Camino hacía la democracia

Comparte este artículo:

Cada quien sigue con sus obsesiones; cada quien sigue descalificando generosamente a los otros tres; cada quien demuestra un nacionalismo indispensable y deseable; todos acuerdan en la necesidad de unión nacional frente a las agresiones del diablo de la peluca anaranjada. Salvo por el candidato del PRI, el rechazo a la visita de Donald Trump a México es un excelente tema de coincidencia; faltó denunciar con más virulencia el trato denigrante a los migrantes. 

¿Será un sueño y una ilusión? Me pareció algo más aterrizado el debate de anoche, bajo la batuta experta de dos excelentes moderadores, que tuvieron el valor de plantear buenas preguntas, adicionales a las del público (que supongo habían sido cuidadosamente filtradas). No siempre son muy convincentes las propuestas y casi siempre están fuera de contexto los ataques personales. ¿Tendrá sentido acusar a AMLO porque su hijo fue a estudiar a España? ¿Ayuda a entender la política de migración saber que la mamá del candidato no sabe leer ni escribir? 

El debate fue más movido que los anteriores; permitió a cada quien reafirmar sus políticas básicas. ¿Habrá convencido a los electores? Por la tardío del horario (¡México es más futbolero que político!) supongo que la audiencia fue algo limitada. En una primera evaluación, confirmó posturas, no trajo sorpresas  significativas, pero fue menos acartonado que otras prestaciones similares. ¿Habrá modificado el voto de algunos electores? Lo dudo. Sin embargo, es un ejercicio necesario para el acercamiento a la democracia que tanto necesita México. 

México he perdido su capacidad de indignación

Comparte este artículo:

El próximo lunes 7 de mayo, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, se entregará el Premio Ortega y Gasset de periodismo a los periodistas Daniel Moreno, Salvador Camarena, Miriam Castillo, Nayeli Roldán y Manuel Ureste por “La estafa maestra“, una investigación sobre el desvío de fondos públicos en México publicada en Animal Político. Animal Político es un periódico electrónico mexicano. 

Al publicar la noticia, el gran periódico español El País titulaba:  “La investigación que debió sacudir a México (pero no lo hizo)”, y en sub título destacaba: La estafa maestra, ganadora del Ortega y Gasset, documenta una maquinaria de corrupción que mueve. Cientos de millones de dólares y por la que nadie ha pisado la cárcel. Sigue el comentarista de El País: “La aritmética de La estafa maestra es sorprendente. 517 de solicitudes de información, más de 100 entrevistas y largas jornadas de reporterismo en zonas marginales y entornos hostiles. El resultado es el descubrimiento de un fraude de más de 7.760 millones de pesos (unos 420 millones de dólares) en el que están involucrados 11 dependencias del Gobierno mexicano, ocho universidades públicas y más de 50 funcionarios. Pero quizás el dato más impresionante que ha arrojado este trabajo periodístico es una cifra que enciende las alarmas en México: cero responsables. 

Lo que asombra al periodista español es un ejemplo entre muchos otros de lo que es la impunidad en la república de Peña Nieto. “No te preocupes, Rosario, no pasa nada”. Es un ejemplo de lo que significa la corrupción cómo sistema de gobierno. Un ejemplo de las herramientas puestas a disposición de altos funcionarios y allegados para saquear a sus anchas el erario de México. Para robar a los mexicanos lo que es producto de sus impuestos, por lo tanto de su trabajo y de sus ahorros. 

En realidad el periodista asume que la noticia enciende las alarmas en México. Las encendieron un par de semanas y ya esto fue asimilado al igual que la casa blanca, que el fraude del tren rápido, que los 43 desaparecidos y ahora que los tres disueltos en ácido. Después de un sexenio de corrupción, de impunidad, de mentiras y de narco gobierno, los mexicanos nos hemos vueltos insensibles a esta categoría de noticias. Las tragamos sin manifestar mayor inconformidad. Las digerimos sin señales de rechazo. Es la población entera de un país que resulta anestesiada por seis años de fraudes, robos, mentiras y sinvergüenzas  perpetradas desde todas las instancias y todos los niveles del poder. 

México está intoxicado. Tal cómo el rey Mitrídates el Grande, en el primer siglo antes de Cristo, hemos absorbido tanto veneno a lo largo de este sexenio y de los anteriores que ninguna noticia nos indigna. Esto es muy preocupante: México está perdiendo su capacidad de indignación. Esto resulta bastante peligroso: cualquier estafador nos puede embaucar. Algo para reflexionar en tiempos electorales.

Las travesuras del Bronco

Comparte este artículo:

Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón, gobernador con licencia de Nuevo León, pre candidato “independiente” a la presidencia de la República alega “travesuras” de sus recolectores de firmas para cumplir con los requisitos de la Ley Electoral para justificar actos fraudulentos, basados en usos ilegales del padrón electoral.

En el momento que se llaman travesuras a los chanchullos que hace su ejercito (más de 30,000 personas según su fiel escudero Javier Nañez Pro) entendemos los fundamentos éticos del gobernador con licencia. Travesura es transgredir la ley, usando trucos prohibidos. Travesura es recurrir a actos de corrupción para lograr firmas en forma indebida. Para el gobernador con licencia, un acto de corrupción es una travesura, es decir, en su lenguaje una broma, una distracción. Ya tenemos definida la base ética del personaje. Y tenemos definida la base del sistema que defiende y pretende apoyar en su campaña para ser presidente de la República. Probablemente, usó estas travesuras para ser gobernador del Estado de Nuevo León, con la complicidad de la Comisión Electoral Estatal en el año 2015.

Estas evidencias deben reforzar la convicción que el verdadero punto toral del 1º de julio es la corrupción. ¿Qué tanta tolerancia a la corrupción tenemos los mexicanos? ¿Cuáles serán los candidatos capaces de demostrar la auténtica lucha contra la corrupción, y comprobar un pasado libre de antecedentes ensuciados por actos de corrupción? ¿Habrá algunos capaces de hacerlo?

¿Travesuras los desvíos de recursos federales por los gobernadores priistas? ¿Travesuras la complicidad de la Secretaría de Hacienda que aplacó su Unidad de Inteligencia Financiera? ¿Travesura la del PRI de Manlio Fabio Beltrones para comprar votos en forma descarada? En su lenguaje siempre florido, El Bronco intenta restarle importancia a actos ilegales. Un acto ilegal no deja de ser ilegal, aún si El Bronco lo califica de travesura. ¿Qué opinarán los electores frente a la boleta?

Expectativas 2018

Comparte este artículo:

El ejercicio al cual se prestaron tres ex presidentes para describir “Las Expectativas 2018”, a invitación de Grupo Reforma, resultó probablemente más útil para quienes las escribieron que para quienes leímos las disertaciones presidenciales. En estos textos, se lavaron la memoria de todos sus olvidos y de todos sus errores en la conducción del país.

Carlos Salinas de Gortari prefirió plantear el escenario y no proponer soluciones. Reveladores de las frustraciones que le dejó su sexenio, resultan sus cuestionamientos sobre neoliberalismo, “una ciudadanía desarticulada y a la merced de los abusos del mercado” versus “el populismo (que) arrasa las iniciativas ciudadanas con sus métodos de control social vertical, aplicando una especie de socialismo de Estado”. Cuestiona las políticas aplicadas durante su mandato y profesadas por un sistema político priista invariable: “¿Continuarán las políticas sociales que solo promueven la dependencia en la ayuda oficial “focalizada”? ¿Alentarán más clientelismo para someterlos a los profetas de las soluciones sin esfuerzo?”

Todavía más patéticas se presentan las recomendaciones de un Vicente Fox quien exhala en un suspiro todo lo que no supo o no quiso hacer durante su sexenio: “Poner fin a la corrupción y a la impunidad”. ¿Algo hizo para detener al Fobaproa, expresión de todas las corrupciones acumuladas de políticos y empresarios reunidos? ¿Se atrevió a enfrentar el Pemexgate que exhibió todas las suciedades de un sistema electoral pervertido? Recomienda también: “Acabar con la violencia”, la cual sitúa después de su ejercicio del poder y en su tercera recomendación, deja entrever la frustración que sembró su gobierno: “Cambiar el régimen político”; la tarea que todos esperaban de su “gobierno del cambio” y que no supo o no quiso llevar a cabo. Ahora la pone de tarea para el futuro presidente. ¡18 años tarde! ¿Tendrá autoridad moral para proponer eso? Sugiere también nuevos procesos, ojalá tenga las herramientas para empujarlos: “garantizar el acceso masivo al crédito”, “impulsar una educación práctica”, “promover una mayor democracia y libertad de expresión”. Esperamos que en su “think tank” de Guanajuato utilice los abundantes recursos a su alcance para sustentar estos proyectos. Le aportaría al país lo que por tanta confusión y por una Martha tan estorbosa, no realizo durante su sexenio.

Felipe Calderón escribe cómo el alumno reprobado en su examen final pero que, ahora sí, tiene las respuestas correctas que no supo expresar en la tarea que la benevolencia del IFE de 2006 le encargó a nombre de la Nación. Está muy seguro de lo que hay que hacer. ¿Porqué no lo hizo en su tiempo? ¿Incapacidad para saber escuchar, distracciones personales, falta de una verdadera calidad moral para ejercer la política? Él tendrá la respuesta. Descubrió la lámpara mágica: “La falta de Estado de Derecho se refleja en problemas graves: inseguridad, corrupción, desigualdad. A su construcción debe destinarse la mayor cantidad de recursos y la mayo atención de la o el Presidente”. ¿Se dio cuenta después de haber sido presidente, o se le olvidó durante los seis años que tuvo para hacer este discurso realidad? ¿Realmente cree merecer una segunda oportunidad a través de Margarita? Hasta donde entiendo, la reelección no está disponible todavía para la presidencia de la República.

Comentarios realistas para denunciar políticos hipócritas que creen que pueden seguir engañando. Que estos comentarios negativos no impidan unos deseos verdaderos de Paz, Salud y Alegría, para cada uno de los lectores y los miembros de su familia.

SISTEMA ESTATAL ANTICORRUPCIÓN

Comparte este artículo:

Los fracasos del gobierno de Enrique Peña Nieto han logrado hacer consenso nacional sobre la urgencia de erradicar la corrupción y de eliminar la impunidad que es su principal soporte. Tan es así que antes de tomar posesión, él mismo anunciaba un Sistema Nacional Anticorrupción, para desactivar sus antecedentes de gobernador corrupto.

Tardó más de tres años, necesitó los escándalos de la casa blanca de la Gaviota y de la de Malinalco de Luis Videgaray, la amenaza de escándalo internacional del tren rápido a Querétaro, para finalmente darle luz verde al PAN para presentar una propuesta.

¿Era lo más adecuado pedirle al PAN, cómplice de múltiples asaltos a la moral y al erario federal, ser el portavoz del combate a la corrupción? Probablemente no. Por esto salió un Sistema Nacional Anticorrupción descolorido, sin dientes y que no asusta a ningún político medianamente capacitado en asuntos de corrupción.

Los estados deben por mandato constitucional, elaborar un Sistema Estatal Anticorrupción, “equivalente” al Nacional. Pero en Nuevo León, después de los atracos de la familia Medina y de sus amigos de los cuales varios están todavía en posición de saquear las finanzas públicas, después de un cobijagate que reveló la falta de compromiso del nuevo gobierno contra la corrupción, la Sociedad Civil se levantó en armas legales y decidió acompañar de muy cerca la elaboración del Sistema Estatal Anticorrupción.

Esto dio nacimiento a la Coalición Anticorrupción, agrupación de ONG’s, de diferentes asociaciones enfocadas al combate a la corrupción y de un buen número de individuos comprometidos a contribuir a título personal en la elaboración de un Sistema Estatal Anticorrupción bastante más sólido que la copia pálida que nació en San Lázaro.




6 meses de trabajo constante, con innumerables reuniones, con mucha paciencia, con algo de creatividad y mucha comprensión mutua, permitieron demostrar que la democracia participativa es posible cuando existe fe, particularmente buena fe, suficiente confianza, dedicación y profesionalismo de los dos lados.

Las reformas constitucionales que permitirán el nacimiento del Sistema Estatal Anticorrupción que aprobaron las Comisiones unidas de Puntos Constitucionales y de Asuntos Legislativos el día de martes en el HCNL, incluyen muchos elementos que la harán la base para diseñar el mejor Sistema Estatal Anticorrupción del país.




Falta todavía concretar la tarea con una labor titanesca de corrección y adaptación de siete leyes, que van desde la creación de la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción, hasta las reformas al Código Penal, a la Ley de Fiscalización y la del Servicio Público y a otras tantas.

¿Se podrá realmente combatir la corrupción desde la Ley y la erradicación de la impunidad? La apuesta es muy alta. El compromiso ciudadano irrenunciable. En juego, se encuentra el deseo de restablecer una sociedad que tenga fe en si misma, en la cual el político haga política para contribuir al bien común y no para su provecho personal.

En juego, se encuentra el deseo de cambiar un sistema político fallido, pero sin violencia, en base a la Ley y a la Justicia.

¿Será posible? Sí, si todos colaboramos con nuestro granito de arena y mostramos que la Sociedad dispone de la voluntad y de los argumentos suficientes para construir un país mejor para todos.
______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

In Memoriam: Fernando Maiz

Comparte este artículo:

Fernando Maiz deja una doble huella en la vida regiomontana y neoleonesa. La primera que tendrá que crecer y seguir floreciendo en nuestra sociedad, es la de su fe en la participación ciudadana cómo camino de la mejora continua para la vida política y cómo camino de una mejor convivencia entre los mundos ciudadanos y políticos.

Nunca ha dejado de tender puentes entre la sociedad civil y una clase política que no siempre ha entendido su mensaje, a pesar de disfrutar sus esfuerzos de convivencia.

La segunda ha sido determinante en los años más difíciles de la violencia y de la desesperación y ha consistido en mostrar un camino que otros habían recorrido, en circunstancias igualmente complejas y oscuras. Abrió la comunicación entre Nuevo León y Antioquía en Colombia, entre Medellín y Monterrey, facilitó con mucha generosidad los contactos necesarios para que los políticos neoleoneses pudieran aprender de las experiencias de sus colegas colombianos.

Aportó además su visión de una sociedad que puede combinar el respecto a la Naturaleza con un progreso del cual era parte integral. Ojalá muchos de nuestros alcaldes metropolitanos recuerden su mensaje y aprendan de esta visión sin la cual no hay verdadero estadista.

Participación ciudadana y esperanza, respeto y generosidad, forman parte del legado que deja Fernando Maiz. Que descanse en Paz. Enviamos nuestras condolencias a su familia por este conducto.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

México y Trump

Comparte este artículo:

Quisiera recordarles a todos los lectores de Altavoz, que solamente faltan tres días para que el payaso de la melena anaranjada sea Presidente de los Estados Unidos de Norte América.

Y que faltando tres días para asumir la responsabilidad de decidir la Paz y la Guerra en el mundo, sigue aventando piedras en los aparadores de todos sus vecinos, supuestos aliados y adversarios designados.

Ya marcó pautas, definiendo que su primer interlocutor será el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y reafirmando en sus tweets desbocados que la OTAN no servía para nada. ¡Ojo!

También les recordó a los aliados tradicionales de Estados Unidos que podían ir a colectar champiñones en campos ajenos pero que él les iba a cobrar 35% de impuestos si pretendían vender sus champiñones en Estados Unidos.




Mensaje destinado a los japoneses y a los alemanes, hasta ahora. Los americanos ya entendieron y se rajaron valientemente.

Igualmente, volvió a afirmar que para los musulmanes, Estados Unidos no era tierra prometida. Falta ver que tantas bombas le destinen los infieles en respuesta a su declaración. Si el hombre del tupé tiene permanencia en el poder, no cabe duda que cambiará el mundo.

(Para quienes se interesan en saber cómo cambiará, les recomiendo la lectura de una novela de ciencia ficción titulada “Globalia”, escrita por un novelista francés llamado Jean-Christophe Rufin a principios de este siglo).

El futuro de México puede cambiar dramáticamente en cuatro días. Independientemente de gasolinazos y de tenencia y de otros prediales dictados por igual número de gobernantes insensibles, insaciables y corruptos todos, podemos enfrentarnos a situaciones tan dramáticas como el retorno precipitado de millones de paisanos desamparados y el súbito desempleo de millones de empleados en las maquiladoras condenadas por el nacionalismo intolerante del peligro más grande que esté enfrentando México desde López de Santana.




Solamente faltan tres días para organizar el boicot a las empresas americanas que operan en México, para convencer a los chiveros regiomontanos que ya no se vale ir a McAllen ni a Laredo y que hay mejores destinos turísticos en México y en Europa que en Estados Unidos. ¿Seremos capaces de esto?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Segunda vuelta electoral

Comparte este artículo:

El presidente Peña le tiene pavor a las mayorías porque intuye que no se realizarán alrededor del PRI. Por esto, alegando que ya no es tiempo de hacer los cambios electorales requeridos (¿en qué pensaba cuando era tiempo? ¿en una hegemonía pasada y olvidada del PRI?) se pronunció en contra de la segunda vuelta electoral, ya que según él “sólo construye mayorías de forma ficticia”.

 




Prefiere un presidente que tenga que enfrentar la ingobernabilidad que resulta de recibir el 30% de los votos expresados, que corresponden a menos de 20% de los votantes totales) que la madurez política que se forja a través de consensos preelectorales obligados por una segunda vuelta cuyo objetivo es construir una mayoría que otorgue legitimidad y por la tanto gobernabilidad.

Argumenta que logró acuerdos sin tener mayoría, a través del Pacto por México, pero no aclara cuanto le costó al país este consenso partidista, asentado en una corrupción que enmarcó la totalidad de su sexenio.

Gustavo Madero y Jesús Zambrano podrán contestar esta pregunta. No aclara que se desbarató este consenso cuando se acabó el cemento que lo mantenía artificialmente unido.

Afirma que la segunda vuelta “no es el mejor modelo para asegurar la construcción de mayorías”, pero no propone alternativas, porque en las democracias verdaderas, no se usan las armas que usó para establecer el Pacto por México.

Rechaza la segunda vuelta electoral en base a malos ejemplos como el caso peruano. Olvida la mayoría de las democracias occidentales que se apoyan en esta herramienta para darle solidez a sus regímenes electos, por lo menos durante el periodo constitucional que les corresponde.

 




¿Puede él alegar solidez constitucional? Faltando dos años para terminar un mandato cuestionado adentro y afuera por tantas manifestaciones evidentes de una corrupción incontrolable, porque permitida desde el más alto nivel de la Nación. ¿Reclamó en esta misma entrevista la corrupción de Javier Duarte? Solamente estipuló que tendrá que rendir cuentas. ¿Lo condenó? Nunca.

Sus cuatro mosqueteros del nuevo PRI copiaron su ejemplo como gobernador del Estado de México y llegaron a la conclusión que todo era permitido. ¿Quién sabe si lo superaron? Todavía no llega a la superficie la extensión del daño causado en el Estado de México durante su sexenio.

El presidente defiende un régimen moribundo, en lugar de encabezar los esfuerzos en búsqueda de nuevos caminos. Su legado significará probablemente el fin del régimen actual. Ojalá la renovación sea electoral y no violenta.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Faltan actores buenos

Comparte este artículo:

Las secuelas del “cobijagate” prometen un primer informe de gobierno a nivel “verdulero”. Un gobernador que no logra superar sus insuficiencias (¿serán más bien sus excesos?) verbales y unos diputados locales que todavía no tragan la derrota de sus partidos en la elección de junio del 2015 y que para disimularla, se exponen a ganchos al hígado muy dolorosos.

Nuevo León dio un paso importante en la política nacional al rechazar los partidos políticos y su corrupción descarada, pero todavía no encuentra el camino para construir una mejor sociedad.

Deficiencias de actores, mal preparados para un guión que están interpretando sin haberlo ensayado. Falta un buen director. El actor principal es muy indisciplinado y no logra controlar su lenguaje. Los actores de reparto no tienen la valentía suficiente para hacerle entender al actor principal que …la está regando muy feo.




Y el coro (de los diputados locales) batalla para cantar al unísono; algunos de los coristas tienen buena voz, pero cantan en falso si alguien les recuerda que hace poco cobraban demasiado caro para cantar en otro escenario, y otros coristas carecen de efectividad por estarse peleando entre ellos.

¿Faltará un chapulín colorado para que la escena termine en una carcajada general? ¿O faltará un sabio que proponga a todos ponerse a jalar (¡qué se ocupa!) en beneficio de un Estado que lo merece.

Falta un sabio dispuesto a ponerse a diseñar soluciones para una sociedad más equilibrada, para eliminar la pobreza que desfigura un Estado en el cual se encuentran las principales joyas empresariales del país, para ofrecer soluciones educativas básicas y no solamente soluciones elitistas, para que la salud para todos sea una realidad y no sólo un eslogan.




Aquí están los recursos, lo que hace falta es un director que no intente confundir a la raza. Hace falta un Gobernador. Hace falta un Congreso que deje de destruir y que empiece a abonar para Nuevo León en lugar de abonar para sus partidos.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La diferencia entre ciudadanos y servidores públicos

Comparte este artículo:

En estos días se observa un fenómeno curioso. A cualquier ciudadano interrogado acerca del cobijagate, le espera una respuesta ardiente de indignación, de maldiciones contra estas “ratas” y de lamentos interminables acerca de la traición del Bronco y de su sub-procurador.

Al contrario, del otro lado de la barda, parece que no ha pasado nada y que todos los que colaboran con el gobierno independiente y cobran sus quincenas de las arcas públicas, encuentran perfectamente justificado que todo se redujo a un desafortunado error administrativo, que ya fue sancionado oportuna y adecuadamente.

¿Delito? ¿Cuál delito, si solamente fue un mal entendido del proveedor que ya aceptó su responsabilidad y está dispuesto a resarcir el desfalco ocasionado? ¿Alguien podría explicar quién es el proveedor que ni se ha podido identificar a ciencia cierta? ¿Alguien le puede poner nombre y apellido y publicar su foto? No importa. Él tiene la culpa. Y a seguir remando a nombre del Bronco.

Existe un cambio de identidad que parece inherente a la calidad de funcionario del gobierno independiente. El mimetismo es impresionante y arrollador.

Parece que del otro lado de la barda nadie quiere entender que la impunidad es la madrina de la corrupción y que lo que acaba de promover el sub procurador, por las razones que nunca querrá explicar, es impunidad pura; en otras palabras, el sub procurador es un promotor activo de la corrupción. Y si no, que lo justifique. Y si no lo puede justificar, ¿cómo nos va a convencer que su combate contra Medina y socios va en serio?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”