Rechaza Casa Blanca cuarentena ante contagios de COVID-19

Comparte este artículo:

El gobierno estadunidense no puede controlar la pandemia y no reducirá los eventos de su campaña reeleccionista a pesar de que varios asesores del vicepresidente Mike Pence han dado positivo al coronavirus, declaró el domingo un asesor de la Casa Blanca.

Lo que ha dicho Biden es que ordenaría un confinamiento colectivo sólo si se lo aconsejan los científicos del gobierno nacional. Ha prometido que, de ser elegido, y de ser necesario, tratará de explicar a la ciudadanía los beneficios de una orden nacional de vestir la mascarilla, y le pediría ayuda a los gobernadores del país para implementar esa medida profiláctica.

Meadows, al ser presionado por los periodistas de CNN sobre por qué la pandemia no ha sido controlada, respondió: “Porque es un virus contagioso, como la gripe“. Aseguró que el gobierno está enfocado en llevar a mercado los tratamientos adecuados.

Pence, quien dio negativo al virus el domingo, tenía un mitin planeado para el domingo en Carolina del Norte, mientras el presidente Donald Trump hará eventos en Nueva Hampshire y Maine. Biden fue a la iglesia por la mañana y tenía planeado acudir a un concierto a favor de la concurrencia a las urnas en la noche.

La candidata demócrata a la vicepresidencia Kamala Harris dijo a reporteros en Michigan que Pence debería atenerse a los lineamientos ofrecidos por las agencias de salud oficiales.

La Casa Blanca dijo que ninguno de los que viajan de Trump han estado en contacto con los individuos allegados a Pence que dieron positivo.

Estados Unidos el viernes registró un récord de casos diarios, y el sábado casi lo igualó con 83 mil 178, según datos de la Universidad Johns Hopkins. Casi 8,6 millones de estadunidenses han contraído la enfermedad desde que estalló la pandemia y unos 235 mil han fallecido; ambos totales son los más altos del mundo.

 

 

(Con información de Vanguardia) 

Lo que tienes que saber del debate entre Trump y Biden

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata Joe Biden chocaron el jueves sin golpes desestabilizadores en su último debate a 12 días de la elección, visto por muchos como una oportunidad para que el mandatario republicano recuperara terreno.

El inquilino de la Casa Blanca, de 74 años, rezagado en las encuestas para el 3 de noviembre, y el exvicepresidente, de 77, polemizaron sin interrupciones, gritos ni insultos en un tono muy diferente al caótico duelo televisado del mes pasado

Trump incluso elogió la labor de la moderadora, Kristen Welker, corresponsal de NBC News en la Casa Blanca, quien tenía un botón para silenciar a los contendientes.

La crítica a Trump por su gestión de la pandemia de covid-19 fue el arma más pesada de Biden, que pronosticó un “invierno oscuro” para un país que llora más de 220.000 fallecidos y donde millones han perdido el trabajo.

“Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería seguir siendo presidente de Estados Unidos”, afirmó.

“Lo estamos combatiendo muy enérgicamente”, replicó Trump, aseverando que la vacuna “está en camino” y será anunciada “en semanas”.

Trump, quien llegó sin máscara al escenario en Nashville, Tennessee, tres semanas después de ser incluso hospitalizado por el coronavirus, habló de su propia recuperación asegurando una vez más ser “inmune”.

“Dice que estamos aprendiendo a vivir con eso. La gente está aprendiendo a morir con eso”, le respondió Biden.

– Corrupción, China e impuestos –

Como se esperaba, Trump le pidió a Biden “explicaciones” sobre las acusaciones de corrupción relacionadas con las actividades de su hijo Hunter en China y Ucrania, cuando el candidato demócrata era vicepresidente de Barack Obama (2009-2017).

Biden rechazó cualquier irregularidad. “Nunca he recibido ni un centavo del extranjero en toda mi vida”, dijo. “Nada fue poco ético”.

Y, ya en la ofensiva, interrogó a Trump por la tenencia de una cuenta bancaria en China y la no publicación de sus declaraciones impositivas en Estados Unidos, luego de la filtración de datos fiscales que muestran que pagó como máximo 750 dólares en impuestos federales a la renta durante los últimos años.

Trump respondió que tiene muchas cuentas bancarias y que todas están registradas. “Soy un hombre de negocios haciendo negocios”, afirmó, señalando que la cuenta databa de 2013 y fue cerrada en 2015.

– Niños en jaulas –

Otro punto álgido fue la acusación de Biden a Trump de llevar a cabo una política “criminal” al separar a niños migrantes de sus padres que habían cruzado ilegalmente la frontera con México, aplicada en 2018 pero suspendida en medio de una ola de indignación.

El plan, ideado para contener la creciente llegada de indocumentados, la mayoría familias de Centroamérica, implicó la separación de cerca de 2.700 niños de sus padres. Esta semana se supo que los padres de 545 de esos niños no pudieron aún ser localizados.

Trump defendió la política de “tolerancia cero” a la inmigración irregular y afirmó que los niños habían sido llevados a la frontera sur por “coyotes” y por “mala gente”. También dijo que fue Obama, y no él, el responsable de construir las jaulas donde se encerró a los menores.

“Seré presidente de Estados Unidos, no vicepresidente”, señaló Biden, y prometió que en sus primeros 100 días de gobierno enviará al Congreso una ley para facilitar la ciudadanía a más de 11 millones de indocumentados.

– Mensajes a los latinos –

Poco antes del debate, Trump y Biden cruzaron mensajes dirigidos a los 32 millones de latinos habilitados para votar, en segmentos trasmitidos por la cadena en español Telemundo.

“Nadie ha hecho más por los hispanos”, aseguró el presidente. Además, destacó su cercanía con la “comunidad venezolana” en Florida, un estado clave para ganar los comicios.

Biden dijo que Trump “está deportando a miles de cubanos y venezolanos” a “regímenes dictatoriales”. “Otorgaré el estatus de protección temporal (TPS) a los venezolanos”, prometió.

Trump y Biden se vieron las caras tras un caótico primer debate a fines de septiembre en Cleveland, Ohio, en el que Trump interrumpió sin parar a Biden y le dijo que no tenía “nada de inteligente”, mientras que este lo llamó “mentiroso” y “payaso”, y le pidió que se callara.

“Ambos candidatos claramente aprendieron lecciones importantes del debate inaugural”, dijo Aaron Kall, profesor de la Universidad de Michigan y especialista en duelos presidenciales.

Agregó, sin embargo, que “con decenas de millones de estadounidenses votando anticipadamente, puede que sea demasiado tarde para alterar fundamentalmente las próximas elecciones”.

Unos 47 millones de estadounidenses se han sumado a una ola sin precedentes de votaciones tempranas. El propio Trump emitirá su voto el sábado en Florida, su lugar de residencia oficial cuando no está en la Casa Blanca.

Según el promedio de RealClearPolitics, Biden lidera por 7,9 puntos porcentuales a nivel nacional, y por 4,1 puntos en los estados clave.

– Petróleo y estados claves en la contienda –

El candidato demócrata asumió un riesgo al afirmar que si resulta elegido iniciará una transición gradual para dejar de depender de la industria del petróleo.

Trump reaccionó raudo instando a los estados clave de Texas, Ohio y Pensilvania a que recuerden esta afirmación, en un momento en que el demócrata parece liderar la carrera en estos feudos claves para llegar a la Casa Blanca.

Además el mandatario -que sostiene posturas que cuestionan el cambio climático- afirmó que Estados Unidos tiene el “aire y el agua más limpios” en años y desestimó energías renovables como las eólicas afirmando que matan a los pájaros.

(Fuente: AFP)

Trump califica de “idiotas” a equipo de expertos de COVID-19

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a atacar el lunes al principal científico del gobierno, Anthony Fauci, sugiriendo que el muy respetado miembro de la célula de crisis de la Casa Blanca sobre el coronavirus es un “idiota”.

“La gente está cansada del covid”, dijo Trump a su equipo de campaña en una llamada telefónica a la que varios medios estadounidenses tuvieron acceso.

“La gente dice: ‘Déjennos en paz’. Están cansados. La gente está cansada de escuchar a Fauci y a todos estos idiotas”, dijo el presidente, según los reportes de prensa.

“Ese tipo es un desastre”, añadió.

La pandemia ha provocado la muerte de casi 220.000 personas en Estados Unidos.

“Lleva aquí unos 500 años”, se quejó Trump sobre Fauci, de 79 años, reconocido mundialmente por su trabajo como director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), ubicado en las afueras de Washington.

“Si lo escucháramos, tendríamos 700.000 (u) 800.000 muertes”, afirmó el mandatario republicano durante la llamada, antes de afirmar que sería contraproducente despedirlo antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Este último ataque del presidente al muy popular Fauci suscitó una viva reacción del senador republicano Lamar Alexander.

“El Dr. Fauci es uno de los servidores públicos más distinguidos de nuestro país. Ha servido a seis presidentes, comenzando con Ronald Reagan”, tuiteó Alexander.

“Si más estadounidenses prestaran atención a sus consejos, tendríamos menos casos de covid-19 y sería más seguro volver a la escuela, volver al trabajo y salir a comer”.

Hace una semana, Fauci expresó su descontento por el uso de imágenes suyas en un aviso de la campaña de Trump sobre el coronavirus.

“En mis casi cinco décadas de servicio público, nunca he apoyado públicamente a ningún candidato político”, respondió el inmunólogo, diciendo que sus declaraciones en el video fueron sacadas de contexto.

En varios puntos durante la respuesta a la pandemia, Fauci ha aclarado o corregido los comentarios públicos de Trump sobre el desarrollo de tratamientos y vacunas para la covid-19.

El tono entre ellos a veces se ha vuelto tenso, como en abril cuando Trump retuiteó una publicación que contenía la etiqueta #FireFauci (Despedir a Fauci), antes de asegurarle al pueblo estadounidense que “Tony” estaba haciendo un gran trabajo.

A quince días de los comicios del 3 de noviembre, el presidente republicano visitó Arizona, otro estado muy codiciado, en el marco de la maratónica serie de actos que inició una semana después de asegurar que se “curó” de covid-19.

En este territorio donde venció en 2016 -pero en el que los sondeos le sitúan ahora por detrás del demócrata Biden-, Trump se comprometió a rescatar a la golpeada economía por el coronavirus y criticó a su contrincante por pretender “que los socialistas campen en nuestro país”.

“Son afortunados de que sea su presidente”, lanzó el magnate conservador a sus seguidores, la mayoría sin mascarillas y sin guardar distancia social en un mitin al aire libre en Prescott, al norte de Phoenix.

19 de octubre de 2020.-Seguidores de Donald Trump esperan escuchar su discurso en el aeropuerto regional de Prescott en Arizona

En el otro extremo, los demócratas han hecho de su respeto al virus uno de los ejes de su campaña frente a la controvertida gestión de Trump, calificada por la compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, en su mitin en Orlando como “el mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de Estados Unidos”.

Biden, quien se enfrentará a Trump el jueves en su debate final, incidió igualmente este lunes en la necesidad de un cambio.

“Juntos podemos acabar con los últimos cuatro años de oscuridad, división y caos”, escribió en su cuenta de Twitter, seguida por más de 11 millones de usuarios. “Podemos unirnos, curar nuestras heridas y empezar a sanar”, añadió.

Este lunes, la comisión de debates presidenciales de Estados Unidos anunció que silenciará los micrófonos del presidente, Donald Trump, y de su rival, el demócrata Joe Biden, cuando no estén respondiendo preguntas durante el debate final del jueves para evitar las interrupciones que perturbaron su último encuentro.

Cada candidato contará con dos minutos para responder las preguntas del moderador, tiempo en el que el micrófono del otro estará apagado.

Una vez que ambos hayan usado ya sus dos minutos, habrá una discusión abierta en la que ninguno de los micrófonos se desconectará.

(Fuente: AFP)

Hacia la recta final: Trump

Comparte este artículo:

Hoy se debería haber celebrado el segundo de tres debates presidenciales de cara a las elecciones de Estados Unidos, pero tras el anuncio de que el presidente contrajo COVID-19 y que se negara tanto a hacerlo de manera virtual como a presentar pruebas que avalaran su estado de salud, como sabemos, esta pelea únicamente tendrá dos episodios antes de su batalla final en las urnas.

Estos últimos días han sido muy llamativos en términos de la comunicación del presidente. Es verdad que Trump siempre ha manejado un estilo provocador, altanero e impulsivo, pero los tweets, los videos y las declaraciones sobre su tratamiento rayan sido incluso en lo exagerado para lo que nos tiene acostumbrados

Desde presentarse al más puro estilo Avenger llegando en helicóptero y haciendo un saludo militar o bien ofreciendo tratamientos gratuitos y sin costo a todo el país, el equipo de comunicación de Trump está haciendo algo que semánticamente suena imposible: quieren que el presidente vuelva a ser un outsider. 

Hay una máxima en política que, aunque no le guste, también aplica para Trump: todo partido o político en el gobierno sufre desgaste una vez toca poder. La tarea titánica de los asesores es esconder los 1634 días que hoy lleva el presidente en el cargo y revivir el espíritu de 2016.

Hay varios indicios de lo anterior, pero uno que quizá pasa desapercibido es el regreso del eslogan Make America Great Again en lugar del olvidado Keep America Great que se había planteado tiempo atrás. El primero recuerda al triunfo de 2016 y el segundo hubiera sido un excelente eslogan si la gestión hubiera sido medianamente positiva o si no estuviera experimentando algún tipo de escándalo. Y justo aquí está la clave.

Otro ejemplo es buscar revivir la actitud de self-made businessman que había medianamente abandonado al tomar una actitud más de gestión a lo largo de la campaña. Basta con recordar que hace algunos meses uno de los primeros videos de la campaña hablaban sobre datos de gobierno y avances en la administración; video donde nuestro presidente hizo, por decirlo así, un “cameo”.

Presentarse como un hombre fuerte ha sido la línea luego de la evidente imagen de dificultad respiratoria de hace unas semanas y ha dado para todo tipo de ideas, incluso la de que el día de su regreso a la Casa Blanca, ante las cámaras, Trump abriera su camisa y debajo llevara una camiseta con el emblema de Superman. Afortunadamente fue desechada.

Trump y su equipo quieren evitar a toda costa que se le asocie con la palabra “continuidad”, pero el detalle es que no hay un rumbo claro. Están dejando que Trump hable fuerte, que sea imprudente, que provoque y que moleste y parece ser que la cosa no pinta para que el presidente siga cuatro años más. ¿Será que al interior del partido están dejándolo que Trump se hunda en su propio fango? 

Descarta Trump participar en segundo debate con Biden si es virtual

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que no participará en el próximo debate con el candidato demócrata Joe Biden si se lleva a cabo virtualmente, esto como precaución contra la propagación del coronavirus.

“No, no voy a perder el tiempo en un debate virtual”, declaró en una entrevista telefónica con Fox Business. “De eso no se trata el debate”.

La Comisión de Debates Presidenciales anunció más temprano que el foro del 15 de octubre en Miami, el segundo de los tres debates presidenciales, será un encuentro con participantes que aparecerán desde lugares remotos.

La decisión se tomó “para proteger la salud y la seguridad de todos los involucrados”, destacó la comisión en un comunicado.

Se produce después de que Trump fue hospitalizado por COVID-19 durante el fin de semana y la Casa Blanca informó que una docena de empleados se infectaron con el virus, que ha matado a más de 210 mil personas en ese país.

Las campañas de Biden y Trump no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

El moderador Steve Scully, editor político de C-SPAN, estará en vivo desde la ubicación planificada del Centro Adrienne Arsht para las Artes Escénicas del condado de Miami-Dade, y la comisión dice que el grupo de prensa de la Casa Blanca “brindará cobertura”.

Trump dio positivo a la nueva cepa de coronavirus el 1 de octubre, dos semanas antes del próximo debate programado. Fue hospitalizado el viernes antes de regresar a la Casa Blanca el lunes.

El médico del presidente ha dicho que se siente mejor, pero se ha negado a revelar detalles clave desde el lunes, como los signos vitales específicos de Trump, cuándo dio negativo por última vez, cuándo se enfermó y si todavía está recibiendo un esteroide, dexametasona.

El virus ha circulado ampliamente por la Casa Blanca. Aparte de Trump y la primera dama, los asistentes Hope Hicks, Nick Luna, Stephen Miller y Kayleigh McEnany dieron positivo, al igual que el gerente de campaña Bill Stepien y el exgobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quienes ayudaron con la preparación del debate.

(Fuente: Bloomberg)

Pide Biden no hacer debate si Trump sigue enfermo

Comparte este artículo:

El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, aseguró que el debate programado para el 15 de octubre con el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no debería celebrarse en caso de que el Mandatario siga enfermo de Covid-19.

“Creo que si todavía tiene Covid-19, no deberíamos tener un debate”, dijo Biden en declaraciones a periodistas.

“Creo que íbamos a tener que seguir pautas muy estrictas. Demasiadas personas se han infectado”, agregó. “Es un problema muy grave, por lo que me guiaré por las pautas de la Clínica Cleveland y lo que los médicos dicen que es lo correcto “.

Las palabras de Biden llegan después de que Trump haya anticipado este martes en Twitter su participación.

“Estoy esperando el debate de la noche del jueves 15 de octubre en Miami. ¡Será genial!”, escribió el Mandatario.

Los lineamientos de las autoridades de salud de Estados Unidos recomiendan pasar al menos 14 días aislado tras contraer Covid-19.

(Fuente: EFE)

Trump y Melania dan positivo a COVID-19

Comparte este artículo:

La Casa Blanca canceló el viaje de campaña que Donald Trump tenía previsto para el viernes a Florida, luego de que el presidente estadounidense anunciara que dio positivo de covid-19.

Trump, que busca la reelección en las elecciones del 3 de noviembre, era esperado para un mitin en el aeropuerto Sanford en Florida (sudeste) el viernes, pero su nueva agenda de eventos solo incluye una llamada telefónica a mediodía de “apoyo a los ancianos vulnerables por la covid-19”.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está “bien” y cumplirá sus “funciones sin interrupción” mientras se somete junto con su esposa Melania a una cuarentena, luego de que ambos dieran positivo de coronavirus, dijo el médico del mandatario en la madrugada del viernes.

Ambos “están bien en este momento y planean mantenerse en su hogar en la Casa Blanca durante su convalecencia”, dijo el doctor Sean Conley en un comunicado. “Espero que el presidente continúe cumpliendo sus funciones sin interrupción mientras se recupera”, agregó.

“Esta noche la primera dama y yo dimos positivo de covid-19. Empezaremos inmediatamente nuestra proceso de cuarentena y de recuperación. ¡Superaremos esto JUNTOS!”, escribió el mandatario en Twitter.

Anteriormente el mandatario, había anunciado, por la misma vía que entraba en cuarentena a la espera de los resultados de una prueba de covid-19 luego de que una cercana colaboradora diera positivo en un test de la enfermedad.

El mandatario confirmó en una entrevista con Fox News que Hope Hicks, una consejera, dio positivo, añadiendo luego en Twitter que él y su esposa Melania se habían sometido a una prueba de covid-19 y esperaban los resultados.

“Ella dio positivo”, dijo Trump sobre Hicks. “Usa muchas mascarillas, pero dio positivo”.

“Acabo de hacerme un test y veremos qué pasa”, señaló. “Sabes que paso mucho tiempo con Hope, al igual que la primera dama”, dijo el mandatario.

Los gubernamentales Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan hasta 14 días de cuarentena si las personas estuvieron expuestas al virus.

Hope Hicks estaba a bordo del Air Force One con el presidente cuando viajó a Cleveland, Ohio, el martes para participar en el debate contra Joe Biden.

También viajó el miércoles con Trump rumbo a Minnesota para un mitin de campaña.

El presidente estadounidense se somete regularmente a pruebas de covid-19 aunque se desconoce la frecuencia exacta con que se realiza estos tests.

Los colaboradores que trabajan en el “Ala Oeste” de la Casa Blanca son evaluados a diario, como los periodistas que visitan esa sección o viajan con el presidente.

Paradójicamente, este jueves un estudio de la Universidad de Cornell, financiado en parte por la Fundación de bill y Melinda Gates, aseguraba que Donald Trump es probablemente el mayor factor de desinformación sobre el covid-19.

Un equipo de la Alianza de Cornell para la Ciencia analizó unos 38 millones de artículos publicados en inglés, entre el 1 de enero y el 26 de mayo de 2020, en Estados Unidos, Reino Unido, India, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda, así como en algunos otros países de África y Asia.

De ellos, se identificaron más de 522.400 artículos con información falsa sobre el coronavirus, un fenómeno llamado “infodemia” por la Organización Mundial de la Salud.

Asimismo, se calculó el impacto de estos artículos en las redes sociales, con más de 36 millones de interacciones, tres cuartas partes en Facebook.

En total, se identificaron once categorías de información falsa, desde teorías de la conspiración -que el virus fue creado para crear un nuevo orden mundial; que se trata de un arma biológica diseminada por un laboratorio chino; que es una enfermedad ligada al magnate Bill Gates; que el virus fue creado para regular a la población mundial, entre otras- hasta curas milagrosas.

Estas últimas fueron, por lejos, las más populares, con 295.351 artículos, y los comentarios de Trump fueron responsables de un repunte significativo en esta categoría, en particular la posibilidad de una inyección de desinfectante para combatir la enfermedad, como dijo en una conferencia de prensa el 24 de abril.

Asimismo, hubo picos similares cuando promovió el uso de hidroxicloroquina, un tratamiento cuya efectividad no ha sido probada.

“Por tanto, llegamos a la conclusión de que el presidente de Estados Unidos fue sin duda el factor más importante de desinformación” sobre el covid-19, indicaron los investigadores.

“Si la gente recibe información engañosa a través de informes no científicos y no corroborados sobre la enfermedad, puede ocurrir que sean menos propensos a seguir las recomendaciones oficiales y a propagar aún más el virus”, dijo Sarah Evanega, quien encabezó el estudio.

“Uno de los aspectos más interesantes en la recolección de datos fue descubrir la impresionante cantidad de información falsa directamente relacionada con las declaraciones de un pequeño número de individuos“, dijo por su parte Jordan Adams, coautor de la investigación y analista de datos de Cision Insight.

Encuentran red de injerencia rusa para elección de Estados Unidos

Comparte este artículo:

El grupo ruso que interfirió en las elecciones estadounidenses de 2016 está intentando influir de nuevo en las siguientes votaciones presidenciales, informaron este martes Facebook y Twitter.

Esto, señalaron, a través de una red de cuentas falsas y un sitio web creado para parecerse a un sitio de noticias de izquierda.

La campaña de desinformación del grupo respaldado por el Kremlin, conocido como la Agencia de Investigación de Internet, es la primera evidencia pública de que la agencia está tratando de repetir sus esfuerzos de hace cuatro años y alejar a los votantes del candidato presidencial demócrata, Joseph R. Biden Jr., para ayudar al Presidente Donald Trump.

Las agencias de inteligencia han advertido durante meses que Rusia y otros países estaban tratando activamente de interrumpir las elecciones de noviembre, y que las agencias de inteligencia rusas estaban alimentando teorías de conspiración diseñadas para alienar a los estadounidenses al lavarlos a través de sitios marginales y redes sociales.

Ahora Facebook y Twitter están ofreciendo evidencia de esta intromisión, incluso cuando la Casa Blanca en las últimas semanas ha tratado de controlar más estrictamente el flujo de información sobre amenazas extranjeras a las elecciones de noviembre y restar importancia a la interferencia rusa.

El principal funcionario de inteligencia de la Administración Trump sugirió apenas este domingo que China es un riesgo más grave que Moscú.

Facebook y Twitter, que tardaron en reaccionar a las campañas de desinformación de gran alcance en sus servicios en 2016 y continúan enfrentando críticas, incluso de sus propios empleados, de que no están haciendo lo suficiente para enfrentar el problema, dijeron que fueron advertidos por una Oficina de Investigación federal sobre el esfuerzo ruso.

Algunos funcionarios estadounidenses están preocupados por un amplio esfuerzo de la inteligencia rusa para utilizar sitios web marginales, difundir teorías de conspiración y sembrar división en Estados Unidos. Y parte de la actividad que Facebook y Twitter identificaron el martes fue de ese tipo.

La red y el sitio falsos no alcanzaron una audiencia tan grande como los esfuerzos del grupo en 2016, pero la campaña vino con un nuevo aspecto: los rusos contrataron a estadounidenses reales para escribir para el sitio web. El sitio, llamado Peace Data, también utilizó personas con imágenes generadas por computadora para crear lo que parecía una organización de noticias legítima.

La Agencia de Investigación de Internet estuvo muy activa en las elecciones presidenciales de 2016, y un reciente informe bipartidista del Comité de Inteligencia del Senado detalló la interferencia rusa en apoyo de la elección de Trump.

El grupo ha sido una parte menos importante de las operaciones de Rusia este año, según dos funcionarios de inteligencia estadounidenses que hablaron bajo condición de anonimato. Las actividades del grupo recientemente descubiertas en Twitter y Facebook eran casi abiertas, diseñadas para ser detectadas, dijeron los funcionarios.

“Los rusos se esfuerzan más por esconderse; están poniendo cada vez más capas”, dijo Ben Nimmo, cuya firma, Graphika, trabajó con Facebook para publicar un informe sobre el sitio falso. “Pero todavía los están descubriendo”.

La primera actividad del sitio fue en octubre de 2019, cuando comenzó a compartir artículos publicados por otros medios. En marzo de 2020, el sitio comenzó a publicar sus propios artículos en inglés. En el sitio figuraban tres editores. Pero cuando sus fotos se estudiaron de cerca, se hizo evidente que eran imágenes generadas por computadora, dijo Nimmo.

“En términos de línea editorial, claramente estaban a la izquierda de la campaña de Biden-Harris”, dijo Nimmo.

Dijo que los temas iban desde el racismo en Estados Unidos hasta el medio ambiente y el capitalismo. Varios artículos argumentaron que Biden movería al Partido Demócrata demasiado hacia la derecha.

El FBI informó en un comunicado que brindó información a las compañías tecnológicas.

Facebook identificó las cuentas y páginas de Peace Data en su propia plataforma, trabajó con Twitter y otros sitios para eliminar la red operada por el equipo ruso. La compañía dijo que contactó a casi 200 personas que habían recibido mensajes de la red.

Dos personas familiarizadas con el asunto dijeron que la operación de influencia fue detectada por primera vez por agencias de inteligencia estadounidenses, incluida la Agencia de Seguridad Nacional.

(Fuente: The New York Times)

Renuncia la asesora de la Casa Blanca, Kellyanne Conway

Comparte este artículo:

Kellyanne Conway, una influyente asesora del presidente Donald Trump que llevaba mucho tiempo con él, anunció el domingo que dejará la Casa Blanca a fin de mes.

Conway, directora de la campaña de Trump durante la recta final de la contienda de 2016, fue la primera mujer en guiar exitosamente una campaña para llegar a la Casa Blanca, y luego se volvió una destacada asesora del presidente. Le informó a Trump de su decisión en la Oficina Oval.

En una carta de renuncia que publicó el domingo por la noche, Conway mencionó que necesita pasar tiempo con sus cuatro hijos. Su esposo George se ha convertido en un abierto crítico de Trump y su familia ha sido blanco de rumores en Washington.

“Estamos en desacuerdo en muchas cosas pero estamos unidos en lo que más importa: los niños”, escribió ella. “Por ahora, y para mis queridos hijos, habrá menos drama y más mamá”.

De todas formas Conway hablará en la Convención Nacional Republicana esta semana. Su esposo, un abogado que se deslindó de Trump después de la campaña de 2016, se volvió miembro del Proyecto Lincoln, un grupo externo de republicanos dedicados a derrotar al mandatario.

La salida de Conway llega en un momento inoportuno para Trump, que se encuentra en desventaja en las encuestas. The Washington Post fue el primero en reportar la noticia.

Demócratas nóminan formalmente a Biden

Comparte este artículo:

Los demócratas nominaron oficialmente a Joe Biden como candidato a la Casa Blanca.

En la segunda jornada del cónclave, que la pandemia obligó a reducir a un formato online, los delegados de los 50 estados y siete territorios votaron de forma remota para confirmar a Biden como candidato demócrata a la Casa Blanca.

“Gracias a todos, esto lo es todo para mí y para mi familia y nos vemos el jueves”, celebró Biden en una de apariciones en vivo, después de que se confirmó la nominación.

Los demócratas eligieron un formato en el que cada representante apareció desde su territorio explicando su voto para compensar la ausencia de los delegados en la sala.

Antes de la votación, Biden recibió los apoyos de dos exmandatarios, Bill Clinton y Jimmy Carter, en una noche en la que además hablaron figuras jóvenes como la congresista de origen puertorriqueño Alexandria Ocasio-Cortez.

 

(Con Información de INFOBAE)