Los indecisos

Comparte este artículo:

A 66 días de las elecciones presidenciales, las piezas del juego aún están por definirse, y la certeza de un claro ganador no está nada definida, si bien es cierto que las encuestas muestran un claro primer lugar, a manos de Andrés Manuel López Obrador, existe un gran sector poblacional que aún no determina su decisión por el candidato que elegirá. Y este sector no es cualquier cosa, estamos hablando de un porcentaje de indecisos que ronda entre el 25-30% de la población con capacidad de voto, es decir, uno de cada tres sufragios no tiene la certeza electoral de a quien serán emitidos. Pero por si esa proporción no lo es suficientemente clara, veámoslo con mayor exactitud.

Para las elecciones del próximo primero de julio, el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene registradas, en su Lista Nominal, a 89,434,997 personas con capacidad de voto. En promedio, para las elecciones presidenciales en México participa el 61.9% de la Lista Nominal, por lo que el número se reduce a 55,330,542 personas participando activamente en los comicios. 

Resultando al final en un total de 16,599,163 personas que votarán, pero aún no saben en quien depositar su confianza a través de su voto. Más personas que las que actualmente viven en el Estado de México, entidad federativa con mayor cantidad de habitantes, acorde al INEGI, en su última encuesta intercensal de 2015, donde se registraron a 16.2 millones de habitantes. 

O lo que es lo mismo, existe para estas elecciones presidenciales tantos indecisos como la cantidad de gente que vive en los siguientes estados juntos: Colima, Baja California Sur, Campeche, Nayarit, Tlaxcala, Aguascalientes, Quintana Roo, Zacatecas, Durango, Morelos, Querétaro y Yucatán. Sumando un total, entre todos los estados, de 16.96 millones de habitantes.

Así que podríamos decir que, de la cantidad de indecisos que tenemos para este año, existe la misma cantidad de ciudadanos viviendo en 12 estados juntos. Una cifra nada despreciable y que todos los candidatos presidenciales deberían considerar.

Sin embargo, a días de haber finalizado el primer debate presidencial, la certidumbre electoral no se clarifica con las presentaciones de los candidatos, cada vez parece más difícil precisar quién será el ganador de tanto voto indefinido e incierto, o las estrategias de cada contendiente por persuadir al electorado. La moneda aún está en el aire y todavía quedan dos meses de campaña, dos debates presidenciales más y una cantidad inmensurable de ataques y desprestigios entre los candidatos para lograr acaparar la mayor cantidad de indecisos, pero, sobre todo, colocarse como la principal preferencia electoral y, consecuentemente, ser el próximo presidente de México. 66 días se dicen fácil, pero en estas elecciones todo, absolutamente todo, puede ocurrir con tantas personas aún sin una decisión tomada.

Candidato único: La incoherencia

Comparte este artículo:

Se definieron los principales actores que se presentaran en las próximas elecciones del país, entre uno de ellos se encuentra el rostro del siguiente presidente de México, los precandidatos fueron seleccionados en contiendas de un solo pretendiente, toda una vacilación que tenía al pueblo mexicano en una incertidumbre total. La ironía de la democracia misma, ser elegidos en un método de selección donde perder es una posibilidad ínfima, donde existe un solo aspirante y donde el proceso se somete a una votación nacional solo con el fin legitimar una candidatura ya ganada, una burla directa a un sistema democrático real. El escenario político cada vez más se torna burdo y vulgar.

La falacia de la elección que no genera ningún resultado nuevo, nada que no supiéramos desde finales del año pasado. La gran sorpresa, Andrés Manuel López Obrador por el partido MORENA, de su propia creación y el motivo por lo cual lo tenemos por tercera ocasión en las elecciones de este año. Ricardo Anaya, quien hace un año proclamaba que el candidato sería puesto a votación por cada militante en un proceso que daría cabida a cualquiera con aspiraciones por la grande. Y, por último, José Antonio Meade, aquel no partidista, ni independiente, que desde el momento en que el partido doblego sus reglas y estatutos para hacer posible su candidatura nos confirmaba que los priistas habían tomado una decisión.

Los escenarios, por parte del PAN realizada el pasado 11 de febrero, una “votación histórica” según palabras del propio partido, obteniendo más del doble que los obtenidos por Felipe Calderón en 2006 y Josefina Vázquez Mota en 2012, respectivamente. La única diferencia es que en esta ocasión ser el único a elegir no es sinónimo de ser la opción más deseada al interior del partido.

Para el PRI y MORENA, sus respectivas selecciones se llevaron a cabo el pasado 18 de febrero, por parte del tricolor mediante una convención de delegados en Ciudad de México, avalado por más de 18 mil delegados, a pesar de que comenzaban a escucharse rumores de una reformulación del proyecto, ya que Meade no ha podido levantarse en popularidad desde hace más de dos meses, inclusive rezagándose hasta un tercer lugar en las encuestas.

Y MORENA, que últimamente ha dado más de que hablar por los personajes políticos que día con día se anexan a las filas del partido. Parchando los huecos en su estructura partidista con lo que algunos llaman “el viejo PRIAN”, disidentes que llevan años alimentándose del sistema y expensas de los mexicanos, creando una mezcolanza tanta rara que me hacen pensar si la maquinaria de Andrés Manuel podrá ponerse en marcha cuando llegue el momento.

La incongruencia de cada una de estas pseudo elecciones internas habla más del partido y sus procesos democráticos que de los candidatos mismos, han hecho de la voz de los militantes y participes políticos una tragicomedia política. Que de comedia no da mucho de que reírnos y de trágica por que de aquí saldrá nuestro representante nacional por los siguientes seis años. Y eso es de preocuparse.

Independientes en tu municipio

Comparte este artículo:

Llegó la fecha, el pasado 6 de febrero concluyó el periodo de obtención de respaldo ciudadano que tuvieron los aspirantes independientes a una candidatura en alguna de las 51 municipalidades del estado de Nuevo León para recabar la mayor cantidad de firmas posibles y asegurar estar en la boleta electoral el próximo primero de julio. Esta etapa que comenzó el pasado 29 de diciembre del año anterior finaliza tras 40 días de arduo trabajo, persuasión a la sociedad y un paralelismo con las precampañas de los demás partidos políticos, donde podemos observar que la mayoría completo su objetivo.

En esta ocasión se registraron 62 aspirantes independientes, con múltiples registros en municipios como Guadalupe, Monterrey, Cadereyta, entre otros. Seis veces más que los registrados en 2015, en aquel proceso solo 10 independientes confirmaron su registro, sobresaliendo el caso de García, único candidato independiente que logro el triunfo en su ayuntamiento, consolidándose como el primer alcalde independiente en gobernar un municipio en el estado de Nuevo León.

Pero la ola de “independentismos partidistas” no se diluyó tras tres años de un gobierno estatal independiente un tanto irregular, de estos 62 aspirantes 47 (75.8%) lograron conseguir el respaldo ciudadano requerido por el Instituto Nacional Electoral y la Comisión Estatal Electoral de Nuevo León, es decir, dos de tres aspirantes alcanzaron la meta y en algunos casos la sobrepasaron con creces.

Pero no todos los municipios tendrán un candidato independiente, debido a que de los 51 ayuntamientos que posee el estado de Nuevo León, 37 municipios, el 72.6%, tendrán entre sus filas al menos un candidato apartidista, los 14 municipios restantes ni aspirantes registraron.

Aquí está la lista de municipios en donde aparecerá algún candidato independiente que consiguió el apoyo ciudadano en los municipios y aparecerá en la boleta electoral:

Abasolo, Anáhuac, Apodaca, Aramberri, Cadereyta, Cerralvo, Ciénega de Flores, China, Dr. Arroyo, Dr. González, Galeana, García, San Pedro Garza García, General Bravo, General Terán, General Zaragoza, General Zuazua, Guadalupe, Hidalgo, Hualahuises, Iturbide, Juárez, Mier y Noriega, Mina, Montemorelos, Monterrey, Pesquería, Los Ramones, Rayones, Salinas Victoria, San Nicolás de los Garza, Santa Catarina, Santiago, Dr. Coss, Vallecillo.

Para el caso de General Escobedo y Sabinas Hidalgo, ambos municipios registraron aspirantes independientes, pero no lograron abarcar el apoyo ciudadano establecido.

¿Aparece tu municipio en la lista?

Las reglas, en resumidas cuentas, fueron muy sencillas: conseguir el 2% de respaldo social de ciudadanos que figuren en la Lista Nominal y que estos se encuentren distribuidos en la mitad de las secciones locales de cada municipio al que aspiran competir.

Recordemos que estas firmas no se traducen en votos y que el apoyo ciudadano como las preferencias cambian tras cada escándalo y distintos intereses políticos, ya veremos para el primero de julio cuántos de estos candidatos habrán sobrevivido el periodo de campañas que comienza el próximo 29 de abril y finalmente cuántos de estos lograron integrar a su municipio en la lista de independientes gobernando, ya que si se repite la historia, en 2015 1 de 10 logró el triunfo (eficiencia del 10%), de ser igual tal vez en esta ocasión lleguemos a 4 o 5 ayuntamientos independientes.

La etapa de precampañas se acaba, pero esta contienda apenas comienza y Nuevo León no se queda atrás en la búsqueda de gobernar por medio de ciudadanos carentes de partidos políticos. Preparen cuanta paciencia tengan porque Nuevo León está en plena transición política alejándose del bipartidismo de siempre y no solo por el lado independiente.

La paradoja de los Independientes

Comparte este artículo:

La figura de los independientes inicialmente se pensó como la contraparte de los partidos políticos, el peso que equilibraría nuestra, muy desgastada, democracia en nuestro país y que daría cabida a la sociedad civil a participar de manera genuina y directa mediante representantes apolíticos y/o apartidistas, pero esta imagen se ha deteriorado y en la situación política actual del país, ser candidato independiente es la única vía para hacer valer tu decisión de continuar en la contienda electoral a cualquier nivel de gobierno dándole la espalda a años de militancia y lealtad partidista. Pero, ¿es acaso la figura independiente una decepción? O realmente, ¿es culpa de los actuales candidatos “independientes”? Que se han valido de esta forma moderna de participación electoral para conseguir ser candidatos a toda costa. La respuesta no es simple pero tampoco optimista.

Los independientes, quienes serían los que fragmentarían a los partidos, los que romperían los paradigmas políticos de nuestro país y los que se encargarían de dividir el oligopolio que poseen unos cuantos partidos desde hace ya bastante décadas. Al día de hoy se encuentran más divididos que nunca, con 87 manifestaciones de intención a postularse como candidatos independientes para las elecciones presidenciales del 2018, solo 48 lograron proceder y comenzar su causa para recabar todo lo necesario y poder aparecer en las boletas electorales.

A estos candidatos “independientes” los ha cegado su ambición, han perdido el verdadero objetivo del movimiento apartidista, han olvidado que es una alternativa de la sociedad civil, una forma de hacer valer su participación y no un medio para cumplir sus caprichos y aspiraciones políticas. El tiempo se les acaba y salirse de su partido y postularse contra el sistema actual no los convierte en el candidato mesiánico que necesita el país. No se dan cuenta que ser candidato independiente no es un borrón y cuenta nueva, todos cargan con años de militancia que arrastra, como dicen, cola que les pisen.

Quedan tres meses por cerrar la recolección de firmas, 866,593 para ser exactos, y a semanas de haber iniciado el proceso no llevan más del 13% (al día de esta publicación), entre los 48 aspirantes. ¡Ni el 13%!, siendo Margarita Zavala y Jaime “El Bronco” Rodríguez, los que han recabado más afiliados, 5,1% y 3.3% respectivamente, si bien nos va para 12 de febrero del próximo año que cierre la convocatoria habrá un solo candidato en las boletas, y eso si alcanza, inteligentemente, a juntarse con otros aspirantes bajo una misma causa para entre todos acercar la meta. Tal parece que la sociedad les ha dado la espalda, no son tan populares como creían, y esas multitudes que llenaban las reuniones se juntaban por la organización y estructura de un partido y no por su persona.

Cada día se va perdiendo la esperanza de creer que un presidente independiente llegará a ser presidente de México, no son los tiempos y no estoy seguro que ese día llegue pronto. A todos ellos se les olvida que no es el partido político lo que les crea mala fama o desprecio social, son los actos de corrupción, las malas prácticas políticas, el abuso de poder y la falta de apoyo hacia con la sociedad los que dañan su imagen, bien podrían ser presidentes si ellos y sus colegas partidistas hicieran el bien para México. No es el partido el mal visto por la sociedad son sus integrantes quienes han dañado esa imagen.

Los candidatos independientes se convirtieron en eso que juraron destruir, es decir, seguir viviendo del sistema a costa de la sociedad mexicana.

México no olvides quien te dio la espalda

Comparte este artículo:

No falta mucho para el inicio del 2018, aquel que con grandes expectativas se espera y que día a día incrementa las dudas de lo que pasará con el país en los próximos seis años, el siguiente año será de muchos compromisos y promesas, de reivindicación de los partidos, de sacar a la luz todo lo “bien” que han hecho y todo lo que dieron por México en septiembre del 2017 y posteriores fechas a la crisis del sismo, de cómo sacrificaron cuantos recursos pudieron para ayudar a los damnificados y de sentirse ser la solución que el pueblo mexicano necesita. Todo esto será mencionado y más de uno mentirá con tal de regodear su figura benevolente y ganar la mayor cantidad de votos.

Sin embargo, yo solo espero dos cosas, la primera, que a los mexicanos no se les olvide el nombre y el rostro de quien verdaderamente ayudo, de quienes han sacrificado su esfuerzo, tiempo, recursos y físico para brindar la mano a quien hoy más que nunca lo necesita. Que perdure en la memoria de cada uno de nosotros y su altruismo no culmine nunca.

Pero sobretodo, que no olvide quien se negó a aportar su ayuda de una u otra manera, el rostro de aquellos políticos que prefirieron el resguardo de su dinero que el de sus compatriotas.

Realmente lo espero, que nieguen su voto a quien en 2017 les dio la espalda, que no omitan las imágenes de quienes pusieron sin fin de trabas y excusas con tal de no auxiliar, de quienes ayudaron por compromiso cuando cedieron a la presión de la sociedad, ayudando ya cuando no tenían otra opción, en lugar de hacerlo de buena fe en el momento de crisis. Asimismo, que se nieguen a votar por aquellos que se colgaron de la situación para sacar un provecho electoral, que solo fueron a la foto para enaltecer su ayuda en redes sociales o, y esto es lo peor de lo peor, que se llevaron la ayuda proveniente de otros estados para su almacenaje y posterior distribución durante sus campañas y seguir abusando de la necesidad de la gente.

México por favor no olvides, por favor recuerda todo lo que está ocurriendo, aprovecha todo lo que está fotografiado en redes y no dejes olvidar a quienes piensan hacer a un lado estas acciones tan egoístas de quienes decidieron no ayudar y dieron la espalda a nuestro país.

Espero que el próximo año cada quien recuerde cada uno de estos abusos, cada uno de estos “servidores públicos” que se excusaron bajo la ley para no aportar, cada una de las evasivas que impusieron y cada una de las mentiras que dijeron y dirán en 2018 con tal de ganar las elecciones y seguir dando la espalda a los mexicanos.

El dinero que decidieron no donar, no es de ellos, proviene de los impuestos de la sociedad, lo que ellos no entendieron fue que no se los estábamos pidiendo solo queremos darles un mejor uso.

El mundo ha visto que somos capaces los mexicanos, de que ninguna proeza natural o crisis social nos tumba, veremos si esta misma fuerza se mantiene y nos mantiene unidos en contra de aquellos que una vez más le dieron la espalda a México.

INE: Su primera vez

Comparte este artículo:

Y arranca uno de los periodos de mayor intensidad política y de mercadotecnia del país, las elecciones federales, el pasado viernes 8 de septiembre el Instituto Nacional Electoral, el INE, dio luz verde al inicio de la temporada de las #Elecciones2018. Pero por que serán tan emblemáticas estas en comparación a otras, bueno, la respuesta es bastante compleja, y no es solo la crisis política que aqueja el país, la falta de ideologías y líderes en los partidos o la incertidumbre social por el futuro de México, sino que, para el recién reformado INE, serán sus primeras elecciones presidenciales y, afortunadamente o desafortunadamente, no será cualquier elección, sino todo lo contrario, será la más grande de la historia del país, donde se disputan más de 3,400 cargos públicos en los tres niveles de gobierno en las 32 entidades federativas. La rivalidad entre partidos es más grande que nunca y el papel de las redes sociales juega un papel fundamental para vigilar el proceso permitiendo a la sociedad civil estar al pendiente de cada movimiento con el fin de evitar otros “errores” como en pasadas elecciones, fraudulentas como en 1988 o controversiales en 2006.

Comenzamos con la precampaña y registro de coaliciones, se arman los equipos, pero aún sin nombrar a todos los capitanes, el PRI, estratégicamente, sin mencionar a uno definitivo, el PAN, en conflictos internos que ni ellos mismos se entienden, el PRD, tanteando las aguas y MORENA, el único con decisión tomada desde su fundación en 2014.

Posteriormente, un periodo de precampañas, sin independientes ¡claro!, proporcionándoles a los partidos cierta ventaja o al menos algo más de tiempo sobre los apartidistas, ya que ellos comenzarán a la par de la fecha oficial del registro de candidatos el 15 de febrero, ese día sabremos con toda certeza cuáles serán los nombres que aparecerán en la boleta y que tan sangrienta será la contienda, veremos si el INE, como árbitro, este lo suficientemente preparado para contener esta pelea de gallos y no se le salga uno del huacal.

Y es que el INE se ha mostrado bastante seguro al respecto, tanto así, que ya se encuentra preparando debates más intensos y espera poder ser capaz de presentar más de uno el próximo año. Pero manejar a una lista nominal de más de 88 millones de personas, y en aumento, no será nada fácil, y con mayor razón si se espera que el próximo año sea las elecciones con mayor participación ciudadana.

Ya veremos si esta nueva institución cumple con las expectativas o se mantiene en el promedio de su antecesor, el IFE. Sin embargo, no me queda nada más que decir que: “la primera vez duele” pero espero que no sea México y sus ciudadanos los que sufran más esta curva de aprendizaje y adaptación por parte del INE o las consecuencias de su “inexperiencia” por ser de tan reciente creación. La clave será haber aprendido de errores pasados, aprovechar las nuevas tecnologías y ser lo más transparentes posibles para demostrar que los cambios de esta administración fueron para bien.

Será una larga temporada de ataques y eso que esto, apenas comienza.

Venezuela: La última gran dictadura de América

Comparte este artículo:

Después de la muerte de los ex mandatarios militares Hugo Chávez (2013) y Fidel Castro (2016) gobernantes de Venezuela y Cuba, respectivamente, se creó una ligera idea internacional de que las dictaduras en América Latina llegarían a su fin, los últimos dos dictadores que habían perdurado en el inicio del siglo XXI finalizaban sus gestiones de la única forma en como habían planeado terminarla, a través de su muerte. Grandes revolucionarios que lucharon por la libración y democratización de sus países pero que sucumbieron ante el poder y la demagogia llevando su administración a gobiernos dictatoriales que han durado muchos años trayendo consigo crisis sociales, económicas y geopolíticas, por lo que los hizo los patitos negros de la región latinoamericana.

Juntos se consolidaron bajo una misma ideología, llamada el socialismo del siglo XXI, de idiosincrasia antiimperialista y populista pero disfrazada de una democracia autónoma y libre, nada más alejado de la realidad. A lo largo de los años vimos cómo estos líderes “democráticos” manipularon las leyes a sus conveniencias, participaron en elecciones fraudulentas y totalmente arregladas, provocaron crisis económicas al interior de sus países, rompieron relaciones comerciales con el resto del mundo e hicieron a un lado los derechos humanos de sus conciudadanos haciéndolos pasar hambre, escases y vivir en condiciones atroces.

Pero la historia dictatorial de la región no se extinguió a la par del fallecimiento de estos dos revolucionarios, al llegar la conclusión de sus mandatos, cual sistema monárquico, designaron a su sucesor, al siguiente en la fila, aquel súbdito fiel y apegado a su ideal que continuaría con el trabajo que ellos habían comenzado, permitiendo la continuidad del régimen. Nicolás Maduro en Venezuela y Raúl Castro en Cuba, la dictadura cambiaba de rostro, pero las condiciones a las que se encontraban sometidos los venezolanos y los cubanos continuarían su curso.

La clave de su perpetuidad  de estas dictaduras se centró en dos acciones principales, elecciones ficticias, es decir, fraudes electorales y elecciones arregladas donde se fomenta la participación ciudadana, pero los resultados obtenidos sean según lo planificado y la segunda, la alteración de las constituciones políticas y manipulando la legislación a su antojo para la creación de leyes que conforman hoy todo un sistema institucional de violación de las libertades y derechos fundamentales en esos países.

Esta última es la que ha puesto en marcha el gobierno de Nicolás Maduro, Venezuela comenzó el proceso para cambiar su sistema legislativo, para cambiar aquella constitución bolivariana que el mismo H. Chávez instauró en 1999 como símbolo de la nueva República de Venezuela. El alumno superó al maestro. Y tras 18 años de chavismo, Maduro comienza una nueva etapa, una nueva constitución y una nueva forma de pasar a la historia alejándose de la sombra de su antecesor.

El madurismo se alza como la nueva dictadura de Latinoamérica, producto directo de todo aquello por lo que Chávez alguna vez lucho décadas atrás. Comienza la dictadura de Maduro con un borrón y cuenta. Y empoderándolo más que a cualquier otro dictador en la historia de Venezuela. Veremos cuáles serán las consecuencias de tales decisiones y el destino que le depara a los venezolanos que son los que más sentirán las secuelas de esta dictadura que se levanta.

Coaliciones: Camino a la victoria

Comparte este artículo:

A unos meses de definirse los contendientes para las elecciones de 2018, los partidos comienzan a dejar ver sus objetivos, estrategias y acciones políticas para poder llegar a la silla presidencial, teniendo a la mano infinidad de mecanismos que permitan esta meta. Una de las herramientas más utilizadas es aquella de la coalición entre partidos, una estrategia que ha ido creciendo, y que, gracias a ella, ha dado cabida a victorias inesperadas con grandes cambios en el sistema mexicano. Recordando la coalición victoriosa de PAN-PVEM, a cargo de Vicente Fox, ganando la presidencia en 2000, la primera transición política. O la ya muy usada asociación PRI-PVEM, misma que llevó a Enrique Peña Nieto a la presidencia, y que ha sido de gran utilidad en recientes elecciones para ambos partidos, brindando la posibilidad de hacerse de poder a lo ancho del país.

Es de gran notoriedad que los partidos más grandes están buscando consolidarse mediante esta vía, analizando la mejor combinación posible para lograr el triunfo el año próximo.

Pero una coalición no es una simple suma de votos, donde los partidos más chicos venden su fuerza al mejor postor (aquel que le brinde mayor posicionamiento político), las coaliciones tienen como principales objetivos ser una eficiente alternativa para tener acceso al poder, incrementar la pluralidad partidista y fomentar la democratización política mediante la participación de la oposición, sin caer en un bipartidismo que daña directamente al país.

Sin embargo, la esencia de las alianzas se ha perdiendo en México, desempeñándose incorrectamente, incumpliendo dichos objetivos y poniendo en duda la funcionalidad y credibilidad de la partidocracia. Los partidos más chicos han llegado al grado de venderse, por no decir prostituirse, bajo la bandera de una alianza política.

Y es que estos, los partidos pequeños, son los más grandes favorecidos como resultado de esta colectividad, sin importar si se consigue el triunfo o no. Debido a que la asociación les asegura mantener el registro y continuar en al ámbito político, anteponiendo sus intereses partidistas sobre la verdadera razón y función de las coaliciones. Se ha convertido en mera costumbre política y todo un negocio la asociación entre partidos, inclusive entre aquellos que ideológicamente son antagonistas. Los ideales quedan en segundo término cuando de sobrevivir se trata.

El abuso de esta práctica se ha monopolizado y los partidos de reciente creación o de menor tamaño juegan un rol de acompañantes en cada elección, en un juego político incoherente y tergiversado, donde un partido puede ser aliado de otro, aunque posean una idiosincrasia contraria, o aliarse en una región y ser adversarios en otra en el mismo año, en la misma elección.

Por lo pronto las alianzas partidistas son un mal no tanto necesario, pero sí muy presente en la vida política del país, donde a los partidos políticos más grandes se les acabo la capacidad de bastarse para sí mismos compitiendo solos, y dejando entrever que en la actualidad ningún partido logrará la victoria por méritos propios. No les queda más opción, que dejar a un lado toda vanidad y orgullo, juntándose hasta con su acérrimo rival, siempre y cuando esto les otorgue la presidencia, que para el 2018 no será cualquier victoria, sino un gobierno en la etapa de mayor incertidumbre política, social y económica.

El futuro del país pende de la próxima alianza y su capacidad para persuadir la mayor cantidad de electores. Esperemos se la más óptima y no la más incongruente.

Voto Duro: El mal de México

Comparte este artículo:

El pasado 4 de junio del presente año, cuatro entidades federativas celebraron elecciones locales para distintos puestos políticos, entre los que se encontraban candidatos a gobernador, alcaldías y diputaciones. Unas elecciones nada sencillas, por un lado, la elección local más importante, por tamaño poblacional y económico, la del Estado de México, y por otro, la última competencia de la partidocracia previo a las elecciones por la silla presidencial. Todo está en juego y, como muchos afirman, una probada de lo que será el próximo año de conflicto partidista. Pero ¿qué pudimos darnos cuenta con lo acontecido?

Lo primero, las encuestas y los análisis vuelven a quedarse cortos con los resultados predichos, a pesar de no tener datos oficiales por el INE, es claro que el PREP nos muestra una realidad lo más cercano a la resolución final, y está es la de, como virtual ganador en las gubernaturas el PRI, tanto en Coahuila como en Estado de México.

Con altas expectativas se inició la jornada electoral y con encuestas en mano que apuntalaban a Delfina Gómez y Guillermo Anaya, con MORENA en Estado de México y con el PAN-PRD en Coahuila, respectivamente, a ser los rotundos ganadores, se finiquitaron con lo cerrado que se tornaba la contienda. Las esperanzas fueron cayendo poco a poco, y así, conforme se transcurría la noche y el PRI tomaba fuerza para posicionarse en primer lugar de las preferencias del electorado.

Lo segundo, aún le queda poder a ese monstruo político, llamado PRI, cual posee entre sus organizaciones e institucionalismo, la capacidad para convocar a masas sociales para obtener la mayoría de los sufragios, condicionando el voto.

Y tercero, el abstencionismo, mismo que pareciese no extinguirse, 1 de cada 3 mexicanos decide no ir a las urnas a ejercer su derecho de elección y contribuir a la democracia nacional, prefiere quedarse en casa y dejar en manos de otros tomar las decisiones y los liderazgos que administrarán el futuro del país.

Estas tres razones se ven reflejadas en el voto duro, el mal de todos los males, un sufragio condicionado y forzado, que abusa de las necesidades de la sociedad para obligar a los ciudadanos a elegir a un partido especifico, con fuertes consecuencias en caso de no hacerlo. Un voto duro que las mismas encuestas son incapaces de calcular, imposibilitando sus predicciones correctas, sesgando todo resultado posible. Y que es, incluso, mayor que el mismo abstencionismo, que no perjudica a los partidos, pero sí a la sociedad misma.

Con todo esto, el PRI dejó en claro una cosa, no es tan débil como pensamos, no lo subestimemos, el PRI no es sólo Enrique Peña Nieto y su mala administración, o la camada de gobernadores más corrupta de la historia, el PRI es, y seguirá siendo, una de las instituciones mejor organizadas que tiene la región y eso le es suficiente para, aún, ganar elecciones, apoyado en su voto duro.

Así que no lo hemos visto todo, y el conflicto mayor apenas comienza, a un año de las próximas elecciones todo puede pasar y nada está escrito.

AMLO: Efecto Domino

Comparte este artículo:

Esta semana salió a las redes sociales una entrevista de Andrés Manuel López Obrador realizada por el periodista Jorge Ramos, en un diálogo breve, pero con una serie de preguntas que muchos nos hemos planteado más de una vez y que, a pesar de algunas evasivas por parte del presidente de MORENA, logra dejar en claro su mensaje y primordial línea de acción para su próxima campaña y posible presidencia, ELIMINAR la corrupción. Para el final de la emisión Jorge Ramos propone salir y continuar la conversación en plenas calles de la Ciudad de México, remarcando la ausencia de escoltas, nos hacen notar la tranquilidad con la que pueden transitar en el exterior. En una plática con tinte más amistosos, lo más parecido a una charla que a un cuestionamiento. Muchos transeúntes se detienen a saludarlo e, inclusive, a mencionar admiración hacia su persona y trabajo. Andrés Manuel puede presumir caminar libremente por las calles de una ciudad, sin tener la preocupación de ser atacado verbal o físicamente, muchos de su posición quisieran tener algo de esa libertad.

Sin embargo, centrándonos en la premisa, AMLO afirma que para eliminar la corrupción tendrá que hacerse de arriba hacia abajo, de los lideres a las masas, del presidente pasando por los gobernadores hasta el último funcionario público del sistema político, y así, como por arte de magia, un efecto domino y arrasador cambiará la forma en cómo se han venido haciendo las cosas, donde si el presidente y los líderes nacionales son honestos e incorruptibles, afectará, positivamente, a cada ciudadano del país. Cada individuo del orden social o político acatando puntualmente el ejemplo que sus gobernantes pregonan.

Se acabarán los lujos, los privilegios y los altos salarios para los funcionarios públicos, se actuará con el buen ejemplo y se rescatarán los buenos principios y valores, recluidos en lo más profundo de la cultura y sociedad mexicana, como hace mención López Obrador. Y cuál virus, o propagación viral, la honestidad y honradez que se adjudica el próximo candidato, contagiará a cada persona.

En mi opinión, no lo veo como una hazaña imposible de realizar, pero, lo considero un pensamiento demasiado soñador, por no decir iluso, que abusa de inocente, creer que automáticamente la sociedad cambiará por el simple hecho de seguir el ejemplo de los políticos. Cuando la imagen de ellos [la clase política], es de las más desprestigiadas y en la cual la comunidad tiene menor confianza.

No veo a un Andrés Manuel como el próximo dictador autoritario que tanto han tratado de adjudicarle, desprestigiándolo e ilegitimándolo, pero por más mesiánico que pueda ser el accionar, de él y sus allegados, difícilmente ese cambio llegará a afectar a su oposición en pro del país, por bueno que eso fuera.

Actualmente, la figura del presidente está por los suelos, en niveles históricos de desprecio y aberración, por lo que al siguiente le costará bastante recobrar la buena imagen perdida. No será en poco tiempo, estabilizar esa reputación desgastada para posteriormente ganarse la total aceptación y ganas, por parte de la sociedad, de seguir su ejemplo. No suena imposible pero tampoco rápido, no lo desmiento, pero tampoco creo factible su plan, solo quiero dejar expuesto que para erradicar la corrupción no basta simplemente en poner el buen ejemplo y dejar que la sociedad haga el resto, azarosa y libremente.

Aún queda un año de contienda y esto apenas comienza. Tendremos que esperar como en unos meses, con los resultados obtenidos en las elecciones de este año y la definición de sus contrincantes, el rumbo que su discurso tomará y como afectará en las promesas de campaña.

Ya veremos si esta idea utópica se mantiene o se mejora en acciones más concretas y planes que terminen convenciendo hasta al más opositor de MORENA.