Steer Davies y PwC trabajan en proyecto del Tren Maya: Fonatur

Comparte este artículo:
La empresa londinesa Steer está a cargo del plan maestro y PwC del estudio costo-beneficio del Tren Maya, dijo Rogelio Jiménez Pons, titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“El plan maestro lo está dirigiendo Steer y está integrándose PriceWaterhouse en el estudio (costo-beneficio)”, comentó tras participar en el Congreso Exporail 2019.
Sobre los costos de cada uno, mencionó que todavía se desconocen.
Sin embargo, refirió que este año se invertirán aproximadamente mil millones de pesos en el plan maestro y en estudios del proyecto.
Los estudios y el plan que ya están en marcha fueron asignados directamente a empresas e instituciones.

“Directamente porque nosotros tenemos atribuciones en corto de lograr este tipo de (acuerdos)”, respondió al preguntarle cómo fueron elegidas las empresas a cargo de estos estudios y análisis.

Aseguró que los contratos se han asignado así por una cuestión de tiempo.

Anticipó que dentro de tres meses estará terminado el estudio de costo-beneficio.

El director mencionó que Fonatur también buscará que Deloitte participe en la estructuración de los Fideicomisos de Inversión de Bienes Raíces (Fibras) del Tren Maya y Goldman Sachs en certificar el proyecto para que sea mejor.

De acuerdo con su sitio web, Steer es una consultoría global especializada en ciudades, infraestructura y transporte.

La empresa asesoró a ICA en el planteamiento de soluciones de transporte masivo en la Zona Metropolitana del Valle de México y, según su propia descripción, eso permitió evaluar el potencial de un proyecto ferroviario de conexión entre el tren México-Toluca.

Jiménez Pons también reveló que el Tren Maya, de mil 525 kilómetros, se extenderá 30 kilómetros más hacia Seybaplaya en Campeche.

“Porque nos sirve, podemos tener muchos suministros” refirió.

“Es una extensión, es muy práctica porque en ese puerto podemos meter muchos materiales (con el tren)”, comentó.

¿Qué es una Calificación Crediticia?

Comparte este artículo:

Una buena forma de juzgar la situación financiera de una empresa o entidad gubernamental es mediante una calificación crediticia. Éstas sirven como indicadores del riesgo o capacidad de pago de un deudor. Este servicio de análisis emite una opinión sobre la situación financiera y económica que guarda una entidad a fin de que los inversionistas cuenten con información imparcial para la toma de decisiones.

Una calificadora de valores puede realizar el estudio de empresas, afores, gobiernos, fondos de inversión, créditos, emisiones de deuda y proyectos de infraestructura como autopistas. La importancia de estas instituciones del sistema financiero radica en mantener un análisis objetivo de la calidad crediticia de empresas, bancos, estados, municipios, entre otros, para informar oportunamente al público inversionista el nivel de riesgo de invertir en los mismos.

Fitch, Standard and Poor´s y Moody´s son las tres principales agencias calificadoras en el mundo. En México destacan HR Ratings y Verum. Las escalas que utilizan generalmente para indicar la calificación (riesgo) de un emisor comprenden desde AAA, siendo la máxima calificación que indica fortaleza financiera y bajo riesgo de incumplimiento, hasta C, grado más bajo que representa alta probabilidad de impago y baja calidad financiera. Las calificaciones descienden de la siguiente forma: AAA, AA+, AA, AA-, A+, A, A-, BBB+, y así sucesivamente hasta C, y en algunos casos otras siglas que indican que el emisor ha incumplido el pago de deuda, como el caso de Argentina o ICA.

Algunos ejemplos de calificaciones de Standard and Poor´s son la de México con A, similar a España con BBB+ y Nuevo León con A-. En contraparte, países que representan un mayor riesgo son Brasil con BB+ y Grecia con B-. Fitch califica con A- a Cemex y a FEMSA con AAA, denotando una sólida posición financiera y riesgo de impago casi nulo.

Por regulación, cuando una empresa o gobierno desea emitir deuda en el mercado de valores, es necesario contar con una calificación crediticia que brinde un reporte de las condiciones financieras del emisor a fin de que el gran público inversionista conozca el nivel de riesgo que representa invertir en esa empresa, es decir que tan probable es que la empresa incumpla el pago de dicha deuda.

La importancia de estas instituciones del sistema financiero radica en mantener un análisis objetivo de la calidad crediticia de empresas, bancos, estados, municipios, entre otros, para informar oportunamente al público inversionista el nivel de riesgo de invertir en los mismos.

Por ejemplo, la empresa JJJ necesita financiamiento para un proyecto de expansión, por lo que emitirá 100 millones de pesos (mdp) en certificados bursátiles. Para esto, contrata a Moody´s y HR Ratings para que realicen un proceso de calificación y asignen un grado de riesgo que refleje la situación financiera de la empresa. Las dos agencias al estudiar sus estados financieros, expectativas de ingresos, estructura de costos y nivel de pasivo, entre otros factores, asignan una calificación de A+. Este resultado refleja que la compañía calificada representa seguridad para pagar sus deudas, con bajos riesgos crediticios y de impago.

Los comunicados de calificación de esta forma permiten que el público inversionista que desea adquirir los certificados bursátiles de JJJ cuente con más información para tomar su decisión.

Algunos ejemplos de calificaciones de Standard and Poor´s son la de México con A, similar a España con BBB+ y Nuevo León con A-. En contraparte, países que representan un mayor riesgo son Brasil con BB+ y Grecia con B-. Fitch califica con A- a Cemex y a FEMSA con AAA, denotando una sólida posición financiera y riesgo de impago casi nulo.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”