Juez estadounidense niega libertad bajo fianza a Tomás Yarrington

Comparte este artículo:

Un juez estadunidense dispuso hoy que el ex gobernador del estado mexicano de Tamaulipas, Tomás Yarrington, permanezca detenido sin derecho a fianza en tanto enfrenta una acusación de 11 cargos por participar en una confabulación de crimen organizado, que incluye contrabando de drogas y lavado de dinero, entre otros.

Yarrington compareció este lunes ante el juez federal Ronald G. Morgan, para ser instruido de cargos y de derechos, en la primera audiencia ante la justicia estadunidense tras haber sido extradito de Italia el pasado viernes.

El ex gobernador, de 61 años, quien vestía pantalón de mezclilla y camisa, no dijo mucho durante la audiencia y solo se limitó a responde con un “sí, señor”, al cuestionamiento del juez, quien le explicó los cargos que contenía la acusación emitida en su contra por un gran jurado en mayo de 2013.

Yarrington solicitó al juez le sea asignado un abogado de oficio al argumentar que desconoce si podrá enfrentar el pago de un abogado particular para su defensa. El juez le advirtió empero, que si contrataba a su propio abogado en el futuro, tendría que devolverle el dinero para pagar al abogado designado por la Corte.

De acuerdo con la minuta de la audiencia, obtenida a través de Pacer, el servicio de documentos judiciales federales, el juez fijo para las 13:30 horas del próximo jueves la audiencia de declaración de cargos en la que Yarrington deberá responder si se declara inocente o culpable de los cargos presentados en su contra.

Horas antes de efectuarse la audiencia de este lunes, autoridades federales, estatales y locales reforzaron la seguridad alrededor del edificio de la Corte Federal en Brownsville, con múltiples policías armados en los alrededores.

Yarrington, quien fue alcalde de la limítrofe comunidad fronteriza de Matamoros de 1993 a 1995 y gobernador de Tamaulipas de 1999 a 2004, llego en un vehículo escoltado por varias patrullas y un helicóptero que vigilaba desde el aire. El operativo se repitió a la salida del ex gobernador para trasladarlo a la prisión federal.

El ex mandatario estatal fue detenido en Florencia, Italia, en abril de 2017, tras cuatro años de permanecer como fugitivo, y fue extraditado a Estados Unidos el pasado viernes, para enfrentar las acusaciones presentadas por un gran jurado en 2013 ante la Corte Federal en Brownsville.

La acusación de 53 páginas, imputa a Yarrington el haber violado la Ley de Crimen Organizado, Corrupción y Chantaje (RICO), para lavar dinero, para cometer fraude y de hacer declaraciones falsas a los bancos estadunidenses.

Yarrington está acusado de haber aceptado sobornos de los cárteles del narcotráfico desde cuando era candidato a la gubernatura de Tamaulipas en 1998 y haber mantenido su colaboración con estos grupos a lo largo de todo su mandato.

El ex gobernador de Tamaulipas también está acusado de haber trabajado desde 1998 para tres cárteles del narcotráfico, incluyendo el Cártel del Golfo, Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva, todos los cuales en distintos momentos lucharon entre sí.

AMLO dice tener informante en el Cisen

Comparte este artículo:

Andrés Manuel López Obrador dijo que cuenta con un informante en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) que le entregó un documento sobre la investigación que se ha hecho en torno a su persona.

El candidato presidencial aseguró que un “garganta profunda” del Centro le entregó un tomo de mil cuartillas de investigación, y dijo que “ese documento es muy parecido a todo esto que están usando para la guerra sucia”.

Respecto al anuncio del portal PejeLeaks (un portal creado en febrero de 2017 dedicado a mostrar la “faceta más oscura y desconocida” del candidato presidencial de la coalición ‘Juntos haremos historia’) en el sentido de que a partir del lunes iniciará con las publicaciones de una serie de trabajos sobre sus supuestos vínculos con el narco, señaló que en los últimos 40 años lo han investigado “al derecho y al revés y no me han encontrado nada”.

“Soy el principal cliente de la oficina de espionaje de Gobernación. Ahora que voy a triunfar, una de las primeras cosas que quiero hacer, eso sí que por curiosidad social, como investigador que soy, quiero ir a ver mi expediente ahí en el CISEN. Le voy a sacar una copia porque es un documento histórico, llevan como 40 años investigándome”, comentó.

Respecto de los presuntos vínculos de Camilo Martínez, aspirante de la alianza ‘Juntos Haremos Historia’ a la alcaldía de Reynosa, Tamaulipas, quien fue detenido por sus nexos con el Cártel del Golfo, negó que su partido haya tenido vínculos con él.

En entrevista al término del mitin de campaña en este municipio de Nayarit, el político tabasqueño subrayó que este personaje sólo fue aspirante y que su candidato a ese municipio es José Ramón Gómez Leal, conocido como JR.

#ElNidoDelGavilán: “Cadereyta: La inestabilidad sigue”

Comparte este artículo:

18 muertos oficialmente fue el saldo que dejó el “incidente” en el penal de Cadereyta, Nuevo León, durante la madrugada del lunes 9 y la mañana del martes 10 de octubre.

Es incierto aun los motivos de estos hechos, algunos le llaman motín, otros le llaman riña, que son conceptos que claramente no son lo mismo. Si bien es cierto, se secuestraron a tres custodios del área y se prendió fuego en uno de los pabellones del centro.

¿Qué buscaban los internos? Esa respuesta la tiene pendiente el gobierno de Nuevo León.

Este tipo de crisis que están aconteciendo cada media hora en los centros penitenciarios del estado son ejemplo claro de la ineficiente gestión del gobierno que han permitido que el narco opere en los tres centros del estado.

Disputas entre los Zetas, su escisión llamada Grupo Bravo, el Cártel del Noreste y el Cártel del Golfo en estos centros utilizan a los internos como carne de cañón para sus fines. La droga juega el rol preponderante en esta disputa de territorios.

El gobierno del Estado ha sido endeble en reformar el sistema penitenciario, otorga salarios ridículos al personal en los centros y los expone a su suerte como se vio.

Mientras se siga sin dar un peso al mejoramiento de estos centros y a la construcción del penal en Mina, el estado sufrirá en lo que resta del año eventos similares que demuestra la total incapacidad del gabinete del Bronco para enfrentarse a los grandes gallos del narco.

Mediocridad y miedo son las dos palabras que definen la política penitenciaria del estado.

El estado debe desintoxicar los penales sacando a los internos vinculados al crimen organizado y mandándolos a centros federales. De acuerdo al OADPRS de la Secretaría de Gobernación, en su reporte penitenciario de agosto del presente año, Nuevo León tiene un alto porcentaje de este tipo de internos en sus centros comparado con otros estados. Otra idea sería construir un penal federal en el estado para despresurizar. Finalmente, el gobierno tiene que abrirse a que ONGs entren y trabajen en el estado físico, emocional y psicológico de los internos, así como a privados que establezcan más oportunidades de trabajo a estas personas.

Reformar el sistema no es caro como muchos creen, pero está de más visto la poca disposición política del gobierno para sentarse a pensar. Existen numerosos expertos en el país y especialistas en la misma Secretaría de Gobernación en la ciudad de México que pudieran sumarse. No quieren hacer nada porque para ellos y tristemente para un amplio sector de la sociedad a la que pertenecen, las personas privadas de la libertad son una escoria y desecho que hay que destruir, una mirada por demás obtusa, medieval, ignorante e inquisidora que tenemos que erradicar de nuestras mentes.

Lo dicho, dicho está.

La maldad entre nosotros

Comparte este artículo:

El tema de la inseguridad para nada es nuevo en nuestro país y la crisis social es producto de esta. Sin embargo, la opinión pública siempre mira con distancia el tema como si fuera algo externo.

He aquí, el problema central del conflicto, los sicarios, los asesinos y toda clase de personaje dentro del crimen organizado fue nacido y criado dentro de nuestra sociedad.

La sociedad mexicana sigue sin afrontar el costo social de tener estos hombres y mujeres que por alguna razón han tomado el camino del narco.

El crimen organizado vive y se recrea dentro de nuestra sociedad sin que se reconozca como tal. En el caso particular de Monterrey y de tantas ciudades, el tema se aborda con reservas, los medios de comunicación temen al tema.

Ejemplos como llamarles “malitos” y no llamarles por su nombre, ya sea Zetas o Cartel del Golfo y la terrible insensibilidad cuando en la televisión se habla de ejecutados como si fueran un número más.

 




La sociedad mexicana cree y quiere seguir pensando que los sicarios son extranjeros o extraterrestres, no quiere asumir que el sicario de mañana es quizás el pequeño vecino, el hijo del compadre o nuestro propio hijo.

En el libro En la niebla de la guerra del Dr. Andreas Schedler se explica cómo la ciudadanía enfrenta al crimen organizado y como lo vive. En el texto se muestran datos de la Encuesta Nacional de Violencia Organizada que reflejan de manera muy viva la percepción ciudadana de esto que comento.

Los tres actores fundamentales del problema que son los asesinos, las víctimas y el Estado son vistos con distancia, reserva y hasta desdén. No hay solidaridad ciudadana porque el Estado se percibe como corrupto, como un agente de actos criminales que no nos ayuda ni nos ayudará y como cómplice directo de la “maldad”.

De igual modo, al asesino se le condena sin matiz, se le acusa incluso sin probar el o los homicidios a imputar y el mismo miedo al tema hace que la investigación no perdure haciendo que muchos homicidios más pudiesen quedarse sin aclarar o que células del crimen continúen operando.

 




De esta manera, el ciudadano está atrapado por el Estado y los criminales viviendo una incertidumbre y una agonía sin saber que pasará.

Las victimas también sufren de esta indiferencia al ser acusados de formar parte del mundo criminal. La condena implícita ahí está, alimentando más a la indiferencia que a la solidaridad social. El tristísimo “Estaban metidos” o “En algo andaban” ejemplifica ese desdén.

El Dr Schedler sostiene que esta indiferencia se refleja en el bajo apoyo social a las manifestaciones de las víctimas. En Monterrey, es clara y contundente dicha indiferencia y se ve en el poco aforo que han tenido las marchas del tema de Ayotzinapa o los miles de desaparecidos en el Estado.

La sociedad sigue esperando que alguien resuelva al crimen, sin fijarse que el enemigo está en casa. La angustia de vivir con la zozobra de esperar que no te toque.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Mota para ti, mota para mí

Comparte este artículo:

En estos días, el presidente Peña ha venido sacando una serie de iniciativas algo polémicas, las cuales tienen que acotarse y discutirse hasta convertirse en leyes oficialmente.

Con polémicas, me refiero a las iniciativas de la legalización de la portación de marihuana y el tema del matrimonio igualitario/adopción para parejas homoparentales.

En este mar de caos que es nuestro México donde la PGR se ha vuelto un compendio de fábulas y averiguaciones previas llenas de sabor, vacilón y vergüenza, estas reformas vuelven aun más polémica la gestión peñista.

En este mar de caos que es nuestro México donde la PGR se ha vuelto un compendio de fábulas y averiguaciones previas llenas de sabor, vacilón y vergüenza, estas reformas vuelven aun más polémica la gestión peñista.

Sin embargo, el problema de dichas iniciativas es la sobre celebración de algo que tardará en realizarse y que nuestros queridos diputados, holgazanes profesionales y reyes de la procastinación acotarán hasta me parece niveles que se nos borrará la sonrisa.
Y lo digo por casos como la propuesta del 3 de 3 que el PRI y sus amiguitos están pasteurizando para bajarle peligrosidad, o la reforma electoral que permitió al Verde romper y romper las reglas sin castigo.

Pero regresando al tema de la marihuana, la propuesta es una verdadera vacilada sin pies ni cabeza. Déjeme explicarle por qué. Supongamos que usted viaja de Monterrey a Tampico y usted porta 28 gramos de marihuana. Usted está dentro de la ilegalidad y la legalidad al mismo tiempo. Es legal porque es el límite permitido para portar pero en la ilegalidad porque su transportación y compra/producción está prohibida.

¿Qué hacer en esos casos? Esta mexicanísima costumbre de hacer las cosas mochas y a medias tintas. Es por eso que el tema de la marihuana, la amapola y otras drogas tiene que abrirse totalmente y abrir el consumo, transportación y producción reglamentada para detonar la economía de muchas regiones. Si Australia exporta amapola, ¿por qué no Michoacán?

…el tema de la marihuana, la amapola y otras drogas tiene que abrirse totalmente y abrir el consumo, transportación y producción reglamentada para detonar la economía de muchas regiones. Si Australia exporta amapola, ¿por qué no Michoacán?

Esos 28 gramos siguen siendo entrada de dinero para los Zetas, el Cártel del Golfo y los demás grupos delictivos nacionales.

Habrá que preguntarle al Licenciado Peña y a su equipo si ya tienen previsto eso o echaron la hablada para ganar el titular de los periódicos.

P.D Atentos a las elecciones de gobernador en Tamaulipas, no sabemos quien ganará, el punto es que los Zetas y el Cártel no ganen.

Lo dicho, dicho está.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

EL SEÑOR DE LOS CIELOS: EL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

Comparte este artículo:

A principios del siglo XX, se promulgaron las primeras leyes prohibicionistas de la marihuana en 1920 y de la amapola en 1926, dando así lugar a la figura del “traficante”.

Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

Muchos conciben el negocio del narcotráfico como una relación inherente a la política, puesto que esta última ha sido clave en el proceso histórico del avance y la profundidad con la que el narco se ha metido en los tejidos sociales de nuestro país. Además, esta cultura se ha propagado con agrado en la esencia de la sociedad mexicana que consume narcocorridos, historias mitad ficción y mitad realidad en donde los narcos suelen figurar a un súper héroe o incluso juguetes para niños. Hemos llegado a un punto donde ser narcotraficante es sinónimo de éxito y riqueza para distintas clases sociales mexicanas.

El gobierno federal reporta 6 mil 670 millones 533 mil 926 dólares, más de 11 mil armas aseguradas y más de 13 mil vehículos terrestres incautados.

Las instituciones de la República han logrado detener a 23 criminales del más alto nivel, pertenecientes a los 5 principales cárteles que operan en nuestro país:

• Cartel de Sinaloa (Joaquín “El Chapo” Guzmán, por el que se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos o 5 millones de dólares)
• Cártel de Juárez (Vicente Carrillo Fuentes)
• Cártel del Golfo (Osiel Cárdenas Guillén)
• Brazo armado Los Zetas; un ejército con 600 o 700 miembros
• Cártel de los Beltrán Leyva (Arturo Beltrán Leyva)
• Cártel de Tijuana (Fernando Sánchez Arellano)

Algunos Estados han sido declarados tierra del narco tales como Chihuahua o Sinaloa, donde el poder absoluto se encuentra en manos del narcotráfico. Muchos financian campañas políticas a fin de asegurar el control total de la región.

Los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido.

Aun así, los grandes narcos son admirados por los jóvenes mexicanos que ven en este negocio el camino fácil al dinero exorbitante, las mujeres exóticas y el lujo desmedido. El narco no se ataca con medidas prohibicionistas, guerra entre carteles y militares o negociando entre la clase política y los traficantes.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”.

La verdadera solución está en mejorar la educación, ofrecer mayores oportunidades de empleo y reforzar los valores sobre la idea de “lo que fácil llega, termina en muerte”. Ahora sí, que venga el debate por la legalización de la marihuana, una persona educada no necesita que nadie le prohíba consumir lo que sabe que termina haciendo daño. ¿O usted qué cree?

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”