#ReformaEducativa: Un enfoque en resultados

Comparte este artículo:

Antes de emitir un juicio, es fundamental conocer los hechos, las posturas involucradas en el tema, y el contexto en el que el evento se desarrolla. Luego, hay que aplicar un sentido de objetividad y de empatía para que el juicio que se decida emitir, no sea pasional o de valor, o que incluso afecte la libertad de los demás.

Aquí, un análisis de la Reforma Educativa de EPN, y los cambios que propone AMLO en el memorándum recientemente publicado. En este caso, hablaré de dicha Reforma desde un punto de vista de resultados, donde los protagonistas son quienes sufren (o se benefician) de ella; es decir, el alumnado y los maestros directamente involucrados. 

Primero, se hablará de la observación de la Reforma Educativa de Peña Nieto de 2012 a 2018, en cuanto a los resultados negativos. Dicha reforma llegó a medios de información internacionales como consecuencia de la protesta y la violencia que desató. Según New York Times en Español, se hacían notar tres posturas: a favor de la reforma; -principalmente actores del Sindicato Nacional de Maestros-, en contra de la reforma; -encabezada por los maestros afectados con la pérdida de sus empleos-, y por último, un punto de vista como outsider o actor ajeno; -donde se encuentra el sector de la sociedad que no conforma la esfera del conflicto central-. En la cobertura de NY Times, se habla de la batalla que se llevó a cabo en Nochixtlan, Oaxaca, entre los maestros de la zona y la Policía Federal. Ahí, fallecieron nueve maestros y más fueron arrestados por actos de rebeldía. Con esto, se muestra que el miedo a perder sus empleos, llevó a las personas a protestar de manera enfurecida. Recordemos que, en ocasiones, las situaciones de riesgo legitiman la violencia por parte de quienes viven dicho contexto, ya se ha visto en numerosas protestas estudiantiles y en levantamientos de armas de grupos guerrilleros. Es así que, hace falta una toma de decisiones de carácter público con base en el bienestar de las personas que se verán directamente impactadas por ellas y que contemple consecuencias largoplacistas. 

Por otro lado, los aspectos positivos de esta reforma de 2012 a 2018, yacían en las ideas: garantizar una educación de excelencia para los mexicanos por medio de la capacitación y evaluación docente, y evitar el desvío de fondos para el pago de nóminas. La motivación principal para la implementación era la deficiencia en el sistema educativo, la falta de preparación de los estudiantes y los bajos resultados en pruebas como la PISA, que demandaban acción por parte del sector gubernamental. Además, la herencia de plazas de maestros, era otro problema que merecía atención desde tiempo atrás. No obstante, el sexenio de difusión e implementación no dio suficiente tiempo para ver resultados tangibles en la mejora de la educación. Se predecían resultados, hasta diez años después de verla funcionar, y esto no dio cabida a que los involucrados directamente en las consecuencias de la reforma, vieran su rendimiento. 

El plan de AMLO respecto a la reforma, busca atacar estos y otros puntos débiles, pero no es del todo claro por sí mismo. El memorándum emitido el día 16 de abril de este año, pretende liberar a los presos por las protestas de maestros, unirse a manera de apoyo a las familias de los maestros fallecidos, poner en manos de la SHCP la nómina de profesores, y delegar a la SEP el manejo de la evaluación y regulación de plazas de maestros. Al igual que en el caso de la reforma por EPN, las ideas parecen atractivas cuando se encuentran escritas en papel; no obstante, habría que esperar a ver cuentas para determinar la bonificación de estos cambios a los ojos de alumnos y maestros. 

Con esto, volvemos al punto que hice en un inicio. Si se trata de medir con base en resultados y en el impacto esperado según las motivaciones originales de la gestión de EPN para poner la reforma en marcha, los resultados no son tangibles y mucho menos, positivos. Además de haber deficiencia en la enseñanza, estudiantes perdieron muchos días de clases en zonas vulnerables al sur de país, por lo que en lugar de verse a la merced del público principal, que son los niños, ellos terminaron por sufrir más. Respecto a la iniciativa de cambios que presenta AMLO, hace falta esperar para emitir un juicio basado en la realidad.

No es válido aferrarse a políticas públicas que no funcionan del todo y que traen más perjuicios que beneficios. Busquemos el cómo sí, que haya puntos a favor para todas (o la mayoría de) las partes involucradas, si bien no en el corto plazo, en el largo. Esto debe estar acompañado de una campaña publicitaria efectiva, transparente y objetiva de la política pública que se implementará, para que las personas tengan confianza de que el proceso rendirá frutos y que vale la pena formar parte de los reajustes y ser pacientes. Por el momento, es indispensable mantenerse al tanto de las acciones del ejecutivo actual sobre la Reforma, y sostener un juicio basado en los resultados que afectan a los alumnos y a los maestros, ya que su beneficio es la razón de que ésta exista en primer lugar. 

#QueremosAireLimpio: Cultura del transporte colectivo

Comparte este artículo:

El tema de seguridad ambiental ha sido tratado por muchos medios de información, que difunden noticias que alarman a la población al mostrar los índices de contaminación en el aire. Pero, exactamente ¿qué es la seguridad ambiental? ¿por qué es importante? ¿cómo se relaciona con el uso del transporte?

Según Geoffrey y David Dabelko, la seguridad ambiental “representa un paradigma alternativo para ordenar y para enfrentarse a ciertas amenazas en el mundo cada vez más interdependiente y con un medio ambiente cada vez más degradado”; con esto, la seguridad ambiental se refiere a las acciones correctivas a desempeñar para contrarrestar el daño al medio ambiente. 

Dicho daño, es el resultado de múltiples conductas humanas en el medio urbano, principalmente, de la dependencia y el uso excesivo de los vehículos motorizados. En el Área Metropolitana de Monterrey, se encuentra el municipio con la mayor proporción de automóviles por habitante; San Pedro Garza García, donde cada persona cuenta con 1.2 automóviles en promedio. Este dato fue proporcionado por el actual alcalde del municipio, Miguel Treviño, en el panel “Contaminación: ¿Es esta la ciudad que queremos?”, organizado por la SALED del Tec de Monterrey, el 8 de abril del presente año. Esto es alarmante y desencadena preguntas como, ¿por qué hay tantos autos en manchas urbanas como esta? ¿es necesario que los haya? 

La respuesta a la primera de las preguntas es extensa. Un parte de ella hace referencia a la falta de disposición para usar el transporte público, lo que está relacionado con la falta de acceso al mismo y su deficiencia ecológica y sustentable. No obstante, es importante reconocer que el problema vial se debe a la motivación para usar este tipo de transporte, y no solamente a su ausencia. La organización geográfica de las ciudades y su conjugación con el crecimiento de la concentración poblacional es en el fondo, la raíz del caos vial. En el Área Metropolitana de Monterrey, y en muchas otras ciudades de México y del mundo, las zonas habitacionales se encuentran considerablemente lejos de empresas y universidades, lo que obliga a los habitantes a hacer uso de vehículos motorizados para llegar a (y regresar de) sus destinos, a diario. Es por esto que, la opción de trasladarse activamente; es decir, de usar una bicicleta o caminar para llegar al lugar deseado, no es una opción para gran parte de los viajes que las personas realizan día tras día en el AMM. De aquí nace la inevitabilidad de usar dichos medios de transporte. 

Ahora, si bien no es viable reubicar oficinas y escuelas para que se encuentren cerca de las zonas habitacionales de la ciudad; la gestión y adaptación del sistema de transporte público, sí lo es. Y se trata de una demanda real y urgente. Pero, ¿es la falta de acceso al transporte público de calidad, ecológico y accesible, el único impedimento para que los regios hagan uso de él? En caso de que éste exista, ¿se reducirían los problemas viales en el AMM? 

Recordemos que vivimos en una sociedad fragmentada, donde la idea de contar con un automóvil para uso individual, representa para muchas personas un sinónimo de prestigio y evidencia de abundante poder adquisitivo. En otras palabras, se percibe el uso del automóvil como un acto que va más allá de un mero traslado, y apela a la comodidad y placer de los conductores. Una postura de esta naturaleza y la constante justificación del automóvil para uso individual por encima de los medios colectivos, ya que “para eso tengo coche”, tiene un poder más grande que los esfuerzos de la esfera pública por invertir en el transporte público sostenible y confiable. Esta baja de conciencia cívica debe cambiar para volver a tener aire limpio en la ciudad.

Trabajemos en pro de la cultura de uso del transporte colectivo. Dejemos de alimentar el discurso consumista y clasista que nos lleva a desechar la idea de utilizar el transporte público. Demandemos a las autoridades gubernamentales, construcción de la infraestructura de este transporte, y sumémonos a la solución en lugar de sumarnos al problema.