Trump critica a Joe Biden por usar cubrebocas en público

Comparte este artículo:

El candidato del Partido Demócrata para presidencia, el exvicepresidente Joe Biden, reapareció este lunes con el rostro cubierto para rendir tributo a los soldados muertos en combate, y poco después fue blanco de las críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, que no aludió al tema de la máscara, que él se niega a usar en público.

Vestido de negro y acompañado de su esposa, Jill Biden, el líder demócrata dejó una ofrenda floral en un monumento en honor a los veteranos de la guerra en Delaware, en la que se convirtió en su primera aparición en público desde marzo pasado.

Estados Unidos contabiliza más de 1.6 millones de casos confirmados de COVID-19 y unas 98 mil muertes a causa de la enfermedad, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

El exvicepresidente, quien es el único candidato demócrata tras el retiro de sus rivales, quienes han apoyado su postulación, ha desarrollado su campaña de manera virtual.

El diario The New York Times se refirió a un comunicado emitido por la campaña de Biden, en el que destacaban que “es más imperativo que nunca honrar y recordar a los veteranos y sus familias, que sacrificaron todo para esta nación“, pero que no precisaba los planes futuros del exfuncionario.

Horas después, el presidente Trump publicó mensajes en su cuenta de Twitter en los que criticaba a Biden.

 

 

 

(Con información de EFE y López-Dóriga digital)

La danza de cifras por el COVID-19, ¿miente el gobierno federal?

Comparte este artículo:

En días pasados prominentes medios internacionales publicaron reportajes sobre el tamaño de la magnitud del coronavirus en México. 

Una estimación publicada en El País y basada en datos oficiales del sistema de salud, ubica el número de contagiados entre 620,000 y 730,000. 

El medio hizo el cálculo con base en el exceso en las atenciones médicas por ETI (Enfermedad Tipo Influenza) e IRAG (Infección Respiratoria Aguda Grave) con respecto a años pasados. 

Según El País, con datos oficiales del modelo centinela, esta cifra asciende a 43,166 casos (hasta la semana 9) y representan el 6% del total de enfermedades de ese tipo, por lo que el total de casos serían alrededor de 730 mil.

Por su parte el New York Times señala que en la CDMX se podrían estar dejando de informar cientos o incluso miles de muertes por coronavirus. De acuerdo al medio norteamericano el total de muertes en la capital del país ascendería a 2,500, un 75% más de las informadas por el gobierno federal y casi la misma cifra que el total nacional de fallecimientos (3,000 al momento del reportaje). 

Una cosa es segura y es que la contabilidad perfecta o exacta en una pandemia es inviable, y la apuesta por el modelo Centinela (de muestreo y proyección) por parte del gobierno federal fue abierta desde el principio. 

El mismo gobierno ha reconocido en múltiples ocasiones que sus cifras son una muestra con la que toman decisiones y que más que ocuparse en tratar de sacar una estimación exacta, su prioridad es evitar el colapso en el sistema de salud.

El éxito del modelo elegido y su prioridad está precisamente en esa variable. Hasta el momento, ninguna entidad ha tenido un colapso hospitalario en disponibilidad de camas con ventilador. 

Incluso las estimaciones presentadas por el NYT ponen a la ciudad de México por debajo de otras grandes urbes, como Nueva York o Madrid, donde los casos y fallecimientos han sido inmensamente mayores. 

El foco no debe estar en si la cifra que proporciona el gobierno federal es precisa o no, sino en que su estrategia de basar la toma de decisiones en el modelo Centinela logre el cometido de evitar la saturación hospitalaria y por ende una catástrofe en el manejo de la pandemia. 

La gran preocupación que existe es el consenso internacional respecto a la necesidad de desarrollar sistemas masivos de pruebas, no solo en esta etapa, sino para lograr mantener estabilidad en la nueva normalidad. Ahí es donde el modelo federal encontraría su principal limitación.

Esta columna es parte del análisis que realizamos en Reporte-19, el producto de análisis de Altius Consultores para brindar perspectiva y herramientas a tomadores de decisiones durante la contingencia.

Para consultar el reporte completo entra a https://bit.ly/reporte19altvz 

Gobierno oculta muertes en CDMX por COVID-19: New York Times

Comparte este artículo:

De acuerdo a fuentes de información “confidencial” consultados por el medio estadounidense, el gobierno de la capital mexicana no estaría informando “de cientos, posiblemente miles de muertes” causadas por Covid-19.

De acuerdo al diario, a través de un análisis y entrevistas difundidas hoy, “médicos de los abrumados hospitales de la Ciudad de México dicen que se está ocultando al país la realidad de la epidemia”.

Mientras tanto, los funcionarios de la Ciudad de México indican que “bastante más de 2 mil 500 muertes” son las posiblemente causadas por este virus y otras enfermedades respiratorias de las que sospechan. “El gobierno federal informa sobre unos 700 decesos” en Ciudad de México y su metrópolis.

Hasta el jueves pasado, el Director General de Epidemiología informó que se tenían 29 mil 616 casos confirmados, de los cuales 7 mil 802 eran activos y 2 mil 961 han fallecido. Además, cifró en 18 mil 812 los casos sospechosos y en 68 mil 783 los negativos.

Por su parte, el New York Times comenta que “el gobierno mexicano ha reportado menos de 3 mil muertes confirmadas por coronavirus, además de casi 250 que se sospecha están relacionadas, en un país de 120 millones de personas. Los expertos dicen que México sólo tiene un panorama mínimo de la escala real“, esto debido a la poca realización de pruebas.

Solamente 0.4 de cada mil mexicanos se hace la prueba “de lejos, la proporción más baja entre las decenas de naciones de la OCDE, que promedian unas 23 pruebas por cada mil personas“.

Se afirma también que el gobierno mexicano ha denegado sus solicitudes durante tres semanas para identificar todas las muertes relacionadas con enfermedades respiratorias desde enero, “aduciendo que los datos estaban incompletos“.

En el diario, el reportero de investigación Azam Ahmed escribe que: “Con una cantidad tan limitada de pruebas y dudas sobre los modelos del gobierno, los expertos dicen que los cálculos federales de cuándo el país alcanzará su punto máximo, cuánto durará la epidemia y qué tan grave será el daño pueden no ser confiables“.

De acuerdo a sus fuentes, demás críticas han llegado, siendo que destacan que existe “un rezago de dos semanas en los resultados oficiales”, así mismo, las muertes sospechosas de padecer el virus no son incluidas en los datos, así mismo, existe comparativos con otras ciudades donde las medidas de confinamiento no son opcionales, y finalmente, se destaca la existencia un modelo que estima un fuerte aumento de las infecciones seguido de un fuerte declive, sin que en “casi ningún otro país del mundo ocurriese una disminución rápida tras un pico“.

Con información de La Jornada

Nota del NYT critica a AMLO por respuesta a COVID-19

Comparte este artículo:

El Gobierno del Presidente de México, AMLO, minimiza la crisis de la pandemia del Covid-19, consideró The New York Times.

En una publicación en la que destaca que Brasil y México tienen más de la mitad de la población total de América Latina, el diario estadounidense criticó las medidas adoptadas por el Gobierno mexicano para atender la enfermedad en el país.

Se mofaron de las peticiones para cerrar negocios y limitar drásticamente el transporte público, y dijeron que estas medidas dañaban más a las personas que el virus“.

Respecto al Mandatario mexicano, el diario criticó sus giras multitudinarias y los dichos pasados sobre que había que abrazarse a pesar del coronavirus.

El Presidente, sin embargo, recalcó en una conferencia que esas declaraciones eran de semanas pasadas y no aplicaban al presente.

López Obrador, un populista que llegó al poder apelando a los pobres, se muestra reticente a tomar las medidas que sus contrapartes han adoptado, temiendo el impacto que tendrían en los trabajadores informales y en otros que ya lo están resintiendo“, escribió el medio.

 

(Con información de Reforma)

#HojaDeRuta: “Monstruos entre nosotros”

Comparte este artículo:

Empresa criminal: culpable. Tráfico sexual: culpable. Trabajo forzado: culpable. Robo de identidad: culpable. Pornografía infantil: culpable. Keith Raniere, líder de la secta disfrazada de grupo de autoayuda conocida como NXIVM, escuchó el miércoles en una corte de Brooklyn el veredicto que probablemente le haga pasar el resto de su vida en prisión.

Con un témpano por rostro, dicen los presentes, quien llegó a autoproclamarse el hombre más inteligente del mundo, quedó finalmente expuesto como lo que es: un criminal trastornado.

Aunque las extrañas prácticas de la supuesta empresa dedicada a dar “cursos ejecutivos para el éxito” ya venían siendo reportadas desde 2003, fue el exposé publicado en el New York Times en octubre de 2017 lo que generó un alud imparable. 

La pieza describía una hermandad secreta de mujeres al interior de la organización que se asumían como esclavas de Raniere (“Maestro” o “Vanguardia”, le llamaban), al grado de ser marcadas en su vientre con símbolo supuestamente en latín, que en realidad resultó ser compuesto por las iniciales del gran manipulador (la vanidad como sello del opresor). 

Tras la publicación del Times, comenzó el colapso para Raniere, a quien su magna inteligencia le avisó que era el momento de aplicar el arte de la fuga ¿el destino elegido para guarecerse? Monterrey, México. O para ser precisos, San Pedro Garza García, donde fue recibido y hospedado a unos cuantos metros de los alegres borbollones de la fuente “El Edén”, que adorna el extremo poniente de la Calzada del Valle.

Se publicaron incluso fotos de Raniere paseando por San Pedro, y se supo que tenía particular gusto por la cocina del Taller Vegánico, porque se podrá ser explotador sexual, torturador y defraudador, pero carnívoro, jamás. Las ligas de la secta con personas de Monterrey no se han explorado mucho, pero las hay en demasía.

Para marzo de 2018, el prófugo fue arrestado en una villa de lujo cerca de Puerto Vallarta. El juicio inició el pasado 7 de mayo, concluyendo el 19 de junio. Le demolieron testimonio tras testimonio, relatando atrocidades que erizan la piel. En contraste, durante las siete semanas que duró el juicio, la defensa de Raniere no llamó a un solo testigo. Extrañamente, sus súbditos dejaron solo al hombre más inteligente del mundo.

La perturbadora historia de NXIVM, su líder y prácticas son de esas realidades que superan a la ficción, y que obligan a reflexiones profundas sobre los tiempos que corren, porque líderes carismáticos han existido en todas las épocas, pero la esclavitud conseguida a través de la mercadotecnia, la promesa del éxito profesional, el estatus de exclusividad para ejecutivos pareciera un fenómeno propio del capitalismo tardío. Si el neoliberalismo entiende los actos de mercado como una ética en sí mismos, resulta natural creer que solo merece la felicidad quien pueda pagar 7,000 dólares por un curso de dos semanas.

Muchos de los seguidores de Raniere se convencieron de que el hombre iluminado había desarrollado una fórmula matemática capaz de predecir que el mundo llegaría a su fin en 15 años. Ahora tendrá que imaginárselo y escuchar desde su celda las trompetas del apocalipsis, a menos que le toque una con ventana.

Resuena el diálogo con el que inicia el bello filme “The Shape of Water” de Guillermo del Toro, donde el narrador comparte: “Si hablara de ello, ¿qué te diría? Me pregunto…¿Te diría sobre ella? La princesa sin voz. O tal vez debería advertirte de la verdad de estos hechos, y del cuento de amor y pérdida. Y del monstruo que trató de destruirlo todo”. Sin caer en ningún spoiler, merece la pena precisar: ese monstruo no era el hombre anfibio, sino un rubio que creía ciegamente que el mundo era suyo.

En una década, Trump perdió mil millones de pesos: NYT

Comparte este artículo:

Las finanzas de Donald Trump estaban en rojo entre 1985 y 1994, al haber perdido cerca de 1 mil 200 millones de dólares en una década, informó este martes el New York Times, basándose en documentos fiscales.

Estas revelaciones se producen un día después que el Tesoro se negara a comunicar al Congreso las declaraciones impositivas del presidente estadounidense, en un pulso entre el gobierno y los demócratas, mayoritarios en la Cámara de Representantes.

Según la investigación del diario, blanco permanente de críticas del magnate republicano, en aquella época la salud financiera del hombre de negocios y de sus empresas era catastrófica.

El New York Times (NYT) destacó que Trump perdió tanto dinero que pudo evitar pagar impuestos durante ocho de los diez años tomados en cuenta.

El diario señaló sin embargo que no sabe si el fisco, tras una auditoría de estas declaraciones, llegó a efectuar algún reclamo.

En 1985, por ejemplo, Trump declaró haber perdido 46.1 millones de dólares, fundamentalmente con sus casinos y hoteles.

Sus distintos negocios continuaron generándole pérdidas todos los años por un monto total de 1 mil 170 millones de dólares en la década, escribe el NYT.

Precisa por otra parte que las declaraciones de impuestos no las obtuvo a través de Trump sino que las consultó gracias a una persona que accedió a ellas por vía judicial.

Agregó que esta década no forma parte del conflicto entre los demócratas y el presidente sobre la publicación de sus declaraciones de impuestos.

El partido opositor se interesa en los años recientes.

Según un abogado del presidente interrogado para el informe, las informaciones del diario “a propósito de las declaraciones de impuestos del presidente y de sus negocios de hace treinta años son extremadamente inexactas”.

En octubre último, el NYT ya había investigado la situación financiera de Trump, que habría recibido más de 400 millones de dólares de sus padres, en parte gracias a maniobras de evasión fiscal.

(Fuente: El Mañanero Diario)

#ReformaEducativa: Un enfoque en resultados

Comparte este artículo:

Antes de emitir un juicio, es fundamental conocer los hechos, las posturas involucradas en el tema, y el contexto en el que el evento se desarrolla. Luego, hay que aplicar un sentido de objetividad y de empatía para que el juicio que se decida emitir, no sea pasional o de valor, o que incluso afecte la libertad de los demás.

Aquí, un análisis de la Reforma Educativa de EPN, y los cambios que propone AMLO en el memorándum recientemente publicado. En este caso, hablaré de dicha Reforma desde un punto de vista de resultados, donde los protagonistas son quienes sufren (o se benefician) de ella; es decir, el alumnado y los maestros directamente involucrados. 

Primero, se hablará de la observación de la Reforma Educativa de Peña Nieto de 2012 a 2018, en cuanto a los resultados negativos. Dicha reforma llegó a medios de información internacionales como consecuencia de la protesta y la violencia que desató. Según New York Times en Español, se hacían notar tres posturas: a favor de la reforma; -principalmente actores del Sindicato Nacional de Maestros-, en contra de la reforma; -encabezada por los maestros afectados con la pérdida de sus empleos-, y por último, un punto de vista como outsider o actor ajeno; -donde se encuentra el sector de la sociedad que no conforma la esfera del conflicto central-. En la cobertura de NY Times, se habla de la batalla que se llevó a cabo en Nochixtlan, Oaxaca, entre los maestros de la zona y la Policía Federal. Ahí, fallecieron nueve maestros y más fueron arrestados por actos de rebeldía. Con esto, se muestra que el miedo a perder sus empleos, llevó a las personas a protestar de manera enfurecida. Recordemos que, en ocasiones, las situaciones de riesgo legitiman la violencia por parte de quienes viven dicho contexto, ya se ha visto en numerosas protestas estudiantiles y en levantamientos de armas de grupos guerrilleros. Es así que, hace falta una toma de decisiones de carácter público con base en el bienestar de las personas que se verán directamente impactadas por ellas y que contemple consecuencias largoplacistas. 

Por otro lado, los aspectos positivos de esta reforma de 2012 a 2018, yacían en las ideas: garantizar una educación de excelencia para los mexicanos por medio de la capacitación y evaluación docente, y evitar el desvío de fondos para el pago de nóminas. La motivación principal para la implementación era la deficiencia en el sistema educativo, la falta de preparación de los estudiantes y los bajos resultados en pruebas como la PISA, que demandaban acción por parte del sector gubernamental. Además, la herencia de plazas de maestros, era otro problema que merecía atención desde tiempo atrás. No obstante, el sexenio de difusión e implementación no dio suficiente tiempo para ver resultados tangibles en la mejora de la educación. Se predecían resultados, hasta diez años después de verla funcionar, y esto no dio cabida a que los involucrados directamente en las consecuencias de la reforma, vieran su rendimiento. 

El plan de AMLO respecto a la reforma, busca atacar estos y otros puntos débiles, pero no es del todo claro por sí mismo. El memorándum emitido el día 16 de abril de este año, pretende liberar a los presos por las protestas de maestros, unirse a manera de apoyo a las familias de los maestros fallecidos, poner en manos de la SHCP la nómina de profesores, y delegar a la SEP el manejo de la evaluación y regulación de plazas de maestros. Al igual que en el caso de la reforma por EPN, las ideas parecen atractivas cuando se encuentran escritas en papel; no obstante, habría que esperar a ver cuentas para determinar la bonificación de estos cambios a los ojos de alumnos y maestros. 

Con esto, volvemos al punto que hice en un inicio. Si se trata de medir con base en resultados y en el impacto esperado según las motivaciones originales de la gestión de EPN para poner la reforma en marcha, los resultados no son tangibles y mucho menos, positivos. Además de haber deficiencia en la enseñanza, estudiantes perdieron muchos días de clases en zonas vulnerables al sur de país, por lo que en lugar de verse a la merced del público principal, que son los niños, ellos terminaron por sufrir más. Respecto a la iniciativa de cambios que presenta AMLO, hace falta esperar para emitir un juicio basado en la realidad.

No es válido aferrarse a políticas públicas que no funcionan del todo y que traen más perjuicios que beneficios. Busquemos el cómo sí, que haya puntos a favor para todas (o la mayoría de) las partes involucradas, si bien no en el corto plazo, en el largo. Esto debe estar acompañado de una campaña publicitaria efectiva, transparente y objetiva de la política pública que se implementará, para que las personas tengan confianza de que el proceso rendirá frutos y que vale la pena formar parte de los reajustes y ser pacientes. Por el momento, es indispensable mantenerse al tanto de las acciones del ejecutivo actual sobre la Reforma, y sostener un juicio basado en los resultados que afectan a los alumnos y a los maestros, ya que su beneficio es la razón de que ésta exista en primer lugar. 

#HojaDeRuta: “Entre redes y realidades”

Comparte este artículo:

“Las redes”: esas nuevas deidades etéreas de la opinión pública. Ante cada nueva polémica, desde espacios informativos y de opinión suele preguntarse: ¿qué dicen las redes? Como si fueran oráculos dando sus designios. 

Se les menciona con toda naturalidad, como si no fueran una masa amorfa, un mar cambiante donde lo mismo pueden encontrarse ideas valiosas que rabia pura, grandes piezas periodísticas que noticias falsas.

Cierto, mediante softwares especializados ya se pueden medir tendencias y “sentimientos”, tomando variables como los temas más repetidos o las palabras más mencionadas. Por ejemplo, la agencia digital Etnoscopía realizó un mapeo de identificación ideológica en México, tomando datos de Facebook Insights y encuestas digitales. Este mapa de tendencias ideológicas considera 5 categorías: extrema izquierda, izquierda, centro, derecha y extrema derecha. 

Algunos resultados parecen lógicos, por ejemplo, la zona del bajío es la más identificada con la derecha, mientras que entidades como Guerrero y Oaxaca lo hacen por la izquierda. Sin embargo, sorprende que entidades como Coahuila y Nuevo León se clasifiquen como centro, lo que sugeriría una disposición a tomar posturas progresistas en ciertos temas.

De acuerdo a la Asociación de Internet MX, en su último estudio de hábitos de los usuarios, el año pasado el 67% de los mexicanos mayores de 6 años eran usuarios de Internet. Si bien esta cifra no deja de subir año con año, es preciso reconocer que una tercera parte de la población aún no está en la red. Este mismo estudio señala que la principal actividad de los usuarios mexicanos es acceder a redes sociales, siendo Facebook la de mayor penetración, cubriendo prácticamente la totalidad de los usuarios (98%).

¿Esto implica que lo que se dice en las redes es un reflejo real del pulso social? No necesariamente. Para empezar, porque no todos están ahí, y segundo, porque de los que están, no todos tienen el mismo nivel de politización ni activismo digital. El New York Times, dentro de la sección The Upshot realizó un análisis que refuerza este punto, titulado: “El electorado demócrata en Twitter no es el electorado demócrata real”.

Los datos marcan un contraste notable. Por ejemplo, el 39% de los demócratas en redes sociales se identifican como activistas progresistas, pero en el electorado abierto, esta cantidad baja a 22%, es decir, sí existe una porción importante de simpatizantes que están empujando la agenda del partido a la izquierda, pero en términos reales es una menor proporción de lo que las redes y la percepción mediática sugieren.

Un dato complementario es aquellos demócratas que se identifican como personas moderadas: en redes son apenas el 13%, pero en la vida real esta cifra casi se duplica, para llegar a 24%. Es decir, al menos 1 de cada 4 votantes demócratas se considera a sí mismo como una persona moderada políticamente.

El análisis sugiere que si bien el movimiento hacia la izquierda que el partido ha experimentado es real, pero que el ánimo y fervor que existe en las redes sociales no coincide con el electorado demócrata en la vida real. Esto debiera generar una reflexión interesante en nuestro contexto: ¿qué tan real es la polarización entre fifís y chairos? ¿Qué tanto del electorado en realidad es moderado? ¿Qué proporción realmente está desinteresada de la política y no se expresa (por tanto, no registra) en redes sociales? 

En general, la lección es la cautela y el análisis frío de la información, pues la realidad política y comunicacional se transforma, pero esto no implica cambios radicales o totales en el electorado como un todo, que si bien puede irse transformando, no necesariamente lo hace en la medida y tono que las redes parecen reflejar.

#HojaDeRuta: “Oponerse con razón”

Comparte este artículo:

Era bien sabido que vendrían reformas a la ley orgánica previas al inicio del nuevo gobierno federal. Es lógico que una nueva administración busque cambiar la arquitectura institucional del aparato federal para que este se adecúe al plan de gobierno que se ejecutará. De hecho esto suele suceder cada sexenio.

Si bien es natural que la oposición polemice con la naturaleza de estos cambios, no deja de sorprender el encuadre político que se ha buscado darle en este caso: el de prevenir una dictadura. 

Los legisladores de Acción Nacional tomaron la tribuna previo a la aprobación de estas reformas, sosteniendo una manta que rezaba “No a la Dictadura Obradorista”, acompañada de una imagen del presidente electo con uniforme militar y una bandera venezolana de fondo, obviamente referenciando al ex mandatario de ese país, Hugo Chávez.

Como táctica, la comparación de AMLO con Chávez dio excelentes dividendos al PAN, pues desde 2006 buscó hacer un símil entre ambos personajes bajo un discurso del miedo, en aquella infame campaña del “Peligro para México”, a pesar de que las supuestas similitudes no resistían el escrutinio. 

En el proceso electoral de 2018 se buscó nuevamente generar una liga similar, que no funcionó ante un electorado lleno de hartazgo y enojo hacia las opciones tradicionales y las agudas problemáticas del país, desde la corrupción hasta la violencia.

Como cualquier tema público, la creación de la figura de los delegados federales y cualquier otra decisión que tome la administración de AMLO -y cualquier otra, para ese propósito- es debatible. Sin embargo, afirmar que estas reformas están llevando al país hacia una dictadura es un exceso que carece de responsabilidad institucional hacia la República.

Para dimensionar los cambios que están ocurriendo, por ejemplo, con la nueva Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, habrá que recordar que en 2012, al entrar la administración del Presidente Peña Nieto, también se hicieron reformas a la Ley Orgánica que desaparecieron la Secretaría de Seguridad Pública y crearon la Comisión Nacional de Seguridad dentro de la Secretaría de Gobernación. Esta dependencia quedó como responsable tanto de la política interior como del aparato de seguridad no militar del Estado Mexicano, es decir, reunió en un solo ente la operación política y la seguridad pública.

En aquél momento se criticó de diversos sectores la maniobra, pero no se habló de una dictadura. Cabe también traer a la memoria pública el exposé que publicó el New York Times en junio de 2017, cuando dio a conocer que el Estado Mexicano, a través del software Pegasus (en el que habría gastado alrededor de 80 millones de dólares), estaba espiando a activistas de Derechos Humanos y periodistas, cuando se suponía que esa herramienta solo debería ser utilizada para investigar a criminales y terroristas. Esa sí que era una práctica propia de una dictadura: espiar a quienes un régimen considera enemigos políticos.

La oposición tiene derecho de ejercer crítica y presión política como mejor le parezca, dentro del marco de la ley, pero también de un marco ético: el de no desinformar ni tergiversar la realidad, pues vivimos una época donde los hechos comprobables son cada vez más frágiles, mientras se fortalecen percepciones políticas basadas en la desinformación y la discordia.

Una dictadura implica la desaparición de garantías, censura a la prensa, represión ante la disidencia, la utilización del aparato estatal para amedrentar e incluso asesinar. Significa la destrucción de las instituciones democráticas y el imperio de la ley. 

La tragedia es que, aunque no de forma generalizada, estas atrocidades han venido ocurriendo durante los últimos años en México: se violan Derechos Humanos; se asesinan periodistas; se espía a activistas; se realizan ejecuciones extrajudiciales; se cometen actos de corrupción y fraude de forma sistemática; se pisotea la ley.

Personajes como Bolsonaro en Brasil, Duterte en Filipinas y el mismo Trump significan una regresión hacia fantasmas del pasado que creímos expiados en el siglo XX, pero retornan de las sombras de donde se escondían. Hoy México tiene el reto compartido desde el nuevo gobierno federal, las autoridades a todos los niveles, la oposición, la prensa y la sociedad en su conjunto, de conducir la vida democrática dentro de la institucionalidad.

Más valdría concentrarse en fortalecer nuestra frágil democracia para evitar la polarización, que andar azuzando y sembrando la sedición sin fundamentos. Puede estarse de acuerdo o no con la agenda del Presidente electo, pero no existe ningún elemento objetivo para afirmar que se está avanzando hacia un régimen totalitario.

Vivimos un momento complejo, donde las polarizaciones pueden agudizarse y mutar en extremismos. Lo mejor que puede hacer la oposición es precisamente serlo, de manera crítica, responsable y con la dureza que considere necesaria, pero dentro de un marco democrático, es decir, con hechos y dentro de la ley.

gilberto@altiusconsultores.com

#HojaDeRuta: “Elecciones en EEUU: un nuevo tablero”

Comparte este artículo:

Las elecciones de medio término en Estados Unidos estaban siendo observadas por el mundo entero, y por México en particular, pues sus resultados tendrán impacto directo sobre la presidencia y agenda de Donald Trump.

En general, se considera que las elecciones de medio término suelen tener un elemento de referéndum hacia el presidente en turno, pues la ciudadanía decide si aumenta, mantiene o retira el apoyo legislativo a su administración.

A continuación, cinco consideraciones sobre los resultados.

– Fue una victoria demócrata, y por tanto, un golpe a la administración Trump. El partido azul recuperó el control de la cámara baja (House of Representatives), lo cual significará un claro freno al actual presidente, además de aumentar la presión para intensificar investigaciones existentes y abrir nuevas. Como lo habían señalado las encuestadoras serias, el Senado fue retenido por los republicanos, pero en el ámbito de las gubernaturas también avanzaron los demócratas, quienes ganaron 7 nuevos estados, mientras que el partido del presidente perdió 6.

– Hubo un crecimiento general de la votación demócrata, incluso en distritos donde ganaron los republicanos. En 317 distritos se dio una mayor votación demócrata respecto a 2016, y en promedio nacional la votación para este partido creció 10 puntos. Esto puede leerse como síntoma de inconformidad hacia la administración de Trump, además de un fortalecimiento de su oposición para pelear la presidencia en 2020. Sin embargo, la llamada “ola azul” de los demócratas fue de menor intensidad que la lograda en 2006. Este excelente gráfico del New York Times explica los datos anteriores: https://www.nytimes.com/interactive/2018/11/07/us/politics/how-democrats-took-the-house.html

– La división entre lo urbano y lo rural se mantiene. La fortaleza de los demócratas se concentra en los grandes centros urbanos, mientras que los votantes de poblaciones pequeñas tienden a votar republicano. Esto configura un país cuya división ideológica, que es cada vez más profunda, también tiene una clara expresión territorial. El apoyo urbano fue factor decisivo para que el partido de oposición lograra recuperar el control de la cámara baja. 

– El discurso cargado de odio y discriminación de parte de Donald Trump generó nuevos liderazgos progresistas que reflejan diversidad. Por primera vez habrá al menos 100 mujeres en la cámara baja, entre ellas, latinas, afroamericanas, musulmanas, indígenas y LGBT. Justamente, en esta elección ganaron más personas abiertamente LGBT que nunca, por ejemplo Jared Polis, que será el primer gobernador abiertamente gay y dirigirá el estado de Colorado.

– Los republicanos tendrán que evaluar si la base de Trump será suficiente para competir en 2020. Hacia adentro del partido en el poder existen tensiones respecto al mensaje compartido, pues mientras había voces que advertían los peligros de seguir polarizando, Trump insistió en las semanas previas a la elección con azuzar a través del tema de la caravana migrante, con alusiones racistas y discriminatorias. El aumento generalizado en votación demócrata podría poner en jaque la estrategia de mantener la lealtad de la base, sobre todo si votantes moderados que apoyaron a Trump en 2016 se han desencantado al no compartir sus posturas radicales, y prefirieron apoyar a los demócratas.

De esta manera, Trump enfrentará la segunda mitad de su mandato con un escenario más adverso, ya que ha sufrido el desgaste de gobernar, alienado a votantes moderados y sobre todo, tendrá una oposición que ha recuperado los dientes a través de la cámara baja. Ha perdido el terreno alto para negociar. Un nuevo tablero se dibuja, y con esta realidad comenzará el gobierno de AMLO y de su canciller, Marcelo Ebrard.