Enrique Peña Nieto, el presidente menos aprobado de los últimos 24 años

Comparte este artículo:

Enrique Peña Nieto será recordado, entre otras cosas, por ser el presidente más desapobrado por las y los mexicanos, a dos días de terminar su administración, el 68 % de las y los ciudadanos considera que su trabajo no alcanza una calificación aprobatoria.

Lo anterior es el resultado de la encuesta realizada por el diario Reforma sobre la evaluación final del trabajo del presidente Enrique Peña Nieto.

Los resultados revelan que el 68 % de los encuestados reprueban el trabajo de la administración saliente, contra el 21 % que opina lo contrario.

Esto coloca al aún presidente como el peor calificado de los últimos 24 años ya que, de acuerdo con Reforma, ninguno de sus tres antecesores alcanzó tales niveles de desaprobación. Ernesto Zedillo fue aprobado por el 69 % de los ciudadanos y reprobado por el 21%; Vicente Fox logró la aprobación del 61 % y la desaprobación del 28 %, y Felipe Calderón fue aprobado por el 61 % y reprobado por el 31 %.

Respecto a los temas prioritarios del país, entre el 62 y el 69% de los encuestados consideran que la violencia, la inseguridad pública, la corrupción en el gobierno y la pobreza, aumentaron durante el sexenio.

La percepción negativa de la ciudadanía sobre estos temas tiene fundamento en las cifras oficiales ofrecidas por la actual administración. Tan solo el último año del sexenio Peña Nieto será el más violento del que haya registro oficial en México.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), los homicidios intencionales en 2018 ya cobraron más de 28 mil 500 víctimas.

Según el SESNSP, en lo que va del año al menos 95 mujeres y hombres son asesinados todos los días en México, es decir, un promedio de casi 4 víctimas por hora. Es un nivel que no se alcanzó ni siquiera en los años 2011 y 2012, los más violentos del sexenio de Felipe Calderón.

Por otro lado, el 65 % de los encuestados califican a la administración de Peña Nieto como  un “mal gobierno”; solo el 10 % lo consideran un “buen gobierno”, y el 24 % cree que fue “ni bueno, ni malo”.

En cuanto a temas como educación, trabajo, salud, corrupción, economía y combate a la pobreza, la opinión de las y los mexicanos también es negativa. Los porcentajes de quienes consideran que no hubo avances en esos rubros son los siguientes:

Combate a la corrupción: 88 %; combate al narcotráfico: 85 %;  economía: 84 %; combate a la pobreza: 83 %; seguridad pública: 82 %; creación de empleos: 73 %; derechos humanos: 69 %; libertad de prensa: 67%; salud: 60 %, y educación 59 %.

Ante este panorama general, el 61 % de los encuestados considera que el país va por mal camino y solo el 14 % opina lo contrario.

Con la inminente entrada de una nueva administración las personas consultadas contestaron que los temas de atención prioritaria son: la inseguridad pública; la economía; la corrupción, y la  pobreza.

Los resultados de esta encuesta concuerdan con los presentados hace unos días por El Financiero, en la que el solo el 24 % de las y los consultados aprueban su trabajo. Igualmente Consulta Mitofsky informó que durante sus últimos tres meses de gobierno, el presidente Enrique Peña Nieto subió 6 puntos su aprobación, para llegar solo a 24%. Mitofsky también resaltó que el priísta cierra como el mandatario con la aprobación más baja de los últimos cuatro sexenios.

La administración de Enrique Peña Nieto termina este viernes 30 de noviembre y el sábado 1 de diciembre el cargo pasará a manos del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Anuncia AMLO consulta nacional para Guardia Nacional y juzgar a ex presidentes

Comparte este artículo:

El Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer en una entrevista con la periodista Carmen Aristegui que hará una consulta popular de tres temas: la investigación a los ex presidentes mexicanos por temas de corrupción, tener como asesores al grupo de empresarios que anunció unos días y la creación de la Guardia Nacional.

“¿Crees que Andrés Manuel debe de promover que se juzgue para que haya justicia y no sólo se persiga a chivos expiatorios y se revisen las responsabilidades en delitos de corrupción y otros a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón y a Peña Nieto? ¿Sí o no?”, planteo López Obrador sobre la primera pregunta.

Además se comprometió a consultar sobre la creación de la Guardia Nacional.

“Vamos a hacer tres. Y de una vez en el caso de la primera: Yo estoy a favor, no voy a hacer en este asunto, porque son mis planteamientos, no voy a ser imparcial, quiero informar bien a la gente, y los opositores que también hagan lo propio”, dijo el futuro mandatario sobre su grupo asesor de empresarios.

Cabe mencionar que en la entrevista con Aristegui, el político tabasqueño se mostró renuente a investigar casos de corrupción, justificándoselo que se conspiraría en contra de la estabilidad política del país y que se desataría la confrontación.

Por su parte, el analista de negocios, Enrique Galván Ochoa, le preguntó sobre el juicio a Joaquín “el Chapo” Guzmán y las acusaciones contra Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

López Obrador, contesto que se esperaría a las pruebas para poder dar una opinión con objetividad.

#ElTalónDeAquiles: “Los Siete Pecados Capitales de Enrique Peña Nieto”

Comparte este artículo:

El cambio generacional es importante porque supone innovación. El refrescante (aunque limitado) “Pacto por México”, un acuerdo inter-partidario suscrito en diciembre de 2012, que permitió reformas estructurales en educación, telecomunicaciones, y energía, encarna el potencial de Enrique Peña Nieto (EPN) para renovar la política de su país, e ilustra también su fracaso. Pocos son los avances en los ejes de acción definidos en esa iniciativa: el fortalecimiento del Estado, la ampliación de derechos económicos y sociales (democratización político-económica), y la participación ciudadana en el diseño, ejecución, y evaluación de políticas públicas. El primer pecado capital de EPN, un error usual en la política mundial contemporánea, es haber defraudado las esperanzas de cambio de sus votantes. 

En efecto, como líder partidario, su figura acongoja. Su candidatura al frente del Partido Revolucionario Institucional (PRI) es símbolo de una modernización fracasada. Siempre se podrá argüir que difícil es que una persona transforme sola estructuras internas que empezaron a ser erigidas noventa años atrás. Pero el sexenio 2012-18 es una suma de oportunidades perdidas para cambiar la avejentada y anacrónica cultura priista. “Casa Blanca”, el escándalo por la compra de propiedades por parte de la pareja presidencial, y que simboliza la inmortalidad de las arcaicas formas de hacer política, encarna el segundo pecado capital de EPN. Además de resucitar y perennizar un tema inscrito en el ADN del PRI corporatista -la corrupción- el caso recordó la prepotencia del PRI neoliberal. Nada malo hubo, según EPN: si el gobernante ofreció excusas… es por empañar “la credibilidad de la institución presidencial”. ¡Pues gracias!

La errática política exterior es su tercer pecado capital. Claro, desde que decidió mirar al norte, el México neoliberal de los años 1990s decidió dejar de ser uno de los países más ricos de América Latina para convertirse en el socio (requete) pobre de Norteamérica (reduciendo además a lo económico su mirada multidimensional internacional). Se acabaron las alianzas con los países andinos, la política autónoma hacia el Caribe y el rol de poder subregional en Centroamérica. Por supuesto, EPN no tiene vela en ese entierro, pero sí en cuanto a su fracaso en privilegiar, como lo prometió, el multilateralismo para disminuir la dependencia de Estados Unidos. A decir verdad, todos los presidentes de México desde Carlos Salinas son culpables de lo mismo. Lo que convierte hoy en capital este pecado, es el marco de la ascensión del presidente Trump. La repugnancia nacional y la vergüenza ajena ante el servilismo mexicano en el marco de la cuestión migratoria y de la renegociación comercial norteamericana, fue evidente. La popularidad de EPN nunca se levantará de los deslices diplomáticos cometidos entre 2016 y 2018. 

A nivel económico, un crecimiento anualizado de alrededor de 2% del Producto Interno Bruto (PIB) y el mantenimiento de la “estabilidad”, son a menudo mostrados como signos de éxito. Cierto es que el crecimiento del PIB mexicano a partir de 2014 es mayor que el de Latinoamérica, que el desempleo urbano abierto 2014-16 bajó en poco más de un punto porcentual, y que el salario medio real, aumentó. Pero los datos formales en un país en donde lo informal representa al menos 25% de la actividad económica son, en el mejor de los casos, parciales. Además, no solo México seguía siendo en 2017 uno de los países más desiguales de la región, sino que el número de pobres permaneció invariable durante el sexenio 2012-18 (43,6% de la población en 2016). Malgastar el potencial económico existente en México para implantar reformas progresistas tendientes a disminuir las desigualdades, es el cuarto pecado capital de EPN. Que alguien me explique por qué es un “éxito económico” dejar un país tan pobre como se le encontró.

La inseguridad ciudadana es sin duda una mancha indeleble de este sexenio, el cual inició con el loable objetivo de privilegiar la prevención sobre la confrontación. Se buscó así dejar de combatir al crimen organizado para esforzarse en disminuir la violencia colectiva que tanto aquejaba a la ciudadanía. Sin embargo, la realidad superó la ficción. Los 31,174 asesinatos cometidos en 2017 (la tasa fue de 25 homicidios por cada 100,000 habitantes) hacen de ese año el más mortífero de la historia del país. Peor aún, la tendencia en la violencia generada por los choques entre las autoridades policiales y militares, y los carteles de la droga, sigue siendo hoy, a la alza. El quinto pecado capital de EPN es cuantificable: los homicidios ascendieron en marzo de 2018 a 104,583, superando así los 102,859 registrados durante el sexenio de Felipe Calderón, durante el cual se desarrolló la infame “Guerra contra el Narcotráfico”.

Con la torpe gestión de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, su sexto pecado capital, EPN hizo exactamente lo contrario a lo firmado en el “Pacto por México”. En vez de reforzar el Estado, extirpó todo amago innovador. En vez de promover la democracia, repitió una hipótesis cuya veracidad fue categóricamente desmentida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): no es cierto que policías corruptos hayan entregado los estudiantes a grupos criminales, quienes los habrían incinerado en un basurero. Esta mentira perpetúa el manto de impunidad que protege a los culpables. En vez de suscitar la participación ciudadana en la formulación de políticas públicas, Ayotzinapa muestra la importancia que EPN dio a la transparencia, la imputabilidad política, y la vigencia del Estado de Derecho: ninguna.

El séptimo pecado capital de EPN, que lo sintetiza todo, es el haberse constituido en el reproductor de los vicios del pasado en vez de convertirse en el arquitecto de las aspiraciones de futuro. En una encuesta publicada en agosto de 2018, el 66,8% de la población desaprobó su gestión, mientras que tan solo 21,2% la aprobó. ¿Qué esperar dados los antecedentes aquí expuestos? México llega al desenlace de un interminable sexenio que la mayoría desea olvidar. Que la guerra contra Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se detenga. Es tiempo de suspirar y respirar, aunque sea por unos cuantos minutos. 

Fernando A. Chinchilla

Nuakchot (Mauritania), noviembre de 2018

Pagó el Cártel de Sinaloa millones de dólares a Genaro García Luna

Comparte este artículo:

Jesús Reynaldo Zambada García, mejor conocido como “El Rey” Zambada, aseguró que el ex Secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Felipe Calderón, Genaro García Luna, recibió millones de dólares en sobornos por parte del Cártel de Sinaloa, esto durante su cuarto día de testigo en el juicio contra Joaquín “el Chapo” Guzmán.

De acuerdo a “el Rey” Zambada, García Luna recibió 50 millones de dólares con el fin de que protegiera al Cártel de Sinaloa. Zambada García, dijo que el dinero fue reunido por los hermanos Beltrán Leyva entre 2006 y 2007.

Además de los 50 millones de dólares, la organización le dio 6.6 millones de dólares, detallo el ex narcotraficante. Siendo los primero 3 millones cuando García Luna era titular de la AFI en el gobierno de Vicente Fox y los 3.5 millones de dólares restantes cuando dirigió la Secretaría de Seguridad Pública.

No es la primera vez que García Luna es acusado de ser colaborador del narcotráfico. La periodista Anabel Hernández, había señalado al ex funcionario de ser colaborador directo del Cártel de Sinaloa. Además, Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, también había acusado a García Luna de haber recibido dinero del narcotráfico.

La violencia y el estado de excepción permanente

Comparte este artículo:

En su obra de cuatro volúmenes Homo Sacer, Giorgio Agamben plantea la gran paradoja a la que llegaron las democracias constitucionales en el siglo XX: el sacrificio de la vida individual en aras de la continuidad política. 

Retomando el argumento del jurista Carl Schmitt -al estado de normalidad le subyace, en todo momento, el estado de excepción en potencia-, Agamben señala la sujeción de la vida humana por parte del poder. Asimismo, alude al término foucaultiano de biopolítica como el control de la vida biológica por parte de la vida política. 

Para Schmitt, existe una diferencia entre el poder constituyente y el poder constituido. El primero es limitado y creado por el derecho, mientras que el segundo es ilimitado y extralegal, puesto que precede al derecho (Constitución). 

La formación del Estado es un acto político, es decir, nace a partir de la decisión originaria de un soberano para agrupar a un pueblo bajo un mismo orden normativo. Acto político que no se extingue una vez edificado el Estado, sino que se encuentra “aletargado y oculto” a lo largo de la vigencia de la Constitución. 

Por ello, una vez que la Constitución desaparece el poder político resurge y la voluntad de decisión se encuentra nuevamente activa. Por lo tanto, en periodos de excepcionalidad el poder político se impone nuevamente al derecho. 

El estado de excepción es un mecanismo jurídico integrado en muchas constituciones democráticas que busca la supervivencia del derecho a partir de la eliminación momentánea del derecho mismo. 

El estado de excepción se activa con el objetivo de preservar la vida política aunque ello implique el sacrificio de la vida individual. Ese fue el caso de Hitler, quien a partir del artículo 48 de la Constitución de la República de Weimar legitimó el Holocausto. 

En el caso mexicano, el artículo 29º constitucional especifica que la suspensión de garantías implica el retiro momentáneo de ciertos derechos individuales por el surgimiento de algún fenómeno que atente contra la supervivencia del Estado. 

Empero, cabe resaltar que la decisión de Calderón, continuada por Peña Nieto, de enfrentar militarmente al crimen organizado no implica un estado de excepción en términos jurídicos. Ello porque no se cumplieron con los requisitos estipulados en el artículo 29º constitucional.

De esa manera, el estado de excepción no proviene de un dispositivo jurídico, sino de la voluntad política del Ejecutivo. Por lo cual, desde que Calderón dio comienzo a la guerra en el 2006, México ha vivido en un estado de excepción informal y permanente.

Con la militarización del país la violencia se ha disparado, así como el número de denuncias de violaciones a derechos humanos por parte de los cuerpos castrenses. El artículo 29º establece que no podrá violarse el derecho a la vida; sin embargo, como señalamos, la suspensión de garantías no se encuentra activa.

El combate contra el crimen organizado se gesta en un espectro extrajurídico en el cual reina la voluntad política del soberano, es decir, del Presidente, en tanto jefe máximo de las fuerzas armadas. 

Ahora, judicializar dicho combate no implica la solución del problema. Lo único que genera la Ley de Seguridad Interior es la legalidad del estado de excepción permanente. Si ya contábamos desde Calderón con el arraigo (dispositivo aberrante de nuestro sistema jurídico), ahora los cuerpos militares podrán hacer uso, en su facultad de vigilancia, de “cualquier método de recolección de información”, por ejemplo.

Por ello, la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) es reconfortante. En un nuevo acto de protagonismo, lo que Soussa Dos Santos llama el fenómeno de la judicialización de la política, la Corte no sólo encontró inconstitucional la Ley, sino que la declaró invalida. 

La militarización del país ha empeorado la situación de violencia en México. Los gobiernos de Calderón y Peña Nieto subestimaron la compleja estructura criminal y su imbricación en la sociedad. El combate frontal resultó ser un fracaso.

La próxima propuesta debe ser integral, construida sobre la base de la legalización de la mariguana, el fortalecimiento de las autoridades civiles y el robustecimiento de la procuración de justicia. 

Lamentablemente, el gobierno entrante no parece prever eso. El octavo punto del Plan Nacional de Paz y Seguridad de López Obrador establece la creación de un cuerpo militarizado encargado de la seguridad pública: la Guardia Nacional. No parece que los militares vayan a regresar a sus cuarteles.

Es alrededor de este tema, el de mayor trascendencia para nuestro país, que la sociedad civil debe agruparse y presionar al nuevo gobierno. No existe otro problema más importante y urgente que el de la violencia. Se deben sumar esfuerzos para acabar con la guerra. Frente a este problema, el aeropuerto y la reacción de los mercados son nimiedades. 

Amonesta juez a defensa por declaración de sobornos

Comparte este artículo:

Un juez federal estadounidense amonestó al defensor del narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, tras un alegato inicial en el que se acusó a dos presidentes mexicanos de aceptar sobornos.

Los fiscales en el juicio al solicitaron al juez Brian Cogan que desestimara el alegato inicial en el juicio a Guzmán por estar “imbuido de argumentos indebidos, defensas afirmativas inadvertidas y habladurías inadmisibles”.

El juez Cogan se abstuvo de desestimar el alegato, pero amonestó al abogado Jeffrey Lichtman por haberse “apartado de pruebas directas o indiciarias”. Dijo que dará instrucciones al jurado para que se concentre en las pruebas.

“Su alegato inicial emitió un pagaré que su caso no va a cobrar”, dijo el juez y calificó el argumento de engañoso.

En su alegato el martes, Lichtman dijo al jurado que los fiscales estadounidenses soñaban desde “hace décadas” con condenar a Guzmán y añadió que “el mundo se enfoca en esta figura mítica de ‘El Chapo’.

Lichtman dijo que su defendido no era el verdadero líder de un cartel que enviaba toneladas de cocaína a Estados Unidos. Trató de echar la culpa a Ismael “El Mayo” Zambada, otro notorio jerarca del cartel de Sinaloa. Zambada está prófugo en México, dijo Lichtman, gracias a sobornos que “llegan hasta lo más alto“, con cientos de millones de dólares pagados al presidente actual de México y algunos de sus predecesores.

“Este caso les obligará a descartar muchas de las cosas que les enseñaron acerca de cómo funcionan los gobiernos y cómo se comportan, los gobiernos en América del Sur y Central y México e incluso Estados Unidos“, dijo Lichtman. “Este caso les obligará a abrir sus mentes a la posibilidad de que los funcionarios de gobierno en los más altos niveles pueden ser sobornados, pueden conjurar para cometer crímenes horribles… y que los agentes de la ley en Estados Unidos también pueden ser corruptos”.

Un vocero del presidente mexicano Enrique Peña Nieto calificó las denuncias de “completamente falsas y difamatorias“. El expresidente Felipe Calderón dijo que eran “absolutamente falsas y temerarias”.

Guzmán, que se encuentra en encierro solitario desde su extradición a Estados Unidos a principios del año pasado, se declaró inocente de amasar una fortuna enorme mediante el contrabando de toneladas de cocaína y otras drogas en una enorme cadena de suministro que llegaba hasta muy al norte de Estados Unidos.

Guzmán era una figura mítica en México que ha sido comparado con Al Capone y Robin Hood y es festejado en baladas conocidas como narcocorridos. Es de baja estatura y su apodo significa corto de estatura.

Lichtman reanudó su alegato el miércoles diciendo que “el mito de El Chapo” es “muy fuerte”. Dijo que los policías que lo arrestaron le pidieron su autógrafo en billetes de 100 dólares.

“El señor Guzmán disfrutaba de la publicidad”, dijo Lichtman. “Disfrutaba de la notoriedad”.

El abogado defensor dijo que los testigos de cargo eran mentirosos que buscaban reducir sus propias condenas. “Son gente que ha mentido a diario”, dijo. “Están aquí porque quieren salir de la cárcel como sea”.

Gobierno de Peña Nieto y Calderón Hinojosa niegan sobornos del cártel de Sinaloa

Comparte este artículo:

Luego de que se diera a conocer que el abogado de Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán afirmó que el cártel de Sinaloa pagó millonarios sobornos al presidente Enrique Peña Nieto y su antecesor, Felipe Calderón, ambas partes respondieron que las afirmaciones son falsas.

El vocero del gobierno de la República, Eduardo Sánchez, recordó en su cuenta de Twitter que el gobierno de Peña Nieto persiguió, capturó y extraditó al capo y aseguró que las afirmaciones son “falsas y difamatorias”.

En tanto, el exmandatario aseguró en la misma red social que las acusaciones de la defensa del capo son “falsas y temerarias”.

“Ni él, ni el cártel de Sinaloa ni ningún otro realizó pagos a mi persona” indico el exmandatario a traves de su cuenta de Twitter

Revela defensa de “el Chapo” sobornos a EPN y FCH

Comparte este artículo:

En el primer día de juicio, la defensa de Joaquín Guzmán Loera “el Chapo”, aseguró que el Cártel de Sinaloa sobornó al Presidente Enrique Peña Nieto y al ex Presidente Felipe Calderón, con el objetivo de evitar la detención de Ismael “el Mayo” Zambada.

Jeffrey Lichtman, abogado del narcotraficante, afirmó que el Cártel pagó millonarios sobornos al actual Presidente de México y a su antecesor.

“Lo diré de nuevo: el actual y el previo Presidente de México recibieron millones de dólares en sobornos”, dijo Lichtman en la Corte Federal de Brooklyn.

Por otro lado, el defensor acuso¡ó a los gobierno de México y Estados Unidos de confabular con “El Mayo” Zambada para incriminar a Guzmán como líder del Cártel.

Durante su alegato inicial ante el jurado, la defensa del capo sinaloense, argumento que es un chivo expiatorio utilizado desde 1993 para cubrir al Cártel de los Arellano Félix y a Zambada. Además, afirmaron que en 1993, el Cardenal Juan Jesús Posadas fue asesinado en confabulación entre los Arellano Félix y el Gobierno mexicano porque tenía información sobre la corrupción gubernamental y si asesinato fue usado para incriminar a “El Chapo”.

Litchman, aseguró que Guzmán es un hombre sin importancia en el mundo del tráfico de drogas, su imagen es un mito y que el verdadero líder del Cártel es Ismael “el Mayo” Zambada.

Por otro lado, la Fiscalía, alegó que desde que cumplió 15 años, Guzmán se dedicó a la producción de marihuana y amapola. Además, el fiscal Adam Fels, describió a “el Chapo” como un genio criminal que empezó desde una comunidad pobre de Sinaloa hasta volverse un líder mundial del tráfico de droga.

La Fiscalía con sede en Nueva York busca probar que Guzmán fue líder al Cártel de Sinaloa, y que bajo su mandato, se traficaron cientos de toneladas de drogas a los Estados Unidos, que comandó un ejército de sicarios y asesinó al menos a dos personas.

El expresidente Felipe Calderón renuncia al PAN

Comparte este artículo:

El expresidente Felipe Calderón renunció esta tarde al Partido Acción Nacional.

La noticia fue difundida por la dirigencia nacional del PAN, quien en un comunicado lamentó la dimisión.

En una carta entregada a la dirigencia nacional, Calderón Hinojosa argumentó que renuncia al cargo porque “la camarilla que controla al partido ha abandonado por completo los principios fundamentales, las ideas básicas y las propuestas del PAN, y no le interesa sostenerlos, actualizarlos o fortalecerlos”.

Calderón Hinojosa renunció unos minutos antes de concluir la jornada interna por la dirigencia nacional, en la cual comentó que votó por el candidato Manuel Gómez Morin, por respeto al esfuerzo que está realizando.

El ex presidente advirtió que la manipulación del padrón interno anula cualquier posibilidad de cambio en el PAN.

El pasado jueves, Felipe Calderón anunció que buscará crear un nuevo partido en 2019 ya que el PAN dejó de ser opción ante el nuevo gobierno porque está controlado por una camarilla.

#HojaDeRuta: “Como hablarle a la pared”

Comparte este artículo:

“Como hablarle a la pared”, solían decir madres y padres cuando se referían a peticiones o instrucciones ignoradas por los hijos. Seguramente la frase seguirá siendo usada en las aulas cuando los docentes desesperan con la clase. “Te sale por un oído y te entra por el otro”, es otra del arsenal de amonestaciones. 

La inhabilidad de comunicarse lleva a la desesperación. No ser escuchado por otros resulta frustrante, pero esta cerrazón se ha vuelto un elemento cada vez más común al momento de entender y transmitir lo político.

Actualmente surgen cada vez más grupos de lo que denomino “audiencias pared”, es decir, aquellas donde los mensajes no pasan, donde las ideas rebotan, donde los hechos se estrellan. El consumo y reproducción de las noticias falsas tiene un importante componente de ignorancia y falta de sentido crítico, pero el apoyo a la “posverdad” y sus personajes podría tener un trasfondo moral.

¿De qué manera puede explicarse que un personaje como Donald Trump, acusado de faltas como fraude fiscal, misoginia, racismo y abuso sexual -por listar algunas- haya ganado la presidencia de la principal economía del globo? ¿Cómo puede ser que Jair Bolsonaro, un político abiertamente misógino, homófobo y partidario de la tortura y el autoritarismo esté a un paso de ganar la presidencia de Brasil?

La respuesta podría encontrarse en parte en la teoría de que la mente funciona a base a encuadres (frames), que son básicamente las ideas con las que entendemos el mundo, y esas ideas son en esencia postulados morales. 

Uno de los principales estudiosos del framing político es George Lakoff, profesor de lingüística de la Universidad de California en Berkeley. Lakoff argumenta que la derecha ha venido ganando la batalla del discurso a la izquierda (entendida en el contexto norteamericano como el pensamiento progresista) porque esta última ha cometido el error de intentar correrse a un centro que realmente no existe, debilitándose en el proceso. 

En contraste, los conservadores son más audaces y duros al expresar su visión, primordialmente debido a que hablan desde una posición moral y apelan a los valores de sus votantes. Los progresistas buscan usar las armas de la razón y los hechos, pero estas no funcionan ante personas que están siendo atraídas e inspiradas por postulados morales.

De esta manera, puede explicarse que haya una audiencia que defienda a capa y espada la Guerra contra el Narco de Felipe de Calderón, ignorando o justificando las muertes y violaciones a derechos humanos: quizá consideraban que las personas que estaban muriendo “se lo buscaron”, “son criminales”, “se lo merecían”. Alguna vez escuché decir a un supuesto líder de la sociedad civil que “los derechos humanos son para las personas derechas” ¿Qué es eso, sino un postulado moral?

Lakoff explica la visión conservadora de la política estadounidense bajo la figura del “padre estricto”, donde la autoridad es vista como vertical, la disciplina como necesaria e incluso parte de una expresión “amorosa”, el mundo como un lugar peligroso que se explica por jerarquías: ricos sobre pobres; adultos sobre niños; occidente sobre el resto del mundo; hombres sobre mujeres; heterosexuales sobre homosexuales. Este tercio de la población que se identifica con esta lógica constituye casi en su totalidad la base Trumpista, volviéndose inmunes a hechos y datos, pues estos se estrellan contra la pared de una visión moral llevada cada vez más al extremo.

¿No habrá una escalofriante similitud con la reacción virulenta de una buena parte de la opinión pública mexicana ante la caravana de migrantes centroamericanos? Resulta vergonzante ver cómo se espetan insultos y agresiones que son casi un espejo de los insultos que en su momento Trump lanzó contra los mexicanos, para nuestra indignación generalizada ¿Cuál es el encuadre político-moral de las personas que consideran que los migrantes son flojos, pobres, morenos, de un país pequeño y quién sabe qué características más que los vuelven, a sus ojos, inferiores?

El Maestro Eric Hobsbawm tituló a su estudio del Siglo XX “la edad de los extremos”, analizando las catástrofes causadas por el socialismo de Estado, los nacionalismos fascistas y el capitalismo. Esos “extremos” parecen despertar de nuevo, pues todo indica, nunca fueron erradicados, sino que entraron a un sueño profundo que esperaba las condiciones oportunas para resurgir. 

La batalla por el pensamiento progresista, por el humanismo, la ciencia, los hechos y la verdad; por la razón misma, pasa en gran medida por el encuadre, es decir, las palabras que elijamos para articular nuestro pensamiento y posturas políticas. 

Tenemos que comunicarnos conectados con nuestros valores, asumiendo sin miedo la defensa de la moralidad progresista, de otro modo, le seguiremos hablando a la pared. Como lo escribió Alfonso Reyes: “Defended, contra las nuevas barbaries, la libertad del espíritu y el derecho a las insobornables disciplinas de la verdad”.