#ElNidoDelGavilán: “Historias del Topo Chico parte 3: Deudas pendientes”

Comparte este artículo:

En la entrega anterior hablamos de internos famosos, en esta conclusión de la trilogía sobre la clausura definitiva de la famosa prisión estatal hablamos sobre las deudas pendientes que deja en el sistema penitenciario.

Desde corridos hasta canciones de rap se han escrito sobre la prisión, su vida interna y su impacto hacia la sociedad debido a su ubicación céntrica y concurrida que la volvía parte de la dinámica normal del poniente de Monterrey.

Entre las deudas pendientes queda lo siguiente:

1- Reinserción social

Un problema crónico de nuestro sistema penitenciario es la falta de oportunidades laborales y de desarrollo personal que tienen las y los internos dentro de las cárceles. Si bien Topo Chico tenía programas de reinserción, deberán tomarse las prácticas que hayan funcionado ahí para aportar a las realidades nuevas en Cadereyta y Apodaca. No se pueden echar en saco roto las lecciones de 76 años de operación.

2- Infraestructura

Topo Chico fue construido a las afueras de Monterrey, así se decía, sin embargo, en unas cuantas décadas quedó dentro de la zona con mayor boom demográfico de los años 70s y 80s, la zona que va desde Simón Bolívar hasta San Bernabé.

Llegaron las nuevas colonias y con ellas, el Metro, de tal manera que desde la estación Penitenciaría por un tiempo se podía ver al interior del centro.

La prisión fue constantemente parchada, adaptada, manteniendo la operación -como se pueda-, vicios crónicos de las prisiones en México. El sistema penitenciario de Nuevo León tiene que convivir con los planes de movilidad y desarrollo urbano para desarrollar accesos de transporte público eficientes para llegar a las prisiones de Apodaca y Cadereyta, así como la planeación a futuro de la expansión de la mancha urbana alrededor de estos centros.

3- Autogobiernos y prácticas organizacionales

Un problema que tenía el Topo Chico es que durante años vivió tomado por un puñado de narcolíderes que tomaban decisiones organizacionales, operaban hacia dentro y fuera, imponían sus reglas, reclutaban, vendían y transportaban mercancía, entre otras.

Si bien los internos peligrosos fueron mandados a centros federales, Nuevo León tiene historia negra en cuanto a motines e incidentes penitenciarios de alto impacto originados por el crimen organizado. Existe riesgo latente para el gobierno de Nuevo León de que las cúpulas de Topo Chico entren en pugna con las existentes en Apodaca y Cadereyta.

Finalmente, el cierre del “Topo” deja un legado imborrable de historias y anécdotas de seres humanos a quienes la prisión les marcó la vida para siempre.

Lo dicho, dicho está.

#ElNidoDelGavilán: “Historias del Topo Chico parte 2: Nombres famosos”

Comparte este artículo:

En la entrega anterior, abordamos los dos motines que marcaron para siempre la historia del penal del Topo Chico. En esta, hay que recordar a los internos famosos que dieron mucho de qué hablar en prensa.

El Doctor Ballí

Uno de primeros internos famosos fue el “Doctor Ballí”, Alfredo Ballí Treviño, médico condenado en 1959 por el homicidio de su presunta pareja sentimental, Jesús Castillo, al cual destazó de tal manera que logró meterlo en una pequeña caja, que luego fue encontrada por el rumbo de La Noria.

El doctor fue el último mexicano en ser condenado a la pena de muerte, la cual fue conmutada por una condena de 20 años de prisión. Sin embargo, su fama se extendió por ser la inspiración para Thomas Harris, creador de la novela “El silencio de los inocentes” que luego protagonizó Anthony Hopkins en su versión cinematográfica.

Harris fue a Topo Chico a visitar a un psicópata norteamericano que había asesinado a tres hermanos en Monterrey. Ahí conoció a Ballí, quien, a pesar de estar condenado, actuaba como médico para los internos y estaba atendiendo al recluso extranjero.

Ballí salió libre en 1981 y murió en 2009 haciendo consultas médicas gratuitas en los últimos años de su vida.

Jorge Lankenau

Lankenau, de oficio banquero, era un hombre respetado de la clase alta empresarial de Monterrey. Era dueño de ABA Seguros, Grupo Ábaco, Banco Confía y presidente activo del Club de Futbol Monterrey. En 1997, fue detenido por el delito de fraude en perjuicio de 250 personas por un total de 170 millones de dólares. Después de acusar e involucrar sin éxito en los tribunales a expresidentes, exgobernadores, empresarios y políticos famosos, Lankenau Rocha pasó 8 años tras las rejas hasta el 25 de diciembre de 2005. Alejado de los reflectores y medios de comunicación, murió en su casa en 2012.

Miguel Nazar Haro

Un personaje oscuro de la época de la Guerra Sucia de los años 70s es Miguel Nazar Haro, represor y ex director de la Dirección Federal de Seguridad. Creador de la Brigada Blanca, un grupo paramilitar encargado de la identificación, captura, desaparición, tortura y muerte de militantes de izquierda en esos años. De febrero a abril de 2004 estuvo recluido en Topo Chico acusado de la desaparición de diversos elementos de la Liga Comunista 23 de septiembre, entre ellos Jesús Piedra Ibarra, hijo de doña Rosario Ibarra, renombrada activista y promotora de asociaciones de búsqueda de desaparecidos. Tras pasar a prisión domiciliaria, con juicios pendientes y absuelto de otros cargos murió en 2012.

Rodrigo Medina

El exgobernador acusado de malversación del erario pisó la cárcel solo por 19 horas tras salir bajo el amparo de un juez federal ante el asombro de propios y extraños, especialmente de la Fiscalía Anticorrupción del estado. La gran promesa de campaña de Jaime Rodríguez se vio cumplida por poco tiempo, sin embargo, aunque no logró su cometido, la fotografía de su ficha en Topo Chico se viralizó y es el recuerdo más reciente de Medina de la Cruz, el cual sigue alejado de medios y de la vida partidista.

Estos cuatro internos, entre otros tantos, causaron revuelo en medios y dieron a Topo Chico una proyección nacional e internacional. La prisión se cierra con sus múltiples historias, estas son apenas 4 de los miles de internos e internas que, en más de 70 años, Topo Chico tuvo dentro de sí.

Lo dicho, dicho está.

Comienza la búsqueda de fosas clandestinas en el Penal de Topo Chico

Comparte este artículo:

El día de hoy se ha iniciado la búsqueda de fosas clandestinas de restos humanos en el Penal del Topo Chico, el cual fue desalojado el lunes 30 de septiembre. Desde las 8:00 horas, llegaron a las instalaciones rescatistas, policías y elementos militares para comenzar con las acciones.

La búsqueda se hará con el reconocimiento de las áreas y el rastreo con caninos, de acuerdo a Aldo Fasci, Secretario de Seguridad estatal.

Antes de iniciar con la búsqueda, se reunieron corporaciones de seguridad y de rescate junto con agrupaciones de derechos humanos y con familiares de desaparecidos para poder evaluar la seguridad y salubridad del Penal.

Después de esto, comenzó la primera fase de la búsqueda con caninos, los cuales pueden olfatear restos humanos con hasta dos años de antigüedad.

Cuando se haya concluido con esta fase, la cual no tiene un plazo determinado, se hará la búsqueda con equipos especializados de rayos X y de ultrafrecuencia.

“Si hay leyendas (de fosas clandestinas) o no, no nos interesa, sino realidades”, comentó Fasci.

Se inspeccionarán las 10 hectáreas de las instalaciones del antiguo penal, incluyendo las tuberías de drenaje sanitario y pluvial.

“No importa cuánto nos tardemos”, dijo Fasci.

 

Con información de El Norte

 

Buscarán cuerpos en el Penal de Topo Chico

Comparte este artículo:

El Gobernador Jaime Rodríguez anunció que se comenzarán a buscar fosas clandestinas en el Penal del Topo Chico, como había sido recomendado por las autoridades federales.

La petición de la búsqueda fue hecha por Claudia Tapia, Diputada local, y respaldada por Alejandro Encinas, Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Las acciones se hará en coordinación con La Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Fiscalía General.

“Es un penal muy viejo que ha tenido muchas historias y antes de empezar las visitas, la demolición o el proyecto del parque, vamos a realizar esta búsqueda.

“Vamos a meterle tecnología, a hacer la búsqueda completa y ver qué hay al interior del Penal. Me parece una preocupación válida, y vamos a hacerlo”, dice Rodríguez.

 

Con información de El Norte. 

 

 

Cierran de forma definitiva el Penal de Topo Chico

Comparte este artículo:

Después de 76 años de estar en funciones, el penal de Topo Chico cerró su operación como cárcel con el traslado de los últimos 15o reos al Cereso de Apodaca en Nuevo León.

Los planes para el centro penitenciario son convertirlo en un parque y en Archivo General del Estado. El parque ya tiene un recurso de 50 millones de pesos para su creación, los cuales provienen de la administración del Parque Fundidora.

Jaime Rodríguez Calderón, gobernador de Nuevo León, dirigió el evento de clausura del penal. Informó que el penal estará abierto a la ciudadanía a más tardar un mes y medio para que conozcan las condiciones en las que vivían los internos. Se espera que esto haga conciencia en los jóvenes para que no rompan la ley.

Durante la ceremonia, reveló que ha recibido mensajes de texto en desacuerdo con la decisión tomada porque le cortó ingresos económicos millonarios a las organizaciones criminales.

“El tema de violencia y maldad es muy complicado. Yo no puedo ir al cine porque a lo mejor alguien está enojado conmigo, ustedes sí pueden ir al cine. Yo no puedo ir ya a muchos lugares porque arriesgo a los que van conmigo porque tomé esta decisión (de cerrar el Penal), y sé que a muchos les va a molestar, y sé que a muchos les está molestando.

“Recibo muchos mensajes, muchos no agradables, que no los digo para no preocupar a nadie, pero todos los días, a cada rato, porque tomé esta decisión. Le quitamos a la delincuencia organizada una gran cantidad de ingresos, millones de pesos, y eso no es sencillo,” dice “El Bronco“.

Por otro lado, el gobernador pidió a los diputados locales dar celeridad a la reforma de la Ley de Seguridad del Estado. De esta manera, el Sistema Penitenciario pasaría a ser responsabilidad de la Secretaría General de Gobierno y no de la Secretaría de Seguridad, como lo es actualmente.

Manuel González, secretario general de Gobierno, adelantó que la nueva meta es certificar los penales de Apodaca y Cadereyta para una mejor estadía de los internos.

Al evento asistieron Jens Pedro Lohmann, comandante de la Cuarta Región Militar; Carlos César Gómez López, comandante de la Séptima Zona Militar; Gustavo Adolfo Guerrero, fiscal General del Estado; Juan Carlos Ruizel presidente del Congreso local; Francisco Javier Mendoza Torres, presidente del Tribunal Superior de Justicia; y funcionarios estatales. En el evento también participaron vecinos de las calles cercanas.

 

Con información de Grupo Milenio. 

 

#ElNidoDelGavilán: “Reflexiones sobre el motín de La Toma, Veracruz”

Comparte este artículo:

En su informe anual de 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dijo que entre los problemas que enfrenta el sistema penitenciario mexicano están sus malas condiciones, la violencia y la presencia de grupos del crimen organizado.

Veracruz no es un estado que se caracterice por incidentes en materia penitenciaria en los últimos 10 años, me refiero a motines y riñas, por mencionar dos, de acuerdo con los Cuadernos de Información Penitenciaria del OADPRS de la Secretaría de Gobernación.

Sin embargo, es un estado donde los hechos violentos en las calles no paran por diferentes circunstancias. El motín que se registró hace días en La Toma, municipio de Amatlán, dejó 8 muertos en un intento de traslado de 4 internos a otros centros. 6 de los muertos son policías de diversas corporaciones de policía del Estado que apoyaban el traslado.

El martes, en los medios, se presenta un llamamiento de la ONU a que desarrollen a la mayor brevedad una investigación exhaustiva. Eso y una palmadita en la espalda sirven para lo mismo.

El gobierno del Estado es responsable de no prever medidas precautorias para estos incidentes, sin embargo, es fácil golpetear al gobernador Yunes o al procurador de Justicia. El problema es crónico.

En este espacio se han comentado incidentes especialmente en Cadereyta y el Topo Chico en Nuevo León, pero también otros en Sinaloa y Tamaulipas. Las características de los incidentes son similares.

Falta de profesionalismo en las corporaciones que conlleva a procesos mal llevados y hechos casi artesanalmente, un desdén de los gobiernos estatales a invertir en materia penitenciaria y un casi nulo apoyo de la sociedad para mejorar la infraestructura y la vida de las personas que laboran y que viven en estos centros, bajo un juicio inquisidor y reduccionista.

Habrá que ver los resultados de la investigación (si es que los publican), pero el que 6 miembros hayan sido asesinados muestra que los procedimientos fueron inadecuados y habla mal de la logística y diseño de los pabellones del centro. El operativo para trasladar a las personas se convirtió en un motín y según palabras del Gobernador Miguel Ángel Yunes, los 6 asesinados fueron recluidos en un espacio donde murieron asfixiados a causa del humo del fuego que prendieron los internos. Básicamente, los acorralaron y mataron.

Endurecer las medidas contra la población no es la solución, sino invertir en un mayor equipamiento de la gente a cargo de los centros y mejorar los sistemas de seguridad y logísticos del centro, donde en algunos, ni detector de metales existe.

Al menos Yunes hizo presencia en el lugar horas después del incidente para atender a familiares y evitar que la zozobra y la desesperación de los familiares genere altercados con las autoridades. En Nuevo León, ningún gobernador puso un pie y atendió a los familiares.

Lo dicho, dicho está.

Protestan reos contra mandos de seguridad del Penal de Topo Chico y Apodaca

Comparte este artículo:

Un grupo de internos de los Penales de Topo Chico y Apodaca realizan este viernes una protesta en contra de los mandos de seguridad de los centros penitenciarios de la entidad.

La protesta que está apoyada con mantas inició poco después de las 15:30 horas en ambos reclusorios.

Sobre el techo de uno de los edificios del Cereso del Topo Chico, que albergan a dos de los cuatro ambulatorios y dormitorios, un grupo de internos mostró varias mantas, en las que externaban sus quejas sobre los jefes de seguridad del penal.

Hasta el momento, el gobierno de Nuevo León no ha emitido información oficial sobre los hechos.

Las avenidas aledañas al Topo Chico se encuentran afectadas por la movilización en el lugar.

Elementos de Seguridad Penitencaria, Fuerza Civil y Policía Militar entre otras se han trasladado al lugar.

El mensaje señala que la población de internos ya no quiere pagar cuotas ni malos tratos ordenados por el teniente Mozcorro y Genaro Sánchez, Rosa Félix, jefes de la seguridad del penal, quienes apoyan a un cártel de la delincuencia organizada que pretende cobrarles cuotas a cambio de su seguridad física.

 

Pide Cadhac control en los Penales de Nuevo León

Comparte este artículo:

La violencia en el penal del Topo Chico no cesa, dado que el día de ayer falleció otro reo en las instalaciones del penal.

La víctima, Francisco Iván Mateos falleció el lunes a las 2:30 horas, sin embargo su muerte se  reportó 36 horas después. A lo anterior la AC Cadhac ha señalado la impunidad que se vive y da inicio con el gobierno interino de Manuel González.

“Las autoridades de Nuevo León no están garantizando la protección que por mandato constitucional tienen hacia las personas recluidas en los penales, así como para sus familiares”.

Francisco Mateos cumplía una condena por secuestro y narcotráfico, acusado del secuestro y asesinato del empresario Ruiz Leal en San Pedro.

“Vale la pena recordar que el 30 por ciento de las personas recluidas no cuenta con un proceso penal fijo, es decir, están bajo proceso de investigación, por lo que no se sabe si son culpables o no”, señaló Cadhac.

Por lo anterior es de suma importancia que se cumpla con la protección de derechos humanos de los reos y se actúe en apego total a la ley.

Cadhac ha solicitado que se repare el daño a los familiares de la víctima del penal y que se ponga un énfasis en la protección de los derechos de los reclusos, evitando así en hechos futuros la negligencia presentada.

#ElNidoDelGavilán: “La riña de Acapulco”

Comparte este artículo:

Hace un par de días, se registraron hechos violentos en el penal Tres Cruces en Acapulco, Guerrero. Por demás está decir lo sanguinario y lo cruento de los hechos, las fotos son verdaderamente horrendas y la zozobra que deja a su paso es notable.

Guerrero, como tal, no se ha destacado por tener altos índices de violencia penitenciaria, sin embargo, lo que ese día pasó denota una clara fragilidad del control que ejerce el gobierno de Guerrero en dicho penal.

En este espacio se han comentado las riñas en Topo Chico, en Ciudad Victoria, en Culiacán, en Cancún, entre otros. Cada estado tiene manejos diferentes y por tanto, normativas diferentes. Sin embargo, algo que está claro es el desmoronamiento institucional en dichos estados donde están notoriamente rebasados y sin un claro mensaje de que las cosas van a cambiar.

Las cárceles siguen siendo invisibles para muchos políticos, siguen siendo objeto de señalamientos, de chivos expiatorios para justificar situaciones y de un desdén social que pre juzga y condena el simple hecho de pisar un reclusorio.

Ahora, Miguel Ángel Gómez Garduño, director del penal ha sido cesado, pero el problema sigue y no se ve un cambio.

Los gobiernos estatales tienen que adentrarse a mirar que está pasando, dejarse de tanta discrecionalidad en el manejo de las cárceles y principalmente de la información. Es vital que los estados ofrezcan datos precisos para que los investigadores puedan encontrar esos mecanismos institucionales que inciden en la violencia y que a la postre la detonan o no la controlan como tal.

Existen estados que ni siquiera tienen dada de alta su plataforma de Transparencia y Acceso a la Información.

Los muertos siguen, los cárteles siguen haciendo negocio y los gobiernos estatales solo callan ante un problema que les explota en las manos.

Lo dicho, dicho está.   

Disturbios en el Penal del Topo Chico dejan un herido, habrían empezado por rumor

Comparte este artículo:

Esta tarde se registraron disturbios al interior del Penal del Topo Chico en Monterrey, por lo que provocaron la movilización de cuerpos policiacos y de auxilio. Los disturbios se dieron horas después de que 38 reos fueran transferidos a otros centros penitenciarios del país.

Según testigos, antes del inicio de los disturbios se escucho una fuerte explosión y detonaciones, y posteriormente se observo fuego y humo negro, por la quema de colchones al interior. Los internos tomaron el techo de uno de los edificios del centro penitenciario donde con mantas y pancartas que decían, “no queremos al Kakino”, protestaron.

Según familiares de los internos, “Kakino” es un recluso que transfirieron de Tamaulipas esta mañana, después del traslado de 38 reos.

Por su parte el vocero de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado, Aldo Fasci, dijo que los disturbios comenzaron por un rumor de que el penal el control del penal pasaría a las manos de un capo apodad “Kakino”. El funcionario estatal negó dar más información del recluso, ya que consideró que no iba a seguir alimentando chismes y rumores.

Por último, Fasci, informo que solo hay el reporte de una persona lesionada y que las detonaciones fueron de una pistola de gas y los que se quemó fueron colchones.