Corrupción, impunidad e inseguridad: el legado de Peña Nieto

Comparte este artículo:

Ante la proximidad del relevo presidencial, resulta necesario dar un recuento general de lo que fue el sexenio de Enrique Peña Nieto a partir de tres ejes centrales: político, económico y social. 

En términos políticos, Peña Nieto apareció en un principio como un gran negociador; como un pragmático que para los primeros años de su sexenio ya tenía avalado un paquete de reformas estructurales en distintos rubros. 

En un sentido bonapartista, fue capaz de posicionarse por arriba de los conflictos partidistas de antaño y pactar con las fuerzas de ambos polos del espectro político. 

Las reformas representaban la continuación del proyecto de desarrollo económico emprendido en la década de los ochenta: la integración mexicana en el sistema económico mundial a partir de su apertura comercial y su liberación financiera. 

Si las reformas de primera generación se concentraron en reducir el manejo de los instrumentos de producción por parte del Estado, bajo el apotegma la iniciativa privada es más eficiente que el gobierno, las reformas de segunda generación buscaron crear las instituciones que permitieran el óptimo despliegue de las fuerzas del mercado -reformas laboral, en telecomunicaciones y en competencia económica- y el aumento de la productividad, lo que se traduce en un aumento en el salario real de los trabajadores -reforma educativa. 

Empero, si se puede aplaudir su capacidad negociadora, la implementación de dichas reformas es lamentable. Una modificación a la Constitución no se traduce mecánicamente a una transformación de la realidad social. Por el contrario, hace falta desplegar mecanismos políticos e institucionales para verlas materializadas. 

A ello, sumemos los casos de corrupción de la Casa Blanca, Malinalco, la estafa maestra, Odebrecht y el ramo 23. Estos sin duda son indignantes, pero más el intento de burlarse de la población mexicana al designar a un subordinado que investigara el posible conflicto de interés en los primeros dos casos. 

En el aspecto económico, el saldo no parece claro si matizamos. Por un lado, es cierto que aunque el crecimiento económico fue sostenido (2.5 por ciento anual en lo primeros cinco años de su administración), éste resulta insuficiente para comenzar a revertir los problemas de pobreza y desigualdad. 

Por otro lado, hasta marzo de este año la divisa mexicana se había depreciado 30.2 por ciento; cifra significativa, sin embargo, la pérdida del poder adquisitivo del peso se debió principalmente por factores externos -la elección presidencial de Trump, la renegociación del TLCAN, la caída del precio del petróleo, etc.- y no por distorsiones internas. 

En cuanto a la inflación, el promedio anual de este sexenio (4.1 por ciento en los primeros cinco años) ha sido la más baja desde los últimos ocho sexenios. Empero, como señala Jonathan Heath en su columna del miércoles en el periódico Reforma, ello es mérito del Banco de México más que del gobierno federal. 

Por último, en términos de cuenta corriente, entre 2013 y 2018 el país tuvo un déficit comercial de 2.21 por ciento, cifra significativa sobre todo si consideramos la estructura de dicho balance -superavitario frente a Estados Unidos y Canadá y deficitario frente países asiáticos. 

En términos macroeconómicos, la economía mexicana parece encontrarse relativamente estable, más si la comparamos con otras economías emergentes como Turquía, Argentina y Brasil. 

Finalmente, en cuanto al aspecto social no existe la menor duda de que el sexenio de Peña Nieto fue infame. Principalmente por dos cuestiones: Ayotzinapa y la violencia. 

En el primer caso, el uso del Ejército y la Policía Federal y estatal para el levantamiento y el posible asesinato de estudiantes recuerda el viejo autoritarismo represor de los años sesenta y setenta.

En el segundo caso, Peña Nieto decidió continuar la guerra contra el crimen organizada que empezó Calderón. Sin ningún análisis previo y sin contemplar enfoques alternativos, el gobierno mantuvo a las fuerzas armadas en las calles, priorizando el combate frontal como única estrategia. Ante ello, se extiende uno de los periodos más sombríos de la historia reciente del país y se agrava la descomposición del tejido social. 

Aunque existan algunos aspectos que rescatar, el periodo de Enrique Peña Nieto será recordado como el sexenio de la corrupción, la impunidad y la inseguridad.   

Fepade afirma que sigue indagatoria a Lozoya

Comparte este artículo:

La investigación al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, por el caso Odebrecht, sigue su curso y está a la espera información de instancias jurídicas internaciones, afirmó este miércoles el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) de la PGR, Héctor Díaz Santana.

“Ustedes saben que en el sistema penal acusatorio, un sistema muy rígido, las evidencias que presente el fiscal o el ministerio público tienen que estar bien sustentadas.

“Seguimos trabajando, estamos a la espera de asistencia de instancias jurídicas internacionales”, dijo luego de participar en la presentación del estudio “Delitos Electorales Incidencia y evolución más allá de los partidos políticos”, realizado por el Observatorio Nacional Ciudadano.

Para no afectar la investigación, dijo, Díaz declinó revelar qué países coadyuvan con la PGR.

“Pero estamos avanzando en el caso”, añadió.

Indicó que dependerá del avance de las investigaciones y las pruebas que pueda recabar en la investigación para citar Lozoya a comparecer.

Reforma publicó que una jueza federal prohibió, por lo pronto, pedir la aprehensión de Lozoya o presentar ante tribunales el expediente por el presunto financiamiento de Odebrecht a la campaña de Enrique Peña Nieto en 2012.

Respecto al Fideicomiso creado por Morena para la atención de afectados por los sismos de septiembre de 2017, el fiscal indicó que investiga todas las denuncias, garantizando la presunción de inocencia.

En cuanto la acumulación de denuncias por delitos electorales Díaz Santana indicó que la Fepade cuenta con 350 funcionarios dedicados a abatir el rezago en las investigaciones, que a enero sumaron unas 2 mil 200 carpetas de investigación y mil 700 averiguaciones previas.

Altos Hornos de México hizo transferencias millonarias a Odebrecht y Emilio Lozoya

Comparte este artículo:

Altos Hornos de México, propiedad del empresario Alonso Ancira, transfirió más de 3 millones 700 mil dólares a las cuentas de Grangemouth Trading Company, firma offshore de la constructora Odebrecht, desde la cual también se distribuyeron decenas de millones de dólares para sobornar a la élite política de los países en los que la empresa brasileña tenía operaciones, reveló una investigación de Quinto Elemento Lab.

La empresa Grangemouth no existe, pues solo servía como intermediaria para realizar las transferencias de “pagos indebidos”, según confesó ante los fiscales brasileños Olívio Rodrigues, su creador, a cuyo testimonio tuvo acceso Quinto Elemento Lab.

Los cinco millones de dólares transferidos a Zecapan SA, la offshore en donde se depositaron los sobornos dirigidos a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, según los testimonios ante la justicia brasileña de tres ex altos ejecutivos de Odebrecht, también salieron de las cuentas de Grangemouth.

Grangemouth Trading Company, no tiene empleados ni oficinas, pero si un “domicilio virtual” ubicado en un edificio de departamentos de Edinburgo, Escocia.

Las operaciones financieras de Grangemouth se dieron un mes después de que Pemex anuncia la compra por 475 millones de dólares de Agro Nitrogenados, una empresa que tenía 14 años sin operar y con equipos de más de 30 años de antigüedad y propiedad de Altos Hornos,

Un mes después de esta compra, en el 17 de febrero de 2014, Altos Hornos de México realiza una transferencia de un millón 481 mil dólares a la cuenta bancaria de la empresa Grangemouth Trading Company LP.

Tras algunas semanas más, Altos Hornos de México hace dos traspasos adicionales a Grangemouth, cada uno por un poco más de un millón 110 mil dólares.

Ambas transferencias llegan a la cuenta número 244087 que Grangemouth mantiene en el Meinl Bank, banco con sede en la isla caribeña de Antigua comprado por funcionarios de Odebrecht con el propósito de evadir los controles del sistema financiero internacional, señala Quinto Elemento Lab.

Desde ese banco, y utilizando compañías de papel, se operaron libremente los sobornos destinados a presidentes, ministros, viceministros, congresistas, directores de empresas públicas y prominentes políticos en una docena de países de América Latina y África.

 

#ContraPortada: “Los Asesinos del PRI”

Comparte este artículo:

El 1 de Julio del 2018 será una fecha de pesadilla para todos los que conforman el Partido Revolucionario Institucional, el capítulo más negro en la historia de este instituto político se consumó con la rotunda derrota de su candidato a la presidencia José Antonio Meade y la llegada de Andrés Manuel López Obrador a su cita con el destino.

Los priistas perdieron en todos lados, incluso en Atlacomulco, su bastión más grande del país y cuna del presidente Enrique Peña Nieto. Lo perdieron todo, en el Congreso Federal se convirtieron en tercera fuerza, solo ganaron 15 de 300 distritos.

¿Y en el Senado? Solo ganaron 1 escaño por mayoría, leíste bien, solo un escaño para el PRI que ganó en Yucatán.

Se acabaron 80 años de priismo en Chilpancingo, tierra del dirigente nacional René Juárez. En Hidalgo la casa de Osorio Chong. A eso hay que sumarle las derrotas en Monterrey, Matamoros, Saltillo, Ciudad Victoria y Mazatlán. El PRI fue ultimado a miles de balazos en las urnas.

Es incontable, una derrota que pisa la osadía. El castigo a un gobierno que no pudo -o no quiso- entender a millones de mexicanos que vivieron un verdadero viacrucis en su último sexenio.

Los asesinos son visibles en el día como en la noche, tienen nombre y apellido. 10 gobernadores cínicos y despiadados: dos Duarte, Borge, dos Moreira, Medina y Yarrington para arrancar la lista.

El sexenio de mayor sangre en la historia de México, 90 homicidios en promedio al día, maldita sea, 90 hermanos asesinados al día. Un presidente que gobernó junto a la corrupción, convivió con ella y tuvo un romance extenso durante el sexenio: Casa Blanca y Odebrecht son los clavos principales de la tumba.

El coraje de los mexicanos reflejado en la desaparición de 43 de los nuestros, cuatro años y ni una sola respuesta.

El PRI ha sido herido de muerte, la factura que cobra la democracia no tiene retorno ni evasivas. El PRI está en la lona y han sido los mexicanos los que, a conciencia, le han propinado un severo coma. 

El dinosaurio se levanta, se reinventa y recobra síntomas de vida. Pero por un tiempo, ese dinosaurio no es bienvenido, no en un México que ya no aguanta un soplo más de silencios prolongados y de eternas preguntas sin la mínima intención de encontrar respuestas.

Va Anaya en contra de Meade y Calderón

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia de México por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, denunció ante la Procuraduría General de la República (PGR), al ex Presidente Felipe Calderón y a ex funcionarios de su gobierno, en donde se incluye a su contrincante, José Antonio Meade.

De acuerdo a la denuncia, el gobierno de Calderón es responsable de ser parte de un “esquema criminal” y de una “sofisticada red de corrupción” para favorecer a la empresa Breskam-Idesa, filial de Odebrecht.

La denuncia, que es parte de lo que los frentistas llaman el “Decreto Calderón-Meade”, asegura que al menos 23 funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Energía, de quien Meade era titular, y de Hacienda. También se involucra a directivos de la firma brasiles Breskam y del grupo mexicano Idesa, pues de acuerdo a la denuncia confabularon para beneficiar ilegalmente al consorcio con el proyecto de construcción de una planta etileno en Coatzacoalcos, Veracruz.

Por otro lado, se asegura que después de firmar el convenio sin tener las condiciones de suministro de gas natural, Calderón y Meade emitieron en el 2012 un decreto para aumentar los aranceles al etileno importado para impedir la competencia de Breskam-Idesa y permitir que ésta vendiera caro su producto.

En al denuncia se pide investigar al Presidente Enrique Peña Nieto, al Canciller Luis Videgaray, al Secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, al ex titular de Pemex, Emilio Lozoya, y el directo de Pemex Transformación, Carlos Murrieta Cummings, asó como los calderonistas Bruno Ferrari, Juan José Suárez Coppel y Jordy Herrera.

¿Se acuerdan de Santiago Nieto? Ya anda con ‘ya saben quién’

Comparte este artículo:

El ex titular de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), Santiago Nieto, acompaño al candidato a la Presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, durante un evento de campaña en Tlaquepaque, Jalisco.

El ex fiscal de la Fepade apareció en el templete del evento donde López Obrador le tomó la mano y le dio un abrazo frente a los simpatizantes.

Por su parte, el coordinador territorial de campaña del tarasque, Marcelo Ebrard, le dio la bienvenida a Nieto al proyecto de nación de Morena.

Cabe recordar que Santiago Nieto fue separado de su cargo el año pasado, después de dar a conocer que había presiones para no seguir con la indagatoria por el presunto financiamiento ilícito de Odebrecht a la campaña presidencial del PRI en el 2012, a través de Emilio Lozoya Austin.

“Estoy planteando un tema que me parece muy importante para el país que tiene que ver con Odebrecht, es importante que se vayan desarrollando actividades para efectos de poder blindar el proceso electoral de 2018. Vengo como especialista en materia electoral y me encuentro aquí presente con la idea de mandar un mensaje de que casos como el de Odebrecht no se deben volver a presentar en la historia del País”, declaro el titular de la Fepade ante medios.

Desde un principio Nieto ha declarado que fue separado del cargo de manera irregular.

“Habíamos iniciados las asistencias jurídicas internacionales para comprobar que se habían depositado por lo menos 16 millones de dólares en las cuentas relacionadas con el señor Lozoya, estábamos en ese trabajo cuando fui removido de manera ilegal por el encargado de despacho de la PGR (Alberto Elías Beltrán)”, dijo el ex funcionario.

#Kleroterion: “Luis Pazos, la estadística de la Desolación”

Comparte este artículo:

En estos días tuve la oportunidad de leer el libro “La Herencia de EPN”, del multicitado autor Luis Pazos, donde me pareció alarmante una serie de gráficas donde menciona que en este sexenio se retrocedió en diversos temas como seguridad, confianza, economía y paz social, dejando una herencia costosa para el próximo Presidente.

Respecto a la inflación, subimos de 3.57% a 6.7%, la devaluación subió de 26.3% a 49%, un dato también importante fue como lo llama el autor, la precarización  de salarios la cual se elevó de 28.1% a 32.5%, los ingresos por impuestos subieron de 9.8% a 13.2%, otro tema relevante para México es la deuda pública, que se incrementó de 37.7% a 48% contemplando interna y externa, la deuda de PEMEX subió un 50.2% y el porcentaje de gasolina importada respecto al consumo nacional incrementó de 48% a 72% y en el caso de las tomas clandestinas subió un 568.6%.

Un tema de mucha importancia para una gran cantidad de mexicanos adultos mayores, es el tema de gastos de pensiones y jubilaciones, donde se tuvo un aumento de 62.4%, así como el índice de percepción de corrupción, penosamente nos colocó en el peor lugar  en los últimos 10 años, el robo a negocios incrementó 15.7%. Todo lo anterior por supuesto no lo supuso el autor, son datos arrojados por instancias oficiales como SHCP, BANXICO, INEGI, PEMEX y Transparencia Internacional.

Dentro de los diversos temas que el autor desprende, encontramos que en el presente sexenio, el verdadero resultado de la situación económica fue negativo, aún presumiendo que es el gobierno del empleo, ya que en gran parte no significaron empleos nuevos, por ejemplo, muchos trabajadores informales sólo fueron regulados. Respecto a PEMEX, sólo se incrementó el endeudamiento y saqueo, así como el alza de tomas clandestinas.

Por otro lado, señala que en el actual gobierno llegó a récords inimaginables en diversas materias, desgraciadamente no son temas favorables, se refieren a  inseguridad, robos, homicidios, devaluación y un tema tan mencionado en México, la desviación de recursos federales y el enriquecimiento ilícito de gobernantes, pero sobre todo la impunidad.

En cuestiones de partidos políticos menciona un aspecto muy interesante del PRI, cuando el Presidente de la República en turno es de ese partido, los Gobernadores se manejaban por instrucciones de él en todos los aspectos, pero en los sexenios que no fueron Priistas, los Gobernadores se convirtieron en los verdaderos  “reyes” de sus estados, así como de su propio partido, ellos eran los que designaban a sus Diputados y Senadores y al siguiente Presidente de la República, por lo que no le daban cuentas a nadie, lo que los convertía en verdaderos Estados “Libres y Soberanos”.

Muchos de estos poderosos Gobernadores, fueron los principales aportadores económicos para apoyar al actual Presidente Peña Nieto, desgraciadamente fueron millones de recursos ilegales, ya que yacieron principalmente de recursos federales, tales ejemplos se reflejaron en estados como Coahuila, Tamaulipas y Veracruz, que generaron una corrupción inimaginable en sus estados, aunado a el apoyo ilegal que tuvieron estos con el crimen organizado, por lo que estos grupos criminales se sintieron con la libertad de traficar drogas, secuestros y hasta cobrar derechos de piso con total impunidad, así, en conclusión, el regreso del PRI a la Presidencia sólo incrementó la violencia y corrupción.

Otro tema tan sensible en este sexenio fue la impunidad, encontrándonos en un penoso cuarto lugar a nivel mundial, es muy triste ver que existieron muchas denuncias relativas a corrupción, además de tener los elementos suficientes para proceder legalmente, pero nunca prosperaron, lamentando más cómo en otros países con menos elementos se encarcelaba a funcionarios públicos y hasta presidentes, siendo esto una muestra más de la impunidad y corrupción.

Existieron denuncias acerca de la triangulación de recursos del sindicato de PEMEX en año 2000 para el PRI, para apoyar al candidato de ese entonces,  por supuesto este tema quedó impune, en el 2012 la compañía brasileña Odebrecht entregó recursos al Coordinador de Vinculación Internacional en la campaña de EPN, lo que el autor le llamó un nuevo “Pemexgate”, por supuesto esta ayuda de la empresa se reflejó posteriormente en millonarios contratos con sobreprecios a la benefactora, nuevamente, la impunidad ganó.

El autor expone muchos ejemplos más, todos comprobados, el problema fue que después de leer este libro, no me llevo nada más que la verdad irrefutable que hemos cargado durante muchos años los mexicanos, en ningún momento menosprecio al autor, al contrario es muy adecuando documentar y dejar postrado un antecedente de lo fueron los sexenios priistas, ya que muchos de ellos y no sólo los de este partido, apuestan siempre al país de “no pasa nada” , al país que “todo olvida”, al país de “pan y circo”.

Estoy seguro que cada día el mexicano se da cuenta de la realidad de nuestro país, entiende con dolor lo que significan los actos de corrupción y por supuesto llegan al límite, porque no puede asimilar que su familia no tenga bienestar y seguridad, estoy seguro que en las próximas elecciones se votará con la consciencia, con la razón pero sobre todo con una justicia que nos merecemos todos los mexicanos.

Tal vez la mayor herencia de EPN no serán todas estadísticas, sino el odio, la desolación y la degradación de la clase política ante los ojos del ciudadano que si bien es cierto, no es toda la responsabilidad de él, pero sin lugar a dudas fue el principal responsable de esta percepción, haya sido como haya sido.

Espero que este libro en un futuro se recuerde no como “La Herencia de EPN”, sino como un antecedente de “La Herencia que nadie quiso”.

Dice Odebrecht que impugnará sanciones impuestas por Función Pública

Comparte este artículo:

La empresa constructora brasileña Odebrecht México rechazó las sanciones que le impuso La Secretaría de la Función Pública (SFP) y anunció que “impugnará mediante todos los recursos legales el contenido, alcances y efectos de dichas sanciones”.

La compañía agregó que las sanciones “son totalmente infundadas e improcedentes”.

La semana pasada, la SFP inhabilitó a dos unidades de Odebrecht para participar en contrataciones públicas por dos años y seis meses, así como sus funcionarios: Gleiber José de Faria, director de Finanzas de la empresa, y a Luis Alberto de Meneses, titular de la compañía en México.

Este último dijo a las autoridades brasileñas que Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos y cercano al presidente Enrique Peña Nieto, recibió más de 10 millones de dólares en sobornos de la empresa.

Odebrecht dijo también que las autoridades mexicanas rechazaron la solicitud de cooperación en contraste con los gobiernos de Brasil, Estados Unidos, Guatemala, Panamá, República Dominicana, Ecuador y Suiza.

En respuesta, la secretaría publicó: “Como lo han hecho en ocasiones anteriores, que han impugnado los actos de autoridad, la empresa Odebrecht tiene la posibilidad de recurrir las sanciones impuestas la semana anterior, sobre las cuales, las autoridades jurisdiccionales serán las competentes para emitir un pronunciamiento sobre el particular”.

La constructora ha estado en el ojo del huracán en los últimos años acusada de haber sobornado varios gobiernos de América Latina para ganar concesiones de obras.

Expediente no incluye imputación a Lozoya: SFP

Comparte este artículo:

En el expediente por el que se sancionó al director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses Weyll, no contiene la imputación que éste hizo en contra del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, aseguró la Secretaría de la Función Pública (SFP).

En un comunicado, la dependencia sostuvo que la inhabilitación de dos años y tres meses para participar en la obtención de contratos en el Gobierno federal, derivó de la comisión de una irregularidad administrativa, que fue haber hecho simulaciones e incumplimientos contractuales.

“En los expedientes de investigación de la SFP no constan las declaraciones de Luis Alberto de Meneses Weyll, las cuales fueron rendidas ante las autoridades brasileñas en materia penal”, indicó.

Este jueves, Reforma publicó sobre la sanción impuesta a Meneses Weyll y al director de finanzas, Gleiber José de Faria, así como una nueva inhabilitación y multa a una de las filiales de Odebrecht en México.

Meneses Weyll fue quien reveló ante las autoridades de Brasil el pago de un soborno por 10 millones de dólares en el 2012 a Lozoya, en ese entonces coordinador internacional de la campaña presidencial de Enrique Peña y, posteriormente, director de Pemex.

La SFP indicó que las sanciones que hasta ahora ha impuesto han sido en el ámbito de su competencia y en el marco de la revisión de los contratos que la firma brasileña y sus filiales suscribieron con Pemex.

“Por tanto, las sanciones impuestas por esta autoridad son estrictamente en el ámbito administrativo y son autónomas a las investigaciones que se realicen por probables conductas delictivas, como sería un supuesto cohecho, las cuales corresponden a las instancias en materia penal”, señaló.

Oposición respalda en Senado a Corral

Comparte este artículo:

La oposición en el Senado de la República mostró su respaldo al Gobernador de Chihuahua, Javier Corral, y reprochó que el Partido Revolucionario Institucional haya frenado una discusión en el pleno sobre el Mandatario.

En el patio de la Cámara alta, legisladores del PAN, PRD y el bloque PTMorena recibieron a Corral, quien acusa al Gobierno federal de encubrir a su predecesor, el prófugo César Duarte.

El coordinador panista Fernando Herrera; Manuel Bartlett, del bloque PT-Morena; y Angélica de la Peña, del Partido de la Revolución Democrática, así como la independiente Martha Tagle, hablaron en favor del Gobernador.

Bartlett hizo el mismo llamado, pero al coordinador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado, Emilio Gamboa, y acusó al Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, de incumplir el acuerdo firmado con el Gobernador de Chihuahua.

En tanto, Corral informó que hoy presentó un recurso de queja ante el Consejo de la Judicatura Federal, por la resolución judicial que ordenó llevar al fuero federal el proceso que inició la Fiscalía de Chihuahua contra Alejandro Gutiérrez, ex Secretario General Adjunto del PRI, por desvío de recursos.

En ese sentido acusó al Gobierno federal de encubrir a César Duarte, ex Gobernador prófugo que se presume que está en Estados Unidos.

“No sólo chicanean el proceso de extradición de César Duarte, lo protegen y, como ustedes saben, la propia PGR lo ha exonerado de varias de las acusaciones que se le presentaron hace más de tres años”, planteó.

El Gobernador agregó que el foro anticorrupción que anunció el domingo en una asamblea en la ciudad de Chihuahua se realizará en aquel estado el 18 y 19 de mayo.

Ahí, especialistas, investigadores, defensores de derechos humanos e intelectuales discutirán casos como el de Chihuahua, pero también el caso de la Casa Blanca, el de Odebrecht, el de OHL, el tren México-Querétaro y el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca.

Aunque apoya abiertamente a Ricardo Anaya rumbo a la Presidencia, Corral rechazó que el movimiento que encabeza en exigencia de justicia tenga tintes electorales.