Fauci estima que uso de cubrebocas en Estados Unidos durará hasta el 2022

Comparte este artículo:

Anthony Fauci, asesor médico en jefe del Presidente Joe Biden para Covid-19, dijo este domingo que los estadounidenses podrían dejar de usar cubrebocas fuera de sus hogares hasta dentro de un año, pese a que predijo que el país volvería a “un grado significativo de normalidad” en otoño.

“Creo que es muy posible”, dijo tras una pregunta en el programa de CNN “State of the Union”.

“Quiero que siga bajando a una línea tan baja que prácticamente no haya ninguna amenaza”, dijo Fauci refiriéndose al número de casos a nivel nacional que lo harían lo suficientemente cómodo como para dejar de recomendar el uso universal de mascarillas.

“Si combinas que la mayoría de las personas en el país se vacunen con que el nivel del virus en la comunidad sea muy, muy bajo, creo que podrás decir, en su mayor parte, no necesariamente tener que usar mascarillas”.

Fauci apareció en una serie de programas de noticias de televisión el domingo por la mañana, donde se le preguntó sobre los peligros de las variantes del coronavirus, el calendario del lanzamiento de la vacuna en el país y cuándo la vacunación permitiría que más estudiantes regresaran a las escuelas.

Sobre esta última pregunta, Fauci dijo en “Fox News Sunday” que esperaba que los estudiantes de secundaria, muchos menos de los cuales han regresado a las aulas en comparación con los niños más pequeños, sean elegibles para la vacunación en el otoño.

“Es por eso que estamos impulsando esos estudios, para que se vacunen”, dijo sobre los adolescentes, que actualmente son objeto de ensayos clínicos de Pfizer y Moderna.

“Eso probablemente ocurrirá en el otoño; no puedo decir que será el primer día de clases en el trimestre de otoño”.

Las vacunas para los niños más pequeños , sin embargo, probablemente no serán antes del comienzo del primer trimestre de 2022, dijo Fauci.

Sobre la muy debatida pregunta de si las personas deberían esperar más de las tres o cuatro semanas recomendadas para recibir una vacuna de refuerzo, o incluso saltarse la segunda dosis, Fauci dijo en “Meet the Press” de NBC News que era prudente que las personas se ciñeran al horario prescrito.

“Hay suficientes incógnitas en eso, particularmente la durabilidad de la protección”, dijo.

Añadió que si bien los nuevos datos que sugieren que las personas que han tenido Covid podrían obtener suficiente protección con una dosis eran “realmente impresionantes”, podría ser complicado documentar quién tuvo el virus.

También abordó el tema de la variante mutada del coronavirus identificado en Sudáfrica. En los ensayos clínicos con la vacuna AstraZeneca-Oxford en ese país, los pacientes que fueron inoculados no estuvieron protegidos de la enfermedad leve o moderada causada por la variante, conocida como B. 1.351.

Fauci dijo en “Fox News Sunday” que, si bien todavía es poco común en los Estados Unidos, “si se vuelve más dominante, es posible que necesitemos una versión de la vacuna que sea eficaz específicamente contra ella”.

Dado que se espera que Estados Unidos supere las 500 mil muertes por Covid-19 en los próximos días, Fauci le dijo a Chuck Todd en “Meet the Press” que “no hemos visto nada ni siquiera parecido a esto durante más de 100 años”, desde la pandemia de influenza de 1918.

“La gente hablará de esto en las próximas décadas y décadas y décadas”.

(Fuentes: The New York Times News Service y Reuters)

Johnson & Johnson pide en Estados Unidos autorización de emergencia de su vacuna contra el COVID-19

Comparte este artículo:

La compañía farmacéutica Johnson & Johnson (J&J) solicitó este jueves en Estados Unidos una autorización de urgencia de la vacuna que ha desarrollado contra COVID-19, que a diferencia de las otras dos que ya se utilizan en el país, la de Moderna y la de Pfizer, es de una sola dosis.

Tras esta solicitud, la Agencia Federal de Medicamentos (FDA) deberá convocar una reunión de su panel de expertos en vacunas para revisar los datos presentados por J&J y emitir una recomendación.

De ser aprobada, la vacuna de J&J supondría un importante impulso en los esfuerzos de vacunación de Estados Unidos, y aunque su efectividad no es tan elevada como la de las desarrolladas por Moderna o Pfizer, los expertos han destacado que sigue siendo buena, y que el hecho de que se trate de una sola dosis es una ventaja importante.

En un comunicado, la empresa señala que espera que el producto esté listo para su distribución “inmediatamente después de la autorización”, aunque no concretó el número de dosis.

Afirmó, sin embargo, que espera cumplir con su compromiso de entregar 100 millones de dosis para mediados de 2021.

“Estamos trabajando con gran urgencia para que nuestra vacuna en investigación esté disponible al público lo antes posible”, explicó en el texto Paul Stoffels, vicepresidente del comité ejecutivo y científico jefe de J&J.

Además de constar de una sola dosis, esta vacuna es más fácil de almacenar, puesto que permanece estable durante dos años a -20 grados centígrados, y durante al menos tres meses en la mayoría de las neveras estándar, a temperaturas entre 2,2 y 7,7 grados centígrados.

Por el contrario, la vacuna de Pfizer debe ser almacenada en congeladores que la mantengan a entre -80 y -60 grados centígrados y la de Moderna debe estar entre -25 y -15 grados centígrados.

Los datos de la tercera fase del ensayo clínico de J&J muestran una eficacia del 66 por ciento en la prevención del desarrollo de síntomas moderados y severos de la covid-19, lo que ha sido aplaudido por varios expertos en EE.UU., entre ellos el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Anthony Fauci.

(Fuente: EFE)

Fauci pide asumir que cepa de COVID-19 británica podría “causar más daño”

Comparte este artículo:

El epidemiólogo jefe de Estados Unidos, Anthony Fauci, señaló este domingo que tras los datos difundidos por el Gobierno del Reino Unido se debe asumir que la variante británica puede “causar más daño, incluida la muerte”, y apuntó que la vacuna sigue siendo eficaz incluso contra la variante sudafricana.

“Tenemos que asumir ahora que lo que está circulando de forma predominantemente en el Reino Unido (la nueva variante de coronavirus) tiene un cierto grado de aumento en lo que llamamos virulencia, es decir, el poder del virus de causar daño, incluida la muerte”, declaró Fauci en el programa Face the Nation, de la cadena CBS News.

“Los datos más recientes coinciden con lo que dicen los británicos. Queremos ver los datos nosotros mismo, pero tenemos razones para creerlos. Son una grupo muy competente”, añadió.

Fauci indicó que la variación británica del virus está “en al menos 20 estados de Estados Unidos”, y apuntó que las vacunas administradas en el país, la de Moderna y Pfizer, “parecen seguir protegiendo contra la cepa mutante”.

Estados Unidos sobrepasó este domingo, poco más de un año después de que reportara su primer caso de COVID-19, los 25 millones de contagiados por el virus, y llegó a 417 mil 538 muertes, lo que lo mantiene como el país más afectado por la pandemia en el mundo.

Consultado sobre la presencia en Estados Unidos del linaje descubierto en Sudáfrica, Fauci admitió que no puede decir “definitivamente” que lo sepan como un hecho.

“Lo que se ha analizado hasta ahora, no ha aparecido en ninguna de las actividades de vigilancia, pero tenemos que ampliar en gran medida nuestra vigilancia genómica”, sostuvo.

El funcionario indicó que, aunque se ha observado que la mutación sudafricana puede “en algunos aspectos” anular la eficacia de las vacunas, estas aún están dentro de un “nivel de amortiguación” que las hace eficaces contra esas variantes.

“La mejor forma de prevenir una mayor evolución de estos mutantes”, puntualizó Fauci, “es vacunar al mayor número posible de personas con las vacunas que tenemos actualmente a nuestra disposición”.

Advierte Biden que los días mas oscuros del COVID-19 están por llegar a Estados Unidos

Comparte este artículo:

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, advirtió este martes que los días más oscuros de la pandemia del COVID-19 “están por llegar” en el país, y el inicio de la campaña de vacunación no impedirá que mueran todavía “decenas de miles” de personas más debido al coronavirus.

“Nuestros días más oscuros en la batalla contra la COVID están por llegar, no los hemos dejado atrás. Por muy frustrante que sea escucharlo, vamos a necesitar paciencia, persistencia y determinación para derrotar a este virus”, dijo Biden en una rueda de prensa en Wilmington, Delaware.

“Los expertos dicen que las cosas van a ir a peor antes de mejorar”, agregó el también ex vicepresidente de Estados Unidos.

Tres días antes de Navidad, cuando los estadounidenses se preparan para unas fiestas atípicas en pleno repunte de casos y muertes de COVID-19, Biden reiteró que tiene una “confianza absoluta en la vacuna, pero los suministros son pocos”.

“Vamos a perder decenas de miles de vidas en los próximos meses y la vacuna no va a poder parar eso. Necesitamos que todo el mundo lleve mascarillas, practique la distancia social y evite las congregaciones grandes, especialmente en interiores”.

Biden también mencionó el paquete de estímulo, aprobado la noche del lunes por el Congreso y que ahora espera la firma de Trump, por valor de 900 mil millones de dólares, para paliar el deterioro de la economía causado por la pandemia. Como ha dicho en ocasiones anteriores, el demócrata afirmó que “esta ley es solo un primer paso”.

“A comienzos del próximo año presentaré al Congreso mi plan para el siguiente paso”, adelantó el mandatario electo, que recordó que la distribución de las vacunas va a costar miles de millones de dólares. Además, “debemos hacernos cargo de esas personas que sin tener culpa están desempleadas”, avisó.

Sobre la nueva variante de coronavirus, originada en Reino Unido, Biden se mostró cauto.

“Estamos estudiando si requerir o no tests de que (la gente) se suba al avión y cuarentena al llegar (a Estados Unidos), ese es mi instinto pero estoy esperando la recomendación de mi equipo”, dijo.

Sobre el mismo tema, el principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci, elegido por Biden como su futuro asesor médico en jefe, consideró que se debe asumir que la nueva cepa más contagiosa del COVID-19 está en Estados Unidos, ya que no sería una sorpresa que con la expansión que ha tenido en el Reino Unido haya superado sus fronteras.

Moderna solicita uso emergente de su vacuna contra el COVID-19

Comparte este artículo:

La compañía estadounidense Moderna solicitará este lunes 30 de noviembre la autorización emergente de su vacuna contra el coronavirus en Estados Unidos y Europa, luego de concluir con éxito sus ensayos clínicos de fase 3.

De acuerdo con Reuters, Moderna espera que su vacuna contra el coronavirus sea la segunda con autorización de las autoridades sanitarias estadounidenses, luego de que Pfizer y BioNTech iniciaran el trámite hace 10 días.

La empresa asegura que su vacuna tiene una efectividad de 94.1 por ciento en general y de 100 por ciento en casos graves, y no representa mayores riesgos a la salud de las personas que la reciben.

“Creemos que tenemos una vacuna con una gran eficacia. Ahora tenemos los datos que lo demuestran”, aseguró Ral Zaks, el presidente médico de Moderna, a la agencia de noticias en entrevista telefónica, quien agregó que la farmacéutica espera “jugar un papel importante en la derrota de esta pandemia”.

Ral Zaks también señaló que la alta efectividad de la vacuna le causó una gran emoción: 

“Es la primera vez que me permití llorar. Con este nivel de efectividad, cuando uno hace las cuentas de lo que esto significa para la pandemia que nos rodea, es simplemente apabullante”.

La posible autorización de la vacuna contra el coronavirus de Moderna llega justo en momentos en que Estados Unidos y varios países de Europa enfrentan un importante repunte de contagios de la enfermedad que ya le ha causado la muerte a casi un millón y medio de personas en todo el mundo.

En Estados Unidos, millones de personas viajaron para celebrar con sus familias el Día de Acción de Gracias, algo que disparará los casos de Covid-19 en las próximas dos semanas, advirtió el inmunólogo Anthony Fauci.

“En dos o tres semanas, podríamos ver un nuevo brote además del brote actual”, advirtió el científico en declaraciones a la televisora local ABC, quien también señaló que hay casi 100 mil estadounidenses hospitalizados por el coronavirus a finales de noviembre del 2020.

Conforme se acerque la Navidad, remató, el número de personas que salen a hacer compras y a celebrar las fiestas de fin de año harán que contener la pandemia sea aún más difícil, por lo que llamó a toda la población a no hacer fiestas con demasiados asistentes y no viajar en las próximas semanas.

(Fuente: Reuters)

Trump califica de “idiotas” a equipo de expertos de COVID-19

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a atacar el lunes al principal científico del gobierno, Anthony Fauci, sugiriendo que el muy respetado miembro de la célula de crisis de la Casa Blanca sobre el coronavirus es un “idiota”.

“La gente está cansada del covid”, dijo Trump a su equipo de campaña en una llamada telefónica a la que varios medios estadounidenses tuvieron acceso.

“La gente dice: ‘Déjennos en paz’. Están cansados. La gente está cansada de escuchar a Fauci y a todos estos idiotas”, dijo el presidente, según los reportes de prensa.

“Ese tipo es un desastre”, añadió.

La pandemia ha provocado la muerte de casi 220.000 personas en Estados Unidos.

“Lleva aquí unos 500 años”, se quejó Trump sobre Fauci, de 79 años, reconocido mundialmente por su trabajo como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), ubicado en las afueras de Washington.

“Si lo escucháramos, tendríamos 700.000 (u) 800.000 muertes”, afirmó el mandatario republicano durante la llamada, antes de afirmar que sería contraproducente despedirlo antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Este último ataque del presidente al muy popular Fauci suscitó una viva reacción del senador republicano Lamar Alexander.

“El Dr. Fauci es uno de los servidores públicos más distinguidos de nuestro país. Ha servido a seis presidentes, comenzando con Ronald Reagan”, tuiteó Alexander.

“Si más estadounidenses prestaran atención a sus consejos, tendríamos menos casos de covid-19 y sería más seguro volver a la escuela, volver al trabajo y salir a comer”.

Hace una semana, Fauci expresó su descontento por el uso de imágenes suyas en un aviso de la campaña de Trump sobre el coronavirus.

“En mis casi cinco décadas de servicio público, nunca he apoyado públicamente a ningún candidato político”, respondió el inmunólogo, diciendo que sus declaraciones en el video fueron sacadas de contexto.

En varios puntos durante la respuesta a la pandemia, Fauci ha aclarado o corregido los comentarios públicos de Trump sobre el desarrollo de tratamientos y vacunas para la covid-19.

El tono entre ellos a veces se ha vuelto tenso, como en abril cuando Trump retuiteó una publicación que contenía la etiqueta #FireFauci (Despedir a Fauci), antes de asegurarle al pueblo estadounidense que “Tony” estaba haciendo un gran trabajo.

A quince días de los comicios del 3 de noviembre, el presidente republicano visitó Arizona, otro estado muy codiciado, en el marco de la maratónica serie de actos que inició una semana después de asegurar que se “curó” de covid-19.

En este territorio donde venció en 2016 -pero en el que los sondeos le sitúan ahora por detrás del demócrata Biden-, Trump se comprometió a rescatar a la golpeada economía por el coronavirus y criticó a su contrincante por pretender “que los socialistas campen en nuestro país”.

“Son afortunados de que sea su presidente”, lanzó el magnate conservador a sus seguidores, la mayoría sin mascarillas y sin guardar distancia social en un mitin al aire libre en Prescott, al norte de Phoenix.

19 de octubre de 2020.-Seguidores de Donald Trump esperan escuchar su discurso en el aeropuerto regional de Prescott en Arizona

En el otro extremo, los demócratas han hecho de su respeto al virus uno de los ejes de su campaña frente a la controvertida gestión de Trump, calificada por la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, en su mitin en Orlando como “el mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de Estados Unidos”.

Biden, quien se enfrentará a Trump el jueves en su debate final, incidió igualmente este lunes en la necesidad de un cambio.

“Juntos podemos acabar con los últimos cuatro años de oscuridad, división y caos”, escribió en su cuenta de Twitter, seguida por más de 11 millones de usuarios. “Podemos unirnos, curar nuestras heridas y empezar a sanar”, añadió.

Este lunes, la comisión de debates presidenciales de Estados Unidos anunció que silenciará los micrófonos del presidente, Donald Trump, y de su rival, el demócrata Joe Biden, cuando no estén respondiendo preguntas durante el debate final del jueves para evitar las interrupciones que perturbaron su último encuentro.

Cada candidato contará con dos minutos para responder las preguntas del moderador, tiempo en el que el micrófono del otro estará apagado.

Una vez que ambos hayan usado ya sus dos minutos, habrá una discusión abierta en la que ninguno de los micrófonos se desconectará.

(Fuente: AFP)

Pide Estados Unidos a entidades prepararse para distribuir vacuna contra COVID-19 este año

Comparte este artículo:

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) han pedido a todos los estados del país estar preparados para distribuir a finales de octubre o principios de noviembre una posible vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 (causante de la enfermedad del COVID-19), en caso de que esta se apruebe.

Según informaron este miércoles el diario The New York Times y la cadena CNN, los CDC enviaron esos documentos el pasado 27 de agosto, el mismo día en que el presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró en su discurso ante la convención republicana que esperaba contar con una vacuna antes del fin de año.

La revelación ha aumentado la preocupación de algunos expertos en salud pública de que el Gobierno de Trump pueda estar presionando para acelerar el desarrollo de una vacuna, con el objetivo de tenerla lista y empezar a distribuirla antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Es difícil no interpretar esto como un intento de tener una vacuna para antes de las elecciones”, lo cual puede tener “ramificaciones relacionadas con la seguridad” del producto, dijo al New York Times una epidemióloga de Arizona, Saskia Popescu.

El principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci, ha dicho recientemente en entrevistas que es posible que haya una vacuna disponible para ciertos grupos incluso antes de que acaben los ensayos clínicos, en caso de que los datos preliminares sobre su eficacia y seguridad sean abrumadoramente positivos.

Los documentos, publicados por el New York Times y cuya autenticidad confirmaron los CDC a la cadena CNN, se enviaron a los 50 estados del país y a las autoridades de cinco ciudades: Nueva York, Chicago, Filadelfia, Houston y San Antonio.

Los CDC subrayaron que su plan todavía es “hipotético” y que simplemente busca empezar a organizar el gigantesco esfuerzo de planificación y movilización que deberá ponerse en marcha si la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aprobara el uso de una vacuna este año.

Sus directrices describen escenarios en los que una o dos posibles vacunas puedan estar listas antes de fin de año, y mencionan la posibilidad de que haya un máximo de 3 millones de dosis de ambas disponibles para finales de octubre, hasta 30 millones para finales de noviembre y hasta 45 millones para diciembre.

Las vacunas, cuyo fabricante no se identifica, deberían administrarse en dos dosis separadas por tres o cuatro semanas, y se distribuirían de forma gratuita y primero a ciertos grupos considerados de alto riesgo, incluidos los trabajadores sanitarios.

También tendrían prioridad para recibir la vacuna las personas mayores de 65 años, los indígenas y otros integrantes de “minorías raciales y étnicas”, además de los privados de libertad, de acuerdo con los documentos a los que tuvo acceso el New York Times.

Estados Unidos, que ya supera los 6 millones 100 mil casos confirmados de coronavirus y las 185 mil muertes por la enfermedad, tiene por ahora tres vacunas en ensayos clínicos de la fase 3, desarrolladas respectivamente por Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID); por Pfizer y BioNTech; y por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

La Casa Blanca ha rechazado formar parte de una plataforma creada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar un acceso global y en términos de igualdad a la vacuna o vacunas contra la COVID-19 que se desarrollen.

Advierte Trump que Estados Unidos no cerrará si llega “segunda oleada”

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que no volverán a “cerrar” los Estados Unidos en caso de que exista una “segunda oleada” de COVID-19 en el país.

Aunque varios expertos han hablado casi con certeza de una nueva propagación fuerte de la enfermedad a partir de otoño o invierno, Trump señaló que se trata de una “buena posibilidad” de que esto suceda.

Sin embargo, Trump señaló que simplemente “apagarán los fuegos” de la enfermedad pero que no volverán a “cerrar el papis” como en meses anteriores.

Los expertos en salud pública, incluyendo los de la misma administración Trump, han señalado que es muy probable que la llegada de la temporada de influenza en inverno vuelva la pandemia aún más difícil de controlar.

El propio doctor Anthony Fauci, mimer del grupo de expertos de la Casa Blanca para el combate al coronavirus, señaló que “no tiene dudas” de que existirán nuevas olas de la enfermedad.

Fauci señaló en entrevista con el Washington Post que el virus no desaparecerá, ya que se trata de una enfermedad altamente contagiosa.

Mientras tanto y con la pandemia fuera de control en Estados Unidos, varios estados ya han comenzado a implementar medidas para reabrir sus economías, incluyendo Nueva York.

Al momento, el saldo de la pandemia en Estados Unidos es de más de millón y medio de infectados y más de 93 mil muertes.

Advierte Fauci que si Estados Unidos abre demasiado rápido habrá “muerte y sufrimiento”

Comparte este artículo:

El titular del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, señaló que su país podría atravesar consecuencias serias si se insiste en reabrir la economía de forma apresurada.

El asesor de la administración de Donald Trump en plena pandemia de COVID-19, advirtió a las ciudades que insisten en reabrir sus economías, que cabe la posibilidad de que terminen por causar un brote de la enfermedad que no sea posible de controlar.

La advertencia fue realizada mediante una teleconferencia a miembros del congreso de los Estados Unidos.

Fauci advirtió, además, que un incremento en infecciones y en decesos será “inevitable” conforme la gente vuelva a congregarse, pero que las precauciones tomadas por los gobierno locales para mitigar la pandemia determinarán la gravedad del “rebrote” de casos.

Anuncia en el mejor de los casos, al abandonar las medidas de mitigación y distanciamiento social, comenzarán a reaparecer los casos de la enfermedad, indicó el doctor.

“Las consecuencias podría ser muy serias. No solo causaría un dolor y sufrimiento que podría ser evitado, sino que podría hacer retroceder en el camino para llegar a la recuperación económica”, alertó el funcionario estadounidense.

Trump ha estado presionando a los estados para que reabran sus economías, esto por el caos económico por el que pasa el país.

Trump reconoce que habría más muertes al reabrir

Comparte este artículo:

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró este martes que la ciudadanía, a la que se refirió como “guerreros”, debe volver a sus actividades cotidianas incluso si ésto provoca que más personas se infecten de Covid-19 y mueran.

Durante una conferencia de prensa desde Phoenix, Arizona, el Mandatario, que abandonó Washington por primera vez desde hace un mes, señaló que su Administración se está preparando para iniciar la “Fase 2” de reapertura.

Esta etapa incluirá la desintegración del equipo de respuesta de la Casa Blanca ante el coronavirus, encabezado por los doctores Anthony Fauci y Deborah Brix.

Del mismo modo, el Presidente afirmó que a pesar de los riesgos de salud inherentes a la reactivación del país, se tiene que seguir adelante con el plan.

“¿Habrá más personas afectadas? Sí ¿Algunos serán severamente afectados? Sí”, enunció. “Pero debemos reabrir nuestro país y lo tenemos que hacer pronto”.

En su visita a una fábrica en Phoenix que produce mascarillas de protección, Trump mencionó que el daño económico a la nación ya se ha vuelto demasiado grande como para pensar en una extensión de las medidas de cierre y confinamiento.

Recordó, además, que más de 30 millones de estadounidenses ya han perdido sus empleos a causa del impacto de la pandemia y afirmó ante la cadena ABC News que cerrar el país fue “la decisión más importante” que ha tenido que tomar.

Igualmente, Trump manifestó que la emergencia de salubridad pasará aun si no se ha concluido el proceso de desarrollo de una vacuna que contrarreste los efectos del Covid-19 en los organismos de las personas.

“Habrá más muerte”, dijo. “Pienso que vamos muy bien con el tema de las vacunas pero, con o sin vacuna, el virus pasará y todo volverá a la normalidad”.

Estados Unidos continúa siendo el país más azotado por la pandemia a nivel mundial. Acumula, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, un total de un millón 203 mil 502 contagios confirmados y 71 mil 22 decesos.

(Fuente: Bloomberg)