¡La Hora de la Verdad! Anuncian fecha para renegociación del TLC

La administración del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció esta mañana las fechas para la primera reunión para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Según fuentes de la agencia Reuters, las negociaciones entre los tres países se darían en siete reuniones a lo largo de siete semanas, comenzando con la reunión del 16 y 20 de agosto en Washington, D.C., antes de llegar a conclusiones sobre la renegociaciones.

Precisamente esta semana funcionario del gobierno estadounidense dieron a conocer la estrategia de negociación, con el énfasis puesto en bajar sus déficit comerciales con México y Canadá, así como también exigirles concesiones.

Con esto, Donald Trump, estaría cumpliendo una de sus propuestas de campaña, puesto que el presidente republicano considera que el TLCAN ha sido un desastre para su país y uno de los peores tratados de libre comercio que a firmado la Unión Americana.

Durante sus primeros meses en la Casa Blanca, Trump, amenazó con abandonar el tratado, pero al final opto por sentarse en las mesas de renegociación con México y Canadá.

Más Trumpadas contra México

Las declaraciones polémicas del presidente de Estados Unidos Donald Trump, no han cesado. Este viernes amenazó en cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo cual ha puesto como ultimátum, en caso que Estados Unidos no pueda tener una negociación a modo del TLCAN, el cual ha estado vigente desde 1994.

“Estamos buscando una completa renegociación del TLC, y si no la obtenemos lo cancelaremos (…) para siempre”; expresó Trump.

Desde el mes de abril, el presidente Estadounidense ha intentado la modernización del TLC con México y Canadá, lo cual, su administración lo ha puesto como uno de los principales temas de la agenda de gobierno del gobierno de Trump.

Ante la reunión con Peña Nieto, Trump expresó que el TLCAN está en la lista de acuerdos internacionales que hacen daño, dando así lugar a su discurso agresivo que ha mantenido desde que hizo campaña y sostiene hasta estos días.

“Hemos enviado un mensaje claro al mundo: no permitiremos a otras naciones que se aprovechen de nosotros por más tiempo”; declaró.

El tema del muro no queda atrás, Trump aseguró que México “absolutamente” deberá pagar por el muro en la frontera Norte.

Se reúnen Peña y Trump; México pagará el muro dice Trump

En el marco de la reunión del G20 en Hamburgo, los presidentes de Estados Unidos y México, Donald Trump y Enrique Peña Nieto, tuvieron un encuentro, donde discutieron temas de importancia entre los dos países.

Momentos antes del inicio de la reunión, un reportero cuestiono a Trump sobre si México pagaría el muro, a lo que el mandatario estadounidense contesto, “absolutamente”.

Durante la reunión, que duro aproximadamente 36 minutos, los mandatarios discutieron temas de seguridad y migración, así como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Es fantástico estar con mi amigo, el presidente de México. Estamos renegociándola el TLCAN y otros temas con México”, dijo Trump.

A pesar de que en un video se escucha claramente la respuesta de Trump a la pregunta del muro, el canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que Peña no escucho y el tampoco, la respuesta del presidente de los Estados Unidos.

De igual manera, Videgaray, apunto que los equipos de ambos mandatarios acordaron no tocar el tema del muro.

Este es el primer encuentro entre Peña y Trump, desde que este último se volvió presidente de los Estados Unidos, anteriormente el estadounidense había visitado nuestro país mientras era candidato a la presidencia.

Consulta Pública para la Renegociación del TLCAN

Esta semana la Secretaría de Economía y el Senado de la República han abierto sus respectivos portales para recibir propuestas y sugerencias para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. No cabe duda que hoy más que nunca es importante la coordinación entre los distintos sectores de la sociedad con el gobierno para poder buscar un tratado ameno para nuestro país ante los retos que enfrentamos por el discurso xenófobo y las amenazas proteccionistas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Nadie puede negar la importancia de este tratado para nuestro país, desde que entró en vigor el 1ero de enero de 1994 nuestro PIB total se ha duplicado y nuestros intercambios comerciales con el norte se han prácticamente triplicado. Los números hablan por si solos: cada día cruzan la frontera (3,142 km) México-Estados Unidos 70,000 camiones de carga, 300,000 vehículos y 1,000 millones de dólares. Hay 54 puertos fronterizos, el 11% de la población de EUA es mexicana, 5 millones de empleos directos dependen de las exportaciones entre nuestros países, 83 millones de personas viven en los estados fronterizos, poco más de la mitad de la inversión extranjera directa que recibió México en 2015 fue de EUA (52%: 15,797.5 MDD) y las remesas enviadas a nuestro país fueron de 23,683.8  MDD convirtiéndolas en parte fundamental de la actividad económica.

Hay dos neoleoneses que están tomando un liderazgo importante dentro de este proceso de renegociación del TLCAN, el primero, Ildefonso Guajardo, secretario de economía ha sido claro y firme en la postura de México, no aranceles, un tratado benéfico para los 3 países y que nada ni nadie está por encima de la dignidad de nuestro país. Con amplia experiencia en negociaciones comerciales Ildefonso ha iniciado platicas desde hace varios meses con grupos empresariales importantes de nuestro país que han estado “afilando navajas” para respaldar con estudios y datos las posturas del gobierno mexicano ante esta negociación por venir. El propio presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón mencionó que la iniciativa privada ha contratado despachos expertos en el tema, algunos que inclusive participaron en la negociación original del tratado hace 25 años.

Otra neoleonesa que está tomando un papel importante en este proceso es la Senadora Marcela Guerra, Presidenta de la Comisión de Relaciones con América del Norte la cual también está lanzando una consulta pública para coordinarse con las autoridades correspondientes y dar a conocer la postura del poder legislativo ante este importante proceso el cual de llevarse a cabo tendría que ser ratificado por el senado.

Renegociar el tratado también puede significar una oportunidad para mejorar en las áreas donde nos hemos rezagado o donde han surgido nuevas problemáticas que hace 25 años no existían. Tal es el caso del sector energético y la oportunidad de modernizarlo aprovechando la reforma energética y las reservas naturales de nuestros 3 países, el sector agropecuario donde ciertos productos estadounidenses como la pera, la manzana y el maíz han desplazado parte del mercado mexicano por lo que se puede buscar el mejoramiento tecnológico para ser más competitivos y proteger estas industrias nacionales, los temas migratorios y de movilidad laboral que son sumamente importantes considerando que muchas empresas tienen procesos de producción compartida, entre otros temas.

Contrario a lo que piensan muchos creo que no tenemos porque temer, por el contrario creo que esta situación más que preocuparnos, debe de ocuparnos en colaborar y aportar desde nuestras trincheras en la construcción de un tratado justo, moderno y benéfico para las tres naciones. Debemos de ver la renegociación desde el lado positivo, nuestras economías han cambiado y hay puntos que se deben mejorar. México no tiene porque regatear ni sentirse intimidado ante las amenazas norteamericanas, la interdependencia regional que tenemos con Estados Unidos y Canadá nos da elementos para presionar y con la buena disposición de los negociadores mexicanos del gobierno federal, legisladores, academia y empresarios auguro una negociación fructífera para nuestro país.

Fuentes: Secretaría de Economía, Forbes, Senado de la República.

 

Negociación del TLCAN quedaría antes del 2018

Con el fin de evitar sorpresas en el cambio de presidente y del congreso, a México y a Estados Unidos les urge que las negociaciones de Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) queden terminadas a más tardar antes del 2018, año electoral para ambos países.

Esto fue confirmado por el Secretario de Economía,  Ildefonso Guajardo, quien aseguró que aún no hay una fecha específica para empezar en la que se terminará la negociación.

“Los incentivos, dado el año electoral en México y Estados Unidos, están alineados para que intentemos concluir al final de este año. No quiere decir que fijamos una fecha para terminar (…) Sin ponernos de acuerdo intentaremos trabajar en esta dirección”, agregó Guajardo

Esa misma tarde, el Secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, mencionó en un evento en el Bipartisan Policy Center, que la ventana ideal para iniciar con las pláticas sería entre hoy y enero del 2018.

Ross esperaba iniciar los acuerdos pronto para poder terminar en enero, debido a que entre más cerca estén las elecciones mexicanas, más complicado estará llegar a un acuerdo entre ambas partes.

Formalmente México y Estados Unidos podrán iniciar con la negociación en Agosto, que es cuando termina el periodo de consulta con los legisladores estadounidenses. 

13 Reason Why: El @PRI_Nacional no vuelve a #LosPinos en el 2018 (Parte II)

Esta es la segunda parte de la columna “13 reasons why”, para leer la editorial anterior da click aquí: http://bit.ly/2qlkTuy

Partido Revolucionario Institucional, si me estás leyendo, este texto es para ti. Espero que estés listo, porque lo que estoy a punto de escribirte son las 7 razones restantes por las que no regresarás a los Pinos en 2018.

  1. Poca credibilidad en las instituciones

De acuerdo a la Consulta Mitofsky el ranking de calificación de confianza en las instituciones en 2016 se acomoda la siguiente manera (Siendo 10 la calificación más alta): Suprema Corte de Justicia de la Nación5.8, Senadores – 5.2, Presidencia – 5.1, Policía – 5.0, Diputados – 5.0, Sindicatos – 4.9 y Partidos Políticos – 4.8.

En la política no existen casualidades sino causalidades. La falta de transparencia y rendición de cuentas empeoran la situación. La gente ya no confía en nadie y menos en el PRI.

  1. Reforma energética fracasada

LA REFORMA ENERGETICA FRACASÓ. Así, en mayúsculas y con todas sus letras. La empresa de petróleos mexicanos esta en términos prácticos “quebrada”. No genera, no produce, no vende, compra afuera, no es competitiva y el robo de combustibles está al alza. La apertura de PEMEX al mundo moderno llegó tarde y de golpe. En lenguaje tecnológico diríamos que el hardware no soporta el nuevo software.

  1. Luis Videgaray

La supuesta mente maestra detrás del presidente. Aquel que solo viene a aprender. Como si la relación con Estados Unidos hoy necesitara de practicantes y becarios. Llamó mucho la atención lo reactivo y poco proactivo del gobierno de Peña. Primero lo renuncia por invitar a Trump, después lo contrata porque este último ganó. Un poco de coherencia no le caería mal a este gobierno.

  1. Caída del peso frente al dólar

Desde la llegada de Trump a la candidatura republicana de los Estados Unidos, la volátil moneda mexicana ha sufrido subidas y bajadas que afectan gravemente al bolsillo del mexicano. Esto contrario a lo que la economista con especialidad en divisas, Andrea Legarreta, pudiera opinar. Ah, y agréguele que si nos sacan del TLCAN la cosa se pondrá peor.

  1. La mal llamada reforma educativa vs. SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación)

La falta de negociación y unidad con el SNTE. La distancia entre gobierno y maestros. La corrupción y la imposición de una autoritaria reforma que nació fracturada, fueron algunos de los motivos de los constantes conflictos a nivel nacional.

  1. Los Moreira

Después de haber sido acusado de vaciar las arcas públicas de Coahuila y si quieres seguir estando en las esferas políticas, sigue estos sencillos pasos de Humberto Moreira: Primero huye del país. Después haz que te atrapen y encarcelen en España. Regresa a México. Orilla a que te expulsen del PRI. Crea tu propio partido y, ¡LISTO! Ya te puedes lanzar otra vez por una diputación local plurinominal. No se ría que no es broma.

  1. Alternancia / Democracia

Por último y la principal razón por la que el PRI no llegara a los Pinos en el 2018 es porque ya se agotaron todo. Empezando por la poca confianza en las instituciones, los miles de millones de pesos que han sido robados en diferentes estados de la república, la fuga de sus ex gobernadores, las reformas que no funcionan, Ayotzinapa, la casa blanca y por supuesto, el terrible desempeño que ha tenido Enrique Peña Nieto al frente del gobierno federal.

La democracia le pondrá al PRI un ¡YA BASTA! Y con eso le diremos adiós. Váyanse de vacaciones y descansen, háganlo mientras México por fin progresa.

Si no nos vemos, pues nos escribimos.

La Teoría del Chicle Totito

Hace alrededor de 7 años, cuando comencé mi carrera profesional, una maestra de la universidad nos explicó de manera breve y concisa los efectos del TLCAN en México. Ella decía que antes del tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, solamente existían chicles como el “Chicle Totito”. Pero después de la apertura del tratado en 1994, llego el Trident, con mejor calidad y no te tiraba los dientes. En resumen, el chicle totito estaba destinado a desaparecer, mientras que el gringo Trident se volvía el estándar de calidad.




La cuestión es que desde esa entonces y desde la última vez que vi un chicle totito en la calle, la calidad y sabor de este no han mejorado, en nada. Esa es la historia de México frente al TLCAN, tratado con el que Salinas prometió que nuestro país entraría a la “modernidad” y se volvería una de las principales economías del mundo.

El tratado no es malo, pero la disparidad entre la fortaleza de la economía estadounidense frente a la mexicana, era y es tremenda.

¿Qué hizo el gobierno mexicano para combatir esta disparidad? Buscar inversión extranjera directa, ni más, ni menos. En México, el TLCAN no se vio como una oportunidad de fortalecer la economía y el mercado interno para competir con el mercado estadounidense y canadiense.

Al contrario, fue el momento para muchos de dormirse en sus laureles, y ver como poco a poco manufactureras gringas llegaban, sí con mucho dinero para invertir, sí con trabajos, pero mal pagados y muchos con mínimas prestaciones.

Hoy por hoy, esta actitud de estar esperando que del norte nos cayera dinero, ha causado que México esté en contra de la pared durante las renegociaciones del TLCAN. No nos dejemos engañar, por más que muchos expertos consideren que es mejor abandonar a la de ya el tratado de libre comercio y voltear para otros lados, esta acción afectaría más a México que a los Estados Unidos.

De golpe miles de fábricas cerrarían, millones de trabajos se perderían y negocias que han podido lograr exportar sus productos, tendrían un desplome en sus ganancias.

Tampoco la solución es abrirse a mercados como China. Aunque muchos proponen que volteemos al gigante asiático, la realidad es que, si no pudimos con la magnitud del mercado estadounidense, mucho menos podremos con el chino.

Los chinos en lo que son expertos es en fabricar en masa y su mercado se distingue por ser depredador. Hoy uno puede encontrar artesanía mexicana pirata, hecha en China, siendo este un claro ejemplo de que la apertura completa con ese mercado, tendría los mismos efectos que el TLCAN, es decir los sectores más pobres y vulnerables serían los más afectados.

La verdadera solución es que se apoye incondicionalmente al mercado interno. Se debe de apoyar al sector primario, a las PyMES y a las grandes ideas que tienen muchos emprendedores mexicanos.

Sí, hay grupos que apoyan cada uno de estos rubros, pero no son suficientes, se necesitan más. El día de ayer leía una entrevista al empresario regiomontano Alfonso Romo, quien forma parte del proyecto de nación de Andrés Manuel López Obrador, y él mismo mencionaba esto, “se debe de fortalecer el mercado interno”.




Lo importante es que este chip, no lo traiga solamente el candidato de Morena, sino todos los candidatos hacia el 2018. Aún de más importancia es que el actual gobierno comience con las acciones en apoyo de la economía mexicana, aunque hay que mencionar que ya van muy tarde, puesto que el chicle totito, sigue siendo lo mismo que antes del TLCAN.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

El Talón de Aquiles: “Realidades Alternativas”

El número de estadounidenses que dicen arrepentirse de haber votado por Donald J. Trump aumenta. Y es que lo menos que se puede decir es que las dos primeras semanas de la era Trump han sido intensas.

A mi me han hecho desear llegar al fin de semana, días que hasta el momento han sido “Donald-free”, y que me han permitido respirar y descansar de la cascada de pésimas noticias que llegan de lunes a viernes.

A decir verdad, el solo hecho de referirme al Presidente de Estados Unidos como el “hombre naranja” – jamás pensé hacer algo similar, en su respectivo color, con el expresidente Obama – indica la profunda crisis de credibilidad y de legitimidad por la que atraviesa Washington. Trump no genera respeto. Esta realidad alternativa impacta el mundo entero, iniciando naturalmente por América del Norte.




El 10 de enero, el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, procedió a un cambio de gabinete, entre los que resalta la salida del canciller Stéphane Dion, antiguo líder del Partido Liberal de Canadá (PLC), y conocido ecologista.

Sin duda, Ottawa recibió señales de que la nueva administración estadounidense se aprestaba a desbloquear la construcción de los oleoductos Dakota Access y Keystone Pipeline, por lo que, con un pragmatismo sorprendente, engavetó sus principios ecológicos para alinearse con la política de Washington.

Dion, quien estuvo a cargo de la cumbre sobre cambio climático de Montreal (2005), debe haber juzgado inaceptable el cambio. Claro, no todo fue pérdida para Dion: su premio de consolación fue su designación como embajador de Canadá ante Alemania y la Unión Europea. México, por su parte, también hizo lo suyo, a su manera.

La vieja política del compadrazgo, que en esta ocasión puso en el puesto de Canciller a Videragay, fue un intento de adaptación, si bien en este caso no hizo más que aminorar a un gobierno ya de por sí debilitado por su improvisación crónica.

Interactuar con “el Donald” equivale a atragantarse un curso intensivo de diplomacia, guerra y paz. Por lo tanto, Videragay, que llegó “a aprender”, debe estar bien contento con la suerte que le ha tocado. ¡Saldrá hecho todo un erudito en relaciones internacionales este canciller Mexicano!

Pero no exageremos: no todo es impredecible. El intento por frenar la implementación de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (Obamacare), por ejemplo, era de esperar.

Son 60 votos los que la Cámara de Representantes ha emitido, a lo largo de los últimos años, para anularla. Y si bien ahora los Republicanos no tienen la menor idea de qué hacer en este tema, es una posición tradicional del partido oponérsele y tratar de derogarla.

También era de esperar que Trump, como Bush, restableciera la prohibición, ideada por Reagan, de financiar ONG’s a favor del aborto (y que Clinton y Obama habían eliminado).

No es tampoco raro que se congelen temporalmente las contratos en el Gobierno Federal, ni que se revisen las decisiones que Obama tomó antes de acabar. Los conservadores siempre desconfían del Estado y de su aparato burocrático.




Varios de los decretos ejecutivos, sin embargo se convirtieron en coordenadas que indican, sin lugar a dudas, la existencia de una dimensión desconocida. Primero, la luz verde para construir el muro en la frontera entre México y Estados Unidos, merece nuestra atención. Seamos honestos: ya existe alguna forma de barrera en gran parte de la frontera, y eso desde hace años.

El problema es firmar el decreto cuando el canciller mexicano estaba en Washington preparando una visita del presidente Peña Nieto, continuar afirmando públicamente que México pagaría el muro de una forma u otra, le guste o no, confirmar los planes de deportación masiva de inmigrantes sin papeles, ordenar la publicación de una lista semanal de los crímenes cometidos por inmigrantes, y crear incertidumbre al sugerir gravar importaciones y/o remesas para pagar el muro.

¡Todo eso en 48 horas! Añádase a la lista la intención de renegociar el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), buscando un pacto respetuoso para Estados Unidos (porque la víctima es Washington), y señalar que la negativa de México de pagar el muro no haría más que agrandar su tamaño.

Los Republicanos nunca fueron reconocidos por su elegancia y multilateralismo , pero esto es franca provocación. ¿Queda claro por qué no sólo los mexicanos, sino el mundo entero, perciben que México ha sido humillado?

Segundo, la suspensión del programa de refugiados y el veto a la entrada de ciudadanos de siete países (Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán, y Yemen) ha mostrado ser explosiva. Finalmente, un juez, quien tampoco escapó a los insultos del Presidente, interrumpió una medida que, más allá de su ilegalidad o inconstitucionalidad, resalta por ser inhumana y discriminatoria.

El problema inmediato fue la inseguridad jurídica creada por la confusión. Personas con visas válidas, con Green Cards, o con doble nacionalidad, fueron detenidas durante el fin de semana del 28 y 29 de enero de 2017.




En la semana siguiente, líneas aéreas rechazaron pasajeros en los puntos de embarque que podían generar problemas a su llegada. Tan solo 48 horas después de la firma del decreto, los procuradores generales de California, Connecticut, Hawái, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Nueva York, Nuevo México, Pennsylvania, Oregon, Vermont, Virginia, Washington, Washington DC publicaron un comunicado condenándolo.

Cuatro jueces (Brooklyn, Boston, Alexandria, y Seattle) emitieron ordenes señalando que quienes poseen una visa válida no pueden ser rechazados en la frontera.

Protestas tuvieron lugar en varios aeropuertos estadounidenses y no pocos abogados ofrecieron servicios gratuitos a las víctimas de estos actos arbitrarios. Hoy, la orden ejecutiva no está rigiendo, pero ya se anunció una batalla judicial al respecto.

El 21 de enero, una marcha contra la misoginia, pero también en defensa de los derechos reproductivos, a la igualdad y a la protección de las minorías latina y musulmana, congregó a miles de manifestantes, que llenaron 1.6 kilómetros.

Fiel a su marca de comercio – Trump siempre se presentó como un político no tradicional – el Presidente se preguntó por qué los manifestantes no habían votado (como si no hubiera perdido el voto popular por casi tres millones).

La inconformidad no es porque el candidato incumpla sus promesas, sino porque puede cumplirlas. La lógica del electorado estadounidense fue peligrosa: es fanfarronería, se dijo, pues al asumir, el sistema lo moderará.

También se afirmó que el sistema estadounidense lo detendría, como si la democracia se tratara de elegir líderes irresponsables para luego contenerlos a toda costa.

En la realidad alternativa en la que se nos ha obligado a vivir, el Presidente de la supuesta democracia más poderosa del mundo – siempre he tenido mis dudas al respecto – inspira terror; un líder comunista defiende el libre comercio mientras que un conservador republicano saca a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Libre Comercio (TTP); un vecino incómodo parece amenazar con invadir al vecino pobre. Lo grave no es especular, sino el hecho que no se pueda descartar que de verdad haya sucedido. La incertidumbre en esta realidad alternativa es elevada.

México no está preparado para enfrentar a Trump. Pero Canadá tampoco lo está. Los (supuestamente acalorados) intercambios con Turnbull, Primer Ministro australiano muestran que nadie sabe cómo enfrentar al hombre naranja.

En esta realidad alternativa, el olfato político de Trudeau puede valer lo mismo que la incompetencia de Peña Nieto. Ya ha indicado el Primer Ministro que Canadá recibirá a los inmigrantes que Estados Unidos rechace, lo que lo convierte en un blanco ideal de los insultos de Trump.

En algún momento me pasó por la mente hacer un esfuerzo consciente  para ignorar al  Trump. La mejor táctica es no alimentar ese ego. Pero aquí estoy, apenas dos semanas después de su juramento como Presidente, haciendo exactamente lo contrario.

Lo acepto: la realidad alternativa me ganó. Como intelectual, estoy convencido que es mi responsabilidad unir mi voz para contribuir a contener esta amenaza. Hacer otra cosa es irresponsable e inconsciente. ¿No es extraño que ahora Arnold Schwarzenegger y Kim Jong-un se perciban ahora, de un momento a otro, como chicos casi decentes?

Bienvenidos a la era Trump.

Fernando A. Chinchilla

Cholula (México), enero de 2016

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Ahora sí, es el #MomentoMexicano

Tal y como alguien ayer decía, “bastaron unos cuantos tuits de Donald Trump para que los mexicanos se unieran”. Es la verdad, después de los constantes ataques de la semana pasada, los mexicanos han hecho un frente de unidad contra las políticas anti inmigrantes y mexicanas de Trump.

Pero creo yo que debemos ir más allá, en especial los funcionarios de la administración de Peña, más que crear pactos con el gobierno de Trump, deben de reforzar el poder geopolítico de México en el continente americano. Se debe de buscar en verdad el #MomentoMexicano.

Lamentablemente el gobierno mexicano está dejando ir la oportunidad. La llamada de la semana pasada entre Trump y Peña reafirma la debilidad del gobierno ante la amenaza que es Trump. Aceptar negociar y pactar el tema del muro en lo oscurito, es claramente una propuesta del presidente estadounidense a su homólogo mexicano, mismo que acostumbrado a tratar todo fuera del ojo público acepto la medida.




¿Por qué Trump propuso hablar de muro en privado y no en público? Sus propuestas de poner un impuesto del 20% a las importaciones mexicanas solo afectarán a los consumidores estadounidenses y negocios de nuestro vecino del norte.

Igual la propuesta de que sean los carteles de droga los que paguen por el muro es una idea totalmente absurda. La realidad es que, en cuanto al muro, Trump no tiene forma de obligar a que México pague y es aquí donde nuestro gobierno debe de poner presión en la herida.

La primera semana del gobierno del empresario neoyorkino no ha sido fácil, y esta segunda, que recién comienza, pinta para estar peor. Si el gobierno mexicano toma una posición firme ante los embates de Trump, es muy probable que su mandato se debilite, y México tome una posición de mucha fortaleza geopolítica. Tal y como lo dijo el ex Presidente de México, Vicente Fox, “chiquitos pero picosos”.

Lamentablemente, la administración peñista está optando por seguir con la posición de diálogo, algo que considero erróneo. Ante un “bully”, se debe de afrontar con firmeza y sin darle opciones de salida, se le debe de debilitar y humillar.




Si Trump quiere cerrar el TLCAN, que lo cierre. Si quiere, poner un impuesto sobre las importaciones mexicanas, que lo haga. Al final de cuentas él también termina disparándose en su propio pie, lo que lo llevará cada vez más cerca de la “revocación de mandato” mejor conocida como impeachment.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Pégame Pero no me Dejes

La relación entre México y Estados Unidos ha sido, políticamente, el esposo machista y ventajoso y la mujer sumisa y cobarde.

Económicamente, ha sido una mujer hermosa que nos puede dejar en cualquier momento y nosotros un hombre inseguro que cree que no se puede conseguir a alguien mejor. Triste pero cierto.




La realidad es que ni como país ni como mexicanos hemos hecho lo necesario para desligarnos de Estados Unidos. Por nombrar sólo unos factores, nuestras exportaciones han sido por años dependientes en más de 80% del país vecino.

El petróleo, uno de nuestros mayores recursos naturales, lejos de saberlo explotar lo hemos usado como caja chica para el gobierno federal, y tan absurdo como suena, importamos gasolina de Estados Unidos, lo que ha hecho al país cada vez menos competitivo y, una y otra vez, dependiente.

No obstante, la falta de cuidado a nuestro país nos ha puesto en una deplorable situación que al mismo tiempo nos brinda una oportunidad. Si quiere Donald Trump construir su muro, que lo construya. Si quiere salirse del TLCAN, que se salga.

Como líder del país más poderoso del mundo él puede tomar tantas inadecuadas decisiones como quiera, pero éstas traerán consecuencias que sólo el tiempo podrá juzgar si fueron acertadas o erróneas. Sin embargo esto no se trata de lo que Trump diga o haga, sino de lo que como nación vamos a implementar para preservar nuestro futuro.

Iniciativas como promover la compra de productos mexicanos y evitar el consumir productos importados son buenas pero sólo son unas de muchas acciones que debemos implementar como sociedad y como país para comenzar a ser una nación realmente libre y soberana.




Lo he repetido en muchas ocasiones: el cambio está dentro de nosotros y comienza con nuestro actuar diario. La corrupción, en todos los niveles y tan pequeña como sea, sigue siendo nuestro mayor lastre y el más apremiante por combatir; por otro lado la inversión en desarrollar tecnología mexicana y el voto de confianza en el mercado mexicano deben ser reforzados.

En concordancia con lo anterior, en una reciente conferencia, Carlos Slim apuntó acertadamente que “ante la negociación con EU debemos volcarnos al desarrollo de la economía interna”, y es precisamente lo que como país tenemos que buscar, el no depender de Estados Unidos ni de nadie, el diversificar nuestros acuerdos comerciales y nuestros aliados económicos.

El multimillonario también propuso varias estrategias para combatir a Trump, entre las que destacan el crear un programa de sustitución de importaciones moderno, es decir el incentivar a producir en México los bienes que hoy en día requerimos traer del extranjero; y consumir lo que se produce en suelo mexicano independientemente si lo hacen compañías mexicanas o  extranjeras.

Esto nos dice que tenemos que combatir la arraigada actitud del “pégame pero no me dejes”, y en contraparte, darnos cuenta que nosotros podemos sin ayuda de nadie.

Será un camino doloroso y tardado, pero necesario y que al final traerá los resultados que como país merecemos. La insensatez de Donald Trump es una oportunidad para México y para los mexicanos. Es un llamado para despertar and Make México great (not again) por primera vez.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”