecho de manifestarnos, el ejército reprime al pueblo con violencia” y un largo etcétera de posiciones sofistas, deben saber que los enfrentamientos entre Gobierno y CNTE no se han dado por el simple hecho de ser maestros, como muchos ilusos argumentan.

Las pugnas se dan porque estos “educadores” han violentado, incendiado, bloqueado, golpeado. Su derecho de manifestarse acaba cuando transgreden el derecho de la educación, del circular sin bloqueos, del disfrutar un país sin violencia.

La fuerza pública actúa y actuará cuando los “manifestantes” dan razones para hacerlo. Cuando se trata de plantones con violencia y la afectación de miles de personas ajenas al problema, por supuesto que el ejército y la policía tendrán que actuar con violencia. El hecho de ser ciudadano no te exime del cumplimiento de la ley.

¿Dónde está el derecho de los niños de asistir a la escuela? ¿Dónde quedan los padres de familia que quieren educación de calidad para sus hijos? ¿Por qué tenemos que soportar bloqueos y violencia que afectan nuestra vida diaria? ¿Qué pasa con los miles de personas que no pueden llegar al aeropuerto, al hospital o a su oficina por culpa de los manifestantes?

El pasado conflicto en Oaxaca dejó pérdidas de $150 millones de pesos (mdp) para el sector hotelero y $28 mdp para el restaurantero, de acuerdo al Gobierno de Oaxaca. Conforme a la Asociación Guatemalteca de Exportadores, los bloqueos carreteros que impiden la llegada de productos de países centroamericanos a Oaxaca y otros estados del sur han generado pérdidas de $10 millones de dólares (mdd).

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo de la CDMX reportó la afectación a 2,833 comercios y pérdidas de $35 mdp diarios. En Michoacán el Consejo Económico y Social de ese estado cuantifica en $680 mdp la merma durante el primer semestre de este año. ¿Por qué nuestra economía tiene que soportar esto?

Además, en los últimos tres años de inconformidades de la CNTE los estragos han sido numerosos bloqueos al aeropuerto de la CDMX, en detrimento de las miles de personas que viajan por placer o negocios; un plantón de cinco meses en el zócalo capitalino, afectando el turismo y el comercio de esa zona; incendio a las oficinas del PRI en Chilpancingo y una del INE en Oaxaca, amenazando vidas y pérdidas de infraestructura.

El diálogo terminó. Se debe tratar a quien atente contra la nación con todo el peso de la ley y la fuerza del Estado mexicano.

Si es necesario recurrir a la violencia para asegurar la seguridad y derecho de los millones de ciudadanos afectados por estos haraganes así tendrá que ser. CNTE, su teatro se ha terminado, nuestra policía y ejército debe acabar con quien siga alentando estas actitudes retrógradas. Gobierno Federal, es tiempo de utilizar sin pudor alguno la competencia de la fuerza pública.

El avance y transformación de México está en el aula de clases para las futuras generaciones, no en los pretextos para no impartir la educación.

http://expansion.mx/empresas/2016/07/07/bloqueos-en-oaxaca-provocan-perdidas-millonarias-a-exportadores-centroamericanos

http://expansion.mx/economia/2016/07/05/las-protestas-de-la-cnte-han-dejado-perdidas-de-680-mdp-en-morelia

http://expansion.mx/nacional/2016/07/06/maestros-contrarios-a-la-reforma-educativa-protestaran-en-la-cdmx

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Las pedreras: Villanos ambientales

Las pedreras son una de las principales causas de la contaminación en la zona metropolitana. Esta industria expide partículas de 10 PM las cuales son de las más dañinas para el sistema respiratorio ya que estas llegan hasta los pulmones sin filtrarse.

En Santa Catarina se encuentran 6 pedreras de las cuales la mayoría, si no es que todas, incumplen con la norma ambiental estatal. Ejemplos de lo que marca la norma ambiental es que no pueden estar en zonas conurbadas, lo cuál es obvio que están dentro. Las explosiones que hagan deben de ser controladas para que el polvo no se se esparza por toda la ciudad, pasa lo contrario.

Hace 1 semana fui a una manifestación encabezada por los diputados Sergio Pérez y Marcelo Martínez contra las pedreras y vi de primera mano los pésimos controles que tienen y como afectan a la ciudadanía. En el tiempo que estuve fuera de una de las pedreras, tuvieron lugar 2 explosiones y todo el polvo era llevado a Monterrey y San Pedro.

pedreras1

Es importante resaltar que la norma ambiental que comentaba arriba obliga a las pedreras a rociar con agua el camino antes de que camiones pasen por su ruta para que no levanten más polvo. En este caso, y no dudo que en todas las otras pedreras adyacentes, primero pasaron los camiones y levantaron todo el polvo.

Al darse cuenta de que habían medios de comunicación y una manifestación afuera de las instalaciones decidieron enviar un camión roceando el camino de terracería. Pero no sirve de nada, los camiones ya levantaron todo el polvo, solo lo hicieron para que los medios vieran que “ellos si cumplen”, pero no pensaron con que se verían más ridículos intentando quedar bien.

El domingo pasado veo una hoja entera pagada por la asociación de pedreros en el periódico “EL NORTE”. Mientras leía la hoja no pude evitar pensar que era una broma por el cinismo en la misma. En esta publicación establecen “5 verdades sobre las pedreras que no quieren que sepas”, en donde buscan ser exonerados de la contaminación de la ciudad y que toda la culpa la carguen los vehículos como si ellos fueran las victimas.

El Bronco prometió durante campaña en Santa Catarina que iba a retirar las pedreras y no han siquiera intentado hacerlo, no se ha visto disposición del gobierno de hacerlo.

Debido a que el gobierno no ha hecho nada, da lugar a suposiciones, ¿El gobernador tiene intereses personales con las pedreras? ¿La publicación de las pedreras fue en conjunto con el gobernador? Ya que culpando solo a los vehículos puede justificar su “negocio” de la verificación vehicular la cual le dejara unos 10 mil millones de pesos en lo que resta de su administración.

Son preguntas que surgen al no ver una reacción solida del gobierno, puede que la respuesta a ambas preguntas sea un no, pero como dice el escritor francés Emmanuel Carrère, “Estamos obligados a basarnos en indicios, en lo que la gente hace. De lo contrario, ¿cómo saber lo que les pasa por la cabeza?”pedreras2

Quisiera terminar enviando un mensaje al gobernador que se que muchos de ustedes también quisieran expresar:

Lo que si queda claro señor gobernador es que es tiempo de actuar, estoy cansado de escuchar excusas y le aseguro que todos los ciudadanos del área metropolitana también. Quiero respirar, quiero salir a correr a los parques sin sentir que en lugar de hacerme un bien, me estoy haciendo un daño por respirar todas esas partículas.

change.org/fuerapedreras

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Diálogo vs aplicación de la Ley

Los grandes cambios en los países, por buenos que sean, generan posturas encontradas, choque de ideas que pueden generar conflictos en el interior de la nación. En este sentido, las reformas estructurales que este gobierno federal ha impulsado han tocado los intereses de muchos grupos de personas y las reacciones siguen presentes en nuestros días. El proceso para implementar estas reformas es quizá el más difícil e importante. Como evidencia de lo anterior es el caso de la reforma educativa, la cual ha generado muchos aplausos en nuestro país, pero también importantes manifestaciones.

Desde hace un par de años, algunos estados del centro y sur de nuestro país atraviesan por un periodo de inestabilidad social que se ha ido intensificando y ha captado la atención de muchos mexicanos. Su principal demanda es que no aceptan la nueva legislación aplicable al sector educativo.

Ante esto, se han hecho escuchar opiniones encontradas, entre ellas hay quienes expresan que la ley debe de ser aplicada sin dar pie a la negociación y otras que están a favor de la promoción del diálogo entre las partes. Considero que ambas posturas no tienen que verse como contradictorias. El diálogo es una herramienta que coadyuva a la aplicación de la ley, es lo que permite que se de la transición necesaria para lograr el cambio.

Todos los grupos sociales tienen derecho a manifestar su postura, así lo prevé la Constitución de nuestro país, pero este derecho termina en el momento en que se afecta el derecho de alguien más. No es posible dialogar a través de la violencia.

Quienes agreden y generan disturbios en nuestra sociedad, no obstante la posición que defiendan, no están contribuyendo con el proceso de transición a un mejor país.

Los hechos violentos que han suscitado en el centro y sur de nuestro país son lamentables, más aun cuando esto proviene de un grupo que es un referente en nuestra sociedad. No está mal que los maestros se quieran hacer escuchar, ni que pretendan influir en otros maestros que piensan de forma distinta, pero no pueden utilizar la violencia para lograrlo.

Los maestros deben de ser ejemplo de buenas prácticas, ocupan un lugar importante en nuestra sociedad e influyen en la calidad de personas que estamos formando en nuestro país.

Es difícil generar cambios en nuestro sistema, más aun cuando queremos modificar aquello que por tantas décadas ha funcionado de una forma, aunque esta ya no sea la óptima. Debemos de luchar por generar los diálogos entre las partes que piensan de forma distinta y al mismo tiempo permitir la aplicación de la Ley, de forma en que podamos tener un proceso de transición en el que todos se sientas partícipes.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Hoy, mi corazón está en el sur

“Este recuerdo último era el nuestro y ahora yo lo sabía: en mitad de este invierno, venía a saber que en mí, había un verano invencible.”
Albert Camus

Soy del norte, pero hoy mi corazón está en el sur, junto al de los maestros que ejercían sus derechos constitucionales de movilización y expresión de ideas que fueron reprimidos, junto al de las familias de las víctimas de aquellos actos del gobierno contrarios a todo ideal de democracia y libertad. Mi corazón se encuentra también con aquellos heridos, sean manifestantes o policías dispuestos a hacer cualquier cosa con tal de sobrevivir con unas cuantas monedas. Se encuentra además, con los que toda su vida han presenciado la escasez, con los que nos han dado catedra de cómo hacer la revolución y también con los que sufren el abuso de la clase política. Hoy, al estar en el norte y tener mi corazón en el sur, he decidido, por primera vez, apoyar a los maestros que levantan su voz contra la reforma educativa.

Hoy, al estar en el norte y tener mi corazón en el sur, he decidido, por primera vez, apoyar a los maestros que levantan su voz contra la reforma educativa.

Y sí, yo deseo un cambio en el sistema educativo de las escuelas públicas, por eso mismo es que no puedo tolerar, que se nos engañe con esta reforma que solo busca modificar los derechos laborales de los docentes, y que no modifica los programas educativos en lo absoluto. Quiero un cambio en el que el gobierno cumpla su obligación de dialogar con los ciudadanos (en los que reside la soberanía popular), y en donde no se recurra a la fuerza bruta para legitimar una iniciativa de ley. Sé que dicha empresa no será sencilla, pero si no se actúa ahora, las repercusiones recaerán sobre las generaciones futuras, las cuales sabrán que la imposibilidad de ejercer sus derechos habrá de ser un reflejo de nuestra pasividad ante los problemas que nos aquejaron.

Por otra parte, sobran ejemplos de masacres que han dejado cicatrices en los corazones de cada mexicano: Tlatelolco, Acteal, Atenco, Ayotzinapa, y más recientemente, Oaxaca. Si hay un pueblo que ha sufrido suficiente, es el nuestro. Asimismo, si hay un pueblo que ha sabido plantar cara a la injusticia, es el pueblo de México; sea a través de los campesinos comandados por Zapata, por los liberales encabezados por Juárez o por los movimientos estudiantiles de los 60’, como mexicanos no hemos dejado de poner el ejemplo en lo que valentía se refiere.

Asimismo, si hay un pueblo que ha sabido plantar cara a la injusticia, es el pueblo de México; sea a través de los campesinos comandados por Zapata, por los liberales encabezados por Juárez o por los movimientos estudiantiles de los 60’, como mexicanos no hemos dejado de poner el ejemplo en lo que valentía se refiere.

Estos ejemplos no deberían de verse como hechos aislados, como acciones emprendidas por personas fuera de lo común, sino todo lo contrario: deben verse como acciones llevadas a cabo por gente normal. ¿Por qué? Porque la valentía es algo característico de nuestra gente. Está en la sangre de cada uno aquel coraje, aquel amor por la nación que nos lleva a entregarnos a los ideales más altos. Si muchos no lo hemos puesto en práctica, habrá de ser por el olvido. Sin embargo, sólo basta con recordar quienes somos y mirar un poco a nuestro pasado, para entender el hecho de que hoy contamos con un espíritu invencible que puede llevarnos a tener días mejores, en los cuales se viva un auténtico estado de derecho. Hoy, mi corazón está en el sur, y con ello, habré de llegar hasta él, por medio de mis acciones. Finalmente, cuando llegue hasta él, daré gracias a la gente del sur, por ayudarme a abrir los ojos, por hacerme recordar que soy mexicano.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Hablando se entiende la gente

Los hechos ocurridos el día 19 de junio en Nochixtlán, Oaxaca, son una clara situación de lo que se vive al sureste del país. La falta de comunicación y la búsqueda de intereses propios ha dejado un saldo de seis muertos y aproximadamente 108 heridos, sin olvidar daños colaterales que han afectado a muchos ciudadanos. Sabemos que la Comisión Nacional de los Trabajadores de la Educación es un factor de poder, así mismo, como fuerza política nacional dentro del Sistema Político Mexicano.

Al surgir la nueva reforma educativa, respaldada por el Secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, se empezaron a presenciar discrepancias de la CNTE hacia el gobierno en la zona sur del país, en Oaxaca. Tras los plantones, toma de casetas y manifestaciones, éste sindicato de maestros ha generado ruido en todo el país, el disgusto hacia la reforma educativa y a los puntos que plantea no ha dejado abrir un diálogo, sino que ha generado más violencia.

Tras los plantones, toma de casetas y manifestaciones, éste sindicato de maestros ha generado ruido en todo el país, el disgusto hacia la reforma educativa y a los puntos que plantea no ha dejado abrir un diálogo, sino que ha generado más violencia.

La reforma, según Nuño, tiene como objetivos: reorganizar el sistema educativo, así como las escuelas con un nuevo modelo educativo, disminuir la burocracia, evaluar a los maestros, eliminar las plazas de maestros, entre otros.

Todos alguna vez hemos escuchado la frase: “Violencia genera más violencia”, y sí; el uso de la violencia y represión del gobierno federal frente a las manifestaciones o plantones de la CNTE en Oaxaca, fue respondido con más violencia en el estado.

La presencia de armas por parte de la Policía Federal ocasionó que el plantón se saliera de control, al reprimir el disgusto de los maestros que presentaron frente a las decisiones tomadas por el ejecutivo.

Lo ocurrido hace dos días en Oaxaca, cae sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero plenamente en Nuño, quien tomo la decisión de actuar inmediatamente sobre ésta reforma, dejando a un lado las posibles consecuencias que traería. El evitar que las plazas de los maestros sean vitalicias, y se puedan heredar, así como si un maestro no aprueba la evaluación será despedido, ocasionó que éste sindicato reaccionara de tal manera. Aunque no dejo a un lado la posibilidad de que la reforma anterior pueda funcionar y mejorar la educación.

Lo ocurrido hace dos días en Oaxaca, cae sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, pero plenamente en Nuño, quien tomo la decisión de actuar inmediatamente sobre ésta reforma, dejando a un lado las posibles consecuencias que traería.

Por otro lado, es lamentable la popularidad que el sindicato tiene, por años el uso de la violencia en las manifestaciones ha dejado a cientos de niños sin recibir educación, y que solo se vela por sus propios intereses, dejando entrar a la corrupción.

Vivimos en una sociedad donde se le es difícil ceder, y escuchar al otro; donde la CNTE no esta abierta a éste diálogo. La solución al conflicto que está ocurriendo en Oaxaca no es la violencia, sino en abrirse al diálogo, y por parte de los maestros también. Existen intereses propios de los dos lados, que por lo que se ha visto, están jugando con la vida de las personas. La búsqueda de los responsables de los hechos en Nochixtlán, castigarlos e implementar el dialogo, será el camino para que tanto el gobierno federal como la CNTE, puedan mejorar las condiciones educativas del país.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Por dignidad, renuncia EPN”

Seis vidas fueron brutalmente interrumpidas el pasado domingo por armas del mismo gobierno mexicano. Hayan sido maestros o no, no es el punto de discusión, el tema debe ser y cómo bien lo pregunto el periodista Jorge Ramos, “¿Quién dio la orden de disparar?”. Éste incidente se acumula ya a una serie de errores y desatinos del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Algunos aclaman por la renuncia de Aurelio Nuño, el Secretario de Educación Pública, otros más por la renuncia del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué. Pero creo que los que piden la renuncia de uno solo o de ambos se están quedando cortos. La realidad es que el que ya tiene que irse es el Presidente Enrique Peña Nieto.

Pero creo que los que piden la renuncia de uno solo o de ambos se están quedando cortos. La realidad es que el que ya tiene que irse es el Presidente Enrique Peña Nieto.

Sin tratar de caer en lo chairo, ¿cuántas le hemos “pasado” durante lo que va de su sexenio? La Casa Blanca y su conflicto de intereses con Grupo Higa, el pésimo manejo por parte de su ex procurador y de su gobierno en el caso de la desaparición de los 43 normalistas en Ayotzinapa, el mal manejo de la seguridad a lo largo y ancho del país, y ahora la muerte de seis personas inocentes en Oaxaca.

Lo ridículo de la situación del domingo fue la manera tan descarada con la cuál el Consejo Nacional de Seguridad (CNS) negaba en primera instancia que los Policías Federales portaran armas, pero las pruebas fueron más que claras en fotos y videos que circulaban en las redes sociales, que no lo pudieron negar más. ¿La razón de portar armas? No la dejan en claro, se supone que el objetivo de la PF era contener las protestas y evitar desmanes, no oprimirlas y disparar en contra de los manifestantes.

¿La razón de portar armas? No la dejan en claro, se supone que el objetivo de la PF era contener las protestas y evitar desmanes, no oprimirlas y disparar en contra de los manifestantes.

Por desatinos como los del domingo, ahora nuestro país es titular a nivel mundial, donde se muestra que vivimos en un país opresor y donde el diálogo no es una opción, todos se tiene que arreglar a punta de pistola al parecer.

Hay límites en todo, y Enrique Peña Nieto y su gobierno los han rebasado, por eso Presidente, con todo el respeto que se merece, renuncie, por dignidad RENUNCIE, le quedó grande la silla.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Estimado Mexicano…

Te hago un llamado a ti para crear conciencia de la realidad en la que nos encontramos como país. La situación de México es lamentable pero más lamentable es la apatía de nosotros como ciudadanos hacia la política. Existe una cantidad mínima de personas a las que realmente les interesa la política, se une a los movimientos sociales, a organizaciones, protestas o manifestaciones. Deberíamos exigirle a nuestros representantes que cumplan lo que dijeron y no dejar nuestra participación en el simple voto.

Existe una cantidad mínima de personas a las que realmente les interesa la política, se une a los movimientos sociales, a organizaciones, protestas o manifestaciones. Deberíamos exigirle a nuestros representantes que cumplan lo que dijeron y no dejar nuestra participación en el simple voto.

Nos dejamos llevar por el pan y el circo que nos da el gobierno. Deberíamos, como ciudadanos, darnos cuenta de lo que está ocurriendo en nuestro país, pero ignoramos lo que está pasando ya que nos encontramos en esta circunstancia porque le damos más valor a temas sin importancia como programas de televisión, partidos de fútbol, entre otras cosas. Nuestro país ya llegó al límite y aún no hemos hecho nada para detenerlo.

emas polémicos como la casa blanca, la desaparición de los 43, la devaluación de la moneda, entre otros… deberían de haber creado conciencia en las personas para comenzar a exigirles a sus representantes pero simplemente, no se ha logrado. Los movimientos son una opción para que nosotros como sociedad, ejerzamos nuestra ciudadanía. Estos son una forma de mostrar que tanto las instituciones como el gobierno no han sido capaces de responder de manera eficiente las necesidades de nuestra sociedad. Por otro lado, algo positivo de eso es que muestra nuestro interés por los temas, el problema de esto es que el interés solamente nos dura unos meses.

Los movimientos son una opción para que nosotros como sociedad, ejerzamos nuestra ciudadanía. Estos son una forma de mostrar que tanto las instituciones como el gobierno no han sido capaces de responder de manera eficiente las necesidades de nuestra sociedad.

Únicamente nos interesamos por los temas polémicos porque están de moda y la comunidad lo está conversando. Al solo estar un momento debido a la ‘moda’ no se logra llamar la atención del gobierno. Se hace nacional un hashtag y comenzamos a publicarlo en las redes sociales al igual que nuestros conocidos.

La mayoría de nosotros hablamos, mencionamos y publicamos que se debería de hacer un cambio o que el gobierno debería de hacer algo al respecto, pero no salimos a las calles para exigirlo. Hoy en día muchos de nosotros pensamos que únicamente con compartir o dar me gusta en las redes sociales a un tipo de problema que está pasando en la sociedad estamos haciendo algo para remediarlo. El problema es que cuando tenemos en realidad la oportunidad de ayudar y de hacer un cambio, lo ignoramos. Nosotros, los que tanto criticamos pero no exigimos. Nosotros, lo que publicamos en las redes sociales pero no participamos en manifestaciones. Nosotros, los que hablamos de temas polémicos sin bases ni argumentos válidos.

Nosotros, los culpables de que nuestro país se encuentre de esta forma pero no nos damos cuenta. Debemos reaccionar y cumplir con nuestro deber como ciudadano. Necesitamos involucrarnos más, el haber votado no nos convierte participativos en la política.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”