Daniel Ortega asume su cuarto mandato consecutivo en Nicaragua

Comparte este artículo:

Daniel Ortega, presidente izquierdista de Nicaragua asumió este lunes su quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta.

Ortega juró respetar la Constitución y las leyes de su país en una ceremonia oficial celebrada en la Plaza de la Revolución, en Managua, donde recibió la banda presidencial del titular del parlamento, Gustavo Porras.

En el evento se contó con la presencia de los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; de Venezuela, Nicolás Maduro, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, así como otros representantes internacionales, entre ellos de China, Irán y Rusia.

En su discurso inaugural, Ortega se pronunció en contra de las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea, felicitó al presidente de Honduras por estar presente y aseguró que se requiere “coraje” para estar en Nicaragua.

Tras unas elecciones cuestionadas por la mayoría de la comunidad internacional y en medio de la convocatoria de protestas por parte de organizaciones opositoras en varios países, Daniel Ortega inició este lunes su quinto mandato de cinco años como presidente de Nicaragua.

La comunidad internacional ha criticado duramente el proceso electoral de Nicaragua, calificándolo de «antidemocrático», «ilegítimo» y «sin credibilidad». Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se refirió a los comicios como «pantomima».

Ortega se enfrentó con unos partidos políticos tildados de «colaboracionistas», con más de 30 líderes opositores presos, entre ellos siete precandidatos presidenciales.

Al terminar este mandato, Daniel Ortega sumará 20 años consecutivos en el poder y un total de 29 años en el gobierno, lo que representa un caso inédito en la reciente historia de Nicaragua y en la América Latina actual.

(Fuente: Luis Cárdenas MX)

34 países rechazan reelección de Ortega

Comparte este artículo:

Luego de que se dieran a conocer los resultados de los comicios presidenciales de Nigaragua, los 27 países de la Unión Europea, el Reino Unido, así como los países del continente Americano como Estados Unidos, Costar Rica, Panamá, Chile, Ecuador y Colombia, desconocieron la relección de Daniel Ortega para un cuarto mandato al considerarlos una farsa.

Pese a que en un reporte del observatorio ciudadano Urnas Abiertas estimó una abstención de 81.5 por ciento y una participación promedio de apenas 18.5 por ciento a nivel nacional, el Consejo Supremo Electoral de Nicaragua informó que, con el 97.74 por ciento de los actas computadas, ganó la alianza sandinista de Ortega con el 75.92 por ciento de los sufragios. 

Hablando específicamente de las reacciones de dichas entidades; por su parte, Estados Unidos, a través de su Secretario de Estado, Antony Blinken, declaró estar dispuesto a usar una serie de herrmientas, incluyendo posibles sanciones, restricciones al visado y acciones en contra de quienes apoyen los “actos antidemocráticos” del Gobierno nicaragüense.

Por otro lado, la Unión Europea aseguró que las elecciones tal como sucedieron en Nicaragua, vuelven al país en una régimen autocrático. Esto después de que Ortega detuvo a opositores y líderes empresariales, canceló partidos rivales y criminalizó a la disidencia durante meses.

El Gobierno Alemán afirmó en solitario que las elecciones no han cumplido condiciones mínimas de “una elecicón libre y justa“. Esto también ha sido respaldado por otros países europeos como España.

El país vecino, Costa Rica, ha llamado al gobierno para que “libere y restituya los derechos de los presos políticos“. Siendo que en este país, buscaron refugio la mayoría de los más de 100 mil nicaragüenses que huyeron del país tras la represión de las protestas de 2018, según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Colombia también se ha pronunciado, mediante su Presidente, Ivan Duque, en el descontento y desconocimiento del resultado, afirmado “fraude anunciado“, pidiendo un pronunciamiento a la OEA.

Con información de Grupo Reforma

Biden amenaza con tomar medidas contra Nicaragua, tras “pantomima” de elección

Comparte este artículo:

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó este domingo de «pantomima» las elecciones en Nicaragua y amenazó con usar «todas las herramientas diplomáticas y económicas» a su disposición para pedir responsabilidades al presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

«Lo que el presidente nicaragüense Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, orquestaron hoy fue una elección de pantomima que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática», afirmó Biden en un comunicado distribuido por la Casa Blanca.

El mandatario adelantó que Washington, en coordinación con otros miembros de la comunidad internacional, «usará todas las herramientas diplomáticas y económicas» a su disposición para ayudar al pueblo de Nicaragua y pedir responsabilidades a Ortega, Murillo y aquellos que «facilitan sus abusos».

(Fuente: Luis Cárdenas MX)

Nicaragua castiga con cárcel “noticias falsas” en medios y redes sociales

Comparte este artículo:

El Congreso de Nicaragua aprobó este martes una ley de ciberdelitos, bautizada por la oposición como ley “mordaza”, que castiga con cárcel a las personas y entidades que el gobierno considere difundan “noticias falsas” en las redes sociales o medios de comunicación.

La cuestionada iniciativa fue aprobada con 70 votos a favor, todos de diputados del gobernante Frente Sandinista (FSLN, izquierda), y 16 en contra de la oposición, que denunció una intención de perseguir a los adversarios del presidente Daniel Ortega con la ley.

“Se les acabó el negocio a los mentirosos, a los que son parte de la industria de las mentiras en la redes sociales, a los que crean y difundan falsas noticias creando alarma, temor y zozobra, afectando la estabilidad económica, el orden público”, sentenció en el debate el diputado oficialista Emilio López.

El texto señala que la “propagación de noticias falsas” será sancionada con dos a cuatro años de prisión. Si la “información tergiversada” perjudica el honor de una persona y su familia, la pena será de uno a tres años de cárcel.

Mientras que las publicaciones que “incitan al odio y la violencia” recibirán de tres a cinco años de prisión.

“Ya nunca más al odio en redes sociales”, dijo López, quien adelantó que “ya no se va a permitir que desde un programa de comunicación se llame al odio” o al “caos”.

Advirtió que la ley se aplicaría, por ejemplo, en casos como los de quienes dijeron que se adelantarían las elecciones de 2021, en alusión a una de las demandas que hizo la oposición durante las protestas de 2018 para anticipar la salida de Ortega del gobierno y que nunca fue satisfecha.

López citó también el caso de quienes “dijeron que miles y miles de nicaragüenses estaban contagiados y miles habían muerto por causa del covid-19”, en referencia a las cifras de organismos independientes que cuestionaron con datos la falta de transparencia sobre la pandemia en Nicaragua.

– Contra la disidencia –

La diputada Azucena Castillo, del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), denunció que la ley está “orientada a la oposición” y “viene a encender el clima de represión” que existe en el país desde las protestas antigubernamentales de 2018.

“Esta iniciativa tiene nombre y apellido: es para reprimir a quienes consideren que el gobierno está yendo por el camino equivocado”, protestó también el jefe de la bancada del PLC, Maximino Rodríguez.

Según la oposición, la ley de ciberdelito, así como la ley de “agentes extranjeros”, aprobada el pasado 15 de octubre por el parlamento, forman parte de un paquete de leyes que impulsa el gobierno de Ortega para controlar a sus adversarios políticos.

La ley aprobada este martes faculta al Ministerio de Gobernación, la policía y a la estatal Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones (TELCOR) a investigar y perseguir los delitos que sean cometidos por medios de comunicación y aplicaciones informáticas que producen, reproducen y transmiten gráficos y textos.

Los jueces aplicarán las sanciones que oscilan entre uno y ocho años de prisión para una amplia gama de delitos informáticos que el Estado estime afecten la seguridad nacional.

En el caso del delito de espionaje informático, la pena máxima es de 10 años.

Además de las noticias falsas, la ley también castiga el acoso en las redes sociales, la interferencia de datos, el fraude informático, la filtración de información pública reservada y la revelación de información personal sensible, entre otros.

Los jueces podrán autorizar a la policía intervenir y acceder el sistema de informático de los sospechosos y ordenar a los proveedores del servicio de internet grabar y facilitar datos del usuario que es investigado.

La ley se aplicará a quienes transgredan las normas dentro y fuera de Nicaragua, lo que según la oposición incluye a los exiliados que hacen campaña contra el gobierno, para lo cual el Estado recurriría a convenios de asistencia mutua.

Sandinistas proponen catalogar como “agentes extranjeros” a miembros de ONG y medios internacionales

Comparte este artículo:

Los diputados del presidente nicaragüense Daniel Ortega presentaron este martes un anteproyecto de ley que prevé catalogar como “agentes extranjeros” a quienes reciban dinero de entes foráneos, una iniciativa que podría afectar a organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación internacionales presentes en el país.

“Todas las organizaciones, agencias e individuos que trabajen, reciban fondos o respondan a organismos que pertenezcan o sean controlados, directa o indirectamente, por gobiernos o entidades extranjeras, deben registrarse como agentes extranjeros” ante el Ministerio de Gobernación, afirma la propuesta presentada por la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) de Nicaragua.

Se trata de regular las actividades de “personas naturales y jurídicas que respondan a intereses y financiamiento extranjero y deriven en injerencia en los asuntos internos del país”, señala el texto, presentado a algo más de un año de la elección presidencial de noviembre de 2021, en la que Ortega buscará su quinto mandato al frente del país.

Quienes sean catalogados como “agentes extranjeros” deberán “abstenerse (…) de intervenir en cuestiones o temas de política interna”, añade el texto del anteproyecto.

El catedrático de periodismo de la Universidad Centroamericana (UCA) Alfonso Malespín estimó, en declaraciones a AFP, que “este anteproyecto de ley coartaría la libertad de expresión, el derecho al trabajo de quienes colaboren con agencias informativas y medios extranjeros, puesto que no contempla la libertad de prensa como una excepción”.

La pretendida legislación “le arrebata a los periodistas nicaragüenses el derecho a reportar y a opinar sobre los asuntos internos de su propio país, so pena de sanciones penales”, añadió.

Malespín estimó como un elemento grave que “a un periodista le llamen agente extranjero, es casi como que le digan agente del imperio (Estados Unidos) o de la CIA (Central de Inteligencia). Es una forma de clasificarlo y preparar el terreno para hacerlo blanco fácil de las represalias”.

La escritora Gioconda Belli, reaccionó en twitter que la pretendida ley “cercena derechos a los nicaragüenses arrogándose potestad de llamarlos ‘agentes extranjeros’, nombre que encierra de hecho una negación de ciudadanía”.

(Fuente: AFP)