Acusa Noé Chávez que aglomeramiento en transporte público es culpa de los usuarios

Comparte este artículo:

El director del Instituto de Movilidad, Noé Chávez, culpó ayer a los usuarios por los aglomeramientos en el transporte público durante las “horas pico” y les pidió no amontonarse.

Chávez aseguró que las rutas urbanas tienen suficientes camiones en operación para garantizar una frecuencia de paso de entre 5 y 8 minutos, pero criticó que la mayoría de los usuarios quiere subir a la primera unidad que pasa y en ocasiones hay fricciones con. los operadores si no les permiten subir o les exigen el uso de cubrebocas.

“Nada les cuesta a los usuarios esperarse unos minutos a l otro camión y se van en uno más vació. Hay veces que se les pide que no se suban o que usen cubrebocas, y les vale, se suben, pero la oferta de camiones se ha ido incrementando cada día porque hay más gente en la calle y se ocupan”, indicó el funcionario.

De acuerdo al director, hay camiones que dentro de las horas pico dan su recorrido prácticamente vacíos, porque los pasajeros tienden a subirse en el primero que pasa.

“Traemos casi 2 mil 900 camiones en hora pico, y es nada más un ratito en el que se llenan. Hemos hecho análisis en Juárez y Apodaca, y menos de 10 por ciento de los camiones que salen van a su máxima capacidad. Si hicieran falta camiones, nosotros los apoyamos, pero no estaño faltando camiones, falta que la gente tenga un poco de confianza en que el que sigue no se va a tardar más de 5 a 8 minutos”.

San Pedro reparte cubrebocas en el transporte público

Comparte este artículo:

Con el fin de reducir la probabilidad de contagio del COVID-19 en el transporte público, el municipio de San Pedro inicio el reparto de cubrebocas en diferentes rutas urbanas que circulan por las calles y avenidas.

“El día de hoy comenzamos con el reparto en diferentes paradas de transporte público de cubrebocas, que son un elemento que ha mostrado ser efectivo para prevenir la expansión del COVID-19”, público el municipio en sus redes sociales.

Hasta el momento San Pedro es el municipio que tiene más casos confirmados de COVID-19 en la ciudad.

También se informó que en coordinación con el director de la Agencia Estatal de Transporte, Noé Chávez, se acordó que también se llevará a cabo limpieza y sanitización de las unidades de transporte urbano.

Bronco firma Ley de Movilidad

Comparte este artículo:

El Gobernador Jaime Rodríguez Calderón (alias “el Bronco”), ha firmado un decreto en el cual se establece la nueva Ley de Movilidad del Estado, la cual será publicada el día de mañana en el Periódico Oficial del Estado para que ésta entre en vigor.

Noé Chávez, titular de la Agencia Estatal del Transporte, ha publicado a través de sus redes sociales una fotografía en la cual aparece con el Bronco y el documento, firmado. El diciembre pasado, el Congreso del Estado avaló la nueva Ley de Movilidad con 39 votos a favor para el estado de Nuevo León. Se aprobó después de 14 meses de haber estado bajo análisis por diferentes mesas de trabajo e incluso diversas polémicas que se fueron presentando entre los diputados y promoventes.

Acerca de los puntos a considerar del nuevo reglamento, se contempla la desaparición de la Agencia Estatal del Transporte, la cual será reemplazada a su vez por el Instituto de Movilidad y Accesibilidad y la Junta de Gobierno. Esta Junta será conformada por 25 integrantes, que serán: “el Gobernador y el Secretario General de Gobierno, el director de Metrorrey, tres alcaldes metropolitanos, uno más de un municipio no metropolitano, legisladores locales y representantes del Observatorio de Seguridad Vial, el Instituto Estatal de las Mujeres, así como del Consejo Cívico de las Instituciones, y cámaras privadas.” (Posta, 2020)

(Con información de Posta)

Comisión del Transporte avala incremento de tarifa

Comparte este artículo:

Esta tarde, la comisión de costos del Consejo Estatal de Transporte y Vialidad (CETyV) aprobó un aumento de 16.7 por ciento en la tarifa de transporte público en el Estado.

La propuesta será enviada al Consejo para su aprobación. Sin embargo, todavía no se define la fecha para esta reunión.

Noé Chavez, titular de la Agencia Estatal de Transporte (AET), indicó que el aumento será de un peso para usuarios de Tarjeta Feria y 2 pesos para el cobro en efectivo.

Añadió que durante estos días la AET regalará tarjetas con saldo entre los usuarios para promover su uso.

Si se llega a aprobar la propuesta, las tarifas en unidades climatizadas pasarían de 12 a 14 pesos en el pago en efectivo y de 12 a 13 pesos en las unidades sin clima.targ

Por otro lado, el pago con Tarjeta Feria pasaría de 11.19 a 12.69 pesos en unidades climatizadas, y de 10.19 a 11.19 pesos en unidades sin clima.

El costo preferente aumentaría un peso de manera general y las rutas suburbanas no tendrían aumento.

 

Con información de El Norte. 

En Nuevo León taxistas amenazan con cerrar vialidades

Comparte este artículo:

Líderes de consorcios de taxistas y otros sindicalizados CROC han amenazado al Gobierno del Estado y a la Agencia Estatal de Transporte con cerrar vialidades e incrementar movilizaciones en calles y avenidas de la ciudad en caso de que no cedan a sus peticiones.

Líderes sindicales y taxistas han ingresado a hablar con funcionarios de la Secretaría de Gobierno del Estado, a quienes les han pedido una reunión con Jaime Rodríguez Calderón (el Gobernador), Noé Chávez (director la Secretaría de Gobierno del Estado) y Manuel González (Secretario de Gobierno).

Argelia Montes Mendoza, presidenta y miembro de Tribuna de Vigilancia Ciudadana, amenazó diciendo que “Van a continuar las movilizaciones y le van a subir de tono porque ya está la gente desesperada, sino quiere el Gobernador más problemas o más manifestaciones, que dé la cara”.  Otro taxista dijo, “Necesitamos cerrar calles para que la misma autoridad nos pueda recibir, prueba de ello aquí estamos ahorita que sí fuimos recibidos. Si las autoridades siguen ignorándonos vamos a seguir en las calles”.

 

(Con información de El Norte)

Aportación de Uber de 1.5% será voluntaria: titular de la AET

Comparte este artículo:

El director de la Agencia Estatal del Transporte (AET), Noé Chávez, aseguró que el cobro del 1.5% planteado de forma temporal para aplicaciones de servicio de chofer, tipo Uber, Cabify y Didi, será voluntaria y no será una obligación.

Chávez detalló que el proyecto de reglamento a publicarse en los próximos días, como marco regulatorio de transición mientras el Congreso aprueba la Ley de Movilidad, no establece un impuesto o cargo obligatorio para dichas plataformas, sino una aportación voluntaria.

“Esto no es un impuesto, salió de ellos. Las plataformas ofrecieron aportar un 1.5 por ciento de colaboración para proyectos de transporte y movilidad, no están obligados, ellos lo están ofreciendo, se va a poner el reglamento y el que quiera aportar, lo va a poder hacer”, dijo el funcionario estatal.

El titular de la AET dijo que no es la primera vez que se aplica este tipo de “contribuciones” puesto que ya ha sido aplicado por el Estado antes en materia ambiental, donde se pedía a los desarrolladores aportar un porcentaje de su proyecto para programas de reforestación.

Chávez indicó que el reglamento para plataformas digitales con servicio de chofer particular podría publicarse esta misma semana, ya que el borrador ya está aprobado.

Por último, reiteró que el Estado sigue teniendo el interés de tener un padrón de choferes que cumplan con tener una licencia vigentes, seguro para el pasajero, cumpla un curso de capacitación que por primera vez será en línea, y verificar que no tengan antecedentes penales.

(Con información de Grupo Reforma)

El taxi vs Uber: ¿cuánto cuesta resolver el problema?

Comparte este artículo:

La cacería de brujas que comenzó en estos días contra los choferes de Uber, Didi y Cabify en Monterrey ha puesto a gran parte de la ciudadanía en contra del gobierno del estado. La premisa es que los conductores de las plataformas no siguen los mismos parámetros que los taxistas convencionales ni pagan la misma cantidad de impuestos por prestar un servicio que -en esencia- es básicamente el mismo y, por lo tanto, los pone en el terreno de la ilegalidad. ¿Es esto del todo cierto? ¿Cuál es el verdadero problema?

Por un lado, se encuentran los taxistas; los de toda la vida. En el mejor de los casos, un taxista tiene que hacer una inversión inicial de varios cientos de miles de pesos para comprar un carro y las placas de taxi que, por cierto, a estas alturas las dos cosas cuestan casi lo mismo. Podría decirse que en total se necesitan unos $300,000 para empezar, dependiendo del año y modelo del vehículo. Los problemas vienen cuando los conductores no pueden invertir dicha cantidad y trabajan para alguien más; alguien que puede pagar y que, cual señor o señora que tienen una casita aparte, lo que quieren es “vivir de sus rentas”. Es decir, el negocio está en tener taxis rentarlos. En Monterrey, un chofer paga unos $400 o $450 diarios al dueño del taxi.

El taxi “verde” tuvo el monopolio durante mucho tiempo y logró sobrevivir a pesar de las circunstancias: la inseguridad (tanto por parte de conductores como de usuarios), las bases y taxis “pirata”, el pésimo servicio, los taxímetros alterados. Los taxis “de base” o “de sitio” (los blancos, pues) luego fueron la alternativa: los pedías por teléfono y hasta los podías agendar para que te recogieran en un día y hora específicos; todo ello a cambio de pagar más. ¿Y cuál fue el problema? Pues que, por ejemplo, algunos de los “taxis ejecutivos” cobraban según tarifas sin sentido y a veces con un criterio completamente subjetivo: dependiendo la hora, el lugar, el destino e incluso dependiendo del cliente, cobraban lo que querían. ¿Cuánto vale una carrera al aeropuerto? Lo que el chofer o la compañía quieran (te veo a ti, Totsa).

Luego está Uber, la tecnología; el que abrió la brecha para los demás. Hay una tarifa fija (o no), que garantiza la seguridad de los pasajeros (o no), en la que los pagos se realizan a través de transferencias para evitar robos (o no) y que permite al usuario en todo momento saber la ruta que el conductor seguirá (o no). Uber le arrebató el negocio a los taxis sencillamente porque su servicio es de mayor calidad (o no), aunque ello implique un costo adicional (¿o no?). ¿Has oído hablar de la tarifa dinámica? ¿Te acuerdas del caso de María Fernanda Castilla y Cabify? ¿Qué pasa si mi conductor no trae cambio? ¿Y si no cancela el viaje, aunque ya me haya bajado? ¿O si se va por una ruta por la que yo no le dije? Estoy plenamente consciente de que la proporción es mucho menor (afortunadamente), pero una cosa no quita la otra.

¿Y entonces? ¿Por qué preferimos Uber? Fácil: porque en México desconfiamos de todo aquello que es propiedad del gobierno. ¿Y por qué? Porque nos suena a corrupción, malos manejos, pésima calidad y mal servicio. ¿Por qué pagamos seguros de gastos médicos mayores? Para no ir al IMSS. ¿Por qué pagamos cable o servicios de streaming? Porque no hay nada bueno en la tele abierta (y menos en los canales del gobierno). La gente espera que la administración funcione como un buen intermediario y no como el propietario, pero esto es otro problema.

En Monterrey estamos tan acostumbrados a pagar de más por todo que si alguien nos dijera que con una cantidad se resuelve el tema de Uber, ya estaríamos juntando. Pero bueno, mejor no doy ideas.

¿Transporte público o privado? El debate de UBER

Comparte este artículo:

El pasado martes 2 de julio, cerca de la media noche, el Gobierno del Estado, vía la Agencia Estatal de Transporte (AET) y Fuerza Civil implementaron un operativo para decomisar las unidades, y en caso de ser necesario, detener a los choferes de las aplicaciones de Uber, Didi y Cabify bajo el principal argumento de que están prestando un servicio de transporte público con placas particulares.

Lo anterior, ha provocado una gran molestia, no solo en los choferes, quienes muchos de ellos, cabe resaltar, su único ingreso económico es generado por prestar este servicio, si no también en los usuarios, quienes el día de ayer, ambos se manifestaron en las instalaciones del Congreso del Estado de Nuevo León para pedir el apoyo de sus legisladores locales, ante lo que ellos consideran, una injusticia por parte del Gobierno estatal.

Pero, ¿Cuál es el conflicto?, y ¿Qué argumentan las partes involucradas?, básicamente los taxistas argumentan que no existe un “piso parejo” de competencia y exigen que se regule la tarifa de las aplicaciones y se les impongan los mismos requisitos que a los autos públicos (permisos, placas, etc). En contra parte, los socios conductores de las plataformas digitales, señalan principalmente que ellos no son transporte público, si no transporte privado y que están violando sus derechos fundamentales al retirarles sus vehículos y negarles una fuente legal de trabajo.

La realidad aquí es que efectivamente Uber o sus equivalentes, no deben ser considerados como “transporte público”, si no como “transporte privado”, pues el servicio que estos ofrecen no es el mismo que el de un taxi tradicional por muchas razones; por poner solo un ejemplo que lo distingue: ellos no recogen pasaje de las calles, únicamente a quien pide el servicio por medio de la aplicación móvil.

Ahora bien, -ojo aquí- eso no los exenta de que sean regulados, el transporte privado también debe ser legislado en la Ley de Transporte para la Movilidad Sustentable del Estado de Nuevo León -próxima a reformarse en el Congreso estatal-. Lo anterior, avalado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que apenas el año pasado resolvió que los servicios privados de transporte son completamente distintos a los servicios tradicionales de transporte público (reconociendo la naturaleza privada/civil de los primeros, contra la naturaleza pública/administrativa de los segundos) y por ende, no se les puede comparar, exigir o limitar tomando en consideración la realidad regulatoria de los taxis en tanto es un servicio completamente distinto a aquél. 

En el mismo sentido, la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), emitió opinión para los Gobernadores y las Legislaturas estatales en 2015, donde recomienda precisamente que se reconozca una nueva categoría para la prestación de un servicio de transporte, limitando el marco normativo de estas empresas a tutelar objetivos públicos elementales en materia de seguridad y protección del usuario, evitando restricciones como crear la obligación de autorizar o registrar vehículos para prestar el servicio o limitar su número imponiendo requisitos adicionales como de placas especiales y/o cromáticas.

Precedentes existen, el problema de fondo aquí, es que quienes exigen que se regularicen estas aplicaciones, tienen muy poca autocrítica o no se han dado cuenta de que si el usuario prefirió migrar a utilizar otra alternativa de movilidad, es precisamente porque el servicio que ellos estuvieron prestando por décadas no es de calidad: taxímetros alterados, unidades antiguas y en mal estado, en algunas ocasiones con olores desagradables, algunos sin clima, el peligro del pago obligatorio en efectivo, y sin duda lo más importante, que el usuario no se siente completamente seguro de que llegará a su destino, pues no hay algo que respalde, cuide y garantice la integridad física del usuario como si existe en la aplicación móvil, al poder seguir en todo momento el trayecto del vehículo e incluso poder compartir con algún familiar/amigo la ruta.

En fin, las empresas de redes de transporte como Uber, NO deben ser legisladas como transporte público, y el derecho de los ciudadanos de Nuevo León a elegir la alternativa de movilidad que más se adapte a sus necesidades, debe ser garantizado.

El debate enriquece la mente, se vale discrepar. 

Protestas Contra UBER En El Congreso del Estado

Comparte este artículo:

Esta mañana, frente al congreso del estado, taxistas públicos se levantaron en protesta en la avenida Zaragoza para hacer presente su apoyo a la decisión del Secretratrio de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AET), Noé Chávez. Tambien manifestaron en las calles, sus opiniones en cuanto a las diferencias de trato para los taxistas, y los conductores de transporte privados. 

 

Arturo Rodríguez, vocero principal de esta protesta, dio a conocer a los medios, las peticiones y demandas de los taxistas que se organizaron. Dentro de ellas, demandaban la aprobación de una Ley de Movilidad. Una que establesca igualdad en cuanto a la cobranza de impuestos y de misma manera logre dividir los terrenos de operación para un campo de trabajo más justo. 

 

Dicha protesta ocurrió, tras la orden de Chávez, para iniciar una cacería de automóviles registrados para servicios de transporte privado. Esta decisión despertó opiniones polémicas entre los transportistas de servicios públicos y privados. Debido a que aquellos que fuesen miembros de organización de transporte privado, se les confiscó su vehículo, así como se les imponían multas de hasta 42,000 pesos

 

Con infromación de “El Horizonte”

Da Estado opción de permisos temporales para Uber, Didi y Cabify

Comparte este artículo:

El Gobierno del Estado de Nuevo León planteó este miércoles un esquema de “permisos temporales” para automóviles que presten servicios de transporte a través de aplicación, mismo que deberá aprobar el Consejo Estatal del Transporte, esto tras las críticas por los operativos contra estos vehículos.

“La propuesta consiste en dar un plazo perentorio de 30 días a los choferes que se valen de este tipo de plataformas para que obtengan su licencia de conducir tipo “E” y cuenten con un seguro de responsabilidad civil de chofer”, informó el Estado en un comunicado.

Por otro lado, las empresas deberán entregar una base de daros con el detalle de sus socios que operan en el Estado.

En el comunicado se cita al titular de la Agencia Estatal del Transporte (AET), Noé Chávez, y se sostiene que con la propuesta se garantizaría el sistema seguro que se busca par los usuarios.

“Con esta propuesta buscamos garantizar un servicio seguro para la ciudadanía, pero sobre todo equitativo para todos los prestadores del servicio de taxi”.

Una vez que se cumplan todos los requisitos, los choferes podrían tramitar un permiso por 6 meses con opción a renovarse por un periodo similar, en lo que la Ley de Movilidad es analizada y aprobada en el Congreso del Estado.