#ContraPortada: “La llanta Ponchada y el Nieto Gringo”

Comparte este artículo:

Las trivialidades de la vida del presidente intentan esconder lo imposible: el año más violento de la historia ya está en su cuenta presidencial.

El personaje casi mesiánico de Andrés Manuel López Obrador le permite tomar con total calma los problemas que hoy tienen preocupado al mexicano de a pie.

Sus redes sociales-las mismas que lo posicionaron como el político más popular del país- van desde su vídeo grabado por una llanta ponchada camino a Sonora hasta las interminables críticas hacia su nieto nacido en Houston y no en un hospital del tan criticado INSABI.

No pretendo caer en la crítica mundana y vaga que acostumbran los opositores [no todos, pero tampoco ninguno] de López Obrador, pero hoy son varios los problemas de fondo que nos dejan muy lejos de la esperanza que prometió el gobierno de la 4T.

El año más violento en la historia de México actual: Las cifras de inseguridad son de terror, no solo no ha funcionado la estrategia pérdida de la Guardia Nacional, sino que además las cifras están superando cualquier panorama negativo que pudiéramos esperar de un gobierno que suele tener funcionarios improvisados y sin la capacidad necesaria para enfrentar las crisis que vive el país.

En el primer año de gobierno han superado los números de Felipe Calderón [27, 213 homicidios dolosos] y los de Peña Nieto [33, 743 homicidios dolosos] con un ritmo de 4 mexicanos asesinados por hora, sumando hasta el momento la nada alentadora cifra de 34, 579 homicidios según datos de su propio gobierno.

La transición del Seguro Popular al INSABI: El deterioro del sistema de salud pública y las condiciones en que éste opera no solo es ineficiente, sino que además es detestable; dentro de todo lo negativo quizá lo menos malo era el Seguro Popular que ofrecía una cobertura casi total a enfermedades de primer, segundo y tercer nivel para todos aquellos que no tenían otra forma de tratarse mediante seguridad social.

Ese no es el principal problema, incluso puede ser una estrategia mayormente efectiva el transitar a un nuevo instituto de salud pública. Lo grave aparece cuando se hace con las prisas de una planeación nula, de una proyección apegada más a temas de corrupción [preocupantes por supuesto] que a temas de acceso a la salud y con la falta de sensibilidad de dejar en la incertidumbre a miles de personas que necesitan tratamientos como el cáncer.

De nueva cuenta las buenas voluntades no bastan para construir un buen gobierno, los discursos populares no generan mejores condiciones de vida y el stand up mañanero no soluciona la sangre que todos los días derrama nuestro país a razón de cuatro homicidios dolosos por hora.

Pero claro, la llanta ponchada y el nieto gringo, a eso le da importancia el gobierno y la oposición.

No todos, pero tampoco ninguno.

Panorama 2021: Se busca Gobernador/Gobernadora

Comparte este artículo:

Nuevo León se destaca por ser un estado pujante, trabajador y entrón; estas características nos han convertido en uno de los motores económicos más importantes para México a pesar de muchos de sus gobernantes.

Luego de un gobernador independiente que quedó muy lejos de las expectativas que generó, con resultados que tocan la mediocridad y con un desgaste político importante que incluso lo ha llevado al debate de una posible destitución, hoy toca el turno de un nuevo gobernador o gobernadora.

El panorama es cada vez más confuso y el deterioro de la clase política parece no ayudar mucho.

La constante es el Senador Samuel García que ha logrado repetir como el favorito en todas las encuestas de los diversos medios de comunicación, no hay duda de que será el rival a vencer en el 2021, pero una de las claves que no se han tocado es que desde hace rato no logra rebasar la barrera de los 30 puntos y la distancia con sus rivales tampoco es tan marcada.

Son varias las razones que no le han permitido separarse por completo de sus rivales, pero una de ellas es el poco conocimiento de marca que aún tiene Movimiento Ciudadano como partido político en el Estado, situación que podría ser solucionada en una eventual alianza con un partido más fuerte, ¿con quién?, eso solo los protagonistas lo saben.

Después del histórico triunfo de Andrés Manuel López Obrador y con el indudable apoyo de Alfonso Romo, una de las figuras que empezaron a acaparar las encuestas para ser gobernadora de Nuevo León fue Tatiana Clouthier. Sus positivos eran muy altos y los negativos aparecían muy poco, pero en la última encuesta de Grupo Reforma se marca una clara tendencia a la baja, resultado del poco o nulo apoyo de las filas de MORENA en el Estado y, también, de la poca actividad en Nuevo León que la diputada federal [por Sinaloa dicho sea de paso] ha acumulado en los últimos meses.

Hoy las encuestas la posicionan en cuarto lugar con 17 puntos porcentuales, debajo de los posibles candidatos de MC, PAN y PRI, ¿adiós a Tatiana? Lo veremos en unos meses.

Lo interesante viene con las dos fuerzas políticas más importantes en Nuevo León: PRI y PAN. De los primeros hay poco que decir, su imagen está tan acabada que hoy la figura política más fuerte que tienen prefiere `coquetear` con una eventual candidatura por MORENA que cargar con la losa que hoy representa el logo del partido más viejo de México.

En el caso del PAN son la opción natural para relevar al “Bronco” pero al momento de buscar candidatos sus opciones son muy limitadas. El Senador Víctor Fuentes es el mejor posicionado de los panistas, pero el conflicto interno de los grupos del partido no terminan por impulsar su posible candidatura.

El PAN es un partido dispuesto a perder si no es “su gente más influyente” la que define la elección; no es casualidad que San Nicolás y San Pedro [bastiones del PAN]  hayan sido la tumba de la derrota de Rebeca Clouthier y el propio Víctor Fuentes, aunque ahí si hayan ganado todos los demás candidatos panistas.

¿Una posible alianza del PAN con Samuel García? No suena tan descabellado con el panorama tal como está.

Así las cosas en Nuevo León, todos levantan la mano pero ya muchos de ellos se van desinflando.

Se busca gobernador o gobernadora, en una silla que al “Bronco” definitivamente le quedó muy grande.

#ContraPortada: “¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador?”

Comparte este artículo:

Hace poco más de tres décadas apareció en escena un joven genuinamente preocupado por los más pobres, una especie de justiciero social protector de los indígenas y una persona que, por sobre todas las cosas, se mostraba incorruptible.

Aquel joven vivió ascensos meteóricos como figura de la izquierda mexicana desde 1988 como candidato por el Frente Democrático Nacional, partido que también postularía a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano como candidato a la presidencia de México.

Su historia es digna de destacar desde el primer escándalo en donde él mismo alude-con pruebas sólidas, que le robaron la gubernatura de Tabasco, hasta el 2006 donde se proclamó presidente legítimo luego de afirmar que el candidato del PAN le había ‘robado’ la presidencia de México.

En todo momento las derrotas lejos de sepultarlo lo convirtieron en el opositor más importante del sistema, en el político más popular de México y, no es cosa menor, en el hombre más querido por los más de 60 millones de pobres que [sobre] viven en este país.

Su recorrido puede ser presumido en récord como el hombre que le ha dado la vuelta al territorio nacional en innumerables ocasiones recogiendo-al menos ese es el sentido- las necesidades y encomiendas de los que no pertenecen a los privilegios de la clase opulenta.

El 23 de Noviembre de 1991 emprendió un recorrido de protesta que se convertiría en el segundo más largo de la historia política de México con un recorrido de más de mil cien kilómetros desde Tabasco hasta el entonces Distrito Federal, reclamándole al gobierno de Carlos Salinas [a quien considera uno de los artífices de la mafia del poder] la falta de democracia en los procesos electorales de su Estado.

Su trayectoria de protesta incluye el bloqueo de 59 pozos petroleros que se convirtieron en amenaza a la seguridad nacional, la batalla contra el rescate bancario, la austeridad republicana y la famosa frase del “voto por voto, casilla por casilla”; sus desencuentros con los empresarios más poderosos de México, las disputas con Fox al que llamó “chachalaca” y las acusaciones de monopolio contra Televisa.

Todo lo anterior logró colocar a Andrés Manuel López Obrador como el fenómeno que sacaría del gobierno a la fórmula más poderosa de la política y el sistema mexicano: el PRIAN.

Su triunfó fue tan contundente que ambos partidos quedaron tan lejos donde ni sumando sus votos alcanzaban al líder de la izquierda. López Obrador llegó con la mayoría en el Congreso de la Unión, con un gran número de diputados locales, alcaldes, gobernadores y con el poder absoluto de hacer lo que se le antoje.

Muchos esperaban con grandes expectativas las reformas y transformaciones que vendrían de su mano y de la 4T, se creía que llegarían menos detalles imperiales y un resurgimiento absoluto de la vida en democracia.

Todo lo contrario, al presidente se le ve resentido, vengativo y caprichoso. No acepta un “no” por respuesta, no le gusta la crítica y descalifica toda postura de la oposición. Un presidente que no impulsa procesos democráticos al interior de su partido, donde permite la entrada de impresentables en las filas de MORENA y se queda callado ante la imposición de una de las suyas en la CNDH que vive del respeto y la esencia de su autonomía.

No se ve gobernando al justiciero social, al hombre inquebrantable y a la persona capaz de entender la importancia de la libertad de expresión en un país donde, sin estar en guerra, se matan periodistas con total impunidad.

Dicen que el poder corrompe, envenena y deforma… cuestión que parece padecer Andrés, el joven que luchaba por lo que hoy al parecer ha olvidado.

¿Dónde quedó Andrés Manuel López Obrador? Solo él tiene la respuesta.

#ContraPortada: “México: El país de odio”

Comparte este artículo:

El 1 de Julio del 2018 la historia del México contemporáneo dio un giro radical, el triunfo de Andrés Manuel López Obrador le dio entrada al gobierno de muchos que se sintieron robados, defraudados y humillados con los gobiernos del PRI y del PAN.

López Obrador no llegó solo, de hecho, llegó con tanta fuerza que le alcanzó para obtener el poder total en un país donde sus votantes aún no distinguen la importancia del contrapeso y de la división de poderes; hoy tienen la presidencia, la Cámara de Diputados, el Senado y sus cartas jugando en el Poder Judicial.

Por supuesto que el resultado caló hondo entre los que estaban acostumbrados a ser gobierno y hoy miran sorprendidos [¿de verdad se sorprenden?] como se toman decisiones sin que sus intereses sean tomados en cuenta.

Una derrota tan profunda requiere de renovaciones totales, algunas de las que ni el PRI ni el PAN han estado dispuestos a realizar. Requieren desde luego la aceptación del problema desde la raíz, del entendimiento de las malas prácticas internas que terminaron por quebrantar sus institutos políticos y, también, bajo la comprensión de que la gente ya no les cree ni los buenos días.

Han emprendido una campaña de odio que solo los aleja de la recuperación, una campaña del “opositodo” en donde cada letra, palabra y enunciado del partido en el poder les genera repudio, rechazo total y enfrentamientos casi a diario.

En México hay una oposición-con honrosas excepciones- de muy baja calidad; han tenido que regresar al escenario político a Calderón y Fox [¿?] que como ex presidentes hoy deberían ser cuando mucho consejeros de sus partidos, no protagonistas de un “cambio” que ya tuvieron oportunidad de ejecutar y que además no lograron.

Pero del otro lado hay una insaciable sed de venganza que deja ver la peor cara de la Cuarta Transformación; han replicado las peores prácticas de los partidos que señalaron por décadas y hay un profundo sentimiento de superioridad moral, argumento bajo el cual realizan un compendio de tonterías en la función pública.

En su afán de llegar al poder, posicionaron a personas impresentables en puestos donde las intenciones sin capacidad salen sobrando. Con el rencor han tomado la CNDH bajo señalamientos de fraude, una comisión que sin autonomía no tiene vida propia y en la cual han puesto a una de sus militantes, ¿qué diría López Obrador en el sexenio de Peña si el titular de la CNDH fuera un militante del PRI? No tengo duda que de corrupto, malhechor y mafioso no lo bajaría.

Hoy México padece el odio y el rencor de una “izquierda” que aplaude como foca todo lo que haga López Obrador; pero también de una “oposición” que descalifica hasta la más mínima banalidad con tal de recuperar lo que jamás imaginaron perder.

No hay ideas, no hay capacidad… se impone el odio.

#ContraPortada: “¡Sigan Protestando!”

Comparte este artículo:

Mientras estoy escribiendo esto más de dos mujeres están siendo asesinadas en México, en el primer cuatrimestre del 2019, murieron 1,199 víctimas de la violencia machista según cifras del propio Secretariado Ejecutivo.

Las mujeres han tomado la valentía desgarradora de salir a marchar, a gritar y a protestar con el único fin de supervivencia; sin embargo los diarios principales del país [en los cuales me desenvuelvo todos los días] han decidido girar sus ojos a los murales, a los monumentos y a las paredes en donde han expresado su sentir.

Los titulares se han desgarrado las vestiduras hablando del “vandalismo” detrás de la protesta, señalando a ellas como las “violentas” y restándole valor a su grito con el ridículo argumento de “no son las formas”, ¿cuáles entonces son las formas para que no las maten?

Han pedido que no las acosen y fueron ignoradas, han denunciado ante las autoridades y la impunidad reinó. Han bailado para mostrar su inconformidad y fueron el blanco de las burlas, protestaron de manera pacífica y nadie las tomó en serio. Han hecho absolutamente de todo y es así, solo así, bajo la protesta fuerte y frontal que las han tomado realmente en cuenta, si ésta es la única manera de ser escuchadas yo me sumo a protestar.

¿Están exagerando? ¿De verdad lo creen? Bueno sería ideal que refresquemos la memoria:

– En agosto pasado hubo 88 feminicidios en México.

– 254 mujeres fueron víctimas de homicidios dolosos y 252 de homicidios culposos.

– 349 denuncias por violación sexual.

– 24, 561 denuncias de violencia por parte de sus parejas.

– 67, 396 denuncias por violencia familiar.

– 548 denuncias por abuso sexual.

– 750 mil abortos clandestinos porque no las dejan decidir sobre su propio cuerpo.

Sigan protestando, hasta que las autoridades no tengan de otra que sentarse a escucharlas y generar acciones reales no simuladas como hasta ahora. Sigan protestando, hasta que la sociedad entienda que si no lo hacen las van a seguir matando y se sumen a levantar la voz, sigan protestando porque su lucha, más temprano que tarde, tendrá el final que merecen.

Sigan protestando, que esto apenas empieza.

#ContraPortada: “La vergonzosa farsa en el Congreso de Nuevo León”

Comparte este artículo:

No es que los políticos se caractericen por la congruencia y los principios, no seamos ingenuos, pero lo que hoy está pasando en el [¿H.?] Congreso de Nuevo León está superando la vergüenza y el ridículo de cualquier otra legislatura.

Desde el primer día con la investidura de diputado local varios lobos se quitaron el disfraz de ovejas y mostraron los dientes con acuerdos en lo oscurito, sin recordar en lo más mínimo el discurso nostálgico y conmovedor, en ocasiones hasta de justicia social, que pronunciaron para solicitar el voto de los nuevoleoneses semanas anteriores en épocas de campañas políticas, que básicamente vienen asimilándose a la navidad electorera.

¿Cómo te explicas que en la peor época del PRI y con solo dos diputados ganados por mayoría hoy sean una de las fuerzas políticas más sólidas en el Congreso? Es aberrante.

El caso del diputado Melchor Heredia [vaya que me cuesta trabajo llamarlo diputado] que en tan solo un año ha pertenecido a 3 partidos políticos. Compitió con el PES, inmediatamente se fue con el PRI y ahora resulta que se identifica con MORENA realizando, nuevamente, su cambio de bancada. ¿Qué intereses puede representar esta persona? ¿Cómo les respondes a los ciudadanos que “representas”? imposible no pensar en acuerdos que vayan más allá de su trabajo legislativo.

La vergonzosa farsa que se construye en el Congreso de Nuevo León va más allá de la poca moral, de los valores obsoletos y del nulo compromiso con los ciudadanos; es el claro mensaje de la desaparición de ideologías en los partidos políticos. Desde hace años que la doctrina, los estatutos y las ideas que argumentaban representar los partidos han desaparecido, hoy se atiende única y exclusivamente al mercado electoral como la ley de oferta y demanda lo entienda.

¿De qué manera te explicas una alianza del PAN con el PRD? ¿Izquierda y derecha juntos? La única razón era intentar detener el tren que significaba la figura de Andrés Manuel López Obrador y vaya que no solo fracasaron en el intento, sino que desvirtuaron la oferta política de sus partidos, peor aún, dividieron los grupos al interior de sus institutos políticos. ¿Qué es hoy el PRD? Sí, para ti que estás leyendo esto, al parecer aún existe el PRD.

¿Cómo explicas que partidos pro-aborto y partidos pro-vida compitan juntos en una misma elección? ¿Dónde carajos está la representatividad? Lo único claro es que ganar la elección es el bien máximo de una política débil y donde cada vez menos depositan su confianza.

La gran farsa en el Congreso de Nuevo León está consumada, ya no existen las ideologías en los partidos políticos y hoy solo se mantiene la ambición de ganar. ¿Ganar para qué? Esa es la pregunta.

#ContraPortada: “El camino del Senatore”

Comparte este artículo:

Comienzan a salir los posibles candidatos a gobernador de Nuevo León en el 2021 y vemos, como siempre, caras muy conocidas con las que hemos convivido durante los últimos 25 años. Dentro de ellos los nombres de Víctor Fuentes, Tatiana Clouthier, Clara Luz Flores, Adrián de la Garza y todos los independientes.

Pero hay uno que llama especialmente mi atención y que, indudablemente, no pasa desapercibido en los últimos años en la política de Nuevo León: Samuel García, “El Senatore”.

Un joven político que llegó de botepronto al Congreso y que estaba destinado a pasar sin pena ni gloria por la política local al pertenecer a un partido en el que el arrastre de Fernando Elizondo apenas y alcanzó para obtener dos curules en el máximo recinto legislativo del Estado.

El camino del hoy Senador de la República me parece por demás interesante. Pasó de ser diputado de minoría a uno de los protagonistas más constantes en el ring político, tomó como bandera la lucha directa contra el gobernador del Estado y le redituó de tal forma que se convirtió en la antítesis de una gestión estatal plagada de momentos vergonzosos y falta de resultados.

Todo mundo hablaba del entonces diputado de Movimiento Ciudadano, algunos destacando su habilidad para estar siempre en el protagonismo de la política local y otros criticándole sus excesos en redes sociales; lo cierto es que nadie lo dejaba fuera de las charlas ocasionales entre carnes asadas.

Personalmente viví un proceso similar al de muchos de ustedes, pasé del desencanto de los excesos y las medidas en ocasiones exageradas con las que se hacía notar, al reconocimiento del camino que estaba forjando abriéndose paso entre los tiburones de gruesos y largos colmillos de la política en Nuevo León. 

Hemos dimensionado poco lo que un joven de menos de 35 años ha logrado en tan solo 4 años. Se convirtió en el primer Senador de Nuevo León que no provenía ni del PRI ni del PAN, más de 500 mil votos para un partido que gozaba de un 12% de conocimiento entre los regios es, definitivamente, una situación atípica.

Que hoy sea el puntero en las primeras encuestas rumbo a la gubernatura de Nuevo León puede tener muchas lecturas y matices, yo prefiero quedarme con la oportunidad que esto nos abre a los jóvenes para gobernar Nuevo León, para tomar las posiciones que nos corresponden en los tres poderes y para darle paso a una nueva generación que tiene de todo pero en la que destaca la capacidad y el deseo de hacer las cosas distintas.

El fenómeno que ha construido en redes sociales y la habilidad con la que ha decidido jugar sus batallas, me dejan claro que el camino del “Senatore” tiene como destino final el Palacio de Gobierno y, quizá, el único capaz de arrebatarle ese destino es él mismo. 

En sus marcas, listos… fuera. Arranca el camino por la silla que le quedó muy, pero muy grande al gobierno independiente de “El Bronco”.

Por supuesto, todo es debatible.

#ContraPortada: “El pecado de no pensar como AMLO”

Comparte este artículo:

En México no existe la libertad de prensa ni la libertad de expresión como el estado de derecho lo dicta. La encontramos de manera parcial, siempre sometida a intereses de los dueños de medios de comunicación, de los dirigentes políticos y de una infinidad de intereses que se atienden antes que la propia verdad.

Para nadie es sorpresa que seamos el tercer país más peligroso para ejercer el periodismo, solo detrás de dos países en guerra. Intentan callar la verdad a balazos y, lo logran, aunque sea de manera momentánea. Pero no se mata solo a balazos, también se mata de manera virtual, la tranquilidad de personas que en muchas de las ocasiones solo cometieron el pecado de pensar distinto, en una era donde más que un presidente, en México tenemos a un rey.

La llegada de Andrés Manuel López Obrador generó mucha esperanza, expectativas que él mismo fue construyendo durante décadas en las que ser oposición le resultó muy redituable. Hoy, como gobierno, no ha entendido que ya no está en campaña, que su figura le exige prudencia y que no todos los que pensamos distinto a él, somos parte de lo que etiquetó como “la mafia del poder”.

No, señor presidente, no le podemos permitir que divida con sus palabras a un país que está quebrado en mil pedazos. No somos chairos o fifís, mafia o pueblo bueno. Somos, de hecho, un conjunto de diversidades que nos encuentran en mil expresiones. 

Usted gobierna a un país con más de 60 millones de pobres, un país con empresarios acaudalados, con homosexuales, con feministas, con heterosexuales, católicos, cristianos y una infinidad de características que lejos de separarnos, deberían enriquecernos.

Hoy está armada una red de bots pero también de personas reales dispuestos a servirle como rey, olvidándose de la importancia de disentir y de debatir en los asuntos públicos. Lo que usted dice, al menos para ellos, es absolutamente cierto, aunque el raciocinio y la lógica nos digan lo contrario.

Y no basta con la idealidad con que sus ojos lo miran, sino que con esos mismos ojos satanizan y linchan a quienes pensamos distinto a usted. La libertad de expresión que lo hizo el opositor más popular de México hoy no existe en el país en donde eres bueno si estas con el presidente, pero si no, eres corrupto o mal intencionado.

 Qué triste que un presidente que se auto-presume como democrático, sea la razón principal del autoritarismo y la razón dictatorial con el que hoy se conducen millones de sus seguidores. En México es pecado no pensar como AMLO, aunque hayamos votado por él, o al menos por lo que nos vendieron de él.

#ContraPortada: “Un Gobernador Escondido”

Comparte este artículo:

Para nadie es novedad que el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón ha sido totalmente ineficiente, un gobernador que generó altas expectativas y que poco a poco ha logrado derribarlas una por una. 

Pero si algo debíamos reconocerle es que siempre daba la cara, era entrón a los problemas y tenía respuestas a cada nuevo desafío que surgía. Hoy no le queda ni eso, tenemos un gobernador que está escondido en algún rancho de Nuevo León.

Los problemas de seguridad lograron devolver el pánico y la sensación de miedo en Nuevo León. El 2018 fue el año más violento con más de 800 ejecuciones, 96 feminicidios, violaciones y homicidios dolosos prácticamente a diario. Jamás ha salido el gobernador a dar la cara, a explicar el problema, a atender soluciones o al menos a intentar explicar su estrategia [¿existe una?] fallida.

Las contingencias ambientales han causado que Monterrey sea la ciudad más contaminada del país y se encuentre dentro del top a nivel continental. 14 años ignorando el tema y hoy, en plena crisis ambiental, el gobernador no ha detallado una sola acción para combatir los daños ambientales que causan más de 3 mil muertes al año, sí, más que los homicidios relacionados al crimen organizado. 

Hoy el transporte público del Estado vive una severa crisis, los empresarios paralizaron el servicio y tienen sometidas a las autoridades que no ven otra solución más que aumentar las tarifas del transporte urbano. La estira y afloja ha sido desgastante y tiene al menos 8 meses de disputa, todo el golpeteo se lo ha llevado Manuel González, el secretario de gobierno quien ha enfrentado las exigencias de los transportistas.

Sumado a los meses en que se aventuró creyendo que podría ser presidente de México en una campaña que jamás levantó y que lo llevó a perder la totalidad de las casillas electorales del Estado, absolutamente ninguna de ellas lo dio ganador en Nuevo León.

Pareciera que el gobierno independiente vive sus últimos segundos, un gobernador totalmente desacreditado que ya va de salida. Pero no, le quedan aún poco más de dos años de una de las gestiones más grises de las últimas décadas.

¿Dónde está el gobernador? Una pregunta que quizá ni su familia pueda contestar. No, hoy en Nuevo León no tenemos gobernador.

#ContraPortada: “La Pesadilla que AMLO está convirtiendo en Realidad”

Comparte este artículo:

Debo iniciar esta columna con total sinceridad: voté por Andrés Manuel López Obrador. Las razones fueron muchas y, a pesar de todo lo que ha pasado, sigo guardando una ligera esperanza de que la 4 cuarta transformación llegue a nuestro país.

Siempre dije que lo que más miedo me causaba de López Obrador no era precisamente él, pues lo conocí en campaña y me pareció un hombre genuinamente interesado en pasar a la historia como un gran presidente, ayudando a su pueblo y viviendo el último tramo de su vida con la dignidad de hacer o al menos intentar hacer las cosas de una mejor manera que los anteriores [y vaya que eso es cosa sencilla]. Lo que más miedo me causaba y continúa son sus seguidores, que en ese afán de justicia [el grito donde muchos cabemos] han decidido destrozar a todo aquel que no piense como ellos y se atreva a retar al presidente o al menos a cuestionarlo.

Estamos viviendo en un país donde es el propio presidente, que debería estar encargado de la unidad y la pacificación nacional, el primer responsable de la división que parte en dos grandes grupos a México: eres chairo o eres fifí. Sí, bajo la etiqueta humorística del hombre y de la mujer “fifí” el presidente ha menoscabado a quienes piensan distinto a él, como si hacerlo fuera causa suficiente para ser el ‘villano de la película’.

De buenas intenciones está lleno el infierno, eso nos ha quedado claro en distintos momentos con AMLO como presidente. Pero hay cosas imperdonables, que bajo ninguna razón tienen cabida en un país como el nuestro.

Le permitimos que, bajo las siglas de su partido, llegaran personajes despreciables a los distintos poderes, personajes que pertenecen a “la mafia del poder”, sí a la misma que él tanto crédito político le ha sacado. 

Perdonamos también el cambio de sede del nuevo aeropuerto de la CDMX con las implicaciones económicas que trae consigo, el cierre del INADEM y con ello la falta de apoyo al sector emprendedor que, dicho sea de paso, son el brazo laboral más fuerte de este país.

El cierre de las estancias infantiles, el precio de la gasolina que jamás ha bajado, la lista de candidatos a la Comisión Reguladora de Energía carentes de toda capacidad y la intención inevitable de meter las manos en el poder judicial. Le hemos perdonado TODO.

Pero toda situación tiene su límite y el de nosotros está llegando a su fin, justo cuando de su boca salió la frase de amenaza: “Si ustedes se pasan, ya saben lo que sucede, ¿no?”, en clara amenaza a la libertad de expresión.

La pesadilla de la que nos platicaron de un hombre autoritario, miope y sordo se está convirtiendo en realidad. Hoy Andrés Manuel López Obrador está comportándose en el monstruo que muchos nos advirtieron pero que millones de mexicanos nos negamos a creer.

La pesadilla que AMLO está convirtiendo en realidad…