Ya hay un primer posible comprador del avión presidencial

Comparte este artículo:

El empresario y aspirante independiente a la presidencia de la República, Gustavo Jiménez Pons, dueño de la empresa de aviación privada GBS Air Enterprise, hizo una oferta para comprar el avión presidencial.

Jiménez Pons está dispuesto a pagar hasta mil 900 millones de pesos a Andrés Manuel López Obrador por la aeronave, señala Milenio.

Detalló que pretende utilizarla como taxi aéreo VIP, a un costo de 20 mil pesos la hora, en su empresa, cita Reforma.

En la carta que entregó en manos de Leticia Ramírez, encargada de atención ciudadana de López Obrador, el empresario que se dedica a los servicios de taxis aéreos, también propone al presidente electo pueda hacer uso del avión presidencial y que el gobierno solo pague los gastos de vuelo y operación de la aeronave.

Además, se interesan en tener en arrendamiento las instalaciones del denominado hangar presidencial para tener la aeronave en dicho espacio y de ser posible subcontratar los servicios del personal que dan mantenimiento al TP01.

La propuesta incluye representar al gobierno para comercializar las demás aeronaves de la flotilla de la administración federal, así como la compra de alguna de estas.

El empresario fue candidato del Partido Social Demócrata a la jefatura de gobierno de la ciudad de México en 2006 y en estas elecciones presidenciales de julio, aspiró a la presidencia de la República por la vía independiente, pero no logró reunir las firmas ciudadanas requeridas.

“Entregamos la formal intención de GBS Enterprises y nuestros socios comerciales de adquirir dicho bien nacional en condiciones que resulten favorables para el Estado mexicano“, indicó.

Jiménez Pons, quien afirmó que su empresa opera desde 2008, dijo que el plan de negocios para ese avión TP01 será para uso VIP y de aeronaves de lujo.

Aclaró también que Rogelio Jiménez Pons, quien se perfila como encargado de Fonatur en la administración de López Obrador, es su tío, pero tiene años de no dirigirse la palabra por diferencias personales.

López Obrador ha dicho reiteradamente que el avión presidencial se va a vender una vez que él sea Presidente Constitucional de México.

El costo total del avión (incluyendo ingeniería, instalación de sistemas, adecuaciones de estructura, equipamiento de cabina, certificaciones y un paquete de refacciones) fue de 218.7 millones de dólares.

Al mismo tiempo de la compra del avión se firmó un contrato de arrendamiento financiero entre Banobras y el Gobierno Federal por 15 años.

Al final de ese periodo, la aeronave formará parte de los activos de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 se explica que la adquisición del avión presidencial será amortizada durante los 15 años con dos pagos anuales, uno de 45 millones de pesos, por operación y mantenimiento; y un pago por el arrendamiento entre 4.6 y 451.4 millones de pesos, por lo que se espera que la aeronave tenga un costo total de siete mil 560 millones de pesos.

Descarta Anaya populismo en entrega de tarjetas

Comparte este artículo:

Sin dar detalles sobre el número de tarjetas que se están entregando, en qué estados, a qué costos se adquirieron ni quién es el proveedor, el candidato presidencial de Por México al FrenteRicardo Anaya, reconoció que la estrategia de repartir plásticos con la promesa de pagar a cada mexicano 1,500 pesos mensuales si gana la elección del 1 de julio forma parte de su campaña.

“Nosotros estamos proponiendo un Ingreso Básico Universal (IBU) y por supuesto que no se está haciendo entrega de dinero en este momento. Lo que se está explicando es en qué consiste el programa“, dijo en entrevista a su llegada a Los Cabos, Baja California Sur este viernes.

“Lo que no se puede es entregar dinero. Eso está prohibido por la Ley. Lo que sí se puede es explicar en qué consistiría el programa y esto, por supuesto, entraría en vigor hasta que ganemos la elección y entremos en funciones”, puntualizó.

Anaya evadió responder la pregunta de por qué algunas de las tarjetas que están llegando a los domicilios están personalizadas. Insistió que no está cometiendo un delito porque no coacciona el voto.

Brigadistas que recorren delegaciones en la Ciudad de México, han solicitado copias de credenciales de elector a cambio de otorgar las tarjetas, sobre todo a personas mayores de 18 años de edad.

“Estimada Alicia Denise: te escribo para saludarte y decirte que cuando sea Presidente tendrás derecho a tener DINERO SIEMPRE (DI SÍ) de forma mensual y garantizada de por vida, recibirás $1,500 (mil quinientos pesos) por el solo hecho de ser mexicano”, se lee en una carta personalizada que el equipo de Anaya entregó el lunes en un domicilio de Azcapotzalco.

El panista negó que el programa del IBU sea una iniciativa “populista”, como ha sido calificada por sus contrincantes. Cuestionado del por qué retomar esa estrategia en la recta final de su campaña, justificó que el ingreso básico universal ha sido exitoso en otros países y por eso quiere replicarlo en México, si gana la elección del 1 de julio.

Añadió que, como las tarjetas forman parte de sus gastos de campaña, las reportará al Instituto Nacional Electoral (INE).

Además de Anaya, la candidata de la coalición PAN, PRD y Movimiento Ciudadano a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, Alejandra Barrales ha recurrido a la entrega de tarjetas en las que se depositará dinero a los beneficiarios en caso de ganar la elección.

Por otro lado, el candidato de Por México al Frente llamó a todos los candidatos a cargos de elección a resistir a las amenazas del crimen organizado.

“El llamado es que debemos de resistir con firmeza. Bajo ninguna circunstancia doblarnos ante las amenazas del crimen organizado. Lo que necesitamos es seguir actuando con firmeza, con patriotismo, con valentía para transformar a nuestro país“, señaló.

Descartó solicitar seguridad para cuidarse en los días que restan de actos proselitistas, previo a la elección del 1 de julio.

#ElNidoDelGavilán: “El Mikelazo”

Comparte este artículo:

Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, en la semana se pronunció en contra de las parejas del mismo sexo y de la marihuana de uso recreativo en un mitin de su partido.

No se han hecho esperar los ataques a su persona y las acusaciones de vivir en el medievo en una capital de avanzada. La postura de Arriola es francamente polémica en una ciudad con valores progresistas a nivel mundial. 

Sin embargo, aunque muchos digan que Arriola sepultó su carrera política y sus aspiraciones a gobernar la ciudad, lo cierto es que está explorando una estrategia bastante rebuscada para competir.

Dicha estrategia es apelar a valores conservadores para tumbar el voto del panismo en la ciudad, sí, el voto del PAN que no quiere al PRD, que no quiere a Alejandra Barrales y que no cree ni quiere valores progresistas en la ciudad.

El PRI históricamente no figura en la Ciudad de México, pero ahí está la apuesta, revalorizarse apelando a un público conservador, mayoritariamente del PAN, que ciertamente no es el mismo que en Guanajuato o Nuevo León.

Quien debe estar celebrando este Mikelazo es Claudia Sheinbaum que aspira a ganar la ciudad compitiendo con Barrales de cerca. Si Arriola es capaz de robarle votos al PRD, MORENA ganará la ciudad casi con el 40%.

En una semana donde el PRI tiene pinta de Titanic, con un presidente que tiene menos carisma y arraigo que un tanque de gas LP y donde Meade tiene la sombra de Francisco Labastida muy de cerca, este tipo de comentarios no solo le afectan a nivel Ciudad de México, sino nacional, donde ni apelando a “la familia” y “los valores” se sacan de encima la loza de escándalos.

El afamado jugador de cesta vasca, jai alai, Arriola, es quizás lo mejor que pudo mandar el PRI a una ciudad donde perder ya era el resultado conocido. Aun así, reprochable y criticable que se usen estos temas donde la Corte ya habló, para dividir al electorado y armar show político.

Lo dicho, dicho está.

Exige Monreal que se realice nuevamente encuesta

Comparte este artículo:

Ante su inconformidad, Ricardo Monreal, delegado en Cuauhtémoc, pidió a su partido repetir la medición para definir al abanderado de Morena en la CDMX.

“De manera respetuosa propongo, planteo y sugiero a la Comisión de Elecciones una de las siguientes dos opciones, a la dirigencia nacional, al consejo político nacional: una, reponer el procedimiento para la selección de la coordinadora o coordinador de organización de Morena en la CDMX.

“Otra posibilidad, considerar una consulta ciudadana a votación abierta, si bien los estatutos no contemplan elecciones primarias tampoco las prohíbe”, expresó Ricardo Monreal ante unas mil personas en la explanada de la Delegación Cuauhtémoc.

Según Monreal, “reponer el procedimiento no significa que me den a mí la coordinación” sino “fortalecer la confianza de la ciudadanía en Morena”, explicó.

“Sé que estas críticas han despertado las ambiciones de quienes quieren destruir a Morena; no está en mis planes ser el caballo de Troya“, expresó.

Durante su mensaje, este insistió en que ha recibido propuestas de cinco partidos políticos para sumarse a ellos de cara a la contienda por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México en las elecciones próximas. Sin embargo, este se mantiene fiel al movimiento de Morena, aún y cuando amenazó que va con ellos o sin ellos.