Centenario Patriótico

Chihuahua, 1916 – En los inicios del siglo XX México se encontraba en la antesala de una guerra debido a una de las relaciones más tensas que ha tenido con los Estados Unidos, cuando el ejército norteamericano comandado por el general John J. Pershing emprendió una búsqueda ilegal por el norte del país para capturar al revolucionario Pancho Villa.

Ante las hostilidades el presidente en turno, el general Venustiano Carranza, respondió a la amenaza con lo que se conoce como la batalla del Carrizal resultando México vencedor. Con esta victoria el ejército constitucionalista protegió la soberanía y dignidad mexicana.

Este suceso fortaleció la creación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el 5 de Febrero de 1917, la cual es la consolidación escrita e institucionalizada de la autonomía mexicana como una nación libre y soberana.




Pionera en la promulgación y defensa de los derechos sociales, no por nada nombrada “la primera constitución social del siglo XX”. Producto directo de la revolución y el impedimento de una tercera intervención estadounidense, a pesar de la inestabilidad nacional y mundial, México logró la creación de una Carta Magna que ha sido usada como ejemplo y punto de referencia para futuras a lo largo y ancho del globo terráqueo.

El pasado domingo festejamos su primer centenario desde que se decretó en la ciudad de Santiago de Querétaro. Un aniversario que pasó desapercibido, sin pena ni gloria, o bueno, algo de pena, eclipsado por uno de los eventos deportivos más fieles al sistema capitalista y de consumista representativo de los Estados Unidos y que imperiosamente ha impuesto a lo largo del mundo, el Super Bowl.

¿Dónde quedo el #ConsumeLocal o lo Hecho en México? ¿Alguien al menos recordó por que el lunes fue feriado?

Al parecer, y no es por generalizar,  se hizo notar nuevamente la doble moral del mexicano, o al menos la de los más de 5 millones de televidentes que estuvieron al pendiente del evento, no me mal entiendan, no se trata de entremezclar ambos temas –políticos y deportivos-, sin embargo, no podemos dejar de lado la faceta cívica que nos corresponde como participes legítimos de dicha constitución.

No hago mención a dejar de ver el Super Bowl y sustituirlo por un partido nacional, mi referencia va centrada a no echar en saco roto lo establecido en cada una de las paginas constitucionales, en la historia y el esfuerzo que nos llevó consolidarnos como una sociedad regida por una constitución a la altura de las circunstancias.




¡Felicidades a los patriotas!, pero… A nuestros compatriotas constitucionales, a cada uno de aquellos mexicanos que a pesar de no conocer a fondo lo establecido en la Constitución mantienen vigente lo ahí instituido. Al ciudadano civil que exige sus derechos una vez cumplido sus obligaciones, que respeta a sus conciudadanos y que no se excusa con la idea tan mediocre expresada, inclusive por líderes políticos, –el que no tranza no avanza-.

Cien años no se dicen fácil aún más con la complicada situación en la que nos encontramos nuevamente en una relación muy tensa con los Estados Unidos, por un presidente que violenta nuestra soberanía y pone en tela de juicio nuestra capacidad de defendernos.

La historia se repite y solo los más astutos sacan provecho de ella y evitan repetir los mismos errores. Entramos a un segundo siglo de vigencia constitucional y está en nuestras manos impedir que esta sea la más afectada, cuando somos los primeros en olvidarnos de que existe.

______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Teorías de conspiración política: Super Bowl vs Super Tuesday

Estamos a escasos dos días de que se lleve a cabo la fiesta grande del futbol americano: el Super Bowl. No sólo los periódicos o secciones televisivas de deportes le han dedicado tiempo y espacio a este evento, también las revistas de sociales y de gastronomía escriben sobre el partido del próximo domingo entre las Panteras de Carolina y los Broncos de Denver.

Así como el Super Bowl 50 ha invadido muchas áreas de nuestra vida cotidiana (al menos por estos días) y muchos que no son fans de este deporte ya los tenemos hasta la coronilla con la emoción que nos genera, las teorías de conspiración en la política no se han hecho esperar.

Recuerdo que hace unos años sacaron una teoría entre el Super Bowl y el Super Tuesday. Para los que no están familiarizados con este último término, se le conoce así al martes (este año será el 1ro de marzo) en donde el mayor número de estados tienen elecciones primarias y se elige el mayor número de delegados y que podrían decidir el candidato de uno o de los dos partidos más fuertes en Estados Unidos (Republicanos y Demócratas).

¿Qué tiene que ver el Super Bowl y el Super Tuesday?

Pero ¿qué tiene que ver el Super Bowl y el Super Tuesday? Aparte de coincidir en la palabra “super”, aquí va un poco de esta teoría. El 03 de febrero de 2008, se jugaba el Super Bowl XLII en Glendale, Arizona; los equipos que se disputaban el Vince Lombardi eran los Patriotas de Nueva Inglaterra contra los Gigantes de Nueva York.

Las apuestas tenían como favoritos a los Patriotas, por tener toda la temporada como invictos. ¿Cuál fue la sorpresa? Que los Gigantes y su quarterback Eli Manning, les ganaron por una diferencia de tres puntos. Aún recuerdo estar sentada en un restaurante y estar en shock por los últimos minutos de ese partido.

En el Super Tuesday de ese año (05 de febrero de 2008), los dos partidos grandes de Estados Unidos decidían sus candidatos a la presidencia para las elecciones de noviembre. Por el lado Demócrata, Hillary Clinton se posicionaba como la favorita, ante el candidato joven Barack Obama. Mientras que los Republicanos daban como favorito a Mitt Romney, comparado con John McCain.

Dicho y hecho, como en el Super Bowl XLII, los dos candidatos favoritos quedaron en segundo lugar en el Super Martes. La sorpresa de todos no se hizo esperar cuando Barack Obama y John McCain se enfrentarían para llegar a la Casa Blanca.

¿Coincidencia? Posiblemente, pero que bonitas (o tristes) coincidencias.

Este año, el Super Bowl 50 tiene como favoritos a las casi invictas Panteras de Carolina y su quarterback Cam Newton, mientras que Peyton Manning llega a su cuarto Super Bowl y los Broncos como el equipo con más derrotas en la historia de los super tazones.

En las elecciones primarias en Estados Unidos, se ha visto que la favorita (otra vez) Hillary Clinton ha quedado a escasos puntos arriba de Bernie Sanders y el de mayor preferencia republicana Donald Trump, se rezagó a segundo lugar por debajo de Ted Cruz (y hasta alegando que fue fraude).

No dudemos que el próximo domingo y el super martes, puedan tener alguna relación y una que otra sorpresa.

Por lo tanto, no dudemos que el próximo domingo y el super martes, puedan tener alguna relación y una que otra sorpresa. Mientras tanto sigamos viendo como un puercoespín, un manatí o hasta un juego de video (Madden NFL) predicen el ganador del Vince Lombardi.

¿Se volverá a repetir la historia? ¡Hagan sus apuestas!

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

La NFL en México: La paradoja de la pretensión

En esta semana, tendremos anuncios de televisión, comerciales, tiempo de programas, incluso noticieros dedicados al 100% a un tema de alta relevancia que es el Super Bowl.

El SuperBowl como bien sabemos, es uno de los eventos más espectaculares del año, un ejemplo de cómo se conjunta el deporte y el espectáculo. De más está decir que el aspecto logístico también es primer nivel.

Es paradójico ver como la NFL, a pesar de ser un éxito comercial que traspasa las mismas fronteras, es tan poco internacional en su estructura.

Sin embargo, es paradójico ver como la NFL, a pesar de ser un éxito comercial que traspasa las mismas fronteras, es tan poco internacional en su estructura. Es muy extraño ver extranjeros jugar en sus ligas, así como el escaso vínculo cultural del deporte fuera de Estados Unidos.

En México, donde históricamente hemos comprado todo lo que venga de Estados Unidos sin “chistar”, existe una pasión real por el deporte y se demuestra en el gasto institucional de algunas universidades en el deporte. Aún y teniendo dos ligas que en lugar de consolidar el deporte, lo dividen por intereses poco deportivos.

Sin embargo, otra paradoja es la nula participación de mexicanos en la NFL en la historia. Obviamente, han existido casos de mexicanos que de pequeños emigraron y se desarrollaron allá. Pero en el caso de mexicanos salidos de la ONEFA, es triste saber que ninguno destacó ni se consolidó.

El futbol americano, tal como dice su nombre, es un deporte yankee jugado por yankees para los yankees.

Después de ver el fracaso económico de la NFL Europa y ver como ningún país tiene una liga profesional competitiva, queda muy claro que el futbol americano, tal como dice su nombre, es un deporte yankee jugado por yankees para los yankees.

A diferencia de otros deportes como el basquetbol, el béisbol, voleibol y tenis, estos deportes sí se han internacionalizado, imprimiéndole a cada cultura y país algo distinto, tanto así que participan en los Juegos Olímpicos. Incluso la liga nacional de hockey (NHL) es más diversa y más internacional que el futbol americano…

Así, en el fútbol, el Barcelona tiene más de 8 nacionalidades en su plantilla, y el Real Madrid tiene 10 nacionalidades. Los Yankees de Nueva York tienen 4 o 5 extranjeros. En el futbol americano andamos viendo cuantos jugadores son del estado de Ohio o Kansas…

El futbol americano es un deporte etnocéntrico que no cambiará. A la NFL y a las cerveceras les importa hacer negocios y que mejor que con mercados cautivos. Sin embargo, la pretensión mexicana de adorar todo lo que venga de Estados Unidos tampoco cambiará, sea o no ajeno a nuestra cultura o forma de ver el deporte.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”