Tachan de burla designación para dirigir la Guardia Nacional

Comparte este artículo:

La dirigencia del PAN descalificó el nombramiento del General de Brigada Luis Rodríguez Bucio, en proceso de retiro, como Comandante de la Guardia Nacional.

Para Marko Cortés, líder nacional, el Gobierno federal violentó el espíritu de la ley y se burla de los mexicanos al nombrar a un militar en activo para encabezar ese cuerpo de seguridad.

“Lo que buscamos y exigimos es la correcta aplicación de la ley para que se nos dé seguridad a todos los mexicanos. Lo que busca y desea Acción Nacional es la seguridad para los ciudadanos, ese fue el objetivo primordial para apoyar a la Guardia Nacional“, señaló en un comunicado.

“Dimos nuestro voto de confianza en su aprobación, ya tienen los instrumentos legales y operativos que pidieron, lo que ahora exigimos es su correcta implementación y funcionamiento; ya no tiene pretextos, ahora es tiempo de dar resultados”.

En el Senado, el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, saludó el nombramiento del Comandante.

“El nombramiento que ha hecho el Presidente de la República, no sólo de quien va a ser el responsable de la Guardia Nacional, sino de quienes integrarán la Junta de Coordinación, lo que le llamamos la Coordinación Institucional para la Guardia Nacional, son nombramientos adecuados”, aseveró.

“Son nombramientos correctos, todos están en retiro, es decir, que estarán no activos en el Ejército ni en la Fuerza Aérea ni en la Marina“.

Monreal explicó que vio los currículums y consideró que se trata de “personas que han prestado sus servicios a la Patria, de expedientes hasta lo que nosotros recibimos limpios y me parece que es un momento clave”.

“Hay que tener confianza en que esta institución denominada Guardia Nacional va a contribuir a detener la escalada de violencia que vive el País, la inseguridad, hay que tener confianza en esta nueva estrategia jurídica de la creación de la Guardia Nacional”.

Gobernadores quieren Guardia Nacional con mando civil

Comparte este artículo:

Con la presencia de gobernadores, senadores y diputados iniciaron en el Palacio Legislativo de San Lázaro las audiencias públicas para discutir y enriquecer el dictamen de la Guardia Nacional.

Seis gobernadores se pronunciaron a favor de la Guardia Nacional pero con ciertas condiciones: que sea temporal, con un mando civil y sin facultades para investigar delitos.

Mientras que el coordinador de la bancada de Morena en San Lázaro, Mario Delgado, pidió no perder el tiempo en el debate por ideologías, prejuicios y temores.

“No podemos tener un falso debate, una simulación o una simplificación de términos. Hay que analizar lo que está ocurriendo en nuestro país y la respuesta que vamos a dar”, expresó y en ese sentido sostuvo que es responsabilidad de todos terminar con la estrategia de guerra, para dar inicio a la construcción de la paz.

Delgado Carrillo agregó que hay una propuesta que ha hecho el presidente de la República para, desde la Constitución, diseñar una institución que sea capaz de enfrentar la ola de inseguridad.

Los legisladores convocaron a audiencias públicas entre el 8 y 12 de enero en la Cámara de Diputados, para escuchar las opiniones de especialistas y ciudadanos, previo a la discusión del dictamen con el que se crearía la Guardia Nacional.

En la primera audiencia pública participaron los gobernadores de Campeche, Michoacán, Guerrero, Querétaro, Colima y Zacatecas. Estos fueron sus posicionamientos:

Rafael Alejandro Moreno Cárdenas. Gobernador de Campeche y Presidente de la CONAGO

Dijo que es “bienvenida la Guardia Nacional” siempre y cuando se respete el federalismo, las soberanía estatales y que prive el trabajo conjunto y respeto a los derechos humanos.

Reiteró su gratitud a las Fuerzas Armadas. “Su nacionalismo está fuera de toda duda y mucho le agradecemos lo que han hecho por nuestro país. Por ello consideramos que la Guardia no debe ser una institución clonada de las fuerzas Armadas ni militarizar al país. hay que profesionalizar policías pero es una labor que llevará años”.

Silvano Aureoles. Gobernador de Michoacán

El michoacano agradeció el apoyo de las Fuerzas Armadas pero rechazó que éstas se encarguen de la seguridad pública.

Aunque dijo que es necesario un marco legal de actuación. “Es falso que el problema de seguridad pública se va a resolver sólo con el Ejército y la Marina y las calles”.

Se pronunció por fortalecer a las policías civiles de manera paralela a las tareas que realice la Guardia Nacional, la cual debe “transitoria” y debe estar regulada por el Sistema Nacional de Seguridad Pública. “Es muy riesgoso dejarla exclusivamente a la Guardia bajo un régimen militar“.

Gobernador de Guerrero. Héctor Antonio Astudillo Flores

“La Guardia Nacional no va a resolver el problema de la inseguridad pero algo tenemos que hacer. Sería una responsabilidad dejar las cosas como están” dijo Astudillo.

Gobernador de Querétaro. Francisco Domínguez.

Señaló que la Guardia Nacional debe respetar la soberanía de los estados y aseguró que no todos los policías del país son corruptos.

Dijo estar a favor de que se privilegie la coordinación institucional y recalcó que la Guardia Nacional debe tener mando civil.

Gobernador de Colima. José Ignacio Peralta.

El mandatario dijo que está de acuerdo en que se ha debilitado la respuesta del Estado ante la actividad delictiva y que la inseguridad pública es un fenómeno multifactorial.

Por ello consideró que la Guardia Nacional puede ser una respuesta adecuada frente a los poderes criminales, no obstante dijo que es necesario que se cree un Sistema Nacional de Prevención del delito, así como dar mayores recursos para la seguridad a los estados.

“Sin el apoyo de las Fuerzas Armadas las cosas estarían peor en mi estado. Por ello les agradezco. Propongo que la permanencia de la Guardia sea evaluada periódicamente. La situación es de emergencia”, concluyó.

Gobernador de Zacatecas. Alejandro Tello Cristerna.

Se pronunció a favor de la Guardia Nacional pero con mando civil.

Señaló que no se puede olvidar el desarrollo de las policías municipales y que la Guardia no debe ser permanente, además de que se debe aplicar control de confianza a sus elementos.

También rechaza que este nuevo cuerpo de seguridad tenga facultades de investigación pues eso corresponde a las fiscalías autónomas.

El helicóptero iba en llamas antes de estrellarse, dice dueño del predio donde cayó

Comparte este artículo:

Don Reynaldo Coyotec, propietario del sembradío donde cayó el helicóptero en el que viajaban Rafael Moreno Valle y Martha Erika Alonso, cuenta cómo vio caer a la aeronave:

“Venía ardiendo el avión. Cuando yo lo vi, ya venía ardiendo de su colita. Y luego varios del pueblo lo empezaron a seguir en camionetas. Y ya cuando me iba a trabajar, oí que tronó”.

De pelo cano y apoyándose en su bicicleta, don Reynaldo se queja de que su terreno fue acordonado por elementos policiacos y del Ejército, y ya no lo dejan pasar.

“Ya acordonaron mi propiedad. Es mi propiedad. No me pueden prohibir que entre”, dice.

Y se queja de que ahorita hay mucha vigilancia por la caída del helicóptero, siendo que los pobladores de Santa María Coronango, a partir del gobierno de Moreno Valle, han padecido inseguridad, asaltos y asesinatos.

“Aquí la gente a las cuatro de la tarde ya se va arrinconar, porque aquí pasan los rateros y les quitan sus tractores, sus camionetas, violan a las mujeres. Y por aquí los vienen a tirar (a los asesinados)”

Menciona que su milpa mide 25 por 400 metros, y la usa para sembrar frijol y maíz.

“Ahorita me están pisoteando el rastrojo que uso para alimentar al ganado”, agrega.

Acordonado con cintas amarillas de plástico, el terreno de don Reynaldo está fuertemente custodiado por elementos del Ejército, la Policía Federal y la v, quienes además tienen sus vehículos colocados alrededor del punto donde permanece el fuselaje metálico del helicóptero, retorcido y calcinado.

Los soldados instalaron incluso sus casas de campaña en la milpa de don Reynaldo, para pernoctar en ellas, pues día y noche resguardan el terreno.

También colocaron enormes reflectores para iluminar durante las noches los restos calcinados de la aeronave, que deberán ser analizados por peritos internacionales en aeronáutica.

Mientras que reporteros, fotógrafos y camarógrafos también llegan a la propiedad, intentando acercarse lo más posible a lo que quedó del helicóptero Agusta, matrícula XA-BON. Siempre hay forcejeos entre los periodistas y los elementos castrenses y policiacos que les bloquean el paso.

Caminos polvorientos de terracería llegan a la milpa de don Reynaldo, en la que quedan las amarillentas pilas de rastrojo y varas de maíz ya cosechado.

Indagarán expertos internacionales accidente en el que mueren gobernadora de Puebla y Moreno Valle

Comparte este artículo:

El siniestro del helicóptero en el que murieron Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle será investigado con colaboradores de inteligencia de agencias de seguridad de México y Estados Unidos, además de los fabricantes de la aeronave.

Carlos Alfonso Morán, subsecretario de Transportes de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, informó que trabajarán con ingenieros deI fabricante italiano de la aeronave, Agusta, y del fabricante canadiense de los motores, Pratt & Whitney.

Asimismo, especialistas de la National Transportation Safety Board, de Estados Unidos, darán apoyo a la indagatoria.

También personal de inteligencia de la Marina, el Ejército y la Policía Federal participa en las investigaciones junto a especialistas de la Dirección General de Aeronáutica Civil.

El helicóptero que se desplomó con Alonso y Moreno Valle estaba en buenas condiciones, con certificado de aeronavegabilidad vigente hasta septiembre de 2020 y tenía 2 mil 74 horas de vuelo.

“Era una aeronave que contaba con pocas horas de utilización”, afirmó Morán.

Además, el capitán Coppe tenía mil 92 horas de experiencia en ala rotativa y el capitán Tavera, 4 mil 667 horas, todas en helicóptero.

“Se confirma que las licencias de vuelo tanto del capitán Roberto Coppe como del primer oficial Antonio Tavera se encuentran al día, en regla”, sostuvo.

Roberto Ochoa, subprocurador de Control Regional, Procedimientos y Amparo de la PGR, afirmó que desde ayer se generó la carpeta de investigación en colaboración con la Fiscalía de Puebla, que inició su propia indagatoria.

“Se privilegió la localización, hallazgo, cuidado y traslado de los restos humanos. Posteriormente dadas las altas horas de la noche, hubo que suspender los trabajos de investigación estrictamente pericial”, dijo Ochoa.

“Se trata de una investigación estrictamente técnica y científica”, sostuvo.

En la rueda de prensa que estuvo encabezada por el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, se informó también que expertos en arquitectura, fotografía, ingeniería aeronáutica y otras disciplinas están en la escena del incidente.

Militares se alistan para delitos del fuero común: Sedena

Comparte este artículo:

Las Fuerzas Armadas se alistan para desarrollar la estrategia de seguridad nacional y que puedan combatir los delitos del orden común, como robos, asaltos y homicidios.

Así lo informó el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), general Luis Crescencio Sandoval, quien dijo que en la primera semana del nuevo gobierno las “Fuerzas Armadas estamos desarrollando la nueva estrategia que está enfocada a cubrir los delitos del orden común, que son los delitos que más afectan a los ciudadanos”.

En conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, el titular de la Sedena detalló que en el combate a los delitos del fuero común está centrada la estrategia de seguridad nacional.

Sobre la Guardia Nacional, dijo que el Ejército está en proceso de darle a sus miembros la preparación policiaca para atender esos delitos y tener contacto con la ciudadanía.

“Tener bien capacitada a nuestra gente dentro de la estrategia de atender los delitos del orden común y estar cercanos a la ciudadanía”, indicó.

Al respecto, el almirante José Rafale Ojeda, titular de la Secretaría de Marina, sostuvo que están encaminados a lograr el objetivo de pacificar al país a través de la Guardia Nacional.

“No es una labor del Gabinete de seguridad nada más sino de todos, todos debemos de portarnos bien”, enfatizó.

#Kleroterion: ¡La Toma de Protesta!

Comparte este artículo:

En estos días, una gran cantidad de mexicanas y mexicanos a nivel nacional, seguimos de cerca la toma de protesta del Lic. Andrés Manuel López Obrador, en la Cámara de Diputados, acto que demuestra sin duda, lo que significa la perseverancia; ahora bien, me parece pertinente en primer lugar mencionar por qué debe ser en ese lugar y los supuestos que podrían darse, además de saber cuáles son las facultades que a partir del 1 de diciembre tuvo el nuevo Presidente de la República.

De acuerdo al artículo 87 de nuestra constitución política, el Presidente tomará posesión y protesta de su cargo ante el Congreso de Unión, si por cualquier circunstancia el Presidente no pudiere rendir la protesta en estos términos, lo hará de inmediato ante las Mesas Directivas de las Cámaras del Congreso de la Unión,  pero en el caso de que esto tampoco sea posible, lo hará de inmediato ante el Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Siendo entonces Presidente Constitucional de México, es necesario saber cuáles serán las facultades y obligaciones, que de acuerdo al artículo 89 de la misma Constitución Política, tendrá el Lic. Andrés Manuel López Obrador, dentro de este precepto se establece que puede promulgar y ejecutar leyes que expida el Congreso de la Unión; nombrar y remover libremente a los Secretarios de Estado, embajadores, cónsules generales y empleados superiores de Hacienda, así como los Coroneles y demás oficiales superiores del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales y presentar la terna para la designación de Ministros de la SCJ (éstas con aprobación del Senado); nombrar a los demás oficiales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacionales, así como preservar la seguridad nacional y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación, también podrá disponer de la Guardia Nacional para los mismos objetos, declarar la guerra en nombre de los Estados Unidos Mexicanos, intervenir en la designación del Fiscal General de la República y removerlo, dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, convocar al Congreso a sesiones extraordinarias y facilitar al Poder Judicial los auxilios que necesite para el ejercicio de sus funciones, habilitar toda clase de puertos, establecer aduanas marítimas y fronterizas y designar su ubicación, conceder indultos a los reos sentenciados por delitos de competencia de los tribunales federales; conceder privilegios exclusivos a los descubridores, inventores o perfeccionadores de algún ramo de la industria y, en cualquier momento, optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión, además de las que confiera expresamente la Constitución.

Retomando el tema de tan comentada y para muchos, esperada toma de posesión presidencial, se contó con distintos funcionarios y personalidades en diversos ámbitos, tanto a nivel nacional como internacional, entre los que estuvieron el Vicepresidente de EUA Mike Pence y el secretario de Energía Rick Perry, así como Ivanka Trump, el rey de España Felipe VI;  el embajador de Finlandia en México, Roy Eriksson; Antonio Costa, Primer Ministro de Portugal; Martín Vizcarra Cornejo, Presidente de la República del Perú y Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador.

También estuvieron presentes diversos Gobernadores de México como Manuel Velasco, Cuauhtémoc Blanco, Javier Corral, Jaime Rodríguez Calderón, Carlos Mendoza Davis, Héctor Astudillo, Alejandro Moreno, Silvano Aureoles, Alejandro Murat, entro otros; asimismo, Evo Morales, el mandatario de Bolivia; el Secretario de Relaciones Exteriores de Ghana, Charles Owiredulos; empresarios como Joaquín Vargas, presidente de Grupo MVS; Germán Larrea, dueño de Grupo México; José María Rioboó y Carlos Slim, también el cantautor Silvio Rodríguez; Iván Duque Márquez, Presidente de la República de Colombia; Brahim Ghali, Presidente de la República Arabe Saharahui Democrática; Kim Yong Nam, Presidente de la Asamblea de la República Popular Democrática de Corea; Mario Abdo Benítez, Presidente de la República del Paraguay; el obispo Norberto Rivera; el Presidente del Consejo de Ministros de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel; así como parte del gabinete entrante, entre muchos invitados más.

Dentro de lo expuesto en el primer discurso oficial de más de una hora del Presidente entrante, destacó en primer instancia el agradecimiento al ex mandatario Peña Nieto, al no intervenir en el proceso electoral, posteriormente,  su promesa de combatir a la corrupción y emprender la cuarta transformación; asimismo, mencionó que no tiene derecho a fallar, además de comprometerse a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo, también comentó que el Presidente de México nunca dará la orden de reprimir al pueblo, así como decir que van a bajar los sueldos de los de arriba, porque van a aumentar los sueldos de los de abajo, otro punto que muchos simpatizantes no han recibido con mucha agrado, es reiterar que no habrá un enjuiciamiento de administraciones anteriores, diciendo que su fuerte no es la venganza, que si bien no olvida, sí es partidario del perdón y la indulgencia, un mensaje muy importante fue el de su plan para construir refinerías y suspender la importación de hidrocarburos, por mencionar algunos.

Concluyo deseando un gran éxito para México y para el nuevo Presidente de la República, nuevamente se tiene la esperanza de un verdadero cambio, millones de mexicanas y mexicanos confían en esta nueva administración, pero es muy importante entender que el cambio no sólo se da a través del ejecutivo federal, es responsabilidad de todos nosotros ser respetuosos de las leyes y de las instituciones, transitando en una sociedad con derechos y obligaciones, pero sobre todo seguir luchando para bien desde nuestros hogares, eso sería un gran aliado para la administración entrante, por lo que ahora que se tiene la idea de un nuevo comienzo político, también debe tenerse  la idea de una buena relación con el gobierno en todas sus instancias, trabajemos duro, estemos orgullos de ser mexicanos y de pertenecer a una sociedad que ha podido salir de cualquier adversidad, comencemos pues con esta cuarta transformación, adoptando como propia, la toma de protesta…

Incrementa la Inseguridad tras apoyo del Ejército.

Comparte este artículo:

Francisco Cienfuegos Diputado de la bancada Priista dijo que aunque el Ejército anuncie que va a reforzar los patrullajes en las calles del Estado implica un retroceso en relación a lo que ya se había logrado en materia de seguridad y es evidencia de que hay un problema que no ha sido atendido por las autoridades correspondientes.

“Hay que reconocer la voluntad y la sensibilidad que siempre han mostrado las fuerzas federales con Nuevo León. No es la primera vez que los militares están en la calle, pero lo más alarmante es que ya el Estado había podido sobrepasar esa etapa de la presencia de los militares en las calles, pues había venido disminuyendo en gran medida la presencia o el patrullaje de las fuerzas federales dentro del Estado”, expresó Marco González.

Aseguro que el Ejército está optando por este tipo de medidas es porque hay evidencia de un aumento en la inseguridad.

“Siempre el Ejército se ha mantenido al margen de lo político; así que ahora están anunciando esta medida es porque ven que se necesita en Nuevo León la intervención del Ejército y que hay un área de oportunidad que no se está atacando o atendiendo en el Estado”.

González, presidente del Congreso Local, aseguró que el Ejército interviene porque hay un problema grave y el Estado se ha tardado en pedir apoyo.

Por su parte Carlos de la Fuente, coordinador de la fracción del PAN dijo que es necesario el patrullaje militar en las calles ya que en coordinación con las policías estatales y municipales se buscan atender y lograr resultados ante los grupos delictivos que buscan restablecerse en el Estado.

 

 

 

La creciente ruptura entre la sociedad civil y las fuerzas armadas

Comparte este artículo:

No puede existir elemento más trascendental en la agenda política del gobierno entrante que la violencia que azota al país. 

La guerra que comenzó Felipe Calderón a finales del 2006 y que continuó, sin cambio alguno, Enrique Peña Nieto ha arrastrado al país a uno de los periodos más sombríos de la historia reciente. En cincuenta años los textos de historia narrarán (si es que son críticos) que del 2006 al 2018 se vivió una guerra en el país, con un saldo de más de 200 mil muertes. 

¡Así es, una guerra! No hay justificación para disminuir la gravedad de la situación que vive actualmente México. Las cosas deben ser nombradas de forma equivalente a lo que son: guerra, feminicidio, genocidio, etc.

A diferencia de lo que siempre se cree, las palabras condicionan la percepción de un fenómeno, ya que las palabras no son meras entidades semánticas, sino que se encuentran revestidas de poder. 

Si alguien se atreviera a llamar genocida a Calderón o a Peña Nieto, seguramente más de uno se exaltaría y afirmaría que el uso de dicha palabra es sólo para los grandes villanos de la historia: Mao, Stalin, Hitler, Pinochet o Pol Pot.

Sin embargo, si uno enlista los casos en los cuales los cuerpos militares o federales se enfrentaron contra sectores de la sociedad civil -Tlatlaya, Ayotzinapa, Nochixtlán, Tanhuato, Apatzingán, Palmarito y otros casos que no han salido a la luz- , teniendo consecuencias mortales para la sociedad, el término ya no resulta escandaloso. 

Es cierto que los casos de tortura, ejecución extrajudicial, desaparición forzada y detención arbitraria por parte de las fuerzas armadas pueden no ser órdenes provenientes directamente del Ejecutivo, sin embargo, el Presidente es jefe de las fuerzas armadas, lo que lo convierte en responsable, en última instancia, de las actuaciones de dicha institución. 

Es este contacto directo entre las fuerzas armadas y la sociedad civil lo que ha transformado la percepción que tiene la segunda de la primera. La militarización en múltiples municipios en los cuales la población convive cotidianamente con el Ejército o la Marina ha generado tensión entre ambos bandos. 

Sergio Aguayo señaló la semana pasada en su columna del periódico Reforma que en la masacre de Tlatelolco la sociedad civil no fue la única perdedora, también lo fue el Ejército, pues fue señalado como el gran villano. 

De esa manera, el 68′ marca una ruptura en la relación sociedad-fuerzas armadas, en el que la población da los primeros indicios de desconfianza hacia la institución responsable de la seguridad nacional. 

El desgarramiento de la relación continúa actualmente y es promovida por la política en seguridad actual. El despliegue de las fuerzas armadas para combatir frontalmente al crimen organizado -subestimando la estructura organizativa y su arraigo en distintas comunidades. fue contraproducente: la violencia se ha disparado, así como las violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas armadas. 

Y es que los soldados rasos, adiestrados al interior de la infraestructura institucional del ejército y forjados por su estructura jerárquica, se han enfrentado con una realidad distinta para lo que fueron entrenados, teniendo como consecuencia la búsqueda de la posición dominadora frente a la sociedad y subsecuentemente derivando en la objetivación de ésta. 

Su ejercicio acontece en el campo de batalla y su objetivo es la eliminación del enemigo, sin considerar los efectos colaterales. Además, por su adiestramiento, carecen de la capacidad de cuestionar y cumplen tajantemente las órdenes que provienen de arriba. 

A las fuerzas armadas no les compete la seguridad pública, sino nacional; el constante contacto con la sociedad civil puede generar efectos irreversibles en la percepción de ésta sobre aquéllas. 

El gobierno entrante debe de colocar la violencia que acaece como punto primordial a resolver: la militarización del país debe de terminar.    

AMLO anuncia creación de una Guardia Civil Nacional

Comparte este artículo:

Desde la Plaza de las Tres Culturas el presidente electo Andrés Manuel López Obrador adelantó que el Ejército nunca será utilizado en contra de la ciudadanía.

Adelantó que elementos del Ejército, la Marina y la Policía Federal serán utilizados en la creación de una Guardia Civil Nacional que se encargará de labores de seguridad pública.

“A cincuenta años de la represión a jóvenes en Tlatelolco, en tres días se cumplen cincuenta años, aquí, en esta plaza histórica hacemos el compromiso de no utilizar nunca, jamás, al Ejército para reprimir al pueblo de México“, estableció el presidente electo.

En la asamblea de su gira de agradecimiento a quienes votaron por él en las elecciones del 1 de julio realizada en Tlatelolco, afirmó que se dará un giro a las tareas que desempeñan el Ejército, la Marina y la Policía, pues se dedicarán a labores de seguridad pública bajo la figura de la guardia civil nacional.

“Vamos a hacer llamado para darle un giro a la labor del ejército, que ya no se ocupe de las tareas que hasta ahora tiene encomendadas, que la defensa nacional la podemos hacer, si se necesita, todos.

“Vamos a crear una Guardia Civil a nivel nacional con apoyo de Ejército, de la Marina y de la Policía Federal, vamos a unir a estas corporaciones en una Guardia Civil Nacional, donde se va a limitarse el uso de la fuerza y se van a garantizar los Derechos Humanos“, puntualizó Lopez Obrador.

López Obrador recalcó que en la situación actual de inseguridad no es posible regresar a los soldados y a los marinos a sus cuarteles, sin embargo, con la Guardia Civil Nacional podrán permanecer en las calles con un nuevo régimen jurídico.

“Es una reforma que voy a proponer en su momento porque no tenemos muchas opciones.

“No es volverlos a los cuarteles, como frenamos la violencia, cómo detenemos los homicidios, los robos, por eso vamos a utilizar al Ejército y marinos, pero con una concepción distinta, que no se lesionen los derechos humanos“, enfatizó el tabasqueño ante la gente reunida en Tlatelolco.

En el mitin con sus simpatizantes en la Ciudad de México estuvo acompañado de la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum.

Corrupción, impunidad e inseguridad: el legado de Peña Nieto

Comparte este artículo:

Ante la proximidad del relevo presidencial, resulta necesario dar un recuento general de lo que fue el sexenio de Enrique Peña Nieto a partir de tres ejes centrales: político, económico y social. 

En términos políticos, Peña Nieto apareció en un principio como un gran negociador; como un pragmático que para los primeros años de su sexenio ya tenía avalado un paquete de reformas estructurales en distintos rubros. 

En un sentido bonapartista, fue capaz de posicionarse por arriba de los conflictos partidistas de antaño y pactar con las fuerzas de ambos polos del espectro político. 

Las reformas representaban la continuación del proyecto de desarrollo económico emprendido en la década de los ochenta: la integración mexicana en el sistema económico mundial a partir de su apertura comercial y su liberación financiera. 

Si las reformas de primera generación se concentraron en reducir el manejo de los instrumentos de producción por parte del Estado, bajo el apotegma la iniciativa privada es más eficiente que el gobierno, las reformas de segunda generación buscaron crear las instituciones que permitieran el óptimo despliegue de las fuerzas del mercado -reformas laboral, en telecomunicaciones y en competencia económica- y el aumento de la productividad, lo que se traduce en un aumento en el salario real de los trabajadores -reforma educativa. 

Empero, si se puede aplaudir su capacidad negociadora, la implementación de dichas reformas es lamentable. Una modificación a la Constitución no se traduce mecánicamente a una transformación de la realidad social. Por el contrario, hace falta desplegar mecanismos políticos e institucionales para verlas materializadas. 

A ello, sumemos los casos de corrupción de la Casa Blanca, Malinalco, la estafa maestra, Odebrecht y el ramo 23. Estos sin duda son indignantes, pero más el intento de burlarse de la población mexicana al designar a un subordinado que investigara el posible conflicto de interés en los primeros dos casos. 

En el aspecto económico, el saldo no parece claro si matizamos. Por un lado, es cierto que aunque el crecimiento económico fue sostenido (2.5 por ciento anual en lo primeros cinco años de su administración), éste resulta insuficiente para comenzar a revertir los problemas de pobreza y desigualdad. 

Por otro lado, hasta marzo de este año la divisa mexicana se había depreciado 30.2 por ciento; cifra significativa, sin embargo, la pérdida del poder adquisitivo del peso se debió principalmente por factores externos -la elección presidencial de Trump, la renegociación del TLCAN, la caída del precio del petróleo, etc.- y no por distorsiones internas. 

En cuanto a la inflación, el promedio anual de este sexenio (4.1 por ciento en los primeros cinco años) ha sido la más baja desde los últimos ocho sexenios. Empero, como señala Jonathan Heath en su columna del miércoles en el periódico Reforma, ello es mérito del Banco de México más que del gobierno federal. 

Por último, en términos de cuenta corriente, entre 2013 y 2018 el país tuvo un déficit comercial de 2.21 por ciento, cifra significativa sobre todo si consideramos la estructura de dicho balance -superavitario frente a Estados Unidos y Canadá y deficitario frente países asiáticos. 

En términos macroeconómicos, la economía mexicana parece encontrarse relativamente estable, más si la comparamos con otras economías emergentes como Turquía, Argentina y Brasil. 

Finalmente, en cuanto al aspecto social no existe la menor duda de que el sexenio de Peña Nieto fue infame. Principalmente por dos cuestiones: Ayotzinapa y la violencia. 

En el primer caso, el uso del Ejército y la Policía Federal y estatal para el levantamiento y el posible asesinato de estudiantes recuerda el viejo autoritarismo represor de los años sesenta y setenta.

En el segundo caso, Peña Nieto decidió continuar la guerra contra el crimen organizada que empezó Calderón. Sin ningún análisis previo y sin contemplar enfoques alternativos, el gobierno mantuvo a las fuerzas armadas en las calles, priorizando el combate frontal como única estrategia. Ante ello, se extiende uno de los periodos más sombríos de la historia reciente del país y se agrava la descomposición del tejido social. 

Aunque existan algunos aspectos que rescatar, el periodo de Enrique Peña Nieto será recordado como el sexenio de la corrupción, la impunidad y la inseguridad.