Cine político: la nueva tendencia

Comparte este artículo:

Si antes decían que a las personas no les interesaba la política o que se les hacía aburrida, hoy podríamos decir que es todo lo contrario. La política, además de tratarse de todo lo relativo a la actividad entre individuos, la gestión de los recursos y la administración de los servicios y bienes públicos, ahora cada vez más se está convirtiendo en un producto. Y vende mucho y gusta y entretiene y la gente sigue pidiendo más.

Hace unas semanas se estrenó en Netflix el documental Knock Down the House cuya principal protagonista es Alexandria Ocasio-Cortez. En él se exhiben fragmentos del recorrido que atravesó la demócrata para vencer en las primarias de 2018 a Joseph Crowley, uno de los candidatos con más peso dentro del partido. En él también se muestran las historias de Amy Vilela, Cori Bush, y Paula Jean Swearengin, quienes de igual manera son del ala más progresista de los azules.

Otro de los más recientes es el documental The Brink (Steve Bannon, el Gran Manipulador) que hace un recorrido por la reciente carrera política del asesor y ha causado muchísima controversia, pues hoy día Bannon es considerado uno de los principales artífices del resurgimiento de la extrema derecha tanto en Estados Unidos como en Europa, donde incluso ha asesorado proyectos y partidos políticos con bases neofascistas.

Y así como éstas existen muchas otras que seguramente nos son familiares (Vice, Brexit: The Uncivil War, House of Cards, Game Change, The West Wing, No). Todas estas películas, documentales y series nos hacen sentir como si estuviéramos ahí y nos enseñan una realidad que poco a poco nos estamos atreviendo a conocer: la política detrás de los discursos, de las reuniones, de la prensa; las formas que construyen a la política misma. ¿Y por qué es que nos llama tanto la atención?

Considero que parte importante de que las grandes productoras sigan apostando por mostrar este tipo de contenido sobre política tiene que ver con la facilidad de acceso a la información. A través de Internet tenemos acceso a todos los conocimientos básicos (fechas, lugares, etc.) y ello nos ha hecho evolucionar e interesarnos en los procesos: nos preguntamos cada vez más los porqués de las cosas y estamos dispuestos a indagar un poco más, ya sea por conocimiento propio o por tener un tema de conversación en alguna reunión. A la gente ya no le interesa sólo conocer los hechos, sino que quiere saber hasta el más mínimo detalle de las personas que estuvieron involucradas en todos estos acontecimientos.

La presencia de temas políticos en el cine no es para nada un fenómeno reciente, pero la estrategia para comunicarla es distinta a la de antes. En nuestro país, películas como La Ley de Herodes o El Infierno retrataban una realidad política adaptada a manera de sátira y con el propósito de generar incomodidad en la audiencia. En cambio, series como Historia de un Crimen: Colosio presentan a los individuos como si fueran personas comunes que también sufren las consecuencias de la vorágine de eventos alrededor suyo y que, sin saberlo, se convierten en protagonistas de la historia misma.

Siempre encontrando como positivo que el cine no sea visto sólo como un medio más de entretenimiento, me complace saber que hay interés en general por cuando menos conocer sobre este otro lado de la política del que usualmente no se conoce tanto. Pienso que, dentro de unos años, no nos debería sorprender si en el cine llegara a salir un documental protagonizado por Andrés Manuel, Tatiana Clouthier, Ricardo Monreal y compañía sobre la campaña de 2018. Más allá de si simpatizan o no con el Presidente, ¿a poco no les suena que después en Netflix les salga como sugerencia de contenido? ¿O anunciada en el cine a nivel nacional? Cuando salga, no se olviden de invitar a su servidor a verla.

España está de cabeza: Elecciones generales 2019

Comparte este artículo:

El próximo domingo 28 de abril habrá elecciones generales en España y todas las encuestas indican que el actual presidente -Pedro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE, centroizquierda)- se mantendrá en el cargo. Lo curioso es que Sánchez lleva apenas diez meses como Presidente del Gobierno y tuvo que adelantar las elecciones porque no pudo conseguir que los otros grupos parlamentarios aprobaran su paquete presupuestario. Su antecesor, Mariano Rajoy -del Partido Popular (PP, derecha)- dejó el cargo en 2018 tras una moción de censura. ¿Qué está pasando con la política en España?

Para entender la situación actual, hay que remontarse a hace unos cuatro años, cuando dos nuevas fuerzas políticas llegaron a competirle el poder al PSOE y al PP: Unidos Podemos (izquierda) y Ciudadanos (hoy centroderecha). Para las elecciones de 2015, la atomización de fuerzas políticas supuso el fin de los gobiernos de mayorías absolutas y trajo complicaciones para la investidura del candidato del PP, Mariano Rajoy, por lo que al año siguiente nuevamente se convocó a elecciones. Dos años más tarde se produciría la mencionada moción de censura para destituir a Rajoy del cargo, pues su partido fue señalado por casos de corrupción millonarios. Con calma. Esto apenas se pone bueno.

El resurgimiento de la ultraderecha no tardó en llegar a España y ya tiene nombre: Vox. Si bien existe desde 2014, no fue hasta el pasado mes de diciembre que tuvo lugar su irrupción en la política española tras haberse convertido en la quinta fuerza más votada en Andalucía -territorio más poblado de España- al haber conseguido 12 de los 109 escaños por disputar. En las encuestas, apenas se les tomaba en cuenta con uno. Partidario de eliminar las leyes de género, del uso de armas para la defensa propia y en contra de la inmigración (particularmente desde países islámicos), Vox tiene asegurada su participación en el Congreso. Según las encuestas, conseguirán alrededor de 30 escaños de los 350 que están en juego, pero la experiencia dicta que podrían ser más. ¿Qué cómo logaron su crecimiento? Hay un viejo conocido que últimamente les está asesorando: Steve Bannon, el exjefe de estrategia de Donald Trump.

El resultado de estas elecciones sigue en el aire: ninguno de los bloques parlamentarios suma para obtener una mayoría absoluta. Si bien existen otras fuerzas minoritarias que podrían ser la clave, la más fuerte es Esquerra Republicana de Catalunya (izquierda independentista); la misma que -junto con otros- se negó a aprobar los presupuestos de Sánchez, por lo que se tuvo que adelantar la convocatoria electoral.

La campaña dura quince días y finalizará este viernes para dar paso a una jornada de reflexión (sábado), pero lo cierto es que ya desde hace dos meses se viene cocinando todo. Hubo dos debates entre las cuatro principales fuerzas (PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos), pero el número de indecisos sigue siendo alto: aproximadamente el 30% de las personas aún no sabe por quién votar.

No hay una única causa que explique el porqué de la atomización de la oferta política en España, pero no cabe duda de que los efectos de la crisis económica de 2008 fueron un catalizador importante. La precarización laboral, los problemas para pagar las pensiones, el alza en los precios de la vivienda y un salario mensual promedio por debajo de la media de la Unión Europea son algunos de los temas que hasta hoy siguen sin resolverse. Además, el movimiento independentista catalán se encargó de tensionar aún más a las élites políticas, lo que supone agregar otro tema a la lista de pendientes. 

Los españoles tienen su sistema político de cabeza y este domingo se juegan el futuro de su país. Cualquier cosa que venga desde fuera -como una pedida de disculpas, por ejemplo- no tiene cabida en la agenda, pues ni siquiera después del proceso electoral hay garantías de que haya un alivio a nivel político. Habrá que esperar.

Asesores de Trump lo ven “como un niño” y le llaman “idiota”: Michael Wolff, autor de “Fire and Fury”

Comparte este artículo:

El autor del polémico nuevo libro sobre el presidente estadunidense, Donald Trump, dijo hoy que los asesores del mandatario le ven “como un niño” y le llaman “idiota”, y defendió que todo lo que ha publicado se ajusta a la realidad en el Ala Oeste, pese a los desmentidos de la Casa Blanca.

En su primera entrevista desde que comenzó la controversia sobre su libro, que salió hoy a la venta, el periodista Michael Wolff dio irónicamente las gracias a Trump por sus críticas al texto y por el intento de sus abogados de detener su publicación.

El escritor subrayó que sigue respaldando “absolutamente” todo el contenido del libro, pese a las afirmaciones de la Casa Blanca de que está lleno de “falsedades”, y aseguró que “el ciento por ciento” de los asesores de Trump tienen una opinión negativa sobre él, incluida su hija Ivanka y su yerno Jared Kushner.

El periodista se declaró “cómodo” con todo lo que ha incluido en el libro, llamado ‘Fire and Fury’ (‘Fuego y furia’), cuya salida a la venta se ha adelantado cuatro días debido a la enorme demanda que ha generado el enfrentamiento público entre Trump y su ex asesor, Steve Bannon, a raíz de unas declaraciones de este en el texto.

No obstante, Wolff quiso subrayar que el libro “no es sobre Steve Bannon, sino sobre Donald Trump“, aunque ese ex asesor es el “ejemplo más claro” de quienes pensaron que el magnate podía ser un buen presidente y llegaron “a la conclusión de que no puede hacer ese trabajo”.

En un tuit a última hora del jueves, Trump aseguró que el libro está “lleno de mentiras, tergiversaciones y fuentes que no existen”, y que él rechazó “muchas veces” las peticiones de entrevista de Wolff.

El periodista dijo hoy, sin embargo, que él sí habló con Trump para su libro, aunque quizá el presidente “no se dio cuenta de que era una entrevista”, pero no fue un intercambio “off the record”.

 

Director de Comunicaciones de la Casa Blanca amenaza con matar a quien filtre información.

Comparte este artículo:

Anthony Scaramucci, quien recientemente fue nombrado Director de Comunicaciones de la Casa Blanca, amenazó e insultó a varios miembros de primer nivel del gabinete del presidente de EU, Donald Trump, en una entrevista publicada por The New Yorker.

En un texto difundido en el sitio web de The New Yorker, Scaramucci se lanzó contra Reince Priebus, director del gabinete de la Casa Blanca, a quien llamó “esquizofrénico paranoide”, y contra Stephen Bannon, estratega en jefe de la Presidencia, a quien acusó de trabajar en favor de su propia agenda.

En el texto publicado, el director de Comunicaciones acusó a Priebus de las filtraciones constantes de información confidencial a la prensa desde la Casa Blanca, luego de que Ryan Lizza, reportero de The New Yorker, consignó una cena entre Scaramucci y empleados del canal Fox News.

“Lo que quiero hacer es matar a todos aquellos que están filtrando información y quiero que la agenda del presidente vuelva a estar encaminada para que podamos triunfar a nombre del pueblo estadunidense”, expreso el director de comunicaciones.

En un mensaje de Twitter posterior a su conversación con Lizza, Scaramucci incluso amagó con reportar las filtraciones supuestamente realizadas por Priebus ante la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

También manifestó que, a diferencia de otros altos funcionarios, él no tenía ningún interés en cultivar la atención de los medios de comunicación. “No soy Steve Bannon, no estoy tratando de chuparme mi propio p…”, indicó. A diferencia de Bannon, agregó Scaramucci: “no estoy tratando de construir mi propia marca a partir de la maldita fuerza del presidente. Estoy aquí para servir al país”.

Más tarde, en una entrevista ofrecida al canal CNN, Scaramucci dijo que no había acusado a Priebus de filtrar información.

 

Hoja de Ruta: “La democracia muere en la oscuridad”

Comparte este artículo:




La democracia muere en la oscuridad” es el eslogan que recién estrenó el Washington Post y que ahora aparece debajo de su nombre en sus ediciones digital e impresa. Esto vino a mi atención hace unos días por un artículo publicado en Vanity Fair titulado “El oscuro nuevo lema del Washington Post es pura genialidad de branding”.

James Warren, periodista autor del mencionado artículo, argumenta que la frase podría verse como una prédica arrogante para la autoestima de la industria en un momento de incertidumbre, ataques y desinformación, salvo por un pequeño detalle: funciona. “Pudiera ser una pincelada maestra cuando se trata de branding. Una frase directa y breve que captura el propósito”.

Obviamente se trata de la democracia… pone la vara muy alta para el periódico, especialmente en un mundo cada vez más lleno de engaños y comentarios que se hacen pasar por “reporteo”. Lo interesante es que la frase no solo busca vender, o mejor dicho, busca vender de la mejor forma posible: haciendo clara y atractiva su promesa central, que en este caso es la búsqueda de la verdad. Aunque es preciso darle un apellido para que cobre sentido: la verdad pública, aquella que todos tenemos derecho a conocer y que debemos conocer como un deber cívico.

Echar luz sobre la verdad es la esencia misma del periodismo, pero una verdad que debe tener propósitos claros: acotar al poder, denunciar su abuso y formar criterio en el público. Cuando eso sucede el periodismo contribuye no solo a salvaguardar la democracia, sino a llenarla de contenido.

La contundente frase “La democracia muere en la oscuridad” no solo resalta la razón del ser del oficio, sino que recuerda un principio fundamental: las libertades políticas, los derechos humanos, la democracia misma nunca son regalados, y una vez que se tienen, deben fortalecerse y nunca darse por sentados. Con mayor razón en un país como el nuestro donde las cosas existen a medias o por pedazos, donde a veces la simulación impera y en entre las sombras de la trastienda sigue reinando la mezquindad.




Hoy, que el azote de los populismos nacionalistas de la derecha avanzan en distintas partes del globo; hoy que Steve Bannon, el principal asesor de Trump considera que los medios “deberían mantener la boca cerrada” y son “el partido de oposición”; hoy que en Nuevo León se recomienda fumigar a los periodistas (medida reservada para plagas y pestes); hoy que la desinformación impera y tiene mayor credibilidad el vecino o el compañero de trabajo que un vocero oficial, la verdad pública es uno de los mayores remedios contra el avance del autoritarismo.

En estos tiempos de nubarrones, habrá que mantener muy cerca del pecho las palabras de Alfonso Reyes: “Defended, contra las nuevas barbaries, la libertad del espíritu y el derecho a las insobornables disciplinas de la verdad
______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

¿Quiénes asesoran a Donald Trump?

Comparte este artículo:

Las relaciones entre Estados Unidos y México están en su peor momento. En lo que fue un estire y afloje el día de ayer, Peña canceló su visita a Washington, programada para el próximo martes.

Trump por su parte amenazó en no concretar ninguna reunión con su homólogo mexicano si México se seguía negando a pagar el muro fronterizo y no “mostraba respeto a Estados Unidos”.

Trump esperaba que México se doblegará ante sus exigencias. Esto no sucedió gracias a la presión de la sociedad pidiendo a Peña que, por dignidad, no asistiera a la reunión el martes.

Dando así un fuerte revés a la teoría del mundo paralelo de Donald Trump. Ahora, Trump propone que para que México pague el muro, se le ponga un impuesto del 20% a todos los productos que provengan de México.

Esta es ciertamente una de las medidas más torpes que he escuchado. Básicamente, será el consumidor estadounidense el que pague el muro, no una vez, sino dos veces. Con esta medida, la pregunta es, ¿quiénes asesoran a Trump?




El día de ayer un medio mexicano saco una nota que me pareció muy interesante. En la nota, confirman lo que se veía venir desde la campaña de Trump.

Steve Bannon y Kellyanne Conway son los manda más en la administración del nuevo presidente de Estados Unidos. Steve Bannon fue por mucho tiempo el editor general de Breitbart News, un sitio web de la ultra derecha, especialista en crear noticias falsas con el fin de llegar al público blanco supremacista, hoy es el principal consejero de Trump.

Por su parte, Kellyanne Conway apoyó en un inicio la campaña de Ted Cruz, para muchos analistas más peligroso que el empresario neoyorquino.

Después de las primarias republicanas, Conway se unió al equipo de Trump y hoy funge también como asesora del presidente.

Ambos personajes tienen perfiles 100% anti-inmigrantes, sobre todo Bannon. De hecho, Steve es quien ha asesorado a Trump en su política contra los mexicanos desde la campaña presidencial.

Por lo tanto, viene sin sorpresa alguna la rigida posición que ha tomado el gobierno de Donald. Tampoco nos deben de sorprender las decisiones tan reactivas y vicierales de Trump hacia la “desobediencia mexicana”.




Probablemente en los próximos días, semanas y meses veamos políticas más duras de Trump hacia México, el detalle es que tanto Conway y Bannon están tan cegados con su agenda anti inmigrante, que ignoran las repercusiones políticas y económicas que estas medidas tendrán en su país.

Por otro lado, según fuentes, fueron Bannon y Conway los que reventaron desde el miércoles las negociaciones entre la comitiva mexicana y Jared Kushner, amigo de Luis Videgaray y yerno de Donald Trump.

Ciertamente, gente dentro del gabinete del presidente originario de Nueva York, no quieren, ni les interesa tener una relación estrecha y sana con nuestro país.

Es momento que el gobierno mexicano tome una posición firme ante las amenazas de Trump y que, al contrario, sea nuestro país el que dicte hacia donde irá la relación con Estados Unidos y tal vez de esta forma tomar un lugar más importante en el juego geopolítico del continente americano.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”