México ante Venezuela, ¿Tibieza, mesura o estrategia?

Comparte este artículo:

Para muchos, ha sido sorprendente la postura de México ante los recientes sucesos en Venezuela. Me atrevo a decir que a faltado un análisis sustancial, y que ha habido una especie de psicosis que distorsiona un poco los hechos y el estudio objetivo. La decisión de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de actuar conforme al principio de No Intervención, establecido en el art. 89 fracción X de la CPEUM, y retomar algunos elementos de la Doctrina Estrada, nos hablan de una neutralidad que podría significar tres cosas: tibieza, mesura, o estrategia.

 Después de apenas un mes de gobierno, sería irresponsable asegurar con cualquiera de estos calificativos. La política exterior de México se encuentra en etapa de delineación. Claro está, que esto no significa inhibirse o ignorar los eventos internacionales. Al contrario, las decisiones que se tomen ahora nos pueden ilustrar algunos signos del rumbo que tomará la Cancillería por los próximos 6 años (si es que hay continuidad respecto a un diseño y una ejecución congruentes). Hasta ahora, la línea había sido una agenda de derechos humanos. Sin embargo, ayer se optó por la neutralidad. ¿Por qué?

Si bien, la neutralidad no es una carta comodín, que se pueda aplicar ante cualquier evento para deslindarse, sí es una tradición en la historia de la política exterior mexicana. México no ha tenido el alcance político o la relevancia coyuntural para mediar en los conocidos conflictos internacionales como el árabe-israelí, pero sí ha tenido algunos destellos de liderazgo y de tercer partido mediador en sucesos en Latinoamérica, durante el siglo pasado.

Ahora, retomando la crisis de Venezuela. Hay una cantidad importante de factores que se están dejando fuera de las conclusiones de gran parte de la opinión pública:

El rol de Estados Unidos: su papel, y la carga geopolítica. Hay que recordar que sigue siendo Trump el que está a cargo del ejecutivo, y Pompeo como Secretario de Estado. Los mismos que se han caracterizado por una política exterior brusca y hasta imprudente. Los mismos que declararon a Jerusalén como capital de Israel, los mismos que presionan con el muro y sostienen declaraciones agresivas contra México. 

América Latina tiene una historia particular con EUA y sus intervenciones. No es la primera vez que este último apoya a alguna facción política en un asunto doméstico. Aunque en el discurso sea en aras de la democracia, es imposible prescindir de los puntos económicos y políticos. El reciente decremento en la influencia de EUA en Latinoamérica, y el interés en los abundantes recursos en Venezuela (particularmente petróleo), vuelven cuestionable el discurso pro-democracia y pro-derechos humanos de EUA. 

Ahora bien, las intenciones turbias de actores como EUA y Brasil en el reconocimiento de Guaidó no invalidan la urgencia y necesidad de esperanza para el pueblo venezolano. Bajo esta lógica, se podría argumentar de alguna manera que ¿los medios justifican el fin? ¿Si el apoyo de EUA a la oposición contribuye a que Venezuela vea luz en su crisis humanitaria, es válido a pesar de que se haga por los recursos y dominación política, y no realmente con fines democráticos y de DDHH? Tal vez sí. Y aquí es donde recae la complejidad para la toma de las decisiones.

Mantener relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro no se traduce en apoyar su régimen, sus acciones ilegítimas, las faltas a los derechos humanos, o las políticas extremistas. La no-intervención, y el discurso en los distintos comunicados emitidos por canales oficiales, explican la naturaleza de mesura de México.

Al aludir a la resolución pacífica de controversias, y a ofrecer -en conjunto con Uruguay- apoyo para procesos de diálogo y una respuesta diplomática, se puede perfilar a México como un posible mediador o tercer partido, que debe de ser neutro. Si se dan otros indicios de esto, se podría estar hablando de una estrategia diplomática que buscaría ayudar genuinamente al pueblo venezolano y a sus valores democráticos.

De no ser así, la mesura y prudencia de retomar el principio de no intervención y la Doctrina Estrada, podrían volverse un ejemplo de tibieza. Si la violencia sigue, México debe de condenar las faltas a los derechos humanos y pronunciarse con una postura más clara. De esto no queda duda.

Que quede claro: Venezuela no se merece a Maduro. El pueblo venezolano amerita el cese al sufrimiento, a la violencia, a la represión y al hambre. América Latina es más que dictadores y gobiernos autoritarios. Pero la desesperación no puede ganar, y se necesita una política exterior congruente y de estrategias. Que México reconozca a Guaidó, fácticamente, no hace la diferencia. Que México sea un partido neutro que pueda mediar, abogando por la solución pacífica de controversias, podría ser una ventana de esperanza. 

 

Monreal considera que México debe insistir en que Canadá forme parte del TLCAN

Comparte este artículo:

Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado de la República, considera necesario que México insista en que Canadá forme parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan).

“En las próximas horas se definirá el rumbo del entendimiento comercial (trilateral o bilateral) de nuestro País con EUA y, quizá, Canadá“, escribió Monreal Ávila en su cuenta de Twitter.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado señaló que: “Consciente de que Canadá tiene elecciones locales, México debe insistir en su incorporación, en el carácter trilateral original del acuerdo“, insistió.

El pasado viernes, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, informó que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, conversó con él para llamar a Estados Unidos al entendimiento por la difícil negociación del Tlcan.

AMLO explicó que recibió la llamada de Trudeau la noche del jueves y encargó dicha intervención al futuro canciller de México, Marcelo Ebrard, porque “no dará la espalda” al Gobierno de Canadá.

“Él (Trudeau) me pidió que interviniéramos para llamar al gobierno de Estados Unidos al entendimiento, nos comprometimos a eso pero solo usando buenos oficios en los dos casos porque queremos llevar una muy buena relación con Canadá, desde luego, y una buena relación con Estados Unidos“, indicó.

Asimismo, Justin Trudeau también le comunicó a Andrés Manuel que la negociación con EU se encuentra en una difícil situación, pero ya habían presentado una propuesta al Gobierno de Donald Trump y estaban en espera de una respuesta, es decir que no está cerrada la negociación.

Por su parte AMLO le manifestó al primer ministro de Canadá que seguirá insistiendo en el que el Tratado de Libre Comercio sea trilateral y expresó su deseo de que se llegue pronto a un entendimiento entre ambas naciones.

La Cumbre de Helsinki y la inesperada tibieza de Trump

Comparte este artículo:

Desde el triunfo de Donald Trump en las elecciones del 2016, sus decisiones y acciones han suscitado bastante polémica. En su política exterior, esto no es una excepción. Se ha rodeado de distintos escándalos y posturas que rompen con la línea política que normalmente llevaban los EEUU. La pasada reunión con Vladimir Putin en Helsinki, es un claro ejemplo de cómo Trump sigue estando lleno de sorpresas.

Y es que, esta cumbre tenía expectativas muy altas y era de suma importancia para ambos países. Para Rusia, después de una Copa del Mundo exitosa, con la que se logró mejorar la opinión pública de occidente sobre el país anfitrión, este encuentro representaba un acercamiento y una posible alianza, tal vez algo desesperada, buscando beneficios económicos. Para Estados Unidos, el espacio codiciado desde hace tiempo para hacer frente y cuestionar de manera crítica las acciones de su cuasi-adversario.

Aunque la Copa del Mundo haya brindado una imagen cálida, festiva y amigable del país, esto no permite olvidarse del régimen autoritario y de las faltas a derechos humanos cometidas en el gobierno de Putin. Y, el Presidente de Estados Unidos debería de tener bastante claro esto.

Si bien, era esperado que el evento fuera un diálogo pacífico y constructivo, en el que se podría mejorar la deteriorada relación bilateral, pocos esperaban la tibieza que reflejó Donald Trump. La agenda para la reunión incluía temas como la anexión de Crimea, la situación en Siria, el desarme nuclear, y la injerencia rusa en las pasadas elecciones presidenciales de EEUU. 

Trump se expuso tibio, sin mostrarse crítico, sin cuestionar a Putin y su régimen, sin acusarlo de las acciones anti-democráticas en otros países. No se mencionó Crimea (más que por el mismo Putin, justificando a Rusia); sobre Siria se resolvió trabajar en conjunto para limitar la presencia iraní y “garantizar la seguridad de Israel”; y, en cuanto a la injerencia en las elecciones de 2016, Trump afirmó que confía en la contundente negativa brindada con Putin, al mencionar que Rusia no tendría ningún motivo para realizar tal acusación. 

Especialmente esto último es lo que desconcertó a muchos, incluso de los suyos. Con estas declaraciones, invalida las investigaciones hechas por las agencias de investigación de su propio país, y desalienta la esperanza que muchos tenían de comenzar a ver reconfiguraciones del actual orden mundial. 

Aunque estamos acostumbrados a ver a Trump rodeado de polémica y opiniones encontradas, en esta ocasión su postura causó indignación incluso entre sus seguidores y los mismos Republicanos. Ya distintos líderes de gran importancia en el partido como John McCain, Bob Corker y Paul Ryan han externado su decepción sobre lo declarado en la conferencia de prensa, incluso considerando que el evento marca uno de los puntos más bajos en la historia presidencial del país. 

 Como mencioné, no es que se esperara una actitud belicista del encuentro. La relación bilateral entre Rusia y Estados Unidos definitivamente tenían que tomar otro rumbo en el que se incluyera cooperación y trabajo conjunto. Pero nadie esperaba esto. Fue una oportunidad totalmente desperdiciada para confrontar con un mensaje claro a un régimen autoritario y culpable numerosas faltas a los derechos humanos, bajo el mando de un líder autoritario, ante el que, el pasado martes 16 de julio, se cedió mucho terreno.

Guerra Comercial EUA vs. China

Comparte este artículo:

El martes la administración de Estados Unidos encabezada por Donald Trump impuso aranceles punitivos del 25% a exportaciones de China con un valor de 200,000 millones de dólares, tras recibir represalias de Beijing que a su vez fueron respuesta a aranceles del 10% que impuso EUA el viernes con un valor de 34,000 millones de dólares. Las alzas mutuas amenazan con destruir el comercio entre ambos países y generar inestabilidad en el comercio mundial por la relevancia que tiene el comercio entre la primera y segunda potencia en el mundo. 

Para darnos una idea de la magnitud del regreso al proteccionismo por parte de EUA, en 1990 los aranceles representaban el 30% del valor total de las importaciones de ese país mientras que en 2016 no llegaba ni al 2% siendo el nivel más bajo desde 1776. Actualmente el déficit comercial entre EUA y China ronda los 335 mil millones de dólares, lo que representa un máximo histórico pero no necesariamente es algo malo para la economía norteamericana ya que parte importante de ese número son insumos que importa EUA para producir productos norteamericanos para la exportación y que generan miles de empleos anualmente a menores costos. Según The Trade Partnership estos aranceles afectarán de entrada 400,000 empleos estadounidenses. 

Menos competitividad y perder ventaja en precios son amenazas latentes, que podrían enfrentar ambos países si continúan imponiéndose aranceles de forma irresponsable. Aunque si bien todos los países deben proteger la apertura de ciertos sectores de la economía por proteger su seguridad nacional o por estrategia tampoco es cierto que querer regresar a las políticas del pasado hará que Estados Unidos sea “great again” como antes. Sigue siendo un gran país en muchos sentidos, la diferencia es que la competencia y el auge económico de nuevas potencias económicas sobre todo en Asia merma su poderío económico histórico global. 

El presidente de EU no sabía de la reunión de su hijo con abogados rusos

Comparte este artículo:

El hijo del presidente de Estados Unidos,Donald Trump Jr,  dijo este martes que no le había comunicado a su padre Donald Trump acerca de la reunión que sostuvo con una abogada rusa quien le dijo que podía ayudar en la campaña electoral.

Donald Trump Jr, su cuñado Jared Kushner y el presidente de la campaña de su padre, Paul Manafort, se reunieron con la abogada rusa Natalia Veselnitskaya en la Trump Tower, Nueva York, en junio de 2016.

Donald Trump Jr aseguró que la reunión con la abogada rusa, “no fue nada” pero admitió que debería haberla manejado de manera diferente. La abogada rusa es acusada de tener vínculos con el Kremlin y contar con información que empañara la campaña de la entonces candidata opositora a Trump, Hillary Clinton.

“Quiero decir que ni siquiera me acordaba (de la reunión) hasta que ustedes empezaron a indagar. Yo ni siquiera lo hubiera recordado hasta que ustedes empezaron a rastrear estas cosas. Fueron, literalmente, 20 minutos perdidos, una lástima”, explicó.

Las autoridades de EU están investigando supuestas intromisiones rusas en las elecciones estadounidenses.Desde que fue elegido, el presidente Trump ha debido enfrentar acusaciones de sus vínculos con Rusia para intentar sabotear la campaña de Clinton.

Venezuela propone proyectos a México

Comparte este artículo:

Luis Videgaray fue elegido como presidente de la 47 Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), en Cancún, Quintana Roo, durante la cual se espera que la crisis de Venezuela sea abordada.

Videgaray aseguró que México confía en el sistema interamericano de Derechos Humanos.

“Me quiero referir, si me lo permiten brevemente, es al fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos, México es un país que cree en el sistema interamericano de derechos humanos y en el escrutinio internacional, como un poderoso instrumento de cambio”, dijo el canciller mexicano.

Por otro lado, Delcy Rodríguez, la canciller de Venezuela, pidió de nuevo el respeto a la soberanía de su país y criticó a sus homólogos que piden al presidente Nicolás Maduro reconsiderar su convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente y el cese de las hostilidades.

“¿A qué están llamando en Venezuela?,  ¿a la guerra, es eso lo qué quieren para nuestro país?, ese escenario que promueven no va ha suceder, respeten la soberanía, exijo respeto a los sumisos del país hegemón de la región”, dijo la canciller venezolana.

Rodríguez presentó  a México diez proyectos de resolución.Dentro de ellos hay uno sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y otro para rechazar la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

 

México listo para el TLC

Comparte este artículo:

Querétaro, México(18 de Mayo 2017).- El Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que México esta listo para renegociar el Tratado de Libre Comercio (TLC), luego que el Gobierno de Estados Unidos envió  una notificación formal al Congreso.

Peña Nieto indicó que el plazo de 90 días para arrancar las pláticas formales van a crear las condiciones para llegar a un acuerdo entre los tres países: México, Estados Unidos y Canadá. Se espera llegar a una negociación.

“Tenemos la confianza en llegar a un buen acuerdo o una modernización del TLC, que tiene más de 20 años y evidentemente hay condiciones para tomar oportunidad de los cambios, de los avances tecnológicos  y del comercio electrónico” aseguró el Mandatario.

El Presidente dijo que su Gobierno va a insistir en que México, Estados Unidos y Canadá tienen una vasta oportunidad, en donde empresarios buscan beneficios mutuos de protección, crecimiento, desarrollo y competitividad de América.

Dentro del marco del “Centenario de la Constitución”, Peña Nieto tuvo la oportunidad de compartir la noticia del TLC y además de inaugurar el Macrolibramiento, obra que mide 86 kilómetros y costó 5 mil 755 millones de pesos. Esta obra es una promesa va a potencializar el comercio en la zona centro y norte del País.

Carta a Fidel

Comparte este artículo:

Adiós Fidel. Te vas abucheado y aplaudido por muchos. Seguido, alabado, odiado y perseguido.

La muerte de alguien como tú hace que los actos hechos en vida sean juzgados con benevolencia por muchos, pero América Latina tiene memoria. No olvidaremos el imperialismo que llevo a la ruina y pobreza absoluta en Cuba, tampoco olvidaremos el famoso “Comes y te vas” del expresidente Fox y mucho menos olvidaremos su dependencia completa ante la Unión Soviética y la ausencia de democracia en el país cubano. Pobreza, inseguridad, desempleo y futuro político incierto.

Toda tu vida dividiste opiniones del público, hoy me pregunto cuál sería tu opinión mirando hacia atrás, ¿habría remordimiento?, ¿estarías orgulloso? ¿satisfecho de lo logrado? Nunca lo sabremos

¿Qué se pondera más en la balanza? ¿Salud sobre bienestar? ¿Educación sobre poder adquisitivo? Ni muy muy, ni tan tan.

Lo que si es cierto, es que hoy se puede llegar a un acuerdo entre quienes te aman y quienes te odian. Para bien o para mal, fuiste un referente de la izquierda a nivel mundial y quizás uno de los líderes más importantes del siglo XX. Marcaste época e intentaste a tu manera, defender la soberanía de los cubanos.

 




Nos dejas al odiado Nicolás Maduro, el hijo no deseado de una relación estrecha con Venezuela. Y por supuesto que aquí en México nos quedamos con Andrés Manuel López Obrador, otro hijo abandonado que en sus sueños más profundos desea ser reconocido como tú, olvidando que su temperamento ante la derrota y la doble moral no le ayudan a cumplir sus deseos maquiavélicos.

 




Decías que no morirías hasta ver a Estados Unidos de América derrotado y probablemente lo cumpliste, con Donald Trump como presidente electo esa posibilidad no es ajena a la realidad.

Vienen nuevos tiempos para Cuba. Internacionalización, apertura económica, globalización y democracia. Con tu muerte se rompe la burbuja del tiempo, después de 55 años se cierra el ciclo de Fidel Castro.

Y así te decimos adiós Fidel, con tus victorias y errores te vas. Y allá donde estés descansa en paz, hazlo mientras Cuba por fin florece.

Si no nos vemos, pues nos escribimos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Y a todo esto, ¿cuál es nuestra responsabilidad?

Comparte este artículo:

Ya se han dicho muchas cosas en contra del nuevo Presidente electo de los Estados Unidos de América, nuestro némesis, nuestro enemigo público y no sé qué otra sarta de insultos, apodos e imágenes se le han adjudicado.

El tema que no se ha tocado es nuestra responsabilidad ante el fallo que dio la ciudadanía estadounidense legitimando a Donald Trump como su presidente, es cierto que el señor recitaba un discurso de odio y racismo cada vez que podía, pero hoy más que nunca es nuestro momento, nuestro momento de repuntar nuestra economía, de buscar el hacer las cosas de calidad, el momento de conocer a México desde dentro, sabernos capaces y hacer una diferencia.

Confiemos en nosotros, dejemos nuestra baja autoestima como país a un lado y hagamos las cosas como las sabemos hacer, con amor, pasión, coraje y resistencia, nos caracterizamos por ser un país que no se echa para atrás, enfrentamos los problemas y salimos de ellos como podemos, las crisis económicas por las que hemos pasado hablan por nosotros.

Somos orgullosos mexicanos y eso no lo hemos entendido del todo bien, somos un país libre y soberano, es verdad que nuestra economía depende mucho de EUA, pero a decir verdad tampoco somos una colonia de este país, pienso que lo ocurrido este 8 de noviembre, es el perfecto catalizador para impulsar nuestras finanzas a lugares donde jamás ha llegado, dejar los pensamientos derrotistas a un lado, y volver a empezar, volver a creer en nosotros, volver a tener ese orgullo que tanto nos representa.

 




No culpemos a los habitantes de EUA, de nuestra situación, en eso de repartir culpas ya somos expertos, hagamos lo que nos toca, tomemos nuestra responsabilidad, no la esquivemos, no la pasemos por alto, hay muchos estadounidenses que creyeron que Donald era lo mejor para su país y es imperativo respetar su decisión, esto no quiere decir que yo esté de acuerdo con ellos, pero practicar la tolerancia es un arte y pues al final del día el respeto genera paz.

Es necesario dejar de ser creadores compulsivos de memes, de bromas contra nosotros mismos y mejor utilicemos esa creatividad en pro de México, en pro de descubrir nuevas cosas, de tener un mejor sistema de educación, de repeler la contaminación etcétera, estamos ahogados en cientos de problemas, para estar siempre al pendiente de otros lugares geográficos.

Ningún muro nos va a separar de eso estoy seguro, no caigamos en drama innecesario, nosotros mismos muchas veces nos vemos reflejados en este discurso de odio dirigido a nuestros hermanos del sur, vamos a hacer lo imposible para cambiar como nación, en este momento de la vida, esta nueva historia nos ha obsequiado está oportunidad inmejorable, salgamos a ganar esta batalla, pongamos nuestro total esfuerzo como cuando vemos a la selección mexicana en un mundial, hay demasiados compatriotas talentosos esperando ser descubiertos y tengamos un poco de fe en ellos para comerse el mundo, no descansemos hasta poder encontrar esa inspiración necesaria para salir a trascender como mexicanos en este mundo.

 




Espero y confío que este 2018 estemos tan al pendiente, informados, involucrados y opinando de nuestra elección presidencial, como lo hicimos con la de EUA, seamos congruentes y preocupémonos siempre por mejorar este hermoso país que me llena de orgullo, nuestro México lindo y querido.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Rajoy Presidente

Comparte este artículo:

Es oficial, la derecha se reelige en España. La extensión del contrato con los ciudadanos por 4 años más del Sr. Mariano Rajoy se hizo efectiva después de un largo periodo de negociaciones, votaciones, bloqueos e intentos de formar gobierno.

Al igual que en la mayoría de los países del mundo, la corrupción es mal existente y por ende un tema electoral, un tema que mancha y deslegitima a las instituciones políticas, pero que también da vida a que nuevos esfuerzos, partidos políticos o movimientos locales encuentren su ruta hacia un posible éxito en un futuro cercano.

315 días tuvieron que pasar para que Rajoy se convirtiera oficialmente y de nueva vez en presidente de España (se mantuvo en el poder como presidente en funciones, es decir, en sustitución de quien le correspondería ejercerlo en propiedad). Como muchos sabrán, en el país ibérico se gobierna por medio de la democracia parlamentaria (dícese del gobierno donde la elección del ejecutivo emana del parlamento y a este se le rinde cuentas).

 




Muy cerca estuvo el Partido Popular de convertirse en el primer partido español que no logra la reelección para un segundo mandato consecutivo. España y los españoles la han pasado mal (a criterio de ellos y de la Unión Europea, por obvias razones no entraremos en comparativas con México, ni algún otro país latinoamericano).

Han sido 4 años difíciles gobernados por el Partido Popular, donde actos de corrupción y opacidad provocaron el surgimiento y crecimiento de partidos políticos nuevos. Un ejemplo sería el caso de “Ciudadanos” y “Podemos”, donde este último tiene un increíble manejo de la palabra, ideológicamente de izquierda (donde por naturaleza siempre será más fácil tener un marketing político exitoso) y acompañado de caras jóvenes e intelectuales que tienen ganas de participar en la vida política.

 




A final del día, una democracia parlamentaria como la española orilla a que donde no hay mayoría, se tiene que encontrar, obligatoriamente, la manera de trabajar y consensuar para llegar al poder.

Acá en México tachamos al político que mantiene comunicación con militantes de otros partidos. Creemos que debieran ser antagónicos, odiarse, maldecirse y en una de esas hasta jalonearse, y es en público mejor, sirve que los hacemos virales.

Olvidando que ese es precisamente uno de los objetivos de la política, encontrar acuerdos donde existen diferentes ideologías. Lograr consensos y encontrar la formar de mejorar al país. Si deseáramos lo contrario, bien podríamos observar cómo les va a los países que se rigen bajo un sistema totalitarista.

Pero bueno, no se despegue de los gringos este mes porque estamos cerca de saber si Trump será el próximo presidente de los Estados Unidos de América.

Por si sí o por si no, a rezar que se ocupa.

Si no nos vemos, pues nos escribimos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”