2023 con un salario mínimo más alto ¿eso es bueno?

Comparte este artículo:

El 2023 empezó con un aumento al salario mínimo en México, esto desató una conversación sobre la pertinencia o no de dicho incremento. Vale la pena señalar que el salario mínimo, de acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, es la cantidad menor que debe recibir una persona trabajadora por los servicios prestados durante su jornada de trabajo; éste deberá ser suficiente para satisfacer las necesidades normales de una jefa o jefe de familia en el orden material, social y cultural, así como para proveer educación obligatoria a sus hijos e hijas.

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos para este año 2023 el salario mínimo general pasó de 172.87 a 207.44 pesos diarios; y en la Zona Libre de la Frontera Norte pasó de 260.34 a 312.41 pesos diarios, lo cual significa que se dio un incremento del 20% en ambas zonas salariales. Por su parte, los salarios mínimos profesionales también se incrementaron en un 20% respecto del año pasado.

La pregunta es ¿esto es bueno o malo para la economía? Lo cierto es que el salario mínimo en México ya aumentó entre los años 2018 y 2021 sin causar repercusiones económicas negativas. De hecho, el Instituto Mexicano para la Competitividad señala que estos aumentos impactaron positivamente en la economía, aumentando la eficiencia del mercado laboral en el país. 

En tal sentido, el Banco de México señala que los aumentos al salario mínimo en años anteriores tampoco tuvieron un efecto adverso en el desempleo. Sin embargo, de acuerdo con un estudio del Banco Central, la inflación en la zona de la frontera norte sí tuvo un incremento de 1.2% en 2019 derivado del aumento del salario mínimo, no obstante, este efecto se disipó derivado de las políticas fiscales implementadas de forma simultánea. 

Por su parte, Enrique Elizondo, abogado especialista en Derecho del Trabajo, señala que el incremento es positivo pues responde a una idea de justicia social establecida en la Constitución y en la Ley Federal del Trabajo, además genera mayores ingresos a las personas trabajadoras. No obstante, apunta que el aumento del 20% se reflejaría directamente en los tabuladores de los salarios de las empresas respecto de la mano de obra y las cuotas obrero patronales, por lo tanto, podría generar un incremento en la oferta de productos y servicios, teniendo como consecuencia una inflación en los precios. 

A nivel internacional la experiencia en Brasil, Chile y Argentina demuestra que el incremento al salario mínimo puede tener efectos muy positivos para la economía si es implementado adecuadamente y como parte de una política económica integral.

En conclusión, el aumento del salario mínimo es positivo, pero podría traer como consecuencia un aumento en la inflación en los precios de bienes y servicios. Si bien, es imposible saber a ciencia cierta el impacto que tendrá el aumento del salario mínimo en la economía durante 2023, es necesario reconocer que aún con el último aumento no se alcanzan los estándares mínimos para garantizar que una persona pueda vivir plenamente con ese sueldo. Aún queda mucho por seguir trabajando para que los salarios en el país realmente respondan a las necesidades de millones de personas que diariamente trabajan ocho horas (o más) para llevar un sustento a su familia, pero apenas les alcanza para lo más básico.  

Profesor Universitario y Socio Fundador de Humanus DH, firma especializada en igualdad, no discriminación y derechos humanos: http://humanusdh.com.mx/ 

Acuerdan aumento de 12 días de vacaciones continuas, el plan original.

Comparte este artículo:

Después de que el legislador morenista y titular de la Comisión de Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, Manuel de Jesús Baldenebro, añadiera un párrafo a la minuta que establece el incremento de vacaciones promoviendo que no fueran días continuos de forma obligatoria, se ha erradicado esta idea.

Con 476 votos a favor, se aprobó la reforma garantizando que los días de descanso promovidos sean obligatorios e ininterrumpidos, esto a partir del primer año de trabajo. 


Con este preámbulo, ahora se enviará la reforma al poder Ejecutivo para que pueda aprobarse y entrar en vigor el próximo enero del 2023.

Esta iniciativa modificará el artículo 76 de la Ley Federal del Trabajo, y promoverá que la persona trabajadora sea la que decida de qué manera distribuir en forma y tiempo los 12 días de vacaciones a los que tendrá derecho.

La propuesta desechada de Baldenebro planteaba que solamente los primeros seis días de vacaciones serían continuos, y que los otros seis estarían dispuestos a negociarse entre el empleado y el patrón.

Diputado de Nuevo León presenta iniciativa contra puentes vacacionales

Comparte este artículo:

El diputado federal por Nuevo León, Santiago González Soto, presentó una iniciativa para desaparecer los fines de semana largos, tal y como lo propuso el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La propuesta del petista modifica el artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo para establecer que los descansos obligatorios se otorgarán en la fecha exacta del día festivo.

El legislador federal argumentó que una de las desventajas de los fines de semana largos es la pérdida de la costumbre para conmemorar y celebrar los hechos históricos y los próceres, lo cual debilita el sentido de identidad nacional.

“Uno de los inconvenientes que se veía en la implantación al fin de semana largo era que se podría perder la costumbre de conmemorar y celebrar los hechos históricos y los próceres en la misma fecha en que ocurrieron, y con ellos acabar con nuestro sentido de identidad nacional, ya de por sí maltrecho con el proceso de globalización mundial en el que nuestro país está inmerso”, se lee en el comunicado.

“Hoy hemos constatar que este temor es fundado, ya que podemos apreciar que existe un desconocimiento en la mayor parte de la población sobre las efemérides que se celebran en los días de descanso obligatorios”.

Bajo la redacción actual del artículo 74 de la Ley Federal del Trabajo, los días de descanso obligatorios son el 1 de enero, el primer lunes de febrero en conmemoración del 5 de febrero, el tercer lunes de marzo en conmemoración del 21 de marzo, el 1 de mayo, el 16 de septiembre y el tercer noviembre en conmemoración del 20 de noviembre.

Así como también el 1 de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la transición del poder Ejecutivo, el 25 de diciembre y el que determinen las leyes federales y locales electorales.

La iniciativa del PT propone que los días de descanso obligatorio sean el 1 de enero, el 5 de febrero, el 21 de marzo, el 1 de mayo, el 16 de septiembre, el 20 de noviembre, el 1 de diciembre, cuando corresponda a la transmisión del poder Ejecutivo, el 25 de diciembre y el que determinen las leyes federales y locales electorales.

Por otro lado, la iniciativa reconoce que los fines de semana largos generan mayores ingresos al sector turismo, sin embargo, dice que este beneficio no es general como sí lo es la implementación de una política turística, la cual en la actual Administración está encaminada a generar el crecimiento de esta actividad.

“Es innegable que los fines de semana largos propician mayores ingresos al sector turístico, el dictamen en comento, de fecha 13 de diciembre de 2005, señala que cada fin de semana largo generaría un beneficio para un sector de la economía. Al respecto hay que señalar que este beneficio no sería general, como lo debe ser cualquier política o acción política que buscar beneficiar a la población”.