La delgada línea de pixeles no. 4

Comparte este artículo:

Es un sábado por la mañana, y tengo una cita con un proveedor. La cita la hizo alguien más, entonces es la primera vez que lo voy a conocer. Entablamos plática sobre el proyecto, y minutos después me pasa su contacto. Comienzo escribiendo su primer nombre; inmediatamente mi celular me sugiere el apellido que corresponde. Me sobresalto por un momento. 

Y luego excavo entre mis recuerdos: me pasaron el nombre del proveedor anteriormente, por WhatsApp, y la aplicación que utilizo para el teclado de mi celular tiene permiso de recoger mis mails y conversaciones, para mejorar así su capacidad de predecir lo que voy a escribir. En el momento en el que se me sugirió esto, que en teoría era opcional, me sonó como algo lógico. La aplicación hace énfasis en ahorrarte tiempo con sus predicciones, y esa era la mejor manera de hacerlo. Es hasta ese momento, cuando predijo el nombre del contratista, con quien hablaba por primera vez y cuyo contacto estaba grabando apenas en mi celular, que me di cuenta de la rienda suelta que le di a la aplicación. Lo peor, claro, es que le he dado ese mismo acceso, o similares, a un montón de otras aplicaciones y aparatos y sitios web. 

Decimos que queremos privacidad, ¿pero realmente la queremos? ¿es posible siquiera tenerla? ¿Qué es exactamente la privacidad en época de Instagram y Facebook y Google Maps? Google Maps me envía notificaciones cuando llego a un restaurante o tienda y me pide que la califique o que responda preguntas sobre ella. Facebook me sugiere amigos que corresponden a contactos que existen en mi celular, a pesar de que nunca le he dado acceso directo a mis contactos (probablemente alguno de esos amigos sugeridos sí le ha dado acceso a Facebook a los suyos). 

El único remedio parecía ser mantenernos fuera de estas redes sociales, pero el simple hecho de tener un celular funcional probablemente ya nos robó parte de la privacidad, y si nuestros amigos están en esas redes muy probablemente como quiera existe un perfil de nosotros, bosquejado a partir de nuestros conocidos.

La privacidad de nuestra información la dejamos atrás hace mucho, y difícilmente hay vuelta atrás. Pero hay algo más siniestro en juego: la privacidad sobre nuestras decisiones.

El fin último de obtener nuestra información para los leviatanes del internet, no es conocer nuestro nombre, donde vivimos y a que le damos me gusta en Instagram; el fin último es utilizar esa información para predecir las decisiones que vamos a tomar, y poder, hasta cierto punto, orillarnos a escoger las que más le convengan a quien haya comprado nuestra información. A Facebook no le sirve de nada saber que le di me gusta a una página de tenis Adidas. Esa información es valiosa sólo cuando venden espacio en los sitios web que visito a revendedores o la misma Adidas, esperando a que haga clic y que les compre unos tenis nuevos.

Mientras más años pasen y más años estemos inmersos en el internet, y compremos y busquemos y opinemos en el internet, nuestros perfiles se volverán más complejos, los anuncios más sofisticados, y la manipulación a la que nos sometan más sutil.

¿Hay algo que podamos hacer? 

No estoy seguro. Fuera de volvernos ermitaños digitales -que como quiera no evitaría el problema del todo a menos que todos nuestros conocidos también lo fueran- quizá no hay más que mantenernos atentos, conscientes, y siempre contemplar por qué tomamos las decisiones que tomamos, desde seguir una página de Instagram hasta hacer una compra importante en línea. Renunciamos a nuestra privacidad, al menos a parte ella; hay que mantener -hasta donde sea posible- el control sobre nuestras decisiones.

#ElNidoDelGavilán: “Fifí: ser o no ser”

Comparte este artículo:

De acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española el término “fifí” refiere a una “persona presumida y que se ocupa de seguir las modas“.

Este concepto del lopezobradorismo se ha vuelto cotidiano en cada una de las conferencias mañaneras del Presidente. De acuerdo al Google Trends, en noviembre tuvo su mayor repunte en búsquedas de Google.

Pero, ¿a qué se refiere? ¿Quiénes son estos de quienes tanto se refiere?

En la lógica política de Andrés Manuel, ellos representan el -mal- y enemigos del pueblo. Los fifís son ese grupo conservador de clase alta, abiertamente de derecha política y que -en sus palabras- aplaudieron el asesinato de Madero.

En la narrativa, este grupo controla los periódicos vinculados al PRI y al PAN, tiene una línea editorial de defender al neoliberalismo, son reacios opositores al progresismo y principalmente están vinculados a la oligarquía económica, religiosa y política. Ha puesto como ejemplo de miembros de este grupo a personajes como Lucas Alamán, a los conservadores que trajeron a Maximiliano, a los Polkos, a los Científicos de Porfirio Díaz y más recientemente a Carlos Salinas.

En una retórica de izquierda, son la burguesía que explota a los trabajadores y los explota para financiar sus guerras y negocios.

Los fifís en palabras -más millenials- serían los whitexicans de derecha que buscan perpetuar las desigualdades, el clasismo y las relaciones de poder en la sociedad actual.

Es importante resaltar que Andrés Manuel es cauto en algunos puntos de la narrativa debido a que selectivamente protege a empresarios vinculados a su persona y ataca a los fifís de manera abstracta para evitar decir nombres. También hay que subrayar que la élite no es homogénea y que no necesariamente están organizados en su totalidad por lo que el ataque es a veces disperso.

Algunos críticos llaman a esto una polarización del discurso y una manera de generar conflictos. Sin embargo, lo cierto es que la polarización es parte de la democracia y que las élites no les gusta ser tocadas en sus intereses.

A pesar de esto, el gobierno de AMLO en lo que lleva, rara vez ha tocado intereses de los -fifís-. Es más un combate ideológico en medios, una batalla de símbolos.

Finalmente, es triste ver a algunos clasemedieros adoptando el término de “yo soy fifí”, cuando claramente no les aplica, pero lo toman para solidificar su clasismo y desprecio a -los otros-. 

Es debatible si el Presidente tiene que seguir usando esos adjetivos, lo cierto es que su gobierno tiene que trabajar en reducir la brecha de desigualdad y pobreza en el país con o sin fifís.

Lo dicho, dicho está.

#HojaDeRuta: “Volver a creer en el periodismo”

Comparte este artículo:

Qué cosa tan frágil es la confianza hoy en día. Lo ha sido siempre, pero ante el asedio de la desinformación y la falta de criterio para discernir incluso lo que se creían verdades sólidas, la situación es particularmente delicada.

Cada año, la agenda estadounidense Edelman publica el “Barómetro de la Confianza”, donde mide este factor en lo que llama las “instituciones principales”: gobiernos, empresas, medios de comunicación y organizaciones de la sociedad civil.

Para la medición de 2019 se realizaron más de 30,000 encuestas en 27 países, incluido México. A continuación comentaré algunos de los hallazgos que encuentro de mayor relevancia para reflexionar sobre la confianza (o la falta de ella) y las implicaciones que tiene para el debate y comunicación públicos.

En primera instancia -y quizá lo más destacable, en mi opinión- es que la ciudadanía a nivel global está mostrando una tendencia a consumir más noticias, es decir, tiene mayor interés por informarse. 

El reporte divide a los encuestados en tres categorías respecto al consumo de noticias: los desenganchados, que consumen noticias menos de una vez por semana; los consumidores, que lo hacen una vez o más por semana y finalmente los amplificadores, que son las personas que consumen noticias más de una vez por semana y las publican varias veces al mes en sus redes sociales.

Los consumidores se incrementaron 8% respecto al año pasado, pero lo que más sorprende es que los amplificadores mostraron un notable crecimiento de 14%, es decir, muchas más personas se están involucrando con las noticias y publicándolas en sus redes, denotando mayor interés en la agenda pública y en abrir conversaciones.

A lo anterior se suma un factor más: el principal crecimiento en la categoría de amplificadores se dio en las mujeres, que en población abierta aumentaron en 13% y en el público informado un 23% respecto a la medición publicada en 2018.

Respecto a las fuentes confiables de información, dos empatan en el primer lugar: en el promedio global el 65% de las personas encuestadas confían en los medios tradicionales y en motores de búsqueda como Google. Los medios digitales registran un 55% de confianza, mientras que los medios institucionales (páginas web oficiales, por ejemplo) tienen un 49%. El último lugar de confianza como fuente informativa son las redes sociales, con 43%.

Resulta una buena noticia que los medios tradicionales van recuperando algo de confianza del público, sin embargo, a nivel global siguen siendo la institución más desprestigiada. Pero esto cambia en el caso mexicano.

En nuestro país, el gobierno es la institución en la que menos se confía, con apenas 34%, incluso registrando un aumento de seis puntos en esta edición. De ahí le siguen los medios con 53%. Las empresas son quienes encabezan el listado de confianza a nivel nacional, consiguiendo un 71%. Cabe destacar que México es uno de los cinco países donde más se confía en las empresas.

El instrumento cuenta con más información de relevancia, por ejemplo, que el 73% de los encuestados le preocupa el uso de las noticias falsas como un arma, y un 76% quisiera ver a los líderes empresariales involucrarse más en problemáticas sociales como el cuidado del medio ambiente, la paga igualitaria entre hombres y mujeres y el combate al acoso sexual.

A mi juicio, una de las principales conclusiones que pueden desprenderse del estudio es que la crisis de las noticias falsas y la incertidumbre generada por ellas en las redes sociales, están generando un mayor interés del público de consumir noticias de los medios tradicionales o de buscar información de manera personal a través de motores de búsqueda, probablemente realizando una comparación de fuentes.

Lo anterior significa una buena nueva, pues marca una tendencia por regresar a la certidumbre y por recuperar la idea de la recolección, manejo y publicación profesional de la información, validada por periodistas profesionales y casas de prestigio. Se abre entonces una oportunidad de oro para el periodismo, que implicará retos que van desde la ética en el ejercicio hasta la adaptación a nuevos modelos de negocio. 

Recuperar la confianza del público será complejo, pero es posible. Una prensa sana y profesional en su ejercicio es aliento puro para la democracia, en particular, en contextos como el nuestro donde el autoritarismo echó por largo tiempo raíces. Contribuyamos para que así sea.

Se buscan ciudadanas y ciudadanos inteligentes para cierre de siglo

Comparte este artículo:

¿A dónde nos llevarán las siguientes generaciones? Me he topado y me han mandado artículos que coinciden en que las niñas y niños del siglo 21 tendrán que aprender a reinventarse cada día.

Uno de los autores de estos artículos, Yuval Harari, historiador y autor de los libros “bestseller” Sapiens y Homo Deus, reflexiona sobre lo que necesitamos aprender para que nuestros hijos y nosotros mismos estemos preparados para enfrentar un mundo constantemente cambiante y lleno de incertidumbres. 

Si tenemos un hijo recién nacido o de 10 años, en el año 2050 tendrán entre 30 y 40 años, edad suficientemente madura para estar en el mercado laboral y formar parte de la población que estará decidiendo el rumbo de nuestro país. Si estos mismos adultos tienen buena salud y como se espera cada vez seamos mas longevos, podrían incluso llegar a “cerrar” el siglo 21 y vivir en el siglo 22.

He tenido la suerte y privilegio de estudiar en universidades nacionales y extranjeras; y tengo que aceptar que gran parte del método de estudio era la “atragantada” de montones de información, tomando como base que en su momento era algo cercano a la clave para el éxito. 

Fuimos la generación de “la información es poder”. Así lo aprendimos y así lo enseñaron. Y sí, “la información es poder… siempre y cuando sea certera, verídica y relevante”.

Hoy la realidad es completamente distinta y la habilidad que hemos tenido que desarrollar es la de saber distinguir y discernir información, en un mundo donde el 70% de nuestra “productividad” está en redes sociales como Facebook, Twitter, Snapchat, Youtube o Instagram (mas las que vengan) y con ello de la mano las famosas fake news. 

Sigo sin conocer a alguien que pueda predecir con certeza el futuro, pero podemos estar seguros de que desde hoy, “la Generación Y”, “los Millenials” y las generaciones que vienen ya no tienen que sacar un diccionario ni necesitan memorizar las tablas matemáticas (macheteadas o cantadas); todo está a la mano o tienen la ayuda de Google, Siri o Alexa.

En México, durante los últimos años teníamos municipios o comunidades sin radio o televisión, completamente aisladas de la información y lo que pasaba en el mundo, pero ahora, cualquier niñ@ con un teléfono inteligente y conocimiento básico puede saber e informarse del tema o situación que quiera. Esperemos estar en condiciones de desarrollarles la capacidad de utilizar y explotar la información para el beneficio de sus familias y nuestra comunidad. Todos tenemos tarea.

Revelan que proveedor del PRI en campaña pagó por crear fake news contra Anaya

Comparte este artículo:

El dueño de la empresa que fue la principal proveedora de la campaña de José Antonio Meade, también es propietario de la firma que pagó para promocionar noticias falsas en contra de Ricardo Anaya, ex candidato de la coalición Por México al Frente, durante el pasado proceso electoral.

Sergio Jesús Zaragoza Sicre es dueño de Sicre, Yepiz, Celaya y Asociados A. C., la empresa que pagó a Google y Facebook 3 millones 526 mil pesos para promocionar dos videos y una noticia falsa en contra de Ricardo Anaya, según una investigación del Instituto Nacional Electoral (INE).

Animal Político confirmó que Zaragoza Sicre también es accionista de Aldea Digital SAPI, C.V., la proveedora número uno del PRI durante la campaña que cobró 88 millones 774 mil pesos (o el 34% del gasto total de Meade), según consta en las actas constitutivas de las dos compañías.

El pasado 17 de julio, el INE determinó no interponer ninguna sanción por las noticias falsas “Así lavaron dinero Ricardo Anaya y su prestanombres Manuel Barreiro” y “Lavado de dinero Ricardo Anaya”, difundidas contra Ricardo Anaya, porque no encontró vínculo entre la empresa que pagó la promoción de las publicaciones, en Google y Facebook, y algún partido político.

En la investigación, el INE comprobó que Sergio Jesús Zaragoza Sicre y la empresa Sicre, Yepiz, Celaya y Asociados A. C., pagaron a Google y Facebook 3 millones 526 mil pesos para promocionar videos y una noticia falsa en contra de Ricardo Anaya. Pero como las plataformas no recibieron el pago por parte de un partido, el Instituto desistió de continuar la investigación.

Animal Político contactó este domingo 2 de septiembre a Sergio Jesús Zaragoza Sicre, pero evitó dar un posicionamiento y después de dos minutos de intercambio, terminó la llamada.

La empresa que usted tiene, Sicre, Yepiz, Celaya y Asociados A. C. pagó las notas falsas en contra de Anaya. ¿Lo incluyó en el cobro a la campaña de José Antonio Meade?–, se preguntó al empresario.

Le ruego que revise el asunto en el INE. El asunto está en litigio. Cualquier cosa que me vaya a preguntar del asunto está ahí y es público. Estoy con mi familia. Es todo lo que le puedo decir, y finalizó la llamada.

Con información de Animal Político.

En Google, Anaya se declara ganador del debate cuatro días antes

Comparte este artículo:

El candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, se declaró ganador del debate presidencial cuatro días antes de que este se realice, al menos es lo que dice Google.

Si en el buscador se escribe “ganador debate 2018”, el primer resultado arroja: Debates Presidenciales 2018/Anaya Ganador del Debate, que lleva al sitio web del candidato de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Horas después la pauta dejó de aparecer cuando se realizaban búsquedas referentes al debate.

Esta estrategia de Anaya es similar a la de José Antonio Meade, quien pautó para posicionarse en los primeros resultados de búsqueda en Google, aun cuando la palabra que se buscara fuera AMLO.

Google, en México, permite la publicidad de carácter político. Si bien, la empresa no puede recibir dinero directo de las campañas lo hace a través de un intermediario, como una agencia publicitaria.

Los consejeros electorales de la Comisión del INE determinaron que ese tipo de publicidad no era un acto indebido, pues argumentaron que las búsquedas también arrojan enlaces relacionados con López Obrador, como su sitio oficial, su perfil de Wikipedia, noticias y otras páginas sobre el candidato, “por lo que el usuario que realizó la consulta está en aptitud de elegir el enlace al que desee acceder”, concluyó el INE.

Google te muestra propuestas de Meade si buscas a AMLO, Anaya o Margarita

Comparte este artículo:

Varios usuarios de las redes sociales han reportado que cuando buscan en Google información sobre Margarita Zavala, Ricardo Anaya o Andrés Manuel López Obrador, aparece una liga de publicidad que redirecciona a José Antonio Meade, el aspirante priista.

“Conoce mis propuestas/Meade18.com” y agrega:

“Ha trabajado los últimos 20 años por México. ¡Conoce mis propuestas! Igualdad de género. Seguridad Social. Candidato a Presidente. Cero Carencias. Corrupción Cero”.

Google marca que es un anuncio pagado. Si usted desea dejar de verlo lo único que tiene que hacer es dar click en la flecha verde que aparece a la derecha de la dirección del sitio web.

Una vez que uno hace click en la flecha aparece la opción “¿Por qué este anuncio?”. Hay que hacer click ahí.

Se abrirá una pequeña ventana que confirma que la publicidad aparece por buscar ciertos términos de búsqueda (AMLO o Anaya).

En la parte de abajo hay un switch que dice “Mostrar anuncios de meade18.com”, hay que desactivarlo; de azul pasará a gris.

Después hay que esperar un momento, hacer click en cerrar y listo, dejará de aparecer el anuncio en Google.

José Antonio Meade aplica una estrategia conocida como marketing digital de resultados patrocinados en búsqueda en Google llamado Search Engine Advertising (SEA).

Esto se hace a través de la plataforma de Adwords de Google y se basa en la puja o subasta por palabras clave.

En el caso de Meade el costo se estima de unos 8.15 pesos por cada clic, agrega el diario.

El Instituto Nacional Electoral no se ha pronunciado sobre el tema para determinar si la estrategia de Todos por México rompe el principio de equidad en el proceso electoral.

INE buscará reunirse con Facebook y Google para proteger el proceso electoral

Comparte este artículo:

Monterrey (25 de enero 2017).- El Instituto Nacional Electoral (INE) dio a conocer que sostendrá una reunión con Facebook y Google, esto con fin de blindar el proceso electoral ante la posible creación de cuentas falsas para difundir información entre los electorados en contra o a favor de candidatos o partidos políticos.

Así lo detalló Enrique Andre González, consejero del INE, mencionó que dicha reunión se puede llevar acabo los primeros días de febrero.

Reconoció que ya existe un ataque en las principales redes sociales mismo que tiene como objetivo desinformar a los ciudadanos y hacer quedar mal al INE.

Lo anterior fue a consecuencia de una información vertida en redes sociales en donde se decía que los electores con credenciales del Instituto Federal Electoral (IFE) no se podrán utilizar en los comicios del 1 de julio.

Falsedad Rumbo al 2018

Comparte este artículo:

En los días posteriores a las elecciones en los Estados Unidos y la sorprendente victoria de Donald J. Trump. Los estadounidenses comenzaron a apuntar dedos de quien había sido el culpable de la llegada de un personaje misógino, racista y xenófobo a la Casa Blanca.

En el campo de la candidata demócrata, Hillary Clinton, se le echo la culpa a la FBI, misma que dos semanas antes reabrió las investigaciones en el caso de los correos electrónicos perdidos.

 




Los ciudadanos estadounidenses optaron por otra ruta, culpar a Google y Facebook por permitir la difusión de noticias falsas en sus redes. La respuesta de los dos gigantes del internet, fue que ahora en adelante van a combatir las páginas que sean descubiertas difundiendo información falsa en sus redes, sin especificar como lo harían.

Aunque consideró que hubo otros factores que llevaron a la sorpresiva derrota de Clinton, el tema de la difusión de noticias falsas en las redes sociales y su influencia en el resultado de la elección es algo que llama mi atención.

De hecho, el tema de desinformación en redes sociales y la velocidad con la que se difunde, lleva meses en mi radar. Esto debido a lo que veo día con día en grupos de Facebook y hasta páginas que hacen llamarse “serias”.

Lo sorprendente del caso, es que las notas falsas se mueven con regularidad en grupos que son a fines de MORENA. Los titulares son amarillistas: “Hijo de Peña Nieto sale del closet”, “Video inédito de la Gaviota teniendo relaciones”, “Expulsan a niña que corrijo a Nuño”, y “Asesinan a joven que interrumpió a Mancera”. Una vez que uno entra a la página, se pide que le des “Me Gusta” a la fanpage en Facebook para poder ver el artículo.

El problema es que, como los titulares son llamativos, la gente comparte sin verificar la fuente, sin saber qué es lo que dice el artículo y claro sin verificar si la información ha sido replicada por algún medio serio. Todo esto, lleva a que la desinformación siga fluyendo por las redes sociales y la nota falsa, por alguna razón se vuelve verdadera, algo que nos debe de preocupar.

Así como esta información falsa influyó en los comicios electorales de Estados Unidos, es muy probable que México se enfrente al mismo problema. Increíblemente los seguidores del partido que se queja de los bots, la desinformación de los medios y lo tendenciosos que son estos, comenten los mismos errores.

Según información que ha llegado a este medio, MORENA opera alrededor de 51 páginas en Facebook que se encargan de difundir información falsa a más de 6 millones de personas.

También cuentan con 10 mil bots en Facebook que tienen el mismo objetivo, difundir notas falsas de “medios” como: Nacion 21, Bomba 24, Efecto 24, Noti 21, Cuando 24, entre muchas otras más. Otro objetivo que tienen estos 10 mil bots, es estar reventando conversaciones en la sección de comentarios y defender a capa y espada a Andrés Manuel López Obrador.

 




López Obrador, niega que él tenga un parecido a Donald Trump, ha dicho que quienes lo comparan con el Presidente electo de Estados Unidos están manejados por Carlos Salinas de Gortari, su obsesión.

Lo irónico es que probablemente el candidato al 2018 llegue a la Presidencia utilizando las mismas herramientas, que el candidato republicano, uso para llegar la Casa Blanca en el 2017. Es justo y necesario que Google, Facebook y Twitter actúen contra sitios que tienen el objetivo de desinformar y manipular la opinión pública con falsedades.

___________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Jugada Olímpica de Slim

Comparte este artículo:




Hasta hace poco tiempo, existía en México un incuestionable duopolio televisivo con el cual era imposible competir. Televisa y TV Azteca controlan un mercado donde acaparan el 99% de los ingresos por publicidad televisiva y el 94% de las estaciones de televisión abierta.

Sin embargo, las empresas de Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego sufrieron un revés que deja entrever que el duopolio puede comenzar a perder su poderío: Carlos Slim posee los derechos exclusivos de transmisión de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016 en toda América Latina, exceptuando Brasil, a través de todas las plataformas de medios.

Por medio de una app de Claro Sports, propiedad de América Móvil, más de 400 millones de personas en México y en diversos países de Sudamérica podrán disfrutar de Rio 2016 a través de sus celulares de forma gratuita y con acceso las 24 horas.




Además, con la alianza estratégica que Claro Sports celebró con Google para que éste pueda transmitir en vivo el certamen deportivo, el Ingeniero Slim reafirma que va un paso adelante que la mayoría y sabe reconocer las nuevas formas de competir y crear valor.

América Móvil, podrá vender sus derechos exclusivos de transmisión a otras plataformas y televisoras, lo que demuestra el poder de negociación y presencia que la compañía insignia de Carlos Slim tiene en el mercado de transmisión de contenidos.

Con la adquisición en 2013 de los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos, Slim dio un fuerte golpe y una dura lección a Televisa y TV Azteca, que dejan ver su visión de largo plazo y estilo único de hacer negocios.

La estrategia del cuarto hombre más rico del mundo tiene dos principales connotaciones contra Azcárraga Jean y Salinas Pliego.

La primera (y menos grave) es el efecto económico directo por los ingresos por concepto de publicidad que las televisoras dejarán de percibir. Si bien directivos de las televisoras niegan ver un efecto negativo en sus ventas, la realidad es que dejarán ir un potencial incremento en su negocio y sobre todo el desprestigio de sus marcas al verse imposibilitados para transmitir las Olimpiadas.

La segunda (y más importante) es que la maniobra del gigante de las telecomunicaciones deja ver la fragilidad del duopolio que comienza a resentir la presencia de una competencia emergente. Derivado de la Reforma de Telecomunicaciones y de los avances tecnológicos en materia de transmisión de video, la televisión tradicional irá perdiendo poder y presencia en el mediano plazo y dejará su lugar a las nuevas plataformas de broadcasting que han sabido adaptarse a las nuevas tendencias. La pérdida de poder mediático, más que económico, será lo que más afecte a Televisa y TV Azteca en los próximos años.

La astucia de Slim demuestra que una industria tan cerrada puede ser lentamente fracturada y desplazada con innovación tecnológica.

Aunque desde una óptica general, la transmisión exclusiva de los Juegos Olímpicos por Claro Sports es sólo un rasguño al poder de Televisa y TV Azteca, marca el inicio de una nueva etapa de alternancia y participación de nuevos competidores en la industria de la televisión mexicana.

Con información de:
www.elfinanciero.com.mx
www.cnnexpansion.com
www.milenio.com

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”