Seguridad Bancaria: ¿Oportunidad o Reto?

Comparte este artículo:

Esta semana el Banco de México aceptó que las afectaciones e irregularidades en transferencias en los sistemas de la mayoría de los grandes bancos de nuestro país fueron ocasionados por un hackeo de origen desconocido, que vulneró el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI). Aún con las noticias de las elecciones vale la pena poner atención en este suceso por las afectaciones no solo financieras, sino institucionales que pudiese tener. Expertos y analistas hablan de pérdidas potenciales inmediatas de hasta 820 millones de pesos, considerando la poca información que se ha dado a conocer los bancos más afectados fueron Banorte, INBURSA, CI Banco y BBVA Bancomer.

Los hackers modificaban el destino de las transferencias, por medio de códigos que introdujeron a sus sistemas. Pero según autoridades una parte del dinero no pudo ser retirado dado que los bancos migraron a un sistema alternativo de transferencias, el cual también ha ocasionado pérdidas de manera indirecta al no poder satisfacer la demanda de depósitos y retiros, sobre todo el martes 15 que fue quincena cientos de miles de usuarios se quejaron en redes sociales sobre la falla.

El tema de los hackeos a bancos no es nuevo ni es exclusivo de México. El año pasado en Taiwan hackers vulneraron el sistema SWIFT, sobresaturando de correos y pedidos la red para entrar y modificar claves para transferir el dinero a cuentas en el extranjero que a su vez fueron retirados terminado el hurto. En Rusia, vulnerando el mismo sistema SWIFT, un grupo de hackers se llevó más de 6 millones de dólares el rublos los cuales también no han podido ser localizados. 

Históricamente los bancos han sido vistos como vanguardistas en tema de seguridad informática, antes era impensable que un hackeo pudiese funcionar y de ser así que el dinero pudiera ser retirado concretando el desvío. El sistema financiero mexicano al igual que la mayoría en el resto del mundo se encuentra interconectado, entre los mismos bancos por lo que las fallas de uno, dos o tres bancos terminan por afectar e infectar a las demás instituciones de banca que también pueden presentar pérdidas directa o indirectamente. 

Hay varios planteamientos para solucionar el problema sin caer en acciones reactivas y extremas como limitar los retiros mayores a 50,000 MXN en lo que se aclaraba el sistema como se llegó a plantear, ya que a su vez esto generaría pánico en el mercado y desalentaría la actividad económica en el muy corto plazo. Varios países, sobre todo pequeños como Singapur, han reforzado el uso de la huella digital como sello para transferencias y retiros, esto con el fin de evitar este tipo de movimientos, pero a su vez eleva los costos de operación bancaria y genera incomodidad en los usuarios.

La solución recae no solamente en los  sistemas de seguridad privada de los bancos, sino también en los mecanismos y regulaciones del gobierno, buscando mejorar sus equipos de seguridad, en EUA por ejemplo el gobierno tiene programas donde detecta jóvenes talento (inclusive que cometieron delitos y se los perdonan a cambio de trabajar para ellos) y los becan para trabajar para el gobierno en seguridad informática. 

¿Adiós al Efectivo?

Comparte este artículo:

Desde la edad antigua el surgimiento de monedas y billetes ocurrió con el fin de facilitar el intercambio de mercancías y servicios entre pobladores, con más o menos cambios en los sistemas bancarios, financieros y de política monetaria, así de ha manejado a lo largo de la historia de las distintas civilizaciones de la raza humana. Hoy en día vemos un fenómeno en países desarrollados donde se está comenzando a dejar el uso de efectivo por métodos electrónicos de pago y almacenamiento de valor, como lo es el caso de Suecia en donde varias industrias ya están comenzando a ver los estragos de esta nueva tendencia. En aquel país solamente de 2010 a 2014 la proporción de efectivos en ventas minoristas cayó del 40% al 15%, según encuestas dos tercios de los consumidores dicen que viven con menos de 10 euros en la cartera y que todo lo pagan en electrónico, inclusive los baños, las iglesias y la gente que anda pidiendo dinero tienen terminal para hacer pagos con tarjeta o con el teléfono. 

El auge del abandono del efectivo se ha intensificado con el surgimiento de los Smartphone y las aplicaciones de pago, que nos permiten realizar operaciones bancarias y pagar todo tipo de productos y servicios desde la comodidad de nuestro teléfono celular enlazado a nuestra tarjeta del banco de nuestra preferencia. Este fenómeno está ocurriendo en menor o mayor medida en países desarrollados y en desarrollo, hace 30 años con el surgimiento de las tarjetas de crédito el 36% de las compras minoristas en EUA eran hechas con efectivo y ahora ese número ha caído a 14%, en países como Bélgica y Reino Unido los pagos en efectivo no llegan ni al 8%. 

Este fenómeno trae consigo una serie de ventajas y desventajas. Por el lado positivo, de ser bien regulado, puede servir para evitar la evasión de impuestos, el lavado de dinero y detectar fuentes de enriquecimiento ilícito. También le sirve a las empresas para tener una mejor medición de sus ingresos y tipos de clientes y al gobierno para medir las tendencias de consumo real de las personas y tomar decisiones en cuanto a su política fiscal. 

Algunas desventajas son que esta digitalización trae consigo costos de operación que tienen que absorber los clientes y afecta sobre todo a los más necesitados. También se presta a problemas de privacidad con el gobierno o las empresas que pudieran hacer mal uso de la información y que inclusive traería consigo un problema más fuerte de hackers que roban y realizan fraudes con dinero electrónico a empresas e individuos que hace que la clonación de tarjetas parezca un juego de niños. Pocos son los países que regulan los métodos electrónicos de pagos y transferencias, es importante ponernos al corriente porque aunque si bien México es un país que por sus condiciones geográficas y socioeconómicas difícilmente pueda alcanzar estos niveles de penetración, de todos modos nos podemos ahorrar muchos problemas si aprendemos de las dificultades que han tenido otros en la materia. 

Campañas Políticas y Fake News

Comparte este artículo:

Para nadie es secreto que la forma en la que las personas intercambiamos información de manera eficiente y rápida por medio de redes sociales ha venido a cambiar la forma en la que se hace campañas políticas en nuestro país. A nivel mundial el fenómeno de las denominadas fake news ha venido tomando un auge importante motivado por el cada vez mayor uso y diversificación que hay en redes sociales y lo barato (en términos de alcance) que es hacer publicidad en estas aplicaciones, en México es muchísimo más caro pagar una entrevista de TV local que tenga un alcance incierto de 300,000 personas que pagar una pauta en algún video que tenga un alcance probado de 300,000 personas que inclusive se pueden segmentar por zona, interés y otras categorías.

Las fake news fueron todo un tema el año pasado, ya que comenzaron a  surgir evidencias que un año antes en 2016 este tipo de guerra sucia fue utilizado ampliamente para desprestigiar y dañar la imagen de Hillary Clinton con ataques que al parecer provenían del extranjero. En México no somos la excepción, vemos con mayor frecuencia como proliferan en nuestras redes sociales sitios falsos de noticias, circulan encuestas de dudosa procedencia que confunden más al elector que las tradicionales las cuales también en muchas ocasiones son de dudosos resultados. 

Al aceptar utilizar una red social como Facebook, Twitter, Snapchat o Instagram estamos aceptando ceder mucha de nuestra información personal y la forma en la que interactuamos en nuestras redes, alimentando bases de datos con nuestros gustos y preferencias en todos los sentidos que bien utilizados pueden ser una buena herramienta para dirigir la publicidad, pero también algunos programas se prestaron para utilizar esa información o por medio de filtraciones obtenerla y dañar un proceso electoral. Hace poco Mark Zuckerbrerg, dueño y fundador de Facebook fue llamado a declarar por el escandalo de las filtraciones masivas de información que se dieron a conocer a inicios de año. 

Aún hace falta legislar al respecto pero es difícil considerando que entramos en un debate sobre si se está afectando o no el derecho de expresión de las personas y su derecho a la intimidad. Las fake news se potencializan con el abuso de redes, chismes y noticias falsas han existido siempre, inclusive en periódicos de renombre donde se llegan a pagar notas pero aún así no tenían el impacto que tienen hoy en día estas notas en redes. Es importante que estemos conscientes de lo que se avecina y ya comenzó, no contribuyamos a la bola compartiendo cosas sin corroborar la fuente o el verdadero motivo de la noticia, son solo dos meses, pero vale la pena aguantarse. 

Alianza 2030: Una Nueva Generación

Comparte este artículo:

Alianza 2030 es un colectivo que agrupa a jóvenes líderes de distintos partidos políticos, asociaciones civiles, universidades y jóvenes empresarios con el fin de elaborar una agenda en común para trabajar por los intereses de los jóvenes del estado. El grupo se aglutina en un consejo representativo de todas las causas sociales y políticas con líderes de todos los municipios del área metropolitana y todas las zonas rurales del estado. La intención es generar sinergias para empoderar las agendas de los consejeros en lo individual y la agenda de colectivo lo que nos ha convertido en un grupo político juvenil que va más allá de un partido, una campaña o un proceso electoral, sino que se convierte en un grupo generacional.

La idea no es nueva, hace aproximadamente 20 años existió un grupo llamado Alianza 2000 con chavos de la generación X, nacidos en los 70s principalmente de donde salieron varios jóvenes que llegaron a ocupar a muy temprana edad cargos importantes en la administración pública local, nacional y en cargos de elección popular. Años después en 2008-2009 se conformó una segunda generación, con jóvenes de la generación Milennial más que nada de donde también salieron varios candidatos, dirigentes nacionales de organizaciones de varios partidos, entre otros. Ahora en 2018 viendo la gran área de oportunidad que hay en Nuevo León para formar grupos juveniles considerando la baja participación tradicional y la gran diversidad de causas, ideas en nuestro estado es que decidimos formar Alianza 2030 motivados y de la mano del ideal que en su momento movió a otras generaciones.

Somos unos convencidos que para hacer política de jóvenes tenemos que actuar y hacer las cosas que nos interesan a los jóvenes, hay que dejar atrás ese viejo esquema de vestir y actuar como el político grande y hacer lo mismo que el político grande, porque con la misma fórmula no vamos a llegar a resultados diferentes, no seamos babysaurios. Los jóvenes más que agruparnos en partidos o zonas territoriales nos agrupamos e identificamos con causas, es por eso que para conformar el grupo tuvimos un largo proceso de scouteo en todo el estado, buscando a los mejores perfiles para pasarlos a una etapa de entrevistas donde gracias al apoyo de integrantes de las pasadas generaciones de Alianza pudimos hacer un filtro y generar un primer consejo que hemos ido ampliando, depurando y mejorando de tal forma que cada integrante del consejo, donde somos más de 50 jóvenes, ha desarrollado su propia célula con más de 20 personas cada una que a su vez genera impactos y grupos más grandes en las zonas y universidades donde trabaja. 

Muchas veces por naturaleza quienes nos queremos involucrar en lo público buscamos imitar y aprender de nuestros mayores pero hemos aprendido que la política de jóvenes se hace trabajando en las causas y no en los cafés ni en los eventos políticos protocolarios. El reto es grande pero este 2018 los jóvenes podremos definir la elección por representar prácticamente 1 de cada 3 votantes, varios son los compañeros de Alianza 2030, que ya están conteniendo por cargos en varios partidos y muchos otros la mayoría quienes estamos coordinando distintas campañas juveniles de varios candidatos en el estado y municipios. 

“Ustedes, como jóvenes que son, quieren “el bien, enderezar al mundo “, como dice el poema de Octavio Paz. Que no les falte entereza, y que no les falte humildad”. – Luis Donaldo Colosio

La Mentalidad del Mexicano

Comparte este artículo:

¿Cuántas veces hemos escuchado que México es un país rico en recursos naturales y con un enorme potencial? Pero que por culpa de intereses extranjeros y de una denigrante clase política, es que el país no avanza y tenemos más de 60 millones de pobres en nuestra nación. Desde pequeños nos enseñan en las escuelas una narrativa como de película, somos un país víctima, víctima de los españoles que nos conquistaron, nos impusieron cultura, religión, entre otras cosas cuya mezcla dio origen a nuestra sociedad actual. Víctima de los Estados Unidos que nos quitaron más del 55% de nuestro territorio después de una fatídica e injusta guerra, víctima de los franceses y demás poderes extranjeros que durante todo el siglo XIX se dedicaron a saquear y entrometerse en el desarrollo democrático y económico de nuestro país. Víctima de un personaje como Porfirio Díaz que nos venden como dictador a quién le achacan la pobreza y desigualdad que imperaba en el país a inicios de siglo XX.

Yo soy un convencido que no somos víctimas ni debemos de sentir que lo somos. Somos un país que se ha levantado frente a las más grandes adversidades y que hoy somos la 14va economía a nivel mundial por tamaño del PIB, somos un país líder en exportaciones de diversos productos agrícolas y tecnológicos como pantallas y el cuarto productor a nivel mundial de automotores. Lamentablemente somos un país con muchísima desigualdad, también somos el último lugar en calidad educativa de los países de la OCDE y de los países que menos impuestos efectivos recaudan en proporción de esta misma organización.

Por toda la mezcla histórica, socioeconómica y cultural que ha influenciado la formación del mexicano podemos ver que hay una gran diversidad de ideas y pensamientos pero en general hay factores en común. Los mexicanos somos hospitalarios y gente trabajadora, somos un pueblo que se une en los peores momentos tanto en las crisis económicas como en los desastres naturales. El problema es que a vista de muchos no somos un pueblo que nos unamos en las buenas, no coincido mucho con la idea que en México sufrimos todos del síndrome del cangrejo donde el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano, donde la reacción natural de una persona al ver que a otra le va bien es intentar bajarla y recelar su éxito sin importar si es familiar, amigo o compañero.

Varios aspectos negativos de esta supuesta mentalidad lo vemos reflejado en el ámbito político. En la función pública como en cualquier otra área hay gente mala y hay gente buena, pero a veces muchas personas tachan al político de ratero y farsante con un juicio de opinión sumario, sin darle oportunidad de defenderse, por celo o falta de identificación. Hay casos de personas que eran ricas antes de entrar a la política por sus actividades en el sector privado y que al entrar, nada más por estar ahí, ya son tachados como corruptos y que todo lo que tienen es producto de robos. Aunque si bien hay muchos casos de personas sin liderazgo y con nula sensibilidad social que llegan a los cargos públicos a hacer negocios, también es cierto que muchas veces somos los propios ciudadanos quienes contribuimos a la generación de los problemas de la comunidad pero no a su solución, tirando la basura en la calle, buscando eludir o pagar menos impuestos, pasándose la luz roja, copiándose en los exámenes, etc.

Los problemas de la sociedad también los debemos resolver juntos y mientras no logremos corregir el elemento de nuestra mentalidad de linchamiento y convertirla en un frente crítico como responsable, es que veremos cambios reales en nuestra sociedad y en nuestra clase política, que al final es un reflejo de la misma y cuyo ascenso al poder esta determinado por la racionalidad de los votantes para elegir a la mejor opción.

Comunicación Social: Ley de Publicidad

Comparte este artículo:

Esta semana se aprobó con el apoyo de las bancadas del PRI, PVEM y PANAL en la Cámara de Diputados la controversial ley de publicidad oficial también apodada por los activistas como “Ley Chayote”. En resumen, lo que busca esta nueva normatividad es poner orden a los tres niveles de gobierno, en sus 3 poderes y a los órganos autónomos en sus gastos de comunicación social para que se cometan menos abusos con gastos en ese rubro. La ley establece que toda comunicación social debe cumplir con varios criterios de eficacia, economía, veracidad, transparencia y honradez. Se obliga a las instituciones a elaborar un programa anual de comunicación social, el cual debe incluir medios de comunicación que estén incluidos en el Padrón Nacional de Medios de Comunicación que también se crea con el mismo fin de tener un mayor control.

Cientos de asociaciones civiles y organizaciones de activistas ciudadanos se expresaron en contra de la polémica ley, al argumentar que no resuelve de tajo el problema ya que no establece topes ni en cantidad, ni en porcentaje en los gastos de comunicación social que en muchos casos son exagerados y representan un “boquete” para las finanzas de la nación y de muchos estados y municipios. La ley no define tampoco criterios de que tipo de espacios se pueden o no contratar ni limita la aparición de funcionarios públicos, no mete el gasto de comunicación social dentro de los informes anuales de labores ni promueve la diversidad y el pluralismo de medios, al contrario lo centraliza en la SEGOB presentando un posible riesgo para medios que no sean afines a ciertos grupos.

Para nadie es secreto que la libertad de expresión en nuestro país ha ido evolucionando de manera acelerada, en las últimas décadas con el surgimiento de la competencia política y la maduración de la democracia en nuestro país, pero también ha traído consigo retos como el hecho que México es el primer o segundo país (sin guerra, dependiendo del año) con más periodistas asesinados en el ejercicio de su profesión. No está de más la frase que los medios de comunicación representan un cuarto poder, su influencia es tal que pueden construir o destruir reputaciones e influir elecciones a su criterio o al criterio del mejor postor. Al final aunque si bien los medios son un negocio por la publicidad, también debería existir (y muchos medios lo tienen, tampoco hay que generalizar) un sentido de responsabilidad en el ejercicio del periodismo en nuestro país.

Yo no creo que sea justo calificar a esta ley como mala o como buena, soy un convencido que debemos reconocer que representa un primer paso hacía un mayor control en el gasto gubernamental en publicidad (sin entrometerse en el ejercicio periodístico), pero aún falta mucho por hacer para evitar los abusos por parte de ciertos gobernantes que en 3 o 6 años quieren hacerse más famosos que Luis Miguel, por decirlo de manera coloquial. Vigilar el gasto de publicidad no solamente en gobiernos sino también en campañas es muy importante, cuantos candidatos no hay que se quejan de que si no pagan a tal o tal medio no salen en ningún lado, en ese caso los medios están en su derecho de cobrar por publicidad pero tampoco hacer un cobro excesivo, que inclusive por debajo del agua pudiese ser hasta mayor que el propio tope de gastos del candidato.

Nuevos Empleos, Solución o Estancamiento

Comparte este artículo:

Esta semana salieron a relucir datos que ubican a Nuevo León como el estado que más empleos ha generado en lo que va del 2018 con 32,232 nuevas plazas formales, seguido por el Estado de México y la Ciudad de México. 73.1% de estas nuevas plazas son permanentes y el resto temporales, hay distintas metas, el gobierno estatal busca que se generen 73 mil empleos anuales mientras que la CAINTRA apunta a 60 mil y como referencia el IMSS el año pasado reportó 66 mil. El problema es que según estudios la mayoría de estos nuevos empleos son empleos de baja remuneración, la mayoría en la industria manufacturera o en grandes comercios de cadenas trasnacionales o nacionales que compiten con los comercios locales.

Es innegable decir que la generación de empleos es esencial para el desarrollo económico y el bienestar social de cualquier economía, sobre todo la de un país como México, el cual está viviendo el bono demográfico más grande en su historia, pero cuando la generación de empleos se limita solo al sector de la manufactura y de los grandes comercios entonces puede mermar la disponibilidad de mano de obra y de mercado para el desarrollo de industrias locales que pudiesen estar generando beneficios en la economía de la región.

La importancia de esto radica en que según analistas en los últimos años el crecimiento estable que ha tenido nuestro país y los bajos niveles de inflación (a excepción del año pasado por el gasolinazo) se ha debido en gran parte a la fortaleza del mercado interno, a que los mexicanos seguimos gastando y consumiendo, pero este consumo podría generar beneficios aún mayores si fuera hecho en empresas que operen con insumos locales, ya que llevarían valor a toda su cadena de producción y distribución.

México es de los países de la OCDE con una mejor tasa de desempleo al ubicarse solo en 3.3% a finales de 2017, pero somos un país con un grave problema de informalidad que también nos afecta el calculo de la desocupación real. Según el INEGI la tasa de informalidad laboral alcanza el 57% nacional, siendo Guerrero el estado más informal y Nuevo León el estado con mayor formalidad laboral, donde además, mayor porcentaje de la población radica en el sector privado.

México ha tenido en este sexenio una producción récord de empleos con más de 2 millones 200 mil empleos formados, 4 veces más que lo que reportó Calderón en el mismo período y 60% más de lo que reporto Zedillo en el mismo lapso. El reto es ver como se generan los incentivos para que la gente pase a la formalidad, se estimule a los negocios locales y se busque diversificar tanto el mercado interno como externo para no depender tanto de EUA. 

 

2018: El Año de los Jóvenes

Comparte este artículo:

Las elecciones en 2018 representan un parteaguas en la vida democrática de nuestro país, no solamente por los nuevos partidos políticos y los independientes sino por el papel que tomaremos los jóvenes en esta elección. Si consideramos a las personas en la lista nominal que tienen entre 18 y 35 años (la edad en que inicia o termina la juventud varía dependiendo de la institución) entonces tendríamos que, 39 millones de jóvenes representan 45% del total de 88.7 millones de votantes en esta elección, en 2012 para darnos una idea solo representábamos el 30%. De esos 39 millones de jóvenes el 36% (14 millones) votarán por primera vez.

Históricamente somos el sector poblacional que menos vota en porcentaje, pero las nuevas tecnologías y el descontento generalizado ha causado que nuestra generación muestre cada vez más un creciente interés en involucrarse en los temas públicos. También hay un cambio en las preferencias electorales de las nuevas generaciones, según un sondeo publicado por el INE el 48.2% de los jóvenes no tiene una preferencia para algún partido en especial, el 16.1% por Morena, el 13.1% por los independientes, PAN 11.6%, PRD 5.4%, PRI 4.1% y el resto de los partidos 1.7%. En 2012 los sectores poblacionales que más votaron fueron los de los  que rondan la edad de los 40s y 50s, mientras que el gran abstencionismo se dio entre los que votaron por primera vez.

La participación de los jóvenes no se limita solo a las urnas, sino también a salir en las boletas en mayor medida debido a las cuotas y mayor inclusión que han dado varios partidos a nuestro sector poblacional. El reto es demostrar que se nos reconozca, no solamente por ser jóvenes sino por nuestra capacidad de hacer las cosas. Los partidos políticos deben buscar postular candidatos, no solo por su rentabilidad política que podría ser en parte su identificación con los jóvenes, sino por asegurar la gobernabilidad y el buen desempeño del funcionario o representante después de quedar electo. Si en unos años esos candidatos jóvenes de nuestra generación no dan los resultados esperados, entonces podría haber una decepción y generalización de incapacidad hacía los políticos jóvenes como ya ha ocurrido en varios estados.

Las condiciones de nuestra generación también son muy distintas, ya nos tocó vivir en la transición, algunos hasta nacimos en estados que ya no eran gobernados por el PRI, nuestra generación más que los partidos se fija en los perfiles y lo que representan, el candidato o partido que falle en entender esa realidad correrá el riesgo de ser una víctima más del enojo popular en especial de los jóvenes, que al igual que en su momento la generación de nuestros abuelos lo mostró, tenemos una tendencia de ir contra el establishment. José Francisco Ruiz Massieu llegó a decir que en política aquel que le apuesta a los jóvenes nunca se equivoca, pero yo soy un convencido que habría que preguntarnos ¿Cuáles jóvenes? Hay jóvenes con prácticas de adultos y adultos con espíritu de cambio y apertura para escuchar e incluir a los jóvenes.

Aprobación de Mandatarios y Proceso Electoral

Comparte este artículo:

El domingo pasado, como era de esperarse, Vladimir Putin se llevó la victoria en las elecciones presidenciales de Rusia con el 76% de los votos captados con lo cual amarró su 4to mandato que lo mantendrá en el poder mínimo hasta el 2024. Aún considerando las irregularidades en el proceso vale la pena mencionar que Putin es uno de los mandatarios mejor evaluados del mundo con más del 80% de la aprobación popular con cifras de finales del año pasado lo cual explica en gran medida porque su contrincante más cercano sacó un lejano 12% de los votos totales.

La aprobación de Putin contrasta con la del resto de los mandatarios que rondan en la mayoría de los casos entre 30 y 40%, siendo los mejor evaluados por su pueblo Angela Merkel de Alemania con 51% y Emmanuel Macron con 50%, muy lejano al 39% de Donald Trump, al 19% de Enrique Peña Nieto o al 5% de Michel Temer en Brasil. En los últimos años la mayoría de los presidentes latinoamericanos se han ubicado por debajo del 50% y por lo regular ha habido transiciones de gobierno y de sistema de izquierda a derecha como en Argentina de Cristina Fernández a Mauricio Macri, en Chile de Michelle Bachallet a Sebastián Piñeyra, en Perú de Ollanta Humala a Pedro Pablo Kuczynski o de derecha a izquierda como se pronostica pudiese ocurrir en Colombia y en México en las elecciones de este 2018.

Si hablamos de los niveles históricos de aprobación de los presidentes mexicanos vemos el gran contraste, Salinas tuvo un promedio sexenal de 73.1, Zedillo de  54.9, Fox de 57.9 y Calderón de 56.6 mientras que Peña Nieto pinta para ser el presidente peor evaluado en la historia moderna de México, aún y con los logros y reformas que se lograron sacar adelante gracias a la visión y capacidad de consenso de su gobierno. ¿Porqué ocurre esto?, ¿Es un error de comunicación o hay algo que opaca estos logros? Al final yo pienso que es una combinación de ambas. Por ejemplo, han habido varios gobiernos estatales que han dado buenos resultados en varios estados de la república pero que en 2015 y 2016 vivieron derrotas históricas como es el caso de Querétaro donde el gobernador saliente Pepe Calzada era el mejor evaluado a nivel nacional.

En este proceso electoral no cabe la menor duda que hay que considerar tendencias mundiales que existen en la política contra el establishment, que en este caso es representado por el PRI, y que hay gobiernos que por mejor estrategia de comunicación que tengan y logros que presuman la realidad es que unos cuantos o muchos escándalos de corrupción de ese gobierno o de ese mismo partido terminan por hacer impresentable mucha de la oferta electoral que pudiesen presentar.

El fenómeno no es exclusivo de un solo partido, pero termina por afectar sobre todo a las fuerzas políticas tradicionales, el problema es que independientemente del resultado nadie de los que gane triunfará con una amplia mayoría si consideramos que la mitad de las personas no vota, por lo cual habría un problema consiguiente de gobernabilidad y falta de representatividad en los gobiernos estatales, federales y en las propias cámaras del congreso. Si logramos dejar a lado algunas de nuestras diferencias políticas después del proceso electoral y los ciudadanos además de razonar su voto se involucran en las labores de los gobiernos entonces podremos ver avances en temas de gobernabilidad en nuestro país, si seguimos con la tendencia del hartazgo generalizado hacía la política sin generar aportaciones reales podríamos llegar a un escenario de inestabilidad que podría trasladarse de lo político a lo social y a lo económico.

Cultura Vial, Avance o Retroceso

Comparte este artículo:

Esta semana el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) mencionó que la mortalidad en accidentes viales en Nuevo León ya ha superado el peor de los escenarios que se estimó podría alcanzarse en el 2020. En 2017 hubieron 643 muertes contadas por accidentes automovilísticos en el estado  cifra que solo ha sido superada por 2013 con 849 defunciones. Nuevo León no ha alcanzado su meta y sigue incrementando en su número de defunciones por accidentes viales lo cual va en contra del Decenio por la acción de la Seguridad Vial que es un tratado en el que nuestro país se comprometió con la ONU a reducir las muertes en percances viales en un 50% y por lo cual a cada estado se le dio una cuota.

En la zona metropolitana de Monterrey prolifera la cultura del uso del automóvil, para cualquier estudiante o recién egresado su primer meta es comprarse un auto, no solamente por una cuestión de estatus (considerando que Nuevo León es el primer lugar nacional en discriminación según la CONAPRED, siendo la discriminación por ingresos uno de los rubros más graves) sino porque la movilidad en el área metropolitana muchas veces así los obliga, tenemos el transporte público más caro del país, el clima y la seguridad no son lo ideal para poder utilizar la bicicleta como medio de transporte y además el desarrollo urbano que ha tenido nuestra ZMM genera largas distancias entre el hogar, los centros de trabajo y de recreación causando así más tráfico y una mayor carga vehicular.

Vale la pena analizar las medidas que han tomado otros países para resolver este problema. Las fotomultas por ejemplo no necesariamente son una medida recaudatoria sino de prevención y aplicación de la ley si se aplican de la manera correcta, no es lo mismo una máquina que busque cubrir con una cuota de multas diaria, que una cámara que sirva como foto evidencia para una posible multa donde la persona se le respete su derecho de audiencia como marca la constitución. En Escobedo, Nuevo León por ejemplo ahora se ha implementado un nuevo sistema de audiencias viales con la aprobación de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, donde a la persona en lugar de multársele se la da un citatorio para que acuda ante un juez cívico y puesta determinar la procedencia de la infracción y sí el pago será monetario, con trabajo comunitario o terapia dependiendo del caso.

Este tipo de políticas públicas se basan en modelos de otros países que se pueden aterrizar y adaptar a la dinámica local con el fin de buscar que la política pública de seguridad vial vaya más enfocado a la prevención y la reparación que al castigo y la recaudación como algunos malamente lo ven y/o lo hacen. Cuando un gobierno séase municipal o estatal logra hacer cumplir la ley y al mismo tiempo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos resolviendo la problemática y combatiendo la reincidencia, entonces se puede convertir en el primer paso para generar un cambio cultural, no es posible que muchos regiomontanos solamente respetemos los lineamientos de tránsito cuando cruzamos la frontera a Estados Unidos, muchos padres inclusive le dicen a sus hijos al cruzar, aquí si hay que ponerse el cinturón, respetar los altos, etc. ¿Porqué en nuestras ciudades no lo hacemos? No todo es responsabilidad del gobierno.