La carrera por los Estados Unidos

Comparte este artículo:

Theodore Roosevelt una vez afirmó: “Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia”. El espíritu de Roosevelt era decirle a la sociedad que la defensa de la democracia es cotidiana, no es sólo con el ejercicio del voto durante las contiendas electorales,  sino con los personajes que se desarrollan en ella, las instituciones encargadas de protegerla y una ciudadanía activa dispuesta a defender las instituciones que dan contrapeso al poder. El vigésimo sexto presidente estadunidense previó lo que sucede actualmente en su país y fuimos ciegos; todos pensaron que el simple hecho de elegir a un presidente afroamericano, el racismo se terminaría; muchos afirmaron que una jueza latina en la Corte Suprema acabaría la xenofobía y el odio a los migrantes; muchos afirmaron que la sentencia del máximo tribunal norteamericano legalizando el matrimonio igualitario generaría un fin al odio a la comunidad LGBT. En tiempos de una sociedad dividida y polarizada, el lado progresista y liberal tiene mucho que aprender del pasado y visualizar el futuro, no sólo para el lado izquierdo, sino para todos. 

Estados Unidos acaba de ser testigo de un cumulo de situaciones que tendrán un impacto en las elecciones por la presidencia y en tablero político, desde el esperado resultado del juicio político contra Donald Trump donde fue absuelto por el Senado; el discurso del Estado de la Unión y la líder de la minoría rompiendo el discurso del presidente en televisión nacional, hasta el debate de candidatos demócratas en New Hampshire y el desastre o caos en las primarias de Iowa, estamos viendo que las cosas no se ven bien para los contrincantes del Trump. 

El primer reto que enfrentan los demócratas frente a los republicanos es la unión y consolidación de una narrativa alterna. Los republicanos han conformado un sólido bloque partidista en apoyo a Trump para su reelección, en contrario, los demócratas continuan con una clara división por quién encabezará la candidatura por la presidencia. Por un lado, vemos que Biden, Sanders, Warren y Buttigieg mantienen una confrontación directa que en nada abona a consolidar un proyecto que pueda dar frente a un presidente con altas probabilidades de reelección. Un debate de fondo es el espectro ideológico que pueda incentivar el voto de latinos, afroamericanos, indecisos y centros; el partido demócrata se encuentra en una encrucijada del camino que debe de tomar, y ante un personaje como Trump, mantenerse demasiado en el centro puede ser una estrategia fallida. Sin embargo, la izquierda norteamericana sabe que irse demasiado a la izquierda tampoco es beneficioso para ser competitivos electoralmente. 

Algo que tampoco beneficia a los demócratas, es el resultado de las primarias en Iowa, ya que el retraso en la emisión de resultados donde van con una pequeña diferencia entre Sanders y Buttigieg por el primer lugar,  ha generado incertidumbre y un aire de conflicto interno agravado, mismo que ha capitalizado a Trump y los hace ver como incapaces para gobernar. 

Desde la segunda guerra mundial, solo tres presidentes de Estados Unidos han sido derrotados para la reelección: Gerald Ford, Jimmy Carter y George H. W. Bush, y como escribe John Cassidy en  The New Yorker, “dichos personajes tenían un elemento en común: la economía era percibida o estaba en crisis”, este escenario no se configura completamente en la actual con Trump, que si bien existe evidencia de una inminente complicación económica para Estados Unidos, aún no se sienten los efectos como en la Gran Depresión o en el 2008. 

Sí los demócratas quieren ser verdaderamente competitivos, deben aprender de los errores del pasado, entender que la política actual no se gana con lo simbólico sino con lo real, y desde esta reflexión, poder unirse para enfrentar a un adversario sumamente poderoso, impulsado por la intolerancia y con una estrategia de comunicación basada en el enojo, deberán demostrar una narrativa esencial de la política en Estados Unidos y en palabras de Abraham Lincoln: “un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo no desaparecerá de la tierra”.

Publican transcripción de la llamada en la que Trump presionó a Ucrania para que investigaran a Joe Biden y a su hijo en julio

Comparte este artículo:

Este miércoles, la Casa Blanca publicó la transcripción de la conversación que tuvo el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump con su homólogo de Ucrania, Volodymyr Zelensky, el día 25 de julio; según la misma, Trump presionó en repetidas ocasiones para que el presidente ucraniano investigara al ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo, Hunter.

Así mismo, Trump pidió al líder del país europeo que trabajara con su abogado personal, Rudy Giuliani, y el secretario de justicia de los Estados Unidos, William Barr, sobre el tema.

Según el transcrito, Trump comenta que “Se habla mucho sobre el hijo de Biden, y de que Biden detuvo la acusación y mucha gente quiere averiguar sobre eso, así que cualquier cosa que pueda hacer con el secretario de Justicia sería genial. Biden alardeó de que detuvo la acusación, así que si puedes investigar … Me parece horrible”.

Tras este comentario, el presidente ucraniano contestó que ha ganado la mayoría absoluta en el Parlamento, por lo que el próximo fiscal general será 100% su candidato, por lo cual, ha aceptado la tarea de Trump. “Él o ella analizará la situación específicamente de la compañía que mencionaste en este tema. El tema de la investigación del caso es en realidad un tema de asegurarse de restablecer la honestidad, así que nos ocuparemos de eso y trabajaremos en la investigación del caso”, comentó Zelensky.

Por su parte, el abogado personal de Trump, ha presionado durante mucho tiempo a Ucrania para investigar el llamado de Biden en 2016 para remover al principal fiscal del país, quien en un momento había estado investigando una compañía de gas natural ucraniana conectada con Hunter Biden. Sin embargo, no hay evidencia de irregularidades por parte de Joe o Hunter Biden.

Lo curioso

La llamada ocurrió un día después de que el exfiscal especial Robert Mueller testificara ante el Congreso sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses.

Ambos presidentes estuvieron de acuerdo con la publicación de la transcripción de la llamada, aunque esta no es una transcripción “palabra por palabra” sino un memorándum de una conversación telefónica.

Si bien la transcripción no refleja una clara colisión, Trump le dijo al presidente Zelensky “Muchos países europeos son así, así que creo que es algo que debes considerar, pero Estados Unidos ha sido muy bueno con Ucrania. No diría que es recíproco necesariamente porque están pasando cosas que no son buenas, pero Estados Unidos ha sido muy, muy bueno con Ucrania”.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo esta mañana en una conferencia de prensa que el presidente Trump no está “por encima de la ley” y prometió que será responsabilizado.

Pelosi anunció una investigación formal de juicio político sobre el presidente Trump. ¿Será suficiente para comenzar el “impeachment”?

Trump tiene previsto reunirse con el presidente Zelensky. Luego realizará una conferencia de prensa esta tarde.

Con información de CNN Español.

Duelo de progresistas: Una guía para el tercer debate demócrata

Comparte este artículo:

Esta noche, 10 candidatos a la presidencia de los Estados Unidos de América se adueñarán del escenario para enfrentar, una vez más, las posturas cada vez más polarizadas dentro del Partido Demócrata. En este caso, todos los ojos estarán en los candidatos más a la izquierda, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren.

Si bien las elecciones primarias no comienzan hasta dentro de 6 meses, la abrumadora cantidad de candidatos (20 en total) obligan a sus simpatizantes a comenzar el proceso temprano para ver quién tiene o no una posibilidad viable de hacerse con la nominación demócrata.

El debate será organizado por CNN, el medio más aborrecido por el presidente Trump, por lo que sus tweets replicando contra lo dicho esta noche son más que esperados. La reunión de demócratas se da varios días después del ataque de Trump contra cuatro congresistas de color demócratas, alegando que son “anti-estadounidenses” y que “deberían regresar a sus países” para “valorar” a los EE.UU, sin importar que tres de ellas nacieron en tierra norteamericana.

Al mismo tiempo, se espera una intensa presión entre Sanders, Warren, el alcalde Pete Buttigieg y la estrella en ascenso Beto O’Rourke. Si los dos últimos debates dejaron algo claro, es que el partido se está yendo más a la izquierda en temas como el sistema de salud, el cambio climático y la inmigración. Al mismo tiempo, demostraron que el favorito del establishment, el ex-vice presidente Joe Biden, no tiene tan segura la nominación como hubieran querido.

El tema racial, el clivaje más polémico en los EE.UU, también jugará un papel importante.

Finalmente, la decisión determinante para elegir a un candidato, según varios demócratas, es que éste tenga la capacidad de enfrentarse y vencer a Trump.

(Fuentes: CNN y Associated Press)