César Camacho descarta disculpa por gritos homofóbicos de diputadas del PRI

Comparte este artículo:

El líder de los diputados priistas, César Camacho Quiroz, descartó que las diputadas priistas tengan que disculparse por su protesta contra el diputado Ariel Juárez, pues no expresaron ningún término homofóbico.

En entrevista, aseguró sin embargo que el PRI se seguirá ciñendo a la ley y al Código de Ética “impulsado por una priista y nos someteremos a cualquier escrutinio”.

“El PRI no agravió a nadie en los términos que están considerando”, insistió tajante, tras argumentar que “lo que las compañeras gritaron fue bruto, y eso nos parece que no constituye ningún agravio”.

Camacho Quiroz resaltó que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) les envió un escrito, con el que “sustancialmente coincidimos con todo lo que dice”.

Empero, recalcó en que al juicio de la bancada priista “no implica ningún agravio, por eso, insisto, no habrá desagravio cuando nosotros no hemos ofendido a nadie”.

El priista rechazó la versión de la diputada Rocio Nahle de que había diputados alcoholizados durante la discusión del Presupuesto de Egresos 2018, la cual calificó como una expresión irresponsable, sin fundamento y ofensiva.

Sobre estos hechos ocurridos en la pasada aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, el líder parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés enfatizó que independientemente del género, debe existir respeto entre todos los integrantes de la legislatura.

Problema de Raíz: Racismo

Comparte este artículo:

Hablar de problemas sociales como el racismo es sumamente complejo por las raíces y las condiciones que generan este tipo de conductas. Esta semana el tema del racismo tomó importancia en varios medios internacionales por las protestas que dejaron 3 muertos y 35 heridos en la ciudad de Charlottesville en Virginia, Estados Unidos. Estas protestas llamaron mucho la atención por tratarse de manifestaciones apoyadas por grupos con ideologías pro-nazi y de supremacía racial, los cuales se confrontaron a cientos de contra-manifestantes afroamericanos y de distintos grupos en general que causaron el desorden en esa ciudad.

Las reacciones a estos sucesos no se hicieron esperar, el gobernador de Virginia condenó los hechos y ordenó una serie de medidas de seguridad para asegurar un clima de paz social. Ciudades de otros estados como Baltimore (Maryland) y Lexington (Kentucky) han comenzado a retirar decenas de estatuas de personajes confederados con el argumento que incitan el odio racial. Inclusive en el conservador estado de Tennessee el gobernador pidió retirar el busto del Capitolio local de Nathan Bedford, un general confederado y de los primeros miembros del Ku Klux Klan.

La comunidad internacional mostró su solidaridad con los hechos, pero las críticas le llovieron al presidente Donald Trump, por su inacción y los comentarios que hizo, donde insinuó que los contramanifestantes, eran igual de culpables que los grupos neo-nazis. Estos comentarios generaron tanta indignación que dos consejeros de su equipo de asesores empresariales decidieron renunciar públicamente lamentando la postura de Trump. La propia ONU e inclusive la canciller de Alemania, Angela Merkel, han criticado la postura de Trump ante esta situación, aunque no debería sorprender si consideramos que gran parte del discurso de su campaña se basó en el odio y promover actitudes xenofóbicas.

Entrando al tema del racismo, según estudios del área de psicología los seres humanos somos seres racionales que tendemos a preservar nuestra identidad con un grupo y defenderlo. Todas las sociedades se han construido a base de relaciones de dominación y obediencia colectiva que vemos reflejado en los distintos sistemas de gobierno que existen con el fin de poner un orden en la sociedad. El ser humano le tiene miedo a lo desconocido y a lo diferente, por eso es que a lo largo de la historia podemos ver como muchos conflictos se han suscitado por diferencias raciales y como hoy en este proceso de globalización que estamos viviendo vemos las consecuencias y el rechazo de sectores importantes de la población a los migrantes y otras minorías que son percibidas como amenaza al “establishment” y al estilo de vida actual.

Según un estudio del INEGI, en México el 55% de la población reconoce que insulta a otros por su color de piel. Según la última Encuesta Nacional sobre Discriminación en México realizada por la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación en México el 20% de las personas no se sienten a gusto con su tono de piel, 25% de los mexicanos se siente o se ha sentido discriminado por su apariencia física y el 23% no estaría dispuesto a vivir bajo el mismo techo con alguien de otra etnia o cultura distinta.

La propia CONAPRED clasificó en 2014 a Monterrey como primer lugar nacional en discriminación contra personas indígenas, mientras que el INEGI muestra que en el estado de Nuevo León menos del 8% se siente identificado con alguna etnia e inclusive el 95% de los estudiantes de preparatoria encuestados mostraron una apreciación negativa hacia la comunidad indígena. No esta de más decir que en 2016 Nuevo León fue el estado que tuvo más quejas por discriminación presentadas ante la CONAPRED.

Es muy lamentable que en pleno siglo XXI persistan las conductas racistas de una manera sistemática, considerando que somos un país muy diverso, formado por la mezcla de múltiples culturas y etnias que en su conjunto dieron lugar a la cultura mexicana. Algo parecido pasa con Estados Unidos, que es un país de migrantes. que a lo largo de su historia ha recibido poblaciones de prácticamente todos los rincones del mundo y esa mezcla ha contribuido en su fuerza laboral y económica. Vale la pena mencionar que hay muchísimos estudios del campo de la psicología sobre el racismo que se contradicen pero lo que si es un hecho es que sigue siendo un problema sistemático, social y cultural. Es responsabilidad de todos desde las acciones cotidianas más pequeñas hasta la formación de la política pública buscar prevenir la discriminación racial y ser una sociedad más incluyente.

Homofobia: ignorancia o decisión

Comparte este artículo:

Daniel tenía 24 años cuando un día se encontró en su camino con un par de sujetos los cuales decidieron terminar con su vida, ¿el problema? era gay. Antes optaron por someterlo a varias horas de inmensa tortura, la cual consistió en apagar cigarrillos y escarbar swastikas en su cuerpo.

A la mayoría de las personas no les gusta ser llamados homofóbicos, pues la palabra es fuerte y algunas veces hiere. Al escuchar comentarios como: “yo no soy homofóbico… mientras no se metan conmigo”, “yo acepto a los gays o lesbianas pero que no lo hagan enfrente de mi“, “yo apoyo el matrimonio homosexual, pero no la adopción porque se están metiendo con un niño(a) me pregunto: ¿eso no es homofobia?.

El día 17 de mayo de 1990 fue histórico, la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud, eliminó la homosexualidad como enfermedad psiquiátrica. No se encontró más razón que la obvia, la orientación y preferencia sexual no constituía o provocaba una afectación en el cerebro, tampoco se pudo relacionar con el deterioro en la efectividad, no se logró demostrar que existiera algo anormal en el comportamiento de la persona, o que coexistiera un desconocimiento de la realidad, de las emociones, se determinó que ser homosexual no era un problema psicológico, sino solamente una cuestión de preferencia u orientación sexual.

A partir de ese día se ha luchado incansablemente por el reconocimiento de los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales transgénero, intersexual (LGBTTTI) en México, se han hecho importantes reformas en materia de seguridad social y salud, así como la jurisprudencia emitida por nuestro máximo Tribunal en la cual reconoce expresamente el matrimonio igualitario, además de la reforma constitucional respecto a derechos humanos, y la prohibición de todas las maneras de discriminación por sexo, orientación o preferencia sexual.

Cuando escucho frases como: “me dan asco los homosexuales”, me quedo perpleja y me vuelvo a cuestionar ¿qué tan lejos hemos llegado?, ¿qué tan mal estamos como sociedad? Para manifestar enérgicamente que una persona te pueda dar asco solamente por su preferencia u orientación sexual ¿a caso no es eso más enfermo?

Sin embargo ¿hemos avanzado realmente?, de acuerdo con CONAPRED 4 de 10 mexicanos/as no estaría de dispuesto a permitir que en su casa viviera personas homosexuales, 83.4% [1] de la población manifiesta haber sido víctima de discriminación por preferencia sexual, así como el 42.8% [2] de personas homosexuales afirman haber recibido intolerancia por parte de la policía por ser homosexual, en el año 2012 se sumaron alrededor de 273 quejas a CONAPRED por presuntos actos de discriminación en contra de personas LGBTTTI [3].

La discriminación al grupo LGBTTTI, se ha manifestado de diversas maneras, la exclusión, segregación, los tabús, el repudio y hasta la más extrema de todas que es la muerte, en donde se ha registrado en los últimos años al rededor de mil 218 homicidios en México por homofobia [4].

Cuando escucho frases como: “me dan asco los homosexuales”, me quedo perpleja y me vuelvo a cuestionar ¿qué tan lejos hemos llegado?, ¿qué tan mal estamos como sociedad? Para manifestar enérgicamente que una persona te pueda dar asco solamente por su preferencia u orientación sexual ¿a caso no es eso más enfermo?

Ahora bien, me remito a los comentarios de las personas que externan estar a favor del matrimonio igualitario, sin embargo no apoyan la adopción por familias homoparentales, esta vez no me apoyaré en argumentos jurídicos los cuales existen: la resolución de la SCJN en donde manifiestó la posibilidad para que las personas del mismo sexo puedan adoptar en la Ciudad de México, así como el precedente de la Corte IDH en donde determinó discriminatorio el separar a una madre o padre de sus hijos por su preferencia u orientación sexual, sino me referiré a lo inhumano que es privar a una persona de poder tener una familia, porque las personas no solamente se casan para tener derecho y acceso a la seguridad social (las cuales son de suma importancia), sino también para formar una familia con la cual compartir sentimiento, solidaridad, metas, sueños, unión, tradiciones, afectos e ilusiones.

La discriminación al grupo LGBTTTI, se ha manifestado de diversas maneras, la exclusión, segregación, los tabús, el repudio y hasta la más extrema de todas que es la muerte, en donde se ha registrado en los últimos años al rededor de mil 218 homicidios en México por homofobia.

En la actualidad no existe un estudio científico que determine sobre una afectación directa y real de una niño(a) adoptado(a) por una familia homoparental, la mayoría de sus argumentos están basados en la posible discriminación que podría sufrir el menor, o la fragilidad de los matrimonios homosexuales [5], no obstante en el año 2003 la Asociación Canadiense de Psicología concluyó que los hijos nacidos en familia hetrosexuales no presentan diferencias entre los hijos de familias homosexuales, de igual manera The Child Welfare League of America sustentó que, el funcionamiento emocional, cognitivo, social y sexual de los niños criados por padres hetrosexuales son los mimos que por padres homosexuales [6].

Algunas veces discriminamos sin darnos cuenta, no se perciben los alcances del actuar y las consecuencias que pueden generar, como se puede afectar a otra persona directa o indirectamente en su vida y su desarrollo. La discriminación se encuentra inmersa en la cultura, eso es cierto, sin embargo hay que recordar que la cultura la creamos nosotros como sociedad, por ello es nuestra obligación erradicar conductas que menoscaben o vulneren derechos de otras personas.

Como diría Simone De Beauvoir: En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad; lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación.

[1] CONAPRED, El combate a la homofobia: entre avances y desafíos, 2012, pág.6. Disponible en: http://www.conapred.org.mx/documentos_cedoc/DocumentoHomofobia_ACCSS.pdf
[2] CONAPRED, op.cit. pág. 7
[3]Id.
[4]Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia, . Crímenes de odio por Homofobia un concepto en construcción, 2012, pág. 21 Disponible en: http://www.clam.org.br/uploads/arquivo/
Informe%20Crimenes%20de%20odio%20M%C3%A9xico.pdf http://www.clam.org.br/uploads/arquivo/
Informe%20Crimenes%20de%20odio%20M%C3%A9xico.pdf
[5] Navarro, Luis. posiciones en contra y a favor de la adopción homoparental desde la sociología y la psicología, Universidad Autónoma de México, pág. 190. Disponible en: http://biblio.juridicas.unam.mx/revista/pdf/DerechoPrivado/4/dtr/dtr7.pdf
[6] Navarro, Luis. Op.cit, pág. 199

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”