Trump y el uso de las drogas

“…tienes muchos “bad hombres” allá abajo, tal vez los puedo ayudar con eso.”

Esas fueron, según CNN, las palabras del Presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump durante la llamada del viernes pasado con Enrique Peña Nieto. Trump, se refería, quiero suponer al narcotráfico que desde hace años nuestro país ha combatido. Primero con fuerzas policiacas federales y desde el sexenio de Calderón con el ejército mexicano en las calles.




La realidad es que, mientras Trump culpa a México por los problemas de delincuencia y drogadicción en Estados Unidos, nuestro vecino del norte representa un mercado muy cómodo e importante para los narcotraficantes mexicanos. Sin tratar de caer en el “la culpa de la Guerra de Contra el Narco es de Estados Unidos”, dicho por Calderón hace unos años, quiero exponer de que magnitud es este problema y porqué, aunque se pongan muros, vallas, y miles de cámaras de seguridad la droga seguirá fluyendo.

Según cifras del 2014, la Unión Americana tenia aproximadamente 23.6 millones de adictos a algún tipo de droga ilícita (marihuana, cocaína, heroína, crack, metanfetaminas, etc.). También según información de la misma Agencia Central de Inteligencia, CIA por sus siglas en inglés, Estados Unidos es el mayor consumidor de cocaína del mundo, mucha de la cual procede de Colombia y pasa por nuestro país.

No solo eso, también los estadounidenses ocupan el primer lugar en el consumo de heroína colombiana y mexicana, marihuana, ecstasy y metanfetaminas. En pocas palabras, los narcotraficantes mexicanos tienen un mercado de más de 20 millones de personas al norte de la frontera mexicana.




En pocas palabras, el Sr. Trump, siendo empresario, debe de saber que si hay demanda, por supuesto que habrá oferta. Trump, más allá de preocuparse de la seguridad en la frontera sur, debería de combatir el problema de la drogadicción desde la raíz. Según cifras, solamente 1 de cada 10 estadounidenses van a algún tipo rehabilitación para sus problemas de adicción. Es decir, de los 23 millones de adictos, solamente el 10 – 11% acude a alguna institución a pedir ayuda.

Creo yo que el problema en Estados Unidos, no es la seguridad en la frontera con México, sino la cantidad de drogadictos que tiene el país, y lo poco que el sistema de salud estadounidense hace por ellos. Por otro lado, me aventuro a decir que si nuestro vecino del norte, planea verdaderamente, en algún momento enviar tropas a tierras mexicanas, entonces nuestro país debería de seriamente considerar legalizar la marihuana.

La marihuana es la principal droga consumida por nuestros vecinos. Los ingresos por impuestos son altos, simplemente en el 2014 el estado de Colorado recolecto cerca de $76 millones de dólares y, por otro lado, se le quitaría un importante negocio al narcotráfico.

¿Tú qué opinas?

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Todos somos #EPN hasta que…

Apenas comenzamos con el segundo mes del 2017 y Enero ya se ha visto envuelto en un sube y baja de emociones que tiran de un lado a otro la perspectiva de cada ciudadano, apoyar o no al gobierno mexicano, o más específico aún, apoyar o no al presidente Enrique Peña Nieto.

Este respaldo se ha convertido en todo un dilema que cambia día a día, alterándose con cada decisión tomada por sus gobernantes o situación que ponga en jaque la estabilidad mexicana.

La sociedad abrió el año con una ola de marchas y protestas a lo largo y ancho del país, motivados por una idea y un enemigo en común, EPN y su gasolinazo, mismas que se empoderaron al grado de tornarse sumamente violentas.

Causando indignación y enfriando el hervor de las manifestaciones, extinguiendo con ello la mecha de una revolución social pacifica que se había esparcido por todo el territorio mexicano y que ahora solo quedan aislados restos de exigencia social.




Sin embargo, podemos resaltar dos puntos importantes de todo:

  • El mexicano aún posee ese sentido de unidad y capacidad de exigir y ser escuchado.
  • Pero en cambio, persiste una latente indiferencia en el mexicano abusivo que en cuanto tiene la oportunidad abusa de la situación y prefiere un beneficio temporal a costa del trabajo y sacrificio de los demás.

Posteriormente, unas semanas después inicia una nueva era con la presidencia más controversial que el mundo contemporáneo ha visto, la de Donald Trump, con gran osadía mantiene y remarca su discurso xenófobo, reafirmando su propuesta, ¡el muro será construido!, detonando el desprecio de cada mexicano hacia el dirigente neoyorquino, resaltando de nuevo dos características en el ciudadano mexicano ofendido:

  • Mientras exista un enemigo en común la sociedad mexicana tendrá la capacidad de unirse.
  • El mexicano olvida fácilmente, siempre y cuando el repudio y odio se centre en otra figura, podemos dejar de un lado haber despreciado rotundamente a EPN semanas atrás para ser sustituido por Trump, al grado de recibir apoyo e incluso ser elogiado por las decisiones tomadas, como no acudir a una junta.

Tal parece que la desaprobación del mexicano cambia de rostro constantemente y el apoyo que reciba un gobernante dependerá del discurso que mantenga, a favor o en contra del mexicano, moverá el rechazo de un lado a otro.

Por último, me pregunto ¿Cuánto durara este apoyo temporal al presidente? Cuando tenemos en puerta otro gasolina.




En lo que a mi concierne, la herida aún no ha sanado, el daño a la sociedad por el primer gasolinazo sigue fresco y que suceda otro en un periodo tan corto reanimará la unidad contra el gobierno, pero en esta ocasión más dura que la pasada.

Por ahora este enemigo se ha vuelto un aliado, e inclusive más que eso, un líder, que defiende al país y que ha sobrepuesto la dignidad de los mexicanos, pero no le durará mucho y cuando la moneda se voltee ya no habrá más apoyo que restar, a la ya muy desgastada imagen del presidente.

México ya no está para estos juegos, se ha acabado la paciencia para soportar los sube y baja de la montaña rusa en la que ha colocado el gobierno a la sociedad mexicana, cambiando de enemigos cada 5 días y pensar que este brincoteo nos mantendrá entretenidos por años, es absurdo.

Solo hay un enemigo público y cada vez más parece llamarse gobierno, llenándose de enemistades a niveles como no se había visto en México, si Enero fue difícil aceptar el alza de impuestos, las siguientes malas decisiones que el presidente tome chocaran con una sociedad harta, fastidiada, intolerante y radical, encontrándose con una bomba de tiempo a punto de estallar, imparable una vez que explote.

¿En qué escenario EPN terminará su gestión y cómo la recibirá el próximo presidente? Al parecer la confianza social se está extinguiendo, y los pocos candidatos que están en la mesa no parecen ser la esperanza que México requiere.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Dimes y Diretes: “Vergüenza Nacional”

La noticia que fue revelada el día de ayer por la periodista Dolia Estevez, sobre la llamada entre Donald “Pelos de Elote” Trump y Enrique “Santa Anna” Peña Nieto, el viernes pasado, no es más que una vergüenza nacional que debe de preocuparnos.




Hasta el momento nadie ha podido confirmar la veracidad de la información. La Secretaría de Relaciones Exteriores ya rechazó que lo que afirma Estevez sea verídico. Mientras tanto el gobierno de los Estados Unidos se ha mantenido en el silencio total, algo que no debe de sorprendernos, la nota periodística muestra a un Trump amenazante y un Peña débil, y sin poder de palabra y firmeza.

La cuestión es que ya sea verdad o sea mentira, esto nos debe de dar vergüenza. En el caso que, lo que comenta Dolia Estevez, sea verídico, les puedo confirmar que estamos en la olla y esto apenas comienza.

Que el Presidente de Estados Unidos esté tan despegado de la realidad y se atreva a decir cosas como, “no necesitamos a México, no necesitamos a los mexicanos” y lancé amenazas como la de enviar tropas estadounidenses a nuestro país, con el objetivo de combatir al narcotráfico, son palabras mayores.

Lo peor es la defensa de nuestro Presidente, que mostrando lo agachón que puede llegar a ser el mexicano, solo propone “un dialogo entre las dos partes” y además balbucea, claro signo de la falta de seguridad que tiene Peña Nieto.




Por otro lado, de ser la nota completamente falsa, también nos debería de dar vergüenza. ¿Por qué? Pues porqué hemos caído en el juego de una periodista que probablemente quiere lucrar y volverse famosa.

Difundiendo información falsa, Dolia Estevez quiere dejar al Presidente en una posición incómoda ante las negociaciones con Trump, por lo tanto, está debilitando al gobierno mexicano y apoyando, se podría decir, al gobierno estadounidense. No creo que este sea el caso.

Personalmente, la información develada, me parece verdadera. Para estas alturas de la noche varios medios internacionales como Time, Forbes y The New Yorker están tomando la historia.

Por otro lado, The Associated Press confirma que tienen en su poder una transcripción de la llamada, donde afirmativamente Trump amedrento a su contra parte mexicana con enviar tropas estadounidenses a nuestro país, sin que se sepa hasta este momento que respondió Peña Nieto.

Si creíamos que las cosas habían tocado fondo la semana pasada, debemos reconsiderarlo. Esto apenas empieza y la amenaza de Trump es real, lo peor de esta historia es que tenemos a un presidente que está lejos del nivel que necesitamos ahorita, pero lamentablemente es lo que tenemos.

¡Ahí Se Leen!

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Ahora sí, es el #MomentoMexicano

Tal y como alguien ayer decía, “bastaron unos cuantos tuits de Donald Trump para que los mexicanos se unieran”. Es la verdad, después de los constantes ataques de la semana pasada, los mexicanos han hecho un frente de unidad contra las políticas anti inmigrantes y mexicanas de Trump.

Pero creo yo que debemos ir más allá, en especial los funcionarios de la administración de Peña, más que crear pactos con el gobierno de Trump, deben de reforzar el poder geopolítico de México en el continente americano. Se debe de buscar en verdad el #MomentoMexicano.

Lamentablemente el gobierno mexicano está dejando ir la oportunidad. La llamada de la semana pasada entre Trump y Peña reafirma la debilidad del gobierno ante la amenaza que es Trump. Aceptar negociar y pactar el tema del muro en lo oscurito, es claramente una propuesta del presidente estadounidense a su homólogo mexicano, mismo que acostumbrado a tratar todo fuera del ojo público acepto la medida.




¿Por qué Trump propuso hablar de muro en privado y no en público? Sus propuestas de poner un impuesto del 20% a las importaciones mexicanas solo afectarán a los consumidores estadounidenses y negocios de nuestro vecino del norte.

Igual la propuesta de que sean los carteles de droga los que paguen por el muro es una idea totalmente absurda. La realidad es que, en cuanto al muro, Trump no tiene forma de obligar a que México pague y es aquí donde nuestro gobierno debe de poner presión en la herida.

La primera semana del gobierno del empresario neoyorkino no ha sido fácil, y esta segunda, que recién comienza, pinta para estar peor. Si el gobierno mexicano toma una posición firme ante los embates de Trump, es muy probable que su mandato se debilite, y México tome una posición de mucha fortaleza geopolítica. Tal y como lo dijo el ex Presidente de México, Vicente Fox, “chiquitos pero picosos”.

Lamentablemente, la administración peñista está optando por seguir con la posición de diálogo, algo que considero erróneo. Ante un “bully”, se debe de afrontar con firmeza y sin darle opciones de salida, se le debe de debilitar y humillar.




Si Trump quiere cerrar el TLCAN, que lo cierre. Si quiere, poner un impuesto sobre las importaciones mexicanas, que lo haga. Al final de cuentas él también termina disparándose en su propio pie, lo que lo llevará cada vez más cerca de la “revocación de mandato” mejor conocida como impeachment.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

¿Quién te conoce Netanyahu?

En un acto sin precedentes, el Primer Ministro Israelí lanzó un comentario a favor del muro fronterizo entre EUA y México que genera una sensación desagradable e indignante.




De Netanyahu, todos sabemos que es un racista y supremacista de alto vuelo, pero jamás se había pronunciado en contra de nuestro país antes.

El muro es un insulto a la inteligencia, un insulto porque no estamos en medio de una guerra. El que Benjamin Netanyahu compare su muro Israel-Palestina con uno que esté en Sonora es aún más insultante porque nos está considerando como país peligroso y hasta terrorista.

La situación Israel-Palestina es quizás el conflicto vigente más complejo del mundo. Sin embargo, la paranoia medianamente entendible del señor Netanyahu no le da el derecho de intervenir ni de insinuar nada.




Afortunadamente, la Comunidad Judía de México se ha deslindado de las opiniones del señor Netanyahu dando una respuesta rápida para librar el conflicto. Así, como los intelectuales judíos en México se han manifestado en contra, lo cual es sano y justo.

Estas opiniones del primer ministro israelí hablan de la negativa imagen que se tiene de nuestro país y que hay mucho por hacer para cambiarla. Del mismo modo, hay que dimensionar las cosas, fue un tweet, como los de Trump, ni la Embajada ni el Gobierno Israelí lanzó dicha declaración, lo cual es lo más rescatable del asunto.

Israel ya se unió al club de los chicos bulleadores del mundo, no es sorpresa dado que, durante el gobierno fascista de Netanyahu, esto ha sido común. Es ahora, cuando el gobierno de México debe tener una actitud contundente de rechazo a las palabras del ministro israelí.

Espero que la Cancillería llame la atención al Embajador de Israel en México para evitar este tipo de situaciones.

Situaciones como estas pueden volverse más comunes de lo que pensamos… con o sin muro.

Lo dicho, dicho está.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

La Excusa Perfecta

En los últimos días hemos vivido una serie de acontecimientos que hasta al más apático de los mexicanos lo mueve de su asiento. Somos presa de un reordenamiento político y económico que le pega a la base de la pirámide y que pone en peligro nuestro último sentimiento de bienestar: la dignidad.

Los aumentos a la gasolina han pegado tan duro en el seno de las familias mexicanas, que muchas de ellas salieron a protestar y a tomar las calles del país por lo que consideran uno de los golpes más bajos que la gestión de Enrique Peña Nieto nos ha propinado. De aquel “Saving México” ya mejor ni hablamos.

Una ola de masacres, violencia y sangre ha llegado a sensibilizar hasta al más alejado de los paisanos. Han calado tan hondo que ha tocado el corazón de la población entera, que ya no solo ve masacres y tiroteo a lo lejos, si no que comienzan a formar parte de una sociedad desatendida y poco consciente de lo que estuvo pasando frente a sus narices todo el tiempo.




Y la cereza del pastel, la inevitable llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos y con ello una pelea frontal por evitar, a toda costa, la llegada de más mexicanos al vecino país. Lo hace con dolo, queriendo dañar las fibras más sensibles y el orgullo más ferviente de los que amamos ésta tierra en la que nacimos. Nos ha tildado de violadores y asesinos, nos quiere cerrar las puertas con un muro y pretende, incluso, relegarnos en el terreno comercial.

¿Cuál ha sido la respuesta de los mexicanos? La mejor que pudiéramos tener: unidad. Nos sentimos tan hartos y ofendidos, que hemos decidido hacer valer la grandeza de nuestro país, juntos y en el mismo camino.

Tuvieron que intentar pisotearnos para trabajar sin condición de clases, status social ni intereses de por medio. Hoy los mexicanos somos uno, la suma de muchos nos da esperanza de que ésta crisis- como todas- es solo la señal de un renacer para el país y para los que lo habitamos.

Hemos regresado la mirada a lo que tanto olvidamos estos años. Creemos en la capacidad del mexicano, en su comercio, en sus productos, en su trabajo y en su talento. Creemos como nunca antes lo habíamos hecho, tal vez porque jamás habían intentado humillarnos tan fuerte. ¡Despertamos! Y esto es un momento de oro, que tenemos que aprovechar.




Gracias Peña, gracias Trump, gracias a todo aquel que contribuyó con el mal para encontrar lo que tanto necesitábamos: ganas de confiar en lo grandes que somos juntos. Bienvenidos al México del 2017, una versión inédita.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Pégame Pero no me Dejes

La relación entre México y Estados Unidos ha sido, políticamente, el esposo machista y ventajoso y la mujer sumisa y cobarde.

Económicamente, ha sido una mujer hermosa que nos puede dejar en cualquier momento y nosotros un hombre inseguro que cree que no se puede conseguir a alguien mejor. Triste pero cierto.




La realidad es que ni como país ni como mexicanos hemos hecho lo necesario para desligarnos de Estados Unidos. Por nombrar sólo unos factores, nuestras exportaciones han sido por años dependientes en más de 80% del país vecino.

El petróleo, uno de nuestros mayores recursos naturales, lejos de saberlo explotar lo hemos usado como caja chica para el gobierno federal, y tan absurdo como suena, importamos gasolina de Estados Unidos, lo que ha hecho al país cada vez menos competitivo y, una y otra vez, dependiente.

No obstante, la falta de cuidado a nuestro país nos ha puesto en una deplorable situación que al mismo tiempo nos brinda una oportunidad. Si quiere Donald Trump construir su muro, que lo construya. Si quiere salirse del TLCAN, que se salga.

Como líder del país más poderoso del mundo él puede tomar tantas inadecuadas decisiones como quiera, pero éstas traerán consecuencias que sólo el tiempo podrá juzgar si fueron acertadas o erróneas. Sin embargo esto no se trata de lo que Trump diga o haga, sino de lo que como nación vamos a implementar para preservar nuestro futuro.

Iniciativas como promover la compra de productos mexicanos y evitar el consumir productos importados son buenas pero sólo son unas de muchas acciones que debemos implementar como sociedad y como país para comenzar a ser una nación realmente libre y soberana.




Lo he repetido en muchas ocasiones: el cambio está dentro de nosotros y comienza con nuestro actuar diario. La corrupción, en todos los niveles y tan pequeña como sea, sigue siendo nuestro mayor lastre y el más apremiante por combatir; por otro lado la inversión en desarrollar tecnología mexicana y el voto de confianza en el mercado mexicano deben ser reforzados.

En concordancia con lo anterior, en una reciente conferencia, Carlos Slim apuntó acertadamente que “ante la negociación con EU debemos volcarnos al desarrollo de la economía interna”, y es precisamente lo que como país tenemos que buscar, el no depender de Estados Unidos ni de nadie, el diversificar nuestros acuerdos comerciales y nuestros aliados económicos.

El multimillonario también propuso varias estrategias para combatir a Trump, entre las que destacan el crear un programa de sustitución de importaciones moderno, es decir el incentivar a producir en México los bienes que hoy en día requerimos traer del extranjero; y consumir lo que se produce en suelo mexicano independientemente si lo hacen compañías mexicanas o  extranjeras.

Esto nos dice que tenemos que combatir la arraigada actitud del “pégame pero no me dejes”, y en contraparte, darnos cuenta que nosotros podemos sin ayuda de nadie.

Será un camino doloroso y tardado, pero necesario y que al final traerá los resultados que como país merecemos. La insensatez de Donald Trump es una oportunidad para México y para los mexicanos. Es un llamado para despertar and Make México great (not again) por primera vez.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Dimes y Diretes: “Muro en lo Oscurito”

El viernes al medio día Presidencia de la República y el Presidente de Estados Unidos, Donald “Pelos de Elote” Trump, dieron a conocer que hubo una llamada entre este último y Enrique “Santa Anna” Peña Nieto.




En la llamada, según dice Presidencia en su comunicado, los mandatarios acordaron ya no tratar el controversial tema del muro en público. Es decir, en #LenguajePriista, eso significa que el trato de quién pagará por el muro, se concretará en los oscurito.

Si ese es el caso, estamos hablando que nuestro Presidente ya se doblego y oficialmente es un traidor a la patria. La condición de tratar el muro en lo oscurito debió de ser negada por “Santa Anna” Peña Nieto.

La verdad es que el Presidente no está en la posición para empezar a tratar cosas detrás de las espaldas de los ciudadanos. Debe rendirnos cuentas Peña Nieto, sino nuevamente se le debe de solicitar la renuncia.

Por otro lado, también tenemos los planes maquiavélicos del PRI Nacional. Este fin de semana su dirigente nacional puso nuevamente presión a sus homólogos de los demás partidos políticos.

El objetivo que tiene Enrique Ochoa es que todos los partidos firmen un pacto, un pacto político con el cual muestran unidad, pero al mismo tiempo se comprometen a no tratar temas de sensibilidad política. Es decir, Ochoa quiere que las críticas al gobierno federal se minimicen, mientras siga el conflicto bilateral con Trump.

¿Por qué la prisa de Ochoa? Este fin de semana se aplicará el segundo gasolinazo del año (prepárese estimado lector), acción que, por supuesto creará nuevamente inestabilidad social en el país, y una ola de grilla política en contra del gobierno federal.

Con el pacto, Ochoa minimizará el segundo punto ciertamente, y tendrá cierto impacto en el primer punto.




Es increíble como el PRI está tomando provecho de la crisis que tenemos con los Estados Unidos. Es aún más increíble que el presidente quiera negociar algo tan importante como es el tema del muro, en lo oscurito, pérate Peña si no es una licitación que le darás a Grupo Higa, ¿o sí?

¡Ahí Se Leen!

 

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

¿Quiénes asesoran a Donald Trump?

Las relaciones entre Estados Unidos y México están en su peor momento. En lo que fue un estire y afloje el día de ayer, Peña canceló su visita a Washington, programada para el próximo martes.

Trump por su parte amenazó en no concretar ninguna reunión con su homólogo mexicano si México se seguía negando a pagar el muro fronterizo y no “mostraba respeto a Estados Unidos”.

Trump esperaba que México se doblegará ante sus exigencias. Esto no sucedió gracias a la presión de la sociedad pidiendo a Peña que, por dignidad, no asistiera a la reunión el martes.

Dando así un fuerte revés a la teoría del mundo paralelo de Donald Trump. Ahora, Trump propone que para que México pague el muro, se le ponga un impuesto del 20% a todos los productos que provengan de México.

Esta es ciertamente una de las medidas más torpes que he escuchado. Básicamente, será el consumidor estadounidense el que pague el muro, no una vez, sino dos veces. Con esta medida, la pregunta es, ¿quiénes asesoran a Trump?




El día de ayer un medio mexicano saco una nota que me pareció muy interesante. En la nota, confirman lo que se veía venir desde la campaña de Trump.

Steve Bannon y Kellyanne Conway son los manda más en la administración del nuevo presidente de Estados Unidos. Steve Bannon fue por mucho tiempo el editor general de Breitbart News, un sitio web de la ultra derecha, especialista en crear noticias falsas con el fin de llegar al público blanco supremacista, hoy es el principal consejero de Trump.

Por su parte, Kellyanne Conway apoyó en un inicio la campaña de Ted Cruz, para muchos analistas más peligroso que el empresario neoyorquino.

Después de las primarias republicanas, Conway se unió al equipo de Trump y hoy funge también como asesora del presidente.

Ambos personajes tienen perfiles 100% anti-inmigrantes, sobre todo Bannon. De hecho, Steve es quien ha asesorado a Trump en su política contra los mexicanos desde la campaña presidencial.

Por lo tanto, viene sin sorpresa alguna la rigida posición que ha tomado el gobierno de Donald. Tampoco nos deben de sorprender las decisiones tan reactivas y vicierales de Trump hacia la “desobediencia mexicana”.




Probablemente en los próximos días, semanas y meses veamos políticas más duras de Trump hacia México, el detalle es que tanto Conway y Bannon están tan cegados con su agenda anti inmigrante, que ignoran las repercusiones políticas y económicas que estas medidas tendrán en su país.

Por otro lado, según fuentes, fueron Bannon y Conway los que reventaron desde el miércoles las negociaciones entre la comitiva mexicana y Jared Kushner, amigo de Luis Videgaray y yerno de Donald Trump.

Ciertamente, gente dentro del gabinete del presidente originario de Nueva York, no quieren, ni les interesa tener una relación estrecha y sana con nuestro país.

Es momento que el gobierno mexicano tome una posición firme ante las amenazas de Trump y que, al contrario, sea nuestro país el que dicte hacia donde irá la relación con Estados Unidos y tal vez de esta forma tomar un lugar más importante en el juego geopolítico del continente americano.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La falacia de la cereza y Trump

El día de ayer estuve leyendo un fragmento del libro llamado Outliers escrito por Malcolm Gladwell, un sociólogo canadiense, en el cuarto capítulo lo titula “The Ethnic Theory of Plane Crashes”, en dicho libro aborda la estresante situación para Korean Air que era el altísimo índice de accidentes aéreos en la década de los 80s que se volvió un tema de trascendencia política internacional.

El libro presenta datos, reportes y la transcripción de la conversación de la tripulación del vuelo 801 de Korean Airlines (En ese tiempo) a Guam.




Para ejemplificar mejor el punto, tendré que ser “spoiler” y diré en qué termina la historia. Gladwell sostiene como hipótesis central que el error estuvo entre el capitán y uno de los oficiales dentro de la cabina, el problema principal de acuerdo a Gladwell se encontró en la jerarquización y la cultura coreana.

En su análisis, el idioma coreano y las costumbres respecto a la interacción jefe-subordinado eran tan poco directas y tan reverenciales que en momentos clave como un aterrizaje fallido es de vital importancia.

De esta manera, Gladwell se le fue a la yugular a la cultura coreana haciendo una generalización muy peligrosa. A esto se llama “cherry picking” en inglés y es justamente lo que ha venido haciendo Trump en toda su campaña.

Este análisis que comento ha sido refutado y discutido por columnistas, críticos literarios y sociólogos colegas de Gladwell como inválido y simplista habiendo descartado información contraria a su punto de vista.

Lo que hace Gladwell tal como lo hace Trump es descartar información o seleccionar casos específicos que abonen a su punto de vista. Recordemos aquella frase de “When Mexico sends its people, they aren’t sending their best” (Cuando México manda su gente, no mandan lo mejor).




Si bien, Trump pudiera acusar que la mayoría de los mojados no tienen grados de doctorado, la falacia se encuentra en que la frase nunca hace mención a mojados por sí mismos, y que al decir “México” incluye a muchos investigadores con doctorado que igualmente está en Estados Unidos. Asimismo, aunque exista un violador entre los que crucen, esta persona no representa un grupo.

Hace unas horas, la BBC de Lóndres lanzó un reportaje (http://www.bbc.com/news/world-us-canada-38716191) criticando al Presidente Trump que mencionó en su toma de posesión que los periodistas están entre los seres humanos más repulsivos y también a su equipo de campaña que al dar números equivocados sobre los asistentes a la toma de posesión dijeron ellos tenían “datos alternativos”.

Lo que se viene es una política directamente desde la Casa Blanca para descartar información que no convenga y abogaran por la falacia de la cereza que ante evidencia negativa en un debate sostendrán aquellas frases de “Yo vi otra cosa”, “Yo tengo mis propios datos”.

Y aunque es válido que el equipo de Trump confronte a medios y opositores con evidencias e información fidedigna, es un mal arranque empezar a desprestigiar lo opuesto falazmente.

Esperemos no se venga una guerra civil contra la ciencia y los “facts”….

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”