#HojaDeRuta: “Articular el progresismo”

Comparte este artículo:

Fuera máscaras: bienvenido sea el conflicto. Ante el flagrante atentado a los derechos que ha significado la penalización del aborto y la resistencia al matrimonio igualitario en Nuevo León, es preciso desnudar la postura política de cada cual.

Esta ofensiva oscurantista ha dejado en claro lo desarticulado que se encuentra el progresismo en la entidad: no está el discurso, no están los liderazgos, no están los espacios y, ciertamente, no está la representación política. Sin embargo, hay vitalidad que motiva: más de 3 mil mujeres tomaron el espacio público para defender sus derechos; las parejas homosexuales han conquistado su derecho al matrimonio y celebrado su primera boda con todas las de la ley. A pesar de las adversidades, la máxima de Galileo aparece: “Y sin embargo, se mueve”.

El filósofo esloveno Slavoj Zizek ha dicho que “la idea liberal de tolerancia es cada vez más un tipo de intolerancia. Tolerancia significa no me acoses. No me acoses significa no te me acerques. Tolerancia significa precisamente no tolero tenerte cerca”. 

En el machismo, racismo y autoritarismo detrás de estas posturas no hay un problema de “tolerancia”, sino un problema de estructuras de poder que ven amenazada su dominación. Es un problema de conservadurismo precisamente porque hay resistencia a perder los privilegios por largo tiempo acumulados. Pero los privilegios de unos son, por naturaleza, la opresión de otros y otras.

Por eso no les creo a quienes dicen que no tienen nada contra las parejas del mismo sexo, pero quieren que el matrimonio sea solo entre hombre y mujer. No les creo a quienes dicen proteger “la vida”, pero esclavizan y privan de derechos a las mujeres. No les creo a quienes dicen tratar a las y los demás como iguales, pero desprecian a quienes son pobres y/o tienen piel oscura. No les creo.

Continúa Zizek: “¿Por qué actualmente muchos de los problemas son percibidos como problemas de intolerancia, no problemas de desigualdad, explotación, injusticia? ¿Por qué el remedio propuesto es la tolerancia, no la emancipación, la lucha política, incluso el conflicto armado? La respuesta inmediata es la operación básica del multiculturalismo liberal: la culturización de la política, es decir, las diferencias políticas condicionadas por desigualdad política o explotación económica son naturalizadas/neutralizadas a diferencias “culturales”, diferentes “formas de vida” que son algo dado, algo que no puede superarse, sino meramente “tolerarse”.

De poco sirve decir que el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación identifica a Monterrey como la ciudad que más discrimina en el país, si los datos (aún siendo metodológicamente obtenidos y validados por un organismo serio) chocan contra una visión moral, muchas veces inconsciente. 

Entonces, como lo afirma George Lakoff, es hora de empezar a poner los hechos y cifras con base a su importancia y dimensión moral desde la perspectiva progresista, acción que necesariamente pasa por la construcción del discurso político o “encuadre”. 

En este sentido, enlisto algunos postulados morales básicos desde una perspectiva progresista: -Todas las personas merecen todos los derechos. -Hombres y mujeres tienen los mismos derechos y merecen el mismo trato y las mismas oportunidades. -Debe respetarse la libertad religiosa, al igual que la libertad de amar a quien se elija. -Todas las personas merecen ser tratadas con dignidad y justicia. -Toda mujer es dueña de su cuerpo y de sus decisiones de vida. -La desigualdad no es natural, sino producto de las relaciones de poder, por tanto, puede revertirse. -La búsqueda de la igualdad no se trata de que todos seamos iguales literalmente, sino que contemos con los mismos derechos, oportunidades y líneas de bienestar mínimas, sin importar nuestro origen, rasgos o preferencias. -La solidaridad hacia las personas oprimidas es un rasgo básico de humanidad. -El bienestar colectivo (lo público) está por encima de intereses de grupos o particulares. 

Si bien la realidad política está generando una situación adversa, también presenta una oportunidad de una activación política progresista que trascienda la superficial noción de tolerancia y comience a ir a la raíz de los problemas: desigualdades económicas; machismo destructivo; racismo; privilegios de elites; intentona de imponer visiones religiosas. 

Para las posturas progresistas la urgencia es articular. Por un lado, articular un discurso bien cimentado en valores y “encuadres” progresistas, que conecte e inspire con las personas que comparten este pensamiento. Por otro, articular espacios de reflexión y acción política desde la visión progresista, capaces de movilizar, presionar, influir la política pública y ganar espacios de representación política. Ahí está el reto.

Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre

Comparte este artículo:

Las estadísticas oficiales describen el contexto social sobre el cual debe partir el debate. Sin embargo, nuestro Diputados se aventaron una ley de madruguete, que ignora completamente la realidad que vivimos y atiende solo a los ideales religiosos de personas que no la sufren.

Contrario a la convicción que tiene un niño de cinco años, no funciona cerrar los ojos para desaparecer algo desagradable. Entonces es la obligación de nuestros Diputados poner la realidad sobre la mesa al momento de legislar. 

La mitad de todos los niños y adolescentes Mexicanos, 20 millones, viven en pobreza, según cifras oficiales. Sumado a esto que México es el último lugar en educación en los países de la OCDE.

Una consecuencia natural a esto es que México es el primer lugar mundial de embarazo adolescente, de acuerdo a la OMS. Anualmente en México se embarazan 1 millón de niñas menores a 15 años y 16 millones de adolescentes de entre 15 y 19 años. 

Nuevo León ocupa el lugar 10 de embarazos adolescentes en México, con 14,736 anuales. Entre 200 y 300 de esos son embarazos de niñas de 10 a 14 años, según cifras del Gobierno. 

Estar a favor de la vida es algo lógico, natural, instintivo. Todo ser vivo en el mundo protege a sus crías. Esto hace que el tema del aborto sea algo tan espinoso, porque en sí mismo, es una brutalidad, no es algo natural.

Sin embargo hay otros factores en esta ecuación del aborto que no son naturales, por ejemplo la enorme desigualdad de oportunidades educativas y económicas, la ignorancia, la misoginia, la violencia sexual, el riesgo de salud de la madre, la lista es larga.

Ante estas problemáticas de creación humana, la consciencia social debe predominar sobre el instinto.

La derecha en Nuevo León logró criminalizar el aborto. Uno de sus argumentos me parece irónico, alegan que la solución está en la educación de los niños. Mientras quieren obligar a una niña a continuar un embarazo que le truncaría su propio desarrollo y por consecuencia el de su criatura, que crecerá en iguales o peores condiciones que las de su madre, haciendo un círculo vicioso. 

Argumentan también que la adopción soluciona todo el problema, pero cerrar los ojos ante la problemática de mujeres marginadas y desesperadas es algo hipócrita que no resuelve el problema. 

Nuestro único objetivo debe ser salvar la mayor cantidad de vidas posibles, esto nunca se va a lograr ignorando a las mujeres embarazadas marginadas e incentivando alternativas médicas clandestinas, infames por sus deplorables condiciones y ausencia entera de ética

No podemos abandonar a estas niñas, mujeres y adolescentes en uno de los momentos más difíciles de su vida. Si no reconocemos su realidad, si les cerramos las puertas, estamos acelerando su decisión para que aborten.

Citando a José Mujica, el aborto no se debe discutir como una cuestión de principio, sino como una realidad.

Ahora bien, también considero equivocada la otra postura radical de izquierda que dice “es mi cuerpo y hago lo que sea con él”. Pues no mi rey, no mi reina, adentro de la mujer se está creando una persona, que también tiene derechos, no se puede tomar esa decisión sin un proceso y evaluación. A partir de cuándo y en que situaciones sus derechos superan o están en igualdad con los de su madre es un tema complicadísimo, que requiere un análisis frio, hasta cierto punto cruel.

Ambas posturas extremas son incorrectas, se debe considerar un punto medio, como dicen, ni tanto que queme al Santo, ni tan poco que no lo alumbre.

Nuestros Diputados pudieron haber legislado para tener centros de salud en los que se atienda a niñas, jóvenes y mujeres embarazadas, en donde se les pueda evaluar, instruir, orientar sobre alternativas, advertir sobre los riesgos del procedimiento. Pero no, su opción es mandar a las mujeres embarazadas a la clandestinidad, en uno de los momentos más difíciles de su vida. ¿En qué cabeza hace sentido esto? 

Reprobable la actuación de nuestros Diputados penalizando el aborto, con sus contadas excepciones: Mariela Saldivar, Claudia Tapia, Luis Donaldo Colosio, Ivonne Bustos, Maria Dolores, Ramiro Gonzalez, Luis Torres y Arturo de la Garza. 

Si existe un infierno, estimo que parte considerable de su población cerró los ojos ante lo desagradable y marginó a los desafortunados. 

Monreal asegura que hay temas más importantes que el aborto

Comparte este artículo:

En el Senado de la República, el aborto no es un tema prioritario para la bancada de Morena.

Así lo dio a conocer su coordinador, Ricardo Monreal, este viernes en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer y justo un día después del debate que en torno al tema confrontó a senadoras de ese partido.

“Es un tema que no es prioritario para nosotros. No lo vamos a deliberar, es siempre un tema que divide al interior y que vamos en este momento a aplazarlo. Hay cosas más importantes en las que tenemos que concentrarnos en la discusión y aprobación”, explicó el legislador.

El parlamentario zacatecano dijo que no hay un acuerdo al interior de la bancada porque hay criterios diversos respecto al tema.

Incluso, el mismo Monreal Ávila rechazó dar a conocer su posición sobre el aborto.

“No la quiero expresar porque es un tema delicado. Yo quiero primero deliberarlo al interior del grupo”, justificó el exdelegado de la delegación Cuauhtémoc.

Este jueves, las senadoras morenistas Lilly Téllez y Malú Micher protagonizaron en el pleno de la Cámara Alta una acalorada discusión por el aborto; la primera, inclusive, anunció que promovería una iniciativa para proteger al ser humano desde la concepción misma.

(Fuente: El Mañanero Diario)

Aprueba Congreso de Nuevo León reforma que criminaliza el aborto y la eutanasia

Comparte este artículo:

El Congreso de Nuevo León aprobó con 30 votos a favor, 8 en contra y dos abstenciones, la reforma al Artículo 1 de la Constitución local que otorga personalidad jurídica al feto, con lo que criminaliza y se prohibe el aborto y la eutanasia.

En medio de protestas y pronunciamientos de organizaciones de mujeres y feministas, la reforma fue avalada en el Congreso, tal cómo se preveía con base en los argumentos expuestos por los legisladores que participaron en la sesión y se declararon, en su mayoría, a favor de “proteger” la vida desde la concepción.

Previo a la votación, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León (CEDH) subrayó que la iniciativa de reforma no era compatible con los parámetros de derechos humanos a los que se ha comprometido el Estado mexicano. Además señaló que el dictamen era adverso a los derechos a la vida privada, la integridad personal, al libre desarrollo de la personalidad y plan de vida, a la protección de la salud, a la seguridad jurídica, a la no discriminación y la igualdad así como a la decisión sobre el número de hijos de las mujeres que viven en la entidad.

De aprobarse el dictamen, advirtió la CEDH, a las mujeres se les excluye de la posibilidad de usar métodos, anticonceptivos susceptibles de tener efectos anti-implantatorios y coloca a las mujeres solo como un medio o lugar para el desarrollo del embrión.

(Con información de SDP Noticias)