Reporta canciller 18 “incidentes” menores en frontera con EU

Comparte este artículo:

Al ratificar que la política exterior de México no se realiza vía Twitter, el canciller Marcelo Ebrard dijo que en los últimos cuatro años se han registrado cerca de 18 incidentes menores en la frontera común con Estados Unidos y para ello se sigue un protocolo para evitar alguna discusión o enfrentamiento.

Ello luego de que el presidente de Estados UnidosDonald Trump, señaló que enviaría a la frontera sur de su país a soldados armados, tras un incidente el 13 de abril.

Consultado sobre la forma en que México ha avanzado en la relación bilateral con ese país, específicamente con el presidente Trump, Ebrard Casaubon dijo: “paciencia y prudencia”.

“México es un país especialista de la relación con Estados Unidos. Llevamos muchos años y hemos tenido momentos muy difíciles. Hoy en día ¿cuál es la relación con+? Yo decía ayer: somos el socio comercial número uno de los Estados Unidos, en el primer bimestre del año, por encima de cualquier otro país del mundo”.

Existe un protocolo de trabajo conjunto en cuyo primer punto está el establecer comunicación para evitar que se dé una discusión o enfrentamiento, “por fortuna eso no ha ocurrido y en este caso se resolvió muy rápido”, agregó.

Tras el incidente “no le habíamos otorgado ni nosotros ni los Estados Unidos mayor trascendencia a esto, pero hoy se confirmó la información que teníamos y se hizo pública con mayor detalle posible, a qué hora pasó, qué pasó”.

“En este sexenio solamente tenemos este incidente, pero en los últimos cuatro años los que tenemos registrados son como 18 de diferente tipo”, expresó en entrevista en el marco de la inauguración de la Tercera Edición de la Feria Aeroespacial México 2019, celebrada en la Base Militar de Santa Lucía.

Marcelo Ebrard comentó que hay zonas en la frontera común donde puede haber confusión, “por eso ya tenemos un protocolo armado” para evitar dificultades.

Firma Bachelet convenio de asistencia técnica para caso Ayotzinapa con SRE

Comparte este artículo:

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, firmó un convenio con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), para brindar asesoría y asistencia técnica a la Comisión presidencial para la verdad y el acceso a la justicia en el caso Ayotzinapa.

Bachelet, celebró y reconoció la voluntad del Gobierno actual para iniciar una nueva etapa en el caso, lo que a su vez permitirá superar los cuestionamientos hacia la investigación de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), por parte de distintas instancias nacionales e internacionales.

“Llegar a la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición en el caso Ayotzinapa es una obligación del Estado mexicano, y una oportunidad para potenciar cambios de fondo en el sistema judicial, alcanzar justicia para víctimas de graves violaciones a sus derechos humanos y saldar la deuda histórica”, dijo durante el evento Bachelet.

La comisionada de la ONU dijo que el objetivo será alcanzar la verdad y la justicia sobre la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa perpetrados la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.

Por su parte, el titular de la SRE, Marcelo Ebrard, señaló que encontrar la verdad sobre el caso es la principal preocupación de la administración de Andrés Manuel López Obrador, y agradeció el compromiso de la Oficina para apoyar la investigación.

“Más que reformas constitucionales, pensamos en la verdad y la justicia y eso sí es un cambio de régimen. Buscamos verdad y justicia, en este caso pero en todos los casos. Todas y todos los desaparecidos”, dijo Ebrard.

En la firma del convenio estuvieron presentes las madres y padres de los 43 normalistas, por lo que el canciller destacó que sin su lucha, muy seguramente un cambio de régimen en México no sería posible.

Trump ahora presiona al Congreso estadounidense sobre tema migratorio

Comparte este artículo:

Donald Trump repite hoy, una vez más, su amenaza de cerrar la frontera, aunque esta vez se refirió a “vastas secciones de la frontera”, en caso de que el Congreso no implemente leyes de migración adecuadas.

A través de Twitter, el presidente norteamericano pidió al Congreso de su país eliminar “inmediatamente las lagunas” en el sistema de migración.

El problema migratorio es visto por Trump de distintas maneras, tal vez dependiendo de su humor, pues ayer dijo que estaba cien por ciento listo para cerrar la frontera y frenar así el flujo de migrantes, pese a que era consciente del daño económico, pues según él, la seguridad estaba por encima de todo.

Sin embargo, más tarde la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders matizó estas declaraciones al reconocer que México estaba siendo más responsable para lidiar con la inmigración ilegal, y esperaba que esa actitud se mantuviera “para que no nos veamos obligados a tomar medidas drásticas, como cerrar los puertos de entrada en nuestra frontera”.

Mientras tanto, este martes el canciller mexicano, Marcelo Ebrard aseguró que Mike Pompeo le ha dicho que su gobierno no piensa cerrar puntos en la frontera.

La amenaza de cerrar la frontera que, en 2018 movió unos 612 mil millones de dólares le ha valido a Trump advertencias hasta de sus afines.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, ha dicho que sí hay una crisis en la frontera, pero cerrar la frontera “tendría un impacto potencialmente catastrófico”.

La Cámara de Comercio estadounidense advirtió que la medida sería una “debacle asegurada”, pues hay cinco millones de empleos que dependen del comercio con México.

El consejero económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow dijo que están estudiando la forma en que un eventual cierre no tenga un perjuicio económico, como “dejar abiertos los carriles de carga”.

Por lo pronto en los puertos fronterizos se están registrando enormes filas para ingresar a Estados Unidos que van de tres a ocho horas de retraso.

A lo que este miércoles, el presidente Andrés Manuel López Obrador que ha rehuido a tocar con el pétalo de una recriminación las amenazas de Trump, minimizó las pérdidas por la lentitud en los cruces al asegurar que: “No es significativa, no hay problemas graves, no hay”.

(Con información El Mañanero Diario)

Asegura AMLO que a nadie le conviene un cierre de la frontera

Comparte este artículo:

El presidente Andrés Manuel Lopez Obrador advirtió que un eventual cierre de la frontera no conviene a nadie, esto ante las amenazas de su homólogo estadounidense, Donald Trump.

“No nos conviene a nadie el cierre de fronteras, no es lo más recomendable. Celebro que el Gobierno de Estados Unidos esté reconociendo que estamos ayudando, lo vamos a seguir haciendo, vamos a seguir apoyando con mucho cuidado, con mucha cautela, porque se trata de un fenómeno (migración) que surge por la desatención a la gente”, dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

Al ser cuestionado sobre la lentitud que se registra en los cruces fronterizos, el mandatario dijo que es algo que el Canciller, Marcelo Ebrard, ya esta atendiendo.

“Es un tema que ya se esta atendiendo, hay muy buena comunicación con Estados Unidos, el Canciller Marcelo Ebrard, tiene comunicación permanente. Estamos ayudando, lo vamos a seguir haciendo, para que se evite un conflicto, que mantengamos abierta la frontera. Hasta ahora, estaño abiertos los cauces, las garitas, no hay ningún problema”, afirmó el político tabasqueño.

En referencia al fenómeno migratorio, AMLO confió en que sea transitorio y aseguró que se esta manejando con responsabilidad y cooperación.

“No es significativo, no hay problemas graves, no hay. Vamos a procurar distender este ambiente. Vamos muy bien, estamos ayudando nosotros. Es un fenómeno que espero que sea temporal, transitorio, tiene varias aristas. Lo más importante es manejarlo con responsabilidad y que haya cooperación entre todos”.

Ebrard descarta que EU vaya a cerrar la frontera

Comparte este artículo:

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, descartó que Estados Unidos vaya a cerrar la frontera como lo ha venido diciendo el presidente de esa nación, Donald Trump.

“Nos han dicho que no va a ocurrir, y esperaríamos que no ocurra, sí les creo. No tienen la intención de cerrar (la frontera)”, dijo Ebrard en conferencia de prensa.

El canciller indicó que hasta el momento no se tiene reportado un cierre de garitas en la frontera norte del País, pero reconoció que en Ciudad Juárez, tes de los ocho puentes internacionales registran retrasos.

“Nos dicen las autoridades que los funcionarios que revisan los vehículos ahora hacen documentación de migrantes. Lo que más nos preocupa es Ciudad Juárez con tres de sus puentes con más retrasos. No tienen previsto hacer ningún cierre completo, pero sí vamos a tener un paso más lento, especialmente en Ciudad Juárez, en tres puntos de ocho”.

Por otro lado, Ebrard aseveró que la política migratoria de México, en cuanto a los centroamericanos que transitan por el País hacia Estados Unidos, no va a cambiar ante las presiones de Trump.

“Le hemos comunicado a Estados Unidos que nuestra política migratoria es diferente a la suya. Si no logramos normalizar esto, nos va a costar económicamente a ambos países”.

Por último, el titular de la SRE dijo que se espera regularizar el tránsito en la frontera manteniendo el diálogo con las autoridades estadounidenses, pero reconoció que la SRE esta preparada para diferentes escenarios.

#HojaDeRuta: “Las historias de Tatiana”

Comparte este artículo:

El auditorio estaba rebosante hasta las galerías. Una sala contigua tuvo que ser abierta porque el público no dejaba de llegar. Viejas amistades, estudiantes, profesores, periodistas y curiosos se daban cita para ver y escuchar la versión de una historia (la campaña victoriosa de López Obrador a la presidencia), y, sobre todo, a su peculiar narradora: Tatiana Clouthier.

Aunque oficialmente es Diputada Federal, su taza favorita tiene impresa la leyenda “Ciudadana de Tiempo Completo”, la misma con la que escuetamente se describe en sus redes sociales, espacio donde, quizá sin proponérselo, se convirtió en un referente. 

El reloj ya se acerca a la verticalidad total: están por dar las seis de la tarde. A ella, que lo mismo ha estado en cadena nacional que en mítines multitudinarios, se le ve nerviosa, pero contenta. Está por arrancar la primera presentación de su libro “Juntos Haremos Historia” en la Universidad de Monterrey.

No es fácil decidirse a hacer público el testimonio de una campaña presidencial, sobre todo si la consigna es ser veraz y brindar al público una mirada a la trastienda de uno de los procesos políticos más intensos que se pueden vivir en la democracia.

Esta tarde me toca “presentar” el libro junto a Azucena Uresti y Javier Risco, ejercicio que quizá tenga más sentido entender como “compartir”, pues un lector no puede ofrecer a otro su propia experiencia, sino el relato de ella, esperando contrastarla y entre las distintas miradas ir ensanchando el paisaje.

Tuve el privilegio de asesorar a Tatiana en manejo de medios durante la campaña presidencial junto a un talentoso grupo de colegas como Bárbara González y Juan Carlos Altamirano. Pero mucho antes que eso, fuimos amigos y compañeros de batallas. Perdimos muchas, ganamos un puñado, pero siempre nos encontramos.

En mi turno compartí algunas ideas que me provocó el texto. En primera instancia, reflexionar sobre la relevancia del texto en sí mismo: una mirada privilegiada de un momento histórico. Creo en eso que el Maestro Eric Hobsbawm llamaba “el pasado público”: aquellos hechos que marcan a una colectividad, y que es necesario conocer, reflexionar y debatir para comprender mejor nuestra realidad. Independientemente de la posición que se tenga, la elección de 2018 ya es uno de esos hechos.

Segundo: el inconmensurable valor de la autenticidad. En un mundo que vive una crisis de confianza hacia instituciones y liderazgos tradicionales, la frescura de decir lo que se piensa y actuar con naturalidad se nota. “La Tía Tatis” no nació en campaña, no es un personaje. Tatiana es la misma en una fiesta, repartiendo volantes en el metro o en el noticiero de Loret. Su forma de ser, que exuda franqueza en cada frase, se alineó a un momento político donde el principal sentimiento electoral era la rabia, y la necesidad de cambio era total.

Tercero: la campaña de AMLO fue la única que pudo hacer uso de la esperanza, el humor e, incluso, la ironía. El “Andrés Manuelovich” para desarmar la trama rusa o puntadas como el famoso “¿A quién propone?” que Tatiana puso en la quijada virtual de Meade a través de Twitter, fueron dando la nota a lo largo del proceso.

Cuarto: la receta de una campaña ha cambiado, pero no han desaparecido los ingredientes tradicionales. Tatiana lo relata con apertura: en tierra, tenían un candidato obsesionado con recorrer los 300 distritos electorales y mantener el contacto directo, además de coordinadores regionales de alta experiencia, como Ricardo Monreal y Marcelo Ebrard. En aire, la consigna fue “ni un solo espacio vacío”, donde Tatiana se asumió como la principal vocera de la campaña, pero también como coordinadora de un equipo de vocerías que replicaba el mensaje del candidato. En redes, autenticidad y frescura para conseguir, más que likes, eso que llaman “engagement” o un público enganchado, con particular énfasis en jóvenes y mujeres. Y en relaciones públicas estratégicas, el gabinete propuesto teniendo reuniones temáticas con organizaciones de influencia por todo el país para explicar el proyecto de forma temática.

Terminamos y el público generó círculos concéntricos alrededor de la autora pidiéndole fotos y firmas del libro. Atendió a todos sonriente. Cuando yo me fui, aún quedaba una fila que cruzaba la mitad del vestíbulo. 

Ayer vi fotos de sus actividades en la Cámara. Llevaba una blusa blanca con la silueta de un corazón humano estampada en carmín en su lado izquierdo, y pensé: “al latir de Tatiana le quedan muchas historias por escribir”.

México ante Venezuela, ¿Tibieza, mesura o estrategia?

Comparte este artículo:

Para muchos, ha sido sorprendente la postura de México ante los recientes sucesos en Venezuela. Me atrevo a decir que a faltado un análisis sustancial, y que ha habido una especie de psicosis que distorsiona un poco los hechos y el estudio objetivo. La decisión de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de actuar conforme al principio de No Intervención, establecido en el art. 89 fracción X de la CPEUM, y retomar algunos elementos de la Doctrina Estrada, nos hablan de una neutralidad que podría significar tres cosas: tibieza, mesura, o estrategia.

 Después de apenas un mes de gobierno, sería irresponsable asegurar con cualquiera de estos calificativos. La política exterior de México se encuentra en etapa de delineación. Claro está, que esto no significa inhibirse o ignorar los eventos internacionales. Al contrario, las decisiones que se tomen ahora nos pueden ilustrar algunos signos del rumbo que tomará la Cancillería por los próximos 6 años (si es que hay continuidad respecto a un diseño y una ejecución congruentes). Hasta ahora, la línea había sido una agenda de derechos humanos. Sin embargo, ayer se optó por la neutralidad. ¿Por qué?

Si bien, la neutralidad no es una carta comodín, que se pueda aplicar ante cualquier evento para deslindarse, sí es una tradición en la historia de la política exterior mexicana. México no ha tenido el alcance político o la relevancia coyuntural para mediar en los conocidos conflictos internacionales como el árabe-israelí, pero sí ha tenido algunos destellos de liderazgo y de tercer partido mediador en sucesos en Latinoamérica, durante el siglo pasado.

Ahora, retomando la crisis de Venezuela. Hay una cantidad importante de factores que se están dejando fuera de las conclusiones de gran parte de la opinión pública:

El rol de Estados Unidos: su papel, y la carga geopolítica. Hay que recordar que sigue siendo Trump el que está a cargo del ejecutivo, y Pompeo como Secretario de Estado. Los mismos que se han caracterizado por una política exterior brusca y hasta imprudente. Los mismos que declararon a Jerusalén como capital de Israel, los mismos que presionan con el muro y sostienen declaraciones agresivas contra México. 

América Latina tiene una historia particular con EUA y sus intervenciones. No es la primera vez que este último apoya a alguna facción política en un asunto doméstico. Aunque en el discurso sea en aras de la democracia, es imposible prescindir de los puntos económicos y políticos. El reciente decremento en la influencia de EUA en Latinoamérica, y el interés en los abundantes recursos en Venezuela (particularmente petróleo), vuelven cuestionable el discurso pro-democracia y pro-derechos humanos de EUA. 

Ahora bien, las intenciones turbias de actores como EUA y Brasil en el reconocimiento de Guaidó no invalidan la urgencia y necesidad de esperanza para el pueblo venezolano. Bajo esta lógica, se podría argumentar de alguna manera que ¿los medios justifican el fin? ¿Si el apoyo de EUA a la oposición contribuye a que Venezuela vea luz en su crisis humanitaria, es válido a pesar de que se haga por los recursos y dominación política, y no realmente con fines democráticos y de DDHH? Tal vez sí. Y aquí es donde recae la complejidad para la toma de las decisiones.

Mantener relaciones diplomáticas con el gobierno de Nicolás Maduro no se traduce en apoyar su régimen, sus acciones ilegítimas, las faltas a los derechos humanos, o las políticas extremistas. La no-intervención, y el discurso en los distintos comunicados emitidos por canales oficiales, explican la naturaleza de mesura de México.

Al aludir a la resolución pacífica de controversias, y a ofrecer -en conjunto con Uruguay- apoyo para procesos de diálogo y una respuesta diplomática, se puede perfilar a México como un posible mediador o tercer partido, que debe de ser neutro. Si se dan otros indicios de esto, se podría estar hablando de una estrategia diplomática que buscaría ayudar genuinamente al pueblo venezolano y a sus valores democráticos.

De no ser así, la mesura y prudencia de retomar el principio de no intervención y la Doctrina Estrada, podrían volverse un ejemplo de tibieza. Si la violencia sigue, México debe de condenar las faltas a los derechos humanos y pronunciarse con una postura más clara. De esto no queda duda.

Que quede claro: Venezuela no se merece a Maduro. El pueblo venezolano amerita el cese al sufrimiento, a la violencia, a la represión y al hambre. América Latina es más que dictadores y gobiernos autoritarios. Pero la desesperación no puede ganar, y se necesita una política exterior congruente y de estrategias. Que México reconozca a Guaidó, fácticamente, no hace la diferencia. Que México sea un partido neutro que pueda mediar, abogando por la solución pacífica de controversias, podría ser una ventana de esperanza. 

 

Gobierno de México reconoce aún a Maduro como Presidente

Comparte este artículo:

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard y el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez, afirmaron que por el momento no hay cambio en la posición con respecto al gobierno de Venezuela y sigue reconociendo a Nicolás Maduro como presidente del país sudamericano.

“No hay cambio de posición y México reconoce a Maduro, respetamos el receso político en Venezuela”, dijo Ramírez.

“Respetamos la decisión de otros países y no coincidimos con la posición de Almagro (presidente de la OEA) porque México no fue consultado”, agregó el vocero oficial.

Por su parte el vocero de la SRE, Roberto Velasco, dijo que por el momento México no prevé cambio alguno en su política de no intervención respecto a la situación del país sudamericano.

Estados Unidos le entra a invertir en el sur de México

Comparte este artículo:

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, informó que Estados Unidos invertirá 4 mil 800 millones de dólares para el sur de México y 5 mil 800 millones en Centroamérica, esto con el fin de mejorar las condiciones en esas zonas y mitigar el fenómeno migratorio.

“Los Estados Unidos, por su parte, a través de la corporación de inversión privada en el exterior estará enfocado en aumentar la inversión privada y pública en México totalizando 4.8 mil millones de dólares, incluyendo 2 mil millones de dólares para proyectos en el sur de México”, dijo el Canciller mexicano.

Por otro lado, en el proyecto para Centroamérica, el gobierno estadounidense entregará 5.8 mil millones de dólares para el desarrollo económico.

“Estados Unidos se compromete a entregar un total de 5.8 mil millones de dólares para reformas institucionales y desarrollo económico del triángulo del norte por medio de fuentes privadas y públicas”, informo Ebrard.

Por último, el ex Jefe de Gobierno, detalló que en el 2019 se convocará a una reunión bilateral entre autoridades mexicanas y estadounidenses, con el fin de llegar a un marco de acción y establecer un grupo de trabajo de alto nivel.

México invertirá 30 mmdd para Plan de Desarrollo Integral migratorio: Ebrard

Comparte este artículo:

El canciller Marcelo Ebrard anunció la inversión de 30 mil millones de dólares en el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, que pretende mitigar la migración hacia Estados Unidos.

En conferencia de prensa, Ebrard señaló que los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador también participarán en la implementación del Plan de Desarrollo Integral, en el que México relizará la inversión anunciada en los próximos cinco años, y cambiará su política migratoria para responder a las necesidades que requieren el sur de nuestro país y Centroamérica.

Ebrard dijo desde la Cumbre Intergubernamental para la Adopción del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, que la implementación de este plan será más eficaz que cualquier otra política migratoria de contención, y que los países de la zona aspiran a que se alcance una visión regional en el tema migratorio.

De acuerdo con reportes del diario Reforma, en su participación, la canciller de Honduras María Dolores Agüero, expuso que el dinero que se invierta en la implementación del plan servirá para fomentar la creación de empleo y combate a la pobreza en los países del Triángulo Norte de Centroamérica y el sur de México.

La canciller explicó que con este plan, tienen como objetivo romper el ciclo migratorio con atención a sus causas estructurales: la pobreza, la desigualdad, la violencia y el desempleo.

El proyecto, informaron, está organizado en cuatro capítulos: el origen de la migración; el tránsito de los migrantes; el destino y retorno, que considera cómo recibirlos cuando deciden regresar.

El pasado 1 de diciembre, los gobiernos de México, Guatemala, Honduras y El Salvador firmaron un entendimiento en el que se instruía a los cancilleres a trabajar en el diseño e implementación del plan, con la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal).

“En el Plan de Desarrollo Integral cambia el paradigma, no solamente de la migración y el desarrollo, sino de la cooperación hacia los países del sur”, subrayó la secretaria ejecutiva del mecanismo de Naciones Unidas, Alicia Bárcena.