Tras polémica entrevista a Trump, los demócratas consideran opciones

Comparte este artículo:

Varios integrantes del Partido Demócrata de los Estados Unidos respondieron enérgicamente ante las admisiones del presidente Donald Trump que le “gustaría escuchar” a un país extranjero si éste tuviera información que le sirviera contra un rival electoral. También declaró que no notificaría al FBI inmediatamente si dicho acercamiento se diera o se intentara.

Las críticas no se hicieron esperar: los dos contendientes a la nominación demócrata que más están a la izquierda, Elizabeth Warren y Bernie Sanders, hicieron un llamado a iniciar un proceso de desafuero y destitución (mejor conocido como impeachment) para retirar a Trump del puesto; por otro lado, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, no llegó tan lejos pero sí reprochó los comentarios de Trump al declarar que eran “un asalto contra nuestra democracia” y que muestran que “no puede diferenciar entre bien y mal.”

Por otro lado, si bien senadores y congresistas republicanos como Lindsey Graham y Mitt Romney condenaron los comentarios de Trump, otros decidieron no comentar al respecto, como fue el caso del líder de la bancada republicana en el Senado, Mitch McConnell. La controversia emerge a poco tiempo de la salida del reporte del fiscal especial Robert Mueller, donde se detalló que varios integrantes de la campaña Trump colaboraron o se vieron inmiscuidos con agentes rusos y turcos.

Se espera que Mueller testifique ante el Congreso norteamericano para especificar personalmente los detalles de la investigación, ya que el reporte originalmente sólo sería entregado al Procurador General William Barr. No obstante, la interpretación de Barr al redactar el resumen ejecutivo del mismo provocó la crítica del equipo legal e investigación del reporte.

El presidente Trump mantiene al día de hoy que no coludió con ninguna potencia extranjera durante el proceso electoral del 2016. En Twitter, compartió una justificación contra las críticas de los demócratas al decir que “hablo con gobiernos extranjeros todo el tiempo.”

(Fuentes: The Guardian, CNN)

Pence Presiona Para la Ratificación de T-MEC en el Congreso Estadounidense

Comparte este artículo:

Este 23 de Abril, el Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, urgió al senado la ratificación del nuevo tratado comercial, T-MEC, en el congreso a más tardar este año.  

Pence, inicio esta campaña de apoyo, por parte de la actual administracion del Presiente Trump, al pasar por el sector automotriz en el estado de Michigan.

Sus razones para la cantidad de presión que esta haciendo hacia el capitolio para la firma de este tratado, incluyen:

–  La creación trabajos
–  Un campo comercial más equitativo (siendo que 8 de las 11 plantas automovilísticas de Norteamérica, fueron construidas en Mexico)
–  Mejorar la economía estadounidense

No obstante, un paso necesario para que inicie el proceso de ratificación, es que se lleve acabo una evaluación por parte de la Comisión del Comercio Internacional (USITC, por sus siglas en inglés). Para determinar el impacto que tendrá este tratado en la economía estadounidense.

En contraste a lo afirmó Pence este pasado miércoles, el informe de la USITC asegura que el T-MEC generará 30 mil trabajos en el campo automovilístico, sin embargo, la caída de ventas se estima que es de 140 mil unidades. Debido a las nuevas reglas de origen (aquellas que dictaminan los porcentajes de materiales usados en la fabricación de fijos automóviles), los precios de fabricación, el lugar de origen de dichos materiales etc., son factores que infleyen en la caida de las ventas previamente mensionada. 

La administración del presidente Trump no ha enviado ningún texto al capitolio para empezar el proceso de rectificación, tampoco se ha impuesto fecha para iniciar los debates en la cámara baja de Estados Unidos, a pesar de ello, la presidenta de dicha cámara Nancy Pelosi no se ha guardado su preocupación por las condiciones laborales en México.

A principios de abril, Pelosi, demostró su preocupación por las leyes laborales en México y exhortó a la cámara baja de EU a tomar acción sobre este tema. Concluyó el debate en que Pelosi pide que el proceso de inicio para T-MEC sea pospuesto hasta que exista un compromiso y acción por parte del Gobierno Mexicano y sus reformas laborales.

 

Time incluye a AMLO en su lista de 100 líderes más influyentes

Comparte este artículo:

La revista Time incluyó al presidente Andrés Manuel López Obrador, entre los líderes más influyentes del mundo, en su edición Time 100. La publicación en donde es mencionado el mandatario mexicano fue escrita por el periodista Jorge Ramos.

“Más de 30 millones de mexicanos votaron por un cambio en la última elección, y eso es exactamente lo que obtuvieron”, escribe Ramos en la publicación.

“El presidente Andrés Manuel López Obrador viaja en clase económica y se niega a vivir en la mansión presidencial de Los Pinos”, agrega el periodista.

Otras personalidades que aparecen en la edición de la afamada revista estadounidense, son la líder de la Cámara baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi; el presidente estadounidense, Donald Trump; el “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó; el Fiscal Especial Robert Mueller, y la activista sueca Greta Thunberg, entre otros.

 

El T-MEC sigue siendo un dolor de cabeza para México

Comparte este artículo:

– Desde Estados Unidos aumentan las presiones para que México cumpla con las condiciones plasmadas en el tratado comercial

– Se espera que esta semana se discutan y aprueben las leyes secundarias de la reforma laboral 

Si alguien creía que con la firma del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, se daría por cerrado el capítulo tan escabroso del T-MEC, estaba equivocado. 

En los últimos días han recrudecido las declaraciones desde el vecino país del norte, para amenazar a México que EEUU no votará el T-MEC hasta que nuestro país cambie sus leyes laborales. 

Nancy Pelosi, la Presidenta de la Cámara de Representantes y una de las políticas más influyentes en Estados Unidos, ha señalado que tienen que ver que México apruebe la legislación, pero también que tenga los factores establecidos que garantizarán su implementación y demostrarán algunos compromisos con sinceridad, porque es un gran problema cómo se trata a los trabajadores en el país. 

Es interesante como desde la unión americana nos instan a mejorar las condiciones sindicales, cuando son uno de los países que menos las cumple. 

Dejando de lado el sentimentalismo patriótico, lo que Estados Unidos exige no es algo negativo para el trabajador mexicano. Democracia sindical es un precepto que debe imperar y que lamentablemente se da muy poco en los sindicatos de los trabajadores en el país. 

Sin embargo, tampoco podemos dejar de lado que lo que realmente se está imponiendo desde norteamérica, es una agenda electoral. Ni los demócratas quieren un triunfo de Trump, ni el mandatario americano quiere un triunfo de los demócratas.

Así es que, incluso con la aprobación de las reformas secundarias, estamos con un riesgo mayúsculo de no tener una ratificación por parte del Congreso Estadounidense, sobre todo si los tiempos apremian y llega la época electoral en el vecino país.

Hay que estar atentos, porque puede venir lo peor. 

#HojaDeRuta: “¿Qué dijo Trump?”

Comparte este artículo:

Donald Trump, la lengua más violenta de la política global, ha dado su mensaje más solemne del año: el State of the Union. El Presidente norteamericano en turno comparece anualmente en una sesión general del Congreso, donde asisten tanto Senadores (Cámara Alta) como congresistas (Cámara Baja).

Históricamente, el State of the Union es el discurso donde el mandatario habla de los logros de su administración, de los retos que se enfrentan, de necesidades presupuestales y de las prioridades de su gobierno, desdoblando su agenda legislativa para el periodo.

La del pasado 5 de febrero no fue una edición ordinaria, pues se da en un clima de alta tensión entre Republicanos y Demócratas por la polémica insistencia de Trump de obtener presupuesto para construir su muro (que ya mutó a reja) en la frontera con México. 

Tal ha sido la obstinación del presidente y la resistencia de la oposición, que se dio el cierre del gobierno (shutdown) más largo en la historia de EEUU, es decir, no había presupuesto para mantener andando el aparato federal. Esta disputa también vio surgir una figura inesperada como líder opositora: la de Nancy Pelosi, veterana demócrata que actualmente ostenta la presidencia de la Cámara Baja.

Durante la medición de fuerzas de las últimas semanas, Pelosi demostró un temple y oficio muy superiores a los del Presidente, con respuestas punzantes y movimientos políticos que en todo momento superaron a un mandatario acostumbrado al terreno de la vociferación y la bravuconería en redes y medios, pero con poca experiencia en el ajedrez político que requiere tanto paciencia como certeza.

Pelosi asestó un duro golpe a la vanidad de Trump al sugerirle no asistir a brindar el mensaje anual al Congreso, pues al estar “cerrado” y sin recursos el gobierno federal, no podía garantizarse su seguridad. Aunque finalmente el evento se llevó a cabo, la sazonada demócrata ganó el juego de las percepciones.

¿Qué dijo Trump relevante para México? Aunque sin alusiones directas al nuevo gobierno ni al pueblo mexicano, nuestro país está en el centro de la actual tensión por el presupuesto para construir el muro (5.7 billones de dólares es lo que Trump ha solicitado) y la negativa demócrata de otorgarlo. 

El Jefe de Estado norteamericano ha amenazado incluso con declarar un estado de emergencia en la frontera con México (hay que recordar que durante pasados meses ya se dio el despliegue de tropas y se estarán enviando más) ¿Por qué no hizo esta amenaza en su principal mensaje del año ante todo el legislativo presente? Todo indica que la razón es que existe división en su partido, y habría republicanos que se opondrían a la medida, lo cual le significaría no solo una derrota legislativa, sino una considerable herida política.

Otra alusión a México -la única abiertamente crítica, en realidad- fue cuando criticó a los países que estaban dejando pasar caravanas migrantes. AMLO, por su parte, se mantuvo en la misma línea de no confrontación, y tras el mensaje agradeció que el norteamericano fue “bastante respetuoso de nuestro gobierno”.

Estamos pues ante un momento extraño, pues Trump ha decidido apostar todo su capital político a su base, de ahí que se explique su insistencia en obtener fondos para el muro, por otra parte, ha sido mesurado en su trato hacia el Presidente López Obrador y se avanzó en la iniciativa de generar proyectos de desarrollo en México y Centroamérica para desincentivar la migración. Sin embargo, más tropas se están desplegando en la frontera, lo cual es un mensaje agresivo, y al mismo tiempo, significa una vía de presión política hacia los demócratas que le permite a Trump dar la percepción de estar actuando por la seguridad fronteriza.

La tensión por el muro está cerca del punto de ebullición, pues en menos de dos semanas expira el acuerdo temporal para abrir el gobierno, y volverá a darse un choque donde, por el momento, los demócratas parecen estar en mejor posición ¿México podrá mantenerse solo como espectador? Veremos.

gilberto@altiusconsultores.com