No he presentado denuncias contra expresidentes, dice AMLO

Comparte este artículo:

Esta mañana, el titular del Ejecutivo Federal, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que desde la Presidencia no se ha presentado ninguna denuncia en contra de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, ni algún otro expresidentes. En el mismo sentido, aunque respecto a otra acusación, descartó que le haya pedido a la Fiscalía General de la República (FGR) que frene el caso de Lozoya. 

Esto lo declaró el presidente durante su tradicional conferencia de prensa matutina: “No estamos presentando nosotros denuncia contra los expresidentes… Ni contra (Carlos) Salinas, ni contra (Ernesto) Zedillo, Ni contra (Felipe) Calderón, ni contra Peña Nieto“.

Durante la semana se ha estado argumentando que el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray; y el expresidente Enrique Peña Nieto presuntamente utilizaron los sobornos de Odebrecht para golpear al entonces candidato Andrés Manuel López Obrador en la campaña electoral del 2012; al respecto Obrador contestó que: “En caso de que sea necesario llevar a cabo una consulta popular, donde el pueblo decida si deben ser llevados a juicio“, reiteró.

Además señaló que si las autoridades deciden que no se debe esperar a la consulta ciudadana para investigarlos “están en la libertad de hacerlo“.

Con información de El Universal y PolíticoMX

Señalan a Peña Nieto como “jefe criminal”

Comparte este artículo:

La Fiscalía General de la República (FGR) afirma que como cabeza de un aparato de poder criminal, el presidente Enrique Peña Nieto jugó un papel central en al comisión de delitos de traición a la patria y cohecho en el caso Odebrecht, esto de acuerdo a la solicitud de orden de aprehensión contra el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, formulada por la FGR ante un juez y que fue devuelta sin que el juzgador se pronunciara sobre su procedencia, y a la que tuvo acceso el periódico Reforma.

En la solicitud, la Fiscalía considera que el ex presidente Peña Nieto fue autor mediato de los delitos mencionados y los de carácter electoral, es decir, que cometió los ilícitos utilizando como instrumento a Videgaray y a Emilio Lozoya Austin.

Peña Nieto, dice en su consideración la FGR, se apartó del Estado de Derecho y utilizó el cargo público para el que fue electo, con el fin de delinquir.

Con su actuar ilícito no solo obtuvo beneficio personal, sino procuró “también el beneficio de la empresa Odebrecht, que los había ya hecho objeto de cohecho, traicionado a la patria con su mal desempeño”.

“Los hechos delictivos de cohecho y traición a la patria”, indica la Fiscalía en su solicitud ante el juez, “surgieron por disposición de él mismo”.

El documento señala que Videgaray actuó bajo instrucciones de su jefe, el entonces presidente Enrique Peña Nieto.

A instancia del mandatario, dice el documento de la FGR, Videgaray distribuyó “de manera espontánea y por interpósitas personas” 121 millones 500 mil pesos a los legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle, al dirigente partidista Ricardo Anaya y al legislador priista David Penchyna Grub.

El delito de cohecho se configuró con las entregas en efectivo a los políticos panistas y priistas señalados. Estas entregas presuntamente tenían el propósito de obtener el voto de los aludidos en favor de la reforma energética sin atender los intereses que representaban, sino sólo a su beneficio personal.

Por otro lado, la traición a la patria habría ocurrido al impulsar las reformas estructurales para otorgar beneficios a empresas extranjeras, como Odebrecht, y que podrían beneficiarse del aprovechamiento y explotación de los recursos naturales que por mandato constitucional son propiedad de la nación.

“Los hechos imputados de cohecho y traición a la patria requirieron de considerables recursos logísticos y financiero ya que hubo que realizar gestiones tanto en el país como en el extranjero para contar los recursos ilícitos de Odebrecht”, se describe en el documento que publica el periódico Reforma este jueves.

Además, esos recursos hubo que “transferirlos, cambiarlos en moneda corriente, almacenarlos, entregarlos a los legisladores, condicionar el pago de sobornos a cambio de su voto a favor de la aprobación de las reformas estructurales; elaborar las propuestas legislativas a modo que beneficiaran a Odebrecht entre otros; cabildearlas con el resto de legisladores y publicar las leyes aprobadas”, detalla.

Bajo el liderazgo de Peña, Videgaray y Lozoya, continúa, funcionaron como “un Estado dentro de un Estado e implementaron una política de actos de corrupción”.

Cabe mencionar que se indica que la solicitud de orden de aprehensión se centra únicamente en Videgaray como 2autor material” de los actos criminales, la FGR deja en claro que Peña fue el orquestador y promovente de las acciones delictivas.

Al señalar que ocupó el cargo oficial más elevado de la Administración pública entre 2012 y 2018, subraya que Peña “contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de coptación de la voluntad de los legisladores” para la aprobación de la reforma energética.

“Peña tuvo un poder de mando y dirección sobre sus allegados en el Gobierno que, desde luego, no era simbólico, sino que también incluía la capacidad de dar órdenes específicas, las cuales estaban obligadas a cumplirlas”, expone la FGR.

(Fuente e información de Grupo Reforma)

Javier Duarte se dice dispuesto a declarar sobre Peña Nieto y Odebrecht

Comparte este artículo:

Mediante su cuenta de Twitter, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, afirmó que está dispuesto a declarar ante las autoridades todo lo que sabe sobre el caso Odebrecht y la participación que tuvo el expresidente Peña Nieto.  Afirmó que desconoce “las razones por las cuales Luis Meneses Weyll, exdirector de Odebrecht México, está declarando falsedades en relación a los apoyos económicos que hicieron en favor de la campaña presidencial de EPN en el 2012“.

Además adelantó que cuando Peña Nieto ya era presidente electo, hizo una gira por Sudamérica y fue en Sao Paulo, Brasil, donde se reunió con Marcelo Odebrecht. Desde ahí, aseguró que le llamó para “solicitarme (instruirme) que acelerara todos los trámites y obras que el gobierno del estado de Veracruz tuviera pendiente para que Etileno XXI pudiera arrancar lo antes posible ya que él tenía un compromiso muy grande con estas personas“.

Después de ello afirmó que tiene la disposición de declarar todo lo que le “consta en este caso ante la autoridad correspondiente sin la necesidad de solicitar ningún criterio de oportunidad o beneficio alguno”. Finalmente, comentó que su único fin, dijo, es “con la intención de aclarar y apoyar en la investigación de este caso y sobre todo que se sepa la verdad“.

Con información de El Sol de México

Odebrecht desmiente a Lozoya, dice que solo él sabe que hizo con los sobornos

Comparte este artículo:

Luis Alberto Meneses Weyll el principal funcionario de Odebrecht que sobornó a Emilio Lozoya Austin y quien confesó a la justicia brasileña haber entregado 10.5 millones de dólares al servidor público entre 2012 y 2014, además fue quien puso en la mira al exdirector de Pemex con sus acusaciones reveladas en 2017.

Actualmente desmiente las versiones que Lozoya está ofreciendo a la justicia mexicana en su intento por obtener un trato preferencial.

A través de Carlos Kauffmann, su abogado, plantea que no hubo dinero por parte de la constructora brasileña para la campaña de Enrique Peña Nieto ni para que los legisladores aprobarán la reforma energética, tampoco hubo pagos para obtener contratos para una planta de etano en el gobierno de Felipe Calderón.

Sino que asegura que “el único que sabe lo que hizo con el dinero es el propio Lozoya” y ahora está tratando de adjudicarle pagos que no son de Odebrecht, dijo Kauffmann.

En su denuncia, presentada en la FGR, Lozoya señala sobornos de Odebrecht a legisladores, aportaciones a la campaña de Peña Nieto y acusó que funcionarios de los gobiernos de Calderón y Peña. Lo cual es calificado como falso por la defensa de Meneses Weyll.

De acuerdo a Lozoya, cuando él estaba en campaña con Peña, a principio de 2012, se reunió con Meneses en las Lomas para pedirle 6 millones de dólares a nombre del aspirante presidencial, tal petición “venía directamente del entonces candidato Peña Nieto y que Odebrecht se vería beneficiado cuando ganara. Él me dijo que lo veía bien”, contó Lozoya.

En su denuncia, el exfuncionario detalló que Meneses Weyll le aseguró que Odebrecht aportaría 4 millones de dólares, de los cuales 2.5 millones serían íntegros para la campaña de Peña, con lo que la firma sudamericana esperaba posicionarse con el PRI, y le habría dado datos de una cuenta bancaria que tenía en Suiza a la que le fueron transferidos los depósitos entre abril y junio de 2012.

En una videoconferencia para Quinto Elemento Lab, el abogado de Meneses negó que haya dado dinero expresamente para financiar la campaña peñista, pues no se realizaron más pagos que los reportados previamente por el exjefe de Odebrecht en México, y su cliente se responsabiliza “de todos los pagos que hizo y comprobó todos los pagos con documentos, pero él no se responsabilizará de lo que no hizo”.

Desde 2016, Meneses había entregado a los fiscales brasileños los registros que comprueban las trasferencias hechas a las cuentas de Lozoya, pero que los sobornos solo fueron para el exdirector de Pemex y declaró ante los fiscales brasileños que “con el pretexto de haberme auxiliado en el posicionamiento de la campaña en Veracruz y Tula, me dijo que entendía que debía hacer un pago en su favor del orden de 5 millones de dólares”.

Según Lozoya, Marcelo Odebrecht, propietario de la constructora y Luis Alberto Meneses Weyll se reunieron con Peña y Luis Videgaray en 2010, en Brasil, donde los brasileños habrían ofrecido al gobernador del Estado de México su apoyo económico para su posible apoyo económico en una postulación presidencial.

Y que un segundo encuentro se habría realizado en 2012, ya como presidente electo, en la casa de Marcelo Odebrecht en Sao Paulo, donde se empezó a construir una relación más directa entre el gobierno mexicano y el consorcio, donde los interlocutores serían Videgaray y Lozoya.

Pero Kauffman asegura que Meneses no tuvo contacto con ningún funcionario ni con el presidente ni con legisladores, pues el único contacto que existió fue con Lozoya.

De tal forma que “lo que hizo con los pagos, eso no le competía a Luis (Meneses) Weyll decidir ni cuestionar (…) El único que sabe lo que hizo es Emilio Lozoya”.

En agosto pasado se difundió un video que exhibió a dos exempleados del Senado vinculados a exsenadores del PAN recibiendo dinero supuestamente como parte de los sobornos que Lozoya gestionó para legisladores a favor de votar la reforma energética.

Días antes de la filtración del video, Lozoya confesó que había pagado a legisladores de la oposición para la aprobación de la reforma con recursos de Odebrecht, y se habrían repartido según las indicaciones de Videgaray.

Incluso el exdirector de Pemex recordó que Odebrecht los felicitó por haber logrado lo que no se había hecho antes, “estaban muy contentos porque con esa reforma podrían obtener un mayor volumen de obra”.

Pero esto también fue negado por Kauffmann, al asegurar que ellos nunca tuvieron interés en la reforma energética ni se benefició con ningún contrato derivado de su aprobación, por lo que al no existir ese interés, Odebrecht “no pagaría a legisladores para que actuaran en la reforma”.

El defensor también negó que se hubieran entregado recursos a funcionarios del sexenio de Felipe Calderón, por la adjudicación de un contrato para favorecer a Braskem, filial de Odebrecht, en la planta Etileno XXI en Veracruz.

Han pasado más de ocho meses desde que Emilio Lozoya fue arrestado en España; han transcurrido más de tres meses desde que fue extraditado y ya se agotó la mitad del tiempo que concedieron los jueces para que la FGR integre el caso, pero la justicia mexicana aún no ha buscado al principal delator de Lozoya, para contrastar sus dichos.

Kauffman asegura que su cliente está en Brasil y dispuesto a colaborar, siempre que se respeten los acuerdos que él tiene con la justicia brasileña, dijo que la justicia mexicana solo lo interrogó en 2017 en la ciudad de Salvador, pero no han vuelto a buscarlo.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Demanda Alonso Ancira a AMLO por difamación

Comparte este artículo:

Esta mañana, el presidente de la República comentó que Alonso Ancira de Altos Hornos lo demandó por difanación, ya que fue mencionado en la información que se dio a conocer del caso Odebrecht.

Durante su tradicional conferencia de prensa matutina de este lunes, el titular del ejecutivo federal aseguró que el señor de Altos Hornos de México, Ancira, presentó una demanda, “por la misma situación está en su derecho, pero tenemos pruebas de que él vendió la planta de fertilizante a un sobre precio calculado en más de 200 millones de dólares“.

El presidente continuó: “Y tenemos pruebas de la relación estrecha de este señor con los que tomaron la decisión de adquirir esa planta, entonces no es un pleito yo no me peleó con nadie, yo no tengo enemigos ni quiero tenerlos, tengo adversarios y como presidente de México tengo que cuidar el patrimonio de los mexicanos“.

Pues de que dice que lo estoy difamando, porque aquí se menciona el caso en las mañaneras, la verdad que yo he denunciado este caso desde hace muchos años, desde que se firmó lo que pasa es que hay como amnesia, desde que se firmó el llamado Pacto por México, (…) ahí se acordó lo de la planta de fertilizantes, comprar la planta de fertilizante que llevaba 15 años sin uso, era una planta chatarra, porque hicieron el acuerdo arriba, entonces pagaron un sobreprecio estimado en 200 millones de dólares, con decirles que fui a la planta, hice un video, ahí está en las redes en uno de los videos“, comentó al ser cuestionado sobre qué dice la denuncia.

Por último recordó el amparo que ganó Lozoya que dejó sin efecto el aseguramiento de una de sus propiedades; al respecto Obrador comentó que cualquier ciudadano tiene derecho de acudir a instancias judiciales, pero “eso no significa que esté concluido el proceso“.

Respecto a este tema, finalizó comentando: “Yo creo que con lo que ha informado, con lo que dio a conocer pues es más que suficiente, hay todavía algunas cosas que faltan, pero nunca se había presentado una denuncia con tanto rigor y señalamiento puntual de presuntos delitos, y de presuntos responsables“.

Con información de Noticieros Televisa

¿Politización de la justicia o judicialización de la política?

Comparte este artículo:

Desde tiempos inmemorables, en nuestro país se ha afirmado que existe una politización de la justicia, por este término referencia a un viejo vicio en el sistema político mexicano que consiste en utilizar los aparatos del Estado para señalar, perseguir o sentenciar atendiendo a incentivos meramente político-partidistas sin importar los fines de la justicia y el derecho, y son sólo para construir narrativas ad hoc a la situación política del momento. Desde Cárdenas, Salinas, Peña Nieto a López Obrador, en distintos episodios históricos y ante periodos complejos y plagados de corrupción, los sucesores de diversos ámbitos ideológicos, han utilizado los efec tos naturales de políticas un asunto para aumentar legitimidad pública y mediática, que no resuelve el fondo del asunto. Esto contraviene la constitución y tratados internacionales en la materia, ya que el ánimo es una rentabilidad en lugar de la búsqueda de la justicia sustantiva. 

Armando Regil Velasco escribió en el 2015: “México es un país de muchas leyes y poco estado de derecho”, y esto viene a colación ante la constante selectividad de la rendición de cuentas. El caso Lozoya es ejemplo de esto, a pesar de las reformas que generaron el Sistema Nacional Anticorrupción así como diversas modificaciones jurídicas e institucionales para su operación, esto ha tenido pocos resultados. En este asunto de gran trascendencia nacional, al estar ante un innegable caso de corrupción de la empresa Odebrecht y su influencia en reformas que la habrían beneficiado,  somos testigos de cómo las redes sociales, los medios de comunicación y el debate público, se han convertido en el lugar donde se están señalando involucrados, construyendo presuntas teorías del casos, desahogando pruebas y dictando sentencias. 

Filtraciones de documentos, filtraciones de videos de exfuncionarios recibiendo fajos de miles de pesos en efectivo y hasta de familiares del mismo presidente Andrés Manuel, demuestra cómo esta oportunidad de llevar ante la justicia a individuos y redes de corrupción del más alto nivel, está siendo desperdiciada por la Administración Federal actual y la Fiscalía General de la República, tal y como escribieron los profesores Juan Jesús Garza Onofre y Javier Martín Reyes “las filtración no busca una exitosa judicialización del caso, sino su mera politización”. 

Es fundamental que un gobierno que aspira a ser democrático, pueda tener en cuenta la importancia de encauzar asuntos cómo el caso Lozoya ante las instituciones de procuración e impartición de justicia, ya que la argumentación para llegar a una determinación judicial (sentencia, autos, etc) requieren de una formación lógica basada en evidencia y construcción fáctica, cuestión distinta a una índole política que responde a intereses específicos. Como bien escribió Francesc de Carreras en el diario español El País: “[…]Politizar la Justicia no significa que los políticos sean juzgados por incumplir las leyes sino que los jueces, en el ejercicio de su cargo, tomen decisiones que son propias de los políticos, de los representantes del pueblo, vulnerando así un principio clave del Estado de derecho, el de la independencia judicial, según el cual la función judicial consiste únicamente en aplicar la ley y sólo así puede justificarse que el poder de los jueces es democrático” (2017). 

Estas viejas y tan arraigadas prácticas de evitar una verdadera búsqueda de la justicia ante casos que involucren políticos mexicanos, nos permite reflexionar sobre la necesidad de transitar a una nueva forma de concebir la justicia ante este tipo de casos. Esto es muy importante para establecer precedentes y detectar flagelos en las instituciones públicas para garantizar una no repetición de hechos de corrupción, pero es igual de relevante exigir desde la sociedad que estos asuntos no se queden en la “justicia mediática” que erosionan los argumentos y la esperanza de construir una verdadera democracia y estado de derecho. 

Si se conoce todo sobre el caso Lozoya, se gana mucho; dice AMLO sobre filtración

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó este jueves su llamada a hacer pública toda la información relativa al proceso que se sigue contra Emilio Lozoya, quien fuera director de Petróleos Mexicanos. Esto luego de que se haya filtrado la denuncia del exdirectivo ante la Fiscalía General de la República (FGR). En ella, relata paso a paso cómo se fraguaron presuntamente los pagos en los que menciona a personajes de todos los niveles gubernamentales.

En este caso del señor (Emilio) Lozoya vamos a ganar mucho si se garantiza el derecho a la información, que se ‘ventilen’ estas cosas, dijo en su conferencia de prensa desde Zacatecas.

Sobre ese documento, el titular del Ejecutivo comentó que aún no lo lee por completo.

No la terminé de leer porque son 63 páginas y además me estaba yo desvelando y no quería tener pesadillas por lo que estaba yo leyendo, porque sí está escandaloso“, agregó.

El titular del ejecutivo subrayó que la filtración del documento, de la cual se deslindó la Fiscalía General de la República, debe ser investigada. En el mismo sentido, Obrador remarcó que, si se prueban las acusaciones contenidas en el documento, los involucrados deben devolver lo robado.

Con información de El Financiero

Investiga FGR filtración de denuncia de Lozoya

Comparte este artículo:

La Fiscalía General de la República informó que inició una investigación por la filtración de una copia certificada de la denuncia que Emilio Lozoya presentó por diversos actos de corrupción que involucran a Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Carlos Salinas de Gortari, Ricardo Anaya, Luis Videgaray y José Antonio Meade, entre otros.

En un comunicado, la Fiscalía rechazó que algún miembro de dicha institución proporcionara el documento a medios de comunicación, por lo que inició formalmente la carpeta de investigación correspondiente.

“La copia de la denuncia presentada por Emilio ‘L’ ante esta Fiscalía que está circulando en los medios de comunicación, no fue proporcionada a ninguno de ellos por esta Institución; se ha iniciado la carpeta de investigación correspondiente”, se lee en el mensaje de la FGR en redes sociales.

Cabe recordar que la denuncia de Emilio Lozoya señala a al menos 16 exfuncionarios, entre ellos 3 expresidentes y varios exsecretarios de Estado, que participaron en diversos ilícitos relacionados a los casos Odebrecht, la compra de la planta Agronitrogenados y la entrega de sobornos para la aprobación de la Reforma Energética.

Rechaza Pancho Domínguez haber recibido dinero de sobornos

Comparte este artículo:

Esta mañana, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, frente al presidente, López Obrador, insistió en denigrar la figura de Emilio Lozoya, quien lo ha señalado de haber recibido sobornos millonarios de la constructora Odebrecht para aprobar la reforma energética.

No se puede creer en la palabra de un delincuente confeso y hoy doy la cara aquí y ante la autoridad”, ha dicho. “Sus declaraciones valen lo que su prestigio: nada“, ha señalado el gobernador.

Por mi parte no tengo nada que temer, nada de que avergonzarme y nada que ocultar. No había necesidad de darme dinero para obtener un voto que ya se tenía por convicción personal (…) los dichos de Lozoya son una infamia “, ha insistido a dos metros de Obrador el gobernador.

De acuerdo a Domínguez, las acusaciones contra él por haber recibido millonarios pagos durante su etapa en la que fue senador del PAN son ataques políticos por su buen desempeño al frente de Querétaro. “No se puede creer a un delincuente confeso y detrás de esto hay una intención política. Atacan a un gobernador de oposición bien calificado“, ha insistido.

Domínguez  se ha colocado en el centro del debate desde que el domingo pasado se conoció un vídeo filtrado en el que se ve a su secretario particular recibiendo varias maletas de dinero de un supuesto funcionario de la empresa pública Petróleos Mexicanos en lo que parece ser una oficina del Senado. A pocas horas de esto, Dominguez cesó al funcionario y dijo que desconocía sus manejos, lo que fue interpretado como una aceptación tácita de que las imágenes difundidas eran reales, lo que dio argumentos a López Obrador para criticar con dureza la corrupción rampante en el país hasta su llegada.

Pese a la enérgica defensa del gobernador, el problema se ha extendido luego de que este martes se dio a conocer una nueva filtración de la prensa con detalles de un segundo pago. Se trataría de una nueva entrega de 84 millones de pesos (casi cuatro millones de dólares) efectuada entre abril y julio de 2014, un dinero que vendría de Luis Meneses Weyll, el responsable de Odebrecht en México.

En dichas acusaciones se relata que el exdirector de Pemex entregó  164 millones de pesos, en dos pagos a distintos legisladores panistas, entre ellos: Domínguez, Ernesto Cordero y Ricardo Anaya. Del mismo modo, se menciona a Luis Vega, encargado de finanzas del PRI y al gobernador de Puebla Miguel Ángel Barbosa, miembro destacado de MORENA quien ha rechazado también las acusaciones. 

 

Lozoya señala a Anaya, Barbosa y Cordero de recibir sobornos

Comparte este artículo:

El exidrector de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozota, dio a conocer en sus declaraciones de hechos del caso Odebrecht que entre el 2013 y 2014 fueron entregados alrededor de 80 millones de pesos a siete legisladores del Congreso de la Unidón para la aprobación de la Reforma Energética, esto de acuerdo con lo comentado con el noticierio de Ciro Gómez Leyva en Imagen.

Los legisladores implicados en esta acusación según Lozoya son: Ricardo Anaya, Miguel Barbosa, Ernesto Cordero, Francisco Domínguez, Jorge Luis Lavalle, David Penchyna y Salvador Vega Casillas. Resaltando que Barbosa y Domínguez son actualmente gobernadores de Puebla y Querétaro respectivamente. 

Se habla que los 80 millones de pesos habrían sido entregados en siete exhibiciones diferentes y en diversas ubicaciones:

En diciembre del 2013

La primera: por 10 millones de pesos y en la Torre Hares.

La segunda y tercera: por 900 mil pesos y 13 millones de pesos, respectivamente, sucedieron en una oficina alterna de Pemex, ubicada en Montes Urales.

En 2014

Cuarta entrega: A principios de ese año con un monto que ascendió a 12 millones 800 mil pesos, en la oficina ya mencionada.

Quinta entrega: En febrero de ese año se entregó la misma cantidad en la oficina de Montes Urales.

Finalmente, en la sexta y la séptima entrega (hechas en marzo y abril) se otorgaron, respectivamente, seis millones 400 mil pesos y 12 millones 800 mil pesos en el mismo sitio.

Por último, se señala que Lozoya cuenta con acuses de recibido de las transacciones ya mencionadas.

Con información de El Financiero