Primo del alcalde de Candela presume foto en la que aparece cubierto de billetes

Comparte este artículo:

Juan Carlos “N”, primo y secretario particular del alcalde de Candela, Coahuila, Amador Garza González, publicó una ostentosa foto en una de sus redes sociales, en la que aparece tirado en el piso cubierto de billetes, la mayoría de 500 pesos.

La publicación fue difundida en grupos de Facebook y a través de WhatsApp, causando indignación entre internautas.

Recientemente ese munícipe del PRI fue denunciado por rebajar el sueldo a los empleados, lo que provocó molestia entre los servidores públicos de ese Ayuntamiento.

Al difundirse las imágenes del primo del alcalde, hubo varios mensajes de desaprobación contra ambos funcionarios.

En la imagen, se aprecia al hombre tirado boca arriba cubierto de billetes, desde la cabeza a la altura de las rodillas.

 

(Con información de Vanguardia)

¿Qué representa el aumento en el salario mínimo para la inflación y el poder adquisitivo?

Comparte este artículo:

El día de ayer 16 de diciembre integrantes del sector privado, de los trabajadores y del gobierno federal que conforman la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) llegaron a un acuerdo por unanimidad de incrementar el salario mínimo en proporción de 20% para el inicio del 2020, con lo que en la República este pasaría de 102.68 pesos a 123.22 pesos diarios así como un aumento de 5% en la frontera Norte colocando el salario mínimo de 176.72 pesos a 185.56 pesos en esta región.

Este anuncio, se presume, es parte de la estrategia del gobierno federal que forma parte de una política que busca recuperar el poder adquisitivo del ingreso de los trabajadores en la segunda mayor economía de Latinoamérica como es la mexicana.

Sin embargo, este tipo de acciones no exime posibles consecuencias en el entorno macroeconómico, ya que de acuerdo a diversos expertos como Gabriel Lozano y Steven Palacio, economistas para México del banco estadounidense JPMorgan afirman que: “La política salarial del gobierno es uno de los principales riesgos en el proceso de la formación de precios“. Agregan que “en el pasado, el crecimiento de los salarios reales estuvo alineado con la productividad, como dicta la teoría; la nueva política salarial abrió una brecha entre los dos, que podría causar al final desequilibrios económicos“.

No obstante, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado que el pasado ajuste salarial 16% salarial del 2019 no presionó la inflación como anticiparon algunos sectores y ha dicho que su gestión busca cerrar la brecha salarial en un país donde casi la mitad de la población vive en la pobreza.

Inflación

Hasta ahora, la recuperación del poder de compra del salario mínimo tan solo para este año ha sido la más grande para un periodo similar en los últimos 20 años. Se destaca que en este periodo, los salarios reales de los trabajadores asegurados en el IMSS han aumentado en 4.6%, su mayor recuperación desde 2002, cuando aumentaron 3.97%. Esto en la frontera norte ha representado un aumento real de los salarios de 8.5% de acuerdo a las cifras del mismo instituto.

Durante la presentación del incremento del salario mínimo para 2020, Luisa María Alcalde, secretaria del Trabajado, indicó que el primer incremento del salario mínimo en el mes de enero del año en curso sacó de la pobreza salarial a 1.23 millones de mexicanos este año. En el mismo sentido añadió que este año, tras la instrumentación de la nueva política de salarios mínimos, la inflación no solo no se ha disparado sino que ha sido de las más bajas en los últimos cuatro años, lo que rompe con el mito con el cual se solía justificar el estancamiento del poder adquisitivo de las y los trabajadores.

La mayor prueba de que el aumento al salario mínimo no tuvo efectos inflacionarios es que en las principales ciudad de la zona libre de la frontera norte, donde el salario mínimo se incrementó al doble, se observaron menores tasas de inflación que en el resto del país“, explicó Alcalde Luján.

Dijo que el 10 por ciento de los trabajadores que menos ganan, ya que su ingreso aumentó alrededor de 72 por ciento en la zona libre de la frontera norte y en 8.5 por ciento del país.

En cuanto a la inflación se refiere, de acuerdo al cálculo presente del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en términos anuales, el crecimiento sostenido de los precios se ha colocado hasta el mes de noviembre en 2.97%, colocándose dentro del rango establecido por el Banco de México de 3% (+/- 1%); inclusive, la inflación acumulada hasta el mismo mes de noviembre del presente año ha sido de 2.26%, por lo que se estima se coloque al final del mismo en un rango inferior al 3%.

¿Qué representa este aumento en el salario para los consumidores?

El líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos, se congratuló por la noticia, comentando que este aumento representa un avance integrado, referencial del 20%, pero que en términos reales se ubica en 17.1%, el más alto en las últimas tres décadas.

Por otro lado, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar, añadió que se está trabajando por recuperar el poder adquisitivo del salario mínimo.

Creo que es una buena noticia y una intención del empresariado mexicano, de juntos ir trabajando por recuperar el poder adquisitivo del salario mínimo y llegar a la línea de bienestar“, comentó.

Finalmente, durante la presentación de este aumento, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervanes, explicó que el incremento salarial “sin duda contribuye al abatimiento del rezago histórico en materia de sueldos, ya que está por encima del nivel inflacionario estimado del próximo año.”

Cabe destacar que dado el comportamiento reciente en la alza de los precios, Banxico ha estimado que la tasa de inflación para el cierre del próximo año se coloque cerca del 3%, es decir, dentro de su rango objetivo, aunque no se descartan presiones inflacionarias.

Poder de compra

Adentrándonos de manera más profunda al impacto que tiene este aumento en los salarios en el tema del poder adquisitivo, es de suma importancia tomar en cuenta que para realizar este análisis se necesita una comparativa por lo que expertos han considerado que el año de 1970 logró el nivel más alto de salario mínimo, real al final de un sexenio, y con mayor poder adquisitivo de la historia, conservando la inflación bajo control. Traído a valor presente, el poder de compra del salario mínimo en ese entonces era de $260.11 pesos. Por lo que los incrementos en consenso, así como la procuración de una inflación estable a través de una política monetaria efectiva, ha representado un incremento paulatino en el poder de compra durante los últimos años, esto a pesar de que claramente no se ha llegado a esa capacidad de compra mencionada anteriormente.

Hablando del salario actual de 102.68 pesos, a comparación de 1970, representa apenas un 39.48% que es el poder de compra. O a su vez que el salario de 2018 ha perdido el 60.52% de su poder adquisitivo en dicho período.

Por lo tanto, manteniendo la expectativa de inflación para el próximo año como estable, es destacable concluir que el aumento de 20% en el salario mínimo de los mexicanos sí representará un aumento, aunque si bien no perfecto, en el poder adquisitivo de aquellos trabajadores que ganan esta cifra de dinero.

Cabe resaltar que en México, casi 11 millones de trabajadores reciben un ingreso equivalente a un salario mínimo, que en la actualidad, reiterando, se ubica en 102.68 pesos al día (5.4 dólares); por otro lado, en la franja fronteriza con Estados Unidos, en 2019 había tenido una alza de 100% colocándose 176.72 pesos diarios (unos 9.2 dólares); estos cambios se propusieron e implementaron a principios del presente año, por lo que ocurrió a partir del 1 de enero del 2019.

De acuerdo al presidente López Obrador, este incremento pondrá fin a la caída en el poder adquisitivo y beneficiará a por lo menos 3.44 millones de trabajadores inscritos de manera formal en el país.

Esto no se veía desde hace más de cuatro décadas. No se daba un aumento así. Es importante y ojalá sigamos recuperando todo lo que perdió el salario mínimo.” Sentenció.

Con el aumento, los asalariados estarán por encima de las líneas de bienestar establecidas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). De acuerdo con el organismo, la línea de pobreza extrema por ingresos se ubica en mil 117.79 pesos mensuales por persona en zonas rurales y mil 576.06 en zonas urbanas; cantidad apenas suficiente para cubrir el costo de la canasta básica alimentaria que comprende productos como tortillas, pasta para sopas, galletas, leche, huevo, aceite, verduras, frutas, azúcar, leguminosas y bebidas no alcohólicas.

Con información de Milenio, El Universal, El Financiero y Expansión