Hoja de Ruta: “¿De dónde viene la innovación?”

La narrativa dominante del desarrollo económico está centrada en el concepto de emprendedurismo, que en tiempos recientes ha recibido el apellido “social” para describir aquellos modelos de negocio que buscan generar rentas y, al mismo tiempo, impacto positivo en la sociedad. Esto ha venido fortaleciendo la idea de que el emprendedor es una fuerza natural que debiera ser apoyada, dejándole ser y hacer para que cree nuevo valor y riqueza.

En este proceso, el individuo con ideas e iniciativa se vuelve la materia prima del desarrollo, y el estado ─lo público─ suele vérsele como un estorbo o, cuando mucho, un trampolín  que debe financiar las grandes ideas de las y los genios de cochera.

En el santoral del emprendedurismo están figuras como Steve Jobs y Mark Zuckerberg, quienes sin más que su brillantez e inquebrantable voluntad, generaron invenciones que han transformado al mundo. Esto es cierto a medias, o como sucede con personajes de alto calado, el mito se entrelaza con la realidad.

La inteligencia y tenacidad de estas y otras figuras no es la cuestión, sino la “individualidad” de sus logros ¿de dónde han provenido muchos de los grandes descubrimientos y tecnologías que en el último siglo han cambiado al mundo? En gran medida, de los fondos públicos.

La razón es sencilla y hasta pudiese sonar paradójica: los gobiernos están dispuestos a asumir riesgos mucho mayores que los inversionistas privados, su paciencia es extensa y en muchos de los casos saben que lo invertido irá a fondo perdido, porque su razón de ser no es generar rentas, sino generar ventajas estratégicas.

Un ejemplo de lo anterior es DARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de EEUU, que fue creada por Dwight Eisenhower en 1958 tras el lanzamiento del primer satélite de la historia por la Unión Soviética, el Sputnik 1.




DARPA ha producido algunos de los avances tecnológicos que se convirtieron en base de las tecnologías que definen nuestra era: inventó el Internet; tuvo influencia en la creación de la interfaz que sería la base de Windows; desarrolló la tecnología que sería la base de Google Maps; financió el asistente de voz Siri (una compañía independiente que después fue comprada por Apple) y desarrolló el sistema de navegación NAVSAT que eventualmente se volvería el GPS, por mencionar algunos.

Mariana Mazzucato en un artículo para Slate señala que “Aunque EEUU se nos ha vendido como el modelo del progreso a través de la empresa privada, su innovación se ha beneficiado de un estado muy intervencionista”, agregando que el Instituto Nacional de Salud gasta $30 billones de dólares al año (o gastaba, antes del presupuesto anti-ciencia de Trump) en investigación farmacéutica y biotecnológica que es responsable del 75% de los medicamentos innovadores cada año.

La paradoja es interesante: el emprendedurismo que tiene como mantra el logro individual, debe en gran medida sus proezas a las bases construidas por investigación financiada públicamente. Si los gobiernos están dispuestos a tomar altos riesgos, esperar largo tiempo y ejercer cuantiosos recursos para generar las innovaciones que cambian la historia, habrá que tener cuidado con el mito individualista que busca desmantelar al estado.

Por el contrario, apostar por un modelo de impulso a la innovación desde lo público que se complemente con un fuerte apoyo a la investigación académica y alianzas con la iniciativa privada, puede convertirse en una de las ventajas estratégicas de un nuevo modelo nacional de desarrollo.




______________________________

– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

 

 

Mitos y realidades de las APPs

Por mucho tiempo el tema de las Asociaciones Público Privadas (APPs) ha generado opiniones contradictorias, por un lado están quienes ven en estos esquemas una oportunidad importante para impulsar el desarrollo económico y social de las ciudades. Pero el desconocimiento del tema y los mitos que existen detrás de las APPs ha llevado a muchas personas a desconfiar de la eficiencia de desarrollar proyectos a través de estas estructuras.

Uno de los mitos en torno a las APPs es que pensamos que es un tema que exclusivamente concierne al sector público, cuando la realidad es que para la utilización de esta alternativa de financiamiento se requiere de la participación del sector privado.

Existen casos en los que el sector privado es quien detecta una oportunidad de negocios que converge con la necesidad del gobierno para satisfacer un requerimiento de la población y es precisamente el sector privado quien realiza el primer acercamiento para llevar a cabo esta vinculación. En este sentido, existen muchas organizaciones civiles y mercantiles quienes han expresado su interés de que el gobierno utilice las APPs para el desarrollo de proyectos para los cuales no se cuenta con el recurso público suficiente para utilizar otros métodos más convencionales.

Uno de los mitos en torno a las APPs es que pensamos que es un tema que exclusivamente concierne al sector público, cuando la realidad es que para la utilización de esta alternativa de financiamiento se requiere de la participación del sector privado.

Un mito de la APPs es que el privado se beneficia a costa del gasto realizado por el gobierno. La realidad es que en los esquemas de las APPs ambas partes obtienen beneficios. Estas estructuras bien realizadas les permiten a los gobiernos impulsar proyectos que generen beneficios sociales y económicos importantes, en muchos de los casos los proyectos son autosustentables o bien, pueden ser pagados con el crecimiento de los ingresos públicos. Por su parte, el sector privado puede obtener una rentabilidad importante, acorde al riesgo que está asumiendo.

Las APPs les permiten a los gobiernos impulsar proyectos bajo un esquema de menor riesgo, en comparación con los métodos tradicionales. Otra realidad de las APPs es que los riesgos de un proyecto no son contraídos por un mismo ente, la probabilidad de fallos y sobrecostos disminuye considerablemente cuando el privado se responsabiliza por la parte del proyecto en la que tiene experiencia, mientras el gobierno utiliza las atribuciones que la ley le concede para facilitar el desarrollo del proyecto. Con lo anterior no sólo se logra diversificar el riesgo del proyecto, sino disminuirlo.

Estas estructuras bien realizadas les permiten a los gobiernos impulsar proyectos que generen beneficios sociales y económicos importantes, en muchos de los casos los proyectos son autosustentables o bien, pueden ser pagados con el crecimiento de los ingresos públicos.

Uno de los problemas que han tenido las APPs en el pasado es la poca apertura de información, pero esto no es una condición exclusiva de este tipo de esquemas, la falta de transparencia se puede dar tanto en proyectos de vinculación público privada como en cualquier otro tipo de estructuras. Es esencial que los entes públicos tengan más apertura de información para que puedan brindar mayor confianza en los proyectos y hacer saber a la población que las estructuras se desarrollan bajo las mejores condiciones.

Es importante que conozcamos las ventajas que ha tenido para países desarrollados la utilización de APPs y detectar las áreas de oportunidad que aún existen en México para mejorar la forma en que establecemos este tipo de vínculos. Los recursos económicos del sector público son escasos, necesitamos explorar métodos alternos de financiamiento si queremos seguir desarrollando proyectos que generen beneficios económicos y sociales para nuestra población.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

TENDENCIAS DE NEGOCIO 2016 – ¿QUÉ VA A MOVER MASAS ESTE AÑO?

Business Vision concept Businessman looking to the view with telescope. Looking to the future

¿Qué son las tendencias y por qué es importante seguirlas?

Una tendencia es un patrón de comportamientos durante un periodo de tiempo. Cada inicio de año viene con las suyas y los gurús de #mercadotecnia y negocios se dedican a dar su punto de vista sobre ellos.

Al entender las tendencias no traemos más que nuevas alternativas de comprender por qué está cambiando la forma en que las personas consumen. La clave es interpretar estas tendencias y adaptarlas a las decisiones que tenemos que tomar en nuestro negocio.

¿Cómo debemos de leer las tendencias?

Como una guía para tomar las siguientes decisiones:

a) Comunicar a mi mercado adaptándome ( Un meme o video “matón” en lugar de párrafos de mensajes en facebook –> Tendencia de marcas auténticas 2014)

b) Desarrollar nuevos productos ( El norte y prensa comunicando noticias en vídeos de 1 minuto en lugar de notas enormes –> Tendencia de micromomentos 2015 )

c) Dejar de hacer cosas “pasadas de moda” ( El bronco, Uber y Amazon… nadie te habla por TV… lo hacen por tu celular o redes sociales –> Tendencia conectividad 2015)

Lo que ahorita te suena lógico en algún momento nació porque alguien lo estudió como tendencia. En esta columna te contaremos de lo que viene en el 2016 para que puedas tomar la mejor decisión en tu planeación de startup y negocio.

el-mercado-laboral-hoy-y-las-tendencias-a-futuro

6 Tendencias para 2016

1.Micromomentos

Vivo de forma apresurado y tengo micromomentos en mi día para que las marcas me puedan hablar… más vale que no me hagan perder mi tiempo

Esta tendencia la documentó #Google y busca capitalizar la forma en que los smartphones cambiaron nuestra vida. Tiene todo un manual de cómo se debe comunicar una marca y los errores que debes de evitar.

2.Experiencia de compra

Rápido, simple, sencillo no me pongas a descifrar

Es el diferenciador de hoy en día… Experiencia de compra es desde el “olor a carro nuevo” o “el olor a café” hasta la sonrisa con la que te despide el vendedor en uan tienda.

3.Hiperconectividad

Estamos sobreconectados, ya no es novedad, pero eso significa que estoy a un click de distancia de comparar tu producto, precio y marca con cualquier otro

No sólo se traduce en una robusta presencia en web, está más cercano a la riqueza del contenido de innovaciones y productos al alcance de todos. Si no le permites conocer tu precio y producto de forma clara al cliente lo vas a perder.

apps

4.Mente abierta

No soy hipster, pero pienso diferente porque he crecido con guerras, crisis económicas, cambios religiosos y políticos y globalización que me hacen entender que no todos tienen que ser como yo.

Libros (50 shades), películas (la dama danesa), aplicaciones (tinder)… nos abren la menta a aceptar nuevas conductas y con esto nuevas marcas.

5. Evangelista para bien o para mal ( Todos quieren argumentar)

Predico y tengo una opinión sobre todo… si es algo que realmente odio haré sonar fuerte mis redes sociales para que toda tu industria se entere.

Los consumidores son seres colectivos y buscan respaldar su gusto u odio con la energía de sus círculos sociales. Una mala primera impresión puede ser imperdonable en toda una industria.

6. Nada me sorprende (consecuencia millenial)

En mi mundo hay carros que se manejan solos, nanotecnología, realidad aumentada… para sorprenderme tendrías que hacer a Skynet o por lo menos teletransportarme

¿Qué es lo que viene? Ya la mayoría de los lanzamientos son vistos como novedades… los consumidores son más díficiles de cautivar. La mayoría de los negocios en los últimos 5 años se extinguieron por que no supieron identificar y comunicar un valor diferenciado.

maxresdefault

Esto es todo por la columna de hoy, espero que haya sido de valor para ti y si te gusta por favor compartela en redes sociales para que más personas puedan leerla.

Estamos de regreso y seguiremos bloggeando consejos y novedades de emprendimiento tecnológico este 2016

Saludos…. Keep it weird…

@PedroVallejo4

El poder de la información y la necesidad de ser consumidores más reflexivos

La tecnología se ha desarrollado en estos últimos años a niveles vertiginosos abriendo un espectro de posibilidades jamás imaginadas. La “vorágine tecnológica” puede hacerse más palpable si se tiene en cuenta que un niño nacido en 2010 es un nativo digital y ha vivido sus primeros años de desarrollo en contacto con celulares, tablets y notebooks. Este mismo niño, para la edad de 5 años ya es capaz de manejarlos con total naturalidad. De hecho, este importante salto puede verse en las diferencias que hay mismo dentro de los millenials, generación nacida entre 1980 y 2000. Los nacidos hasta fines de los ’80 probablemente no hayan tenido un celular hasta los 17 o 18 años, en cambio, los nacidos a partir del ’95 para los 11 o 12 años ya eran dueños de celulares y la conexión a internet vía banda ancha ya era una cotidianidad.

Los cambios y avances son extremadamente veloces, y la filosofía que rige parece ser “adaptarse o desaparecer”. Al punto que hoy ser un joven adulto sin conocimientos en computación o internet puede llegar a ser una gran limitante para conseguir un buen trabajo. Y hasta los adultos mayores se esfuerzan para ponerse al día con los avances.

La humanidad está más conectada que nunca, y los tiempos de espera se han acortado. Además de volvernos cada vez menos pacientes, nos hemos acostumbrado al fácil acceso a la información. Hoy basta con poner en Google una palabra para encontrar su significado en pocas milésimas de segundos. El acceso a medios de comunicación y redes sociales es tan simple como prender la televisión, tocar un ícono en una pantalla o dar un click con el mouse. Este aumento de contacto y accesibilidad ha vuelto cada vez más influyentes a los medios de comunicación pero, a pesar de que nuclean un nicho de influencia tremendamente poderoso, no son inmunes a los “frenos y contrapesos” que pueda ponerles la sociedad.

Hoy no hay bien más preciado que la información, y quien la maneje tendrá al resto de las fuerzas a sus pies.

Antiguamente no había bien más preciado que la tierra. Luego fueron los ejércitos, el oro, el poder político, etcétera. Si lo pensamos bien vivimos en un mundo en el que casi absolutamente todo tiene un precio, pero hay algo que es muy difícil de cuantificar en dinero y, sin embargo, se ha llegado a pagar millones y millones por ello. Hoy no hay bien más preciado que la información, y quien la maneje tendrá al resto de las fuerzas a sus pies.

Es bien sabido que los medios de comunicación son un negocio, así como la información que circula a través de ellos hacia los receptores. ¡Pero cuidado! No hay que caer en el enorme y común error de creer que la sociedad es totalmente pasiva y, cual objeto carente de voluntad, internalizará todo sin cuestionamientos. Cada vez más las sociedades reaccionan contra informaciones que difunden los medios, campañas publicitarias, dichos de figuras o políticos. Sin ir más lejos, luego de los atentados en Paris el pasado 13 de noviembre, se difundieron por las redes sociales muchas reflexiones sobre porque los medios de comunicación le dedicaron al tema horas y horas de coberturas especiales, cuando días atrás el Líbano había sufrido un atentado y poco se había difundido. Esto vale para los innumerables horrores que ocurren en el resto del mundo cotidianamente, ya sea el avión ruso que explotó en Egipto producto de una bomba, o los más de 310.000 muertos que, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ya se ha cobrado la guerra en Siria.

¿Cuál es el rol de estos medios en la formación de la llamada y discutida opinión pública?

Ahora, ¿cuál es el rol de estos medios en la formación de la llamada y discutida opinión pública? Antes que nada, vale aclarar que a pesar de que no existe consenso sobre una definición particular de que es la opinión pública, podría sostenerse que se trata de una toma de posición, o juicio, de un grupo social sobre algún tema en particular que se encuentra en la agenda pública y que se difunde por algún canal de comunicación. Volviendo a la pregunta, hay distintos estudios que dan cuenta sobre la poca correlación entre lo que los medios difunden sobre algún asunto particular y lo que los espectadores opinarán del mismo. McCombs y Shaw, a través de su teoría del agenda setting, fueron los responsables de arribar a la difundida premisa que reza: “Los medios no son exitosos, la mayor parte del tiempo, en decirle al público que pensar, pero si sobre que pensar”.

Los consumidores de medios de comunicación cuentan con el poder de la reflexión y es preciso que lo utilicen.

Los consumidores de medios de comunicación cuentan con el poder de la reflexión y es preciso que lo utilicen. Es lógico que tras ser machacados días enteros con determinados temas, sólo podamos referirnos a ellos. Pero esto no justifica que no le dediquemos tiempo a buscar, leer e informarnos por nuestros propios medios. Es momento de ocupar un rol más activo en la cadena de circulación de la información. No se debe caer en el lugar común de creer que la opinión pública es única y extrapolable a toda la sociedad, como sostuvo Pierre Bourdieu: “La opinión pública no existe, en el sentido de suma de opiniones individuales; que constituyen una opinión de la media, unánime.”

En definitiva, todo esto nos lleva a cuestionarnos, ¿cuál es el futuro de la comunicación? Aparentemente hay dos posibilidades. Por un lado, puede que esta faceta de una sociedad reflexiva y contestataria siga desarrollándose, obligando a los medios de comunicación a ser más transparentes, serios y claros con respecto a sus posiciones políticas y líneas editoriales. Y por el otro, es probable que terminen de migrar por completo hacia la oferta de entretenimiento “24/7”, estupidizando y distrayendo de los asuntos importantes. Eso todavía está por verse.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

Sobre El Buen Fin (Aplican restricciones)

Lanzado en 2011 y catalogado por el ex presidente Felipe Calderón como “[una iniciativa] para ofrecer a las familias mexicanas mercancías y servicios con significativos descuentos”, El Buen Fin representaba un verdadero escape para la economía clasemediera. Sin embargo, la edición 2015 de esta iniciativa ya terminó y pareciera ser que la esperanza de los consumidores mexicanos, aquellos que vieron en el denominado “fin de semana más barato del año” una carrosa cargada de ofertas, terminó por desvanecerse y se convirtió en calabaza, una calabaza echada a perder.

Los números hablan por sí mismos. Recientemente, en un artículo publicado por la revista Forbes, se hizo un balance general sobre lo que ha representado esta iniciativa que originalmente ofrecía una respuesta tras la caída de los mercados en 2009 dada la crisis global de 2008. Las cifras son las siguientes: en 2011, las ventas gracias a El Buen Fin superaron los 106 mil millones de pesos; en 2012, oscilaron entre los 148 mil millones; 2013 registró alrededor de 173 mil millones; en 2014, fueron 197 mil millones; y para esta edición, según se estimó, la cifra fue alrededor de casi 208 mil millones de pesos.

¿Por qué el Buen Fin de pronto ya no es tan atractivo?

Una estadística “victoriana” podría decir que, de 2011 a la fecha, los ingresos durante esta época del año han logrado duplicarse, lo que representaría un éxito rotundo y digno de ser anunciado con bombos y platillos, pero los problemas comienzan cuando estudiamos el comportamiento de los números. El incremento registrado entre la edición 2011 y 2012 fue de casi un 40%, mientras que entre ediciones 2014 y 2015 fue solamente 5%. Como poco a poco se ha vuelto costumbre, nuestro pequeño Black Friday región cuatro no ha dado el ancho. La pregunta —como siempre me gusta plantear un poco al aire— es: ¿por qué el Buen Fin de pronto ya no es tan atractivo? La respuesta oficial: “[al ya estar consolidado el programa] es difícil registrar incrementos de doble dígito”, dijo el Presidente de la CANACO SERVYTUR, el Ing. Enrique Solana Sentíes. La respuesta de la gente, de los compradores: aprendimos nuestra lección.

Los principales puntos de las quejas estaban relacionados con los precios y la falsa publicidad que algunos de estos comercios realizaron para atraer clientes.

Días antes del arranque de El Buen Fin 2015, la Profeco anunció que tras un seguimiento y monitoreo de productos, había detectado un incremento de entre el 10% y el 30% en los precios de aparatos electrónicos como televisores, computadoras y teléfonos celulares. Este incremento ha sido atribuido, según las autoridades, a la alza del precio del dólar, descartando cualquier vínculo con la iniciativa. No obstante, la Profeco también registró quejas durante esta jornada de compras, donde comercios como Walmart, Soriana, Liverpool, Chedraui y Sam’s Club encabezaron la lista. Los principales puntos de las quejas estaban relacionados con los precios y la falsa publicidad que algunos de estos comercios realizaron para atraer clientes. Los estados de la República de donde se obtuvo el mayor número de reclamos fueron el DF, el Estado de México y Nuevo León. ¿Coincidencia? No lo creo. Para hacer un poco de justicia (y efectivamente sólo “un poco”), la Profeco también registró una baja en precios de aproximadamente 18 mil productos.

A quienes vivimos más cerca de la frontera norte nos puede interesar el siguiente dato. A pesar de que el dólar se cotizó en $16.50 a la venta, los puentes internacionales que conectan nuestro país con Estados Unidos registraron un incremento el día viernes 13 de noviembre. Como ejemplo de ello, el cruce del puente internacional Reynosa-Mission registró una fila hasta de más de kilómetro y medio de longitud y un tiempo estimado de cruce de tres horas. Esta situación se repitió en los múltiples cruces entre Nuevo Laredo y Laredo, donde se reconocieron automóviles originarios principalmente de Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas.

¿Cuál es la tarea que les queda a los organizadores de El Buen Fin? En primer lugar, hacer efectivas las sanciones contra aquellos comercios que fueron señalados tras aumentar sus precios.

¿Cuál es la tarea que les queda a los organizadores de El Buen Fin? En primer lugar, hacer efectivas las sanciones contra aquellos comercios que fueron señalados tras aumentar sus precios, pues han atentando gravemente contra la inteligencia y los bolsillos de los compradores. Es indispensable que las grandes cadenas comerciales se enfrenten a la justicia y que nuestras autoridades hagan todo lo posible por erradicar este tipo de prácticas que únicamente arrastran desconfianza, desinterés y descontento generalizados.

Además, para la edición de 2016, y si realmente se busca comulgar con el propósito inicial que planteó nuestro ex presidente de proveer a los mexicanos buenos productos a precios más accesibles, podrían emularse algunas otras prácticas de nuestro vecino del norte, como el anuncio muy anticipado de las ofertas que estarán promoviendo los comercios, dando oportunidad a los compradores de conocer si verdaderamente les es conveniente o no acudir a los centros comerciales. Una alternativa para contrarrestar los flujos de compradores a EEUU podría ser un seguimiento a detalle de los precios de algunos productos con el fin de hacer los ajustes necesarios para que éstos fueran competitivos en nuestro país. Además, incluir una iniciativa similar al Cyber Monday que ha demostrado ser muy popular y atractiva para los amantes del e-commerce no vendría mal, pues esta práctica cada vez se hace más popular y resulta ser muy rentable.

Ni modo. Se nos olvidó leer las letras chiquitas (otra vez).

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

#Accelerate

“¿Cuál es el atractivo del aceleracionismo de hoy? Que se puede entender como una respuesta a la situación social y política concreta en la que actualmente parecemos estar atrapados: la de una catástrofe a largo plazo y en cámara lenta.”
– Steven Shaviro

Una de las muchas razones por las que me gusta leer, es que cada vez se aprende algo nuevo. Incluso releyendo un libro, uno descubre cosas que su cerebro no registró en una primera lectura. Siempre lo he dicho: si hay algo mejor que leer un buen libro, es releerlo. Suelo leer todos los días. Termino un libro y empiezo otro. Y a la par, disfruto de la lectura de artículos, monografías y textos de todo tipo.

Fue hace unos días que, leyendo un artículo que criticaba cierto partido de la derecha española, me encontré en la zona de comentarios con una recomendación que, por el título, llamó mucho mi atención: “The Accelerationist Manifesto” (“Manifiesto Aceleracionista”), recomendaba un usuario que leyéramos.

A decir verdad, todo libro o documento que contenga la palabra Manifiesto en su título, llama mi atención. Quizá es porque esa rojilla que llevo dentro, aunque trate de moderar, me recuerda inmediatamente al Manifiesto Comunista de Karl Marx y Friedrich Engels.

El Manifiesto Aceleracionista fue escrito por Nick Srnicek y Alex Williams y publicado en mayo del 2013. Es breve, consta de solamente seis páginas. Se divide en tres partes: una introducción del contexto histórico, una explicación de lo que es el aceleracionismo y un apartado de conclusiones sobre el futuro que denominan el “manifiesto” como tal.

Me encantó este texto porque me proporcionó las bases de una ideología que no tenía idea de que existía. Siempre resulta bastante interesante conocer distintas propuestas de ideología. En ese tenor, me gustaría compartir con ustedes los principales aspectos del aceleracionismo (con base en el Manifiesto en cuestión).

Se le denomina aceleracionismo porque se considera que el capitalismo ha causado una serie de catástrofes mundiales en aceleración continua.

1. El nombre.

Se le denomina aceleracionismo porque se considera que el capitalismo ha causado una serie de catástrofes mundiales en aceleración continua. Así como el capitalismo es aceleracionista, en el sentido de buscar un crecimiento económico y competencia constantes, la velocidad capitalista provoca desastres de manera acelerada. Y de allí toma el nombre este Manifiesto: aludiendo a las aceleradas catástrofes que ha provocado el capitalismo.

2. El objetivo principal.

Si hay algún sistema que se haya asociado con ideas de aceleración, es el capitalismo. En su forma neoliberal, su bandera ideológica es la liberación de las fuerzas de destrucción creativa para despejar el camino a las innovaciones tecnológicas y sociales en constante aceleración. Es entonces que el aceleracionismo busca preservar las conquistas del capitalismo tardío al tiempo que va más allá de lo que permite su sistema de valores, sus estructuras de poder y sus patologías de masa.

El capitalismo ha empezado a reprimir las fuerzas productivas de la tecnología o, por lo menos, a dirigirlas hacia fines absurdamente limitados (como los fenómenos de los monopolios y de las luchas de patentes).

3. Bases.

El capitalismo ha empezado a reprimir las fuerzas productivas de la tecnología o, por lo menos, a dirigirlas hacia fines absurdamente limitados (como los fenómenos de los monopolios y de las luchas de patentes). “Un sinfín de repeticiones de los mismos productos básicos sostienen la demanda marginal de consumo”, provocando con ello un “avance” a expensas de la aceleración humana. Los aceleracionistas creen en el potencial de los avances científicos y tecnológicos, si se producen cambios “más allá de la miopía de los aliados capitalistas”, y consideran que la izquierda tiene que aprovechar todos y cada uno de los avances científicos y técnicos que hace posible el capitalismo. La izquierda aceleracionista debe instruirse en los campos de las redes sociales, modelos basados en agentes, análisis de datos y modelos económicos de no equilibrio. Se debe desarrollar una hegemonía tecnosocial tanto en el ámbito de las ideas como en el ámbito de las plataformas materiales, que son la infraestructura de la sociedad globalizada. Quieren conformar una sociedad intelectual de aceleracionistas, que se dediquen a la creación de un sistema económico postcapitalista.

4. Alternativa.

Los aceleracionistas parecen ofrecer dos posibles desenlaces para nuestro mundo: continuar en el sistema económico actual y eventualmente fragmentarnos hacia “el colapso planetario”, o desarrollar un sistema económico nuevo postcapitalista y globalizado para poder construir un futuro más moderno.

Se puede decir que, básicamente, lo que los aceleracionistas buscan es el desarrollo de una economía postcapitalista que sea capaz de mejorar nuestros estándares, liberar a la humanidad del trabajo y propiciar avances tecnológicos.

Se puede decir que, básicamente, lo que los aceleracionistas buscan es el desarrollo de una economía postcapitalista que sea capaz de mejorar nuestros estándares, liberar a la humanidad del trabajo y propiciar avances tecnológicos que amplíen nuestras libertades. Suena muy utópico y, al mismo tiempo, suena bastante extraño.

Recomiendo mucho la lectura del Manifiesto Aceleracionista por tres principales razones. Una, por su excelente redacción y capacidad de síntesis en las ideas. Dos, por su voraz crítica al capitalismo sin caer en la resignación, puesto que ofrece una alternativa: otro mundo posible. Tres, por su poético mensaje: no podemos prever el futuro, pero sí construirlo.

A mí no me convence su ideología, pero reconozco lo interesante que resulta. Y me quedo con su poético mensaje.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

WEEDCONOMICS

No es sorpresa que tras el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde se aprobó un amparo que le permite a 4 individuos el uso recreativo y lúdico de la marihuana, el debate sobre la legalización haya tomado dimensiones nunca antes vistas.

Como casi siempre suele suceder con los temas controversiales, las posturas se polarizan en blancos y negros, y los discursos se llenan de opiniones sin rigor, meras percepciones sin fundamentos sólidos ni esquemas de análisis claros. Los distintos ejemplos de políticas de legalización a nivel mundial nos muestran justo lo contrario: 1) El tema está lleno de matices y la legalización no es absoluta, esta se puede presentar con distintos grados de liberalización. 2) Los efectos de legalización no son universales y no son predecibles, estos dependen de las condiciones socioeconómicas del país o estado, y de la estructura y ejecución de la misma política de legalización.

Estar a favor o en contra termina siendo algo fútil si no se tienen las herramientas para deliberar.

Considerando lo anterior, estar a favor o en contra termina siendo algo fútil si no se tienen las herramientas para deliberar. Mientras no hay una herramienta única para abordar el tema de la legalización, los resultados del Análisis Económico y las premisas del Pensamiento Económico deben de ser considerados de manera forzosa.

Al hablar de Economía no hay que caer en la concepción común que sólo se tomará en cuenta el ámbito financiero y de negocio dentro de la venta de la sustancia. La economía va más allá brindando un esquema de análisis que permite medir las ganancias y costos sociales, así como el impacto que cierta medida tiene en el desarrollo social.

Aún y cuando se presume que la marihuana tiene efectos menos dañinos comparadas con el tabaco y el alcohol, esta genera dependencia, y cualquier adicción es una enfermedad.

Es verdad que los aspectos que rodean el tema de la legalización son multidisciplinarios, pero todos estos pueden ser evaluados desde la óptica económica. Por mencionar algunos ejemplos, las preocupaciones en salud pública deben de ser medidas bajo un esquema de costo-beneficio. Aún y cuando se presume que la marihuana tiene efectos menos dañinos comparadas con el tabaco y el alcohol, esta genera dependencia, y cualquier adicción es una enfermedad. No obstante, aún y cuando está penalizada, su consumo sigue en aumento y el hecho de regularla puede generar ingresos tributarios que se pueden usar para implementar campañas, medidas de prevención o instaurar clínicas de rehabilitación que reduzcan considerablemente la cantidad de adictos.

Su consumo sigue en aumento y el hecho de regularla puede generar ingresos tributarios que se pueden usar para implementar campañas, medidas de prevención o instaurar clínicas de rehabilitación que reduzcan considerablemente la cantidad de adictos.

Los beneficios fiscales de gravar la producción, distribución y comercialización de la marihuana es otro de los temas que defienden fervientemente los que están a favor de la medida. Definitivamente bienes con un bajo grado de elasticidad precio-demanda, como lo son las “soft drugs”, son perfectos para ser sujetos de fuertes impuestos que generan una fuente considerable de ingresos al Estado. El Gobierno con estos flujos extra aunados a la reducción de los costos penitenciarios, podría invertir en la reconstrucción del tejido social, prevención del delito y la mejora de los cuerpos policiacos; ahora sí la justicia se podría dedicar a perseguir a los verdaderos malos.

Todo suena muy bonito hasta que recordamos que la falta de Estado de Derecho y la poca eficiencia del gasto público y la corrupción imperan en nuestro país. Estos elementos son preocupantes ya que nada garantiza que el diseño e implementación de la política de legalización vayan a ser efectuados de manera apropiada, y aún y cuando ésta se lleve a cabo en buenas condiciones, no hay garantías que los beneficios monetarios se vayan a transformar en beneficios sociales.

Nada garantiza que el diseño e implementación de la política de legalización vayan a ser efectuados de manera apropiada.

El Análisis Económico también tiene sus limitantes, para los puristas la metodología es todo, por lo que varios expertos estudiando el mismo aspecto pueden llegar a resultados no concluyentes. Para poder ser sensatos al momento de analizar, debemos mi máxima económica preferida: discernir entre lo normativo (lo que debería ser) y lo positivo (lo que en realidad es). Sin poner las cosas en perspectiva la discusión llegará a ningún lado, o peor aún, se resolverá de manera equivoca.

Ahora, si me preguntan cuál es mi postura en el debate, como buen economista les voy a contestar que… depende.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

LA ERA DE LAS MUJERES

En 2014, en México había casi 120 millones de personas: 51.2% mujeres y 48.8% hombres (CONAPO). De las más de 60 millones que son en México el 47% se dedica al trabajo doméstico, esa es la situación en grandes números del papel que juegan las mujeres en la era actual.

Estamos en un país hecho para los hombres, un sistema educativo que instruye para que la mujer tenga la “maravillosa” y única función de cuidar la casa, mantenerla ordenada y dedicar su atención a la familia. Hasta hace poco lograron su derecho al voto, y en los últimos años han demostrado que son igual o más capaces que nosotros de realizar acuerdos políticos, negocios con transnacionales o dirigir cualquier organización.

Las mujeres sufren del lenguaje sexista, de la discriminación de género y del poco equilibrio laboral que se les ha otorgado, y aun así persisten en su derecho a competir.

La era de las mujeres ha llegado, y esto me encanta. Mujeres capaces de construir imperios en los negocios, emprendedoras sociales con el tacto suficiente para solidificar proyectos e incluso tan hábiles para lograr escalar montañas en el sistema político de México. Como hombre me encanta, porque soy un fiel admirador de la inteligencia natural de la mujer, de su capacidad para ser extremamente sensible y de usar esa misma sensibilidad para comandar los sectores más importantes del país, donde se toman decisiones.

En negocios sabemos que la experiencia es sinónimo de obstáculos satisfactoriamente superados, de problemas efectivamente resueltos y sobretodo de la fortaleza para sobreponerse a circunstancias adversas. ¿Hay alguien más calificado entonces para ocupar estos puestos? Las mujeres sufren del lenguaje sexista, de la discriminación de género y del poco equilibrio laboral que se les ha otorgado, y aun así persisten en su derecho a competir.

Como hombre me siento obligado a usar pluma y escribir en favor de su lucha. No por tener beneficios superiores sino porque la arena de lucha tenga igualdad de oportunidades, en las mismas circunstancias y con los mismos recursos.

Como hombre me siento obligado a usar pluma y escribir en favor de su lucha. No por tener beneficios superiores sino porque la arena de lucha tenga igualdad de oportunidades, en las mismas circunstancias y con los mismos recursos. Vaya, también lo hago porque sé lo que pueden, y desde ya aportan al crecimiento de este país que tanto amo.

En México tres de cada cinco pequeñas y medianas empresas que se abren (recordando que esta es la fuente principal de empleo en el país) son lideradas por mujeres. Se ocupan de temas de especial relevancia como el sector educativo y de salud en un 78% de ellas. Son, además, las que tienen un grado superior de preparación que los hombres de este país.

Para que este país crezca deberá entender primero que en nuestro equipo necesitamos, urgentemente, uno de los miembros más capaces del planeta: la mujer. No por hacerles un favor sino por hacernos el favor a nosotros mismos.

Para que este país crezca deberá entender primero que en nuestro equipo necesitamos, urgentemente, uno de los miembros más capaces del planeta: la mujer. No por hacerles un favor sino por hacernos el favor a nosotros mismos.

Con afecto, un hombre que se ha desarrollado gracias a la inteligencia y habilidad de dos mujeres.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”

LAS REDES DE MERCADEO COMO NEGOCIO INTELIGENTE

“Éxito” es un concepto tan complejo en el mundo actual que le ha dado una infinidad de significados preferentemente relacionados con una situación económica agradable, una casa ostentosa y carros de lujo. Para aquellos más espirituales es un bienestar personal, salud y la unión familiar. Lo cierto es que todos, sin importar raza o creencias, lo buscamos durante toda nuestra vida.

Ser consultor de negocios es estudiar todo el tiempo las posibilidades de inversión para que usted pueda decidir cuál actividad realmente le permite acceder a una mejor calidad de vida, a una remuneración constante y a la que le pueda dedicar lo más valioso que tiene: su tiempo.

Fui uno de los que al escuchar redes de mercadeo inmediatamente lo asociaba a las “empresas fantasmas”, a negocios poco redituables y a un sinónimo de tiempo perdido como la gran mayoría lo cree. Es inevitable ver de lejos a Donald Trump, Warren Buffett o Robert Kiyosaki (estandartes de estos negocios) porque al final de cuentas nuestro sistema educativo nos instruye para creer cada vez menos en nosotros mismos. Conforme avanzaba el tiempo, el camino me llevó a asesorar a las redes con mi consultoría, lo cual me dejaría una grata sorpresa.

Los números que respaldan a la industria del Network Marketing no le piden nada a empresas de talla mundial siendo un negocio que mueve 120 mil millones de dólares al año.

Los números que respaldan a la industria del Network Marketing no le piden nada a empresas de talla mundial siendo un negocio que mueve 120 mil millones de dólares al año, con 57 millones de personas originarios de 200 países distintos dedicándose a esta actividad.

Pero vaya, no le quiero vender la idea de las redes y de los grandes números porque a decir verdad yo no la practico, aunque sí la recomiendo; no porque no quiera sino porque en estas instancias de la vida mis prioridades ya están distribuidas en orden jerárquico. Lo que quiero contarle es mucho más profundo, la experiencia que me maravilló al conocer a las personas que lo practican.

Resulta que efectivamente trabajan con base en la libertad a los tiempos que quieren y cuando creen necesario. Se establecen metas trimestrales muy realistas y basadas en acciones tangibles. Si tuviera que mencionar una de las cosas que más aplaudo de las redes, es que trabajan constantemente en capacitarse, prepararse y mejorarse, no para que un jefe les dé un aumento de sueldo o de plaza, sino porque su prioridad es el desarrollo personal.

¿Son una tribu o secta? No, pero cuidan a sus miembros como difícilmente haya visto en cualquier otra empresa que me haya contratado para asesorarlos.

¿Todos son millonarios? No, y entiendo que tampoco es su meta principal. ¿Todos son felices? No lo sé, no los vigilo las 24 horas de los 7 días de la semana, pero me queda claro que su actitud está muy enfocada a mantenerse felices la mayor parte del tiempo incluso me contagiaron de esa felicidad. Su ruta crítica tiene objetivos claramente trazados, quieren tiempo de calidad con sus hijos, construir matrimonios felices y sobretodo un pilar principal: procuran salud y bienestar para ellos y sus familias. ¿Son una tribu o secta? No, pero cuidan a sus miembros como difícilmente haya visto en cualquier otra empresa que me haya contratado para asesorarlos.

Las redes de mercadeo conforman una industria que como todo tiene compañías extremadamente buenas y otras que están muy lejos de serlo. Como consultor y analista me siento obligado a darle un ejemplo que, de estar interesado, resultará efectivo para sus vidas. Relaciónese con personas que le harán crecer, con las que tienen soluciones. Los negocios no son para súper dotados, sino para personas altamente perseverantes y en preparación constante.

Después de un análisis profundo del negocio y la industria yo pudiera hacerle algunas recomendaciones; entre la más completa y con un sistema claramente definido se encuentra USANA Health Sciences una compañía dispersa en 19 países, recomendada por atletas de alto rendimiento y con oportunidades reales de acceder a una mejor calidad de vida tanto personal como en los negocios.

Usted es libre —créalo siempre— de decidir el mejor camino y momento para adentrarse a los negocios; mientras jamás pierda de vista que el dinero sirve para comprar tiempo y no a la inversa.

______________________________
– “Todos los puntos de vista son a título personal y no representan la opinión de Altavoz México o sus miembros.”