#PulsoUrbano: Mitos Urbanos (Parte 1)

No está a discusión el rezago urbano. Monterrey no sólo es la Ciudad más contaminada de América Latina, sino también en la que pocos jóvenes quieren vivir. Otras metrópolis como Guadalajara o Querétaro están por encima en los nuevos indicadores de desarrollo humano, social, económico. En tiempos de competitividad y expectativas de calidad de vida, esto significa mucho: estamos parados sobre una urbe prácticamente en declive. Sí, leyó bien y no pretendo ser aguafiestas: declive.

¿Cómo transformar esta realidad? Por eso quiero hacer la primera entrega de esta serie de columnas en donde vamos a romper a pedacitos mitos urbanos que nos han llevado a esa situación y que debemos deshacernos de ellos urgentemente para cambiar las realidades.

Empecemos:

“El Río Santa Catarina está seco”

Ese río como el Arroyo Talaberna, el Arroyo Seco, el Río la Silla, el Río Pesquería, como otros han sido invisibilizados por la mayoría de la población que incluso añora a las canchas de futbol sobre su cauce que se llevó el huracán Alex, pero que poco se ha cuestionado sobre la sustentabilidad y como en otras ciudades el aprovechamiento para el desarrollo económico, cultural, de movilidad urbana y convivencia, entre otros.

Hemos vivido a espaldas del elemento de la vida: el agua. De hecho, en estos días existen denuncias públicas sobre causas hasta ahora desconocidas pero que están causando la muerte de la fauna del Río la Silla, ¿cuál es el mito a destruir? Que en esta ciudad no hay agua, que los ríos están secos y que si lo “están” sólo sirven para hacer canchas. No, no lo están y no es así.

Ya que estamos encarrerados, seguramente, más de uno saltó con la frase “como en otras ciudades”… Porque aquí no es Seul, Corea ni Buenos Aires, Argentina menos Nueva York, Estados Unidos.

Mito número dos: “aquí no es París“.

Por supuesto que no es París. Tener los pies parados sobre las realidades lastimosas de esta urbe permite comprender el tamaño del reto colectivo que tenemos enfrente. Las referencias internacionales sólo son referencias. Ni más ni menos.

Lamentablemente, algunos en el ánimo de copiar todo han obtenido resultados desastrosos que se alejan incluso lo que aseguran los manuales que según esto se generan.

Eso quizá ha causado la percepción de que aquí, por ejemplo, no puede haber infraestructura para el ciclismo urbano  porque “la ciclovía de San Pedro no funcionó”. Claro con inadecuadas implementaciones del manual de Ámsterdam, Holanda, no hay ideas de futuro ni presupuesto público o privado que alcancen…

Pero eso no significa que no podamos aspirar a una mejor calidad vida. Ahora mismo París no es un “lecho de rosas”. De hecho, aunque probablemente pensemos que existen menos problemas que en cualquier ciudad de América Latina, basta con leer noticias de esa ciudad para darnos cuenta que los problemas urbanos son compartidos en mayor o menor medida.

Y que lejos de sacar el complejo mexicano de “allá sí, aquí no y confórmate” deberíamos intentarlo, al menos.

¿Intentarlo cuando hay intereses económicos o políticos que atentan contra esa calidad de vida, sustentabilidad y desarrollo?

En próxima entrega destruiremos otros dos mitos.

Si era Penal

A diferencia de otras ocasiones mi aportación de esta semana la dedicaré a un tema que no es la política. El fútbol, más que un deporte para muchos es un estilo de vida, es una actividad que reúne familias enteras y grupos de gente muy distintos con un mismo fin. En el norte de México y más en Nuevo León la pasión por este deporte es generalizada, al grado en que pareciera que podemos clasificar a la población de Nuevo León entre Tigres y Rayados quedando una pequeña porción entre otros equipos y no aficionados. Este domingo se jugó la esperada final del torneo de Clausura de la Liga MX 2017 y como ya es costumbre en cualquier final y más tratándose de una final reñida, surgió la polémica por el arbitraje, en específico por un penal que no marcó en el minuto 92 el árbitro Luis Enrique Santander tras una barrida en el área del defensa rojiblanco Jair Pereira al delantero tigre Ismael Sosa.

Al final del encuentro el marcador dio la victoria a las Chivas de Guadalajara con un gol de diferencia (4-3 global) que bien hubiese podido ser cubierto por el posible gol del penal anulado. Observando las repeticiones de las cámaras que cubrieron el encuentro podemos ver como efectivamente “si era penal”, pero debido a la falta de regulación de la Liga MX este tipo de errores arbitrales siguen ocurriendo. No me considero un experto, pero creo que, aunque lo fácil es echarle la culpa a los árbitros el problema en realidad tiene un fondo más complejo relacionado con el uso de tecnología como respaldo para el equipo de arbitraje. Después de todo, el descontento no se hizo esperar, los memes, las burlas, pero sobre todo el enojo de una afición que cada vez muestra más su desencanto con la liga.

Son muchísimos los deportes en donde se utilizan sistemas modernos para apoyar en el arbitraje. Por muchos años la NFL ha utilizado cámaras para que los árbitros puedan tomar una decisión más certera reduciendo la cantidad de errores. El beisbol es otro ejemplo muy claro que desde hace no muchos años ha implementado un sistema llamado “Replay Operations Center” que termina siendo muy importante sobre todo en este deporte donde a veces la diferencia entre el “safe” y el “out” es de unos cuantos centímetros. Antiguamente era imposible pensar que se pudiera llegar a tomar decisiones de gran importancia con la ayuda de cámaras, pero conforme ha avanzado la tecnología las grandes confederaciones y ligas se han visto obligadas a tener que adaptarse a estos sistemas por la propia exigencia de la gente.

En todos los deportes y en todas las ligas, el factor humano termina por jugar un factor fundamental dentro de las decisiones arbitrales que se toman y aunque podemos suponer de buena fe que se tratan de simples errores no faltan las personas que especulan o argumentan posibles trasfondos de intereses económicos que pudiesen influir en la toma de decisiones del árbitro. Es por eso que desde el 2012 la FIFA aprobó realizar pruebas en los sistemas “Hawk-Eye y “GoalRef”, pero a la fecha su aplicación total no se ha podido implementar. Ya hay algunas ligas en varios países que toman en cuenta las cámaras en la línea de gol pero a la fecha no hay un uso generalizado y reglamentado en nuestro país de estas tecnologías como se usan en ligas de otros deportes como la NFL o MLB.

No cabe duda que mucho le hace falta al arbitraje de nuestro país para llegar a compararse con estándares internacionales, pero tampoco olvidemos que incluso en las grandes ligas de Europa y en los propios mundiales de la FIFA ocurren errores tan infames como el #NoEraPenal de Robben en el México-Holanda del mundial de Brasil 2014 ó la famosa “Mano de Dios” de Maradona en los cuartos de final contra Inglaterra del mundial de México 1986. Un gran obstáculo para la implementación de estas tecnologías es el costo económico y la capacidad para instalarlo en todos los estadios de la Liga MX, pero la propia liga en 2016 entró en el programa piloto “Video Assistant Referees” de la FIFA y recientemente se comprometió a implementar en los partidos de liga el sistema completo para finales de 2017.

En resumen, hasta que no se implementen estos sistemas será normal ver los típicos #SiEraPenal y #NoEraPenal en la LigaMX y aunque en lo personal creo que Tigres jugó mejor y le robaron la final, no podemos negar que todas las jornadas y la propia liguilla se jugaron en igualdad de circunstancias donde de igual forma hubo errores en muchísimos partidos que si los contabilizamos probablemente hubieran cambiado el desarrollo del torneo.

Fidel: Segunda parte

Este es la segunda parte del especial sobre Fidel Castro aquí en Altavoz. En esta parte vamos a discutir los logros de la Revolución a la luz del 2016.

La semana pasada hablábamos del régimen castrista como característico del comunismo pero especial que merecía un análisis diferente. ¿Pero en cuanto a su economía, como quedó el “escore”?

Me parece que el logro educativo y de salud que conocemos es innegable. En principio, sabemos que no hay sistema perfecto y que en general, América Latina está lejos del nivel de Suecia o Finlandia, pero Cuba no está tan lejos en algunos aspectos.

El problema de Cuba en general es económico que se traduce en un impacto tecnológico. El embargo tiene mucho que ver aquí e históricamente la derecha del continente ha negado u olvidado ese factor que influye mucho.

Alguna vez dijo Fidel, “Los mexicanos conocen más a Mickey Mouse que a Benito Juárez”, el nivel académico cubano es muy superior al mexicano y no porque en México no tengamos gente brillante, sino por la inequidad y la desigualdad social que vivimos.

Sin poner a Cuba como una panacea social, efectivamente tiene cosas que muchos países podemos envidiar. Y aquí es donde va la reflexión, en Cuba usted tiene garantizadas muchas cosas y otras en franca limitación. Es una materia de prioridades y funcionalidades. Probablemente, usted lector, pertenece a la clase media mexicana que tiene acceso a Internet y que ha tenido la posibilidad de estudiar. Usted es afortunado.




En este país tan desigual y disparejo, no todos partimos de las mismas condiciones. Nuestros pobres se hacen cada día más pobres, con pobreza de ingresos, estructural, de seguridad social, etc. Los cubanos no tendrán los ingresos ni el standard de vida de Holanda, pero algo sí le digo, un hijo de un campesino en Camagüey tiene la posibilidad de ser ingeniero, algo que un indígena en la sierra de Chiapas difícilmente pudiera imaginar.

El cubano no sale a la calle pensando si lo van a matar o asaltar como en algunas ciudades mexicanas. No tienen lugares como Apatzingán o Nueva Italia, Michoacán que comparten muchas similitudes con Iraq o Bosnia en los años 90s.

Decía Yoani Sánchez, la bloguera cubana en Nexos, que en Cuba tenía cosas impuestas, que libros leer, que cosas creer o no, que comer o no, que hacer o no. Algunas personas me debatieron el argumento que contesté que fue el siguiente: “Mientras Yoani se queja de un libro o una comida impuesta, en México, nuestros pobres no conocen ni el libro ni la comida”.

El punto aquí no es ni vanagloriar ni criticar a alguien, es valorar el logro cubano en medio del continente más desigual del mundo, donde nuestros niños mueren de hambre y el atraso en casi cualquier aspecto es enorme.

La gran asignatura pendiente del régimen cubano sin duda alguna es la libertad de expresión y de prensa. Confío en que la Revolución tiene que evolucionar en ese marco de derechos humanos; sin embargo, y sin afán justificante, el comunismo ejerce control en medios, no es algo de Castro o algo nuevo.




Aun así, por el mismo bien de Cuba y de su gente, el gobierno debe abrirse a nuevos temas y lo más importante, abrirse a nuevos debates que enriquezcan su proceso como país. Estoy francamente seguro que el pueblo cubano tiene muchas ideas por ofrecerle a su gobierno, ideas que sigan con el ideal de la Revolución, pero con miras del siglo XXI.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”