Activistas llevan a AMLO carta contra Guardia Nacional

Comparte este artículo:

El colectivo #SeguridadSinGuerra afirmó que decepciona la propuesta del Gobierno electo de crear una Guardia Nacional con policías militares, y exigió que los diputados de la mayoría de Morena escuchen las críticas y a las víctimas para optar por fortalecer la vía civil para combatir al crimen.

“Todavía es posible optar por la vía civil. Así se lo diremos también al presidente electo (…) Que la verdadera transformación de la vida pública parta del diálogo y los diagnósticos generados por la escucha y demandas de las víctimas. Y ahí nos encontraremos”, expusieron.

Olga Guzmán, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos; Víctor Gutiérrez, de México Unidos contra la Delincuencia; Alfredo Lecona, de los colectivos Seguridad Sin Guerra y Fiscalía que Sirva; Itxel Cisneros, de Cencos, Alberto Solís Castro, de Servicios y Asesoría para la Paz, y Carlos Treviño, de Causa en Común ofrecieron conferencia de prensa en San Lázaro previo a la entrega de una carta al tabasqueño.

Más tarde, la carta fue entregada en las oficinas de López Obrador en la Colonia Roma por María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, y Francisco Rivas, de Observatorio Nacional Ciudadano, entre otros.

En la conferencia en San Lázaro, los representantes de las organizaciones que siguieron el debate de la Ley de Seguridad Interior y se opusieron a ella, recordaron al coordinador del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en San Lázaro, Mario Delgado, sus palabras cuando era senador y argumentó en contra de la militarización del País.

Mostraron un video de Delgado cuando dijo que la Ley de Seguridad Interior desaparecía los incentivos a que se formen cuerpos policiales profesionales y suficientes.

“Es decepcionante ver a quienes el año pasado exigían Seguridad sin Guerra, impulsar un nuevo proyecto de militarización, a pesar de que, al momento de la votación de la Ley de Seguridad Interior, en ambas Cámaras, los y las legisladoras de Morena, entre otras y otros, denunciaron la falta de debate serio y llevaron a tribuna las voces de las víctimas. Hoy venimos a recordarles sus palabras”, manifestaron.

En la conferencia, acompañados de la diputada sin partido Lucía Riojas, de la organización Iniciativa Ahora, recordaron que la militarización de la seguridad pública ha generado demasiado dolor, por las 250 mil muertes, casi el mismo número de desplazados y más de 37 mil desapariciones.

“La militarización del País no es la solución”, afirmó el colectivo en el comunicado leído ante los medios de comunicación en la Cámara de Diputados.

Hace un año, advirtieron, buscaban impedir la legalización de la guerra militar contra el crimen, ahora se trata de evitar su constitucionalización, a través de las propuestas de Morena.

“No podemos pasar del fraude a la Constitución, señalado como tal la semana pasada cuando la Corte debatió la Ley de Seguridad Interior, al fraude a la realidad y a las víctimas. El debate nacional sobre el modelo de seguridad que México requiere debe ser amplio y abierto a todas las voces, sin imponer como punto de partida la creación de la Guardia Nacional ni algún otro proyecto que proponga la fórmula que no ha funcionado”.

La promesa del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, dijeron, de no usar a las Fuerzas Armadas contra el pueblo no es garantía.

“Llevar este nuevo modelo de militarización a la Constitución lo dejaría ahí, con el riesgo de que cualquier gobierno autoritario haga uso de él”, remarcaron.

Afuera de la casa de transición, María Elena Morera refirió que la sociedad civil está inconforme con el plan de seguridad anunciado por el equipo de López Obrador, pues militariza al país y pretende desaparecer a los cuerpos policiacos.

La presidenta de Causa en Común llamó a que se refuerce a los elementos de seguridad, y aunque existen fallas pidió no matar a la Policía.

“Eso no es como si ustedes van al doctor porque les duele la pierna y el doctor les dice: bueno como te duele la pierna, te la cortamos”, dijo.

Los asesores de López Obrador y de Alfonso Durazo, el próximo secretario de Seguridad, aseguró, los están mal informando.

“Lo que necesitamos es replantearnos cómo queremos la seguridad desde la vía civil, no desde la vía militar”, manifestó.

La iniciativa de la Guardia Nacional, dijo, va contra los derechos humanos y organizaciones como Cencos han documentado que las violaciones a éstos están ligadas con la presencia de militares.

“El presidente electo siempre nos dijo que lo que él quería era un proceso de paz y es lo que creo que todos los mexicanos queremos” , aseveró.

Colectivo tiñe de rojo sangre fuentes de la CdMx en protesta por la Ley de Seguridad

Comparte este artículo:

Al menos seis fuentes de la Ciudad de México fueron teñidas de rojo sangre como parte de las acciones que emprendió el Colectivo Seguridad Sin Guerra en contra de la aprobación de la Ley de Seguridad Interior.

Se trata de las fuentes San Sebastián, Sátiro y Amor, Doríforo, Mercurio y Argos, y El Pescador, ubicadas en la colonia Roma, así como la fuente de Los Coyotes en Coyoacán.

Ayer, el Congreso de la Unión aprobó la iniciativa de Ley de Seguridad Interior. Tras ser avalada, el Senado de la República deberá aprobarla. De ser así, el Ejecutivo federal tendría más atribuciones legales para disponer, a discreción y sin controles legislativos, de la totalidad de la fuerzas armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) y de las instituciones de seguridad pública para preservar el orden y prevenir “el surgimiento de amenazas”.

El riesgo, señalan analistas consultados, es la violación de derechos humanos a partir de una estrategia autoritaria.

A su vez el colectivo lanzó un llamado e invitación a la ciudadanía para que el próximo martes 12 de diciembre acudan a la Cámara de Senadores para protestar y presionar a los Senadores para que no aprueben dicha legislación.

Otra forma de ejercer presión es por medio de redes sociales o bien, ingresar a la plataforma de Seguridad sin guerra, en donde los ciudadanos se pueden sumar y enviar desde ahí un mail a los Senadores pidiendo no aprobar la ley.

Con la aprobación de Ley de Seguridad Interior, las autoridades estatales y el Presidente de la República podrán solicitar la intervención del Gobierno federal para contener cualquier “grave peligro a la integridad colectiva”, a partir de la emisión de una “Declaratoria de Protección a la Seguridad Interior“. Esto significa que, en todo caso en que haya una circunstancia de crisis en las que las fuerzas de seguridad pública no se den abasto, las fuerzas armadas podrán interceder.