Dimes y Diretes: “¿Cuántos más Jaime?”

Vaya fregadazo que le dieron el día de ayer al Procu del estado, Roberto “Bobby” Flores. Esto después de que se diera a conocer que su hijo, su papá y hasta su yerno, cobran de la nómina estatal. La cuestión, es que, en las semanas recientes, no es la primera vez que “Bobby” está metido en una controversia, a lo que me pregunto, ¿cuántos más Jaime?

Que familiares de un funcionario público estén dentro de la nómina, es nepotismo y por supuesto es grave. Lo peor del asunto, es que el Gobernador, y claro el Procurador, se hagan de la vista gorda. Me parece imposible, que Jaime no supiera que tres personas cercanas a su amigo y compadre, Roberto Flores, operaban dentro de la Procuraduría.

Ahora bien, ayer Manuel González ya anunció que hoy, hoy, hoy (muy al estilo Fox), van a dar de baja al yerno y al papá de “Bobby”. Mientras tanto Bobby Jr. Fue dado de baja hace tres meses y que este no cobraba del erario, ¿entonces por que salía en la nómina? ¿quién le pagaba?

También Manuel menciono que el puesto era “meritorio”, ¿neta? ¿meritorio? ¿a los veinte años de edad el chavo ya podía ser analista en la Procuraduría? ¡Chavos y chavas, manden pero ya sus currículums a la Procuraduría del Estado de Nuevo León!




Por otro lado, dicen que iniciaran una “investigación” sobre el asunto. ¿Para qué investigan? ¿Qué piensan investigar? Las pruebas son contundentes, el hijo, el yerno y el papá del Procu cobraban de la nómina estatal, ya con eso se le deberían de solicitar al “Bobby” su renuncia, ¿o acaso el gober le dará “otra chance más” a su compadre?

Claramente Roberto sabía que era difícil que lo descubrieran, dado el caso que los nombres en las nóminas están protegidos por seguridad. A lo que me lleva a mi siguiente punto, ¿esto fue fuego amigo? ¿quién filtro la información? Claramente tuvo que ser alguien dentro o que estuvo en la dependencia.

En verdad todo esto me da mucho asco y hace que pierda las pocas esperanzas que ya tengo en este gobierno independiente. Jaime debe de reaccionar, debe de sacar a su compadre de la Procuraduría y poner a alguien que tenga la competencia para ocupar el cargo, ¿o qué le debes mucho a Bobby, Jaime? No veo otra razón para que lo mantengas en ese puesto, después de todos los desmanes que se ha traído en estos meses.




¡Ahí Se Leen!

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Peña Nieto, Presidente de caricatura

En los últimos días hemos visto como la incendiaria ofensiva contra la imagen y figura de Enrique Peña Nieto se ha incrementado. Ya no se ha atacado la figura del Presidente solamente, se ha atacado la figura de Enrique mismo, como persona y hasta como estudiante.

Aquí mismo en Altavoz, un colaborador citaba un chiste que hacían de Adolfo Ruiz Cortines burlándose de su edad, también mencionó que a Díaz Ordaz se le mofaban por feo y a Echeverría por “pendejo” en palabras de Diaz Ordaz.

Más allá de saber si los ataques tienen justificación y sin afán de defender el oficialismo al puro estilo chayotero de Ricardo Alemán, Peña Nieto viene haciendo una sucesión de malas movidas que ya lo hacen ver y caer en un ridículo.

Hacerle renunciar es el deseo de muchos y más allá de las terribles consecuencias económicas que nos traería, el problema en general radica en lo mal manejado que tiene su agenda personal, su figura, su envestidura, nadie lo respeta, ni su propio partido y no estoy proponiendo que se regrese a las viejas épocas donde un presidente actuaba como tlatoani azteca, pero sí sienta un precedente de que la figura de “Presidente de la República” está para cualquier “guey” y ese “guey” es motivo y objeto de cualquier clase de pitorreo sin ton ni son.

Si bien será siempre discutible la manera en que Enrique llegó a Los Pinos, su matrimonio telenovelero y la N cantidad de escándalos, la figura del “Líder de la Nación” está en una crisis inédita.

En lo personal siempre he sido un escéptico del potencial de las redes sociales para generar impactos en la política mexicana que vayan más allá de un “Lord [Inserte personaje]” o que hagan renunciar a gente como Alvarado de Tv UNAM. Sin embargo, las redes sociales si influyen en la opinión pública más y más y en esto en votos.

La actual crisis peñanietista va a permear más allá del 2018 y quien quiera el puesto presidencial tiene que estar consciente del enorme escrutinio del que será objeto y de la burla, la injuria y la ridiculización.

Los asesores también influyen aquí, no se ve un hilo de cordura en Los Pinos, ¿tanto se le teme a Trump que se le quiso suavizar?, ¿Qué fue ese chiste de informe con “jóvenes”?, ¿Qué afán de defender a gente tan torpe como Alfredo Castillo?

Las iniciativas más progresistas y radicales en la historia de la Patria de los últimos 50 años que realizó Peña Nieto como la abierta discusión de la legalización de la mariguana y el matrimonio igualitario han recibido rechiflas hasta desde el mismo PRI.

Muchos dirán que la figura de patetismo que tiene Enrique a nivel nacional y a nivel internacional es por su propia culpa; sin embargo, aunque así lo fuese, ¿que podemos aprender de esto?.

Por aprendizajes yo pondría en la palestra el que los partidos buscaran perfiles menos fotogénicos y más acordes a las ideologías propias del partido aparte de que las candidaturas presidenciales fueran menos objeto de dedazos y más de debates internos.

Fox ha quedado pintado como mandilón y torpe, Calderón como un borracho y beligerante, Salinas como el mayor enemigo de la sociedad después de Satanás, Echeverría como un asesino recluido en su propia casa, López Portillo terminó senil, robado y apodado el “perro”. Al menos Zedillo guarda cierta imagen.

La imagen del Presidente debe ser criticada y cuestionada pero nunca burlada por lo que representa, antes debemos evaluar mejor a los candidatos al votar y al elegir representantes, cuestionarlos desde antes y así evitarnos esta clase de bochornos. Piense por un momento, Enrique Peña fue elegido en las urnas por miles de mexicanos como usted o como yo y es la imagen de México ante el mundo.

Pregúntese ¿Qué pensarán de nosotros en el extranjero?

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Medina Zacatón”

¿Para qué nos sorprendemos? ¿De qué nos asustamos? Ayer se dio a conocer un caso más donde quedó demostrado que tan corrompido esta nuestro país, no solo el sistema político, sino también en judicial.

Rodrigo “Golden Boy” Medina recibió el regalito de un juez de distrito, pues quedó amparado por lo menos por un año para no venir a Nuevo León a comparecer por los delitos que se le acusan.

¿Cuánto recibió ($$$) el juececito? Porque algo nos debe de quedar claro, el juez se vendió por unos cuantos millones. Vendió la esperanza de que los nuevoleoneses tenían de que POR FIN se hiciera justicia por el desfalco de este gañan con apellido Medina.

Tal vez crea usted lector que mi acusación al juez de distrito es un tanto exagerada, pero ¿por qué no funcionaron de igual manera los amparos de los otros acusados? No se sí sabía pero él ex tesorero del estado, Rodolfo Gómez Acosta, había en su momento presentado amparos similares a los de Rorro Medina, pero no funcionaron.

Lo que quedó claro el día de ayer, es que el “Golden Boy” es un zacatón, no quiso ver de frente a la justicia, sin aún ser vinculado a proceso acaba de aceptar toda culpabilidad en por los delitos que se le acusa.

Un año pasará hasta que se presente este ratero ante la justicia, y quiero decirle Rorro que, es tan culpable hoy como dentro de un año.

Pero por hoy, me vomito (muy a la Fox) sobre el juez corrupto que se dejo comprar para otorgar el amparo, sobre el Poder Judicial y sobre el ex “gober” de Nuevo León. No lo dude ni tantito lector, hoy es un día triste para nuestro estado.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

MARATÓN NETFLIX: A la caza del mercado mexicano.

La televisión ha muerto.

El dilema de llegar a casa de prisa después del trabajo o la escuela para alcanzar a sintonizar nuestro programa favorito quedó atrás, así como también lo hizo el estar sujetos a la (muy a menudo nefasta) cartelera de programas que nos ofrecen las cadenas televisivas.

Hoy en día, las personas tienen la capacidad de programar en su agenda los espacios dedicados al entretenimiento visual, teniendo la oportunidad de decidir que ver y cuando verlo. Así lo expresó la Directora de Comunicación para América Latina de Netflix,Kari Peréz, durante el tour de medios que organizó la plataforma previa a la apertura del Maratón Netflix en Monterrey.

A lo largo de los dos días que duró este evento en nuestra ciudad, el público regiomontano tuvo la oportunidad de vivir una manera distinta y experimentar el entretenimiento digital. Las salas del 3ro y 5to piso del recién inaugurado Pabellón M en Monterrey fueron adecuadas para que las proyecciones de las series y películas más populares de Netflix no fueran una mera función de cine. Sillones de terciopelo, snacks, concursos, premios y escenografías fueron los atractivos puestos al disfruté de los visitantes. Las filas para tomarse divertidas fotografías en escenarios como los casilleros de la popular serie Club de Cuervos cual Aitor Cardone, o rodearte de billetes como lo hiciera Pablo Escobar en Narcos, eran largas, pero la espera era amenizada por el sonido de la música, la lotería cantada, y las múltiples pantallas distribuidas por todo el piso proyectando avances de las series originales de la plataforma roja.

Pero, ¿cuál era el motivo de este evento?

Como bien dije, la televisión ha muerto, y las grandes cadenas lo saben. Televisa lanzó al mercado (entre chistes y memes) su plataforma digital Blim, Fox desarrolló Fox Play, y la competencia sigue sumando contendientes de prestigio en una lucha por la preferencia del auditorio. Un mercado que otrora pareciera dominado por Netflix hoy es acechado por los diversos servicios de contenido programable.

Todo evoluciona, y esto es solo una respuesta normal al cambio, sin embargo, aquí gana el que se mantiene vigente. Por esta razón, Netflix apuesta por el marketing relacional, tratando de robar esta rebanada del pastel que representa su mercado secundario, México. Estrechando lazos con su audiencia, la compañía espera afianzar este sector antes de que la competencia lo haga. Si lo logra o no sólo el tiempo lo dirá.

La conferencia que ofreció Emeraude Toubia (protagonista de la serie original de Netflix, Shadowhunters) lució abarrotada, tal y como todas las funciones de la experiencia Orange is the New Black (que por cierto me tomé la libertad de vivir, adelantándome a nuestro vídeo de lo que fue el evento les comentó que fue de verdad divertido), en la que el 3er piso del edificio fue adecuado para que los asistentes sintieran que eran participes de las historias ocurridas entre los muros de la penitenciaria Litchfield. La alfombra roja organizada en un evento exclusivo el día viernes 1 de Julio fue otro de los atractivos, reuniendo a personalidades de la televisión local e internacional, músicos e incluso youtubers.

Debemos esperar y ver si los organizadores del evento emiten alguna declaración con respecto a los resultados que este arrojo para medir el éxito e impacto que tuvo según los objetivos de Netflix. Pero, entre que sí y que no, nosotros nos quedamos con las divertidas vivencias del Maratón, una organización que padeció solamente los embates habituales de un evento de este tamaño, y la promesa de futuras experiencias similares.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

México y el Caudillismo

“Un hombre hará la diferencia, pero una sociedad hará la revolución”

Nuestro país puede concebirse de diversas formas: como una nación llena de retos en cuanto a las áreas económicas, sociales y de derechos humanos, e igualmente como un pueblo pluricultural que ha tenido el privilegio de contar con una inmensidad de culturas y tradiciones, tanto mestizas como aquellas provenientes del México prehispánico. Es en ese factor pluricultural que puede apreciarse uno de los aspectos más arraigados que tenemos algunos mexicanos: el caudillismo. Considero de gran importancia expresar una postura personal respecto a este concepto, el cual, bajo mi punto de vista, se encuentra considerablemente establecido en nuestra visión individual y colectiva.

Ahora bien, se preguntará el lector ¿Qué es el caudillismo? Tal interrogante debería responderse con otros cuestionamientos los cuales he escuchado al tratar temas de política junto a otros compañeros, tales como: ¿Dónde quedaron los héroes que nos dieron la independencia? ¿Dónde quedó la gente como Morelos y Zapata?

El caudillismo no es más que la concepción que poseen una parte de los mexicanos en cuanto a la forma en la que ellos mismos verán llevada a la realidad aquella lucha por un México mejor. Entrando un poco a los elementos que integran el caudillismo es visible una postura quietista, entendiéndose como una esperanza pasiva y carente de movimiento, o, dicho en otras palabras: una esperanza con cadenas en vez de alas. Este quietismo va a la par con el aspecto intrínseco del caudillismo, el cual es el concepto de una figura arquetípica, mesiánica e idealista de una persona que llevará a cabo un cambio hacia todo el país. Desde figuras pertenecientes a siglos pasados como Emiliano Zapata o Benito Juárez, hasta las más contemporáneas como Fabio Beltrones (al menos para los militantes del PRI), Andrés Manuel López Obrador con su partido MORENA o nuestro gobernador en turno, Jaime Rodríguez Calderón con la bandera “independiente”, sobran los ejemplos de figuras arquetípicas responsables de mantener al caudillismo en el pensamiento de una parte de la población.

Recordando el artículo 39 de la Carta Magna, la soberanía reside en el pueblo, por lo que le corresponde, no a un líder “ejemplar” ni a un político fabricado cambiar al país, sino que corresponde a cada uno de nosotros hacer tal empresa.

Por otra parte, resulta imprescindible recalcar que esta noción ha sido mantenida y explotada por parte de algunos individuos pertenecientes al sector gubernamental; un ejemplo visible se encuentra en la educación básica, especialmente en las clases de historia que llevábamos cuando niños. A lo establecido anteriormente habría que agregársele, con el fin de complementar, la siguiente pregunta ¿En qué páginas de nuestros libros de historia se les hizo un énfasis a las personas que lucharon junto a las figuras de Morelos, Juárez o Villa? Aunado a lo anterior, no debe olvidarse el factor de explotación del caudillismo, utilizado en gran parte por actores políticos (actor en el amplio sentido de la palabra); desde la apariencia pueblerina de Fox durante su campaña presidencial, hasta la figura del “joven” que representa a un PRI “renovado” que brindó Peña Nieto, el caudillismo funge como una herramienta utilizada por la burocracia política.

Finalmente, luego de observar los alcances de tal concepción poseída por un grupo de paisanos, de recalcar la acción de conservación y explotación de esta misma por parte de entes políticos y de mencionar ejemplos clásicos y contemporáneos de caudillos, el lector habrá de tener la pregunta sobre ¿Qué hacer? La respuesta, a diferencia del inicio, debe contestarse ya no con otras preguntas cual Sócrates, sino con una afirmación: La democracia representativa no es votar un día, y callarse tres años. Con esto quiero decir que, la democracia que reconoce nuestra constitución no tiene cabida que una persona arquetípica haga su voluntad luego de ser votada por la mayoría, tampoco tiene cabida que los mexicanos bajemos nuestra voz hasta encontrar a otro individuo que siga nutriendo este círculo vicioso.

Recordando el artículo 39 de la Carta Magna, la soberanía reside en el pueblo, por lo que le corresponde, no a un líder “ejemplar” ni a un político fabricado cambiar al país, sino que corresponde a cada uno de nosotros hacer tal empresa.

…el lector habrá de tener la pregunta sobre ¿Qué hacer? La respuesta, a diferencia del inicio, debe contestarse ya no con otras preguntas cual Sócrates, sino con una afirmación: La democracia representativa no es votar un día, y callarse tres años

Termino con la siguiente frase, la cual, espero un día sirva para erradicar este caudillismo y nos ayude a cosechar una democracia representativa auténtica; “Un hombre hará la diferencia, pero una sociedad hará la revolución”.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”