Recorta el Banco Mundial estimado de crecimiento para México

Comparte este artículo:

El Banco Mundial redujo otra vez la proyección de crecimiento económico de México para 2019, ahora de 2% a 1.7%.

Sin embargo, el organismo mundial aseguro que el País comenzó el año con un crecimiento “modesto, pero estable”.

Por otro lado, el BM recortó también hasta 0.9% las previsiones de crecimiento económico para América Latina en este año debido al desarrollo “débil o negativo” de México, Brasil y Argentina, además de la situación de Venezuela.

Hace tan solo seis meses, la institución internacional estimaba que la economía de la región crecería 1.6% en 2019, misma cifra que ya había sido rebajada del pronóstico anterior.

Sin incluir a Venezuela, el BM prevé que Latinoamérica y el Caribe crecerá 1.9% en el 2018, y 2.7% en 2020.

Carlos Vegh, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, espera que los países de la región desarrollen redes de protección social para apoyar a la población más vulnerable durante los ciclos de desaceleración económica.

“Los programa sociales que ayudan a absorber el impacto de las crisis económicas son comunes en los países desarrollados, pero no están lo suficientemente extendidos en esta parte del mundo”, dijo Vegh.

 

#ElTalónDeAquiles: “Maduro inmaduro”

Comparte este artículo:

Afirma el conocido animador de televisión peruano, Jaime Bayly, que Nicolás Maduro, lejos de ser un dictador de verdad, de los que da miedo, es un payaso: sus excursiones lingüísticas Shakespearianas, los pajarillos que lo sobrevuelan, y los “Back from the future”, son algunos ejemplos de sus excentricidades. Hoy, el régimen da sus últimos aleteos en un triste aislamiento. La situación va más allá de la tradicional oposición de derecha, la cual sigue denunciando la intención de cubanizar Venezuela (como si Cuba hubiera vivido la hiperinflación y Fidel Castro hubiese sido el hazmerreir de amigos y enemigos). No. En Venezuela, la realidad superó al peor de los temores. 

El aislamiento de Caracas es triste porque incluye, de manera clara y evidente, críticas de izquierda, que ven impotentes cómo las oportunidades de cambio y de justicia se fueron por la cloaca discursiva. Es decir, a los opositores tradicionales del chavismo, como lo son la derecha colombiana (hoy en la presidencia, de la mano de Iván Duque), y opositores menos tradicionales (como el recientemente electo Jair Bolsonaro, en Brasil), se les une líderes de centro-izquierda, como Alvarado (Costa Rica) y Trudeau (Canadá). Además, el heteróclito Grupo de Lima, compuesto por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, y Santa Lucía, intenta desde 2017, a pesar de Caracas, encontrar una salida pacífica a la crisis. En fin, democracias europeas como Francia y España decidieron recientemente no seguir siendo indiferentes ante la parodia revolucionaria. El gobierno de Maduro sigue siendo reconocido por Bolivia, China, Cuba, Turquía, y otros tantos, pero ya no es reconocido por muchos otros.

Los demócratas progresistas nunca perdonaremos a la nomenclatura petro-chavista el haber fracasado en su intento por cambiar el destino de su país. Habrían podido desmontar el corporatismo creado por el Pacto de Punto Fijo, invertir en el futuro creando un sistema educativo competitivo, y poner la renta petrolera al servicio de la diversificación económica. Pero no. En vez de lanzar la revolución más radical que siempre ha requerido América Latina, la democracia, sustituyeron a los viejos receptores de las dádivas petroleras por nuevos actores. Ya no son los ricachones de los partidos políticos tradicionales los que se aprovechan del sistema, sino los nuevos líderes, prontamente corrompidos, del Partido Socialista Venezolano. Y en vez de educar y desarrollar, se fortaleció el clientelismo, fomentando así la dependencia económica de las clases sociales menos favorecidas a un sistema que no da herramientas para sobrevivir. Entonces, en vez de hacer germinar la democracia, se transformó el autoritarismo: se pasó de un corporatismo de centro-derecha a un confuso gobierno despojado de toda agenda izquierdista. Por su obstinada resistencia al cambio, el grupo fiel a Maduro es hoy más reaccionario que progresista. 

La última vez que escribí sobre Venezuela señalaba que la situación seguía degradándose en una certera descomposición de la revolución bolivariana. En mayo de 2017, se cumplían varias semanas de movilización social que había producido decenas de muertos. El gobierno argumentaba que la principal amenaza era la contrarrevolución (golpista) de derecha. Desde ese entonces, poco cambió pero todo empeoró: Maduro fue reelecto en un proceso electoral muy cuestionado a nivel nacional e internacional. Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, se autoproclamó presidente legítimo del país. Mientras tanto, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) pronostica que la economía venezolana se contraerá el 10 % en 2019 mientras que el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una astronómica hiperinflación de 10,000,000%.

Maduro es inmaduro. Se aferra al poder y asegura que no hay crisis humanitaria en su país. Cree que todavía puede gobernar. Es posible que el dirigente bolivariano no tenga la sofisticación de líderes autoritarios como Vladimir Putin, y sí, es posible que sea un payaso. Pero sus excentricidades ya no hacen gracia y su testarudez es peligrosa, no solo para Venezuela, sino para toda la región latinoamericana. La invitación es clara: salir del poder ahora que todavía puede hacerlo. 

Fernando A. Chinchilla

Winnipeg (Canadá), febrero de 2019

Revelan pacto entre gobierno de México y Odebrecht

Comparte este artículo:

El Gobierno mexicano pactó desde 2017 “no ejercer ninguna acción civil, administrativa o penal en contra de funcionarios de la empresa Odebrecht” por sobornos a funcionarios de Pemex.

En una tarjeta informativa emitida este jueves por la Fiscalía General de la República (FGR), se da cuenta de que Raúl Cervantes quien entonces era procurador de la Procuraduría General de la República (PGR), suscribió un convenio con la justicia brasileña, en el que esta se comprometió a compartir información de la investigación, a cambio de que México no procediera penal, civil y administrativamente contra ejecutivos de la firma.

Se precisó también que tales convenios fueron ratificados por México en tres ocasiones, uno con fecha de 16 de febrero y dos el 14 de junio de 2017.

Tras el acuerdo, la PGR tomó declaración a los cariocas Marcelo Bahía Odebrecht, Luis Alberto Meneses Weyll e Hilberto Mascarenhas Alves da Silva Filho, quienes hicieron señalamientos que al parecer nunca se sabrán, pues descansan bajo la cobija del eterno debido proceso.

En mayo de 2017, también se entrevistó a tres funcionarios de Odebrecht México: Helder Antonio Campomizzi, actual coordinador de licitaciones de la empresa en nuestro país; José Vito Facciolla Junior, director de Proyectos Odebrecht México, y Guillermo Antonio Suárez Solís, representante legal de la compañía.

Los tres últimos aportaron diversos datos de prueba en la relación Pemex-Odebrecht donde se imputa a Emilio Lozoya Austin de recibir sobornos.

Según la Fiscalía, desde que se recabó la entrevista en calidad de imputado de Lozoya, exdirector general de Pemex, quien se reservó su derecho a declarar, ningún funcionario de la empresa, ni de Brasil ni de México ha sido citado a comparecer.

La FGR agregó que entre mayo y septiembre de 2018, la PGR recibió información financiera procedente de Suiza, así que pidió al Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia Organizada que determinara cuál era la red de vínculos respecto a transferencias, depósitos y personas involucradas, se supone que estará listo en una semana.

Precisamente este jueves, la FGR informó que no hará pública indefinidamente ninguna información del caso en el que su vincula a Lozoya de haber recibido más de 10 millones de dólares en sobornos.

Al parecer, el pacto benefició a funcionarios de la constructora, y de paso a los funcionarios del Estado mexicano pues gozan de total impunidad.

En otros países, donde Odebrecht realizó acuerdos, tras descubrirse su cauda corruptora, los funcionarios de gobierno han caído como fichas de dominó.

Por ejemplo, en Brasil provocó que Luis Inácio Lula da Silva terminara en la cárcel, y se han visto involucrados los expresidentes Dilma Rousseff y Michel Temer.

En Perú, Pedro Pablo Kuczynski, renunció en 2018, al descubrirse la trama corruptora, pero también se investiga a los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García, y Ollanta Humala.

Panamá investiga a los expresidentes Martín Torrijos, Ricardo Martinelli y el actual, Juan Carlos Varela, y hay 76 imputados de los cuales hay cinco encarcelados.

En Venezuela, Nicolás Maduro envió a prisión a cuatro directivos, acusados de recibir sobornos, aunque el escándalo salpicó al mismo Maduro y a Diosdado Cabello, por supuesto lo negaron, diciendo que eran “especulaciones”.

En Colombia, hay seis condenados y el detenido de mayor rango es el exviceministro de Transportes, Gabriel García.

En Ecuador, el exvicepresidente Jorge Glas fue sentenciado a seis años de prisión. Hay 24 causas abiertas y el excontralor está prófugo.

En Guatemala, existen siete condenas, cuatro solicitudes de captura y el exministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi está prófugo.

Argentina llegó a un arreglo similar al de México, y solo hay sospechas sobre si dinero sucio  habría llegado la empresa de un familiar del presidente Mauricio Macri.

Y en República Dominicana existen siete personas procesadas.

Urgen a PGR revelar a implicados en caso Odebrecht

Comparte este artículo:

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) ordenó a la Procuraduría General de la República (PGR) revelar los nombres de los funcionarios y ex funcionarios públicos citados a comparecer por delitos de corrupción, sobornos y otros ilícitos, dentro de la averiguación seguida contra Odebrecht.

“Instruirle para que proporcione los nombres de funcionarios o ex funcionarios públicos citados a declarar, los que consten en fuentes oficiales de acceso público, así como de aquellos que ya hubiesen sido notificados en las investigaciones que se encuentran en curso”, explicó la comisionada ponente, Blanca Lilia Ibarra.

Sin embargo la resolución se limitará a personajes involucrados cuyas investigaciones se encuentren pendientes o no hayan sido notificados.

La reserva invocada prevalecerá respecto de los servidores públicos cuyo testimonio se encuentre relacionado con alguna línea de investigación pendiente de ser agotada o bien, que no hayan sido notificados en la investigación inicial en su contra, precisó Ibarra Cadena.

El caso Odebrecht exhibió presuntos actos de corrupción en torno a una red de sobornos empresariales a nivel internacional, entre ellos, los pagos realizados entre los años 2010 y 2014 a funcionarios públicos de Petróleos Mexicanos (PEMEX).

Las investigaciones repercutieron en alrededor de 20 países, entre ellos Brasil, donde se le conoció como LavaJato en el que dicha constructora pagó millones de dólares a PETROBRAS, para que se le adjudicaran numerosos y multimillonarios contratos.


#ElNidoDelGavilán: “La final más extraña del mundo. Cronología del papelón.”

Comparte este artículo:

Antes de empezar, como extranjero, cito a académicos argentinos de diversas áreas del conocimiento que se pronunciaron al respecto. 

Pablo Alabarces afirmó “No son animales disfrazados de hinchas: son hinchas. Ni siquiera inadaptados: son sujetos adaptados a lo que espera de ellos una cultura futbolística organizada en torno de la violencia como ética.”

Nicolás Cabrera sostuvo “Hace tiempo que los jugadores, devenidos hinchas, asumen la ética, estética y retórica propia del aguante. Los dirigentes hacen del exitismo una meta sin lugar a obstáculos. Los periodistas, autoerigidos paladines morales, nos saturan, día y noche, con metáforas bélicas, machistas, xenófobas, homofóbicas y racistas, y esto tiene consecuencias, pues la prensa no solo describe al fútbol, también lo prescribe.” 

José del Tronco Paganelli afirmó “No son 15 o 20. No es sólo ‘la sociedad’. Son también, nuestros dirigentes. Los que compran el servicio de los barras, o los toleran por temor. Son ellos, millonarios, prepotentes, los que nos metieron -y a quienes acompañamos- en este desmadre.”

Martín Caparrós remató “En un país donde sigue habiendo un tercio de pobres, 45 por ciento de inflación anual, cada vez menos educación, cada vez menos esperanzas, este partido parecía la ocasión de mostrar otra cosa. No pudieron. Hoy el mundo vio cómo está la Argentina. Ojalá sirva para algo.”

Estamos ante un hecho sin precedentes en el mundo del fútbol, una final extenuante que no llega, que no sucede, desprolija, caótica. La final Boca Juniors vs River Plate es un partido único en el mundo por lo que representa en historia y tradición. Sin embargo, las diversas suspensiones, decisiones, errores y postergaciones nos muestran las terribles falencias del fútbol argentino.

La Copa Libertadores empezó mal: River tuvo problemas de dopaje, problemas de alineaciones indebidas en el juego contra Racing, la tibia sanción a Gallardo por bajar al vestido en Gremio estando suspendido, entre otras cosas. Llega a la final después de ese juego en Brasil contra Gremio con un final bastante extraño con goles al final juego con el VAR jugándole a favor. 

Después de eso, sucedieron situaciones o circunstancias extrañas que fueron llevando esta final a lo más sui generis y extraño que se ha visto en el fútbol mundial en los últimos años. 

31 de octubre: 

Una vez clasificados los equipos para la final, la AFA pidió cambiar las fechas de la final programada por CONMEBOL los miércoles 7 y 28 de noviembre por la reunión del G-20 en Buenos Aires. Hasta ahí comprensible. Después salió Daniel Angelici, dirigente de Boca alegando que por “respeto a la comunidad judía” no podían jugar en sábado… Lo extraño era que Boca ya jugó 3 fechas en sábado, la más reciente contra Gimnasia y Esgrima…

2 de noviembre: 

El rol del Presidente Macri se volvió problemático para la gran final, primero en un chiste insulta a Marcelo Gallardo, técnico de River. También sostuvo que prefería a un brasileño en la final (Gremio) por las dificultades de un juego entre estos equipos, después, en un arranque de insensatez pide que la final se juegue con aficionados visitantes en las tribunas (Algo prohibido actualmente por seguridad).  

3 de noviembre: 

La sensatez regresó de la órbita y tanto River como Boca no le hicieron caso al presidente por tamaña tontera y decidieron jugar sin público visitante. 

8 de noviembre:

Para añadir más en esta lista de cosas sin sentido e inexplicables del fútbol argentino, ese día 8, la AFA emite un video institucional hablando de la final con la palabra “inexplicable” en alegoría a la pasión de la gente por esta final. Precisamente, ese mismo día la AFA junto a Uruguay y Paraguay ratificaron su candidatura para el mundial del 2030. O sea, un día antes no podían asegurar la entrada de visitantes a los estadios y al día siguiente quieren un mundial… …inexplicable…

10 de noviembre

El día de la primera final, el día esperado llegó, sería en la cancha de Boca y un diluvio sobre Buenos Aires obligó a suspender la final. Sin embargo, el clima hizo ver la inoperancia de la dirigencia de Boca Juniors por no prever nada, las malas condiciones del drenaje de la cancha, la inundación de las plateas y en general, una exhibición de la falta de medidas de seguridad de parte del club para con la Copa Libertadores. 

El ridículo de la Conmebol radicó en que tuvieron que cancelar el juego poco antes de jugarse, de acuerdo con La Nación, ya existían 30000 en la Bombonera a los que después de unas horas se les tuvo que comunicar la suspensión del juego para el día siguiente.

11 de noviembre

Llegó el día siguiente, ese día por fin se jugó la ida, un partido altamente trabado, pero con goles empatando 2 a 2. 

17 de noviembre

Como la liga argentina tiene estas medidas extrañas de cambios de fecha y los equipos grandes hacen lo que quieren con el reglamento, ese día 17, Fecha FIFA donde usualmente las ligas en el mundo paran para dar prioridad a las selecciones nacionales, Boca pidió adelantar un juego… y así jugó y ganó contra Patronato de Paraná. Mientras tanto, River no quiso jugar amparado en el reglamento de Liga que permite aplazar juegos de liga debido a compromisos internacionales. Un tinglado…

22 de noviembre

Este día, Boca logró un récord histórico y fue que la cancha de la Bombonera se llenó para un entrenamiento previo a la gran final con más de 45000 personas presentes. El periodismo bautizó esto como “El Bombonerazo” que Clarín en un patético encabezado lleno de fantasía títuló “La tarde en que Boca volvió a vestirse de pueblo”. 

El patetismo dirigencial no paró ahí, la dirigencia de Boca no previó tanta gente y decenas de hinchas se cambiaron de tribunas, se metieron al campo…. Así fue como el gobierno de la ciudad clausuró el estadio. 

En otra parte de la ciudad, hinchas de AllBoys, equipo de tercera división ataca salvajemente a la policía y a hinchas de Atlanta, equipo asociado a la comunidad judía. El Estado falló nuevamente.

23 de noviembre 

La policía hizo dos allanamientos a miembros de la barra de River Plate, específicamente a un sujeto apodado “Caverna Godoy” donde se encontró dinero en efectivo, dólares y entradas para la final de la Copa. Inexplicable el poder y dinero ganado por barras solapados por la dirigencia.

24 de noviembre

Llegó el día de la Gran Final, la vuelta por jugarse en el barrio de Núñez en el Monumental de River y aconteció lo peor, en el mero cruce de Avenida del Libertador y Lidoro Quinteros, un contingente de hinchas de River emboscó y atacó el camión donde se trasladaba el plantel de Boca, quebrando vidrios laterales, afectando jugadores, específicamente Pablo Pérez que sufrió lesiones en el ojo izquierdo. Además, se vieron afectado por los gases lacrimógenos lanzados por la policía a la gente. Los futbolistas de Boca Juniors al verse afectados no quisieron jugar y el partido no inició. 

Para añadir más en esta carrera al ridículo del año sucedió que en esos días se encontraba Gianni Infantino, presidente de la FIFA, en Buenos Aires.

Visiblemente sacado de onda y agredido indirectamente por la gente, Infantino acudió al Monumental para deliberar con la gente de River, Boca, Conmebol y AFA. Se juntaron intereses y presiones de todo tipo en ese preciso instante. Mientras tanto, 60 mil hinchas en el Monumental esperando el juego… Pero el mamarracho continuó, el juego cambió de horario 3 veces el mismo día, hasta que al final con la gente en el estadio casi todo el día, se canceló para el día siguiente. 

25 de noviembre

La Conmebol en un ridículo repetitivo sin consultar ni mediar puso la fecha y se echó para atrás otra vez. No hubo juego, de nuevo con la gente llegando al estadio.

Luego llegaron las frases vacías y ambiguas en los discursos “El juego se juega siempre y cuando Boca estuviese en condiciones de competir en igualdad de condiciones”. 

26 de noviembre

A pesar de un supuesto respaldo de River Plate hacia Boca Juniors para no jugar y esperar a la mejor decisión, surgieron del mundo Boca la llamada Doctrina Tévez-Benedetto por Pablo Alabarces. 

La cual, tribunera y petulante, sostiene que todo el desorden fue causado por un contubernio de River con la Conmebol, con frases como “Que le den la copa a River que tiene tanto peso en la Conmebol”. En River algunos se planteaban como víctimas de un montaje de Angelici y Macri.

27 de noviembre

Hasta el martes, Boca sigue por la vía legal buscando ganar por escritorio la Copa Libertadores edición número 59. Han llevado la causa al tribunal de la Conmebol en Paraguay, apelando a una venganza legal del caso gas pimienta en 2015 donde Boca se vio afectado por un hincha que lanzó gas pimienta a los jugadores de River, siendo eliminado de la competencia. Esa Copa fue la misma donde River vence a Tigres en la final.

En Conmebol, en un aparente hilo de lucidez, han propuesto postergar la fecha entre el 7 y el 8 de diciembre fuera de Argentina, ya sea en Catar o en Asunción, Paraguay. 

El orquestador del esquema de seguridad y del operativo policial, el ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo renunció al puesto, después de decir en días pasados que no se tenía manera de controlar la situación, y sí, no pudo lograrlo.

Todos los periodistas más reconocidos del fútbol argentino se han pasado días enteros en prensa, televisión y twitter sosteniendo las más desopilantes teorías de conspiración posibles que den que desafortunadamente en el contexto argentino todas tienen algo de sensato, todas pudieran pasar. 

28 de noviembre

La Liga argentina se fue afectada por este bodrio de organización, cerró la jornada 13, 16 equipos jugaron 13 partidos, 7 equipos jugaron 12 partidos, 2 equipos jugaron 11 partidos y 1 equipo jugó 10 partidos. Terrible.

Expectativas a futuro 

Ahora viene la justicia, la justicia donde históricamente en Conmebol se favorece a los equipos grandes, de países relevantes y se friega a los chicos. Ya pasó hace años con Bolívar siendo agredidos por hinchas de Gimnasia y Esgrima, pasó este año con Temuco en el juego con San Lorenzo, no pasa con River Plate, no pasa con Boca, con Sao Paulo, entre otros. En la misma Argentina pasa, con los grandes no pasa nada, pero sí con Vélez, Nueva Chicago o Chacarita. 

Hay muchas soluciones por proponer, en lo personal propondría que intervenga la FIFA o el TAS para imponer sanciones como la imposibilidad de participar en la siguiente Copa Libertadores. Respecto al juego, ojalá se realice fuera de Argentina y a puerta cerrada. Pablo Alabarces propone de manera tajante que la FIFA intervenga la AFA por medio de castigos ejemplares tales como los que recibió el fútbol inglés en 1984, los ingleses fueron sancionados por 5 años de no poder participar en competencias internacionales por tragedias relacionadas con hooligans.

Después del papelón del mítico “38-38”, la imposibilidad de llevar visitantes a estadios, el torneo de 30 equipos, la jornada de clásicos en 2016-17, los barras llenos de dinero y poder, los políticos metidos en el futbol, los desempates extraños para asignar puestos a torneos, entre otras, el futbol argentino tiene que reformarse. El fútbol argentino hace mucho dejó de ser sólo folclor, color y talento se ha vuelto en drama, en violencia exacerbada por esos discursos de vida o muerte, de dar todo por el equipo, de Matar o Morir, de la cultura del aguante, del barra que se la pasa drogado todo el partido y no se enteró cómo quedó el juego. ¿Se necesitan tragedias de decenas de muertos para que cambie todo? Ojalá que no. 

#NidoDelGavilán: “Y Ahora ¿Qué sigue para Brasil?”

Comparte este artículo:

En esta columna, cierre de la cobertura a las elecciones en Brasil, sobra decir quien es el ganador. Jair Bolsonaro ha sido electo como nuevo presidente de las y los brasileños con el 55% de los votos.

Previsible triunfo con muchas aristas por analizar sobre lo que el electorado pensó al realizar su voto. La primera gran lección que nos llevamos es: Muchos votantes eligieron al candidato de extrema derecha porque querían un cambio, no porque están de acuerdo con sus puntos de vista.

En este espacio hace un par de semanas, en una entrevista con 12 brasileños, se hacía hincapié en su necesidad de un cambio radical, de un tipo honesto y patriota, de romper con el PT y sus escándalos de corrupción. Los brasileños votaron a manera de castigo y con un objetivo claro de encontrar en “El Capitán” un nuevo paradigma para el país, un país en crisis de todo tipo en los recientes años. 

Si bien la democracia no se come, si se comía mejor con ella, esto se muestra en el gobierno de Lula. Sin embargo, el pueblo brasileño vive altas tasas de desempleo y crimen que los gobiernos anteriores no pudieron resolver.

Aquí es donde entran figuras de la derecha para aprovechar esos baches para poder cuestionar los valores liberales que les incomodan en la sociedad. Minorías de distintos tipos se vuelven el target perfecto para decir: “No al matrimonio igualitario y pongamos nuestras energías en la seguridad nacional” como si existiese una relación directa y tangible. 

Esta es la lucha que tiene que mantener la izquierda brasileña, reconociendo sus errores, reformándose a si misma y jugando el papel de una oposición seria pero que sabe perder. El pueblo brasileño merece más y mejores propuestas de cualquier ideología para sacar adelante al país.

Bolsonaro encarna un tipo de líderes político que gana carisma y popularidad atacando valores liberales, a las minorías y viviendo la nostalgia de un pasado supuestamente grande.

Brasil tiene dos películas muy famosas llamadas Tropa de Elite donde la idea original de los creadores fue poner de manifiesto, en forma de drama, la vida de un oficial del Batallón de Operaciones Policiacas Especiales (BOPE) y que muestra los abusos de poder que estas fuerzas pueden cometer. Sin embargo, el personaje principal, el Capitán Nascimento, se volvió un ícono popular por su approach directo y a veces violento para acabar con supuestos criminales. Con un mensaje en la mente “Los derechos humanos sirven para proteger delincuentes”. El público se identificó con dicho personaje y entendió así el contenido del programa contraviniendo lo esperado por los realizadores. Ahora en redes sociales, Bolsonaro es objeto de memes haciendo referencia en que él debe ser el nuevo Capitán Nascimento de la vida real.  

Para muchos sectores del pueblo brasileño, se le ha creado a Jair una imagen internacional como de un chacal o un fascista, sin embargo, sus defensores aseguran que es parte de la campaña de desprestigio y descontextualización.

En lo personal, profundizando en la vida de Jair y de su pasado político, es un tipo que pasó de ser el radical que proponía pocas leyes pero que vivía de hacer carrera en tribuna lanzando frases o comentarios polémicos solo por rating. Quizás no es el monstruo que muchos dicen que es, pero parte de su electorado y aliados políticos si quieren ver a ese monstruo colapsando el statu quo y ahí es donde la sociedad civil brasileña debe hacerse valer como contrapeso.

Lo dicho, dicho está.

#ElNidoDelGavilán: “Bolsonaro visto desde adentro”

Comparte este artículo:

El próximo 28 de octubre, los brasileños votarán la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. Como mencioné en semanas pasadas, la competencia estaba y sigue estando entre dos candidatos, Jair Bolsonaro y Fernando Haddad. 

Bolsonaro, representante del conservadurismo y la derecha contra Haddad, ex alcalde de Sao Paulo, pero que figura como un testaferro de la figura de Lula que sigue en la cárcel.

Para la primera vuelta donde convergieron 13 candidatos de diferentes partidos y posturas, Bolsonaro logró llevarse el 46% frente a un 29% de Haddad, lo cual es un hecho histórico para la derecha brasileña y golpe de autoridad frente al rechazo generalizado al partido en el poder.

A nivel internacional han salido diversos videos, entrevistas, memes y comentarios acerca de que Bolsonaro está muy cerca de convertirse en presidente y del “riesgo” que presenta su elección. 

Sin embargo, poco se ha dicho en la prensa hispana que Ronaldinho, Rivaldo y Cafú, 3 pilares del futbol brasileño campeón del mundo lo apoyan.

Para esta editorial conté con el apoyo de 12 amigos brasileños de una comunidad en línea en donde participo. Son 11 hombres y una mujer entre 32 y 67 años de diversas regiones del país. Por medio de un cuestionario me hicieron saber sus opiniones sobre las elecciones y sobre el fenómeno del “O Capitao” Bolsonaro en la sociedad brasileña. 

Las preguntas fueron: 1 – Bolsonaro ganó la primera vuelta. ¿Qué esperas como resultado para la segunda vuelta? ¿Otro triunfo?; 2 – ¿La votación de Bolsonaro es por región, por clase social, por grupo étnico, por género?;  3- ¿Existe un perfil de un elector típico?; 4- De 1 a 10, ¿qué tan buena es su visión de Bolsonaro?; 5- De estas dos posiciones, ¿qué crees que fue decisivo para ese 48%? ¿Anti-Lula o apoyo a Bolsonaro?; 6- Fortalezas de Bolsonaro; 7- Debilidades de Bolsonaro y 8- ¿Es un peligro para Brasil o una solución?

En general, los 12 entrevistados favorecen a Bolsonaro por diversas razones. Lo ven como ganador el día 28 de octubre y tienen cierta esperanza en él. Por mencionar ejemplo, Fernando en Paraná sostiene que ganará con un 55%.

En la pregunta 2, la mayoría no cree que el voto Bolsonarista es por región, pero bien mencionan un hecho. Bolsonaro perdió en el noreste. André en Río piensa que esas regiones mantuvieron su voto por Haddad del partido PT por los programas sociales donde se vieron favorecidos. Edgar en Río piensa que el voto a Bolsonaro representa un “voto de desesperación”. 

En la pregunta 3, los 12 coinciden en que un “votante típico” por Bolsonaro no existe. Los medios internacionales como La Nación de Argentina y algunos sitios brasileños han documentado que los jóvenes, las clases medias y fundamentalmente hombres apoyan a Bolsonaro. Sin embargo, medios brasileños como IBOPE presentaron resultados de encuestas donde las mujeres y los afrodescendientes apoyaron fuertemente a este candidato. Es interesante, sin embargo, ver que IBOPE presenta que los encuestados de ingreso bajo y de educación universitaria estaban con Haddad.

José en Río resume su postura en “El perfil es de quien no está satisfecho con status-quo”

En la pregunta 4, el promedio se mantuvo en 7, lo cual nos dice que la imagen de Bolsonaro para ellos es buena, lo cual manda el mensaje de esperanza de cambio. André resume el sentimiento en una frase “Él va a revolucionar Brasil. Si no lo consigue, nadie más lo conseguirá”.

La pregunta 5 habla de este juego entre pragmatismo y convicción. No es lo mismo apoyar a Bolsonaro directamente que apoyar a quien sea con tal de que no sea Lula o el PT. 11 de ellos afirmaron ser anti-Lula o anti-PT debido a los escándalos de corrupción y de malos manejos. Solo 1 afirmó ser Bolsonarista por convicción. Lucas de Río define su postura “El PT hizo contratos para robar”. 

Las preguntas 6 y 7 van conectadas en función de la visión de Bolsonaro como el político-candidato. Para la pregunta 6 sobre las fortalezas, las respuestas manejaron las siguientes palabras: No defiende ladrones, es militar, no es corrupto, respeto a los valores, moral, saber hablar de frente, defiende a la familia, patriota. Lucas V en Río sostuvo “Bolsonaro tiene honestidad y coherencia”. Asimismo, Daniel en Brasilia afirma que el candidato “Habla de lo que la mayoría del pueblo quiere escuchar”.

En cuanto a sus debilidades, pregunta 7, contestaron: Exceso de honestidad, que puede ser bravucón y que se ha rodeado de gente que le puede representar un obstáculo después. 

Antonio en Sao Paulo ve mucha seguridad en él, pero puede ser arrogante. Tony en Río sostiene que esa actitud intempestiva le puede jugar en contra a la hora de negociar. Ester lo ve como anti corrupto, pero en una inocencia frente a políticos más experimentados. 

Finalmente, en la pregunta 8, la gran mayoría ve en él una solución para el país ante la debacle económica y la crisis de seguridad pública. Jonathan en Paraná y Daniel creen que puede ser las dos, un arma de doble filo, sin embargo, guardan esperanza en el cambio.

Ester en Río cree que cualquier otra opción que no sea el PT es una solución, André va más allá y afirma “Es nuestra última solución”. Alan en Río con una alegoría manda un contundente mensaje “Él es la quimioterapia para el cáncer de la corrupción”.

Por supuesto, quedan muchas preguntas pendientes, pero al menos en este pequeño grupo, la opción de la derecha representa una salida a los malos manejos de la izquierda en el poder y la expresión de una necesidad de cambio. Asimismo, estas respuestas muestran el sentir real del otro lado de la película que en muchos medios no aparece o se caricaturiza.

La transformación que puede traer Bolsonaro a Brasil seguramente impactará América Latina en muchos aspectos. De momento, los brasileños como André, Lucas, Fernando, Jonathan, Daniel, José, Ester, Tony, Edgar, Lucas V, Antonio y Alan quieren salir del bache en que se encuentran, veremos si resulta la apuesta.

Lo dicho, dicho está. Obrigado!

Información de caso Odebrecht pedida por México está bloqueada en Brasil porque PGR no firma acuerdo

Comparte este artículo:

El Ministerio Público de Brasil dijo que la PGR no quiere firmar un acuerdo que le permitiría recibir información sobre el caso de sobornos de la empresa Odebrecht, uno de los mayores escándalos de corrupción en América Latina.

La autoridad brasileña dijo en un escrito a la agencia AP que los países interesados en tener acceso al expediente deben suscribir el acuerdo y respetar reglas como “la prohibición de uso de dicha información en contra de los colaboradores“.

México, agregaron, no ha explicado las razones de su negativa a firmar, y tampoco ha corregido unos documentos que “no cumplían con los parámetros o criterios legales para ser procesados”.

AP señaló que pidió a PGR una postura, pero no hubo una respuesta inmediata.

PGR da a conocer que Brasil no ha dado información de Odebrecht

Comparte este artículo:

La Procuraduría General de la República (PGR), dio a conocer que gobierno de Brasil no ha dado información sobre el caso de supuestos sobornos de la empresa Odebrecht al ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin.

Felipe Muñoz Vázquez, subprocurador de Delitos Federales, dijo a medios que aunque ha habido gestiones con autoridades brasileñas, éstas no han aportado pruebas a la investigación que esta abierta en contra de Lozoya, por enriquecimiento ilícito y cohecho.

“Brasil no nos ha proporcionado la información hasta ahora”, dijo en conferencia de prensa el subprocurador.

Por otro lado, el funcionario de la PGR fue cuestionado sobre el fallo del INAI, de hacer pública la carpeta de investigación, a lo que Muñoz Vázquez respondió que están valorando la resolución y que pronto darán cumplimiento a una versión pública.

De cuchillos y mesías: Bolsonaro el puntero

Comparte este artículo:

Las y los brasileños están llamados a votar el día 7 de octubre del presente. De momento, el panorama electoral está en crisis dado que los dos candidatos punteros de las encuestas están en circunstancias adversas, Lula, en la cárcel y Jair Bolsonaro, en un hospital. 

El atentado a Bolsonaro, de acuerdo a las últimas encuestas, está fortaleciendo al candidato de la ultraderecha de cara a la primera vuelta. El exmilitar Jair Bolsonaro, de ser un candidato minoritario se está volviendo popular entre la gente. 

Por otro lado, el candidato del “establishment” Geraldo Alckmin se mantiene relegado en un tercer lugar, casi fuera de las posibilidades de meterse a la segunda vuelta electoral.

A todo esto, Lula sigue en la cárcel y aunque se sigue intentando en los juzgados buscar su liberación, la realidad sigue adversa y el Partido de los Trabajadores muy posiblemente tendrá que elegir a otro candidato. Lo cual es una gran desventaja pues será un candidato estilo Delfina Gómez en el Estado de México, una candidata que depende de la luz e imagen de Andrés Manuel, en este caso, de Lula.

Sujetos como Bolsonaro que pueden parecer deleznables para algunos sectores liberales de la población, es en estos momentos cuando capitalizan apoyo para sí a costa de sectores menos acomodados de la población.

Los comentarios de Jair Bolsonaro en materia de género, interrupción legal del embarazo, tortura, dictadura, etc son polémicos, y se pensaría que es impensable un candidato así con apoyo popular; sin embargo, los sectores conservadores de toda clase social apoyan en cierto modo dichas ideas, lo cual es un signo de atavismos aun presente en la sociedad brasileña.

Sea verdad o no el atentado, Brasil se perfila para decidir entre un “Juanito” designado por Lula desde la cárcel y Jair Messias Bolsonaro que en el nombre lleva el eslogan de la ultraderecha pseudo-religiosa brasileña.

Lo dicho, dicho está.