El TLCAN, de condena milenaria a botín político

El nombre de Carlos Salinas de Gortari nunca habia tenido tanta relevancia en los pasados 20 años como en estos momentos, ya que el Tratado de Libre Comercio de America de Norte esta en un proceso de re negociación, donde tanto Estados Unidos como Mexico buscan hacer cambios que  favorezca a sus economías, pero especialmente a sus actuales presidentes.

Tanto el presidente Peña como el presidente Trump atraviesan crisis políticas que no son menores, por un lado, Peña goza de numeros desfavorables en su percepcion ante la opinión pública y el PRI esta en riesgo de perder la presidencia, mientras que Trump está bajo fuego por los reciente sucesos en Charlottesville, Virginia, donde se manifestaron grupos supremacistas blancos quienes apoyan a Trump, donde uno de ellos arrolló a una multitud que protestaba contra ellos, asesinando a una activista. Mas alla de este suceso el magnate no ha gozado de numeros elevados de aprobación, pero actualmente atraviesa un punto crítico.

Ambos tienen la presión de articular negociaciones que busquen principalmente ser alimento mediático a su aprobacion, es por ello que se busca de parte del gobierno mexicano una negociación que sea un impulso para quien pueda ser su candidato. La formula perfecta para Peña seria que el acuerdo traiga beneficios económicos y de inversión al pais, los cuales despues serian manejados por quien tentativamente será el candidato priista, que todo apunta será José Antonio Meade.

Trump por su parte tiene una situación  distinta, pues inclusive su asesor estrella y figura controversial Steve Bannon ha declarado que el tema de la balanza comercial con México no es prioritario sino el tema de la guerra comercial con China, pues a largo plazo podría dañar aún mas las finanzas de los Estados Unidos.

Hay otro personaje que ha hecho una lectura correcta de esta situación y busca sacarle provecho : AMLO.

El lider de MORENA y por el momento candidato presidencial con más reflectores, ha declarado que debe ser el próximo presidente quien renegocie el TLCAN, pues declaro: “Peña es un mandatario débil” y asume la negociación será desfavorable para el pais. El problema para la oposición es precisamente el escenario favorable, pues desarticularía el argumento de que la economía va en picada y México esta en un ambiente apocalíptico como se presento en tiempos del reciente gasolinazo.

Los tiempos han cambiado y la lectura del TLCAN también. Lo que en un momento fue un acto de traición del entonces presidente Salinas, ahora se convierte en un botín politico que todos los actores que aspiran a la presidencia quieren probar, pues de ello puede depender si ganan la presidencia y de la estabilidad económica que hereden. Salinas ha cambiado de ser un enviado del imperio a un visionario en ojos de algunos.

Ese tratado que hundiría al pais al subdesarrollo se ha convertido en el que nos saque de el, cambiando toda la lectura y discurso politico de la izquierda, pues históricamente se han opuesto a él.

No significa que estos acuerdos comerciales sean la salvación del trabajador mexicano, pero de no existir , su situación seria aún peor. Quién diría, la maldicion resultó bendición con el paso del tiempo.

#HojaDeRuta: “Momento de que México voltee al Sur”

“Aquí abajo, cada uno en su escondite. Hay hombres y mujeres, que saben a qué asirse. Aprovechando el sol y también los eclipses. Apartando lo inútil y usando lo que sirve. Con su fe veterana, el Sur también existe”.

El poema de Benedetti resuena en un momento de sacudidas geopolíticas en distintas partes del globo. Para México resulta de particular relevancia en un momento donde la “integración” (habría que analizar y cuestionar el alcance del concepto) del TLCAN, la gran apuesta económica de política exterior de los últimos 25 años, navega en aguas inciertas.

Aunque hoy los reflectores están puestos en la negociación del tratado, no hay que olvidar el contexto que la provoca: la llegada de la ultra derecha a la presidencia de Estados Unidos encarnada en la figura de Donald Trump, personaje que ha ejercido la vejación pública más cruenta hacia México que se recuerde en la historia contemporánea.

Es una negociación que parte no solo de un cambio político que ha provocado un efecto dominó, también parte de la indignidad, pues la autoridad política de México, en particular el presidente EPN, ha sido de una debilidad y tibieza tal que descorazona.

Hace algunos días fui invitado por Alianza Cívica a moderar un diálogo con Sara Tamez, vieja amiga que durante los últimos años se ha dedicado a trabajar en campañas políticas de Sudamérica. En particular, venía a compartir la experiencia de la reciente victoria de Lenín Moreno en la elección presidencial de Ecuador. Dentro de sus vivencias, contaba cómo mucha gente en el cono sur le reprochaba que México no volteaba hacia la región, que vivíamos solo viendo hacia el norte. Recordé de inmediato que me tocó vivir el mismo reclamo hace ya más de una década en Chile. Lo increíble es que México sí es referencia en múltiples aspectos en el hemisferio sur, desde la cultura popular hasta ciertos aspectos de su desarrollo.

Hoy nuestro país concentra poco más del 80% de sus exportaciones a Estados Unidos, menos del 3% a Canadá y 16% al resto del mundo (Reforma, 2017). Por supuesto que el argumento geopolítico, de aprovechar la proximidad con la economía más grande del mundo es racional y una meta deseable, pero eso no debería significar dependencia absoluta ni cortedad de miras, sobre todo en un momento donde el mismo país que pregonó el liberalismo económico a pies juntillas hoy apuesta por la cerrazón y el proteccionismo.

Por ejemplo, en la industria automotriz, que es el sector que mayor participación tiene en las exportaciones mexicanas hacia EEUU, con 23%, un trabajador norteamericano gana en promedio 29.5 dólares la hora, mientras que el mexicano gana 4.51. La diferencia es brutal, e ilustra el por qué México sigue y seguirá siendo atractivo para la maquila, pero también, cómo este modelo que ha hecho crecer sustancialmente las exportaciones no se ha traducido en crecimiento suficiente ni ha podido frenar el crecimiento de la pobreza y la desigualdad.

La renegociación del TLC sin duda es estratégica para nuestro país, pero también una llamada de atención, un grito y un destello que nos obliga a mirar hacia otras latitudes y replantear nuestro rol económico en función del lugar que queramos ocupar en el mundo, las ideas que representemos, el proyecto de nación que comencemos a construir.

Quizá como nunca antes, la visión de política exterior será de primer orden en la agenda de la sucesión presidencial de 2018. Habrá entonces que recordar que el sur también existe, lo mismo que el oriente: pero aquí abajo, cerca de las raíces, es donde la memoria ningún recuerdo omite. Y hay quienes se desmueren, y hay quienes se desviven. Y así entre todos logran, lo que era un imposible: que todo el mundo sepa que el Sur también existe”.

Arrancan la renegociación del TLCAN.

A más de 23 años de su entrada en vigor, Estados Unidos, México y Canadá pusieron este miércoles en marcha el proceso de modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El banderazo de salida estuvo a cargo del representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, del secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, y de la canciller canadiense Chrystia Freeland.

Freeland coincidió en que Canadá espera “una conversación productiva y constructiva”. “Hemos estado construyendo durante algún tiempo una muy fuerte relación entre Canadá y México, incluyendo una fuerte relación entre nosotros dos”, añadió.

Estados Unidos dejó por su parte en claro que pretende un calendario “ambicioso” y “agresivo” de renegociación del TLCAN, que resulte en beneficios para los tres países, de acuerdo con un funcionario de la Representación Comercial de la Casa Blanca.

Durante la primera ronda de negociación, los tres países definirán alrededor de 30 capítulos, compartirán propuestas de texto de forma clasificada, intercambiarán cifras comerciales y empezarán el proceso de identificar coincidencias y discrepancias.

Esta primera discusión se extenderá por espacio de cinco días en un hotel de la capital estadounidense. La segunda ronda tendrá lugar en México y la tercera en Canadá en algún momento del invierno.

Estados Unidos anunció que su meta en las negociaciones del TLCAN es eliminar los déficits comerciales con México y Canadá.

México ha señalado por su parte que busca que la modernización del TLCAN resulte en una mayor integración de los tres socios comerciales norteamericanos.

Canadá desea un acuerdo trilateral “más progresista” con salvaguardas laborales sólidas y disposiciones ambientales que combatan el cambio climático y reformar el proceso de solución de controversias entre inversionistas y Estado, para asegurar que los gobiernos tengan un “derecho ineludible” a regular en el interés público.

Inicia renegociación del TLCAN; Advierte Guajardo de proceso difícil

Durante el evento que dio inició a las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reconoció que el proceso será difícil, pero que confiaba que el NAFTA 2.0, como lo llaman los estadounidenses, será un “ganar-ganar-ganar” para las tres partes.

“Puede ser un proceso difícil, pero estoy convencido que los beneficios que podremos lograr para nuestros países justifican ese, y cualquier esfuerzo”, dijo Guajardo durante la conferencia de prensa.

El titular de la Secretaría de Economía puntualizo que México impulsará cuatro puntos cruciales en las mesas de negociación.

Guajardo también dijo que México trabajará de cerca con sus contra partes para lograr un acuerdo ganar-ganar-ganar para los tres países.

Finalmente, el Secretario de Economía recalcó que América del Norte fue pionera para desarrollar un acuerdo que cambió la arquitectura del comercio internacional y que estaba seguro que volvería a ser así después de las renegociaciones.

Renegociación del TLCAN y los salarios mexicanos, nada nuevo en nuestro futuro

Últimamente se ha creado mucho furor con respecto a la noticia exhibida por Bloomberg respecto a que “Durante la negociación del TLCAN, se buscara presionar al gobierno mexicano para incrementar los sueldos mínimos”. Para muchos puede ser una innovación, un apoyo para la sociedad, hasta un movimiento positivo del gobierno americano para favorecer a la sociedad mexicana. Pero la realidad no es así, México, ya se encontraba en pláticas para incrementar el salario mínimo en general, todo debido a las normas impuestas en, el ahora difunto, Acuerdo Transpacífico de cooperación.

El gobierno de Obama presiono al acelerar la firma de dicho tratado, donde no solo estipulaban la creación de nuevos salarios mínimos en múltiples países, sino también el renegociar los estatutos laborales y crear mejores estándares laborales entre todos aquellos países miembros. Pero ahora tenemos una nueva negociación en mano, liderada por el presidente de los Estados Unidos que, como hemos podido observar, tiene poco de negociador y más de impositor.

Pero veamos desde otra perspectiva, ¿Que conllevaría el aumentar los salarios mínimos en México?

Bueno, inicialmente mejoraría las oportunidades de múltiples trabajadores al aumentar sus ingresos, pero al mismo tiempo crearía nuevas problemáticas para pequeñas y medianas empresas que aún no han logrado estabilizar sus ganancias. Aunado a esto, las empresas mexicanas se ven constantemente ahogadas con impuestos duros, revisiones constantes y sin mencionar los costos que, por ley, deben de cubrir por parte de sus empleados, como lo son el seguro social, aguinaldos y demás.

Entonces, ¿Realmente estamos viendo un beneficio directo?

En mi opinión si es necesario que incremente el salario mínimo mexicano. Nos hemos quedado rezagados ante los aumentos en los costos de vida y la necesidad de otorgar mejores oportunidades a nuestra sociedad. El problema es simple, no existe en realidad una base para implementar directamente los aumentos sin afectar en general a la cadena laboral. Necesitamos reestructurar nuestras políticas fiscales y también otorgar beneficios tributarios a nuevas empresas. Así como mejorar las leyes laborales para que por fin exista un beneficio para tanto empleado como empleador.

La renegociación del TLCAN aún ni ha comenzado, por lo tanto todavía no podemos analizar ni percibir los posibles beneficios o daños que pueda atraer esto a la mesa. México tiene que imponerse ante el gobierno de los Estados Unidos, pues ellos también han creado una necesidad del comercio constante con nuestro país. En todo caso podríamos ver una nueva oportunidad en el comercio con Canadá, atrayendo nuevas inversiones de este gran país del norte y promocionando productos mexicanos en sus mercados. Los cuales aún no han sido tan explotados como el americano por nuestras empresas nacionales.

Busca México una modernización del TLCAN: Ildefonso Guajardo

Las discusiones por el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica siguen, ante eso, el gobierno de México aseguró que la modernización del TLC tiene que garantizar el incremento de la migración legal, negocios temporales y el enriquecimiento del comercio para nuestros compatriotas.

El titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo señaló que el objetivo es incrementar la migración legal para proveer servicios y que a través del reconocimiento de este tipo de procesos se enriquezca la parte del comercio.

Guajardo aseguró que el gobierno de Estados Unidos no quiere negociar el capítulo 16 del TLC, donde están marcados los tópicos de profesionalismo laboral y el enriquecimiento intrapersonal.

Las declaraciones de Guajardo coinciden con el anuncio que hizo la Casa Blanca en el sentido de que modificará el perfil de aquellos a quienes se les da permiso para trabajar en Estados Unidos.

Durante la presentación del equipo de negociadores de México, que incluye a Kenneth Smith y Salvador Behar, el funcionario federal señaló que otro compromiso que el país mantiene es crear un mecanismo certero para solución de controversias.

Las negociaciones inician este 16 de agosto en Washington, posteriormente se dará fecha para la segunda negociación que será en la Ciudad de México.

¡La Hora de la Verdad! Anuncian fecha para renegociación del TLC

La administración del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció esta mañana las fechas para la primera reunión para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Según fuentes de la agencia Reuters, las negociaciones entre los tres países se darían en siete reuniones a lo largo de siete semanas, comenzando con la reunión del 16 y 20 de agosto en Washington, D.C., antes de llegar a conclusiones sobre la renegociaciones.

Precisamente esta semana funcionario del gobierno estadounidense dieron a conocer la estrategia de negociación, con el énfasis puesto en bajar sus déficit comerciales con México y Canadá, así como también exigirles concesiones.

Con esto, Donald Trump, estaría cumpliendo una de sus propuestas de campaña, puesto que el presidente republicano considera que el TLCAN ha sido un desastre para su país y uno de los peores tratados de libre comercio que a firmado la Unión Americana.

Durante sus primeros meses en la Casa Blanca, Trump, amenazó con abandonar el tratado, pero al final opto por sentarse en las mesas de renegociación con México y Canadá.

Más Trumpadas contra México

Las declaraciones polémicas del presidente de Estados Unidos Donald Trump, no han cesado. Este viernes amenazó en cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), lo cual ha puesto como ultimátum, en caso que Estados Unidos no pueda tener una negociación a modo del TLCAN, el cual ha estado vigente desde 1994.

“Estamos buscando una completa renegociación del TLC, y si no la obtenemos lo cancelaremos (…) para siempre”; expresó Trump.

Desde el mes de abril, el presidente Estadounidense ha intentado la modernización del TLC con México y Canadá, lo cual, su administración lo ha puesto como uno de los principales temas de la agenda de gobierno del gobierno de Trump.

Ante la reunión con Peña Nieto, Trump expresó que el TLCAN está en la lista de acuerdos internacionales que hacen daño, dando así lugar a su discurso agresivo que ha mantenido desde que hizo campaña y sostiene hasta estos días.

“Hemos enviado un mensaje claro al mundo: no permitiremos a otras naciones que se aprovechen de nosotros por más tiempo”; declaró.

El tema del muro no queda atrás, Trump aseguró que México “absolutamente” deberá pagar por el muro en la frontera Norte.

Se reúnen Peña y Trump; México pagará el muro dice Trump

En el marco de la reunión del G20 en Hamburgo, los presidentes de Estados Unidos y México, Donald Trump y Enrique Peña Nieto, tuvieron un encuentro, donde discutieron temas de importancia entre los dos países.

Momentos antes del inicio de la reunión, un reportero cuestiono a Trump sobre si México pagaría el muro, a lo que el mandatario estadounidense contesto, “absolutamente”.

Durante la reunión, que duro aproximadamente 36 minutos, los mandatarios discutieron temas de seguridad y migración, así como la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Es fantástico estar con mi amigo, el presidente de México. Estamos renegociándola el TLCAN y otros temas con México”, dijo Trump.

A pesar de que en un video se escucha claramente la respuesta de Trump a la pregunta del muro, el canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que Peña no escucho y el tampoco, la respuesta del presidente de los Estados Unidos.

De igual manera, Videgaray, apunto que los equipos de ambos mandatarios acordaron no tocar el tema del muro.

Este es el primer encuentro entre Peña y Trump, desde que este último se volvió presidente de los Estados Unidos, anteriormente el estadounidense había visitado nuestro país mientras era candidato a la presidencia.

Consulta Pública para la Renegociación del TLCAN

Esta semana la Secretaría de Economía y el Senado de la República han abierto sus respectivos portales para recibir propuestas y sugerencias para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. No cabe duda que hoy más que nunca es importante la coordinación entre los distintos sectores de la sociedad con el gobierno para poder buscar un tratado ameno para nuestro país ante los retos que enfrentamos por el discurso xenófobo y las amenazas proteccionistas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Nadie puede negar la importancia de este tratado para nuestro país, desde que entró en vigor el 1ero de enero de 1994 nuestro PIB total se ha duplicado y nuestros intercambios comerciales con el norte se han prácticamente triplicado. Los números hablan por si solos: cada día cruzan la frontera (3,142 km) México-Estados Unidos 70,000 camiones de carga, 300,000 vehículos y 1,000 millones de dólares. Hay 54 puertos fronterizos, el 11% de la población de EUA es mexicana, 5 millones de empleos directos dependen de las exportaciones entre nuestros países, 83 millones de personas viven en los estados fronterizos, poco más de la mitad de la inversión extranjera directa que recibió México en 2015 fue de EUA (52%: 15,797.5 MDD) y las remesas enviadas a nuestro país fueron de 23,683.8  MDD convirtiéndolas en parte fundamental de la actividad económica.

Hay dos neoleoneses que están tomando un liderazgo importante dentro de este proceso de renegociación del TLCAN, el primero, Ildefonso Guajardo, secretario de economía ha sido claro y firme en la postura de México, no aranceles, un tratado benéfico para los 3 países y que nada ni nadie está por encima de la dignidad de nuestro país. Con amplia experiencia en negociaciones comerciales Ildefonso ha iniciado platicas desde hace varios meses con grupos empresariales importantes de nuestro país que han estado “afilando navajas” para respaldar con estudios y datos las posturas del gobierno mexicano ante esta negociación por venir. El propio presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón mencionó que la iniciativa privada ha contratado despachos expertos en el tema, algunos que inclusive participaron en la negociación original del tratado hace 25 años.

Otra neoleonesa que está tomando un papel importante en este proceso es la Senadora Marcela Guerra, Presidenta de la Comisión de Relaciones con América del Norte la cual también está lanzando una consulta pública para coordinarse con las autoridades correspondientes y dar a conocer la postura del poder legislativo ante este importante proceso el cual de llevarse a cabo tendría que ser ratificado por el senado.

Renegociar el tratado también puede significar una oportunidad para mejorar en las áreas donde nos hemos rezagado o donde han surgido nuevas problemáticas que hace 25 años no existían. Tal es el caso del sector energético y la oportunidad de modernizarlo aprovechando la reforma energética y las reservas naturales de nuestros 3 países, el sector agropecuario donde ciertos productos estadounidenses como la pera, la manzana y el maíz han desplazado parte del mercado mexicano por lo que se puede buscar el mejoramiento tecnológico para ser más competitivos y proteger estas industrias nacionales, los temas migratorios y de movilidad laboral que son sumamente importantes considerando que muchas empresas tienen procesos de producción compartida, entre otros temas.

Contrario a lo que piensan muchos creo que no tenemos porque temer, por el contrario creo que esta situación más que preocuparnos, debe de ocuparnos en colaborar y aportar desde nuestras trincheras en la construcción de un tratado justo, moderno y benéfico para las tres naciones. Debemos de ver la renegociación desde el lado positivo, nuestras economías han cambiado y hay puntos que se deben mejorar. México no tiene porque regatear ni sentirse intimidado ante las amenazas norteamericanas, la interdependencia regional que tenemos con Estados Unidos y Canadá nos da elementos para presionar y con la buena disposición de los negociadores mexicanos del gobierno federal, legisladores, academia y empresarios auguro una negociación fructífera para nuestro país.

Fuentes: Secretaría de Economía, Forbes, Senado de la República.