2018 ya empezó… (Parte 1)




Desde hace varias semanas, en los medios nacionales ya es tema de especulación la sucesión presidencial, cobran cada día más fuerza e intriga. Los aspirantes tejen alianzas en lo oscuro, lanzan al público Asociaciones Civiles y desde ya también, acusan a sus potenciales rivales, en ocasiones inclusive, de su mismo partido.

El esbozo del panorama político rumbo a la elección del nuevo presidente o presidenta de la República es sin duda de interés.

Sin embargo, no se ha fijado atención en las simultáneas carreras por otros cargos públicos.

En Nuevo León así va el panorama:

Gubernatura

El Bronco, lejos de desistir de sus aspiraciones presidenciales, las ha reforzado. Cerrado a la posibilidad de formar un bloque entre los independientes, Jaime Rodríguez confía en que un golpe mediático nacional de la envergadura de encarcelar a su antecesor, le brindará la posibilidad de competir en la contienda, misma que hoy día se ve improbable.




Estando decidido de querer participar (independientemente de los resultados alcanzados en su corta administración o los indicadores de opinión), seguramente lo haría rodeado de su equipo.

Es aquí donde surge la posibilidad de que Fernando Elizondo vuelva a asumir de manera interina la gubernatura del Estado, pues en el hipotético escenario, encaja con la necesidad de que alguien se quede al mando (1) y que no tenga intención de participar en la campaña presidencial por no formar parte del círculo cercano al gobernador (2). El propio Elizondo ha declarado no estar dispuesto volver a participar en una campaña, menos presidencial (2/2).

San Pedro Garza García

Se rumora que el diputado local Samuel García se lanzaría por la alcaldía. Rumor fundamentado en la efervescente popularidad del legislador (1). Sin embargo, esta popularidad como premisa de una candidatura potencialmente exitosa es cuestionable, puesto que el impacto que ha tenido en redes sociales (principal fuente de su notoriedad) no tiene origen exclusivo en la población sanpetrina, sino en gran medida, en el resto del área metropolitana, que no está facultada para votarlo.

Recordemos que llegó al Congreso por representación proporcional, que si bien es notorio por tratarse de haberle hecho competencia al municipio bastión a nivel nacional del PAN, sigue demostrando la precaria permeabilidad institucional de un partido como Movimiento Ciudadano tanto entre la población (2) como entre la clase política de Garza García (3). (0/3)

Quien sí tiene estos elementos a su favor es Homero Niño de Rivera, actual Secretario de Ayuntamiento. Cuenta con el respaldo de la clase política, encabezada por el alcalde (1) y ha sido electo por mayoría relativa a la Diputación Federal de la circunscripción, lo cual implica aceptación entre la población (2), así como respaldo entre la dirigencia partidista a nivel federal (3).

Su mayor desafío para competir sería la dirigencia estatal y municipal (4), que en la pasada elección mostró molestia ante la tercera postulación de Mauricio Fernández al cargo. Personajes como Alberto Coronado o Álvaro Suárez podrían complicarle el camino al exigir una renovación de grupos. (3/4)

Monterrey

La capital del Estado es pretendida por José Arturo Salinas, coordinador de la bancada del PAN en el Congreso Local. Habiendo sido director jurídico del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, se puede asegurar un respaldo por parte de la dirigencia nacional (1). En la dirigencia estatal, encabezada por su amigo Mauro Guerra, tiene también apoyo (2).

También ha sido diputado federal, pero a diferencia del caso de Niño de Rivera, esto no implica necesariamente reconocimiento ante la población (3), pues Salinas fue plurinominal.

Su mejor carta a jugar en este escenario es distanciarse de Margarita Arellanes e impulsar el proceso en su contra para así deslindarse del estigma corrupto de las administraciones municipales panistas.

La única posibilidad de que Salinas no compita es que se sume a nivel directivo de la campaña presidencial del PAN, siendo más afín a Ricardo Anaya. (2/3)

La diputada “independiente” Karina Barrón también aspira a llegar al Palacio de Cristal. La disidente de Acción Nacional carece de estructura (1) que si quiera la pueda colocar como contendiente, no tiene apoyo popular (2) y no hay forma que sus novedosos zapatos de 17,000 pesos le ayuden a conseguirlo. Sumen nula preparación académica y política (3). (0/3)

Adrián de la Garza, el alcalde en funciones tendrá la posibilidad de reelegirse en miras a la siguiente elección a gobernador. Hasta la fecha ha hecho un trabajo discreto (1), pero acciones contundentes contra las irregularidades de la administración anterior (2) lo elevarían hasta las nubes en los índices de aprobación. (1/2)

No descartemos a Felipe Enríquez, el candidato que perdió las elecciones contra Margarita Arellanes hace cuatro años y que fue enviado por su padrino, el entonces presidente electo, a Uruguay como embajador justo después.

Ayer (miércoles 17) sostuvo un encuentro privado con Enrique Ochoa Reza, en un marco de restablecer relaciones entre la dirigencia nacional del PRI y los liderazgos locales. Llama la atención que se le haya contemplada como un liderazgo local, pues desde aquella lección se mantuvo en el anonimato. ¿De qué hablaron?

El próximo viernes: Senado, San Lázaro y Guadalupe. Hagan sus pronósticos.

Hasta entonces.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

MATRIMONIO COLECTIVO

Tan sólo en el estado de Nuevo León, actualmente existen 412 Asociaciones Civiles registradas en el directorio de la página del Gobierno estatal. Cada una tiene su propio giro, así como sus propios objetivos generales y específicos. Cada una de ellas aporta al bien común, y sus acciones suman a la búsqueda de una sociedad más justa y digna.

Sin embargo, muchas organizaciones lo hacen desde su propia trinchera, subestimando el poder escalador que tiene el trabajar en alianza con otras organizaciones desde una perspectiva colectiva. Son muchos los problemas que aquejan a nuestra sociedad y muchas las organizaciones trabajando en pro de ella. Las preguntas aquí son: ¿cómo podemos aumentar el impacto social?, ¿qué beneficios trae el trabajar en red?, ¿cuáles son los retos?

La semana pasada se llevó a cabo la XIX Reunión Anual del Cemefi, la cual reunió a más de 400 personas de los diferentes sectores, con el fin de compartir los diferentes modelos de trabajo intersectorial para hacer frente a los principales dilemas y preocupaciones de nuestra sociedad. A través de sus diferentes conferencias, talleres y mesas de trabajo, los participantes tuvimos la oportunidad de identificar al menos 3 ventajas de trabajar en red, así como las principales preocupaciones de quienes no se han sumado a este modelo.

La propuesta aquí es sumar recursos, a fin de impulsar prácticas más efectivas y sostenibles en el largo plazo.

1. Potenciar el impacto social: A través del trabajo colaborativo, las diferentes organizaciones tanto civiles como empresariales, tienen la oportunidad de escalar el número de personas beneficiadas, al sumar esfuerzos de capital humano y financiamiento de las iniciativas. En muchas ocasiones, nos encontramos que dos organizaciones se encuentran desarrollando diferentes programas que atacan el mismo problema social, pero desde diferente enfoque y con recursos limitados. La propuesta aquí es sumar recursos, a fin de impulsar prácticas más efectivas y sostenibles en el largo plazo.

La red permite el fortalecimiento del propósito colectivo, pero al mismo tiempo se vuelven testigo del crecimiento de cada integrante.

2. Fortalecimiento y acompañamiento de procesos: El trabajar en red significa que hay un grupo de otras organizaciones que comparten los mismos intereses, y que entre ellos encuentran afinidad en sus ideales y objetivos. La red permite el fortalecimiento del propósito colectivo, pero al mismo tiempo se vuelven testigo del crecimiento de cada integrante, ofreciendo apoyando y acompañamiento al desarrollo de cada miembro con las diferentes herramientas que la red pone a disposición.

Sin embargo, no debemos caer en la suposición de que todas las organizaciones miembros deben tener el mismo giro, o exactamente los mismos objetivos, ya que la riqueza de la red se encuentra en la diversidad y pluralidad de sus integrantes.

En este sentido, hay organizaciones que consideran que por el tamaño de sus operaciones son propensas a ser consumidas por otros miembros, que en perspectiva parecieran tener un mayor alcance. No obstante, es a través del fortalecimiento del proceso democrático de cada red, que todos los miembros son reconocidos y valorados por su aportación a la construcción de los procesos de desarrollo.

La experiencia del colectivo brinda orientación para evaluar qué estrategias funcionan mejor, así sobre cómo utilizar mejor los recursos disponibles.

3. Conocimiento y sistematización de casos de éxito: Otra de las principales herramientas de las redes es la promoción de aprendizaje, conocimiento, y formación de sus miembros. En muchos casos, la experiencia del colectivo brinda orientación para evaluar qué estrategias funcionan mejor, así sobre cómo utilizar mejor los recursos disponibles.

En esta área podemos encontrar que uno de los principales retos es la documentación de los procesos. Si bien existen muchos casos de éxito en el tema de intervención, pocos de ellos han sido sistematizados, aminorando la posibilidad de réplica.

Este tema puede ser aplicado a todos los casos de acciones colectivas. Si bien no se trata de generar una receta universal que sea aplicada en exactitud, la documentación es importante para identificar las oportunidades y retos que se presentan, así como señalar las condiciones en las que ciertos casos excepcionales se presentaron.

En conclusión, si bien estas alianzas no se generan en una condición legal, la red representa un compromiso con derechos y obligaciones. Representa una ventaja al aumentar nuestro impacto y alcance, y figura un banco de conocimiento, de aprendizaje, de diálogo y de nuevos retos. Desde la organización más pequeña hasta las empresas líderes en el mercado, es posible generar acuerdos que promuevan la democratización de los espacios. Al fin y al cabo, la red no es más que la representación de organizaciones conformadas por individuos en pro de la sociedad.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”