Ebrard relata travesía de Evo en avión mexicano para salir de Bolivia

Comparte este artículo:

Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador dedicó su conferencia de prensa matutina para contestar las preguntas de los periodistas luego de que el Gobierno sujeto a su administración concedió asilo político a evo Morales, el presidente depuesto de Bolivia tras un golpe de Estado.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, explicó que el presidente dio la orden de mandar a un avión del Ejército mexicano a recoger a Morales en Bolivia. Siendo que se enfrentaron a una serie de problemas legales con los trámites para sobrevolar el espacio aéreo de carios países.

A raíz de ello se instruyó que se trasladara una aeronave de la Fuerza Aérea para pasar a Bolivia por Evo Morales“, añadió el canciller. “Ha sido un periplo por distintos lugares y decisiones políticas“, concluyó.

El relato de la travesía contada por el canciller fue el siguiente:

El avión viajó desde México a Perú. Aquí hizo escala para luego viajar a Bolivia, pero en el caos político en la nación boliviana provocó que se negara el permiso para recoger a Evo. Esto provocó que la nave tuviera que regresar a Perú para esperar una autorización para ingresar a Bolivia.

El canciller mexicano indicó que fue complicado sacar a Evo Morales pues no hay claridad de quién toma las decisiones en el país; no fue hasta que la Fuerza Aérea de Bolivia permitió la entrada del avión mexicano.

La ruta que se había previsto para trasladar a Evo era viajar a Perú para luego tomar aguas internacionales y llegar a México. Originalmente se tenía el permiso de Perú, sin embargo ya con Evo a bordo, el canciller peruano notificó a Ebrard que por decisiones políticas se les cancelaba el acceso.

Tras esta negativa, el canciller mexicano se comunicó con su homólogo paraguayo, quien accedió a que el avión mexicano descendiera en la ciudad de Asunción para poder cargar combustible, lo cual era urgente.

Al tener al expresidente abordo, se realizó la escala en la capital paraguaya, este país declinó de último minuto la salida del avión de la Fuerza Aérea Mexicana; sin embargo, las gestiones de la embajadora mexicana en Paraguay permitieron la salida.

Por último, a través de la embajada de México en Brasil se logró sacar a Evo casi “milagrosamente” por la frontera con Bolivia.

El canciller indicó que aún no se sabe dónde residirá, pues será una decisión que él tome. Además, indicó que han aumentado las solicitudes de asilo serán informadas hasta que las personas estén en un sitio seguro, a fin de no ponerlas en riesgo.

Con información de MSN

Gobernar con mayorías

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia con un distintivo peculiar que  las anteriores administraciones no tuvieron: legitimidad. Los famosos 30 millones de votos y la alta incidencia en la participación electoral, llevaron a un lugar privilegiado a esta administración federal; un amplio margen de votos generan comodidad en el arte de gobernar, ya que cuentan con el dicho margen, le permite a la llamada “Cuarta Transformación” mover el tablero de juego del escenario político. El  poder tiene una naturaleza expansiva, y en ese sentido, la 4T  se encuentra en un proceso de instaurar un nuevo régimen afines a su  ideología y pilares por los cuales llegaron al poder mediante el voto popular. En ese sentido, la victoria de este movimiento de regeneración tiene una responsabilidad fundamental de dejar atrás las prácticas autoritarias y antidemocráticas del pasado. La expectativa es muy alta, no solo por lo propuesto en campaña, sino por  el cambio que conlleva una transición política de este calado, y de ser supuestamente el primer gobierno de izquierda o índole social en  el México del siglo XXI. Como hemos podido observar con lo sucedido en Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, Argentina y demás países, en America Latina se observa una urgente necesidad de un estado social que pueda subsanar las nuevas necesidades sociales; y por ello el gobierno de López Obrador tiene aun mayor relevancia al ser foco  de atención a nivel regional. 

La Dra. María Amparo Casar y el Dr. Ignacio Marván en el libro “Gobernar sin mayoría, plantean si un gobierno puede funcionar con gobiernos divididos, y encontraron que no existe un riesgo  de parálisis de gobierno; funciona en otros lugares como Estados Unidos; y genera una alta actividad legislativa y sanos contrapesos. Como podemos observar, a diferencia de lo plasmado por los autores mencionados, la 4T posee una mayoría que permite cualquier flujo legislativo y generar reformas a fines a su estilo de gobierno, sin embargo y en sentido opuesto, una de sus conclusiones es que al tener un gobierno dividido, “se generan serios problemas desde el punto de vista de logros y acuerdos”. Por ello, la nueva administración federal está a en un paso a instaurar nuevas formas democráticas de gobierno o un totalitarismo como aquellos tiempo del partido  oficial. 

En la popular obra “Como mueren las democracias” de los autores de Levitsky y Ziblatt proponen una nueva responsabilidad a los partidos políticos para mantener a una democracia sana: contención. ¿a qué se refieren con esto?, de manera, para dichos académicos, en cualquier democracia pueden surgir lideres cuyas  posturas e ideas pueden ser contrarias al bienestar de un país y de una forma republicana, demócrata y con respeto al estado de derecho, y   debido a esta fragilidad inherente a esta forma de gobierno, por lo cual los partidos políticos deben postular y mantener como lideres a aquellas personas que vayan en armonía con estas ideas, por si las organizaciones políticas no mantiene una contención contra este tipo de liderazgos, el escenario puede provocar un autoritarismo. También, cuando un partido se encuentra liderando al país, debe hacer todo lo institucionalmente posible para favorecer una democracia liberal. Andrés Manuel tiene una responsabilidad preocupante y también alentadora. Tiene una oportunidad única de ir alcanzar la “tierra prometida” o de regresar al pasado. 

¿Qué pasa con la crisis política en Perú?

Comparte este artículo:

La noche del lunes pasado, la confrontación entre el presidente, Martín Vizcarra y el Congreso dominado por una mayoría opositora dio lugar al comienzo de una profunda crisis política en Perú. Esto debido a que el presidente basándose en el artículo 134 de la Constitución, disolvió al Congreso y convocó a nuevas elecciones parlamentarias argumentando que existía un bloqueo Parlamentario que no permitía ningún ejercicio legislativo sano, este artículo se puede activar cuando la Cámara rechaza considerar dos proyectos de ley del Gobierno.

Aunque según la Constitución dicho órgano permanece activo hasta que sean elegidos los nuevos congresistas. Y de acuerdo al decreto de disolución publicado por el diario oficial, los comicios se realizarán el 26 de enero.

Hablando de las instituciones más importantes en Perú respecto a la seguridad, las tres Fuerzas Armadas y la Policía Nacional decidieron apoyar la decisión del presidente, mientras que la oposición “fujimorista” y sus aliados en su mayoría de derecha, tras saber esta decisión del presidente, votaron por declarar al presidente en funciones como no competente para ejercer su cargo por lo que lo suspendieron. Declarando a Mercedes Aráoz, la segunda en la línea del poder, como la nueva presidenta. Sin embargo, de acuerdo a expertos, este acto fue simbólico ya que esa decisión fue tomada una vez ya disuelto el congreso.

La vicepresidenta presenta su renuncia

Ante esta situación, la vicepresidenta Aráoz, ha anunciado en la noche de este martes su dimisión como sustituta de Vizcarra. Por lo que ha dado cierto giro de certidumbre al paso político en Perú.

No, lo que hice fue básicamente un acto político. Tuve que ser prudente en mis acciones de ese momento. Lo que intenté hacer fue decir que podemos resolver las diferencias mediante el diálogo“, declaró a la BBC.

Así mismo, compartió por Twitter una carta dirigida al presidente de la Comisión Permanente del Congreso, en la que argumenta que “no hay las condiciones mínimas” para ejercer como presidenta en funciones y renuncia al cargo.

La oposición y los casos de corrupción

Varios de los líderes de la oposición en las bancadas de la Fuerza Popular y del Partido Aprista están vinculados con pagos ilegales de la constructora brasileña Odebrecht, por fondos de campaña y sobornos o se encuentran relacionados con una trama ilegal que operaba en el sistema de justicia llamada Cuellos Blancos del Puerto. De hecho, Keiko Fujimori, la líder de la oposición, está en prisión preventiva desde octubre de 2018 mientras es investigada por lavado de dinero como consecuencia de los sobornos de constructora brasileña mencionada anteriormente.

Llamado a la estabilidad

En las próximas horas el jefe de Estado tomará juramento a algunos nuevos ministros, que son los equivalentes a las secretarías en México. Esto ante el hecho de que quien estaba como canciller y como ministro de Economía no continuarían ejerciendo su cargo dado que eran afines con la mayoría opositora.

Con información de El País.

Colombia otorgará la nacionalidad a los bebés de inmigrantes venezolanos

Comparte este artículo:

El presidente de Colombia, Iván Duque, informó en una conferencia de prensa que se le otorgará la nacionalidad colombiana a más de 24,000 bebés de inmigrantes venezolanos. La medida aplicará a cualquier pareja venezolana que haya llegado al país de manera forzosa desde agosto del 2015 y estará en vigor por 2 años.

“Hoy apoyamos a los niños, apoyamos a estos pequeños indefensos que quieren tener el derecho a la ciudadanía y hoy decimos con mucho orgullo que son colombianos.” – Iván Duque, Presidente de Colombia

Más de 1.4 millones de venezolanos se han instalado en Colombia al huir de la crisis en Venezuela. En los últimos años, los refugiados e inmigrantes han extendido su demografía a personas de todos los estratos socioeconómicos. Sin embargo, el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino legítimo de Venezuela ha hecho que los consulados venezolanos no puedan registrar la documentación de los hijos de inmigrantes.

Los hijos de muchos de estos inmigrantes han estado en un limbo legal desde su nacimiento, sin papeles de identidad ni pruebas de ciudadanía de ningún país, por lo que la medida regularizaría su estado. Con esto, serían elegibles para servicios como los de salud y educación que requieren documentos de identificación.

A diferencia de Perú y otros países sudamericanos, Colombia no ha endurecido sus normas de migración frente al éxodo venezolano. En repetidas ocasiones, el presidente Duque ha alentado a los colombianos a ser solidarios con los inmigrantes, al decir que “nosotros sabemos hacer de la fraternidad un sentimiento de solidaridad” a pesar de tener “limitantes fiscales” y un “ingreso per cápita…. menor que otros países.”

(Fuente: Reuters y El Espectador)

#ElTalónDeAquiles: “Alan”

Comparte este artículo:

“Alan”. Así de simple. Ese fue el nombre con el cual Alan Gabriel Ludwig García Pérez, mejor conocido como Alan García, se presentó en las elecciones peruanas de 2006, las cuales terminaron con una victoria que le permitió asumir, por segunda vez (la primera fue de 1985 a 1990), la Presidencia de la República 2006-11. Hoy, Alan se ha convertido en el segundo Jefe de Estado peruano en suicidarse (luego de Gustavo Jiménez, en 1933). 

La primera vez que escuché el nombre “Alan García” fue a mediados de la década 1980, cuando este discípulo de Víctor Raúl Haya de la Torre llevó al poder por primera vez a la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), un partido de centroizquierda fundado en 1924. García había sido diputado constituyente (1978-79) y diputado (1980-85), pero su figura obtuvo alcance latinoamericano cuando su discurso joven, radical, y antiimperialista, le dio, a sus 36 años, la Presidencia de la República. 

Al inicio de su gobierno, los salarios crecieron, las tasas de interés se redujeron, y el tipo de cambio, así como la inflación, se mantuvieron bajo control. Pero la bonanza económica terminó. Las emisiones inorgánicas de moneda, su rebeldía al Fondo Monetario Internacional (FMI), y el hecho de limitar el pago de la deuda externa al 10% de los ingresos obtenidos por las exportaciones, hicieron estallar la crisis económica. En 1989, la hiperinflación llegó al 2775%. Además, en esa época se recrudeció el conflicto armado interno. No solo creció la violencia de grupos armados como Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), sino que también lo hicieron las violaciones a los derechos humanos por parte de las Fuerzas Armadas. Con un legado como ese, era imposible pensar en una segunda oportunidad. 

Y por eso, el segundo Alan, el que asumió en 2006, me sorprendió. Si algo se demostró en esa ocasión es que en América Latina los cadáveres políticos no existen. Bien por Alan. Pero también es cierto que su segundo gobierno se definió por el mismo neoliberalismo implantado a partir de 1990. Los tratados de libre comercio y la política de austeridad fiscal propulsados por este dinosaurio político sepultaron al joven izquierdista de retórica explosiva. Y así, el único denominador común de sus dos gobiernos fue las denuncias de corrupción. En 1991 el parlamento debatió la posibilidad de encausarlo por eventual enriquecimiento ilícito. Y en 2013 se creó una comisión para investigar presuntas irregularidades acontecidas durante su segundo gobierno. Si no fuera porque en 2001 la Corte Suprema declaró prescritos los delitos presuntamente cometidos durante su primer mandato, no hubiera podido resucitar.   

La última vez que escuché mencionar a Alan fue el 17 de abril de 2019, cuando me enteré de su suicidio. A punto de ser arrestado por asuntos relacionados al caso Odebrecht, una empresa constructora brasileña que habría incurrido en actividades ilícitas (cohecho, colusión, y tráfico de influencias) para obtener licitaciones de obra pública, Alan decidió dispararse. Claro, García no es el único político latinoamericano salpicado por el escándalo. Tan solo en Perú, el expresidente Alejandro Toledo (2001-06) se encuentra prófugo, Ollanta Humala (2011-16) estuvo nueve meses en prisión preventiva, y Pedro Pablo Kuczynski (2016-18) purga una pena de 36 meses de detención domiciliaria por supuesto lavado de activos. Si Alan hubiese sido aprendido, y sin tomar en cuenta a Alberto Fujimori (Jefe de Estado 1990-2000 quien fue sentenciado en 2009 a 25 años de presión por delitos de represión) habría sido posible afirmar que todos los presidentes de Perú de los últimos veinte años han tenido problemas legales debido a la corrupción. 

Pero hoy el orador decidió unirse, por razones muy diferentes, a una lista de Jefes de Estado latinoamericanos que han terminado trágicamente sus días, entre ellos Getulio Vargas (Brasil, 1954) y Salvador Allende (Chile, 1973). Alan, quien siempre supo utilizar el poder de las palabras, se quedó mudo. Y esta vez, no resucitará. 

Fernando A. Chinchilla 

Montreal (Canadá), 2 de mayo de 2019

Expresidente de Perú se pega un tiro antes de ser detenido por caso Odebrecht

Comparte este artículo:

El expresidente de Perú, Alan García, intentó suicidarse este miércoles al interior de su domicilio con el fin de evitar que la policía lo detuviera en cumplimiento de una orden de aprehensión relacionado con el Caso Odebrecht.

El abogado del ex mandatario, Erasmo Reyna, confirmó ante medios de comunicación que García tomó la decisión de dispararse, luego de que una fiscalía determinara imponerle detención provisional.

De acuerdo con Perú 21, agentes de la policía ingresaron al domicilio y, cuando estaban a punto de llevárselo, García pidió permiso para ir a su dormitorio; dado que ningún efectivo lo acompaño, aprovechó la oportunidad para darse un tiro en la cabeza.

Tras escuchar la detonación, la policía se apresuró a llevarlo a un hospital de la ciudad de Lima, donde fue sometido a una cirugía de emergencia y su estado es reportado como “muy grave”.

Alan García gobernó Perú entre 1985 y 1990 y luego nuevamente entre 2006 y 2011.

#ElTalónDeAquiles: “Maduro inmaduro”

Comparte este artículo:

Afirma el conocido animador de televisión peruano, Jaime Bayly, que Nicolás Maduro, lejos de ser un dictador de verdad, de los que da miedo, es un payaso: sus excursiones lingüísticas Shakespearianas, los pajarillos que lo sobrevuelan, y los “Back from the future”, son algunos ejemplos de sus excentricidades. Hoy, el régimen da sus últimos aleteos en un triste aislamiento. La situación va más allá de la tradicional oposición de derecha, la cual sigue denunciando la intención de cubanizar Venezuela (como si Cuba hubiera vivido la hiperinflación y Fidel Castro hubiese sido el hazmerreir de amigos y enemigos). No. En Venezuela, la realidad superó al peor de los temores. 

El aislamiento de Caracas es triste porque incluye, de manera clara y evidente, críticas de izquierda, que ven impotentes cómo las oportunidades de cambio y de justicia se fueron por la cloaca discursiva. Es decir, a los opositores tradicionales del chavismo, como lo son la derecha colombiana (hoy en la presidencia, de la mano de Iván Duque), y opositores menos tradicionales (como el recientemente electo Jair Bolsonaro, en Brasil), se les une líderes de centro-izquierda, como Alvarado (Costa Rica) y Trudeau (Canadá). Además, el heteróclito Grupo de Lima, compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, y Santa Lucía, intenta desde 2017, a pesar de Caracas, encontrar una salida pacífica a la crisis. En fin, democracias europeas como Francia y España decidieron recientemente no seguir siendo indiferentes ante la parodia revolucionaria. El gobierno de Maduro sigue siendo reconocido por Bolivia, China, Cuba, Turquía, y otros tantos, pero ya no es reconocido por muchos otros.

Los demócratas progresistas nunca perdonaremos a la nomenclatura petro-chavista el haber fracasado en su intento por cambiar el destino de su país. Habrían podido desmontar el corporatismo creado por el Pacto de Punto Fijo, invertir en el futuro creando un sistema educativo competitivo, y poner la renta petrolera al servicio de la diversificación económica. Pero no. En vez de lanzar la revolución más radical que siempre ha requerido América Latina, la democracia, sustituyeron a los viejos receptores de las dádivas petroleras por nuevos actores. Ya no son los ricachones de los partidos políticos tradicionales los que se aprovechan del sistema, sino los nuevos líderes, prontamente corrompidos, del Partido Socialista Venezolano. Y en vez de educar y desarrollar, se fortaleció el clientelismo, fomentando así la dependencia económica de las clases sociales menos favorecidas a un sistema que no da herramientas para sobrevivir. Entonces, en vez de hacer germinar la democracia, se transformó el autoritarismo: se pasó de un corporatismo de centro-derecha a un confuso gobierno despojado de toda agenda izquierdista. Por su obstinada resistencia al cambio, el grupo fiel a Maduro es hoy más reaccionario que progresista. 

La última vez que escribí sobre Venezuela señalaba que la situación seguía degradándose en una certera descomposición de la revolución bolivariana. En mayo de 2017, se cumplían varias semanas de movilización social que había producido decenas de muertos. El gobierno argumentaba que la principal amenaza era la contrarrevolución (golpista) de derecha. Desde ese entonces, poco cambió pero todo empeoró: Maduro fue reelecto en un proceso electoral muy cuestionado a nivel nacional e internacional. Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se autoproclamó presidente legítimo del país. Mientras tanto, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) pronostica que la economía venezolana se contraerá el 10 % en 2019 mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una astronómica hiperinflación de 10,000,000%.

Maduro es inmaduro. Se aferra al poder y asegura que no hay crisis humanitaria en su país. Cree que todavía puede gobernar. Es posible que el dirigente bolivariano no tenga la sofisticación de líderes autoritarios como Vladimir Putin, y sí, es posible que sea un payaso. Pero sus excentricidades ya no hacen gracia y su testarudez es peligrosa, no solo para Venezuela, sino para toda la región latinoamericana. La invitación es clara: salir del poder ahora que todavía puede hacerlo. 

Fernando A. Chinchilla

Winnipeg (Canadá), febrero de 2019

#ElNidoDelGavilán: “¿Cómo va el mundial? Los buenos, los malos y las sorpresas”

Comparte este artículo:

Con la primera fase casi terminada se ha visto el nivel de futbol que merece una Copa del Mundo. Sin duda, la sorpresa del mundial ha sido el triunfo de México. Pero, la crisis actual de Argentina, la eliminación temprana de Perú y los apuros de Colombia también son resultados inesperados. 

De acuerdo con el rendimiento esperado y lo que se exige de cada equipo, voy a dividir el rendimiento de los equipos en buenos, malos y sorpresas. 

En el caso de los buenos, la anfitriona Rusia ha demostrado que puede pelear en los octavos de final contra España. España y Portugal, nos ofrecieron uno de los mejores juegos de la Copa con una demostración de futbol de primer nivel y sin duda son equipos que prometen dar mucho más en la Copa, a pesar de los tremendos apuros que pasaron para clasificar en el último juego. Uruguay, Francia, Inglaterra y Bélgica han dado muestra del nivel que tienen, pero con la suficiencia para apuntalar en lo que sigue.

En los malos que han quedado a deber están sin duda: Argentina y los equipos africanos. La albiceleste necesitó combinaciones y un triunfo bastante trabado para seguir en el torneo. Sin embargo, pese a ello, no dudo en que recuperarán su nivel. Lo de los equipos africanos es lamentable, apenas Senegal tiene opciones serias de clasificar. 

Y finalmente en las sorpresas, Suiza y Dinamarca han sorprendido gratamente. Suiza con ese gran empate ante Brasil y el triunfo ante Serbia demostró que es uno de los “caballos negros” de la Copa. Dinamarca venció a un Perú que venía como favorito y buen futbol y le sacó un empate a Francia. Un futbol rocoso y de fuerza, pero con buena marca ya está instalada en los octavos y no será rival fácil. 

No doy pronósticos, pero hay que prestar particular atención al grupo de México, al de Brasil y Bélgica, que están muy cerrados y con muy buen futbol hasta el momento.

Lo dicho, dicho está.

México y 13 países de Latinoamérica desconocen reelección de Maduro

Comparte este artículo:

Los países integrantes del Grupo de Lima desconocieron el proceso electoral desarrollado en Venezuela, por no cumplir con los estándares internacionales de un proceso democrático, libre, justo y transparente.

Así, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, acordaron reducir el nivel de sus relaciones diplomáticas con dicho país.

Para ello, llamarán a consultas a los embajadores en Caracas y convocarán a los embajadores de Venezuela para expresar su protesta.

Los 14 países reiteraron su preocupación por la profundización de la crisis política, económica, social y humanitaria que ha deteriorado la vida en la nación venezolana.

Lo cual, dijeron, “se ve reflejada en la migración masiva de venezolanos que llegan a nuestros países en difíciles condiciones y en la perdida de la instituciones democráticas, el Estado de derecho y la falta de garantías y libertades políticas de los ciudadanos”.

En ese sentido, el Grupo de Lima decidió presentar en el marco del 48 periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) una nueva resolución sobre la situación en Venezuela.

Asimismo, consideraran la posibilidad de realizar contribuciones financieras a los organismos internacionales competentes para fortalecer las capacidades institucionales de los países en la región, especialmente los países vecinos, para atender el flujo migratorio de venezolanos.

Además de coordinar acciones para que los organismos financieros internacionales y regionales procuren no otorgar préstamos al Gobierno de Venezuela, por la naturaleza inconstitucional de adquirir deuda sin el aval de su Asamblea Nacional.

Así como intensificar y ampliar el intercambio de información de inteligencia financiera, a través de los mecanismos existentes, sobre las actividades de individuos y empresas venezolanas que pudieran vincularse a actos de corrupción, lavado de dinero u otras conductas ilícitas.

EPN fustiga a quienes cuestionan a ONGs

Comparte este artículo:

El Presidente Enrique Peña Nieto cuestionó a las voces que han puesto en duda las aportaciones de las organizaciones sociales.

“Poner en duda la valía de las organizaciones de la sociedad civil es injusto e irresponsable. Un Gobierno que no acepta la crítica, el escrutinio público y la libertad de expresión es un Gobierno que siembra la intolerancia y la confrontación en la sociedad civil”, advirtió.

El mensaje de Peña Nieto, en ocasión de la inauguración de la pieza “Muro de Berlín” en el Museo Memoria y Tolerancia, pareció destinado al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien apenas la semana pasada fue criticado por decir que desconfía de las agrupaciones civiles.

Antes de aludir a las organizaciones sociales, el Mandatario habló de la crisis política y social que se vive en Venezuela y recordó que en Lima, Perú, 16 naciones alzaron la voz para reclamar la restauración de la institucionalidad democrática en esa nación y abogar así por el respeto a los derechos humanos y la plena vigencia del Estado de Derecho.

“Hicimos un exhorto al Gobierno venezolano para que permita la distribución de la ayuda humanitaria. Callar ante lo que está sucediendo en Venezuela es aceptar la violación de los derechos fundamentales; no denunciar la crisis política, económica, social y humanitaria en ese país significaría ser cómplices de quienes pretenden destruir sus instituciones democráticas”, sostuvo.