¿Autoritarismo y derecho penal?

Comparte este artículo:

Uno de los puntos principales de la Cuarta Transformación es la eliminación del autoritarismo de la vida pública de México; al menos desde el discurso, este movimiento encabezado por Andrés Manuel López Obrador desea distanciarse del pasado y de lo realizado por las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, sin embargo, existen pequeñas acciones que ponen en entredicho dicha narrativa, deseos o intentos de evitar el retorno al pasado. Baso esta afirmación desde un análisis poco utilizado pero sumamente útil y fácil para detectar acciones autoritarias por parte de gobiernos o grupos políticos.

En el Derecho Penal, vemos que se protegen los bienes jurídicos más importantes para una sociedad, y ¿qué es un bien jurídico? son valores socialmente fundamentales, y por dicha importancia, consideramos que hasta  debemos privar de la libertad a una persona que transgredió dichos bienes jurídicos, tanto como para  proteger a la víctima, la comunidad y al agresor mismo. En ese sentido, podemos entender que el Derecho Pena tiene una misión de protección, sin embargo, en el ánimo de proteger  a la sociedad, podemos malinterpretar y llevar a Cabo acciones en el derecho penal que violan la libertad, el estado de derecho y la democracia.

Dentro de las diversas teorías de esto, existe  la llamada “Derecho Penal del Enemigo”, y es cuando “el legislador no dialoga con sus ciudadanos , sino que amenaza a sus enemigos, conminando sus delitos con penas draconianas, recortando las garantías procesas y ampliando las posibilidades de sancionar conductas muy  alejadas de  la lesión de un bien jurídico”(Jakobs Gunther) , esto lo podemos traducir como esa forma de poner como delito cualquier cosa, incluso acciones que no deberían ser delitos y  reducimos los derechos de las personas.

El Derecho Penal del Enemigo conlleva consigo un tema de radicalización y empezar a restringir derecho o llevar a cabo políticas sumamente agresivas contra un grupo específico o la sociedad en general,  y también, se menciona desde la discusión política y pública que son acciones “legítimas  y necesarias”  para combatir cierto fenómeno. Un claro ejemplo de esto es el terrorismo, cuando en  el 2001 sucedió el atentado de las Torres Gemelas el 11 de septiembre, el gobierno norteamericano generalizó una serie de políticas contra la población musulmana y torturó a diversos detenidos; en México, lo vemos ejemplificado en la supuesta lucha contra el crimen organizado, en donde el arraigo, que es la detención de una persona  solo por ser vinculada al crimen organizado sin pruebas o evidencia de ello. En tiempos recientes de un anunciado cambio, vemos que nuevamente espasmo cayendo en este Derecho Penal del Enemigo, con  la Ley de Extinción de Dominio en donde la autoridad  mediante un proceso puede quitarte sus bienes o las nuevas facultades de la Unidad de Inteligencia Financiera para congelar cuentas sin necesidad de una orden judicial o llevar a cabo acciones financieras en tu contra  sin tener que llevar a cabo un procedimiento judicial.

Vemos como se está intentado legitimar nuevamente una forma sumamente delicada de restricción o disminución de derecho. Este tipo de Derecho Penal lo podemos encontrar en regímenes sumamente autoritarios, como en Venezuela, Estados Unidos, Rusia y Corea del Norte, en donde sin importar una ideología política, los gobiernos implementan nuevas formas penales o políticas públicas que vulneran derechos humanos y garantías procesales. Debemos observar con cuidado las propuestas que tengan este tipo de características, y de igual manera, la 4T no debería recaer en este tipo de populismo penal que en nada beneficia su proyecto de gobierno y a la sociedad mexicana. 

Gobernar con mayorías

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia con un distintivo peculiar que  las anteriores administraciones no tuvieron: legitimidad. Los famosos 30 millones de votos y la alta incidencia en la participación electoral, llevaron a un lugar privilegiado a esta administración federal; un amplio margen de votos generan comodidad en el arte de gobernar, ya que cuentan con el dicho margen, le permite a la llamada “Cuarta Transformación” mover el tablero de juego del escenario político. El  poder tiene una naturaleza expansiva, y en ese sentido, la 4T  se encuentra en un proceso de instaurar un nuevo régimen afines a su  ideología y pilares por los cuales llegaron al poder mediante el voto popular. En ese sentido, la victoria de este movimiento de regeneración tiene una responsabilidad fundamental de dejar atrás las prácticas autoritarias y antidemocráticas del pasado. La expectativa es muy alta, no solo por lo propuesto en campaña, sino por  el cambio que conlleva una transición política de este calado, y de ser supuestamente el primer gobierno de izquierda o índole social en  el México del siglo XXI. Como hemos podido observar con lo sucedido en Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, Argentina y demás países, en America Latina se observa una urgente necesidad de un estado social que pueda subsanar las nuevas necesidades sociales; y por ello el gobierno de López Obrador tiene aun mayor relevancia al ser foco  de atención a nivel regional. 

La Dra. María Amparo Casar y el Dr. Ignacio Marván en el libro “Gobernar sin mayoría, plantean si un gobierno puede funcionar con gobiernos divididos, y encontraron que no existe un riesgo  de parálisis de gobierno; funciona en otros lugares como Estados Unidos; y genera una alta actividad legislativa y sanos contrapesos. Como podemos observar, a diferencia de lo plasmado por los autores mencionados, la 4T posee una mayoría que permite cualquier flujo legislativo y generar reformas a fines a su estilo de gobierno, sin embargo y en sentido opuesto, una de sus conclusiones es que al tener un gobierno dividido, “se generan serios problemas desde el punto de vista de logros y acuerdos”. Por ello, la nueva administración federal está a en un paso a instaurar nuevas formas democráticas de gobierno o un totalitarismo como aquellos tiempo del partido  oficial. 

En la popular obra “Como mueren las democracias” de los autores de Levitsky y Ziblatt proponen una nueva responsabilidad a los partidos políticos para mantener a una democracia sana: contención. ¿a qué se refieren con esto?, de manera, para dichos académicos, en cualquier democracia pueden surgir lideres cuyas  posturas e ideas pueden ser contrarias al bienestar de un país y de una forma republicana, demócrata y con respeto al estado de derecho, y   debido a esta fragilidad inherente a esta forma de gobierno, por lo cual los partidos políticos deben postular y mantener como lideres a aquellas personas que vayan en armonía con estas ideas, por si las organizaciones políticas no mantiene una contención contra este tipo de liderazgos, el escenario puede provocar un autoritarismo. También, cuando un partido se encuentra liderando al país, debe hacer todo lo institucionalmente posible para favorecer una democracia liberal. Andrés Manuel tiene una responsabilidad preocupante y también alentadora. Tiene una oportunidad única de ir alcanzar la “tierra prometida” o de regresar al pasado. 

Si la Seguridad Fuera un Juego, Seguro también se Perdería

Comparte este artículo:

Los días pasan y cada vez más ciudadanos mexicanos dejan de sorprenderse ante las decisiones y contradicciones del monarca de la 4T, Andrés Manuel López Obrador, y su “experimentado” gabinete. 

Que si es una ley, o planes de infraestructura, una nueva política pública o su manera de atentar contra la economía nacional. Pienso que, aunque irrazonables, estas cosas pueden ser soportadas por la población y modificadas a través del tiempo para que sean alternativas que verdaderamente beneficien a los directamente involucrados y a todo el país. Sin embargo, hay un tema con el que no se puede jugar, ni se puede experimentar o dejar a la suerte: la seguridad. 

El 17 de octubre de 2019 será un día recordado por los culichis, por todos los mexicanos y probablemente por diversas naciones del globo, al menos durante el sexenio de López Obrador, por los acontecimientos efectuados durante la fallida captura de Ovidio Guzmán López “El Chapito”.

Evidentemente ese día tuve mi opinión sobre la acción del gobierno de soltar a un criminal, y aunque pensé que todo mi círculo social estaría de acuerdo, me encontré con otros puntos de vista que escuché con atención y me parecieron medianamente válidos por lo que dejé un poco el tema de lado y evité expresar mi descontento a las grandes masas que coexisten en internet. 

Pero las declaraciones realizadas por el Presidente, el Secretario de la Defensa Nacional, el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana y demás participantes de la mañanera del pasado 30 de octubre cruzaron el límite pues expusieron la falta de planeación de las autoridades encargadas de brindar seguridad. 

Y eso no es todo, se puso al descubierto a un mandatario que aún estando consiente de la zona de guerra en que se había convertido Culiacán, decidió viajar a Oaxaca quedando completamente incomunicado, como si se estuviera escondiendo. Ah, y para acabar, se clarificaron la serie de mentiras que se dieron esa noche como que la captura se realizó después de un patrullaje de rutina o que se había actuado por cuenta propia y no por una orden de extradición. 

Hoy, más que hablar de si se salvaron o no vidas al liberar al capo, es necesario cuestionar a las autoridades acerca de su incompetencia al efectuar (¿o será a la hora de planear?) un operativo de ese nivel.

¿Cómo es posible que la Guardia Nacional estuviera presentando su informe para sustentar una orden de cateo en la Fiscalía General de la República de la capital al mismo tiempo que las fuerzas federales llegaban al lugar donde se efectuaría la aprensión? ¿O que el “grupo antinarco” haya tomado la decisión de iniciar la operación simplemente porque observaron al blanco y estimaron que se podía llevar a buen fin? ¿O que nadie se aseguró de que los grupos del “círculo externo” ya estaban en posición para permitir el traslado de Guzmán? 

La seguridad nacional no es un juego de batalla naval, no se debe actuar con los ojos cerrados o por simple corazonada. Y si ya erraste, no se le miente a la población sobre lo ocurrido simplemente porque no se tienen los datos completos. ¿acaso no existen los correctos canales de comunicación dentro de las secretarías de gobierno? 

Pero los medios de comunicación, es decir la prensa “fifi” y conservadora, fueron los culpables de la difusión de falsa información, eso lo dejó muy claro López en la mañanera del 30 de octubre, porque como siempre, él tiene otros datos.

Los valientes no asesinan

Comparte este artículo:

Esta frase es memorable ya que hace referencia a una época en la cual en nuestro país se establecía la democracia, que además, le salvó la vida a Francisco I. Madero. Esta frase, quedo escrita en la historia, porque en ese momento si era necesario usarla, pero, en estos días, un personaje hizo referencia a todo lo contrario, es más, la distorsionó tanto, que ha causado que Nuevo León ponga sus ojos en lo que la 4ta Transformación hace. Y digo que pone atención, porque ahora si es relevante para el norte lo que sucede en los niveles federales.

Me refiero a las penosas y estúpidas declaraciones de Pedro Salmerón, que afortunadamente hasta esta semana, era titular del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Que se los apuesto, de no haber dicho esto, nadie en Nuevo León se hubiera enterado de la existencia de esta dependencia. El exdirector del INEHRM recordó que Eugenio Garza Sada, uno de los más notables empresarios industriales del país, murió acribillado por un grupo de “valientes” jóvenes integrantes de la Liga Comunista 23 de Septiembre, en un intento de secuestro. Sinceramente no sé qué decir, bueno si, ya que estas insolentes palabras las realizó el ex director, ¡desde las cuentas oficiales de comunicación del INEHRM!

Su profunda ignorancia de la cultura industrial y del desarrollo de una de las tierras más prosperas del país, es evidente, y que se puede esperar de alguien que defiende y formó parte de esta famosa corriente ideológica, esa que nunca ganó nada, pero a muchos les hizo perder todo. Como se le ocurre a un funcionario público federal (y de cualquier nivel) declarar por medios oficiales, sus filias y fobias de un tema tan delicado como el asesinato de un gran hombre para Nuevo León, como lo fue Garza Sada. Y es que no hay que dejar de lado, que la generación en la cual creció Salmerón, los azotes a su ideología por parte del gobierno eran constantes, quizá por eso, se envalentonó o quiso verse muy progresista al nombrarlos de esta manera, aprovechando que la izquierda ahora está en el poder y no sabían lo que se sentía gobernar. Bien dicen: “dale poder a alguien y lo conocerás”.

No se puede calificar como “valientes” a un par de asesinos, porque eso son. La historia dice que la Liga Comunista en el norte del país, estaba mermada económicamente, por lo cual no podían hacer manifestaciones, ni bloqueos ni todas las cosas con las que estos “valientes” hacen para ser escuchados y que no llegan a ningún lado. En vista de su situación y como nunca han trabajado para su desarrollo económico, decidieron organizar un secuestro, para poder financiar su movimiento, en este caso, la víctima sería el empresario Eugenio Garza Sada. Confiados en que nada saldría mal, interceptaron el vehículo del empresario, sin contar con que iba acompañado por su equipo de seguridad que en el fuego cruzado, estos “valientes” hirieron y causaron la muerte de su hombre objetivo.

Su asesinato conmocionó a la sociedad industrial y a su querido Nuevo León. Garza Sada dejó un legado de admirar y agradecer, ya que parte de nuestro desarrollo como entidad, fue él, el responsable. Fundador de instituciones que dan vida o son el motor de la actividad en nuestro estado, hacen de Eugenio Garza Sada, un nuevoleonés ilustre. Lástima que solo nosotros lo veamos así al parecer.

La gravedad de estas declaraciones hizo un auténtico huracán en redes sociales, que esta vez, no se la perdonarían a la 4T. Como siempre salieron los paleros, perdón, los defensores del régimen, que sin duda se tropezaban en cada línea de discusión, con la penosa declaración, ahí teníamos a las diputadas federales de morena, haciendo hasta lo que no por defender a su compañero, a los “intelectuales modernos” diciendo que el linchamiento público no es bueno, cuando unos días atrás, provocaron que una piloto casi perdiera su empleo por algo que evidentemente ellos también hacían en épocas de Peña Nieto. Así que justo cuando pensábamos que sería un “ataque más de los conservadores” al menos hubo decencia, y no de una disculpa, porque queda claro que nunca se hará público un error de este gobierno, pero al menos se destituyó a Pedro Salmerón como director del INEHRM, ese mismo fin de semana. Todos se enteraron, menos el, ya que seguía pateando tal tortuga de espaldas, diciendo que no lo corrieron, que él había entregado su puesto, pobre, además de insolente, iluso.

Esta 4T tiene que aprender a controlarse, sabemos que está llena de expriistas, experredistas, comunistas frustrados y supuestos eruditos de la izquierda moderna, pero así como una vez ellos mismos lo dijeron: ¡serenense! Porque ya se dieron cuenta que al menos su movimiento, al día de hoy no es tan bien recibido en el norte, y ese descontento va para largo. El norte no olvida, 4T.

Y  claro, aquí las cosas no se quedaron así, tras este desafortunado hecho, Pedro Salmerón fue declarado persona non grata por el H. Congreso del Estado, por considerar una falta de respeto a la historia y esencia de nuestra sociedad. A lo que Salmerón amagó con retar ese status, ya tenía pensado venir a tierras regias, pero al final, como si leyera el futuro, se echó para atrás, comunista, pero no masoquista.

Si se fijaron no mencioné a Gerardo Fernández Noroña, ya que no pienso dedicarle mi tiempo y el suyo a este burdo personaje, y es que saber que el sí vendrá a Nuevo León no es del interés de nadie, lo que sí es bueno saber es que este vividor disfrazado de “luchador social” que viaja en primera clase y esta cobijado por otro vividor como el PT, también fue nombrado PERSONA NON GRATA EN NUEVO LEON, así, en mayúsculas. Ojalá le quede claro en su visita.

Sr. Salmerón, Sr. Noroña, 4T, el norte no olvida.

“Fuchi” con la inseguridad

Comparte este artículo:

Siempre que hay campañas políticas se habla de tres temas: educación y las condiciones que se necesitan para mejorarla, el tema de la salud y la garantía de acceso a las personas tanto a centros de atención como a medicamentos, y el trabajo: lo que todos necesitamos para ganarnos la vida. En América Latina hay uno más que es imprescindible en esta lista: la seguridad.

En nuestro país, el combate a la inseguridad fue un tema que se volvió altamente controvertido desde la estrategia calderonista para acabar con el crimen organizado al sacar al ejército a las calles. Durante el gobierno de EPN hubo una especie de parón con el tema, pero los delitos de orden común incrementaron y episodios como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o el asesinato de los estudiantes del Tec tuvieron lugar. Ahora, la 4T lanza su apuesta para acabar con el problema: pedirle a los criminales, así nomás, que por favor ya dejen de delinquir.

“Ya bájenle”, “Pórtense bien”, “Fuchi, guácala. Al carajo la delincuencia”, dice el presidente. Lo dice en pleno Tamaulipas, donde según datos del INEGI, el 86.4% de la población considera que su estado es inseguro. En pleno Tamaulipas, donde hay fines de semana que en menos de 48 horas se registran más de treinta asesinatos. En pleno Tamaulipas (lo repito por si no queda claro), un estado clave para el comercio con Estados Unidos, destino a donde se van más del 70% de nuestros productos de exportación.

Combatir la inseguridad requiere de muchísimos esfuerzos, de una combinación de estrategias y de la atención a los orígenes que la causan. Como lo he comentado en anteriores ocasiones en este espacio, la inseguridad tiene varias vertientes. La falta de oportunidades y la pobreza de capacidades son la gasolina del crimen organizado, del pandillerismo y de los delitos del orden común. Entiendo que el presidente tenga mucha credibilidad a nivel nacional, pero es importante recordar que su popularidad no es que sea particularmente alta en los estados del norte.

La solución moral simplista a la que apela el presidente muy seguramente está calculada (o al menos espero que sea así) con el objetivo de distanciar su figura de la Guardia Nacional, que es la que se encargará de todo el “trabajo sucio”. Utilizar expresiones populares le garantiza aumentar su popularidad, pero también dota de armas a sus rivales que ya están desde ahorita preparando sus discursos utilizando estas frases.

Vaticino que los llamamientos morales del presidente para apaciguar a los criminales de ninguna manera serán efectivos, como muy seguramente cualquiera podría suponer. A la gente le importa que a él le importe la inseguridad. A la gente le importa que el presidente se preocupe (y ocupe) de los tantos problemas que viven millones de mexicanos como para que cada día por la mañana nomás diga que la oposición está moralmente derrotada. Hay una manera muy sencilla de ganarse el apoyo de los ciudadanos: cumpliendo promesas. Es una lástima que la inseguridad sea un tema prioritario de la agenda nacional y por ello no debe ser tratado como una nimiedad más.

Señores criminales, ya oyeron: que dicen sus mamás que por favor ya se metan, que porque ya es tarde y que eso de andar en la calle todo el día no está bien.

¿La (Des) Esperanza de México?

Comparte este artículo:

Escribo estas líneas desde la perspectiva de un ciudadano (más) atento a la cosa pública del país. Y es que en vísperas del Primer (o Tercer) Informe del Presidente, Andrés Manuel López Obrador, la reflexión, autocrítica y conciliación, son esenciales para conducir la política contemporánea a buen puerto. Como muchos otros, la narrativa de campaña de nuestro ahora Presidente, me convenció y también generó inquietudes respecto a su comportamiento con sus contrincantes. Creo, sinceramente, que nuestro país está transitando por terrenos que pueden reconstruir lo perdido o destruir lo ganado. Porque el “no mentir, no robar y no traicionar al pueblo”, son en mi parecer, sumamente fundamentales; pero creo, que existen aristas donde la falta de autocrítica está cegando a aquellos que prometieron ser diferentes a los indolentes, a los indiferentes, a los autoritarios. 

Escribo desde una naciente preocupación ante episodios que son intentos, a mi parecer, de elaborar un nuevo juego político bajo nuevas reglas, que beneficiarían sólo a los incondicionales del poder actual, sin embargo, el argumento de aquellos a favor es la construcción de un nuevo régimen político que abone a la joven democracia mexicana. Pero tenemos sucesos que nos generan una preocupación sobre focos rojos de la falta de principios democráticos de aquellos que dicen defenderla; sucesos como la Ley Bonilla en Baja California que intenta prolongar el periodo del Gobernador Electo Jaime Bonilla; el intento de permanencia de la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados; los calificativos a la prensa crítica a su gobierno; le remoción del Fiscal General del Estado de Veracruz por parte de la Comisión Permanente del Congreso Local, sin atender a lo estipulado en la Constitución y en la Ley; la voracidad de MORENA en Quintana Roo en donde la mayoría legislativa en el Congreso Quintanarroense aplicó una Ley sin vigencia pero a modo, para mantener control de la Presidencia; y ejemplo tras ejemplo de lo que a todas luces, es un intento deliberado de tener un entramado jurídico y político a modo, y tiene que ver con que uno de los límites que no se deben cruzar, es  modificar las reglas para evitar que exista un cambio o transición, apostando a la permanencia en el poder, y ello tiene una naturaleza autoritaria que va en contra del génesis del mismo movimiento que ahora ostenta el poder. 

Escribo con la intención de incitar la autocrítica de las personas afines a la Cuarta Transformación; escribo desde la estridencia y el apoyo para tener una verdadera transformación, porque nos urge, porque no tenemos más tiempo, porque vivir una verdadera democracia en México no se puede postergar aún más. Yo no quiero a un presidente omnipresente en la vida política, sino un presidente que sea intransigente con lo autoritario y lo antidemocrático. Porque celebro que ahora vayan primero los pobres, pero también es importante no caer en contradicciones al implementar la agenda social. Escribo desde la esperanza que prometió ser el Movimiento de Regeneración Nacional y el Presidente Andrés Manuel; escribo desde la intención de revirar y llegar a la tierra prometida. 

La 4T Comunicación: Transformando la Información

Comparte este artículo:

Ha pasado casi diez meses desde que escribí por última vez para esta gran plataforma que me abrió sus puertas. ¿Razones? Muchas y a la vez ninguna. Cambios de ciudad, cambios en la práctica profesional, cambios en la agenda política que indirectamente modificaron mi agenda laboral, entre otros que no vale la pena mencionar. 

¿Quién no ha sufrido algún cambio para bien o para mal desde que iniciamos la cuarta transformación? Es evidente que el mucho o poco trabajo del presidente Andrés Manuel y su gabinete de trabajo (el poco que le queda) ha repercutido en la vida de millones de personas y familias en todo el país. Becas para todos, recortes presupuestales, adjudicaciones de contratos y servicios, cargos políticos para los que aplauden y nombramiento de “fifí” para quienes se atreven si quiera a cuestionar.

Diez meses que sirvieron perfectamente para tratar de entender el nuevo rumbo de México. Diez meses que sirvieron perfectamente para desintoxicarme del embrollo político-social que vivimos todas las personas tras las elecciones de 2018. Diez meses que sirvieron perfectamente para comprender si mi percepción como empresario, docente, ciudadano, activista, padre, esposo y no sé que tantos roles más tengo en esta sociedad, era una negación a AMLO o de verdad tenía una percepción justificada en mi experiencia y conocimiento.

Hoy, diez meses después de dejar de escribir y silenciar de redes sociales todo aquello que pudiera parecer información basura para concentrarme única y exclusivamente en los hechos y no en suposiciones, acepto que escribí con el corazón muchas aseveraciones, pero que también mi juicio crítico basado en las formas de hacer campaña por parte del ahora presidente, me daban las bases hacer señalamientos… señalamientos muy personales.

Hace unos días, el grupo parlamentario del Partido del Trabajo a través del diputado Oscar González Yánez, anunció que tienen una propuesta para regular los medios de comunicación y así evitar que se conviertan en un instrumento “de la derecha” en virtud de las siguientes elecciones. 

Seamos sinceros ¿hoy en día hay alguien que compre la idea textual sobre los motivos que mencionó? La 4T ha sido evidente en su discurso y actuar en los pocos meses que lleva en el poder. Sus razones reales tendrán y no voy a suponer ni discutir sobre las verdaderas intenciones que tienen, pero tampoco voy a comprar lo que el diputado del PT expresó.

Si bien decidí guardar un tiempo para observar y reflexionar, estoy seguro que hoy más que nunca, hay que poner los ALTAVOZes para construir un México mejor. En pleno 2019 no podemos permitir que se regule la información, los hechos y acontecimientos que tengan un impacto directo en nuestro país. Eso ya lo vivimos durante muchas décadas. Ahora sabemos cuales son las consecuencias que tiene este tipo de prácticas en una sociedad tan necesitada de soluciones efímeras y que según los medios pagados, son de beneficio para todos los mexicanos. 

Hoy vuelvo a escribir con la firme de intención de invitar a mis lectores a reflexionar a través de la crítica constructiva… aunque a algunos no les guste y me llamen “fifí”.

AMLO: 1er Informe de Gobierno

Comparte este artículo:

Este 1ro de septiembre se tendrá el 1er Informe de Gobierno de Andrés Manuel. En estos nueve meses se han realizado aciertos, se han cometido errores y se ha llevado una política totalmente distinta a sexenios previos. Resumo aquí los principales hechos que han marcado la presidencia de AMLO, y los retos y riesgos que se vislumbran a futuro. 

Iniciemos con los errores cometidos por su administración. Hay 4 principales proyectos que son la bandera de AMLO, ninguno ha librado la crítica y mucho menos han acumulado alabanzas. La cancelación del NAIM y su alternativa de Santa Lucía, la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco en lugar de la optimización de las ya existentes o una refinería en Hidalgo, el Tren Maya a pesar de la negativa de las comunidades y el impacto ambiental, y por último la Guardia Nacional, ignorando Derechos Humanos y una estrategia efectiva para atender las raíces del crimen y la violencia. La falta de planeación, la terquedad para su construcción y la manera en la que se han impuesto estos proyectos ha provocado un claro aumento a la incertidumbre política y económica. Se han ignorando alternativas más viables, así como la crítica de la ciudadanía, aferrándose a su ejecución y muy posible fracaso, además de ir contra los objetivos ambientales globales.

Además las problemáticas graves como la corrupción, migración, desaceleración económica e inexperiencia afectan día a día a un gobierno que no parece tener soluciones claras. El Sistema Nacional Anticorrupción está congelado, prácticamente sin apoyo presupuestal ni institucional en la ASF, SFP e INAI que apoyen su implementación. Un Marcelo Ebrard que prácticamente lidera la política exterior sin interés alguno de Andrés Manuel. La incertidumbre económica provocada por una implementación equivocada de la política de austeridad con la estrategia del “machetazo” presupuestal, recortando sin analizar las consecuencias sociales en temas de salud, deporte, arte, seguridad y economía. Y por último un gobierno sin experiencia que corrió a funcionarios sin asegurarse que los nuevos pudieran cumplir con la carga para ejercer correctamente el presupuesto. 

No todo son fallas, tenemos claros aciertos que AMLO ha logrado y que se deben destacar. Aunque su ejecución no ha sido la mejor, la política de austeridad eliminó la idea y las malas prácticas de súper sueldos, lujos y privilegios de altos funcionarios. El combate al huachicol enfrentó una fuga importante de recursos que el crimen y la corrupción tenía en sus manos. El enfoque a políticas de bienestar social para grupos vulnerables como jóvenes, adultos mayores y madres solteras, especialmente en los muy necesitados estados del sureste del país rendirá sus frutos en poco tiempo. Y sobretodo la cercanía de un presidente con su pueblo, reduciendo de manera importante la brecha entre el poder, sus representados y la prensa. Esto no sólo por la mañanera, ejercicio democrático único en el mundo, sino por la cercanía en sus visitas a cada una de las ciudades que ha pisado. 

Con todo lo acontecido tenemos que interpretar las acciones de gobierno para identificar los posibles riesgos para los siguientes 5 años. Los valores democráticos como la rendición de cuentas y la libre expresión no son prioridad del presidente. Esto se confirma con los ataques constantes a la prensa desde Reforma hasta Proceso, así como los señalamientos a los organismos autónomos desde Banxico hasta el INE. Una centralización gubernamental alarmante en temas de compras y fiscalización. Leyes al vapor como la Ley Garrote, la Ley Bonilla, la Ley Taibó y las que puedan ser necesarias para sus fines. Y una rispidez social entre chairos y fifís, que en lugar de apaciguar termina abonando con sus comentarios matutinos. 

Seguimos con los mismos retos, pero parece que la estrategia para enfrentarlos es más esperanza y buenas intenciones que planeación, análisis, implementación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas. 

Recordemos que “el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones”.

AMLO, presidente y vocero

Comparte este artículo:

El presidente acapara tanto la opinión pública que omite una regla general de comunicación: el vocero no puede ser el CEO

Ya comenzaron a circular los spots correspondientes al primer informe de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Dejaré el análisis de logros y desaciertos para las siguientes columnas, ya que en esta ocasión me voy a centrar en cómo ha sido la comunicación de todo el gobierno en el primer año de la 4T. 

Si algo ha resaltado en la comunicación de AMLO y el gobierno federal, han sido las mañaneras. Un espacio que se convirtió en el repertorio de notas para los medios de comunicación. Y es que en esos 90 minutos que duran en promedio, el presidente ofrece una cantidad de quotes sobre temas tan diversos y en ocasiones irrisorios, que prácticamente se vuelven la nota del día. 

Esto capitalizado al vacío que existe en la oposición de los partidos políticos, quienes no tienen de otra más que bailar al son que les tocan en palacio nacional. 

Pero si algo han exhibido las mañaneras es la falta a una regla general de comunicación: el vocero no puede ser el CEO de una corporación. Para este ejemplo en particular, la corporación es el gobierno de México y la posición de vocero la tiene acaparada López Obrador. ¿O alguien puede decir el nombre del director de comunicación de la presidencia?

Tradicionalmente la vocería en una corporación la ejerce el director de prensa o un puesto directivo que no es el director general. Para efectos del gobierno de México, la vocería le tendría que corresponder a Jesús Ramírez Cuevas (que de manera oficial así es), Director de Comunicación, o a alguno de los secretarios del gabinete. Así lo han intentado en algunas ocasiones, pero es tal el peso de las palabras de López Obrador, que toda figura que no sea el presidente, pasa desapercibida. 

En estos meses son pocos los funcionarios que han destacado en términos de comunicación. Podemos nombrar solamente a Marcelo Ebrard y por circunstancias extraordinarias, como la crisis de los aranceles y el tema migratorio. Fuera del canciller, el resto de los miembros del gabinete brillan por su ausencia, al menos como vocería del gobierno federal. 

Lo mismo se puede decir de la comunicación que se genera desde el gobierno federal, los spots y las campañas que se generan desde cada secretaría no logran permear en la audiencia, ya sea por su falta de solidez o porque se ven opacadas ante los efectos de las mañaneras y el presidente. 

La pregunta que queda es si esta nueva forma de comunicación mañaneras/AMLO funciona o si la ausencia de voceros más allá del presidente le terminarán cobrando factura en un futuro a corto plazo. 

Lo sabremos al tiempo, más pronto que tarde.

#PolíticaAPie: “La 4T lo hace de nuevo”

Comparte este artículo:

Como si se tratara de un guion de una película de Tarantino, o peor,  una de Eugenio Derbez, la cuarta transformación se está aventando unos papelones, dignos de recordar, pero también de señalar porque este mes hubo de todo, y apenas vamos a la mitad.

Hay mucha tela de donde cortar, como en  materia deportiva, y esta vez, no hablaremos de la liga mexicana de futbol. En este caso le tocó a un organismo fundado y fondeado para promover el deporte y preparar a los deportistas elite de nuestro país, mejor conocido como la CONADE. Bueno, a esos deportistas, se les redujo en casi 600mdp el presupuesto para el 2019. ¡Con los juegos panamericanos de Perú este mismo año!, lo cual no encaja con lo declarado por López Obrador en el marco del día mundial de la juventud, donde dijo “no le daré la espalda a ningún joven mexicano”, no sé si el se refería al lejano millón de jóvenes que pretendió becar, que ni de chiste llegará, o es una muestra más del cinismo de esta 4T, donde un día dice una cosa y al rato hace otra. Un día le da todo el financiamiento y apoyo a jóvenes que no estudian  y no trabajan, y al otro le quita y reduce a los que ponen el nombre de nuestro país en lo alto.

Otro ejemplo de cómo esta costosa transformación esta de reversa, es con el famoso aeropuerto nuevo, en el cual después de tantos dimes y diretes se logró la “cancelación” del NAICM, donde solo lo cerraron de palabra  y no mediante las vías pertinentes, ya que la lluvia de amparos lo tiene aún con vida, aun mas vida que su probable sucesor, el aeropuerto Felipe Ángeles, mejor conocido como el aeropuerto Santa Lucia, en el cual, por más obstáculo legal, de ingeniería, físico, o lógico posible, ha sorteado las aguas de esta 4T, en el cual, ya a punto de iniciar, ¡Le ponen un amparo!, esto, por cómo les mencione, aun no se cancela oficialmente las obras en el NAICM, EL lago de Texcoco, da un respiro, eso significa, que aún es un gran pendiente de este sexenio, y apenas  va el primer año.

No solo los problemas de construcción sin estudios, ni propuesta seria, son el calvario del Presidente y su equipo, tiene otro, que es ni más ni menos que la aplicación de la justicia pronta y expedita, para garantizar a los ciudadanos un estado de derecho, donde quien la haga, la pague. Algo que por supuesto, sigue desertando muchas dudas, motivos hay muchos, que si ya son de morena entonces ya son honestos, que si repartir culpas, que las pasadas administraciones dejaron un desastre, en fin, alguien tiene que pagar los platos rotos, y ese sin duda será el tema de las próximas semanas presidenciales. 

Desde el arranque de su administración, la razón por la cual esta 4T no despega es por culpa de las administraciones anteriores, que puede que tenga algo de razón, ya que los gobiernos hacen y deshacen en la recta final, algo que AMLO usa de escudo perfecto ante los cuestionamientos de la sociedad. Mientras Emilio Lozoya está prófugo de la justicia por los supuestos nexos de Pemex con Odebrecht, quien cayó y al parecer ser la pieza de exhibición del museo de esta 4T en cuestión de castigo a la corrupción, tal como en la Alhondiga de Granaditas, asi sería exhibida Rosario Robles, ya que su participación activa en la “estafa maestra” la pone como la primera ex funcionaria de la época de EPN tras las rejas, sanción provisional que me parece exagerada, ya que no era necesaria esta prisión preventiva, pero la gente y la popularidad del movimiento de regeneración nacional lo reclamaban, esto para mantener viva la llama de la 4T.

Para el concepto de la 4T, no solo es el peso histórico para dar buenos resultados, si no que se quieren comer el mundo en medio sexenio. La popularidad, que si bien es un hecho que baja algunos puntos mes con mes, aun le queda mucho por dar, esa debe de ser la razón principal para hacer las cosas de la mejor manera o al menos hacer este circo mediático que al parecer es su solución a los conflictos que arrastran.