27 horas en la Ciudad de México

Comparte este artículo:

Comencé este artículo como uno de opinión, pero justo en este momento estoy en la Ciudad de México y tengo muchas cosas nuevas que agregar, por lo que decidí empezar de cero. 

Vine a hacer unos trámites y llevo aquí 27 horas.  He vivido más de lo que esperaba. Desde carros pitándome, a ver el Ángel de la Independencia lleno de grafiti, este viaje express ha sido para mí toda una aventura. 

Escribo esto en las notas de mi celular porque no traje mi computadora, pero el contenido es igual de válido. Lo que no es válido es tener que prender un cigarro cada vez que voy a caminar sola en la calle, por si alguien se me acerca demasiado. O que mi mamá me pida mi ubicación en vivo, por si salgo un momento a la calle y algo me pasa. Porque como dice en el Ángel, vivo en un Estado Feminicida. No puedo ir a visitar a mis amigas que viven aquí porque me tendría que mover en Uber y quién sabe si regrese de esa vuelta. No dejo de pensar en que aunque no soy yo, serán 9 otras. Diario. 

No sé cómo abarcar esta problemática desde un lugar que no sea enojo, desilusión y absoluto rencor al Estado. Justo hoy leí que el educar a mujeres a cómo no ser violadas, sólo ayuda al violador a buscar otra víctima. Y eso me ha dejado pensando. Eso y el que el ex novio de mi amiga amenazó con violarla si terminaban. El que el fin de semana después de la marcha de la brillantina, asesinaron a 20 más, según datos que no tengo aquí a la mano. El que veo en Twitter amenazas de muerte a mujeres que exponen a sus abusadores. ¿Cómo debo reaccionar ante esto?

Vivimos en una época dónde se encubre a los abusadores, dónde se le da “carpetazo” a los expedientes y se busca el “borrón y cuenta nueva” para ellos. ¿El trauma quién lo borra? Aunque como mujer no hayas vivido una situación de riesgo, que lo dudo, vivimos con el constante pensamiento de “¿Si la siguiente soy yo?” 

El futuro de la mujer mexicana es incierto, nuestro cuerpo es propiedad del Estado y estamos más dañadas que el Ángel después del sismo. Nos persigue un trauma colectivo que no se va a resolver hasta que se tomen acciones competentes a este problema complejo. 

Por mientras, seguiremos evitando faldas y shorts si salimos a la calle, subirnos solas a elevadores si no va alguna mujer en ese trayecto, mandándonos ubicación en vivo entre nosotras y rezando, aunque no seamos creyentes, para que al menos el día de hoy, sí lleguemos a casa. 

Además, tal vez seremos revolucionarias. Tal vez salgamos a marchar hasta que nos escuchen, porque el mundo entero nos volteó a ver, y nuestro país nos dió la espalda. Tal vez rayemos tanto los monumentos para que el Estado tal vez sienta una fracción de nuestro coraje. Porque ahora, el estandarte que representa la libertad refleja nuestra verdad. Tal vez nuestra sorioridad sea más fuerte que la impunidad.

Beatriz Gutiérrez Müller se opone a pintas a monumentos históricos

Comparte este artículo:

Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente Andrés Manuel López Obrador, rechazó que tenga que dañarse un inmueble histórico para protestar.

Lo anterior, en relación a las pintas que a su paso dejó la marcha feminista convocada el pasado viernes 16 de agosto en contra de la violencia de género que va en escalada en el país.

“Yo no pienso que haya derecho de una protesta a dañar un inmueble histórico, por más razón que tenga quien proteste”, declaró la historiadora y presidenta del Consejo Honorario de Memoria Histórica y Cultural de México, la noche de este lunes al ser consultada al respecto por los representantes de los medios de comunicación, al término de la inauguración de la muestra “Memoria de milagros. Exvotos mexicanos”.

“Puede ser el caso de más injusticia en la historia del mundo, pero ese edificio o esa puerta es patrimonio es de todos, entonces es una agresión a todos, independientemente de la justicia o validez que tenga la protesta, que sea en el momento que sea, en el siglo que sea”, añadió la escritora, quien consideró que los mexicanos “no tienen conciencia, en muchos casos, del valor de lo que están rayando”.

El pasado 16 de agosto, grupos de feministas que habían marchado y se habían manifestado frente a la Procuraduría General de Justicia concluyeron su reclamo con pintas en la columna del Ángel de la Independencia, mismas que varias especialistas en conservación y restauración del patrimonio cultural han pedido no remover hasta que se garantice la seguridad de las mujeres.

“O sea, tu puedes protestar por lo que tu quieras, pero no rayes el patrimonio, porque esa puerta, ese edificio, esa columna, esa ventana, es de todos. Es patrimonio nacional”, continuó la historiadora, quien se refirió a México como “el país de las pintas” y aclaró que habla por todas “las pintas” que han existido en él.

Gutiérrez Müller estuvo acompañada en el evento por Alejandra Frausto, titular de la Secretaría de Cultura, y el General de División Claudio Vincelli, comandante de División de Unidades Especializadas Carabinieri. 

La exhibición que inauguraron se encuentra en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo (Moneda 13, Centro Histórico), está conformada por 594 retablos que habían sido sustraídos de manera ilegal del país y que fueron repatriados de Italia el pasado 06 de marzo. 

(Fuente: El Mañanero Diario)

De la marcha feminista y el contexto

Comparte este artículo:

Las redes sociales, que cada vez me parecen más disociales, son un hervidero de opiniones, y cómo no, si esa barrita de texto de Facebook o Twitter, seduce a cualquiera. Emitir una opinión, y hacerlo de manera masiva o pública cada vez es más fácil. Y los eventos alrededor de las marchas feministas de la semana pasada fueron una tormenta perfecta para leer una serie de escupitajos disfrazados de opiniones. Sin embargo, por alguna razón, aún le tengo un poco de fe en la humanidad y considero que estas opiniones sin sustento, con sesgos, misóginas vienen de la ignorancia, de las costumbres mexicanas, y no de una mala intención. Veo dos grandes rubros de quejas: ¿por qué los feminicidios y no los homicidios en general?, y ¿por qué la reacción “violenta” de las manifestantes?.

La tipificación de los asesinatos es importante. Voy a poner unos ejemplos para contextualizar: se puede ver la tasa de mortalidad de una población, pero si no distingue entre asesinados o muertes por enfermedad, es complicado sacar una conclusión. Más allá: si no se distingue el tipo de muerte por enfermedad, ese número no nos sirve de nada porque no se tiene la información suficiente para distinguir si la muerte fue por gripa o por cáncer. Tipificar ayuda para entender, en primer lugar, qué es lo que está enfermando y matando a tu población. Por ejemplo, si vemos que en México, la enfermedad que más mata es la diabetes, podemos inferir y partir que hay un problema de alimentación (su consumo y cultura alrededor de ella). En cambio, si viéramos que la primera causa fuera la diarrea, por poner un ejemplo, entenderíamos que habría un problema con el agua contaminada. Al tener esa información se puede formar un plan de acción, unas maniobras para reducir, atacar y resanar lo que causan estas muertes. En el caso real de México1, encontramos que las enfermedades del corazón, así como la diabetes son las principales causas de muerte, por lo que se han visto los intentos del chécate, mídete, muévete, y más vale prevenimss. El hecho que haya dedicación a reducir la muerte por diabetes no quiere decir que haya un desinterés por el resto.

Partiendo de este ejemplo, podemos entender la necesidad de tipificar a su vez los tipos de homicidios que suceden en México. De no hacerlo, ¿cómo podríamos atacar el problema? Una opción es condenar todo tipo de violencia. Y es loable, ideal, perfecta si me lo permiten. La violencia es intrínsecamente negativa y querer vivir una vida libre de ella es la panacea. Pero también es impráctico, e irreal y por lo pronto inalcanzable. Los datos del INEGI2 muestran una realidad: el crecimiento de la violencia en México ha sido casi constante desde el 2007. Así también se puede observar que se mantiene un porcentaje constante entre los homicidios de hombres y mujeres. Más o menos corresponde al 89% de hombres contra el 11% de mujeres.

Esto por cuenta propia es una desgracia y en mi opinión personal eso ha generado una deshumanización y desocialización tremenda en la cultura mexicana, donde la vida humana cada vez tiene menos valor, sobre todo si ésta es de un bando contrario.

Pero para adentrarnos al tema de la clasificación, dentro de este rubro infame de asesinatos se desprenden categorías, y estas categorías devienen de su motivación, contexto, o forma. Existe la tipificación de homicidio por riña, por medio físico, químico o mecánico, por negligencia, y cada uno de ellos tiene sus sanciones. Para poner en contexto los datos del INEGI que mencioné, en el 2017 según Semáforo Delictivo3, de los 32 mil homicidios que hubo en México, 75% fueron relacionados al crimen organizado. Según la misma institución, en el 2016, este tipo representaba el 55% de los homicidios. Entre datos nos veamos… puede haber variaciones y es difícil establecer parámetros exactos, pero nos sirve para entender la gravedad de un problema. 

Habiendo tomado en cuenta esto, el porcentaje y ratio entre homicidios de hombre y mujeres toma una naturaleza distinta. Ya que entendemos que las muertes por el crimen organizado tienen una causa, una motivación y un contexto específico que en efecto nos daña a todos, pero se pueden separar, por ejemplo, de pleitos entre iguales, ciudadanos de pie. Aquí es donde entra la tipificación del feminicidio: dentro los asesinatos que se mencionan en el crimen organizado hay mujeres muertas que no son consideradas como feminicidios, porque la tipificación en México de ese crimen4 a nivel federal establece que para que un homicidio sea un feminicidio tiene que tener como característica: violencia sexual, mutilación o lesiones infamantes o degradantes, antecedentes de violencia de género familiar o laboral con relación al que cometió el crimen, haya relación sentimental entre el asesino y la afectada, entre otras tantas.

Las cifras que vuelan sobre el feminicidio en México, son sólo los asesinatos que cumplen estas (y unas cuantas más) circunstancias. La recolección de estos datos en particular es compleja, por lo que me basaré primero en la información recabada por el SESNSP, los cuáles cuentan la cantidad de carpetas de investigación (averiguaciones previas) abiertas por cada tipo de homicidio: durante el 2018  se calculan 742 feminicidios5. Usualmente estos aumentan al conforme avanza el tiempo. Sin embargo, la O.N.U. Mujeres6, en su propia investigación utilizando fuentes como la misma INEGI, CONAPO, SSA, entre otras, calculan que en el 2017 realmente hubo 3,314 casos de defunciones de mujeres con presunción de homicidio. Aquí es donde entra uno de los debates más importantes: la SESNSP se basa en la legislación de cada estado para su acumulación de datos. Esto quiere decir que hay estados que aseguran tener 35 homicidios a mujeres y que ninguno de ellos entra en la tipificación de feminicidio7. Del total de homicidios a mujeres, sólo el 21% ha sido catalogado por como feminicidio. Esto pareciera venir de fallas legales y legislativas, más que de falta de evidencia. 

Habiendo desglosado los datos se puede inferir que con todo y que la violencia en México esté desatada, podemos ver que cada rubro tiene su causa y efecto. En este caso, las dos grandes distinciones serían: el crimen organizado asesina despiadadamente porque es parte del “contrato”, del horrendo “mercado” en el que se participa “voluntariamente” (soy de los que sostiene que sí existe una coerción sistémica para participar en el crimen organizado, una sociedad que oprime a las clases bajas, que les limita el progreso económico de manera legal, pero que a la vez los incentiva y seduce con la idea de que la riqueza económica es el mayor objetivo, venerar al dólar por sobre todas las cosas, pero ese es otro tema). Y el feminicidio que sucede sólo porque la víctima nació mujer, no más.

Quisiera dejar en claro en este punto que no estamos hablando siquiera de la lucha por la equidad de género, igualdad salarial, ni siquiera hemos tocado el tema de la violencia sexual las cuales suman más de 22 mil carpetas abiertas de investigación en el 20188, el acoso en el trabajo, ni nada por el estilo. Estamos hablando por el derecho de no ser asesinados, con el cual, el estado mexicano, nos ha fallado de manera abismal. 

Ya que entendemos la interpretación de los datos, vamos a la parte valorativa. ¿las manifestaciones son malas o buenas, funcionan o no funcionan, incitan a más violencia o no? Primero que nada hay que entender que no existimos en un vacío. Que somos un cúmulo de experiencias, eventos, normas, historia y cultura, que discurren de siglos atrás. Podemos poner como frontera ficticia a Las Muertas de Juárez, las cuáles, desde el 93 han puesto en la mira la idea de la epidemia de feminicidios en México. Desde entonces la respuesta por parte de todos los niveles del gobierno (y ya se puede decir: de todas las ideologías políticas en el poder), no han querido, sabido o podido amedrentar el asesinato sistemático de las mujeres. Los movimientos de activismo pacífico alrededor de estas asesinadas, han sido encontrados con más violencia, por poner sólo un ejemplo: Marisela Escobedo, que era una activista que fue ultimada con un tiro en la cabeza en medio de una manifestación pacífica. Lo único que pedía era justicia para su hija que también había sido asesinada. El progreso por la vía legal para sanar esta herida aún sangrante ha sido por demás testudino.

Se repite la frase de que la violencia genera más violencia como excusa para diluir la protesta social. Esta idea es limitada, cuando menos, porque debería verse al revés: qué violencia generó la violencia que se desató la semana pasada, y respondo: el constante abuso hacia las mujeres, asesinatos y desamparo. ¿Hasta cuando tenían que aguantarse? La vía legal no les ha traído ninguna resolución hasta ahora porque las muertes y violaciones siguen incrementándose. También hay que entender los matices. En Los Miserables hay un personaje que se llama Javert, que es un policía que cree (por haber nacido en la cárcel, entre otras razones) que la ley es absoluta. Se podría decir que es un legalista total: cree que robar una hogaza de pan para salvar a un niño del hambre es igual de grave que matar a un hombre. Esta visión era ya algo anticuada para el siglo XIX en la que se publicó la novela, por lo que ese personaje funciona como el villano de la trama, ya que persigue al protagonista Valjean por toda su vida, por sólo una hogaza de pan. Al final se suicida al no poder concebir que un ladrón como Valjean, pueda ser en verdad una persona de palabra, buena y honorable. Esta visión de equiparar la violencia de la epidemia de feminicidios con la violencia de las manifestaciones (violencia hacia objetos inanimados, un par de brillantinazos; el periodista golpeado que lo fue por un hombre), es tener una visión carente de matices. Entiendo perfectamente el punto en que en un país como el nuestro, sumido en la violencia, nadie debería querer incentivar más violencia. Pero hay que entender que, como mencioné más arriba, esta no es la primera marcha y manifestación feminista que pretende hacerse escuchar y que no lo ha logrado porque, francamente, México es un país profundamente machista.

El derecho de manifestarse contra el gobierno es la base de la libertad de expresión (y no, amigos, que te borren de Facebook por compartir memes misóginos no atenta contra tu libertad de expresión. Sólo eres una persona triste). Tomar las calles es la forma más básica, elemental y democrática que hay para manifestar un problema social. La vía pública es un lienzo del que el pueblo puede gozar cuando el estado no lo está escuchando. Históricamente, la lucha por los derechos civiles de las poblaciones oprimidas o minorías, han involucrado manifestaciones, que se han tornado violentas en muchos de los casos porque existe un violador previo: la institución, gobierno o mayoría que ha evitado o coartado los derechos civiles de las personas. También existen ejemplos actuales: las protestas de los ciudadanos de Hong Kong contra el gobierno opresor chino, las protestas LGBT contra el gobierno represor de Putin en Rusia; las protestas en contra de la dictadura de Maduro en Venezuela, que tiene al pueblo muriéndose de hambre. Bajo esta premisa no se pretende dar a entender que se debe buscar un ojo por ojo, si no entender que las manifestaciones vienen de un lugar de desamparo, de dolor, de violencia perenne recibida, y que de ninguna manera la respuesta de estas clases oprimidas ha sido directamente proporcional a la recibida. Por lo que equiparar los actos vandálicos con las razones, causas y motivos de la marcha, es destruir el clamor de las mujeres. Es exhibir que en nuestro escalafón moral, la violencia hacia un objeto inerte es tan importante como la violencia hacia una mujer. 

1:https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2018/EstSociodemo/DEFUNCIONES2017.pdf

2: https://www.inegi.org.mx/sistemas/olap/proyectos/bd/continuas/mortalidad/defuncioneshom.asp?s=est

3:https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/comete-el-crimen-organizado-75-de-homicidios-en-mexico-en-2017

4:https://web.archive.org/web/20160421230907/http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGAMVLV_171215.pdf

5:https://drive.google.com/file/d/15E9SyCAYgAhFJm01HiV8WyN5LHe-qxHW/view

6:https://www2.unwomen.org/-/media/field%20office%20mexico/documentos/publicaciones/2019/infografa%20violencia%20onu%20mujeres%20espaol_web.pdf?la=es&vs=5828

7:https://www.animalpolitico.com/el-blog-de-causa-en-comun/brechas-en-la-medicion-de-feminicidios-en-mexico/

8:https://www.milenio.com/policia/denuncias-delitos-sexuales-aumentaron-20-2019-mexico

“No vamos a criminalizar protestas”, dice Claudia Sheinbaum; investigarán agresiones a periodistas

Comparte este artículo:

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, descartó que se vaya a abrir una investigación por los daños causados durante la protesta #NoMeCuidanMeViolan del pasado viernes 16 de agosto.

Sheinbaum señaló en entrevista con el periódico Reforma, que su gobierno priorizará el diálogo con grupos feministas y de defensa de Derechos Humanos ante la violencia que se ejerce en contra de las mujeres.

Por otro lado, la mandataria capitalina rechazo que su gobierno busque criminalizar la protesta social y aclaró que el objetivo de pronunciarse por el diálogo es para erradicar la idea de que la violencia debe combatirse con más violencia.

La jefa de Gobierno detalló que los gastos por las pintas y destrozos en el “Ángel de la Independencia”, en instalaciones de la secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y la estación Glorieta de Insurgentes de la Línea 1 del metrobús, serán cubiertos por seguros previamente contratados por las distintas dependencias y por los recursos propios del gobierno capitalino.

Cabe mencionar que Sheinbaum aclaró que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) sí investigará las agresiones en contra de al menso 12 periodistas.

“Solicité a la @PGJDF_CDMX intensifique sus investigaciones y acciones que lleven a la detención de los agresores a periodistas el día de ayer”, publicó en su cuenta de Twitter la jefa de gobierno.

El día de ayer, Sheinbaum y algunos integrantes de su gabinete se reunieron este domingo 18 de agosto con representantes de varios colectivos feministas. El encuentro tuvo como principal tema de discusión las acciones que el gobierno de la CDMX puede implementar para protección efectiva de la violencia contra mujeres, así como la revisión de protocolos ante casos de ataques y abusos sexuales.

Revisarán daños que dejaron manifestaciones en el Ángel

Comparte este artículo:

A través de su cuenta de Twitter el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) informó que realizarán una revisión al Ángel de la Independencia luego de que u grupo de manifestantes lo vandalizó ayer durante la marcha en contra de la violencia a las mujeres.

“Anoche el INBAL en coordinación con @CulturaCiudadMx, @AlcCuauhtemocMx, @MetroCDMX, @INAHmx y @SCT_mx organizó brigadas de expertos para hacer hoy dictámenes técnicos de las afectaciones al patrimonio de la #CDMX e iniciar su restauración”, comunicó la dependencia.

Las manifestaciones de ayer en la capital del país en contra del acoso y la violencia contra las mujeres terminó con la estación del Metrobús Insurgentes destrozada, al menos cinco patrullas dañadas, un reportero golpeado y la base del Ángel de la Independencia grafiteada.

El Gobierno de la Ciudad de México se pronunció a favor de las manifestaciones pacíficas, pero condenó los actos de violencia que no adjudicó a colectivo alguno y señaló que no caerá en provocaciones.

Anaya asegura que PRI y Gobierno Federal le tienen miedo

Comparte este artículo:

El candidato a la Presidencia por la coalición “Por México al Frente”, Ricardo Anaya, aseguró que el PRI y el Gobierno Federal tienen miedo de que el llegue a la Presidencia, y que con toda razón, debido a que una vez que el gané se investigara la corrupción en el gobierno Enrique Peña Nieto.

Durante su discurso de cierre de campana en el Ángel de la Independencia en la Ciudad de México, Anaya, aseguró que durante esta campaña el “régimen priista utiliza de manera ilegal y facciosa a las instituciones como nunca había ocurrido en la democracia reciente de nuestro país”.

“Saben porque nos ataca el régimen de Peña Nieto por que nos tienen miedo, y nos tienen miedo con toda razón, porque cuando sea presidente de México habrá una fiscalía que investigará al presidente Enrique Peña Nieto y su participación en los escándalos de corrupción de este sexenio, no quedará impune lo ocurrido en Ayotzinapa”, manifestó el panista ante miles de personas que se dieron cita en el cierre de campaña.

Anaya, también destacó que las coaliciones electorales han permitido que se acabe con la impunidad como ocurrió en Veracruz y Quintana Roo, donde los ex gobernadores priistas están actualmente tras las rejas.

Junto al presidenciable, la candidata a la Jefatura de la CDMX, Alejandra Barrales, también hizo su cierre de campaña.

“Cine sí, muerte no” protestan en CDMX por estudiantes

Comparte este artículo:

Estudiantes y activistas se concentran en el Ángel de la Independencia para marchar por el asesinato de los tres estudiantes de cine desaparecidos en Tonalá, Jalisco.

Los organizadores detallaron que la salida desde el Ángel de la Independencia terminaría en las oficinas de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad de México, alrededor de 400 personas con pancartas en mano pedían no más muertes, no más estudiantes desaparecidos y no más hechos sin esclarecer.

En tanto, con el #NoSonTresSomosTodxs ciudadanos de Guadalajara llevaron a cabo una protesta en la Glorieta de los Niños Héroes a las 18:00 horas.

Investigaciones de la Fiscalía concluyeron que Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco García Ávalos fueron asesinados y disueltos en ácido por una célula del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Lizette Torres, jefa de la investigación, informó que miembros de este grupo privaron de la libertad a los estudiantes porque buscaban obtener informes de Diego “N”, integrante de un grupo contrario que por primera vez es mencionado por el Gobierno de Jalisco: el Cártel Nueva Plaza.

Los criminales creyeron que los estudiantes eran parte de ese grupo porque la casa en la que elaboraron su video, prestada por la tía de uno de ellos, pertenecía a Diego “N”, preso desde 2015.

Sucesión en 2018: Cambio de Panorama

Comparte este artículo:

Como bien se ha comentado desde hace algunos años la elección presidencial de este 2018 vendrá a ser disruptiva en el sistema político mexicano por la existencia de candidaturas independientes, la división de la izquierda con Morena y más recientemente por la división del PAN por la candidatura independiente de Margarita Zavala. La salida de Margarita viene a romper con muchas predicciones donde solamente se contemplaba al Ing. Jaime Rodríguez como candidato independiente y donde Margarita Zavala era, en algunas encuestas, de las más cercanas al primer lugar que ostenta AMLO en las preferencias.

Las últimas encuestas muestran a Andrés Manuel López Obrador en un lejano primer lugar con el PAN bajando a tercer lugar en algunas, producto de la división ocasionada por Margarita. Revisando cuatro encuestas publicadas entre el 13 y 17 de octubre, podemos ver en la de El Financiero que AMLO va a la cabeza con 32%, seguido por Osorio Chong por el PRI con 24%, Anaya con 19% y Zavala con 16%. En la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica igualmente encabeza AMLO las preferencias con un 32%, seguido por un 27% de Zavala, 11% de Anaya y 10% de Meade. En la encuesta de Grupo Reforma AMLO está a la cabeza con 29% de las preferencias, seguido por 18% de Anaya, 17% de algún candidato del PRI y 15% de Margarita.

Aunque el 2018 está la vuelta de la esquina, aún faltan muchas cosas por definir. Aún falta que se determine cuál será el candidato del PRI para el cual pronto se definirá el método de selección en sesión de consejo político nacional. Falta que el Frente Ciudadano escoja a su candidato, ver si Zavala se mantendrá como independiente y cuales independientes pasarán la etapa de firmas para poder aparecer en la boleta.

Aún con estas encuestas creo que no podemos decir que la victoria de AMLO es inevitable, en política no hay sorpresas, solo sorprendidos y aún falta todo un proceso de precampaña y campaña en donde las posibles alianzas, declinaciones y apoyos de los gobernadores pudiesen influir en darle la ventaja a un candidato antagónico a AMLO. No podemos negar que las redes sociales han venido tomando un papel fundamental en los últimos años y considerando que 1 de cada 3 votantes en el 2018 será joven, pues entonces viene a confirmar la importancia de este medio con tanta penetración en el sector joven de nuestro país. Recordemos que López Obrador lleva más de una década en campaña y es difícil poder cambiar su propuesta política, mientras que por el otro lado algunos candidatos más nuevos podrían darles un giro más fresco a sus campañas y dar la sorpresa de levantar como ha ocurrido en algunos estados de la república o en otros países donde el candidato mejor posicionado un año antes de la elección termina por no ganar.

Soy un convencido que nada está escrito, existe un hartazgo generalizado hacia los partidos políticos y las instituciones en general y el triunfo dependerá en gran parte de cómo los candidatos de las distintas fuerzas políticas se adapten  esta situación porque nadando contra la corriente no podrán convencer a la gente.

La derrota de la Iglesia

Comparte este artículo:

Estamos en medio de una situación turbulenta respecto al tema del matrimonio igualitario. El viernes pasado la Suprema Corte asestó un golpe contundente con forma de jurisprudencia y al día siguiente el Ángel de la Independencia del Paseo de la Reforma se vio invadido por dos marchas que convergieron en un rechazo abierto a la postura opuesta.

El tema de los lobbies en México se aborda poco y ha permanecido en la oscuridad por mucho tiempo, se sabe que existen grupos de interés que pagan para que sus agendas sean llevadas a cabo por los diputados. No es algo nuevo.

Este golpe de la Suprema Corte que permite tanto el matrimonio como la adopción es una clara señal del desprestigio institucional, moral y político que sufre la Iglesia Católica.

Lo que antes existía como el Cuarto Poder, una Iglesia Política donde sus cardenales y obispos eran actores decisivos desde los tiempos de la Independencia ha dejado de tener ese poder.

Algunos acusarán el liberalismo o al postmodernismo pero lo que es una realidad es que hay lobbies más fuertes.
La crisis del lobby católico tiene que ver con las recientes acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales y porque el terrible manejo de la agenda pública de la Iglesia en los últimos años.

La Iglesia dejó de ser popular, gente tan desagradable como Norberto Rivera u Onésimo Cepeda no ayuda a la causa. El único heredero de la Iglesia social de Samuel Ruiz vendría siendo el Padre Solalinde o el siempre polémico obispo de Saltillo, Raúl Vera.

La Iglesia como institución tiene que entender que su agenda debe ser otra, una enfocada a las causas sociales y no legales. Armando Rios Piter, senador por Guerrero ha propuesto limitar la libertad de la Iglesia para hablar de política; sin embargo, tal disparate atenta totalmente contra la libertad de expresión.

La Iglesia en lugar de estar debatiendo términos o palabras, exacerbando a las masas, promoviendo información poco científica y generando discursos de odio y rechazo abierto que no suman a México debería promover un diálogo plural y acorde a sus enseñanzas de misericordia.

Mientras la Iglesia Católica siga siendo un coto de conservadurismo de siglo XIV, enajenador de masas e inquisidora de la sociedad poco abonará al tejido social mexicano.

El que la Iglesia pierda su poder político abona a reducir discursos de extrema pero es necesaria para garantizar que todos los grupos tengan libertad de expresión y participen en el proceso democrático.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”