Reforzarán medidas contra la propagación del COVID-19

Comparte este artículo:

Esta mañana, durante su tradicional conferencia de prensa, el Presidente Andrés Manuel López obrador informó que esta tarde sesionará el Consejo Nacional de Salubridad para anunciar nuevas medidas ante la expansión de la pandemia de coronavirus. 

Presidencia, de este modo, pidió a los concesionarios de radio y televisión que se enlacen en cadena nacional de manera”voluntaria“, puesto que “hoy va a haber Consejo de Salubridad general a la 1 de la tarde para hacer un balance de la epidemia de coronavirus y aprobar medidas que vamos a aplicar, sobre todo el que continuemos insistiendo en quedarnos en casa y cuidarnos“.

El titular del ejecutivo federal pidió a los mexicanos estar atentos al mensaje que darán las autoridades de la Secretaría de Salud esta tarde. Esto ocurrirá en punto de las 7 de la noche, como lo han hecho todos los días; aquí, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dará a conocer las acciones que se acordaron o que se van a acordar en el Consejo General. 

Con información de El Norte

 

Prevén que epidemia de COVID-19 en México dure 12 semanas

Comparte este artículo:

Esta mañana, el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Federal, Hugo López-Gatell Ramírez, indicó durante la tradicional conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional que la epidemia del coronavirus Covid-19 en México durará al menos 12 semanas, como ocurrió en China, donde surgió el brote, por lo que pidió mantener la calma y reforzar medidas de prevención.

Esto no va a ser una epidemia corta, puede durar cuando menos 12 semanas, que es lo que duró en China, no necesariamente por las medidas extremas que se tomaron, ya vendrán los estudios y se verán los números de personas que se vieron infectadas“, comentó.

Pero es el escenario mínimo que esperamos en México, consideramos que podría haber pequeños repuntes, pero se atenderán […] En la medida de las características de cada país se puede prolongar un poco más“, continuó el fucnionario.

Así mismo, pidió mantener la calma y enfocarse en lo que sirve: “las medidas de higiene básica: lavarse las manos, estornudo de etiqueta, la recuperación efectiva todos quienes pudieran tener síntomas; no acudir a los eventos masivos y mantenerse informados“.

Así mismo, señalo que “el reto en el Escenario 2 es lograr atender a todas las personas que requieran asistencia medica avanzada: hospitalización y ventilación mecánica asistida, y no que se saturen las unidades de Salud“.

Ante el cuestionamiento de cuánto dinero es que se va a destinar para contener la epidemia, anunció que: “Anticiparíamos una cifra de casi 3 mil 500 millones de pesos en insumos“.

De acuerdo al subsecretario, el material que se requiere es: equipo de diagnóstico, material de laboratorio, insumos de diagnóstico, insumos de protección personal para pacientes y personal de salud y ventilación de soporte de vida, entre otros.

Finalmente, se realizó un informe como parte del programa  “El Pulso de la salud“, y ahí se indicó que mil 100 personas han sido evaluados para saber si están contagiadas con el coronavirus Covid-19. Dijo que se mantiene en 82 el número de casos confirmados, 171 sospechosos y 579 descartados.

Con información de Noroeste

A quién exigir: COVID-19

Comparte este artículo:

Desde principio de enero a la fecha, en México y el mundo ha sido materia de análisis, medidas de seguridad y sanitarias, decisiones políticas, económicas y sociales, noticias, columnas, pláticas de café, etc., el coronavirus (en adelante COVID-19) proveniente de Wuhan, China.

Esto, pues la facilidad con la que se ha propagado el virus, testimonios de países como Italia, las muertes registradas y la declaración de pandemia realizada por la Organización Mundial de la Salud, han despertado consternación y preocupación en gran parte de la población.

Y, aunque el porcentaje de mortalidad del COVID-19 es relativamente bajo, los ciudadanos tienen razón al estar preocupados respecto del avance que va teniendo la enfermedad, pues al tratarse de un tema de salud no hay duda de que este resulta de orden público.

En México, el avance del COVID-19 actualmente se encuentra en la fase 1 (importación de casos) y aunque el representante de la Organización Mundial de la Salud en el país Cristian Morales Fuhrimann ha señalado que hemos sido el primer país en poner a punto la técnica de detección del coronavirus; lo cierto es que tal y como ha sido reconocido por el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Dr. Hugo López-Gatell probablemente en 15 días entremos a la fase 2 (transmisión comunitaria) y posteriormente a la fase 3 (etapa epidemiológica).

Derivado de lo anterior, ante el inevitable escenario de transmisión comunitaria y posteriormente epidemia, considero de suma relevancia dos cuestiones.

La primera, la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (en adelante INSABI) y el desafío que enfrenta ante el avance del COVID-19.

El INSABI, fue creado por el decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y de la Ley de los Institutos Nacionales de Salud publicado en el Diario Oficial de la Federación el 29 de noviembre de 2019 y su objetivo es que las personas que no cuenten con seguridad social tengan derecho a recibir de forma gratuita la prestación de servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos al momento de requerir la atención.

La creación del INSABI, hoy impacta positivamente en la vida de todos aquellos mexicanos que no contaban con seguridad social, pues ante la situación que enfrenta el país en relación al COVID-19, estas personas tendrán la posibilidad de atenderse en hospitales ante un eventual contagio que requiera atención especializada.

Sin embargo, no puede pasarse por alto que si bien el INSABI otorga la posibilidad para que las personas sin seguridad social tengan acceso a tratamiento médico, la realidad es que hoy el Instituto enfrenta un reto que verdaderamente pondrá a prueba su funcionamiento y que podrá terminar con las dudas de los incrédulos o bien condenarlo de ineficaz.

La segunda, la decisión de los gobiernos estatales de Nuevo León, Tamaulipas, Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Guanajuato y Jalisco, de coordinarse y no adherirse al INSABI.

Esto, pues la decisión en defensa de su “soberanía”, que considero más bien se trato de una decisión tomada para que los Estados pudieran manejar y administrar los recursos asignados para la prestación gratuita de servicios de salud, medicamentos y demás insumos asociados para las personas sin seguridad social, en términos de los artículos 77 Bis 16 y 77 Bis 16 A de la Ley General de Salud, podría poner en riesgo a sus respectivos ciudadanos.

Lo anterior, pues las referidas entidades federativas tendrán que hacerse cargo a través de sus Secretarías de Salud de la atención especializada que requiera una persona infectada por el COVID-19 que no cuente con seguridad social.

Situación que en un futuro cercano podría patentizar lo atinada de su decisión, o bien, simplemente tacharla como un acto irresponsable, al haber evidenciado incapacidad y priorizado el manejo de recursos a costa de la salud.

Por último, es importante que como ciudadanos sepamos a quién exigir respuestas.